Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 3 de 4
Ir a la página Anterior  1, 2, 3, 4  Siguiente
 
MURILLO (Bartolomé Esteban Murillo)
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO 
 
buenos dias

Tengo una obra en casa, que se ha pasado de generacion en generacion desde hace unos siglos que se cree que es de Murillo,
Mi familia tiene un titulo nobiliario que fue otorgado por Felipe V en el 1724, y creemos que fue parte de un regalo uqe se dio al marques de la epoca, que era antepasado mio.
esta obra, no shan dicho ue se llama LA MUJER DE PUTIFAS o algo asi.
Nos gustaria saber como podriamos contrastar esta informacion.
es una obra grabde, debe hacer 1,5m x 2m

espero que me puedan ayudar

gracias
 



 
seito Enviar mensaje privado
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO 
 
Bienvenido al foro seito, pero aquí somos aficionados al arte, no expertos, para ese cometido debes de buscar un especialista que te asesore.



 

Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO 
 
Holla! Gracias por la maravillosa exposicion de Murillo.

Tengo una pregunta. Hace tiempo que deseo saber donde se encuentra el cuadro de San Miguel comabatiendo al diablo de Murillo. Me encanta ese cuadro pero no sé donde se encuentra, lo encontré en Internet pero sin ninguna infomacion. Incluso venden carteles en Amazon http://www.amazon.com/Michael-Poste...o/dp/B004GM0ZWQ

Me podeis ayudar?

Muchas gracias.

Elodie
 



 
Elodie Enviar mensaje privado
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO 
 
Bienvenida al foro Eloide.

Efectivamente Miguel Arcángel es un cuadro de Murillo, aunque yo tampoco conozco donde se conserva.




 

Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO (Bartolomé Esteban Murillo) 
 
Hoy he visto una exposición temporal magnífica en el Palacio de Comunicaciones, en El CentroCentro Cibeles, actual ayuntamiento de Madrid. Donde desde hace tres años se están exponiendo colecciones privadas de las más importantes de España. En este caso se muestra la colección de Juan Abelló ver vídeo que cuenta con numerosas obras extraordinarias, dignas de figurar en un museo de primer orden.


 joven_gallero_murillo

El joven gallero, de Murillo. Colección Abelló.

La exposició cuenta con una joya: el alegre muchacho pintado por Murillo en el cuadro titulado “El joven gallero” que señala con su dedo índice al espectador en actitud casi desvergonzada, muy al estilo de las escenas de la vida cotidiana de la gente común, en especial niños, tan del gusto del pintor sevillano. El cuadro es una delicia, uno de los mejores de la exposición. La presencia de Murillo se ve reforzada con un buen número de dibujos de tema religioso, acompañado por otros de Pacheco, Ribera, Alonso Cano, Antonio del Castillo, Valdés Leal, la flor y nata.


manuelblasdos.blogspot.com.es



 

Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO (Bartolomé Esteban Murillo) 
 
Sevilla organiza un cuarto centenario de Murillo “ajeno a la política”


Zoido propone crear una fundación con presencia de todas las Administraciones



 00_1429086291_688420

'Retrato de don Andrés de Andrade y de la Cal', de Murillo.

Sevilla se propone celebrar el cuarto centenario del nacimiento de Bartolomé Esteban Murillo por todo lo alto y para eso el alcalde de la ciudad, Juan Ignacio Zoido (PP), ha propuesto crear una fundación "ajena a la política" a la que invita a participar a la Junta de Andalucía y al Estado. El artista barroco nació en Sevilla en diciembre de 1617 y el Ayuntamiento prepara, desde hace un año, el gran homenaje que la ciudad le debe a uno de sus creadores más ilustres. La última antológica del artista la organizó el Museo del Prado de Madrid en 1982, cuando se celebraba el tercer centenario de su muerte; pero la capital andaluza no ha acogido nunca una gran muestra sobre el pintor barroco, algo que Zoido calificó este lunes de "imperdonable".

"Para que un proyecto de estas características sea una marca de éxito debe contar con el consenso de las Administraciones. Por eso yo desde aquí tiendo mi mano tanto a la Junta como al Estado y a otras Administraciones que quieran unirse a un acontecimiento que debe ser excepcional. Para ello la neutralidad política del organismo gestor es clave", afirmó Zoido este lunes en el Real Alcázar, uno de los espacios que acogerá la exposición Los murillos perdidos por Sevilla. El alcalde, que adelantó que la conmemoración se iniciará en septiembre de 2017 con la muestra Murillo y el retrato en el Espacio Santa Clara, hizo hincapié en que su modelo será similar al de El Greco 2014 que se creó en Toledo para festejar los 400 años de la muerte del artista.

El año Murillo, que se desarrollará durante todo 2018, incluye grandes exposiciones, como la antológica que prepara el Museo de Bellas Artes de Sevilla —el espacio que alberga más obras del pintor barroco—; pero también se abrirá a otras artes y ofrecerá un programa musical con instrumentos originales del barroco, llevará a la calle el teatro de la época, reunirá en un centro documental todos los materiales que se editen durante el centenario y contará con un plan editorial. Benito Navarrete, director de Infraestructuras Culturales y Patrimonio del Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla (ICAS), está trabajando en la preparación de un simposio internacional sobre Murillo en el que participarán los principales especialistas en su obra; así como en un programa de investigación y difusión que estará dirigido por un comité científico del que formarán parte, entre otros, Enrique Valdivieso catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Sevilla y especialista en arte barroco y Xavier Salomon, conservador jefe de la Frick Collection de Nueva York.


 01_1429086191_957125

'Retrato de don Diego Félix de Esquivel', de Murillo.

Salomon será también el comisario de la muestra de Murillo retratista que reunirá una veintena de retratos procedentes de colecciones particulares norteamericanas y europeas. La Frick Collection posee el autorretrato de Murillo (circa 1650-1655), una obra que pertenece a la familia Frick desde 1904 y que ya pudo verse en Sevilla en El joven Murillo, la muestra que comisarió Navarrete en 2010 y que recibió más de 160.000 visitas en el Museo Bellas Artes. Entre los retratos que podrán verse en Santa Clara destacan Retrato de don Diego Félix de Esquivel, del Denver Museum of Art, y Retrato de don Andrés de Andrade y de la Cal, del Metropolitan de Nueva York.

Otro de los grandes retos que se ha marcado el Ayuntamiento para el año Murillo es la restauración de dos de los lienzos que el artista pintó para el Hospital de la Caridad de Sevilla por encargo de Miguel de Mañara y que el mariscal Soult no pudo robar en 1810, durante la Guerra de la Independencia, debido a su gran formato. Aunque los franceses sí se llevaron los otros cuatro lienzos, más pequeños, que completan la serie dedicada a la misericordia y que se encuentran en la National Gallery de Londres, el Ermitage de San Petersburgo, la National Gallery de Washington y en la de Ottawa. Cuatro copias ocupan actualmente sus lugares. "Lo que hizo Soult fue una sangría para el patrimonio sevillano, pero desde el punto de vista de la publicidad sirvió para que la obra de Murillo se conociera y apreciara en todo el mundo a partir del siglo XIX", precisa Navarrete.

"En el siglo XX se han realizado dos restauraciones de Moisés haciendo manar el agua de la roca y La multiplicación de los panes y los peces pero muy superficiales puesto que las obras están colgadas a una gran altura y nunca se han bajado de su sitio, como pretendemos que se haga en esta ocasión. Lo ideal sería que los restaurara el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, pero esto es algo que no está cerrado", adelanta Navarrete.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO (Bartolomé Esteban Murillo) 
 
El ‘San Pedro’ de Murillo ‘resucita’ en el Prado


La obra, propiedad de Abengoa, se expondrá en el museo hasta el 17 de enero

Después, se instalará en Los venerables de Sevilla




 00_1441977301_109234

'San Pedro penitente de los Venerables' (1675), de Bartolomé Esteban Murillo, antes y después de la restauración. / Sevilla, Abengoa

Hace poco más de un año, la multinacional sevillana Abengoa adquirió a una familia londinense San Pedro Penitente, obra de madurez de Murillo, por 6 millones de euros. Legada por Justino de Neve al Hospital de los Venerables de Sevilla, fue confiscada por el mariscal Soult durante la Guerra de la Independencia y desde entonces había permanecido en manos privadas. La compra de Abengoa supuso la recuperación de una importante pintura para el patrimonio español. El estado de la tela, sin sufrir graves deterioros, sí impedía ver el fondo del cuadro y sus múltiples detalles debido a los repintes y barnices sufridos durante todo este tiempo. El paso por el taller de restauración del Museo del Prado ha devuelto al cuadro todo su contenido original de manera que por fin pueden apreciarse todos los recursos técnicos y estilísticos utilizados por el artista sevillano. La obra se encuentra ya expuesta en la sala 17 del edificio Villanueva junto a otras de ese mismo periodo, incluida La Inmaculada. A partir del 17 de enero, el cuadro viajará a Sevilla para ser instalada definitivamente en Los Venerables, la sede cultural de la Fundación Abengoa.

Miguel Zugaza, director del Prado, explicó que primer se recuperó esta importante pintura de Murillo y, ahora, sus calidades iniciales. “Fué localizada en Inglaterra”, recordó Zugaza, “en una operación en la que tuvo que ver el actual director de la National Gallery de Londres, Gabriele Finaldi [ex número dos del Prado]. Es una obra magnífica de Murillo hecha por encargo de uno de sus grandes mecenas, Justino de Neve, para el Hospital de los venerables donde volverá a partir de enero. Hay muy pocos murillos en el mercado y era muy importante recuperar este”.

María Alvarez, la restauradora responsable de dar nueva vida a este San Pedro Penitente aseguró que aunque la situación de partida no era dramática se ha conseguido recuperar su luz original de manera que los verdes, marrones y amarillos originales se aprecian mejor que nunca así como la forma en la que el artista se enfrentaba a su trabajo. “Ahora entendemos mejor su mensaje y comprendemos mejor como se comunicaba el autor a través de la materia pictórica”.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO (Bartolomé Esteban Murillo) 
 
.


De murillos perdidos y rescatados


El rescate del 'San Pedro penitente' rescata otras historias extravagantes de sus obras

Un hombre robó un fragmento del 'San Antonio con el Niño' que apareció en NY




 000000_1442180411_851502

'San Pedro Penitente', expuesto en el Prado antes de su regreso a Sevilla. EFE

Todo Murillo es una dispersión, un éxodo fruto de su gloria, pero también del saqueo y expolio sufrido durante siglos. Sus obras cuelgan en las salas de pintura española de los museos del mundo por 'culpa' de su fama universal. También hay lienzos que permanecen ocultos, quizás en la penumbra olvidada de desvanes o de almacenes. Murillo aún guarda muchos misterios.

La biografía de los cuadros de Murillo es un larguísimo y extravagante inventario de azares e historias increíbles. Lo demuestra la historia del San Pedro penitente adquirido recientemente por Focus Abengoa y que ahora se exhibe en el Prado antes de su regreso a Sevilla el próximo enero.


 0san_antonio_con_el_ni_o_de_murillo_catedral_de_sevilla

'San Antonio con el Niño',de Murillo, que se puede ver actualmente en la Catedral de Sevilla.

El regreso de un Murillo a la ciudad en la que fue pintado es un acontecimiento de primer nivel, sobre todo, pensando que se acerca el cuarto centenario del artista sevillano el próximo 2017. Un acontecimiento que habrá que preparar como se merece, a pesar de la desidia y lentitud que ya están demostrando las instituciones.

Focus Abengoa se ha adelantado con esta estupenda noticia sobre un Murillo que salió y, a pesar de mil avatares, vuelve a Sevilla para ser exhibido en el Centro Velázquez, muy cerca del antiguo Hospital de los Venerables en cuyas paredes colgaba.

Pero no es la única historia sorprendente acerca de murillos perdidos. Hay episodios increíbles sobre cuadros quemados en guerras, fragmentados y con sus piezas dispersas durante más de un siglo o incluso robadas para aparecer en el mercado negro en el otro lado del mundo.

Un ejemplo es la La Virgen con el Niño o también llamada La Virgen cortada, que ahora se puede ver en la Walker Art Gallery de Liverpool. Este cuadro, cuya imagen de la Virgen recuerda la famosa Virgen de la Antigua del Bellas Artes, estaba destinada al Oratorio Bajo del Palacio Arzobispal. Allí lo vio el mariscal Soult, el gran saqueador, ya que fue su sede provisional durante la ocupación francesa de Sevilla durante la Guerra de la Independencia.

Entre baile y baile en su incautado palacio sevillano, Soult se encaprichó de ese cuadro, que ya contaba con una azarosa historia. Lo relató el conde del Águila allá por 1781 asegurando que un restaurador había robado la mitad superior del lienzo dejando en su lugar una copia. Diego Angulo, el gran experto en la figura de Murillo, relataba que con motivo de una restauración en el siglo XVIII «un pintorcete sevillano no tuvo pudor en cortar el cuadro y colocar su copia».


 0_la_virgen_cortada_hoy_en_liverpool_de_murillo

'La Virgen cortada', de Murillao, hoy en Liverpool.

La mitad superior del cuadro salió de España para terminar en Inglaterra donde lo adquiere lord Overstone en 1862. Los herederos de Soult intentan reconstruir el cuadro y entran en negociaciones con lord Overstone, que finalmente es el que consigue comprar la otra mitad. El Murillo que estuvo más de un siglo dividido se reconstruyó y actualmente se puede ver completo en Liverpool.

Otra historia insólita es la del famoso lienzo de San Antonio con el Niño, que se puede ver en la Catedral de Sevilla. Soult, obsesionado con robar todos los murillos que pudo durante la ocupación, intentó llevarse el cuadro, pero los canónigos le disuadieron ofreciéndole a cambio una obra 'menor', El Nacimiento de la Virgen. Fue el cuadro que finalmente se llevó Soult y que hoy cuelga en el Louvre.

Pero a San Antonio le restaba aún un extraño destino. Enrique Valdivieso en su Catálogo Razonado de Pinturas, publicado por la editorial El Viso, relata esta historia sucedida una noche del 4 de noviembre de 1874. «Un enajenado que había quedado oculto durante la noche en la Catedral robó la figura de San Antonio, que recortó del resto del cuadro. El fragmento robado llegó hasta Nueva York al año siguiente, donde fue ofrecido a un anticuario», explica.

Este anticuario norteamericano reconoció el fragmento del lienzo y se puso en contacto con el cónsul de España. Al final, se devolvió y se restauró para exhibirse en octubre de 1875.

Sin embargo, también hay historias que terminaron mal. Si hay una gran cantidad de lienzos de los que se ha perdido el rastro -como ocurrió durante siglo y medio con el San Pedro penitente ahora felizmente recuperado por Focus-, hay otros que desgraciadamente se perdieron de forma definitiva.

Ocurrió con la obra San Antonio de Padua, que Murillo pintó entre 1670 y 1680. Es un cuadro que salió de Sevilla en 1810 durante la Guerra de la Independencia. Se sabe que en 1835 aún estaba en París y era propiedad del barón Mathieu de Faviers quien lo vendió al rey de Prusia.

La obra estuvo expuesta en el antiguo Kaiser-Friedrich Museum, pero varias zonas resultaron afectadas por los bombardeos que sufrió Berlín en los últimos días de la Segunda Guerra Mundial. El cuadro se quemó. «De esta pintura ha aparecido hace años una réplica en el comercio de arte que, pese a estar realizada por el obrador del artista permite imaginar la excelencia del original destruido», apunta Valdivieso.

También existe un dibujo para esta composición en el Louvre que permite reconstruir -dejando que entre en escena la imaginación- cómo fue ese cuadro y que Enrique Valdivieso describe: «Aparecía el santo arrodillado recibiendo en sus brazos la figura del Niño Jesús, que está orlado por una nutrida y resplandeciente corte angelical». Un puro y excelente Murillo.

Murillo siempre aparece acompañado por una historia frágil de expolios, pérdidas y sólo a veces salvaciones. Como este San Pedro que volverá a ver la luz sevillana que matizó durante siglos su rendida mirada mística.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO (Bartolomé Esteban Murillo) 
 
Manuela Mena cierra el círculo del Murillo dibujante

La experta publica el catálogo razonado con 115 bocetos del autor



 16_1449823451_829718

'Inmaculada Concepción', dibujada por Murillo entre 1662 y 1664.

“Murillo dibujó desde los seis años sin parar”, afirma Manuela Mena, jefa de Conservación de Pintura del Siglo XVIII y Goya del Museo del Prado. Es la autora del catálogo razonado de dibujos de Bartolomé Esteban Murillo (1617- 1682), que publica ahora la Fundación Botín. La obra supone un compendio de 115 imágenes del pintor sevillano que pone el colofón a la exposición que los reunió en 2012 en Santander.


 14_ngel_con_la_corona_de_espinas

'Ángel con la corona de espinas', dibujada por Murillo.

“Tenía que haber entregado el estudio dos o tres meses después de aquella muestra, pero ver todos los dibujos juntos me abrió los ojos a muchos interrogantes. Qué era de su autoría, qué no y qué significaban algunos”. Mena comenzó con la revisión de lo que conocía sobre los dibujos del pintor. Algunas fechas cambiaron al comprobar que varios estaban realizados sobre un papel blanco de mala calidad y sin filigrana. El mismo material con el que estaban hechos algunos libros sevillanos datados entre 1670 y 1671. Por tanto, ya no cabe duda de su cronología.


 11_retrato_de_diego_vel_zquez_de_silva_pintor

'Retrato de Diego Velázquez de Silva, pintor', dibujada por Murillo.

Del centenar de dibujos que se conservan, 80 son seguros de Murillo. Del resto, Mena está “casi totalmente segura”. Evidentemente, siempre pueden aparecer más.

El creador dibujó a lo largo de toda su carrera. Es curioso que se conserven los bocetos de su primer encargo público en 1645, las pinturas para el convento de San Francisco de Sevilla; y también, como un guiño del destino, los del último, el cuadro de Desposorios místicos de Santa Catalina en la catedral de Cádiz. Este óleo no lo pudo acabar él, lo hizo su discípulo Francisco Meneses Osorio.


 12_1449823565_359907

El buen pastor niño, sentado con una oveja', dibujada por Murillo.



Temas y técnica

No solo Murillo cultivó los temas religiosos, sus bosquejos abarcan la misma temática que su pintura: retratos, niños... aunque de estas últimas escenas de género solo se conserva una obra.


 15_visi_n_de_san_f_lix_de_cantalicio_con_el_ni_o_jes_s_en_brazos

'Visión de San Félix de cantalicio con el niño Jesús en brazos', dibujada por Murillo.

Mena considera a Murillo un dibujante virtuoso por el control que tiene del trazo, con el que da el concepto, la forma, el volumen, la figura y la luz. “Apenas necesita corregir”, explica. Continúa argumentando la maestría del pintor con el control de la técnica. Utiliza la pluma con tinta de bistre, que se fabrica a partir de madera quemada, a veces más castaña, otras grisácea, depende de la evolución del pintor. También usa el lápiz negro y las sombras y las luces las da con la aguada (tinta diluida con agua). Y añade que Murillo adelanta recursos que se utilizarían un siglo más tarde: los acentos. Remarca con el lápiz un ojo, un detalle del pelo... Todo un avance técnico en un siglo, el XVII, en que el dibujo no estaba especialmente valorado. Los artistas no los realizan como obras en sí mismas, sino como trabajos preparatorios. Los que sí tendrían entidad propia son los que le sirven de escuela para aprender a mover el cuerpo humano. No se conserva ninguno pero Murillo debió hacer muchos porque domina el movimiento de las figuras.


 13_magdalena_dormida_sobre_el_sepulcro_vac_o_de_cristo

'Magdalena dormida sobre el sepulcro vacío de Cristo', dibujada por Murillo.

Con la publicación de Manuela Mena los dibujos se vuelven a reunir como en origen, ya que a principios del siglo XVII todos pertenecieron al Conde del Águila. Actualmente están dispersos en distintas colecciones: El Prado, Louvre, Británico, Biblioteca Nacional, Ayuntamiento de Sevilla...


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO (Bartolomé Esteban Murillo) 
 
La Fundación Botín acoge la conferencia Murillo: la obsesión y la excelencia en el dibujo a cargo de Manuela Mena

La ponencia coincide con la presentación del catálogo razonado Bartolomé Esteban Murillo (1617-1682). Dibujos, resultado de la exhaustiva investigación desarrollada desde el 2011 por la investigadora.



 02_1453669857_406137

El salón de actos de la Fundación Botín en Santander acoge el jueves 10 de diciembre, a las 20:00 horas, la conferencia Murillo: la obsesión y la excelencia en el dibujo a cargo de Manuela Mena, miembro de la Comisión Asesora de Artes Plásticas de la Fundación y Jefe del Área de Pintura del XVIII y Goya en el Museo Nacional del Prado. La entrada es libre hasta completar aforo.

Una oportunidad única para profundizar en el conocimiento de uno de los grandes artistas del Siglo de Oro, que se lleva a cabo con motivo de la publicación del catálogo razonado Bartolomé Esteban Murillo (1617-1682). Dibujos, que pone de manifiesto su faceta de dibujante excepcional.

En su ponencia Manuela Mena abordará los entresijos de su exhaustiva labor de investigación iniciada en el año 2011, los motivos por los cuales considera que Murillo está entre los artistas más dotados de la pintura española del siglo XVII, y el sentido de esta nueva publicación dentro de la línea pionera de investigación del dibujo de grandes artistas españoles de la Fundación Botín, entre otros aspectos.

más info


fundacionbotin.org / Publicado el 10-12-2015
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO (Bartolomé Esteban Murillo) 
 
Ve la luz la investigación 'Bartolomé Esteban Murillo (1617-1682). Dibujos', publicada por la Fundación Botín


Luz al Murillo íntimo

Del pintor se conservan unos 80 dibujos, según el catálogo razonado que reivindica a un artista "de excepcional virtuosismo"

La investigación, que lamenta la ausencia de obras de su etapa de formación, establece una cronología y rechaza atribuciones dudosas




 00_1453669118_636951

Inmaculada Concepción de Murillo, en el reverso de una carta de Zurbarán. / MUSEO DEL PRADO

Los dibujos de Murillo son obras íntimas, realizadas para su propio uso y, seguramente, sólo a la vista del círculo más próximo al pintor. En ellos expresó ideas y reflexiones sobre sus temas recurrentes o variaciones en las que, a modo de juego, usó líneas fluidas, trazos cortos e, inesperadamente, aguadas transparentes de un colorido para reflejar, más que una opción estética, un estado psicológico o moral. Estos trabajos unieron el pensamiento y la mano del genio.

A esta producción -la más desconocida- del pintor sevillano arroja luz ahora el catálogo razonado que publica la Fundación Botín. La autora de la investigación, Manuela Mena, responsable del área de pintura del siglo XVIII en el Museo del Prado y una de las grandes autoridades sobre Goya, establece una cronología definitiva, rechaza atribuciones dudosas y confirma la autoría de poco más de 80 dibujos «ejecutados por una mano de excepcional virtuosismo», la de Murillo.

Del sevillano, a pesar de haber tenido más fortuna que otros, no quedan más que unas pocas decenas de dibujos. Así, el catálogo razonado reúne poco más de un centenar, entre los denominados «preparatorios» y los incluidos en un álbum constituido por «réplicas de composiciones conocidas» tanto de Murillo como de artistas de su círculo. Además, hay otro pequeño grupo atribuido históricamente al pintor y que ahora surgen como de Valdés Leal y Herrera el Mozo, entre otros.

En esas pocas decenas de dibujos de Murillo que han llegado hasta nuestros días, hay un agujero sensible: no se conservan ejemplos de sus años de formación en el taller de Juan del Castillo y, por tanto, anteriores todavía a sus primeros encargos públicos de mediados del decenio de 1640, cuando el joven pintor contaba todavía con 18 o 20 años.

Manuela Mena lamenta esta pérdida porque «Murillo tuvo que haber dibujado con tesón y según enseñanzas bien dirigidas desde sus primeros años, al haber alcanzado tan pronto la libertad y precisión del trazo, la capacidad expresiva conseguida con pocos medios y acertadas abstracciones de las formas anatómicas, así como el espectacular uso de la luz».

Los dibujos más tempranos

Así, los dibujos más tempranos conocidos son los apuntes a pluma preparatorios para dos cuadros del claustro chico del convento sevillano de San Francisco, de 1645. En ellos se puede descubrir ya «una mano maestra y experimentada, con un estilo y modelo ya definidos y reconocibles, que se destaca de los artistas de una generación anterior, como Pacheco, Herrera el Viejo o Alonso Cano», expone Mena.

La autora de este catálogo destaca que ya entonces, cuando el pintor contaba ya con 28 años, «el estilo estaba ya plenamente formado» y deja claro que «se hacía presente con toda claridad en el panorama del dibujo sevillano de mediados del siglo XVII, y de la pintura, una nueva personalidad con una voz propia, con una grafía variada e incontestable y unos modelos reconocibles que ponían de manifiesto la misma fuerza expresiva e impulso creativo de sus primeras obras documentadas».

Temáticamente, los dibujos de Murillo encajan en dos categorías:los apuntes de ideas preparatorias, más o menos esbozadas y en su mayoría para pinturas conocidas, y los estudios muy concluidos que son réplicas o copias de figuras y composiciones de sus pinturas y, en algún caso, de dibujos originales de su mano. Estos últimos destacan por su alto grado de terminación y detallismo, que indican, a juicio de Mena, su carácter de repeticiones de las obras con las que se relacionan, a modo de recuerdo de aquellas o de álbum de modelos.

La investigación también se asoma a la etapa de Murillo al frente de la Academia de Pintura sevillana, donde tuvo un papel clave en su fundación al saber aunar las voluntades de artistas muy distintos y conseguir el apoyo de los protectores aristocráticos. Manuela Mena narra cómo la armonía en el seno de la institución saltó pronto por los aires, en buena medida porque la dirección de la Academia «llevaba consigo una indudable dosis de poder añadido para obtener los encargos que pudiera producirse, y que sin duda todos pretendían».

La autora de la investigación apunta que «la culpa de la ruptura se ha achacado a Valdés Leal, sin duda por la fama de soberbio que tenía», si bien Mena desliza que quizás «Murillo no era tan manso y humilde como se le ha descrito sino que sabría disimular mejor su arrogancia».


Un dibujo en el reverso de una carta de Zurbarán

Una de las sorpresas que se encuentran en el catálogo de los dibujos de Murillo es un rápido apunte a pluma de una Inmaculada -plasmada en una perspectiva forzada, con los ángeles en primer término- realizado en el anverso de una carta que Zurbarán le remite al pintor sevillano desde Madrid. Se trata de una breve comunicación para pedirle con confianza e incluso con autoridad que se ocupe de una cantidad de dinero para cierta persona de Sevilla, figurando en ella el nombre del comerciante Domingo de Estensoro. En este punto, y a raíz de la investigación de los primeros dibujos conservados del sevillano, Manuela Mena avanza la hipótesis de que Murillo hubiera podido trabajar durante un tiempo en el taller de Zurbarán, como discípulo o ayudante, aunque no exista documentación al respecto. «De ahí -expone la investigadora- procedería la singular aproximación de Murillo al desnudo, que se acerca al perfecto dominio de la anatomía de Zurbarán».


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO (Bartolomé Esteban Murillo) 
 
Restaurando a Murillo


En el Museo de Bellas Artes de Sevilla se preparan las obras del pintor para la conmemoración del cuarto centenario de su muerte



 01_1456570484_798083

En el taller de restauración del Museo de Bellas Artes de Sevilla se están desarrollando los trabajos de conservación para preparar las obras del pintor Bartolomé Esteban Murillo, del que se conmemora el cuarto centenario de su muerte el próximo año. En la imagen, un grupo de técnicos observan la radiografía de 'La Inmaculada del Coro, la niña', del pintor sevillano.


 02_1456570536_336714

Para la restauración de una pintura, es fundamental conocer la ejecución de la obra, es decir, cómo esta pintada y sobre qué soporte se encuentra.


 03_1456570569_637288

En el taller del museo también trabajan con obras de otros pintores, en la imagen una restauradora actúa sobre el 'Retrato de Joaquín de Goyena' del pintor Raimundo de Madrazo.


 04_1456570603_866059

'La Inmaculada del Coro, la niña', fotografiada esta semana durante la visita de Rosa Aguilar, consejera de Cultura de la Junta de Andalucía.


 05_1456570633_205874

Un restaurador trabaja con precisión en una pintura.


 06_1456570663_573856

Varios restauradores ante la obra 'Oración en el huerto', del pintor Juan del Castillo.


 07_1456570693_158802

Tablas del pintor Francisco Pacheco en el taller de restauración del museo de Bellas Artes de Sevilla.


 08_1456570725_312175

'Flagelación', del pintor Juan de Trujillo.


 09_1456570756_412209

Una restauradora trabaja sobre el 'Ángel anunciador', de Francisco Pacheco.



elpais.com / PACO PUENTES
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO (Bartolomé Esteban Murillo) 
 
Velázquez y Murillo se medirán en Sevilla

Gabriele Finaldi organiza la exposición con la que la Fundación Focus Abengoa celebrará el 25 aniversario de la apertura de Los Venerarables como espacio museístico



 01_1468051058_181531

El retrato de Francisco Pacheco, maestro y suegro de Velázquez, hecho por su discípulo.

Diego Velázquez (Sevilla, 1599- Madrid, 1660) y Bartolomé Esteban Murillo (Sevilla, 1617-Cádiz, 1682) compartirán escenario, aproximaciones y diferencias en la gran explosión que en el mes de noviembre se celebrará en la capital andaluza a propósito del 25 aniversario de la apertura del Hospital de Los Venerables como espacio museístico de la Fundación Focus Abengoa. En este insólito duelo comisariado por Gabriele Finaldi, director de la National Gallery de Londres, se podrán ver frente a frente 19 obras prestadas por el Prado (cinco pinturas), la National Gallery, el Museo del Louvre, la Wellington Collection o el Fondo Cultural Villar Mir, entre otras instituciones internacionales.

La exposición se abrirá al público durante la segunda semana de noviembre y llevará por título Velázquez. Murillo. Sevilla. Gabriele Finaldi tratará la relación y los puntos de encuentro de los dos grandes maestros nacidos y formados en la ciudad de Sevilla, tanto en el desarrollo de su lenguaje naturalista como de los modelos iconográficos o el singular modo de abordar la pintura de género.

En la Fundación explican que en la selección de las 19 pinturas que compondrán la exposición (nueve de Velázquez, fechadas entre 1617-1619 y 1656; y 10 de Murillo, datadas entre 1645-1680) “los visitantes se reencontrarán con la inteligencia pictórica y el virtuosismo técnico de ambos maestros. A través de una serie de parejas y tríos de obras soberbias se podrán observar las nuevas iconografías de devoción, las innovadoras formas de representar la vida cotidiana y la intimidad familiar, desarrolladas por Velázquez y Murillo, que les sirvieron para llegar a lo esencial del alma humana y conectar directamente con el espectador”.


 la_inmaculada_concepci_n_de_los_venerables_soult_leo_sobre_tela_274_x_190_cm_h_1678_madrid_museo_nacional_del_prado

La Inmaculada Concepción de los Venerables/Soult. Óleo sobre tela, 274 x 190 cm., h. 1678. Madrid, Museo Nacional del Prado

Aunque no es la primera vez que la obra de estos dos grandes genios sevillanos se muestra de manera conjunta, si se puede considerar una ocasión única para contemplar obras maestras de primer nivel que no se habían confrontado antes en la ciudad. Esta exposición, informan los organizadores, supone la culminación por parte de la Fundación de una línea de trabajo llevada a cabo en los últimos años, y que ha tenido al Barroco como centro de su actividad en sus diferentes facetas (artes plásticas, música, seminarios, biblioteca y gabinete de estampas), de una entidad dedicada por la investigación y la divulgación cultural.

Una de las tareas fundamentales de la Fundación ha sido velar por el patrimonio artístico de Sevilla, con la recuperación de Santa Rufina de Velázquez, que supuso el inicio de una labor más trascendente como fue la creación del Centro de Investigación Diego Velázquez en los Venerables, en el que se conservan pinturas del autor de Las Meninas, junto a obras de Murillo, Zurbarán o Martínez Montañes, que recrean el universo pictórico en los años de formación de Velázquez en Sevilla.


 hospital_de_los_venerables_sacerdotes_de_sevilla

Hospital de los Venerables Sacerdotes de Sevilla. Está ubicado en la plaza que lleva su nombre, Plaza de los Venerables, en el centro del barrio de Santa Cruz y muy cerca de los Jardines de Murillo, la Catedral y los Reales Alcázares.


elpais.com / leyendasdesevilla.blogspot.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO (Bartolomé Esteban Murillo) 
 
Murillo y Velázquez se juntan en Sevilla

Obras de ambos artistas protagonizarán una exposición en la Fundación Focus-Abengoa desde el 8 de noviembre



 01_1478041190_573552

Colocación de la obra de Murillo 'Santa Ana enseñando a leer a la Virgen', en la pared de la Fundación Focus de Sevilla.


 02_1478041257_751570

Una técnico mira la obra de Velázquez 'Inmaculada Concepción', que formará parte de la exposición 'Velázquez, Murillo, Sevilla', que se abrirá al público el 8 de noviembre en la Fundación Focus.


 03_1478041304_251048

Un técnico mira 'La sagrada familia del pajarito', de Murillo, y 'Adoración de los Reyes', de Velázquez, en la Fundación Focus.


 04_1478041339_979894

La obra de Murillo 'Santiago Apóstol', que formará parte de la exposición 'Velázquez, Murillo, Sevilla', en la pared de la Fundación Focus.



elpais.com / Paco Puentes
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO (Bartolomé Esteban Murillo) 
 
Velázquez y Murillo, aire de familia

19 obras maestras de los artistas sevillanos se exponen cara a cara en su tierra natal



 00_1478602555_506684

Una mujer ante 'La infanta Margarita de blanco', de Velázquez, en Sevilla. A su derecha, 'Santa Ana enseñando a leer a la Virgen', de Murillo

Los dos nacieron en Sevilla con menos de una generación de diferencia. Diego Velázquez en 1599 y Bartolomé Esteban Murillo en 1617. El autor de Las Meninas abandonó muy joven, con solo 24 años, la ciudad culta y rica que era entonces la capital hispalense para instalarse en Madrid y protagonizar una carrera deslumbrante al servicio de Felipe IV y su entorno. Viajó a Italia en dos ocasiones y se centró en relatos pictóricos cargados de historia y mitología. Murillo, en cambio, desarrolló toda su prolífica carrera en Sevilla centrado en temas religiosos por encargo de las entidades eclesiásticas. No viajó nunca fuera de España y se le suponen algunos viajes a Madrid, aunque no estén suficientemente documentados. Sin embargo, la obra de ambos tiene un aire de familia y unas aproximaciones que, por primera vez, pueden observarse en la exposición Velázquez. Murillo. Sevilla que hoy se abre y podrá verse hasta el 28 de febrero en el Hospital de los Venerables de la capital andaluza. Es un encuentro de 19 obras maestras elegidas por Gabriele Finaldi, director de la National Gallery de Londres. Con esta muestra, la Fundación Focus Abengoa celebra sus 25 años en esta sede, explicó Josep Borrell, vicepresidente de la Fundación Focus y consejero de Abengoa.
Velázquez y Murillo, aire de familia

El proyecto de enfrentar a estos grandes artistas de origen andaluz surgió en la cabeza de Gabriele Finaldi hace unos cuatro años, cuando todavía era adjunto a la dirección de El Prado. Reconoce que en el imaginario del público la obra de ambos puede parecer muy opuesta: Velázquez sería el gran intelectual y Murillo el autor de pinturas religiosas. “Pero esas grandes diferencias están en la obra de madurez de ambos y aquí he querido plantear las aproximaciones entre el joven Velázquez y la obra que dejó hecha en Sevilla antes de irse para no volver nunca más y algunos de los lienzos más conocidos y logrados por Murillo.

La elección de las obras por parte de Finaldi incluye pinturas prestadas por El Prado (cinco), la National Gallery de Londres, el Museo del Louvre, The Wellington Collection, Dulwich Picture Gallery, Kunsthistorisches Museum de Viena, el Museo de Bellas Artes de Orleans, The Frick Collection de Nueva York o el Fondo Cultural Villar Mir.


 10_1478602264_958980

Una visitante contempla parte de la exposición.

La exposición ocupa una sola sala y está concebida para que el espectador pueda comparar las diferencias de tratamiento de ambos ante un mismo tema, para establecer un diálogo. Empieza el recorrido con dos autorretratos. El primero es de Velázquez, fechado en 1623 y procedente del Prado. Con Retrato de un hombre, así se llama, Finaldi reconoce haber tenido la audacia de arriesgarse a certificar que es el propio Velázquez pintándose a sí mismo un año antes de trasladarse a Madrid, antes por tanto de incluirse de fondo en Las Meninas. El retrato que se expone de Murillo, prestado por la Frick Collection, presenta a un artista en un entorno muy distinto al de Velázquez, pero refleja igualmente a un hombre que se sabe poderoso. El rostro de Murillo aparece pintado sobre una losa, una elección que, según explica el comisario, quiere hacer ver que su fama es como la piedra: indestructible y eterna.

Las Inmaculadas como motivo pictórico constituyen el núcleo de la exposición. Dos de las expuestas de Velázquez, que datan de 1619, cuando el pintor tenía veinte años, nunca antes se habían exhibido juntas. Con aire escultórico, la Virgen se aúpa sobre una nube diáfana y tiene aire de modelo real. Poco que ver con la de Murillo, coronada por grupos de angelitos y con predominio de tonos pastel que multiplican la luz de la Inmaculada, un tela de la que Murillo llegó a realizar más de 40 versiones.

El juego de las comparaciones prosigue con La Adoración de los Magos (1619), de Velázquez, junto a la Sagrada Familia del pajarito (1650) de Murillo, ambos del Museo del Prado, donde el comisario asegura que se demuestra cómo ambos empleaban un lenguaje naturalista similar y una paleta de colores comparable, explorando la psicología de las relaciones familiares de manera más contenida Velázquez, y más emotiva Murillo. Aunque es en las pinturas de género donde se pueden ver mayores aproximaciones. De los últimos años de Velázquez en Sevilla se muestra Dos mozos comiendo (circa 1622), un retrato en el que se ve a dos hombres de condición humilde junto a un bodegón de utensilios de cocina. Era, cuenta Finaldi, un tipo de pintura al que Velázquez se dedicaba por afán experimentador, no porque tuviera éxito entre su clientela. Temas puramente sevillanos tratados a su vez por Murillo en dos famosas obras: Niño espulgándose, (de entre 1645 y 1650), Tres muchachos (circa 1670) donde un muchacho negro, seguramente un esclavo, ejemplifica las relaciones sociales y raciales en la Sevilla posterior a la peste de 1649.


 03_1478601327_977081

El comisario de la exposición Gabriele Finald observa la obra 'Santiago penitente de los venerables' de Murillo.


¿Amigos o enemigos?

Las teorías sobre la relación entre ambos artistas son muchas, pero las pruebas documentales son inexistentes. Hay quien asegura que Velázquez alojó en su mansión madrileña al joven Murillo nada menos que durante tres años. Otros, que pudieron tener algún encuentro esporádico. Gabriele Finaldi es escéptico. Mantiene que lo único seguro es que Murillo conoció las pinturas que Velázquez pintó en Sevilla y que pudo tener noticias de otras realizadas con posterioridad: “Sería raro que un pintor que triunfa en la Corte haga hueco a otro más joven, por más que los dos hubieran nacido en la misma ciudad. No es una tendencia humana ni entre artistas ni entre otros oficios. No hay que descartar ninguna teoría, pero si nos atenemos a pruebas científicas el encuentro no se produjo nunca. Ni amigos, ni enemigos”.


 01_1478601231_932529

En la imagen, un visitante observa las obras 'Autorretrato' (i), de Diego Velázquez y 'Autorretrato' (d) de Bartolomé Estéban Murillo.


Autorretratos

La exposición ocupa una sala del edificio y ha sido organizada de manera que el espectador pueda comparar el tratamiento de cada artista ante un mismo tema. El recorrido empieza con dos autorretratos. El primero es de Velázquez y está fechado en 1623. Finaldi reconoce aquí haber tenido la audacia de arriesgarse a asegurar que es el propio Velázquez pintándose a sí mismo un año antes de trasladarse a Madrid y mucho antes de la ejecución de Las Meninas, cuando llega a lo más alto de su carrera y se ha convertido en la personificación de la pintura. El retrato de Murillo presenta a un artista en un entorno distinto, pero también refleja a un hombre que se sabe poderoso. El rostro de Murillo aparece sobre una losa, una elección que, según el comisario, quiere hacer ver que su fama es indestructible y eterna.

Las inmaculadas como motivo pictórico es uno de los núcleos más vistosos de la exposición que forma parte del Año Murillo, organizado por el Ayuntamiento de Sevilla y otras instituciones. Se muestran dos realizadas por Velázquez cuando tenía 20 años, nunca antes expuestas juntas.


El reencuentro de Velázquez y Murillo

Con motivo del 25 aniversario de la Fundación Fondo de Cultura de Sevilla y la celebración del 'Año Murillo' se ha inaugurado este lunes la exposición, la primera gran muestra que conmemora el IV aniversario del nacimiento de Bartolomé Esteban Murillo


 02_1478601291_836814

Esta muestra cuenta con la colaboración especial del Museo del Prado, la Consejería de Cultura y del Ayuntamiento de Sevilla, organizador del 'Año Murillo'. En la imagen, obras de la 'Inmaculada Concepción'.


 04_1478601377_574929

A través de las 19 obra seleccionadas --siete de ellas nunca se han expuesto en Sevilla-- el comisario propone una innovadora reflexión sobre la relación --ideal más que directa-- entre los dos maestros con una serie de cruces y poniendo especial énfasis en los puntos de encuentro propiciados por Sevilla, una ciudad cosmopolita, cultural y devota en la que la pintura era seña de identidad y motivo de orgullo cívico. En la imagen, la obra 'Dos jóvenes a la mesa' (izquierda) de Diego Velázquez.


 05_1478601407_975715

La muestra cuenta con el apoyo de Fundación Cajasol, ABC y Fundación Cruzcampo. En la imagen, obra de Bartolomé Esteban Murillo con el título 'Santa Rufina'.


 06_1478602087_362623

Ambos pintores nacieron en Sevilla con menos de una generación de diferencia, Velázquez en 1599 y Murillo en 1617 y en ese ambiente se formaron como artistas. De izquierda a derecha: 'Las lágrimas de San Pedro' de Velázquez, 'Santiago Apósto'l de Murillo y 'Santo Tomás' de Velázquez.


 07_1478602124_183730

El director de la exposición Gabriele Finaldi ha apuntado que nunca se ha hecho una exposición que una a Velázquez y Murillo, por lo que "puede ser un cosa bastante atrevida", al tiempo que asegura que "cuando se ven reunidas las obras es cuando uno siente que ha merecido la pena verla". Además, el comisario ha mostrado su convencimiento de que ambos artistas se conocieron, aunque "los documentos así no lo digan". En la imagen, obra de Murillo titulada 'Santa Ana enseñando a leer a la Virgen'.


 09_1478602212_838589

La obra 'La Infanta Margarita de blanco' de Diego Velázquez.


 11_1478602331_342412

'La sagrada familia del pajarito', obra de Bartolomé Esteban Murillo incluida en la exposición.


 08_1478602171_399798

La exposición, que abres sus puertas este martes y permanecerá abierta hasta el 28 de febrero, supone en opinión de la directora de la Fundación Focus, Anabel Morillo, la culminación de una línea rigurosa que ha tenido el Barroco como centro de su actividad --artes plásticas, música, seminarios, biblioteca y gabinete de estampas--, algo muy enraizado en la vida cultura de Sevilla, Andalucía y España. En la imagen, las obras 'Adoración de los Reyes' (d), de Diego Velázquez y 'Autorretrato' (i) de Bartolomé Estéban Murillo.


elpais.com / Ángeles García / Paco Puentes
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO (Bartolomé Esteban Murillo) 
 
La misma luz que inspiró a Velázquez y Murillo

El director del Museo Meadows ensalza la muestra que une a los maestros en Sevilla



 01_1479720454_465529
 
Mark Roglán del Museo Meadows y Anabel Morillo de Fundación Focus Abengoa, en la muestra. / JOSÉ ALCEDO

"¿Qué sitio mejor que Los Venerables, donde nacieron los artistas, con la luz que inspiró a ambos?". Formula la pregunta Mark Roglán, director del Museo Meadows de Dallas, y los artistas son Velázquez y Murillo, que desde hace dos semanas conviven en una exposición en el Hospital de Los Venerables de la capital andaluza, lugar donde ambos nacieron.
 
La muestra es una de las joyas de la celebración del Año Murillo que organizan varias instituciones, y desde Texas Roglán ha prestado dos obras del pintor sevillano fundamentales para la exhibición, Santa Justa y Santa Rufina. "Ambas están por primera vez de vuelta a Sevilla y ahora ha ocurrido después de mucho tiempo", exalta el director del museo estadounidense. Las obras maestras están expuestas junto a la Santa Rufina pintada por Velázquez en 1635, las tres incluidas en el ramillete de 19 pinturas que componen esta exposición, abierta hasta finales de febrero.

El diálogo entre Diego Velázquez y Bartolomé Esteban Murillo, sevillanos distanciados por solo una generación en el siglo XVII y con técnicas y temáticas comunes, planea sobre todas las obras, aunque no hay constancia de que ambos maestros llegaran a conocerse. Las colas se suceden estos días en la sede de la Fundación Focus Abengoa en pleno barrio Santa Cruz. Esta mañana, junto a Roglán, ha presentado los tres lienzos de las santas Anabel Morillo, directora de la fundación andaluza.

Roglán ha explicado esta mañana en Los Venerables el periplo de los cuadros de las patronas de Sevilla tras una investigación de la conservadora de su museo, Nicole Atzbach. Esta tiró del hilo y averiguó que tras ser expoliadas por los nazis a la familia Rothschild en 1940, años después ambas piezas fueron devueltas a la familia, pero a través de una nieta de Gustave de Rothschild, Baronne Antoinette Léonino, una secuencia que solo ha sido trazada este año. "Después de seis años de investigación, fue un descubrimiento de Nicole fortuito", aclara Roglán. Tras saltar Santa Justa y Santa Rufina al mercado del arte fueron adquiridas en 1972 por el director del Museo Meadows, que hoy atesora unas 200 piezas de arte español.

El Museo Meadows participa mañana en la inauguración de la exposición Ribera. Maestro del dibujo en el Museo del Prado, que acoge la muestra. Además, tiene en marcha la presentación del catálogo de los dibujos de Ribera junto a la Fundación Focus, ambos con la autoría de Gabriele Finaldi, comisario asimismo de la Exposición Velázquez. Murillo. Sevilla.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO (Bartolomé Esteban Murillo) 
 
Un tesoro de arte español a la venta

Los herederos del mecenas y coleccionista José Luis Várez Fisa subastan en Londres obras esenciales de Murillo, Zurbarán y Berruguete

Christie’s estima que 'San José con el Niño' de Murillo, el lienzo más caro alcance los 5,6 millones



 02_1481301536_673852
 
'San José con el Niño' de Murillo saldrá a la venta el 7 de diciembre. / Christie's

El próximo 7 de diciembre a las dos de la tarde España podría perder un tesoro. Ese día, en Londres, la sala de subastas Christie’s vende bajo el título From Ancient to Modern. A Distinguished Private Collection obras esenciales de la colección del empresario y mecenas José Luis Várez Fisa, fallecido en 2014. Los herederos ponen en el mercado algunas piezas que definen y explican el arte antiguo español. El golpe resulta profundo. “La colección es muy buena. Son obras que deberían estar en el Prado. ¡No tengo palabras!”, exclama un gran experto en Maestros Antiguos de una institución pública, quien pide no ser citado.

En la subasta hay una estatua etrusca, plata, tapices, cerámicas, tallas religiosas, una alfombra Cuenca del siglo XVII, bargueños, un mosaico romano del siglo III, bronces de Henry Moore, Pablo Gargallo o Fernando Botero. En total, 122 lotes que transitan por buena parte de la historia del arte. Pero en el centro lo que habita es la pintura española de los siglos XVI y XVII.

Ese oficio, el de pintor, que se práctica desde la noche de los tiempos, era el preferido de Várez Fisa. En la subasta aparece la primera pieza que adquirió. El calendario andaba por los años cincuenta del siglo pasado y era escasa la preservación del patrimonio en un país de posguerra. Aquella obra inicial es un óleo sobre tabla (116 x 72 centímetros) del Maestro de Belorado que representa Las bodas de Caná. Del artista se sabe que estuvo activo a comienzos del siglo XVI en Burgos. En subasta sale en 45.000 euros. Puede valer mucho más y poco será comparado con un fabuloso Murillo (1617-1682) que representa a San José con el Niño.


 03_1481301622_574233

Ver vídeo


La joya sevillana

La tela del genio sevillano se muestra soberbia. Es de grandes dimensiones (224 x 165 centímetros) y la casa de pujas estima que puede alcanzar los 5.600.000 euros. El lienzo, adquirido en Sotheby’s en 1998, quizá sea la principal joya que podría cambiar de manos. La venta actual de estas obras en el extranjero es posible, según la ley, porque ya fueron adquiridas fuera de España.

Hay también un zurbarán que una vez colgó en el Convento de Agustinas de Santa María Magdalena en Alcalá de Henares (Madrid): La caridad de Santo Tomás de Villanueva. Es un óleo de trazo prodigioso. La obra sale en 340.000 euros, que a buen seguro se le quedará pequeño.

Pasando las páginas del catálogo, hay otra pieza que bien pudiera vivir en el Prado. La firma Luis de Paret y Alcázar (Madrid, 1746-1799) y es una vista, en forma de óleo sobre cobre, del puerto vasco de Bermeo. Su destino era decorar una casa de campo de Carlos III. Adquirido en Madrid en 1990 al reconocido marchante Edmund Peel & Asociados es una de las grandes pérdidas si finalmente se queda fuera de España. Hay otras. Por ejemplo, una excelente pareja de escenas florales de Juan de Arellano (Santorcaz, 1614-Madrid 1676). Los expertos de Christie’s han situado los lienzos en el límite alto: 670.000 euros. A su lado, un Pedro Berruguete (Paredes de Nava, Palencia, 1445-Madrid, 1503) que demuestra por qué era una figura esencial en el entonces novedoso estilo hispano-flamenco. Solo hay que contemplar su Adoración de los magos y esa perspectiva limpia y ordenada. Muy por delante de lo que planteaban otros creadores de su época. Se venderá por 330.000 euros más comisiones.

El viaje por esta exquisita colección resulta intenso e incluye otros pintores y otras telas. Todo junto es una maravilla; todo desperdigado, una lástima.


Publicado por el 1 de diciembre de 2016 por elpais.com



   Una pena que Patrimonio Nacional no pueda pujar por estas obras maestras que sin duda deberían conservarse en España.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO (Bartolomé Esteban Murillo) 
 
El legado de Várez Fisa logra 5.790.773 euros en la subasta

Tiepolo y Berruguete hallaron comprador, no así obras de Murillo ni Paret y Alcázar



 untitled

«La Adoración de los Magos», de Pedro Berruguete

La subasta en la sala Christie’s de Londres por de obras importantes de arte español procedentes de «una distinguida colección privada» cumplió buena parte de sus expectativas. Bajo ese título se ocultaban 125 piezas del legado de José Luis Várez Fisa, que recaudaron un total de 5,8 millones de euros (5.790.773, exactamente).

Entre las estrellas de esta subasta destacó Giambattista Tiepolo, cuyo «Alejandro Magno y Campaspe en el estudio de Apeles» duplicó el precio estimado rematándose por 861.921 euros. También «La Adoración de los Magos» de Pedro Berruguete alcanzó los 291.269 euros. No podemos dejar de señalar el precio en que se subastó una pareja de floreros de Arellano: 576.595 euros.

Los tres lotes han destacado mucho entre el resto, lo mismo que algunas esculturas, como las de Gargallo, tres piezas rematadas en 404.757 euros cada una, o la de Botero, que alcanzó 219.938 euros. En general la venta de los 125 lotes ha cumplido las expectativas de un mercado que no suele alcanzar las grandes cifras que recaudan los genios españoles del arte moderno, como Picasso y Dalí.

No se vendieron, sin embargo, algunas obras, como un «San José con el Niño» de Murillo, del que se esperaba una buena marca. Lo mismo el lienzo de Luis Paret y Alcázar, titulado «El puerto de Bermeo», que no figura tampoco en la lista de ventas de una noche en la que la gran parte de la colección cambió de manos, debido a la gran calidad de los objetos atesorados por Várez Fisa durante toda su vida, que le cologan como uno de los grandes coleccionistas europeos.

Entre las causas de estos dos casos tan llamativos, tal vez se encuentre su alto precio. El Paret tenía un precio estimado que rondaba los 2 millones de euros, mientra que el Murillo podía venderse, de acuerdo con las previsiones, por una cantidad entre los 3,4 y los 5,6 millones de euros.


Retiran el Goya de Borja Thyssen

Ayer volvía otro cuadro de colección española a las Subastas de Christie’s en Londres. El cuadro de Francisco de Goya «Mujer con dos niños junto a una fuente», pieza que pertenece a Borja Thyssen-Bornemisza, se retiró antes de llegar a subastarse.

El lote 39, uno de los cartones para tapices de la serie de las estaciones, que ha sido expuesto en museos de todo el mundo, era precisamente la imagen del catálogo de la subasta celebrada anoche.

Salía con un precio estimado de 4,5-6,7 millones de euros, pero no llegó a la subasta. En el momento en el que le llegaba el turno se informó que su propietario había decidido retirarlo.Se decía que lo subastaba por algunos problemas que tiene con el fisco. La noche, de todos modos, no estuvo mal, ya que se recaudaron un total de 12.578.000 euros con la venta de obras de los antiguos maestros.


ABC.es



........................................................................................................................................................




Sevilla le disputa al Prado la custodia de ‘sus’ murillos

La tropas francesas se llevaron los cuadros de la ciudad. Franco consiguió que volvieran pero los dejó en Madrid



 01_1500539301_451680
 
De izquierda a derecha, 'El verano', 'La primavera', 'La Virgen'. / G. CORDERO

Más de 200 años dura ya el secuestro de la Inmaculada de Murillo, expoliada, junto a un millar de obras, por el mariscal Nicolás Jean-de-Dieu Soult (1769-1851) durante la invasión francesa de Sevilla. Tres asociaciones pugnan ahora por la devolución permanente de la obra, que puede verse temporalmente en el Hospital de los Venerables de la capital andaluza con motivo del cuarto centenario del nacimiento de Bartolomé Esteban Murillo (Sevilla, 1617–1682).

La Inmaculada fue expoliada por Soult, quien aprovechó su paso por Sevilla para llevarse centenares de obras de arte que utilizaron, él y sus herederos, para decorar sus mansiones, regalar a amigos y venderlas o subastarlas. Este cuadro, uno de los más conocidos del artista sevillano, fue vendido al Louvre en 1852 por 615.000 francos y, posteriormente, intercambiado por el dictador Francisco Franco. Desde entonces, se exhibe en Museo del Prado.

José Rodríguez, de la asociación vecinal Bermejales 2000 cree que ha llegado el momento de saldar con Sevilla y con su pintor la deuda histórica. Entiende que se creó en y para la capital andaluza, por lo que no comprende que la obra siga fuera del entorno cultural en el que nació. “Como vecino, creo que es una aspiración razonable”, afirma.

Fátima Azmani, presidenta del colectivo vecinal Voceanto por ti Sevilla, también se ha sumado a la reivindicación. No quieren más cesiones temporales y hace un llamamiento a otras organizaciones similares para que se incorporen a la demanda que inició en 2009 Velázquez por Sevilla, una organización que encabeza el vicepresidente de los comerciantes (Aprocom), José Guillermo Caballero.

Las tres organizaciones llevan meses clamando por el fin del exilio de la Inmaculada, entre otras obras que, según consideran, podrían revalorizar Sevilla como destino cultural.

Se han reunido con todos los grupos políticos, alcaldes, exalcaldes, arzobispos y concejales, de quienes, según dicen, han obtenido buenas palabras y pocos hechos. El más relevante, el regreso de Santa Rufina, una obra atribuida a Velázquez y que fue adquirida en 2007 por una fundación privada sevillana en una subasta de la casa Sotheby's por 12,4 millones de euros hace una década.

Desde entonces, las asociaciones vecinales no dejan de reivindicar la vuelta de las principales obras de arte y el cuarto centenario del nacimiento de Murillo les ha dado un nuevo impulso. “Es una cuestión de ciudadanía”, resume Rodríguez.
Los vecinos miran con envidia la organización del año de El Greco en Toledo o el importante tirón que supone para ciudades como Ámsterdam su vinculación a Van Gogh. Quieren que Velázquez y Murillo sean los emblemas de su ciudad natal, algo que, más allá de la relevancia cultural, tendría repercusiones económicas y turísticas.

“La Inmaculada es un icono para Sevilla, como la Dama de Elche, que también sufrió el expolio”, relata Caballero, volcado ahora en articular la reivindicación vecinal.

Para el catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Sevilla Enrique Valdivieso González (Valladolid, España, 1943), especializado en la escuela sevillana de pintura, la pérdida de un millar de obras durante la invasión francesa es “uno de los ejemplos de expolio artístico más lamentables que se han producido a lo largo de los siglos”, según ha escrito. “Estas obras, en los museos en los que actualmente se encuentran [están diseminadas por varios países], son admiradas como magníficas creaciones de Murillo, pero al estar distantes de su lugar de origen y separadas unas de otras han perdido todos su significado y su mensaje se ha desvanecido”, argumenta para sumarse a la “heroica” reivindicación de la vuelta de las obras.



Publicado por EL PAÍS el 21 de febrero de 2017



---------------------------------------------------------------------------------------------------------------




Rutas Urbanas


Sevilla y los colores de Murillo

Este año se cumple el IV centenario del nacimiento del artista sevillano y la ciudad organiza rutas para admirar sus pinturas y seguir sus pasos, que incluyen terrazas y tapeo



 000_1500541684_749389

Terraza del restaurante María Trifulca, en Sevilla, con las torres de la capilla del Carmen (de 1928 y proyectada por el arquitecto Aníbal González) al fondo. / Laura León

Sevilla se prepara para agasajar a uno de sus más ilustres hijos, Bartolomé Esteban Murillo, cuando se cumplen 400 años de su nacimiento. Pero ¿a qué Murillo se celebra? ¿Al pintor estandarte del nacio­nalcatolicismo, al que sedujo a Europa con la belleza mundana de sus Inmaculadas o al gran artista que introdujo el naturalismo en el Barroco y, con los pies en el suelo, reflejó con dignidad la cruda realidad de su tiempo?
 
Lo que se han propuesto los investigadores, historiadores del arte y comisarios convocados por el Ayuntamiento de Sevilla es reconstruir la imagen de Murillo, un artista que ha sido malinterpretado, banalizado y tergiversado hasta la saciedad. El pintor, cuya biografía es en buena parte inventada, nació a finales de diciembre de 1617 —no se sabe el día pero sí que fue bautizado el 1 de enero de 1618 en la iglesia de la Magdalena—, realizó alrededor de un millar de lienzos —de los que han llegado hasta nosotros 425— y murió el 3 de abril de 1682 en Sevilla de una apoplejía, aunque su leyenda dice que falleció en Cádiz al caerse de un andamio cuando pintaba un gran óleo, Desposorios místicos de santa Catalina (de 441 por 315 centímetros) en el convento de los Capuchinos.

  Se dice que Velázquez introdujo a Murillo en la corte de Felipe IV, pero de su encuentro no hay ninguna certeza

La celebración ya ha comenzado, tendrá su punto más alto en diciembre, y se prolongará durante 2018. Los actos incluyen exposiciones, un simposio, publicaciones, conciertos y hasta la reproducción de una gran fiesta barroca en la calle. Y luego está la huella de Murillo, que sigue muy presente en la ciudad. En algunos casos, sus lienzos pueden admirarse en el mismo lugar para el que fueron concebidos. Muchos otros, expoliados por las tropas de Napoleón en 1810, han acabado repartidos por diversos museos del mundo. De forma que el saqueo, paradójicamente, convirtió a Murillo en un artista internacional en el siglo XIX.

El Ayuntamiento, que organiza la celebración junto con el Ministerio de Cultura, ha diseñado itinerarios de Murillo por la ciudad que se incorporarán de forma permanente a su oferta cultural. Enrique Valdivieso, catedrático de Historia del Arte, investigador y autor de una treintena de libros, entre ellos Murillo. Catálogo razonado de pinturas (2010), es el encargado de guiar a los visitantes por los caminos del pintor.


 00_1500541815_812265

Escolares durante una visita a la sala Murillo del Museo de Bellas Artes, en Sevilla. / L. León

La catedral, el hospital de la Caridad, la iglesia de Santa María la Blanca, el palacio arzobispal y el hospital de los Venerables son los lugares en los que las pinturas de Murillo se pueden contemplar in situ. A estos hay que añadir uno de sus más importantes ciclos, el de los Capuchinos, que conserva el Museo de Bellas Artes. No habrá que esperar a diciembre para admirar la pincelada suelta de Murillo, ya que la catedral exhibe de forma permanente algunos de sus principales obras, como La visión de san Antonio de Padua o La Inmaculada de la sala capitular. Aun así, la iglesia se ha sumado a la celebración y el 8 de diciembre inaugurará la muestra Murillo en la catedral, que incluirá también La Virgen del Rosario, que se encuentra habitualmente en el vecino palacio arzobispal.
 

 04_1500541870_167561

Interior del restaurante María Trifulca, en Sevilla. / L. León

“Queremos que la gente conozca los espacios para los que Murillo pintó cuadros y, en los casos en los que estas obras salieron —la mayoría robadas durante la invasión francesa, cuando se perdieron más de 50 de sus lienzos—, con copias o reproducciones fotográficas”, comenta Valdivieso, quien ha supervisado la ejecución de las réplicas de Santa María la Blanca que expolió el mariscal Soult y acabaron en el Museo del Prado. Juan Luis Coto y Fernando García están copiando El sueño del patricio y El patricio Juan y su esposa ante el papa Liberio, como antes hicieron en 2008 con cuatro lienzos de la serie Obras de misericordia, que pueden verse colgados donde estuvieron los originales, en la iglesia del hospital de la Caridad.


 05_1500541951_361424

Terraza de las bodegas La Antigua, en la plaza del Salvador (Sevilla). / L. León


Una mirada dulce

“En un periodo en el que Sevilla sufría grandes calamidades y penurias, pues la peste de 1649 acabó con la mitad de la población de la ciudad, que pasó de 120.000 a 60.000 personas, el pueblo vio en las Vírgenes de Murillo una mirada dulce y compasiva que le reconfortaba por su sufrimiento”, comenta Valdivieso, quien describe al pintor como el creador de “una belleza perfecta en toda su corporeidad virginal y, al mismo tiempo, humana y espléndida”.

Debe de ser esa parte más terrenal la que vieron los franceses en las portentosas imágenes de sus Inmaculadas. “Las Vírgenes de Murillo, prototipo de mujer andaluza, se convirtieron en un mito erótico en Francia. Incluso la moderna George Sand le escribe celosa a su amante, Próspero Merimée, reprochándole que estuviese enamorado de la Inmaculada de Murillo”, comenta el artista Pedro G. Romero, quien, junto al historiador del arte Luis M. Montiel, es el comisario de la muestra Aplicación Murillo: materialismo, charitas y populismo, que se abrirá en junio de 2018.

“En su Estética, Hegel habla de Murillo como del primer artista moderno por sus cuadros de los niños mendigos, a los que dice que el artista aporta dignidad al pintarlos tan despreocu­pados como los dioses del Olimpo”, comentan Montiel y Romero.
 

 01_1500542010_527332

Restauración de 'El jubileo de la Porciúncula', obra de Murillo, en la sala Murillo del museo de Bellas Artes en Sevilla. / Laura León

El conjunto que Murillo realizó en plena madurez para la iglesia del convento de los Capuchinos de Sevilla, entre 1666 y 1670, puede admirarse siempre casi completo en el Museo de Bellas Artes (16 pinturas). Y la gran novedad es que la obra El jubileo de la Porciúncula, que pertenece al Wallraf-Richartz Museum de Colonia, ocupará el lugar preferente en el altar de la iglesia del museo, hoy sala de exposiciones, a partir del 28 de noviembre.

“El conjunto está considerado como una de las obras cumbre del artista. Murillo se revela como un auténtico maestro pintando alla prima [sin boceto premio], con mucha soltura. No usa el dibujo de contorno apretado, es el momento de las texturas, de la variedad en la pincelada, con una pintura ya muy vaporosa que augura el rococó”, explica Valme Muñoz, directora del Museo de Bellas Artes de Sevilla.

“Estamos restaurando la Porciúncula en la sala de la iglesia, a la vista del público a través de una ventana, y hemos conseguido el préstamo de la obra por 10 años, lo que brinda una oportunidad única de reunir uno de los ciclos pictóricos más significativos del Barroco español”, explica Muñoz.
 

 03_1500542126_615141

Cena al aire libre en el restaurante La Mata, en Sevilla. / L. León

“Lo peor que le ha ocurrido a Murillo es que el nacionalcatolicismo lo utilizó políticamente porque su pintura es muy directa y llega a las clases populares, y eso ha ido en menoscabo de su producción”, afirma Benito Navarrete, historiador del arte y comisario de la muestra Murillo y su estela en Sevilla, que se abrirá en el Espacio Santa Clara el próximo 5 de diciembre, en la que se analizará la repercusión de los modelos murillescos en discípulos e imitadores.

Como anticipo, la Fundación Focus organizó en el hospital de los Venerables a principios de año Velázquez. Murillo. Sevilla, una muestra que fue comisariada por Gabriele Finaldi, actual director de la National Gallery de Londres y antes director adjunto del Museo del Prado. Se dice que Velázquez introdujo en la corte de Felipe IV a su paisano, 18 años más joven, pero de su encuentro no hay ninguna certeza. “Las fuentes dan por hecho que Velázquez y Murillo tuvieron una relación de cordial amistad. Documentalmente solo nos consta que Murillo hizo un viaje a Madrid en 1658. Personalmente, no dudo de que se conocieran en esta ocasión, siendo Murillo el pintor más famoso de Sevilla y Velázquez el de España, y lo más probable es que se admiraran”, afirma Finaldi. Y añade: “Lo más probable es que se conocieran desde antes de esa visita. Velázquez adquirió obras de arte para la colección real cuando viajó a Italia por encargo de Felipe IV. Pero no consta que el rey tuviera ninguna obra de Murillo”.

“Realmente Antonio Palomino [coe­táneo de Murillo y autor de su biografía dentro del tratado El Parnaso español, pintoresco y laureado] dice haber oído que Carlos II al ver una Inmaculada de Murillo en Madrid quiso que fuese el pintor a servirle, y el artista, que vivía en Sevilla, se excusó diciendo que era ya muy mayor. Pero tampoco lo da por una información del todo cierta”, añade Finaldi.

Así que después de tanto análisis, aunque su vida siga siendo un misterio, nadie se atreverá a decir: “¿Murillo?, Sí, el de las estampitas de la comunión y las cajas de membrillo”.


Publicado por EL PAÍS el 31 de marzo de 2017
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Jueves, 20 Julio 2017, 10:17; editado 1 vez 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO (Bartolomé Esteban Murillo) 
 
Hemos heredado este cuadro de Murillo, un San Antonio de Padua y tenemos dudas sobre si será o no original.

Un escritor describe la existencia en 1800 de un cuadro de Murillo que concuerda con el cuadro, y no hemos encontrado en ningún lado otro similar.


Comparto la foto que le tomé ayer.

La imagen NO cumple las normas de tamaño
 



 
Ricardo Tapia Enviar mensaje privado
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO (Bartolomé Esteban Murillo) 
 
Ricardo Tapia, bienvenido al foro. He reducido tu foto a un tamaña al que se pueda apreciar en su totalidad, tu imagen es excesiva.


 000_1492371031_646291

Evidentemente el cuadro está muy mal conservado, y la foto tampoco ofrece calidad. Creo que deberías asesorarte de algún especialista de tu lugar de residencia para que te asesorase



 

Suerte.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 3 de 4
Ir a la página Anterior  1, 2, 3, 4  Siguiente



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario