Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Post new topic  Reply to topic 
Page 4 of 4
Goto page Previous  1, 2, 3, 4
 
EL GRECO
Author Message
Reply with quote   Download Post  
Post Re: EL GRECO 
 
El desahogo de El Greco, de su puño y letra


La fundación del artista y la Biblioteca Nacional compran un ejemplar de las ‘Vidas’ de Vasari anotado por el pintor



 1418929687_533287_1418930140_noticia_normal

Anotaciones de El Greco en los márgenes de las 'Vidas', de Vasari. / ULY MARTIN

Especial de EL GRECO

Cuentan que durante una tórrida tarde de verano de 1586 el arquitecto y pintor italiano Federico Zuccaro charlaba y discutía de arte en su casa de Toledo con el griego Doménikos Theotokópoulos. En un momento de la conversación, Zuccaro alcanzó de una estantería de su biblioteca uno de sus libros favoritos, leído y con anotaciones, y se lo regaló a su invitado. Se trataba de Las vidas de los más excelentes pintores, escultores y arquitectos, de Giorgio Vasari, considerado oficialmente como el primer gran tratado de arte (1550). El Greco no se separó del libro hasta que al final de su vida se lo regaló a su discípulo favorito, Luis Tristán, quien también lo llenaría de anotaciones

Sobre los amplios márgenes del libro y entre los espacios abiertos entre párrafos, El Greco fue anotando con letra elegante y apretada sus opiniones sobre cada uno de los pintores tratados por Vasari junto a ideas y criterios que defendía con pasión sobre el arte. Son más de 20.000 palabras que en sí forman la semilla del conocimiento de El Greco, la información más directa y completa de la que se dispone sobre el artista. Después de un largo viaje por las manos de diferentes propietarios, este auténtico tesoro bibliográfico se encuentra en la Biblioteca Nacional de España gracias a una operación entre la propia Biblioteca y la Fundación El Greco que cierra así todo un año dedicado a festejar el cuarto aniversario de la muerte de uno de los artistas más influyentes de todos los tiempos. Los últimos propietarios del libro eran los herederos de Xavier de Salas, exdirector del museo del Prado, quien lo había adquirido a finales de los setenta en un mercadillo londinense. Biblioteca Nacional y la Fundación han pagado 300.000 euros a Christie’s España por la adquisición.

Gregorio Marañón, presidente de la Fundación El Greco, no puede estar más satisfecho ante la adquisición del libro de Vasari. “Es esencial para conocer los criterios artísticos de un pintor del que hace un siglo no disponíamos apenas de información personal. En 1914 era, ante todo, un mito literario y artístico. Sólo estaban localizados 15 documentos en lugares dispersos. A lo largo de este siglo se han encontrado más de 600 documentos adicionales. Yo mismo encontré este verano dos que son extractos de liquidaciones con su banquero y por ellos sabemos cómo operaba con sus cuentas, y en las últimas semanas han aparecido otros dos, en el archivo de la Catedral de Toledo, que son un extracto del pago que recibió por el marco y los dorados de El expolio”. Marañón, que había editado las notas del Greco al Vasari en 1992 desde la Real Fundación de Toledo, se muestra “particularmente contento con poder contribuir ahora a esta adquisición para la Biblioteca Nacional”.

Son notas para sí mismo. No para ser leídas por otros. Pone a caldo a la mayor parte de los artistas. En resumen, podría decir que exalta lo florentino y lo romano y manifiesta su más profundo desprecio por lo veneciano

¿Y qué es lo que cuenta con esa escritura estilizada y trabajada llena de errores lingüísticos? Fernando Marías, conocedor al detalle de esta obra y uno de los mayores expertos mundiales en la obra de El Greco, resume diciendo que no deja títere con cabeza. “Son notas para sí mismo. No para ser leídas por otros. Pone a caldo a la mayor parte de los artistas. En resumen, podría decir que exalta lo florentino y lo romano y manifiesta su más profundo desprecio por lo veneciano. Da también una visión muy negativa de lo español. Dice que están engañados, que no saben, que solo valoran el granito... Sus notas son un desahogo general y una especie de fichas para un posterior tratado que proyectaba escribir con su hijo, pero que nunca se llegó a hacer”.

Ana Santos, directora de la Biblioteca Nacional, considera esencial la adquisición. “El hecho de que El Greco tuviera entre sus manos este ejemplar, lo leyese, subrayase y anotase profusamente en sus márgenes significa que también fue para él una obra determinante en su evolución como pintor. Añade Santos que la BNE conserva otra obra también anotada por El Greco, Los diez libros de arquitectura de Vitruvio. “Las anotaciones de ambos ejemplares se complementan de forma excepcional y nos dan a conocer qué es lo que opinaba El Greco sobre teóricas pictóricas o sobre determinados artistas. Son fundamentales para conocerle mejor”.

Fernando Marías afirma que el conjunto formado por las obras de Vitrubio y de Vasari con las anotaciones de El Greco forman un documento único sobre el artista. “Son los testimonios más directos de los que disponemos”.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: EL GRECO 
 
Hoy he visto una exposición temporal magnífica en el Palacio de Comunicaciones, en El CentroCentro Cibeles, actual ayuntamiento de Madrid. Donde desde hace tres años se están exponiendo colecciones privadas de las más importantes de España. En este caso se muestra la colección de Juan Abelló ver vídeo que cuenta con numerosas obras extraordinarias, dignas de figurar en un museo de primer orden.

En la muestra había un grego dándonos la bienvenida.



“La estigmatización de San Francisco”. El Greco. Colección Abelló.

La obra en esta muestra pretende ser un homenaje al Griego de Toledo cuando yaacaban de finalizar los actos conmemorativos del IV centenario de su muerte.

Es una obra temprana del pintor, hacia 1580, y aunque realizada en Toledo –en el mismo año que pinta “El entierro del señor de Orgaz”- parece no haberse desprendido aún de su etapa italiana. En cualquier caso un cuadro interesante de un tema sobre el que El Greco volvería muchas veces más.

manuelblasdos.blogspot.com.es


 

Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: EL GRECO 
 
El simbólico retorno de un fusilado junto a unos cuadros de El Greco

El nieto de Julián Zugazagoitia, ministro represaliado de la República, recibe un premio por haber prestado dos cuadros del pintor para su IV centenario



 00_1428485151_790345

El escritor, periodista y exministro de la Gobernación Julián Zugazagoitia, en una imagen de los años treinta.

Probablemente, cuando Julián Zugazagoitia pronunció su discurso de agradecimiento en Toledo el pasado 27 de marzo como premiado por haber prestado una pieza clave de El Greco para una de las exposiciones del IV Centenario del pintor, pensó en su abuelo. El nieto de quien fuera socialista y ministro de la Segunda República, es hoy un mexicano convertido en director del Museo Nelson-Atkins, en Kansas City, que normalizaba en un acto presidido por la Reina Sofía viejos traumas de vidas rotas por la guerra.

No hizo mención del caso, pero Zugazagoitia lo llevaba muy adentro. España era la casa de sus antepasados. Toledo, el lugar donde un día convivieron varias razas, tres cultos y un genio que dio forma a la ‘Magdalena’ y al ‘Fraile trinitario’ cedidos por su museo y, en el caso de la primera, recién restaurada para la inmensa celebración de 2014 en torno al artista.

    En casa no se hablaba del destino del abuelo. Preferían asentar nuevas raíces en los lugares donde fuimos a parar”

Julián lleva en su sangre el baño de diversas culturas: “Soy una curiosa mezcla de judío, vasco, mexicano, alemán, francés…”. No le tiene miedo a explorar identidades ni a desafiar los silencios de un trauma que presidió durante años la vida familiar. “En casa no se hablaba del destino del abuelo. Preferían asentar nuevas raíces en los lugares donde fuimos a parar”, comenta Zugazagoitía, nacido en la Ciudad de México, hace 50 años.

Tampoco teme a los viajes sin retorno. Como el que un día emprendiera su familia, de Madrid a París, de Francia a América, de México a Estados Unidos, donde aún conserva el reloj que su abuelo, el primer Julián Zugazagoitia, ministro de Gobernación durante la guerra, se quitó de la muñeca para que se lo entregaran a su hijo -padre de Julián y segundo en la línea familiar con el mismo nombre- el día que lo fusilaron junto a las tapias del cementerio de la Almudena. Alguien, después, lo enterró en el cementerio civil de Madrid, bajo una lápida que simula un libro cruzado con su nombre y que es uno de los misterios sin descifrar de la familia. “¿Quién la pagó? No lo sabemos”, comenta el descendiente.

¿Su delito para ser pasado por las armas un gélido 9 de noviembre de 1940? Haber pertenecido a un Gobierno legítimamente constituido. O ser fiel a Juan Negrín, jefe del ejecutivo; como también a Azaña, presidente de la República o a Indalecio Prieto, quien le inspiró para militar en el socialismo cuando era un joven bregado por las huelgas y criado junto a las fundiciones en un Bilbao convulso a principios del siglo XX.

También, quizás, escribir un libro que sabía, “no le va a gustar a nadie”, como él mismo dijo. Se trata de ‘Guerra y vicisitudes de los españoles’, una de tantas obras de este escritor, periodista y político, biógrafo de Pablo Iglesias y pilar de la novela social que se desarrolló décadas después en España. Su crónica de los últimos días fue publicada por entregas en ‘La vanguardia’, de Buenos Aires, y concebida mientras estuvo refugiado en Francia hasta que en julio de 1940, unos oficiales de la Gestapo alemana irrumpieran en su domicilio para llevárselo.


 fraile_trinitario

Fraile trinitario con lentes, de El Greco. 1608-14. The Nelson-Atkins Museum of Art, Kansas City. USA.


Años después, Tusquets reunió todos aquellos escritos en un volumen editado por otro de sus nietos, José María Villarías Zugazagoitia, según Julián, “el historiador de la familia”. El estudioso Santos Juliá asegura que se trata de una de las memorias más fascinantes y útiles para los expertos de aquella época. Una obra escrita con el peso de la verdad de los hechos, para generaciones futuras, sin cuentas, con la franqueza de quien busca una explicación precisa de cada acontecimiento. “De manera consciente se apartó de todo propósito polémico y cuestión apologética”, comenta Juliá en el prólogo.

“Yo no soy, ni puedo ser, un historiador. Soy un periodista que descubre sus observaciones y sus notas, por si tienen alguna utilidad para quienes hagan, serena y fríamente, la historia”, escribía Julián Zugazagoitia en ‘Guerra y vicisitudes de los españoles’. Dejaba así clara su intención de apartarse de toda pasión cainita, que decía él.

Pero no fue algo que pudiera evitar para sí mismo. Cuando en la Francia ocupada, los alemanes lo secuestraron para entregarlo a las autoridades españolas, intuyó la gravedad de su destino. Los compañeros en el exilio habían comenzado ya su huida, principalmente al México de acogida en el periodo de Lázaro Cárdenas.

También su mujer y sus cinco hijos lo harían después, cuando abandonaron toda esperanza de recuperarlo con vida. De poco serviría que durante su mandato hubiese hecho lo posible –con éxito- por salvar a varios escritores amigos y simpatizantes del otro bando, como Wenceslao Fernández Flórez o Rafael Sánchez Mazas.

   Lo acusaron de “ser persona destacadísima de las políticas desarrolladas en España antes y después del glorioso alzamiento nacional”

O que el cuñadísimo de Franco, Serrano Suñer, germanófilo, urdidor y hombre fuerte en la sombra del régimen para limar las asperezas políticas y diplomáticas que tanto estorbaban al dictador, sintiera un sincero respeto y simpatía por él.

Comenta Juliá, que Serrano Suñer lo consideraba “una de las personalidades más respetables del socialismo, buen escritor y hombre de gran inteligencia, con una vida noble, uno de los espíritus más finos del partido al que pertenecía”.

Nada, en suma, pudo evitar que lo presentaran ante un consejo de guerra, lo acusaran de “ser persona destacadísima de las políticas desarrolladas en España antes y después del glorioso alzamiento nacional”, aparte de haber escrito diversos artículos que llamaban, según ellos, a la rebelión.

Condenado a priori, detenido en julio y juzgado en septiembre, el día que le llamaron para ser fusilado, terminaba un cuento marinero para sus hijos. Su nieto Julián cuenta que de los objetos personales que conserva de su abuelo, guarda como un tesoro, aparte del reloj y una plumas Schiffer, un barco que luce hoy en su despacho de Kansas City. El símbolo de que toda su familia no ha dejado de navegar y atracar en distintos puertos hasta hallar la paz necesaria.


 magdalena_penitente_de_el_greco_the_nelson_atkins_museum_of_art_kansas_city_usa

'Magdalena penitente', de El Greco. 1580-85. The Nelson-Atkins Museum of Art, Kansas City. USA.



Fuentes: elpais.com, es.wikipedia y artehistoria.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: EL GRECO 
 
El Greco y la capital de Sefarad


Un único museo con toda la obra del artista multiplicaría el atractivo de Toledo




 00_1429259792_788857

Exposición 'El Greco Arte y Oficio' en el Museo de Santa Cruz en Toledo. / Bernardo Pérez (EL PAÍS)

La conmemoración del cuarto centenario de la muerte de El Greco en Toledo ha supuesto uno de los grandes éxitos de la ciudad de las tres culturas en sus dos mil años de historia. Miles de personas han visitado las dos magnas exposiciones de obras del cretense en el Museo de Santa Cruz y la obra dispersa en otros lugares emblemáticos de la ciudad. La eclosión cultural y el fluir de las visitas han enriquecido sobremanera a todo el entramado comercial que tiene que ver con servicios al turismo, esa industria limpia y no deslocalizable.

El 2014 ha dictado su lección: El Greco y Toledo son un foco de atracción si el foco está bien diseñado, construido e iluminado, es decir, si El Greco se ofrece de manera atractiva en un espacio singular que pueda albergar simultáneamente un alto número de personas y si, además, se reúne la suficiente obra para que esa atracción tenga poder por sí misma y no suponga un peregrinaje para el visitante.

Toledo sabe que se conformaría la colección unitaria de obras del Greco más importante del mundo con el agrupamiento en una sola y en un solo espacio de las dos que se encuentran ahora en el Museo del Greco y el Museo de Santa Cruz, ambos gestionados por la Administración pública. Esta suma de obras del cretense en un solo espacio, un único Museo Nacional del Greco, supondría, con la gestión adecuada, multiplicar la capacidad de llamada que ya de por sí tiene el nombre del pintor y la ciudad que lo acogió. Esta propuesta museística bien podría seguir la estela de éxito de lo acaecido en 2014, el año de los fastos del centenario.

Una ciudad que progresa y que quiere desarrollar su mayor potencial turístico tiene que tomar decisiones de progreso y no volver al caparazón inmovilista de los siglos y a la quietud que mira lo decimonónico con esa plegaria de asustadizos que es “virgencita, virgencita, que me quede como estoy”.

No es El Greco el único foco de luz que destella en Toledo. Hay otro tan potente o más que el que se eleva del universo del cretense. Toledo es la capital de Sefarad, es la Jerusalén de Occidente, tiene una judería hermosísima y en ella una joya sin parangón: la sinagoga de Samuel Leví, hoy llamada del Tránsito, junto a otra no menos hermosa, la sinagoga de Santa María la Blanca. Sin embargo, en ese entorno falta algo que contextualice, atraiga y retenga; es necesario un verdadero Museo de la Cultura Judía. Este gran foco judaico en el Toledo/Sefarad sería un verdadero imán para riadas de personas de todo el mundo que se mueven siguiendo el hilo de esta cultura milenaria. De nuevo el turismo como creador de riqueza en el entramado de la industria limpia no deslocalizable.

Las ciudades no pueden echarse una manta a la cabeza y reposar, tienen que desarrollar ideas razonables e innovadoras que sirvan para mejorar y progresar. Toledo tiene tan gran potencial que la dificultad de desarrollo solo estaría en la cerrazón de las personas, en los miedos atávicos y en una ancestral falta de altura de miras del conjunto de liderazgos económicos, políticos y sociales. Para avanzar, lo primero es tener la voluntad de hacerlo. Si en Aviñón no hubiera habido una persona, Jean Vilar, a la que se le ocurrió crear un escenario en el Palacio de los Papas y luego en otros lugares de la ciudad e inventar el Festival de Teatro, hoy sería una ciudad visitada con moderación, pero no la ciudad boyante que vive de un festival mundial de teatro que dura meses y que es un centro de creatividad de referencia universal. Si Bilbao no hubiera adecentado la Ría y construido el Museo Guggenheim y el Palacio Euskalduna de Congresos y de la Música, seguiríamos yendo alguna vez al Bocho; sin embargo, la ciudad hoy es lugar de peregrinación para gentes de todo el mundo. Si Florencia, ciudad muy pareja a Toledo, no hubiera sido una ciudad de ideas y de hechos, no habría pasado de ser una ciudad turística de un día a serlo de tres. Lo mismo podríamos decir de Lucerna o de Edimburgo. Toledo tiene muchos ejemplos donde mirarse y debe hacerlo.

La lección de El Greco 2014 debe servirnos para pensar en esa identidad esotérica, mítica y quimérica, tradicional y trascendente que se acurruca en el quietismo y, a su vez, para construir un proyecto cívico cultural moderno, social y democrático, deudor de la apertura de la Escuela de Traductores de Toledo, en donde la cultura, la tolerancia y el progreso fueron una verdadera palanca de cambio positivo.

El horizonte está abierto. La utopía no es algo inalcanzable. El Toledo del siglo XXI es posible. ¡Hagámoslo!


Por Antonio Illán Illán / elpais.com (Antonio Illán, es poeta y catedrático de Enseñanza Secundaria de Lengua Castellana y Literatura).
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: EL GRECO 
 
Ansorena subasta una miniatura del Greco


El cuadro es un retrato del canónico Francisco de Pisa

Se trata de la primera miniatura del artista que sale a subasta




 retrato_de_francisco_de_pisa_realizado_por_el_greco_en_1610

'Retrato de Francisco de Pisa', realizado por El Greco en 1610.

El cuadro de El Greco 'Retrato de Francisco de Pisa', uno de los personajes de 'El entierro del Conde Orgaz', sale a subasta gracias al trabajo de la Casa Ansorena. La estimación de esta obra es de 450.000 euros, aunque su carácter único podría sobrepasar el precio inicial, ya que sólo se conocen tres miniaturas en todo el mundo que hayan sido pintadas por este artista. Las otras dos pertenecen al Hispanic Society de Nueva York y al Rosenbach de Philadelphia, pero ésta es la primera en salir a subasta.

Paloma Díaz de Aguilar, Directora de Subastas y especialista en Pintura Antigua, afirma que el cuadro ha sido fácil de autentificar debido a los numerosos registros y documentaciones que se han podido encontrar. "No ha existido ningún problema a la hora de verificar la autoría del cuadro, se han realizado todas las consultas pertinentes y también hemos tratado la documentación que ha ido acompañando al cuadro con el paso del tiempo. Ha sido una maravilla poder tratar con este material", afirma.

Francisco de Pisa (1534-1588) fue un canónico mozárabe, teólogo, historiador y cronista de su tiempo. Su amistad con Doménikos Theotokópoulos, el Greco, fue el principal motivo que llevó al talentoso artista a plasmar este rostro, ahora inmortal. La obra, fechada en 1610, está hecha en papel sobre madera y cuenta con unas medidas de 9,5 x 8,5 cm. "Al ser concebida para un círculo íntimo, hay una sensibilidad distinta a los retratos oficiales. El Greco modeló la cara de Pisa con pequeñas pinceladas y utilizó un fondo neutro para destacar su mirada" explica Díaz de Aguilar.

En el primer catálogo del Greco realizado por Cosío a principios del siglo XX ya figuraba esta miniatura. En el 2014, con motivo del quinto centenario del pintor, la obra fue expuesta en el Museo de Santa Cruz de Toledo y en el Museo Benaki de Atenas. Autores especialistas en el arte como Juan Moradera y Esteban, Paul Lafond, August L. Mayer, José Camón Aznar o Nicos Hadjinicolau han estudiado esta pieza.
Publicidad

La trayectoria histórica del cuadro lo sitúa en muchas manos distintas. Se cree que su procedencia original estaba en el Beatario de Santa Ana en Santo Tomé fundado por el propio Pisa y que luego fue ubicado en el Convento de las Benitas de Toledo. La obra fue obtenida por el Marqués de la Vega Inclán en 1907, un apasionado de la obra del artista que quería fomentar el turismo en España. El retrato del teólogo, finalmente, fue regalado a Gregorio Marañón pasando después a sus descendientes.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: EL GRECO 
 
El juez obliga a devolver el ‘greco’ y el ‘goya’ de Muñoz Ramonet en un mes


Una nueva sentencia establece una multa de 2.000 euros semanales hasta que los cuadros vuelvan a Barcelona




 00_1447096714_166852

Imagen captada de la Guardia Civil, cuando la obra de El Greco y de Goya que desaparecio de la casa de Julio Muñoz Ramonet, fueron recuperados en 2011.

Suma y sigue. El pleito entre las cuatro hijas del industrial Julio Muñoz Ramonet y el Ayuntamiento de Barcelona continúa en los juzgados con una nueva sentencia, como las anteriores, a favor de la ciudad. El pasado jueves el Juzgado de Primera Instancia número uno de Barcelona acabó con cualquier duda sobre a quién pertenecen dos de las obras más importantes del legado que Muñoz Ramonet dejó a los barceloneses cuando murió en 1991 y que todavía no se ha cumplido por la fuerte oposición de las hermanas. Según el juez, La Anunciación de El Greco y La aparición de la Virgen del Pilarde Francisco Goya, dos obras que han sido valoradas en siete millones de euros, han de estar en manos del Ayuntamiento en el plazo de un mes y, en todo caso, da un plazo de diez días para que se informe si los cuadros han cambiado de ubicación.


 000_1447096793_759767

La Anunciación" de El Greco, una de las dos obras que han de entregar las hermanas Muñoz Villalonga, hijas de Muñoz Ramonet.

En el caso de que no sea así, el juez asegura que se entenderá que continúan en el lugar del depósito realizado por los agentes de la Guardia Civil en 2011, que no es otro que la vivienda de la fotógrafa Isabel Muñoz Villalonga, una de las hijas. Si pasado el plazo no se entregan estos cuadros, “podrá ejecutarse la entrada autorizada en la presente resolución por vía de auxilio judicial”. Además, la justicia establece multas coercitivas a Culturarte, la empresa de las hermanas, de 2.000 euros por semana hasta que los cuadros queden a disposición del juzgado.

Esta resolución se produce tras un primer auto de 24 de julio de 2014 en la que el juez obligaba a devolver los cuadros también en un mes, advirtiendo que en caso contrario podría pedir el auxilio de la fuerza pública. Pero no se ejecutó la devolución porque entre medias se cruzó otro pleito sobre quién era el verdadero dueño de estos dos cuadros: Las hermanas Muñoz VillalongaRamonet y su empresa Culturarte o Manuel Castelo, hijo de Jesus Castelo, el marido de Isabel Muñoz, que se los había dejado al morir en herencia. Un asunto que se acabó dirimiendo un juzgado de Alcobendas donde se había presentado una denuncia de Isabel Muñoz contra su ex marido por el robo del greco, el goya y alguna obra más que acabaron recuperadas en abril de 2011 dentro de la operación Creta.

Este último auto destaca “la contradictoria conducta de Culturarte en el proceso, en el que interesa un pronunciamiento de dominio respecto de los cuadros y al mismo tiempo aporta documentos en sentido contrario”. El juez destaca además, que se han mantenido hasta cinco tesis distintas: que las obras son de Culturarte; de Jesús Castelo por compraventa y luego por préstamo; de Manuel Castelo Muñoz su hijo como donatorio o como heredero. También precisa que la sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona de 2009 dejó claro que en vida de Muñoz Ramonet no salió “ningún cuadro de los palacios de Barcelona ni se aprobó ninguna venta”, por lo que estos dos cuadros forman parte del legado que pertenece por testamento a Barcelona.

El pleito por el magnifico legado artístico entre las hijas de Muñoz Ramonet y el Ayuntamiento comienza en 1995, cuatro años después de la muerte del industrial en Suiza. Fue entonces cuando el Ayuntamiento, tras publicarlo EL PAÍS se enteró de su herencia, ya que las hijas lo habían ocultado y lo había impugnado. El legado consistía en un palacete de la calle Muntaner y todo su contenido, en concreto más de mil obras de arte firmadas por grandes maestros de la pintura como Fortuny, Goya, El Greco, Sorolla, Rembrandt, Murillo, Zurbarán, Mengs, Monet, Berruguete, Carreño de Miranda, Corot, Delacroix, Renoir, Ribalta, Tiepolo, Tiziano, Zuloaga, y un largo etcétera.

Después de casi dos décadas de litigios el Ayuntamiento tomó posesión del palacete y al entrar descubrió lo que ya se imaginaba. En su interior habían desaparecido las grandes obras y solo quedaban otras de menor valor. Tras un inventario se determinó que habían desaparecido 853 objetos y obras de arte.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: EL GRECO 
 
Un viaje por el ADN de El Greco

Carmen Garrido firma el estudio técnico de la obra del artista a partir de 34 cuadros y fruto de 30 años de investigación



 00_1452858151_321763

'El caballero de la mano en el pecho', en la exposición 'El griego de Toledo'. / Gorka Lejarcegi

Tan productivo como innovador, Doménikos Theotokópoulos, El Greco (Candía, Creta, 1541 - Toledo,1614) pintó mucho a lo largo de su vida. Alrededor de 320 obras, aunque un centenar desaparecieron o están perdidas. Entre las que están localizadas, unas 70 han salido directamente de la mano del artista. Las demás, sin ser ni mucho menos falsas, cuentan con participación de su escuela, de su hijo o de sus aprendices. El Prado, con su soberbia colección de grecos, a lo largo de los últimos 35 años, ha visto desfilar por su taller de restauración y salas de exposiciones, más de 150 obras que han sido estudiadas en su Gabinete de Documentación Técnica. Elegidas por su incuestionable pureza, 35 de esas obras forman parte del Estudio Técnico de la obra del artista que ayer presentó el museo con toda la solemnidad de las grandes ocasiones. Dirigido por Carmen Garrido (Madrid, 1947), y realizado en colaboración con Jaime García-Maiquez, el libro sirve de colofón de todo un año dedicado a conmemorar el cuarto centenario de la muerte del artista.

José Pedro Pérez-Llorca, presidente del Patronato del museo, destacó que los 30 años de investigación del museo sobre la obra de El Greco coinciden con el tiempo durante el que Carmen Garrido ha dirigido el citado gabinete. Jubilada desde hace dos años, la investigadora ha proseguido con su trabajo hasta poder presentar un auténtico ADN de la pintura de El Greco.

Gregorio Marañón, presidente de la Fundación El Greco 2014, afirmó que el minucioso trabajo de Garrido es un viaje al corazón de la alquimia con la que el Greco realizó su genial obra. “No queríamos quedarnos solo en las exposiciones extraordinarias que le hemos dedicado el pasado año. Queríamos ir más allá y por eso, además de los cuatro catálogos de las exposiciones hicimos el simposium en el Thyssen. Ahora presentamos esta obra fundamental y anuncio que el catálogo razonado que preparaba José Alvarez Lopera cuando murió será rematado por Leticia Ruíz. Esperamos que el texto se pueda presentar en un par de años”.

De detallar la guinda del pastel del Año Greco, en palabras de Miguel Zugaza, director del Prado, se ocupó una emocionada Carmen Garrido. Desde el atril del Auditorio y mientras se proyectaban obras completas y fragmentos del artista al que la experta ha dedicado toda su energía. Carmen Garrido empezó explicando que en cada uno de los detalles se aprecia el talante innovador de El Greco, un artista que es pura técnica. Como anécdota contó que de las más de 50.000 refrectografías realizadas en el Gabinete de Documentación, la primera era, precisamente, de una obra de El Greco. “Es un pintor al que siempre se le ponían peros debido a su técnica. Y así fue hasta el XIX, cuando fue reivindicado por los artistas”.

Garrido argumentó que el trabajo ha consistido en mostrar un conocimiento en profundidad de la técnica de El Greco a través del análisis de los soportes que utilizó, de su creatividad y dominio en el uso de los pigmentos, su peculiar manera de mezclarlos y de la ejecución de sus complicadas composiciones. En estos años, Garrido ha recorrido cada uno de los puntos esenciales que albergan obra del artista y ha revisado al detalle cada documento y prueba relacionadas con la obra.

Garrido ha recorrido cada uno de los puntos esenciales que albergan obra del artista y ha revisado al detalle cada documento y prueba relacionadas con la obra

En esos viajes para contemplar los hitos de la producción de El Greco, ha visto en persona los primeros iconos de su etapa cretense, como el San Lucas pintando el icono de la Virgen del Museo Benaki en Atenas y ha recorrido las huellas italianas del artista hasta su llegada a Toledo. En la parte del libro dedicada a España se anañizan todos los géneros pictóricos en los que trabajó. Desde el retrato hasta los cuadros devociones o los grandes retablos incluyendo las obras inacabadas.

La filosofía que persigue el libro es contar al detalle como pintaba el Greco. Y, en contrapartida, como no pintaba. En esta segunda parte, según la autora, cabe entender todas esas obras en las que El Greco participó pero en las que el taller, su hijo o sus seguidores tuvieron un peso notable. “Cuidado que no hablanos de obras falsas”, señala Garrido, “sino de pinturas en las ha habido otras manos junto a la suya o siguiendo sus instrucciones”.

 
elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: EL GRECO 
 
Estudio


El Greco ante la máquina de la verdad


Carmen Garrido, la profesional del Prado más íntima del artista, escribe un análisis científico de 34 de sus obras



 00_1452954920_572154

Lunático, manierista, místico y barroco. El Greco lo fue todo y fue nada, dependiendo de la época desde la que se le mira. Fue el de los «crueles borrones» para Francisco Pacheco. «El dios de la pintura» para Warhol. Fue el rojo. Fue el movimiento y la precisión del instante. Pero, sobre todo, fue técnica, a la vez, y la aparente falta de ella.

En 2014 se celebrará el centenario de su muerte y Carmen Garrido, antigua conservadora del Museo del Prado, celebrará 30 años estudiando «sus secretos». Algo que ahora recoge en El Greco pintor. Estudio técnico, una publicación que aúna todas las conclusiones que Garrido, con la ayuda de su colega en el museo Jaime García-Máiquez y el Gabinete de Documentación Técnica del Prado han realizado basándose en más de 150 obras del pintor. Casi 500 páginas que estudian los soportes que utilizaba Theotokópoulos, su manejo de los pigmentos, su forma de mezclarlos y la composición de sus cuadros.

«Su uso del color, de las transparencias, de esos borrones que crean espacio... Parece fácil porque él consiguió que lo pareciese», asegura Garrido. «Tiene dos maneras de hacer cada cosa», dice refiriéndose a su precisión en los dibujos preliminares de algunos de sus retratos y a la falta de ella en otros, a sus anatomías realistas y a sus toques abstractos, a sus grandes y a sus inmensos. En este libro, muchas de las 34 obras seleccionadas para su estudio vienen acompañadas de su radiografía. Imágenes contrapuestas que nos descubren qué era lo que estaba pensado El Greco y lo que surgió sin pensarlo. «Hay rostros que diseñó al detalle y otros en los que apenas se notan las facciones, que dibuja al final del proceso», explica Garrido.

Así, en La Pentecostés podemos ver cómo el Greco imaginó a la Virgen entre dos mujeres y al final cambió a una de ellas por un anciano. También en La Crucifixión modificó las posturas y las dimensiones y cambió la posición de una de las figuras de La Anunciación.

«Hemos analizado su uso del color», comenta Garrido, a la que los análisis les dieron los pigmentos originales que utilizó el pintor. «Además, estudiamos cada pincelada. Una vez, una señora me preguntó qué pinceles usaba el Greco. Usaba todos, desde el más fino hasta la brocha. Al estudiar en profundidad ves que hasta las líneas más pequeñas tienen mucha importancia».

El Greco pintor. Estudio técnico se divide en varios capítulos en función de las distintas etapas, incluyendo la española de 1577 a 1614, la más larga de todas. «Hemos incluido las obras inacabadas. También las imitaciones con sus radiografías, así apreciamos cómo es tan importante la técnica del pintor para conseguir sus resultados».

La idea de indagar, de bucear, de zambullirse en la técnica del Greco impresionó a Gregorio Marañón, presidente de la Fundación El Greco 2014, que quiso materializar el proyecto. «Después de todas las exposiciones que se hicieron durante su centenario, faltaba esto. Esta publicación que muestra la parte científica del pintor, mucho de lo que aquí se cuenta es inédito y queríamos que viese la luz y diese luz a este pintor tan importante. Al conocer todos estos datos su obra es aún más impresionante». Miguel Zugaza, director del museo, añade: «El Greco o es técnica o no es nada».

elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: EL GRECO 
 
El Greco era estrábico y sufrió varios ictus, según un estudio

Uno de los mayores especialistas en el pintor pide revisar la autoría de sus últimas obras



 01_1481879391_441537

Supuesto autorretrato de El Greco, realizado entre 1595 y 1600. VER VÍDEO

El pintor Doménikos Theotokópoulos, más conocido como El Greco, sufrió en los últimos años de su vida varios ataques cerebrales que dejaron huellas en su rostro y en sus capacidades físicas, según un nuevo estudio que ha analizado documentos históricos y su último autorretrato. El trabajo, firmado por Fernando Marías, catedrático de Historia del Arte de la Universidad Autónoma de Madrid, podría obligar a revisar la autoría de los últimos cuadros atribuidos al pintor español de origen griego. Hay millones de euros en juego, si se confirman sus conclusiones.

El nuevo estudio examina el óleo Retrato de un viejo, expuesto en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York y considerado un autorretrato del pintor. El cuadro, realizado entre 1595 y 1600, muestra a un hombre con un ojo más hundido que el otro, con estrabismo, con un probable ojo vago y con el lado izquierdo de la cara más descolgado, según los autores del análisis. Los investigadores también apuntan que el músculo izquierdo de la masticación está atrofiado y el lado izquierdo de la frente está menos arrugado. El Greco, nacido en Creta en 1541 y fallecido en Toledo en 1614, rozaba por entonces los 60 años.

  Los investigadores conjeturan que el pintor sufrió un infarto cerebral alrededor de 1600 y otro ictus en 1608

Para los autores, estos indicios son compatibles con un ictus previo. “Conjeturamos que, a finales del siglo XVI, El Greco sufrió un infarto cerebral del que pudo recuperarse satisfactoriamente y volver al retrato con una evidente negligencia [hemiplejia] del lado izquierdo de la cara”, escriben los investigadores en su artículo, publicado en la revista especializada Journal of the Neurological Sciences. El equipo de Marías incluye a la antropóloga Raffaella Bianucci, de la Universidad de Turín (Italia), y al neurocientífico Otto Appenzeller, de la Universidad de Nuevo México (EE UU).

“En torno a 1600, El Greco sufrió un ictus. Y, alrededor de 1608, otro. Eso es lo que deducimos a partir del análisis del autorretrato y de los documentos”, explica Marías, uno de los mayores expertos mundiales en la obra del artista. El profesor es autor de varios libros sobre la vida del virtuoso toledano, como El Greco, biografía de un pintor extravagante y El Greco en Toledo. Marías aclara que estos presuntos problemas neurológicos y oculares no tienen nada que ver con la llamada “falacia de El Greco”: la teoría descartada hace décadas de que el singular estilo del artista se debía a un supuesto astigmatismo.

El catedrático cita los trabajos previos de Juan Carlos Galende, un historiador de la Universidad Complutense de Madrid que ha inspeccionado los escritos de El Greco. El examen de Galende incluye una petición del pintor, fechada el 16 de enero de 1608, en la que solicitaba 400 escudos al corregidor de Toledo para la ejecución del retablo de la capilla de Isabel de Oballe. “Respecto a la firma, en nada se parece a otras estampadas por el griego, con una rúbrica muy peculiar, en forma aspada”, alertó el investigador, en la revista Archivo Secreto, del Ayuntamiento de Toledo. La firma, “presumiblemente”, fue falsificada.
 

 03_1481879475_578069

Evolución de las supuestas firmas de El Greco, según Juan Carlos Galende. / Archivo Secreto

“A partir de 1608, El Greco deja de firmar y su hijo le falsifica la firma”, explica Marías. Su estudio afirma que aquel año el pintor sufría agrafia, la pérdida de la destreza en la escritura a causa de un daño cerebral, del que se recuperaría parcialmente dos años más tarde. La agrafia, sostienen los investigadores, se asocia a lesiones en el lado izquierdo del cerebro. El ictus de 1600, asociado a una hemiplejia izquierda, habría sido provocado en cambio por una lesión en el lado contrario: en el lóbulo parietal derecho del cerebro.

“Ahora hay que preguntarse hasta qué punto los últimos cuadros atribuidos a El Greco, los de su última década, son suyos o fueron más bien ejecutados por su taller, dirigido por su hijo, Jorge Manuel”, reflexiona Marías. Una de esas obras puestas en entredicho sería precisamente el retablo de la capilla de Isabel de Oballe, hoy repartido por el monasterio de El Escorial, la mansión Dumbarton Oaks (Washington, EE UU) y el Museo de Santa Cruz, en Toledo, que custodia una de las partes más célebres: La Inmaculada. “Este estudio no va a gustar al mercado del arte ni a la historiografía que es indulgente con las atribuciones”, opina el catedrático.

El oftalmólogo Enrique Santos Bueso, del Hospital Clínico San Carlos, en Madrid, es escéptico con las conclusiones del nuevo estudio de Marías y sus colegas. Santos Bueso presentó el año pasado el libro Oftalmología en el Museo del Prado, sobre las enfermedades oculares identificables en los cuadros de la pinacoteca madrileña. Por teléfono, en el descanso entre dos operaciones de cataratas, el especialista afirma que el autorretrato de El Greco “no presenta signos ni de estrabismo ni de ictus”.

"El diagnóstico que realizan en el artículo es un diagnóstico de presunción, sin base científica. Se debería conocer la historia clínica del paciente, algo que evidentemente no es posible", añade el oftalmólogo. En su opinión, lo que se aprecia "objetivamente" en El Greco es un síndrome del sulcus: un hundimiento de la zona del párpado superior debajo de la ceja, debido a la atrofia de grasa orbitaria, un hecho frecuente con esa edad.


 02_1481879492_547972  

Fragmento de La Inmaculada, de El Greco.

Para Santos Bueso, el rostro de El Greco “tiene una asimetría facial que puede tener cualquier persona” y su aparente estrabismo se debe al "leve giro de la cabeza hacia la izquierda". A su juicio, el nuevo estudio se reduce a “elucubraciones”. De quién tenga razón dependerá la autoría del retablo de la capilla de Isabel de Oballe, hoy una pieza de El Greco considerada “la obra maestra de sus últimos años”, según Miguel Zugaza, director del Museo del Prado.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: EL GRECO 
 
El ‘greco’ y el 'goya' de Muñoz Ramonet pueden ir al Prado

El juez decidirá si se depositan en el museo de Madrid o en el MNAC



 01_1484589429_661376
 
'La Anunciación' de El Greco, en una imagen facilitad por la Guardia Civil en 2011. / UCO

El pasado 24 de noviembre el Ayuntamiento de Barcelona confiaba en que los familiares de Julio Muñoz Ramonet, el industrial que en 1991 dejó en herencia a esta ciudad un palacete en la calle Muntaner y la impresionante colección de cientos de obras de arte que había en su interior firmadas por autores como Velázquez, Goya, El Greco, Sorolla, Rembrandt, entre otros, no desobedecieran al juez. Por eso, envió a Madrid, donde viven tres de las cuatro hijas de Muñoz, un furgón apto para transporte de obras de arte y se había pedido que las fuerzas de seguridad lo acompañaran en el viaje de vuelta. Iban a recoger La Anunciación de El Greco y La aparición de la Virgen del Pilar de Francisco de Goya, dos de las obras más destacadas de la colección. Pero la agente judicial se volvió con las manos vacías pese a que Manuel Castelo, nieto del industrial, sabía que llamarían a la puerta de su casa del paseo de la Castellana a las 10.30 para llevárselas. Ahora, el destino de estas dos obras, valoradas en más de siete millones y medio de euros, está en manos de un juez que ha de decidir si obliga a entregarlas para que vuelvan a Barcelona o si acepta la propuesta de la familia de que sea el museo del Prado el que las acoja en depósito.

Nada es fácil en lo relacionado con el legado de Muñoz Ramonet. Jos Prado, uno de los abogados de la familia, explica que el goya y el greco pueden acabar en Madrid ya que no se ha aceptado el ofrecimiento voluntario de Castelo de entregar en depósito las obras al Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), con la condición de que se expongan en sus salas y no vayan al almacén. Según Prado, las obras no están ya en la capital catalana porque no se ha respondido a este ofrecimiento voluntario. Desde el museo barcelonés se asegura que ellos no han recibido ninguna petición formal y que cumplirán “lo que el juez y el Ayuntamiento de Barcelona les diga, tanto si se han de exponer como conservarlas en el almacén”.

“Es una medida dilatoria más de la familia en este largo proceso en el que le sacan punta a todo”, explica Eudald Vendrell, abogado de la Fundación Julio Muñoz Ramonet, creada por el Ayuntamiento en 1995 para reclamar y gestionar el legado. Lo que sí defiende Vendrell es el depósito de las obras en el MNAC, ya que el palacete no reúne condiciones de seguridad, “solo tras ordenarlo un juez como medida cautelar". Según Vendrell, se ha presentado un escrito al juzgado “argumentando que el MNAC no es ajeno a la fundación como asegura la familia ya que el Ayuntamiento forma parte del consorcio que lo gobierna y el pleito y la fundación están en Barcelona no en Madrid”. Desde el museo del Prado aseguran que nadie se ha puesto en contacto con ellos para pedirles que acojan las obras.


 03_1484589440_312585

'La Aparición de la Virgen del Pilar' de Goya, en una imagen facilitad por la Guardia Civil en 2011. / UCO


Próxima demanda

El pleito entre el Ayuntamiento y la familia Muñoz Ramonet por la colección no baja de intensidad. Después de tres sentencias judiciales, la última de marzo de 2012 del Tribunal Supremo, dando la razón a la ciudad de Barcelona en la titularidad de las obras, la familia entregó en 2013 las llaves del palacete (22 años después de fallecer Muñoz Ramonet). El Ayuntamiento comprobó que las obras de arte importantes habían desaparecido y solo quedaban otras de menor valor, iniciándose nuevas demandas y querellas entre las dos partes. La próxima está por llegar. “En cualquier momento el albacea testamentario, el notario suizo Romano Kunz, presentará en el juzgado una demanda contra la fundación municipal asegurando que los activos no se podían entregar a esta fundación porque solo el albacea es el intérprete del legado y solo él podía constituirla”, explica Prado. “Dimos un tiempo al Ayuntamiento para que aceptara la propuesta de integrarse en la nueva fundación junto a los familiares, pero no han contestado”.

Prado, que asegura que el plazo que marca la ley para ejercer el albacea es de 30 años, olvida que tras fallecer Julio Muñoz, las cuatro hermanas impugnaron el testamento de su padre, ocultaron durante años la voluntad de hacer heredera a Barcelona e hicieron renunciar a Kunz como albacea bajo amenazas y tras pagarle 230.000 francos suizos. Además, según el abogado, hasta ahora se ha hecho una lectura errónea del testamento; se ha traducido mal el testamento ya que se ha leído que la fundación se tendría que hacer bajo el “patronato” de la ciudad cuando en realidad “pone patrocinio”; un aspecto que Vendrell ha negado con anterioridad.



La tasación de todas las obras, en dos meses

Mientras continúa el enfrentamiento entre la familia y el Ayuntamiento, el juez encargado de la ejecución de la sentencia que obliga a las cuatro hijas a la entrega del legado —casi un millar de obras de arte—, ante la imposibilidad de recuperar las obras, ha ordenado su tasación a un perito judicial. El experto, con ayuda de los catálogos y listados, está fijando el valor económico de las obras en 1991 y el actual de 2016, ya que las partes tampoco se han puesto de acuerdo en esto. En esta valoración se incluyen las 19 obras que se saben que se subastaron en Madrid y las 14 que están en una finca familiar de Sant Andreu de Llavaneres. La valoración, que estaba prevista que finalizara a finales de 2016, estará terminada, según Vendrell, “en un par de meses”.



Una historia rocambolesca


 02_1484589618_678143
 
Julio Muñoz Ramonet en su casa de la calle Muntaner.

En 2000, Isabel Muñoz (Premio Nacional de Fotografía 2016) presentó una denuncia en un juzgado de Alcobendas (Madrid) denunciando a su marido, Jesús Castelo, por el robo del domicilio conyugal de dos pinturas (una de Goya y otra de El Greco), además de una colección de relojes y joyas. La denuncia quedó sobreseída, pero la investigación policial continuó.

En abril de 2011, después de tener noticia que las obras iban a ser vendidas, las dos pinturas fueron recuperadas en un domicilio de Alicante dentro de la "operación Creta”, pero nadie fue detenido.

Cuando el Ayuntamiento se enteró de la recuperación, pidió que no se devolvieran a la familia, y que en todo caso quedaran como un depósito. Pero al no disponer el juzgado de Alcobendas de instalaciones adecuadas las depositó en casa de Isabel Muñoz, con el compromiso de devolverlas en el momento en el que se acordara la ejecución de la sentencia sobre la posesión de toda la colección.

Tras agotar los plazos, en mayo de 2016, parecía que la entrega era inminente, pero surgió un nuevo actor en esta historia: el nieto del industrial, Manuel Castelo, que aseguraba que él las entregaría, pero que lo tras resolverse un conflicto de propiedad, ya que afirmaba que las obras no eran de su madre ni de sus tres tías (las cuatro hermanas Muñoz Villalonga), sino suyos, ya que los había heredado de su padre Jesús Castelo, el mismo que había sido denunciado en Alcobendas por haberse llevado las obras del domicilio conyugal.

Ahora, el juez tiene que acabar resolviendo estos recursos y demandas. Mientras tanto, y como medida cautelar pedida por el Ayuntamiento de Barcelona, se ha pedido que las obras se depositen en el MNAC, pero podrían acabar en el museo madrileño del Prado.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 4 of 4
Goto page Previous  1, 2, 3, 4



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You can post calendar events