Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 4 de 4
Ir a la página Anterior  1, 2, 3, 4
 
VELÁZQUEZ (Diego Rodríguez De Silva Y Velázquez)
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VELÁZQUEZ (Diego Rodríguez De Silva Y Velázquez) 
 
Velázquez y Murillo, aire de familia

19 obras maestras de los artistas sevillanos se exponen cara a cara en su tierra natal



 00_1478602555_506684

Una mujer ante 'La infanta Margarita de blanco', de Velázquez, en Sevilla. A su derecha, 'Santa Ana enseñando a leer a la Virgen', de Murillo

Los dos nacieron en Sevilla con menos de una generación de diferencia. Diego Velázquez en 1599 y Bartolomé Esteban Murillo en 1617. El autor de Las Meninas abandonó muy joven, con solo 24 años, la ciudad culta y rica que era entonces la capital hispalense para instalarse en Madrid y protagonizar una carrera deslumbrante al servicio de Felipe IV y su entorno. Viajó a Italia en dos ocasiones y se centró en relatos pictóricos cargados de historia y mitología. Murillo, en cambio, desarrolló toda su prolífica carrera en Sevilla centrado en temas religiosos por encargo de las entidades eclesiásticas. No viajó nunca fuera de España y se le suponen algunos viajes a Madrid, aunque no estén suficientemente documentados. Sin embargo, la obra de ambos tiene un aire de familia y unas aproximaciones que, por primera vez, pueden observarse en la exposición Velázquez. Murillo. Sevilla que hoy se abre y podrá verse hasta el 28 de febrero en el Hospital de los Venerables de la capital andaluza. Es un encuentro de 19 obras maestras elegidas por Gabriele Finaldi, director de la National Gallery de Londres. Con esta muestra, la Fundación Focus Abengoa celebra sus 25 años en esta sede, explicó Josep Borrell, vicepresidente de la Fundación Focus y consejero de Abengoa.
Velázquez y Murillo, aire de familia

El proyecto de enfrentar a estos grandes artistas de origen andaluz surgió en la cabeza de Gabriele Finaldi hace unos cuatro años, cuando todavía era adjunto a la dirección de El Prado. Reconoce que en el imaginario del público la obra de ambos puede parecer muy opuesta: Velázquez sería el gran intelectual y Murillo el autor de pinturas religiosas. “Pero esas grandes diferencias están en la obra de madurez de ambos y aquí he querido plantear las aproximaciones entre el joven Velázquez y la obra que dejó hecha en Sevilla antes de irse para no volver nunca más y algunos de los lienzos más conocidos y logrados por Murillo.

La elección de las obras por parte de Finaldi incluye pinturas prestadas por El Prado (cinco), la National Gallery de Londres, el Museo del Louvre, The Wellington Collection, Dulwich Picture Gallery, Kunsthistorisches Museum de Viena, el Museo de Bellas Artes de Orleans, The Frick Collection de Nueva York o el Fondo Cultural Villar Mir.


 10_1478602264_958980

Una visitante contempla parte de la exposición.

La exposición ocupa una sola sala y está concebida para que el espectador pueda comparar las diferencias de tratamiento de ambos ante un mismo tema, para establecer un diálogo. Empieza el recorrido con dos autorretratos. El primero es de Velázquez, fechado en 1623 y procedente del Prado. Con Retrato de un hombre, así se llama, Finaldi reconoce haber tenido la audacia de arriesgarse a certificar que es el propio Velázquez pintándose a sí mismo un año antes de trasladarse a Madrid, antes por tanto de incluirse de fondo en Las Meninas. El retrato que se expone de Murillo, prestado por la Frick Collection, presenta a un artista en un entorno muy distinto al de Velázquez, pero refleja igualmente a un hombre que se sabe poderoso. El rostro de Murillo aparece pintado sobre una losa, una elección que, según explica el comisario, quiere hacer ver que su fama es como la piedra: indestructible y eterna.

Las Inmaculadas como motivo pictórico constituyen el núcleo de la exposición. Dos de las expuestas de Velázquez, que datan de 1619, cuando el pintor tenía veinte años, nunca antes se habían exhibido juntas. Con aire escultórico, la Virgen se aúpa sobre una nube diáfana y tiene aire de modelo real. Poco que ver con la de Murillo, coronada por grupos de angelitos y con predominio de tonos pastel que multiplican la luz de la Inmaculada, un tela de la que Murillo llegó a realizar más de 40 versiones.

El juego de las comparaciones prosigue con La Adoración de los Magos (1619), de Velázquez, junto a la Sagrada Familia del pajarito (1650) de Murillo, ambos del Museo del Prado, donde el comisario asegura que se demuestra cómo ambos empleaban un lenguaje naturalista similar y una paleta de colores comparable, explorando la psicología de las relaciones familiares de manera más contenida Velázquez, y más emotiva Murillo. Aunque es en las pinturas de género donde se pueden ver mayores aproximaciones. De los últimos años de Velázquez en Sevilla se muestra Dos mozos comiendo (circa 1622), un retrato en el que se ve a dos hombres de condición humilde junto a un bodegón de utensilios de cocina. Era, cuenta Finaldi, un tipo de pintura al que Velázquez se dedicaba por afán experimentador, no porque tuviera éxito entre su clientela. Temas puramente sevillanos tratados a su vez por Murillo en dos famosas obras: Niño espulgándose, (de entre 1645 y 1650), Tres muchachos (circa 1670) donde un muchacho negro, seguramente un esclavo, ejemplifica las relaciones sociales y raciales en la Sevilla posterior a la peste de 1649.


 03_1478601327_977081

El comisario de la exposición Gabriele Finald observa la obra 'Santiago penitente de los venerables' de Murillo.


¿Amigos o enemigos?

Las teorías sobre la relación entre ambos artistas son muchas, pero las pruebas documentales son inexistentes. Hay quien asegura que Velázquez alojó en su mansión madrileña al joven Murillo nada menos que durante tres años. Otros, que pudieron tener algún encuentro esporádico. Gabriele Finaldi es escéptico. Mantiene que lo único seguro es que Murillo conoció las pinturas que Velázquez pintó en Sevilla y que pudo tener noticias de otras realizadas con posterioridad: “Sería raro que un pintor que triunfa en la Corte haga hueco a otro más joven, por más que los dos hubieran nacido en la misma ciudad. No es una tendencia humana ni entre artistas ni entre otros oficios. No hay que descartar ninguna teoría, pero si nos atenemos a pruebas científicas el encuentro no se produjo nunca. Ni amigos, ni enemigos”.


 01_1478601231_932529

En la imagen, un visitante observa las obras 'Autorretrato' (i), de Diego Velázquez y 'Autorretrato' (d) de Bartolomé Estéban Murillo.


Autorretratos

La exposición ocupa una sala del edificio y ha sido organizada de manera que el espectador pueda comparar el tratamiento de cada artista ante un mismo tema. El recorrido empieza con dos autorretratos. El primero es de Velázquez y está fechado en 1623. Finaldi reconoce aquí haber tenido la audacia de arriesgarse a asegurar que es el propio Velázquez pintándose a sí mismo un año antes de trasladarse a Madrid y mucho antes de la ejecución de Las Meninas, cuando llega a lo más alto de su carrera y se ha convertido en la personificación de la pintura. El retrato de Murillo presenta a un artista en un entorno distinto, pero también refleja a un hombre que se sabe poderoso. El rostro de Murillo aparece sobre una losa, una elección que, según el comisario, quiere hacer ver que su fama es indestructible y eterna.

Las inmaculadas como motivo pictórico es uno de los núcleos más vistosos de la exposición que forma parte del Año Murillo, organizado por el Ayuntamiento de Sevilla y otras instituciones. Se muestran dos realizadas por Velázquez cuando tenía 20 años, nunca antes expuestas juntas.


El reencuentro de Velázquez y Murillo

Con motivo del 25 aniversario de la Fundación Fondo de Cultura de Sevilla y la celebración del 'Año Murillo' se ha inaugurado este lunes la exposición, la primera gran muestra que conmemora el IV aniversario del nacimiento de Bartolomé Esteban Murillo


 02_1478601291_836814

Esta muestra cuenta con la colaboración especial del Museo del Prado, la Consejería de Cultura y del Ayuntamiento de Sevilla, organizador del 'Año Murillo'. En la imagen, obras de la 'Inmaculada Concepción'.


 04_1478601377_574929

A través de las 19 obra seleccionadas --siete de ellas nunca se han expuesto en Sevilla-- el comisario propone una innovadora reflexión sobre la relación --ideal más que directa-- entre los dos maestros con una serie de cruces y poniendo especial énfasis en los puntos de encuentro propiciados por Sevilla, una ciudad cosmopolita, cultural y devota en la que la pintura era seña de identidad y motivo de orgullo cívico. En la imagen, la obra 'Dos jóvenes a la mesa' (izquierda) de Diego Velázquez.


 05_1478601407_975715

La muestra cuenta con el apoyo de Fundación Cajasol, ABC y Fundación Cruzcampo. En la imagen, obra de Bartolomé Esteban Murillo con el título 'Santa Rufina'.


 06_1478602087_362623

Ambos pintores nacieron en Sevilla con menos de una generación de diferencia, Velázquez en 1599 y Murillo en 1617 y en ese ambiente se formaron como artistas. De izquierda a derecha: 'Las lágrimas de San Pedro' de Velázquez, 'Santiago Apósto'l de Murillo y 'Santo Tomás' de Velázquez.


 07_1478602124_183730

El director de la exposición Gabriele Finaldi ha apuntado que nunca se ha hecho una exposición que una a Velázquez y Murillo, por lo que "puede ser un cosa bastante atrevida", al tiempo que asegura que "cuando se ven reunidas las obras es cuando uno siente que ha merecido la pena verla". Además, el comisario ha mostrado su convencimiento de que ambos artistas se conocieron, aunque "los documentos así no lo digan". En la imagen, obra de Murillo titulada 'Santa Ana enseñando a leer a la Virgen'.


 09_1478602212_838589

La obra 'La Infanta Margarita de blanco' de Diego Velázquez.


 11_1478602331_342412

'La sagrada familia del pajarito', obra de Bartolomé Esteban Murillo incluida en la exposición.


 08_1478602171_399798

La exposición, que abres sus puertas este martes y permanecerá abierta hasta el 28 de febrero, supone en opinión de la directora de la Fundación Focus, Anabel Morillo, la culminación de una línea rigurosa que ha tenido el Barroco como centro de su actividad --artes plásticas, música, seminarios, biblioteca y gabinete de estampas--, algo muy enraizado en la vida cultura de Sevilla, Andalucía y España. En la imagen, las obras 'Adoración de los Reyes' (d), de Diego Velázquez y 'Autorretrato' (i) de Bartolomé Estéban Murillo.


elpais.com / Ángeles García / Paco Puentes
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VELÁZQUEZ (Diego Rodríguez De Silva Y Velázquez) 
 
MUSEO NACIONAL DEL PRADO



Metapintura

Lienzos como espejos


 000_1479151383_812301

Grandes maestros como Tiziano, Rubens, Velázquez o Goya pintaron sobre pintura y sobre sí mismos. Ahora, el Museo del Prado reúne un centenar de obras con el denominador común de la autorrepresentación del arte en la exposición ‘Metapintura. Un viaje a la idea del arte’


Enlace de la exposición
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VELÁZQUEZ (Diego Rodríguez De Silva Y Velázquez) 
 
La misma luz que inspiró a Velázquez y Murillo

El director del Museo Meadows ensalza la muestra que une a los maestros en Sevilla



 01_1479720454_465529
 
Mark Roglán del Museo Meadows y Anabel Morillo de Fundación Focus Abengoa, en la muestra. / JOSÉ ALCEDO

"¿Qué sitio mejor que Los Venerables, donde nacieron los artistas, con la luz que inspiró a ambos?". Formula la pregunta Mark Roglán, director del Museo Meadows de Dallas, y los artistas son Velázquez y Murillo, que desde hace dos semanas conviven en una exposición en el Hospital de Los Venerables de la capital andaluza, lugar donde ambos nacieron.
 
La muestra es una de las joyas de la celebración del Año Murillo que organizan varias instituciones, y desde Texas Roglán ha prestado dos obras del pintor sevillano fundamentales para la exhibición, Santa Justa y Santa Rufina. "Ambas están por primera vez de vuelta a Sevilla y ahora ha ocurrido después de mucho tiempo", exalta el director del museo estadounidense. Las obras maestras están expuestas junto a la Santa Rufina pintada por Velázquez en 1635, las tres incluidas en el ramillete de 19 pinturas que componen esta exposición, abierta hasta finales de febrero.

El diálogo entre Diego Velázquez y Bartolomé Esteban Murillo, sevillanos distanciados por solo una generación en el siglo XVII y con técnicas y temáticas comunes, planea sobre todas las obras, aunque no hay constancia de que ambos maestros llegaran a conocerse. Las colas se suceden estos días en la sede de la Fundación Focus Abengoa en pleno barrio Santa Cruz. Esta mañana, junto a Roglán, ha presentado los tres lienzos de las santas Anabel Morillo, directora de la fundación andaluza.

Roglán ha explicado esta mañana en Los Venerables el periplo de los cuadros de las patronas de Sevilla tras una investigación de la conservadora de su museo, Nicole Atzbach. Esta tiró del hilo y averiguó que tras ser expoliadas por los nazis a la familia Rothschild en 1940, años después ambas piezas fueron devueltas a la familia, pero a través de una nieta de Gustave de Rothschild, Baronne Antoinette Léonino, una secuencia que solo ha sido trazada este año. "Después de seis años de investigación, fue un descubrimiento de Nicole fortuito", aclara Roglán. Tras saltar Santa Justa y Santa Rufina al mercado del arte fueron adquiridas en 1972 por el director del Museo Meadows, que hoy atesora unas 200 piezas de arte español.

El Museo Meadows participa mañana en la inauguración de la exposición Ribera. Maestro del dibujo en el Museo del Prado, que acoge la muestra. Además, tiene en marcha la presentación del catálogo de los dibujos de Ribera junto a la Fundación Focus, ambos con la autoría de Gabriele Finaldi, comisario asimismo de la Exposición Velázquez. Murillo. Sevilla.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VELÁZQUEZ (Diego Rodríguez De Silva Y Velázquez) 
 
Laura Cumming: "Velázquez puso fin a la pintura, fue el más grande"


 
 01_1486724079_914757

A la crítica de arte Laura Cumming le apasiona tanto el arte como al protagonista de su libro el librero inglés John Snare, que dejó todo en la vida por demostrar la autoría de un lienzo que creía que era de Velázquez. Una historia real que le ha servido a la autora para construir "Velázquez desaparecido".

Un libro apasionante y detectivesco, editado por Taurus, que llega en español avalado por las mejores críticas y que es también un homenaje a Velázquez, "el mejor pintor de la historia" para Laura Cumming, según explica en una entrevista con Efe.

"Yo creo que con Velázquez se puso fin a la pintura. Fue el más grande de los pintores", explica con mucha pasión, emocionada y feliz por estar en el país de Velázquez y en Madrid, dice, "donde está el Museo del Prado", un lugar místico para la autora inglesa, porque, además, alberga, a su juicio, "la pintura más bella e importante", "Las Meninas".

"Me dio consuelo para recuperar mi vida tras la muerte de mi padre que era pintor", desvela.

Laura Cumming, crítica de arte de The Observer desde 1999, cuenta en "Velázquez desaparecido" -un ensayo a medio camino entre la biografía y el relato de misterio- la historia del librero inglés John Snate quien en 1845 se topó con un retrato ennegrecido de Carlos I de Inglaterra que se atribuía a un pintor flamenco, pero que él sospechó que podría tratarse de un Velázquez perdido.

Cuando Laura Cumming se encontró con este tema emprendió ella misma una búsqueda para recuperar y trazar la vida de este librero y la de Velázquez, al que le rinde homenaje en estas páginas.

"Todo lo que se cuenta en el libro es verdad -afirma-. Cuando me topé por primera vez con este personaje, no sabía si el cuadro había existido, si lo había pintado Velázquez o no. No sabía nada".

"Pero era una historia tan descabellada -continúa- que se convirtió en un misterio, en una historia de detectives y en cierto modo en una tragedia, porque realmente la vida de este hombre se ve arruinada por Velázquez, mientras que mi vida ha sido realmente mejorada o potenciada por Velázquez. Sin este librero yo no hubiera escrito el libro que quería escribir". recalca.

Este libro ha hechizado a miles de lectores porque, además, se puede leer como una biografía trepidante, pero deja la puerta abierta del misterio.

Hoy todavía no se sabe donde está el cuadro. "Los norteamericanos piensan que el cuadro está en Estados Unidos, pero en Inglaterra creen que está allí y los historiadores españoles, a los cuales respeto mucho, se preguntan si alguna vez el cuadro salió alguna vez de España", añade.

Un ensayo donde Cumming también describe el mundo del arte del siglo XIX, los coleccionistas, las subastas o el poder en Nueva York o Londres. Un mundo que ha cambiado poco desde el siglo XIX hasta hoy.

El librero tiene que probar que tiene un Velázquez y es difícil porque no tiene ni ADN, no se puede hacer ninguna prueba ni acudir a los medios que hoy existen como analizar pigmentos, fechar el marco o el lienzo. "Todo lo que podía hacer es fiarse de sus ojos y eso es también lo que pasa hoy si no se tiene toda una documentación que hable de dónde proviene el cuadro", concluye.


Publicado el 24 de noviembre de 2016 por: eldiario.es





--------------------------------------------------------------------------------------------------





El Prado recibe un ‘velázquez’ inédito donado por un hispanista

El retrato de Felipe III fue pintado en Madrid en 1627 para ‘La expulsión de los moriscos’, obra desaparecida en un incendio



 05_1481791723_900219
 
Presentacion del cuadro de Velázquez 'Felipe III' en el Museo del Prado. / J.Villanueva

A comienzos de 1988, el hispanista William B. Jordan (Nashville, Tennessee, 1940) se encontraba en Londres cuando de manera casual cayó en sus manos un catálogo de subastas. Le deslumbró un retrato que decía representar a Don Rodrigo Calderón. Era un trozo de cuadro sobre otro repintado. Lo compró de inmediato porque a su ojo experto le recordó a un velázquez y sabía que el hombre retratado no era un anónimo. Lo compró muy barato (no recuerda por cuánto) y se lo llevó consigo para su estudio.

Comenzaba así una feliz aventura que ha acabado con la autentificación por parte de todos los expertos del Prado de que se trata de un trabajo preparatorio de Velázquez realizado en Madrid en 1627 para La expulsión de los moriscos, una tela que no se conserva porque fue destruida en el incendio del Alcázar de Madrid. La obra (62,6 por 52,9 centímetros) fue presentada ayer en el Prado con los honores que se reservan para los acontecimientos excepcionales. William B. Jordan, vinculado al Prado desde muy joven, ha donado la obra a la American Friends of the Prado Museum, entidad sin ánimo de lucro radicada en Estados Unidos para beneficiar al museo español cuyo estreno oficial ha sido el depósito del retrato. La obra, el único boceto del artista con el que cuenta el museo, pasará a exhibirse en las salas que el Prado dedica al autor de Las Meninas.


 04_1481791873_122127
 
Miguel Zugaza, todavía director del Prado, a la derecha de la mesa. J.Villanueva

Instalado sobre un atril y enmarcado en verde y oro, el rostro de Felipe III fue el objeto de todas las miradas de los asistentes al acto. El monarca luce contundentes mofletes, grandes bigotes y parece mirar al horizonte. La gola blanca y el fondo negro están sin definir, solamente esbozados, algo que para los expertos significa que se trata de un estudio de trabajo para el pintor, no de un cuadro terminado. El retrato no está realizado del natural, ya que Felipe III murió en 1621 y la obra fue pintada en 1627. Velázquez obtuvo la imagen de trabajos anteriores realizados por sus colegas.

En su relato sobre su encuentro con Felipe III, William B. Jordan rememoró su primera visita a El Prado. Era 1955 y viajaba por Europa con sus padres y su hermana. Después, ya no dejaría de volver y de pasar largas temporadas. Doctorado en Arte por la Universidad de Nueva York, en el Prado estudió a fondo a los pintores del Siglo de Oro y se especializó en los bodegones de Juan Sánchez Cotán. Comisarió varias exposiciones para el Prado y ha tenido relación con los directores de los últimos 30 años. “En los 90, me llegó a preocupar el aire provinciano que imperaba en el museo” explicó Jordan. “Pero llegó Miguel Zugaza y lo convirtió en un centro de referencia mundial. El Prado ha sido esencial en mi vida, tanto por el conocimiento que me ha transmitido como por las amistades nacidas a lo largo de este tiempo. Por eso, ¿dónde mejor que el Museo del Prado para depositar el velázquez? No tengo interés en el dinero que podría conseguir, mi mayor placer es verlo en este museo”.

Después de los agradecimientos de los donantes oficiales, Cristina Simons, de American Friends of the Prado Museum; el presidente del Patronato, José Pedro Pérez-Llorca; el director, Miguel Zugaza y el adjunto a la dirección, Miguel Falomir, llegó el turno de los expertos que han estudiado al detalle la obra, Javier Portús y Jaime García-Márquez. Ambos se han ayudado para su diagnóstico con radiografías e infrarrojos, además del profundo conocimiento de la pincelada de Velázquez. “Desde el punto de vista estilístico”, precisa Portús, “es una pintura que hay que fechar entre 1623, cuando Velázquez llegó a la corte y 1631, cuando el pintor volvió de Italia, y cambió de manera notable su estilo retratístico”. Añade Portús que el estado de conservación hacía complicado desvelar la autoría, pero no tiene dudas de que es un boceto pintado por Velázquez para otra obra más ambiciosa, La expulsión de los moriscos cuyos restos quedaron convertidos en ceniza en el incendio de el Alcázar.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Viernes, 10 Febrero 2017, 11:58; editado 1 vez 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VELÁZQUEZ (Diego Rodríguez De Silva Y Velázquez) 
 
‘Velázquez desaparecido’, la historia de una pasión

Laura Cumming, crítica de 'The Observer', reflexiona sobre el arte del artista sevillano en un libro de aventuras y de historia



 01_1483436143_831308
 
Visitantes observando 'Las Meninas' de Velázquez en el Prado. / Samuel Sánchez

Hace mucho tiempo que Laura Cumming (Edimburgo, 1961) sentía la necesidad de escribir sobre Velázquez, el artista que para ella mejor representa la emoción del arte. Quería, además, que ese libro sirviera para que los admiradores del pintor sevillano conectaran entre ellos. El pretexto lo encontró hace unos cuatro años cuando por casualidad cayeron en sus manos unos legajos que hablaban de John Snar, un librero inglés que había comprado el retrato del príncipe Carlos en una subasta por 8 libras. Desde el primer momento, Snar creyó que en sus manos tenía un velázquez y, sin la intención de venderlo, dedicó toda su energía a demostrar que la tela había salido de las manos del autor de Las Meninas; un empeño que arruinó su vida y por el que acabó abandonando su país y su familia. La vida de este hombre empecinado y arrogante es el hilo conductor sobre el que Cumming ha materializado su homenaje pendiente en Velázquez Desaparecido (Taurus), una novela-ensayo con aire de suspense en la que la autora, que es crítica de arte en el semanal The Observer, da rienda suelta a su pasión por el artista español.

En una entrevista celebrada durante la promoción de su libro en España (la edición anglosajona se publicó hace dos meses) Laura Cumming reconoce que puede que lo de menos sea saber si el cuadro era auténtico o falso e incluso si realmente existió. “Para mí es la historia de mi pasión por Velázquez y una llamada de atención para que el arte se enfoque de una manera diferente a como lo hacemos habitualmente. Yo quería que sirviera para que todos sus admiradores tuviéramos un lazo en común. He leído muchos libros de expertos, pero no conozco ninguno que hable de las respuestas emocionales que provoca la contemplación de sus obras. Cuando por primera vez estuve ante Las Meninas sentí algo parecido a una revelación”.

Esa impresión ante Las meninas está ligada al recuerdo que ella conserva de su padre, el artista James Cumming. “Era pintor y Velázquez, también para él, era el no va más. Murió de un cáncer fulminante que le arrebató la vista y el cerebro en los noventa y yo me prometí a mí misma no volver a mirar un cuadro que no fuera de mi padre. Pero poco después vine a Madrid y cada día pasaba delante del Museo del Prado. Un día me animé, pero solo para ver los cuadros de El Greco. Recuerdo perfectamente el momento en el que paseaba por las salas y de repente mi cabeza giró de manera involuntaria. Ante mí estaban Las Meninas. No puedo ni siquiera describir lo que fue aquello. Supe ya entonces que tenía que escribir sobre Velázquez”.
 

 02_1483436192_255252

Laura Cumming, en Madrid, en noviembre de 2016. / LUIS SEVILLANO

¿Por qué utilizó la historia real de John Snar para hablar de Velázquez?. “Soy periodista y tengo libertad para escribir sobre Velázquez de una manera diferente a como lo haría un historiador. Cuando me encontré con los papeles polvorientos donde se guardaba parte de la historia de Snar, me puse a trabajar en ello. Tardé dos años en juntar las piezas del puzle recabando información en Londres, Edimburgo y Nueva York . Es un personaje totalmente shakespiriano, uno de esos seres trágicos al que la soberbia y el orgullo le pierden, nunca la ambición económica. De hecho, murió pobre como una rata”.

Los expertos en Velázquez no se han pronunciado sobre el libro. No les pidió ayuda mientras lo elaboraba ni después le han llegado comentarios. “Al principio estaba preocupada por su reacción”, explica, “pero después me relajé e incluso me llegaron documentos que fortalecían mi historia”. Uno de esos documentos estaba firmado con seudónimo por Mark Twain. El autor de las aventuras de Tom Sawyer y Huckleberry Finn publicó un texto periodístico sobre la decadencia mental de John Snar. Además, un miembro del patronato de la National Gallery de Londres le hizo llegar un libro de notas de Snar en cuya caligrafía ya se apreciaba su deriva mental.

Defensora a ultranza de los museos y enemiga de la sola idea de adquirir una pintura para su disfrute exclusivo, Laura Cumming considera que el mundo actual de las subastas y el propio mercado del arte es una locura en la que no se tiene en cuenta ni la obra ni la emoción del público. También le repele la deriva en la que se han metido los grandes museos para lograr el mayor número de visitantes posible. “Creo que no hay derecho a contemplar La Gioconda en el Louvre entre el hueco que te dejan cientos de cabezas. La contemplación del arte tiene un carácter íntimo que no se puede perder”

Dedicada a la crítica de arte desde hace dos décadas, considera que su trabajo es importante porque ayuda tanto a los artistas como al público. “El papel del crítico cosiste en determinar que es lo que ha querido hacer el artista y valorar si lo ha conseguido. Tienes que contarlo en un texto con palabras de manera que no perjudique la carrera del creador ni influya en el mercado. Esa es mi regla de oro”.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Viernes, 10 Febrero 2017, 11:30; editado 1 vez 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VELÁZQUEZ (Diego Rodríguez De Silva Y Velázquez) 
 
Sotheby’s subasta el único bodegón tradicional atribuido a Velázquez

La casa de apuestas británica saca a puja varias creaciones de maestros del Siglo de Oro español



 00_1485423074_242507
 
'Bodegón de cocina', atribuido recientemente a Velázquez. / Sotheby´s

La casa de subastas británica Sotheby's sacará los próximos días a subasta, junto a cientos de obras de arte, algunas de las creaciones de maestros del Siglo de Oro español como Goya, Velázquez, Zurbarán o El Greco. Entre las pinturas destaca el Bodegón de Cocina, un óleo sobre lienzo atribuido a Diego Velázquez y descubierto recientemente que data de 1640-1642 y ha sido valorado de 1,5 a 2 millones de dólares (1,3 a 1,8 millones de euros) dado su carácter único.

"La gente lo ha mirado y lo ha admirado mucho. Vamos a encontrar a alguien que compre el cuadro seguro, y si finalmente llega a ser un Velázquez, va a ser una buena ganga", ha explicado a Efe el vicepresidente de Sotheby's, Chris Apostle. Según el investigador William Jordan, el cuadro es el único bodegón tradicional que pintó el pintor sevillano, y en él se pueden ver cualidades y aspectos concretos de otras obras del maestro como Vieja Friendo Huevos, expuesto en la Galería Nacional de Escocia. "Velázquez es un nombre muy grande, y por eso hemos dicho que se le atribuye, ya que la obra no fue firmada por él —señala Apostle— pero es muy probable que sea suyo".

Sotheby's también tiene previsto subastar este miércoles el que se considera uno de los primeros ejemplares de Los Caprichos de Francisco de Goya, una colección de 80 impresiones que conserva una encuadernación del siglo XVIII y que tiene un valor de entre 500.000 y 700.000 dólares. "Solo hay 400 copias hechas [de Los Caprichos], y esta es una versión muy temprana", apunta Apostle, que agrega: "Eso significa también que la calidad de las impresiones es muy buena porque el grabado hecho en el metal aún estaba muy marcado".

Asimismo, forman parte de la colección de obras que saldrá a subasta una pintura atribuida a Doménikos Theotokopoulos El Greco, conocida como Santa Verónica sujetando el velo, o el Matrimonio Místico de Santa Catalina de Francisco de Zurbarán.

Cabeza de mujer, del italiano Orazio Gentileschi, será la obra de mayor valor subastada en esta tanda. Ejecutada alrededor de 1630, tiene un valor estimado de 2 a 3 millones de dólares (1,8 a 2,7 millones de euros), ya que se trata de una de las dos únicas pinturas sobre tabla que se conocen del artista. Destaca asimismo el cuadro del pintor flamenco Adam de Coster Mujer joven sujetando rueca a la luz de una vela, valorado en unos 1,5 a 2 millones de dólares (1,3 a 1,8 millones de euros), y que según Apostle es "una de las obras más bonitas que ha subastado Sotheby's".

El miércoles, la casa de apuestas subastará, entre otras, las obras de los maestros del Siglo de Oro español, mientras que el próximo jueves y el viernes se venderán otras obras de arte destacadas del siglo XIV al XIX. Sotheby's prevé para la subasta un número importante de pujas, dado el incremento de la popularidad de las obras de arte más clásicas en los últimos años. "Creo que la gente está mirando cuadros muy bonitos e importantes y que hay un sentido de que se quiere lo mejor, y cuando tienes algo muy muy bueno, tienes a mucha gente", explica Apostle.

El representante de la prestigiosa casa de subastas apuntó asimismo que los coleccionistas ya no se están centrando en una época concreta de un país concreto, sino que están diversificando sus obras de arte. Los compradores de arte "mezclan ahora mezcla mucho más de lo que hacían hace 30 años", asegura Apostle.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VELÁZQUEZ (Diego Rodríguez De Silva Y Velázquez) 
 
00_1486718154_458134

Titulo: VELAZQUEZ DESAPARECIDO: LA OBSESION DE UN LIBRERO CON UNA OBRA DE ARTE PERDIDA
Autora: LAURA CUMMING
Editorial: TAURUS
Encuadernación: Tapa dura
Nº de páginas: 336 págs.
Precio: 23,90 €



Sinopsis:

Velázquez desaparecido, una emocionante indagación en el complejo significado de la autenticidad, rastrea la inquebrantable determinación que impulsa a artistas y coleccionistas, y viaja de la extravagante corte española de la década de 1700 a las despiadadas casas de subastas de Londres y Nueva York en el siglo XIX.

En 1845, el librero inglés John Snare se topó con el retrato ennegrecido de un príncipe. Al sospechar que podía tratarse de un Velázquez perdido mucho tiempo atrás, compró el cuadro y se propuso averiguar su extraña historia. Cuando Laura Cumming tropezó a su vez con la historia de John Snare, emprendió su propia búsqueda, cuyo objeto incluía tanto la vida del librero como la vida y obra de Velázquez, un pintor tan maravilloso como escurridizo.

Velázquez desaparecido recoge esta enigmática historia y, además, constituye un magnífico acercamiento a la figura del pintor español que cambiará para siempre nuestra apreciación de su obra.


Reseñas:

«Velázquez desaparecido no solo es una apasionante historia detectivesca y una brillante reconstrucción de una controversia artística, sino que también es un homenaje a la obra de Velázquez, escrito por una crítica absolutamente hechizada por su genio, del mismo modo que los lectores quedarán hechizados por su libro.»
Colm Tóibín

«Ingenioso e intrigante. Cumming entreteje las dos historias -la de Snare y la de Velázquez- con tal sutileza que se iluminan entre sí de manera sorprendente.»
Mark Hudson, The Daily Telegraph

«Una historia extraordinaria. Este estupendo libro es muchas cosas, un estudio de la obsesión, un canto de alabanza a un artista de genio, una historia de detectives y, para el autor, un exorcismo de la pena.»
Honor Clerk, The Spectator

«Cumming admira la dignidad y la profunda individualidad que Velázquez confiere a sus personajes.»
Jennifer Senior, El Cultural (El Mundo)


Comentario:

Por no repetir el resumen y las reseñas anteriormente señaladas, debo de decir que estoy de acuerdo. 'Velázquez desaparecido' a través de la búsqueda y defensa de un cuadro obtenido en una modesta subasta, de un librero amante de la pintura, y obsesionado por el lienzo adquirido pintado supuestamente por Velázquez, del joven príncipe Carlos en su frustrado viaje a Madrid para ennoviarse con una hija de Felipe IV, nos sumerge en lo que representó para él ese cuadro, se enamoró de él, por su perfección, por lo que le transmitía, y de lo que hacía sentir el pintor español al observarlo; tanto que llegó a arruinarse por defender su propiedad en innumerables pleitos, tuvo que abandonar a su familia en Escocia y emigrar a América, concretamente a Nueva York, llevándose su tesoro más valioso...

Laura Cumming, la autora de este magnífico libro, muy bien escrito, demuestra su gran conocimiento del gran Velázquez, se nota que es pintora, hija de pintores y sobre todo admiradora del genio del barroco sevillano. A través de la aventura del librero, aprovecha para ir desglosando cronológicamente la obra de Velázquez, al menos de los cuadros más significativos e impactantes para ella. Me ha maravillado sus descripciones, ¡vaya manera tan magistral de analizar los cuadros y sus personajes!

También nos narra la vida poco conocida de Velázquez, desde sus tiempos de aprendiz en Sevilla en el taller de Francisco Pacheco, hasta que llegó a la corte de Felipe IV. Su vida cortesana, no solo como pintor de cámara sino también como fue escalando peldaños hasta llegar a aposentador Real. Sus relaciones con los sirvientes, incluyendo los abundantes enanos. Siempre demostrando un trato sincero y natural, sea cual sea su posición social, cosa que demuestran y reflejan sus cuadros. Sus relaciones personales y familiares, sus dos viajes a Italia, todo ello extraído de diferentes fuentes, utilizando como principal la de Antonio Palomino, que también fue pintor e historiador de arte, que recogió la vida y obra de los pintores de su tiempo.

De todo el libro me quedo con las abundantes descripciones y análisis que hace la autora británica de 'Las Meninas' en diferentes capítulos del libro, para mí, que también soy un gran amante de la pintura y en especial de Velázquez este libro me supuesto un placer leerlo, además de disfrutarlo he aprendido y ampliado mis conocimientos sobre el mejor pintor español de todos los tiempos.

Por tanto este libro lo recomiendo, aunque no a todos... solo a los aficionados a la pintura, pues creo que si no se da este requisito se aburrirán. Aunque los primeros disfrutarán más que los enanos de 'las meninas'.


Mi valoración del 1 al 10 es de 9
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VELÁZQUEZ (Diego Rodríguez De Silva Y Velázquez) 
 
Este fin de semana mi hija ha estado en Edimburgo y uno de los lugares visitados ha sido el museo principal: La Galería Nacional de Escocia, la cual alberga grandes obras de arte a destacar la 'Vieja friendo huevos', de Velázquez que me ha mandado a mi correo y aquí lo pongo de su parte para compartirlo con los amigos que frecuenten el foro.


 02_1487002851_744532
 03_1487002863_987779

'Vieja friendo huevos' es un cuadro de juventud de Velázquez, pintado en Sevilla en 1618, sólo un año después de su examen como pintor. Cuando trabajaba como discípulo de Francisco Pacheco.



 

Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VELÁZQUEZ (Diego Rodríguez De Silva Y Velázquez) 
 
Gracias J.Luis por compartirlo pra el foro  
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educación hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
 
xerbar Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor/es
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VELÁZQUEZ (Diego Rodríguez De Silva Y Velázquez) 
 
Sale a subasta un retrato de una niña atribuido a Velázquez


La desconocida pintura solo ha sido valorada por el experto en pintura antigua Richard de Willermin.

El Museo del Prado no se manifiesta cuando se trata de operaciones de comercio de arte.




 00_1491301890_880590

Presentación de un cuadro de Velázquez inédito. /aime Villanueva

Al destaparse este lunes la tela que cubría el cuadro se descubrieron dos vivos ojos pertenecientes a una niña. La madrileña casa de subastas Abalarte y el experto en pintura antigua Richard de Willermin atribuyen su factura a Diego Velázquez (Sevilla, 1599 - Madrid, 1660) y como tal la sacan a subasta el próximo 25 de abril.

El óleo, desconocido hasta ahora, representa a una niña con las manos juntas —en oración— que mira directamente al espectador, por lo que el especialista justifica que es un retrato. Cabe la posibilidad de que sea una joven Inmaculada ya que en las radiografías de la obra se han visto alrededor de la cabeza unos puntos de albayalde o blanco de plomo (nombre del pigmento que se usaba para dar este color) que podrían ser las estrellas típicas de esta manera de representar a la Virgen.
El lienzo de 57,5 x 44 centímetros —que aún no tiene precio de salida— “es evidentemente de Velázquez” aseguraba sin dejar lugar a dudas el experto de origen francés. Contaba esta mañana que hace unos dos meses tuvo un primer encuentro con la fotografía de la obra y el primer pálpito fue muy bueno. Lo vio en persona hace tres semanas y confirmó lo que pensaba: “Es un Velázquez de su primera época, hacia 1617, puede que anterior a la Inmaculada de la Fundación Focus Abengoa que está en Sevilla, datada hacia 1618, pero los toques de pincel y los pliegues de la vestimenta son similares a los de esta”.


 000_1491301862_954420

'Retrato de niña' o 'Joven Inmaculada', atribuida por el experto en pintura antigua Richard de Willermin a Diego Velázquez.

Hasta ahora, ningún otro experto ha visto la pintura, por tanto no hay más opiniones que acrediten lo que afirma De Willermin. Francisco Calvo Serraller, catedrático de Historia del Arte en la Universidad Complutense de Madrid, aún no ha visto la pintura pero dice que es una “veta fertil” y da valor a la opinión de De Willermin. Una voz autorizada como sería la del Museo del Prado no se pronuncia en los casos en los que el asunto tiene que ver con el mercado del arte.

Nada echa para atrás al especialista que asegura que la mirada extraordinaria y de fantástica fuerza de la niña es muestra del genio que era Velázquez desde su primera época, todavía en el taller de su maestro Francisco Pacheco, cuando aún no había ido a Madrid. Todos estos datos y el “weltanschauung” el concepto alemán que usa para explicar la visión general del mundo velazqueño hacen que De Willermin se muestre totalmente convencido del hallazgo. Además explica que la factura aporta información sobre la manera de pintar del primer Velázquez.

Gonzalo Mora, director de Abalarte, conocía esta obra desde hace tiempo. Contaba a EL PAÍS que su dueño, un señor de más de 80 años, pertenece a una familia nobiliaria y que el cuadro, al que denominaban “el niño velazqueño” estaba colgado en su salón y tienen controlada su existencia desde hace más de un siglo. La historia de los 300 años anteriores también se desconoce.

El retrato de la niña estuvo la mañana este lunes en la sala de subastas, luego se lo llevaron a un banco para mantenerlo seguro. Unos días antes de la puja, hacia el 11 de abril se podrá ver en la exposición en la que se muestran todas las obra por las que se podrá pujar el 25 de abril, entre ellas un huevo de Fabergé y Tobías y el ángel, de Alonso Cano, ambos con un precio de salida de 35.000 euros.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VELÁZQUEZ (Diego Rodríguez De Silva Y Velázquez) 
 
'Dama de perfil', la obra desconocida de Velázquez

Se trata de un boceto de una figura de otro cuadro que fue pintado durante el primer viaje del artista sevillano a Italia entre 1629 y 1631

Pertenece a la Colección Delgado y ha sido cedido al Museo de Bellas Artes San Pío V de Valencia




 00_1491466024_394971

La obra Dama de perfil recién atribuida a Velázquez. / BIEL ALIÑO

El Museo de Bellas Artes de Valencia ha presentado hoy una obra inédita de Diego Velázquez, el boceto Dama de perfil, que fue pintado durante el primer viaje del artista sevillano a Italia, entre 1629 y 1631, y que se expondrá junto con el resto de la Colección Delgado desde mayo y durante tres meses.

Esta presentación coincide con el anuncio que hizo el pasado lunes la sala Abalarte, que subastará el próximo 25 de abril en Madrid un cuadro atribuido a Velázquez hasta ahora inédito, el retrato de una niña pintado por el maestro sevillano era muy joven.

El director del Museo de Bellas Artes de Valencia, José Ignacio Casar, ha presentado "Dama de perfil" en una rueda de prensa en la que han intervenido asimismo la doctora en Historia del Arte y responsable de la autenticación del cuadro, Carmen Garrido, y la directora general de Cultura y Patrimonio, Carmen Amoraga.

Dama de perfil" es, según Garrido, "un boceto de una figura ya pintada en otro cuadro" por identificar, y en él se muestra a una mujer con el rostro girado, el pelo trenzado y adornado con perlas, una cadena en torno al cuello y el pecho parcialmente descubierto.

"Mi primera impresión fue que era un cuadro veneciano, pues recordaba a la obra de Tiziano, pero profundizando pude ver que era una obra creada por uno de los grandes genios de la pintura española", ha explicado la también conservadora.

Se trata de un óleo sobre lienzo de 24,5 por 1,85 centímetros que presenta unos cortes en las esquinas y un desgarro en la parte izquierda, aunque está "bastante bien conservado" y no ha sido necesario restaurarlo.

Según Garrido, autora de los libros Velázquez: técnica y evolución y Velázquez: la técnica del genio, la Dama de perfil fue pintada en el primero de los viajes del pintor a Italia, en el que "recorrió todo el país" y conoció de primera mano la pintura veneciana.


 01_1491466049_240806

Carmen Garrido señala algunos detalles de la obra que indican que es un Velázquez. / BIEL ALIÑO

El parecido con el estilo de obras de la época como Apolo en la fragua de Vulcano, La túnica de José o Villa Médicis llevó a la historiadora del arte a analizar el cuadro comparando sus características con las de la obra de los maestros italianos, aunque el propietario "ya sospechaba que era de Velázquez".

"La manera de torcer la cabeza, la decoración de la trenza y la postura son muy venecianas", ha detallado Garrido, que ha añadido que "la dama deja el pecho al aire en una insinuación que no es frecuente en la pintura española, aunque sí en la veneciana".

Por ello, después de descartar a los pintores italianos, la historiadora analizó la posible autoría de "los que continuaron ese estilo en España: primero El Greco y luego Velázquez".

Su estilo de pintura "a la prima" está caracterizado por "los golpes de pincel", toques muy rápidos que son una de las características del "modernismo de Velázquez". "Sabemos que el cuadro no fue más grande porque existen ondas de tensión que se han quedado en los bordes de la tela e indican por dónde se estiró para colocarse por primera vez", ha explicado.

Además, otro factor para determinar su autoría fue la observación de los materiales utilizados: lienzos de alta densidad sobre los que podía trabajar con menos pintura y una ejecución rápida, además de la forma de plasmar la luz y los colores, cada vez más claros.

Asimismo, se ha referido al inventario de Gaspar de Fuensalida, realizado tras la muerte de Velázquez, que alude a un "borrón" o boceto que define como "otro retrato de media cara" y que podría ser este cuadro.

Dama de perfil forma parte de la Colección Delgado, cuyo propietario la cede al museo, y será expuesta en mayo hasta que, una vez terminada la exposición, se incorpore junto con otras obras a la colección permanente de la pinacoteca valenciana.

elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VELÁZQUEZ (Diego Rodríguez De Silva Y Velázquez) 
 
El Gobierno prohíbe la salida de España de ‘Retrato de niña’, atribuible a Velázquez

La obra será subastada el próximo martes, aunque el veto podría desanimar al coleccionismo extranjero. El Estado podría hacerse con ella



 000_1492839616_886288
 
'Retrato de niña', atribuible a Velázquez según Cultura, que se subastará el próximo martes en Madrid. / Jaime Villanueva

Es un “bien inexportable por ser una obra atribuible a Velázquez”. Así reza la orden del Ministerio de Cultura firmada por el secretario de Estado Fernando Benzo, según ha sabido EL PAÍS. De esa forma se impide que salga de España el Retrato de niña o Inmaculada jovenque se subasta el próximo martes en la madrileña sala Abalarte. Se trata de una primera medida cautelar a falta de estudios más exhaustivos que definan si ese óleo salió de los pinceles del pintor sevillano.

La obra, presentada con cierto halo de misterio el pasado 3 de abril, ya que solo se anunciaba que se mostraría una pintura de uno de los artistas más importantes de la historia, lleva expuesta en la sala desde el día 11. “Por aquí ha pasado todo el mundo”, decía Mónica Martín, experta en pintura antigua de Abalarte, el pasado martes junto a la obra de la que no se separa en todo el día un empleado. “Más que por el peligro de robo, para que no sufra ningún daño”. Con “todo el mundo” se refería a distintos especialistas en la obra de Velázquez. Mencionó a Leticia Ruiz y Javier Portús, jefes de los departamentos de Pintura Española del Renacimiento y de Pintura Española hasta 1700 del Museo del Prado, respectivamente; aunque esta institución no ha hecho pública ninguna opinión sobre la autoría de la obra, ya que no se pronuncia en asuntos que, como este, tienen que ver con el mercado del arte.

Por ahora, la atribución del lienzo a Velázquez se debe al experto en pintura antigua Richard de Willermin, al que no le cabe ninguna duda de que es una obra de época temprana del artista, cuando todavía no había viajado a la Corte, en Madrid. De Willermin la fecha en torno a 1617, contemporánea a la Inmaculada de la Fundación Focus Abengoa que está en Sevilla. El catedrático de Historia del Arte de la Universidad Complutense de Madrid, Francisco Calvo Serraller, el mismo día que se dio a conocer la obra daba valor a la opinión de De Willermin, “parece una veta fértil”, comentaba.

El hispanista estadounidense William B. Jordan, historiador del arte y experto en la obra del maestro sevillano, quien donó el pasado diciembre a la American Friends of the Prado Museum un retrato también inédito de Felipe III, prefiere no pronunciarse sobre un cuadro que no ha visto, pero no descarta la aparición de un velázquez del que no se hayan tenido noticias. “Solo puedo decir que, a juzgar por la foto, me parece una pintura muy bella, que merece un estudio en profundidad. La figura misma, desde luego, parece en buen estado, y es preciosa en su calidad y sensibilidad. El estilo del cuadro es muy similar al del joven Velázquez, alrededor de 1617. No me parece imposible que pueda ser un fragmento de una composición mayor desconocida”. Jordan, incluso, comenta la radiografía, en la que se aprecian unos puntos blancos que rodean la cabeza de la pequeña a manera de corona: “En el fondo de la pintura —a la derecha de la cabeza— algún restaurador del pasado intentó disimular un daño bastante grande utilizando trozos de lo que parecen otras partes de la misma tela”. Esto solo se aprecia en la radiografía, a simple vista se conserva en buen estado, aunque se desconoce la historia de la misma, ya que solo lleva en posesión de la familia del actual dueño desde hace poco más de un siglo.

A Gonzalo Mora, director de Abalarte, la orden de inexportabilidad no le cogió por sorpresa. Tendría un mes para impugnarla, pero no lo va a hacer. Esta condición a él, como comerciante, le quita opciones de venta, porque los coleccionistas extranjeros que podrían pujar por ella mueven más dinero que los españoles. Pero considera válidos los argumentos que la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico —el organismo ministerial que decide sobre estos asuntos— ha dado para impedir que el retrato salga del país: la importancia que tendría el óleo para cerrar la época sevillana de Velázquez.

El próximo martes a las siete de la tarde comenzará la subasta. El precio de salida del posible velázquez es de ocho millones de euros, en el aire queda hasta donde llegará la puja y si el Estado ejercerá el derecho de tanteo y se quedará con la obra al precio final.


Rostros, tonos y pliegues que recuerdan al pintor sevillano

El centro de Madrid está lleno de carteles que anuncian la exposición Tesoros de la Hispanic Society of America. Visiones del mundo hispánico, la muestra dedicada a esta institución neoyorquina en el Museo del Prado. Uno de esos carteles está protagonizado por una niña pintada por Velázquez entre 1638 y 1644, época lejana a la del retrato que se subasta el próximo martes, pero del que podría tener cierta influencia.

El brillo de los ojos de los personajes que retrata el maestro sevillano fue una de las características que hicieron decantarse a Richard de Willermin, especialista en pintura antigua, por atribuirle la obra a Velázquez.

Todo el retrato en sí: los pliegues, la mirada al espectador retrotraen a otros lienzos del pintor sevillano. Comparte carita infantil con la Infanta Margarita vestida de rosa que se puede ver en el Kunsthistorisches Museum de Viena o con la de la niña María en La educación de la Virgen, atribuido a Velázquez por algunos expertos, aunque hay otros que lo dudan.

Las manos en oración, las mangas de tono rosáceo también tienen similitudes con la Inmaculada de la Fundación Focus Abengoa y con la de la National Gallery de Londres.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VELÁZQUEZ (Diego Rodríguez De Silva Y Velázquez) 
 
Un particular compra el supuesto ‘velázquez’ por ocho millones de euros

La obra se ha subastado en Madrid y la puja, que cubría el precio de salida, había llegado por escrito



 000_1493219999_833139

Un empleado de la firma Abalarte coloca el cuadro 'Retrato de una niña' poco antes de salir a subasta. / Jaime Villanueva

Si los brillantes y dulces ojos de la niña del retrato que salió a subasta vieran la expectación que se ha creado en torno a ella quizá se ruborizaría. Si su naturalismo no fuera solo una característica otorgada por su creador, y realmente estuviera tan viva como parece, puede que desvelara quién la pintó. Por ahora, solo hay un dato confirmado: fue vendida por ocho millones de euros a un comprador particular, a alguien que ya había pujado por escrito y con antelación por este lote, el 41, de la subasta de abril de la madrileña sala Abalarte.

Cuando el óleo sobre lienzo de 57,5 X 44 centímetros, Retrato de niña o Joven Inmaculada fue presentado, no se dudó: “Obra de Diego de Silva y Velázquez”, pero esto no valida la autoría. No en vano hay que recordar que los únicos que se la habían otorgado al pintor sevillano antes de la subasta son Abalarte y el especialista en pintura antigua Richard de Willermin. Ningún experto ni institución más se había manifestado al respecto. Aunque también habían visitado la sala otros reconocidos especialistas como los conservadores del Museo del Prado Leticia Ruiz, jefa del departamento de Pintura Española del Renacimiento, y Javier Portús, encargado del de Pintura Española hasta 1700. El que no se hayan hecho públicas sus opiniones ha podido influir en que ni los ocho millones de euros de salida, ni el precio final -que no varió- se hayan visto afectados. Con las comisiones, su nuevo dueño deberá pagar 9.680.000 euros.

El profesor de Historia del Arte y director del departamento de Historia y Filosofía de la Universidad de Alcalá, Benito Navarrete, que por la mañana no quiso pronunciarse, no tuvo ningún reparo en hacerlo una vez pasada la subasta y en una conversación telefónica con EL PAÍS aseguró que no tenía dudas de que el autor del retrato era Velázquez: "Hay unanimidad entre los expertos que lo hemos visto". Se mostraba sorprendido y contento ante la aparición de esta pieza desconocida, que como De Willermin sitúa en la primera etapa del pintor sevillano -antes de 1622-. Relacionaba el volumen de la cabeza de la niña con la del niño de El aguador de Sevilla (1620); la manga de la obra subastada con los pliegues de la Inmaculada (1618) de la Fundación Focus Abengoa, una de las pocas representaciones de esta etapa inicial de Velázquez en España, junto con la Adoración de los Reyes Magos, del Prado. Y por esto se alegra de su inexportabilidad, notificada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte a Abalarte el pasado viernes, 21 de abril, a través de una orden ministerial que rezaba que la obra es un “bien inexportable por ser atribuible a Velázquez”. Desconoce los motivos por los que el Estado no se ha quedado con ella; aunque prefiere no hablar del precio deja caer que quizá era demasiado alto.

Más de doscientas personas abarrotaban la sala, presidida por la pequeña protagonista de la tarde, entre quienes solo se acercaban por la curiosidad que ha suscitado un posible velázquez desconocido hasta ahora, compradores armados con su paletas con número identificativo y algún que otro vendedor que quería saber si había interesados en sus piezas y por cuánto lo adquirían. Los primeros asientos estaban reservados a quien iba a pujar, aunque muchos de ellos -la mayoría hombres de avanzada edad- preferían situarse atrás con discreción. Pasados unos minutos las siete de la tarde comenzaron a pasar los lotes y las pujas entre la algarabía de las que se hacían por teléfono en distintos idiomas y las que efectuaban los presentes. A la rápida velocidad que caracterizan las subastas llegó el lote 41: murmullo al principio. Precio de salida: “Ocho millones de euros. Cubierto por puja”. Silencio en la sala y fin de una historia que comenzó el 3 de abril cuando con cierto halo de misterio se presentó este lienzo que llevaba más de cien años en el salón de una familia de origen andaluz, aunque con casa en Madrid, donde estaba el que ellos llamaban “niño velazqueño”.

Y de un particular a otro. El director de Abalarte, Gonzalo Mora, tenía la oferta por escrito antes de que empezara el acto y ya sabía que como poco se vendería por la puja. Su nuevo dueño no la podrá sacar del país, pero quedó un poso de cierta decepción entre quienes habían visto en este paso dado por el Estado un interés en quedarse el cuadro. Otro asunto cierto es que todavía quedan análisis por hacer para definir el autor de este retrato. “Lo más importante ahora es que el cuadro se someta a un proceso de restauración y estudio”, explicaba Navarrete. Eso ya queda en manos del nuevo propietario del Retrato de niña.


Derecho de tanteo

La expectación creada por el retrato atribuido a Velázquez se pasó en un abrir y cerrar los ojos. Sin embargo, la subasta celebrada ayer en la madrileña casa Abalarte tenía otras obras de gran calidad cuyas pujas fueron más emocionantes que la del Retrato de niña, que no dio juego. Tobías y el ángel, lienzo del siglo XVII de Alonso Cano, cuyo precio de salida era de 35.000 euros alcanzó los 150.000. Tras una batalla de pujas en la sala finalmente se lo llevó un comprador al teléfono.
El Estado apareció, pero antes de lo esperado, en el lote 25. Cuando la Aparición de la Virgen a san Julián, atribuido a de Giuseppe Simonelli, discípulo de Luca Giordano, parecía que iba a manos de alguien que estaba pujando al teléfono, comunicaron que el Estado ejercía el derecho de tanteo. Lo que significa que prevalece el interés que este muestra por la obra y pasa a incrementar el patrimonio español, previo pago de la cantidad alcanzada: 10.000 euros.


La opinión de un histórico hispanista velazqueño

También el conocido hispanista, miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y experto en arte español de los siglos XVI y XVII, sobre todo en la figura de Velázquez, Jonathan Brown contestó -una vez finalizada la subasta- a las preguntas que le había formulado EL PAÍS sobre la autoría del retrato: “No he visto el original y no conocía la existencia de esta pintura, pero a juzgar por las fotografías es posible que sea de Velázquez. Creo que el Estado debería adquirirla”.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VELÁZQUEZ (Diego Rodríguez De Silva Y Velázquez) 
 
El retrato de Felipe III rescatado

El Museo del Prado expone por primera vez en sus salas la obra de Velázquez descubierta por William B. Jordan.



 000_1497083783_986380

Retrato de Felipe III, de Diego Velázquez.
 
El origen de este descubrimiento se remonta a 1988, cuando el norteamericano adquirió el cuadro por un módico precio en Londres sin que nadie lo atribuyese a Velázquez y bajo el nombre de Retrato de don Rodrigo Calderón.

Tras restaurarla y estudiarla, en 2012 el especialista en arte español trasladó sus sospechas a los responsables del Prado, estaba convencido de que el retrato era un boceto para la perdida Expulsión de los moriscos, de Velázquez y en 2016, los expertos del Museo, tras un análisis exhaustivo de la obra, confirmaron su hipótesis. Fue entonces cuando William B. Jordan decidió donarla a los American Friends of the Prado Museum para que pudiera volver a España.

La obra se mostrará en la antesala de la galería central del edificio Villanueva hasta el 29 de octubre, donde “dialogará” con obras como Felipe II ofreciendo al cielo al infante don Fernando, de Tiziano, recientemente restaurado, Felipe III, de Pedro Antonio Vidal, y con Felipe IV con armadura y El infante don Carlos, ambas de Velázquez.

"En vez de exponerlo directamente, preferimos hacer un contacto razonado con el cuadro para que se explique la importancia de la obra y las razones de su atribución", explicó el jefe de conservación de pintura española del Museo, Javier Portús, durante su presentación.

Una vez que la exposición llegue a su término, el Retrato de Felipe III pasará a formar parte de la colección del museo dedicada a Velázquez, ya que se trata de una donación permanente.
 
 "Velázquez hereda un concepto de retrato cortesano con rostros muy homogéneos, sin apenas sombras, que supone una visión del Rey de España como un semi-Dios. No se primaban los rostros expresivos, pero la aportación del pintor al retrato real se ve en este cuadro con la búsqueda de mayor corporeidad", precisa Portús.

El Retrato de Felipe III guarda numerosas similitudes con otros retratos firmados por el artista sevillano como el modelado de la boca, el manejo de las sombras, la definición del cabello el uso de las sombras en cabello y piel.

Algunos de los motivos para relacionarlo con la Expulsión de los Moriscos, que se perdió en el incendio del Real alcázar de Madrid de 1734, son la edad que aparenta Felipe III en su retrato, 40 años, los que tenía en 1609, cuando se produjo la expulsión, y su postura, de perfil y con la mirada elevada, que hace sospechar formaba parte de una escena de carácter narrativo.

Por Ana María Nimo / elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VELÁZQUEZ (Diego Rodríguez De Silva Y Velázquez) 
 
Aire acondicionado, cojines, detector de sismos: así se mima un Velázquez

El PAÍS acompaña a un técnico de la National Gallery durante el montaje de 'Retrato del arzobispo Fernando de Valdés’ para una exposición en Ciudad de México



 00_1510133382_233329

Dos operarios del Bellas Artes montando el cuadro de Velázquez. FOTO: Carlos Juica

El arzobispo siempre mirando a proa. “Las normas de seguridad en el transporte de obras de arte dicen que los cuadros tienen que estar colocados en la misma dirección en la que vuela el avión, como un pasajero más. Se supone que así tienen más estabilidad en caso de turbulencias, aunque si hay un accidente grave, realmente pues da un poco igual”, reconoce Daniel Metcalf, el técnico de la National Gallery que ha viajado de Inglaterra a México como el escolta personal de un Velázquez.

El Retrato del arzobispo Fernando de Valdés amaneció el viernes de la semana pasada en Londres y el mismo viernes llegó a la hora del brunch a Ciudad de México. Las 12 horas de vuelo son el único periodo de tiempo que Metcalf se ha separado del lienzo de 1640, uno de los platos fuertes de una exposición en el Palacio de Bellas Artes sobre el rojo cochinilla, un pigmento autóctono mexicano usado desde los tiempos coloniales por pintores y artesanos.

Dentro de una caja de madera, con unos protectores de poliéster en las tapas de cinco centímetros de grosor, embalado y posado de pie entre unos cojines hidráulicos, el cuadro viaja literalmente flotando. “Los materiales que protegen al cuadro durante el viaje tienen que ser mullidos y algo flexibles, para que amortigüen la vibraciones”. En la bodega del avión o en el camión de transporte, durante todo el trayecto el sistema de embalaje está diseñado para que la temperatura se mueva entre una franja de 14 a 22 grados. Nunca más frío o más calor.

“Cuando por ejemplo hemos cedido obras al Hermitage de San Petesburgo es diferente. A veces forramos la caja por fuera con un material térmico para compensar el frío de la temperatura ambiente”, explica Metcalf, 52 años, y más de media vida mimando obras de arte.

Ya en la sala y con la ayuda de tres operarios del museo mexicano, la obra vuelve a respirar. “La temperatura aquí se mantiene estable en unos 20-22 grados. Es importante que se aclimate al nuevo ambiente, al menos durante un par de días antes de ser exhibida al público”. Por eso, llegó el viernes y la exposición no se estrenará hasta una semana después. Colocado boja abajo sobre una mesa, en el bastidor se coloca un dispositivo que monitorea cualquier movimiento de la pieza. Terminada la red de seguridad anti robo y anti terremotos, al Velázquez se le da la vuelta en la mesa como a una tortilla.

Con el retrato severo del inquisidor en la época de Felipe III mirado al techo, los conservadores de Bellas Artes confirman que la pieza no ha sufrido ningún bamboleo durante el viaje. La guía es un documento firmado por otro conservador de la National Gallery antes de salir de Londres. Del lienzo dice: “Limpiado y restaurado recientemente. Presenta algunas hendiduras y cinco lamparones en la superficie. Esmalte semibrillante en buen estado”. Del marco: “Madera negra tallada y dorada con ornamentos en las esquinas y el centro. Presenta numerosos raspones y quemaduras”.

Ayudados con una foto de infrarrojos donde se notan, por ejemplo, los cinco lamparones sobre la sotana de un negro más oscuro, los conservadores mexicanos dan el visto bueno y comienza el montaje en la pared. Desde el techo, las cuatro luces no enfocarán nunca directamente al cuadro y la intensidad no puede pasar de los 50 luxes. Cubriendo todo el lienzo hasta debajo del marco, un vidrio laminado lo protege de dedazos y balazos. “Ante cualquier impacto, el cristal no se astilla, sólo de agrieta”. Dos rieles metálicos tienen atornillado el cuadro a la pared. “Fijarlo así es el mecanismo más seguro para evitar robos. Por contra, es una solución muy rígida. Si vibra la pared, también vibrará el cuadro”.

—Claro, ¿y si hay otro terremoto?

—Esperemos que no haya otro terremoto

elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VELÁZQUEZ (Diego Rodríguez De Silva Y Velázquez) 
 
Soy un gran admirador de su obra, sobretodo por su poderosa intención de reflejar los conflictos sociales que este conocía tanto en su época como del pasado
 



 
enrique2721 Enviar mensaje privado
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VELÁZQUEZ (Diego Rodríguez De Silva Y Velázquez) 
 
Las Meninas como nunca antes las habíamos visto
 
 
  
  00_1523525688_214857

Ver vídeo

Las grandes obras de arte son inabarcables, en el sentido de que nunca se conocen del todo. Detrás de las pinceladas de un Goya, de las notas escritas por un Bach o del mármol esculpido por un Miguel Ángel siempre hay algo por descubrir. Tal vez un dato oculto tras un pliegue del lienzo, una nueva interpretación de la intención del genio que se ilumina al conocerse nuevos datos de su vida o un error corregido con astucia que pasa desapercibido durante siglos. O puede que el descubrimiento no esté en la obra, sino en la mirada de quien la observa por vez primera o ser acerca a ella con intención indagadora. Porque igualmente válida es la propuesta del experto que busca descifrar lo que nadie hasta ahora ha encontrado en una pintura, que la de quien descubre –¿Velaske yo soi guapa?- la trágica vida de la infanta Margarita (hija de Felipe V) retratada en La Meninas gracias a un viral de YouTube.

Acercar el arte y dialogar con esas obras maestras que nunca se agotan es el objetivo de Second Cavas, aplicación diseñada por la compañía española MadPixel. Un software que cuenta, además, con el innegociable carácter didáctico que toda app que aspire a conquistar al gran público debe tener. Second Canvas, te permite, por ejemplo, acercarte hasta Las Meninas como si estuvieras, literalmente, pegando la nariz al lienzo para darte cuenta, como cuenta Javier Pantoja, jefe del área de desarrollo digital del Museo del Prado, que “Velázquez pintaba con una pincelada muy suelta, con muy poca carga matérica”. La pinacoteca madrileña es una de las que se beneficia de las ventajas de esta herramienta que permite conocer 14 obras maestras del museo en formato Gigapixel (ultra HD), además de ofrecer datos sobre el autor, la técnica pictórica o detalles escondidos en el cuadro. La app incorpora, además, fichas explicativas de cada obra así como audioguías y signoguías. De esta forma, la aplicación se convierte en una ayuda extraordinaria para entender las obras o acercar el arte a cualquiera poniéndolo a disposición de quienes no pueden visitar las exposiciones.

Iñaki Arredondo, uno de los fundadores de MadPixel, cree que con esta y otras de sus herramientas -incluido un robot que permite fotografiar y editar imágenes de grandes obras en alta resolución- lo que se busca es “más interacción, más presencia de los ciudadanos, más comprensión de lo que es el arte, de lo que es la historia, de lo que somos nosotros como personas a través de la tecnología”. Una conjunción, la de lo nuevo con lo clásico, imprescindible para entender estos tiempos y prever lo que vendrá en el futuro porque, como aseguraba Kandinsky “toda obra de arte es hija de su tiempo, y con frecuencia madre de nuestros sentimientos”.


Por Noelia Núñez / elpais.com
Iñaki Arredondo (Cofundador y CEO de MadPixel)
Edición: Noelia Núñez | Cristina López
Texto José L. Álvarez Cedena
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VELÁZQUEZ (Diego Rodríguez De Silva Y Velázquez) 
 
Meninas 2.0: Velázquez en fibra de vidrio

Un icono del arte sale a las calles de Madrid. 80 esculturas inspiradas en las doncellas de Velázquez adornarán la ciudad. Unidad Editorial se encarga de cuatro de ellas


 01_1523786533_840608

Meninas de izq. a dcha: 'Deconstruida', 'Secreta', 'Osada' y 'XMENina'. José AymáEL MUNDO

No hay en Madrid giraldas ni sagradas familias, no hay coliseos ni sirenitas ni mucho menos torres Eiffel que imprimir en las camisetas para que circulen desde la tienda del aeropuerto hacia el mundo entero. Alguna vez alguien lo ha intentado con la estampa de la Cibeles o con la de la Puerta de Alcalá pero, la verdad, no es lo mismo.

Bueno: estaban Las meninas, esperando en el Museo del Prado a que cayéramos en ellas. Esperando hasta ayer. Desde hoy, las doncellas del rey Felipe IV están también en la calle, instaladas en 80 puntos de la ciudad y reinterpretadas cada una a su manera por 80 firmas del arte, el diseño y sus afueras.

Cada nueva menina es una estructura de fibra de vidrio de 180 centímetros de alto y 160 de fondo y, a simple vista, su silueta parece una mezcla de la infanta Margarita, Isabel de Velasco y la Mari Bárbola. Las tres en una. No servirán para nada en concreto, no darán agua ni recargarán la batería para los móviles, pero serán un guiño del ojo que la ciudad haga a sus paseantes. Serán una invitación "a que redescubramos Madrid y a que nos enamoremos otra vez de Madrid", según dijo ayer, en su presentación, Manuela Carmena, la alcaldesa de la ciudad. Después de unos meses, las meninas de fibra dejarán la calle y serán subastadas con fines benéficos. Diez de ellas llegarán a Sotheby's.

La iniciativa, una idea del artista venezolano Antonio Azzato promovida por la Asociación Nacional del Comercio Textil, Complementos y Piel (Acotex) y el Ayuntamiento de Madrid desde la Dirección General de Comercio y Emprendimiento (Madrid Capital de Moda), ha salido adelante gracias a sus patrocinadores, que también dejarán su sello a los pies de las meninas que han apadrinado.

Unidad Editorial, por ejemplo. El grupo que publica EL MUNDO, ha encargado a cuatro artistas el look de cuatro de las nuevas muñecas velazquianas: una por el suplemento Zen, otra por la revista Metrópoli, otra por la revista de Estilo de Vida Fuera de Serie y la cuarta por EL MUNDO.

"Yo he hecho lo que sé: tomar lo que ya existe e intentar darle una mirada nueva hasta dar con otra cosa, con algo diferente", explica el escultor Alberto Bañuelos, el artista que firma la menina de EL MUNDO, llamada Menina deconstruida. "Mi lenguaje es el de la deconstrucción y eso es lo que he querido hacer con la figura. La dificultad consistía en que estas figuras no son macizas, están huecas". El resultado es diferente a cualquier otra de las meninas que estos días se parecerán a Madrid: gris, descuajeringada y esencial. Su esquinita estará en la acera de los números pares del Paseo de Recoletos.

Todo lo contrario de la Menina osada, la pieza que el artista gráfico Felipao ha hecho para Metrópoli. Su historia empieza por un juego de palabras: la Osada estará pensada como un juego con el Edificio Metrópolis, en el cruce de Alcalá y Gran Vía, y que tiene, casi, el mismo nombre que Metrópoli. Y del famoso edificio sacará su piel, un vestido negro con púas doradas como el tejado de su cúpula.

"Es un poco sado", explica Felipao de su menina, antes de explicar el resto de velos, capas, antifaces y bromas que se superpondrán sobre la Osada. ¿Es una menina pecadora? "Es que Madrid es una ciudad pecadora, una ciudad de muchas vetas, entre ellas, la de la transgresión", explica Felipao. Igual que la Deconstruida tiene su residencia en Recoletos, en el lado del Barrio de Salamanca ya que el Ayuntamiento prefirió no colocar ninguna menina en la acera del Metrópolis, ahora en obras.

También la Menina secreta, la obra del modisto Lorenzo Caprile para Fuera de Serie tiene pinta de salir de noche y de saber divertirse. Guiña el ojo y juega al viejo juego del vestida pero desnuda. Aunque, en realidad, la idea de Caprile era la de homenajear a su oficio. "La Menina secreta enseña lo que nunca se ve, lo que no se muestra.Todos esos aparatosos cimientos sobre los que descansa una silueta que ya es universal. El guardainfante, el justillo, las medias, la camisa y los calzones... Los secretos mejor guardados de la corte de Felipe IV salen a la luz para deleite del pueblo de Madrid", ha escrito su autor. Para estar a la altura, su ubicación será Serrano, 26, junto a la tienda de Prada.

La cuarta menina de Unidad Editorial está pensada desde el seno de su redacción. Rodrigo Sánchez, director de Arte de EL MUNDO, pensó en la muñeca del suplemento Zen, llamada XMENina. X, por los rayos X. Su silueta aguitarrada es un negativo de blanco sobre negro que deja ver los huesos de la niña de Velázquez, dibujados por el ilustrador Akirant. "El periodismo consiste en eso, ¿no? En ver lo que no siempre está a la vista", explica Rodrigo Sánchez. Su menina tendrá un puesto privilegiado: Plaza Independencia, 1, en la puerta del Parque Retiro.

elmundo.es



 

Una magnífica iniciciativa.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VELÁZQUEZ (Diego Rodríguez De Silva Y Velázquez) 
 
Meninas en la ciudad

Antonio Azzato convierte Madrid en una galería de arte urbano con imágenes velazqueñas



 02_1523786935_441474

Menina gastronómica, de Hermanos Torres, una de las figuras instaladas en la Puerta del Sol.

Estaban destinadas a un lugar secundario en la historia, pero acabaron convirtiéndose en personajes principales. Las meninas no solo dan nombre al cuadro más famoso de Diego Velázquez, también siguen acaparando estudios y miradas. Tres siglos después de ser inmortalizadas por el pintor sevillano han saltado del lienzo a la calle. Antonio Azzato ha diseñado 80 esculturas que convertirán la capital en una galería de arte al aire libre hasta julio. Ha contado con la colaboración de un centenar de artistas que han reinterpretado las figuras partiendo de la pregunta ¿qué es Madrid para ti?

Azzato utiliza diferentes moldes para crear las esculturas, que miden 180 centímetros y pesan 30 kilos. Las construye en fibra de vidrio y las entrega a sus colaboradores “como un lienzo en blanco”. “Cada artista aplica su técnica, por lo que cada menina es una obra de arte única e irrepetible”, sostiene su creador. Azzato estudió en profundidad la obra de Velázquez y lleva una década moldeando la icónica imagen. “Ha habido muchas interpretaciones. Me di cuenta de que era como un sistema de ecuaciones que había que despejar. He llamado a la variable el mensaje infinito de Velázquez. La muestra nos ayudará a desvelar ese mensaje”.

Alejandro Sanz, Enrique Ponce o la diseñadora Agatha Ruiz de la Prada son algunos de los artistas que participan en el proyecto, bautizado como Meninas Madrid Gallery. El cantante venezolano Carlos Baute se ha sumado con una menina que se expone en la Plaza Mayor. Es una figura de color fucsia a la que ha llamado Madrid en mi ADN. “Dibujé un mapa genético porque Madrid está en mi ADN. Aquí nacieron mis dos hijos y me han sucedido cosas maravillosas. La ciudad me tiene colgado en sus manos”. La frase, que saca de una de sus canciones, preside la escultura junto a otras palabras significativas para él. “Hice la menina en casa. Había que darle un barniz y luego pintarla. Más tarde metimos los dibujos. Tardé una semana”, subraya Baute.

“El arte hay que tocarlo”

“Para mí, Madrid es Sabina, por eso le dibujé un bombín”, revela la actriz Marta Hazas. En su menina intenta homenajear al mundo del cómic, un género que le encanta. De hecho, al llegar a la ciudad compraba tebeos en El Rastro. La figura es también una explosión de colores, con los que Hazas intenta “diferenciarla del gris del asfalto”. Para la intérprete cántabra, Madrid es también “esos atardeceres rojos que compensan la ausencia del mar, una jungla de tejados y esa ciudad soterrada de teatros donde he cumplido mis sueños”. Y es Velázquez, a cuya técnica de perspectivas hace un guiño dibujando una espectadora en la falda de la escultura, que se expone en la calle de Bailén y fue elaborada durante “tres tardes en un hotel”.

Azzato sostiene que la colección aparece por “la necesidad que tiene el arte de salir a la calle”. En su opinión los museos deben estar fuera de los edificios. “La mejor manera de interesarse por el arte es tocarlo y sentirlo”. Su objetivo ahora es llevar el proyecto a otros lugares: “En cada uno de ellos se preguntará a personas significativas qué es la ciudad para ellos”. Una vez terminada la exhibición, las figuras serán subastadas con un fin benéfico. La iniciativa, sin embargo, nace gracias a Acotex, la organización más representativa de la moda en la capital, y es posible gracias al patrocinio de empresas privadas y la colaboración del Ayuntamiento.

elpais.com




Antonio Azzato


 03_1523787116_767955

Art by Azzato es una marca creada por el artista Antonio Azzato. Su obra muestra la intervención lúdica que hace del objeto cotidiano transformando su materialidad discursiva, a partir de la piel creada por fragmentos distintos, que se ordenan para ofrecer una nueva narrativa contemporánea y hacer de cada pieza, una verdadera obra de arte. Azzato es un provocador por naturaleza, apasionado del arte y el diseño. Considera la actividad artística como algo que trasciende más allá de un estilo o una tendencia, su principal inspiración parte del estudio de artistas consagrados así como de la inquieta búsqueda que le permite agitar lo establecido y proponer texturas irreverentes que enlacen lo pasado y el presente... LEER MÁS
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VELÁZQUEZ (Diego Rodríguez De Silva Y Velázquez) 
 
Vendida la casa natal de Velázquez

Una asociación conservacionista, Adepa, reclama su declaración como Bien de Interés Cultural

Ni el Ayuntamiento ni la Consejería de Cultura han mostrado de momento interés por rescatar la vivienda, que ha salido a la venta por 1,4 millones

El último uso que se dio al edificio fue el de taller de costura, cuando estaba en manos de la firma Victorio y Lucchino



 00_1525447142_712377

Fachada de la casa natal de Velázquez, en el número 4 de la calle Padre Luis María Llop de Sevilla. GOGO LOBATO

"Vendida". La compañía inmobiliaria que sacó a la venta la casa natal de Velázquez de Sevilla, por 1,4 millones de euros, ha confirmado a EL MUNDO que un comprador ha dado ya una 'señal' para reservar el inmueble de 700 metros cuadrados sito en el número 4 de la calle Padre Luis María Llop. Fuentes del portal inmobiliario Aliseda no han ofrecido datos del posible nuevo propietario de esta vivienda, que está parcialmente protegida, y que mantiene la misma estructura desde que en sus dependencia naciera el pintor de Sevilla, en junio de 1599. El anuncio ha sido retirado de la red este mismo viernes.

Lo que está claro es que no ha sido el Ayuntamiento de Sevilla quien se ha hecho con el edificio, pues éste descartó la operación por falta de disponibilidad presupuestaria, según informó a EL MUNDO, tras recordar que actualmente está en trámite la compra de la casa natal del poeta Luis Cernuda y recientemente se adquirió también la conocida como Casa Fabiola, que albergará próximamente la colección de arte de Mariano Bellver.


La casa Velázquez

Unos ventanales con marcos de madera lacada en blanco cierran el patio de luz interior que es, probablemente, el elemento arquitectónico más singular de esta casa sevillana que aún conserva la misma estructura que ya tenía a finales del siglo XVI, cuando en alguna de sus dependencias nació (1599) el pintor sevillano más universal, Diego de Silva y Velázquez. Tal vez en ese mismo dormitorio con chimenea que ahora aparece entelado (o empapelado) en color carmesí.

En las fotos suministradas por el portal inmobiliario en el que se anunciaba su venta, al precio de 1,4 millones de euros, algunas de las hojas de ese ventanal aparecen descolgadas. Y, aunque los espacios interiores resultan angostos, la luz de Sevilla que entra con generosidad parece ampliarlos y hacerlos cálidos y confortables. Necesita una reforma, sin duda, y tal vez también la retirada de algunos de los elementos adosados en los años 70 u 80, como esos sanitarios en color negro (incluido un váter inverosímil con tapa blanca), inasumibles salvo para amantes de lo kitsch-vintage.

No cuesta mucho imaginarse a un jovencísimo Diego Velázquez dejar con apenas 10 años el calor del hogar para dirigirse cada día hasta el taller de Herrera el Viejo, pintor de carácter imposible que guió sus primeros brochazos antes de que su padre firmara un contrato con otro maestro, Francisco Pacheco que, éste sí, se quedó para siempre en su vida y su obra.

Tan sólo una placa de mármol pequeña en la puerta del número 4 de la calle Padre Luis María Llop recuerda que en esta casa de fachada típicamente sevillana nació, con la calorina propia del arranque del mes de junio, Diego Velázquez, el pintor sevillano más universal. "Velázquez. Casa Natal". Así, de manera telegráfica, se recuerda el vínculo entre el inmueble y el artista universal. El anuncio portal inmobiliario ni siquiera menciona esta singularidad del bien en venta. No debe considerarse un atractivo añadido sino más bien una carga, tal vez temiendo que para el inversor resulten disuasorias las posibles protecciones especiales que pesen sobre el inmueble. Pero sólo tiene un protección relativa. De hecho no está inscrita en el catálogo de Bien de Interés Cultural. Desde el punto de vista urbanístico, está protegida con el nivel 1 letra C, que prohíbe su demolición y condiciona su rehabilitación interior, ya que obliga a conservar su fachada, la primera crujía, los patios, las escaleras y el tipo de cubierta.

La Sevilla oficial que celebra el IV Centenario de Murillo, otro de sus grandes, no había mostrado interés alguno por rescatar para la memoria y el patrimonio sentimental la ciudad esta casa que ha sido en los últimos años sede del taller de los modistos Victorio y Lucchino, y que hoy está a la venta. El Ayuntamiento apela a las restricciones de gasto impuestas por el Ministerio de Hacienda a las administraciones locales, tanto en materia de personal como de inversiones. Además, recuerda que recientemente ha hecho un esfuerzo presupuestario para adquirir la conocida como Casa Fabiola, que albergaría la colección de arte de Mariano Bellver; así como la casa natal del poeta Luis Cernuda, cuya adquisición está aprobada pero aún no se ha materializado por las dificultades encontradas en el proceso, ya que el inmueble forma parte de una herencia familiar. Éstas son en este momento las "prioridades" del Ayuntamiento y en ellas no se encuentra, de momento, ninguna actuación en relación a la casa de Velázquez.

Pero hay una asociación conservacionista, ADEPA (Asociación de Defensa del Patrimonio de Andalucía), que estaba dispuesta, una vez más, a asumir el liderazgo de una iniciativa ciudadana que permita incorporar la casa de natal de Velázquez al legado material del pintor humanista. El presidente de ADEPA, Joaquín Egea, confí aún en que con la casa de Velázquez ocurra como ocurrió en su día precisamente con la casa de Cernuda, por la que se interesó el Ayuntamiento tras una intensa campaña iniciada por el catedrático emérito de la Universidad de Sevilla Rogelio Reyes Cano, que impulsó su declaración como Bien de Interés Cultural. La casa de Velázquez busca también su propio mecenas que la proteja del olvido.

Las vicisitudes por las que el inmueble ha pasado en los últimos años no son pocas. Se salvó de la piqueta en los años 60 gracias a la iniciativa de un grupo de artistas que la convirtió en el Centro de Arte M-11, donde expusieron algunas firmas relevantes de la vanguardia como Luis Gordillo o el Equipo Crónica.

Ya después, las paredes de las que colgaron algunas piezas significativas del pop-art acogieron los desvelos con las tijeras y los volantes de dos clásicos de la moda andaluza, la pareja formada por los diseñadores sevillanos con sobrenombre italiano: José Víctor Rodríguez Caro y José Luis Medina Corral, de nombre artístico Victorio y Lucchino , que convirtieron la casa natal de Velázquez en sede de uno de sus talleres y soñaron con abrirla al público para hacer justicia con su historia.

Pero, de nuevo, la realidad se impuso, y la quiebra de la empresa V&L Costura, Diseño y Moda S.A. derivó en un embargo sobre el inmueble por las deudas acumuladas por la sociedad con los bancos, la Agencia Tributaria y la Seguridad Social, tras varios intentos fallidos de los modistos por reflotar el negocio. Después, el juez Eduardo Gómez Leal acabaría finalmente con la ambición de los diseñadores y autorizaría en febrero de 2017 la dación en pago de la casa, junto con otro inmueble colindante, en el número 12 de la calle Sales y Ferré, y que hoy sale a la venta como local comercial unido a la vivienda.

Además de decir adiós a este taller cargado de historia, junto a la Plaza de la Alfalfa, los empresarios ya tuvieron que desprenderse también de su tienda en la Plaza Nueva de Sevilla y olvidarse del proyecto que pretendían bautizar con el ambicioso nombre de Centro Permanente de Innovación de la Moda, que pretendían instalar en el que fuera Pabellón de Francia de la Expo 92, en la isla de la Cartuja de Sevilla.

Fue el último destino de la casa del pintor que busca espera ahora que alguien escriba un nuevo capítulo de su centenaria historia.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 4 de 4
Ir a la página Anterior  1, 2, 3, 4



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario