Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Martínez Domedel, Sebastián
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Martínez Domedel, Sebastián 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado a Sebastián Martínez Domedel, (Jaén c. 1615 - Madrid 1667), fue un pintor barroco español.

Natural y vecino de Jaén, según Antonio Palomino cuya información procede de Antonio García Reinoso, que fue discípulo del pintor, llegó a Madrid después de la muerte de Velázquez, de quien se ha dicho sin fundamento que pudo ser discípulo y colaborador. No ha sido posible establecer la fecha de su nacimiento, habiéndose publicado dos partidas de bautismo contradictorias, ninguna de las cuales parece corresponderle. Hijo de Bartolomé Díaz Domedel y María Domedel, la primera noticia documental es de 1636, año en que contrajo matrimonio con Catalina de Orozco. El matrimonio se avecindó en la calle de los Mesones, domicilio que no mudará en el tiempo que vivió en Jaén. Los esposos tuvieron un hijo, Diego, que siguió la vida religiosa, y adoptaron una niña de siete años, natural de Bailén, Juana de la Peña, quien a la muerte de Catalina de Orozco (1655) se convirtió en compañera sentimental del pintor y madre de otros cinco hijos. Sólo tres de ellos sobrevivieron y fueron reconocidos por el padre, aunque el mayor, nacido durante una de sus ausencias de Jaén, había sido arrebatado a la madre por evitar el escándalo y expuesto a las puertas de una iglesia, siendo luego dado en adopción. Pocos días antes de morir en Madrid el 30 de octubre de 1667, víctima de paludismo, sin testar, avecindado en un mesón y sin medios, contrajo matrimonio por poderes con la citada Juana de la Peña, que había quedado en Jaén.

Nada se sabe de su formación, habiéndose supuesto que pudo tener lugar en Córdoba, donde se conservan algunas de sus obras, en el taller de Juan Luis Zambrano, supuesto discípulo de Pablo de Céspedes, o con Antonio del Castillo, lo que permitiría explicar su dedicación a los paisajes, atestiguada por Palomino, quien decía haber visto una Aurora de su mano. Pero también pudo tener lugar en la propia ciudad de Jaén, donde se documenta en 1600 a un Diego Domedel, quizá familiar, con oficio de pintor, y en cualquier caso es allí donde estableció su taller al menos desde la fecha de su boda, no tardando en alcanzar prestigio en la ciudad.

El primer viaje documentado del pintor, por encargo del cabildo catedralicio, es ya de 1661 y tuvo por motivo visitar las colecciones reales de El Escorial para copiar alguna pintura a elección del pintor con destino al retablo del Santo Rostro.3 Para Martínez fue la ocasión de entrar en contacto con clientes de la Corte. Quien le abrió las puertas de ella fue un pariente cercano, Francisco Domedel Ferreira, criado de Diego Gómez de Sandoval, duque de Lerma, que en 1662 le pagó por cinco cuadros no especificados. El mismo año regresó a Jaén con poderes de su pariente para realizar una encuesta genealógica a fin de determinar su origen noble. En diciembre el cabildo le encargó el Martirio de San Sebastián de la catedral, su obra más admirable, «en lo historiado, caprichoso y bien observado de luz», según dice Palomino. Del cuadro, inspirado en un grabado de Guido Reni, se conserva un boceto en colección particular madrileña dado a conocer por Alfonso E. Pérez Sánchez, de composición más severa y equilibrada que la versión definitiva, en la que se acentúa el escorzo del santo y la iluminación cobra tintes dramáticos con su peculiar técnica de pincelada deshecha. Palomino dice, a propósito de ello, y haciéndose eco, al parecer, de unas palabras del rey Felipe IV, que su pintura era «de poca fuerza, y que era menester mirarla junto a los ojos, porque lo hacía todo muy anieblado; pero con un capricho peregrino».

Aunque Palomino afirma que Felipe IV le hizo su pintor, y refiere anécdotas de las visitas del monarca a su taller, no existe confirmación documental de tal nombramiento, sobre el que el propio Palomino parecía albergar dudas al añadir «pero yo extraño mucho no haber visto pintura alguna suya en ninguno de los sitios reales, que las conozco muy bien; sí que entre particulares».


 34restaurado_el_san_lucas_de_mart_nez_dom_del_en_2013_catedral_de_ja_n

En 2013 fue restaurado el ‘San Lucas’ de Martínez Domédel. Catedral de Jaén.


Obra

Lo que de Sebastián Martínez se conserva firmado o documentado, al parecer todo de fechas avanzadas, muestra a un artista ecléctico, desigual incluso dentro de una misma obra, que utiliza estampas y copia con habilidad a los maestros antiguos (la Flagelación de Navarrete el Mudo o el Descendimiento de Daniele da Volterra para el citado retablo de la Santa Faz de la catedral de Jaén), tanto como imita a los modernos según se advierte en la Inmaculada del convento de dominicas del Corpus Christi de Córdoba, réplica, al parecer, de la perdida Inmaculada de Alonso Cano para la capilla de San Isidro en la iglesia de San Andrés en Madrid.

En el convento del Corpus Christi de Córdoba pintó Martínez cuatro lienzos, conservados en los mismos lugares donde los describió Palomino, cuya ejecución debe llevarse a una fecha próxima a 1660 en vista de ese conocimiento de la obra de Cano. Pero la del pintor granadino no es la única influencia que en ellos se advierte, apreciándose en los tres restantes una aproximación a lo que se hacía en Córdoba en las mismas fechas, y en concreto a la obra de Antonio del Castillo, a quien imita en el Nacimiento de Cristo colocado sobre la puerta de la sacristía. En el San Jerónimo penitente, «muy flaco y consumido» según Palomino, y en el San Francisco de Asís con la redoma, pareja en el retablo mayor de la Inmaculada, las mejores obras de este conjunto, hay por fin recuerdos de José de Ribera, cuya obra pudo conocer a través de la estampa, en los rostros expresivos y naturalistas de los santos y en el fuerte claroscuro.

Para la catedral de Jaén, además de los lienzos del retablo de la Santa Faz, que debió de copiar en El Escorial en 1661, la pequeña tabla de la Santa Faz del mismo retablo y el San Sebastián encargado a finales de 1662, pintó un Cristo Crucificado, firmado pero sin fecha, localizado en el llamado Cementerio de los Canónigos, ocupado actualmente por la Exposición Permanente de Arte Sacro. En ésta se conserva también la Virgen de la Expectación o Nueva Eva, conocida como Virgen de los Compadres, que pintó para la desaparecida iglesia de la Santa Cruz. En todos estos cuadros se pone de manifiesto el mismo interés por el cuerpo humano y su desnudo, que debió de tomar de estampas italianas, representándolo apolíneo e idealizado en el caso del crucificado expirante, lo mismo que en el San Jerónimo cordobés o en el San Juan Bautista del Museo de Jaén, en abierto contraste con el naturalismo del rostro, o tratándolo en dinámicos escorzos, como en el caso del San Sebastián catedralicio o en las figuras de Adán y Eva encadenadas a los pies de la Virgen de la Expectación. Por el contrario, los fondos paisajísticos, con el horizonte muy bajo, apenas parecen suscitar su interés si no es para reforzar la tensión dramática con sus luces aniebladas, según la afirmación del biógrafo cordobés.

En Lucena dice Palomino tener noticia de que «hay algunas pinturas de nuestro Martínez con gran aprobación de los del arte», atribuyéndosele allí las pinturas del retablo mayor de la parroquia de Nuestra Señora del Carmen, con escenas de la vida de Santa Teresa de Jesús de las que existe alguna otra versión en Jaén, en el antiguo Museo Provincial y en la Institución Teresiana que también le han sido atribuidas.

Muy interesante por razones iconográficas es el San José con el Niño adquirido en 2009 por el Museo del Prado. De procedencia ignorada, pero firmada «Sebast.us f. Giennii» y pintada probablemente en la década de 1650, por la mayor precisión en el dibujo y contención cromática, muestra a San José reteniendo la mano del Niño Jesús ante un cesto de mimbre con frutas, integrando el motivo del bodegón, tratado con notable habilidad formal, en el relato de la Pasión, pues las frutas que san José quiere evitar que tome el Niño, vestido con túnica carmesí, son uvas y granadas, con significado sacrificial y eucarístico.

Espero que la recopilación que he conseguido de este pintor español, sea del interés de los aficionados al arte que frecuentan esta sección del foro de xerbar, y en lo posible contribuya en su divulgación.






Algunas obras



 30san_jos_con_el_ni_o_hacia_1650_leo_sobre_lienzo_142_x_96_cm_museo_del_prado_obra_de_sebasti_n_mart_nez_domedel

San José con el Niño, hacia 1650, Óleo sobre lienzo, 142 x 96 cm. Museo del Prado (Firma: "Sebast.us f. Giennii") Obra de Sebastián Martínez Domedel.

San José, que está representado casi de cuerpo entero y ostenta la vara florecida que tradicionalmente lo identifica, agarra con su mano derecha el brazo izquierdo del Niño Jesús, retrayéndolo de tomar las frutas que parecen en un frutero de mimbre apoyado en una repisa. Esta acción aparentemente insignificante está repleta de contenido, pues el Niño viste una camisa carmesí y las frutas predominantes son uvas y granadas, todo lo cual tiene un significado sacrificial y eucarístico. Los personajes se encuentran en un escenario muy sobrio, y se proyectan sobre un fondo de claros y sombras construido con colores terrosos, lo que sirve para enfatizar de una manera eficaz y expresiva a San José, el Niño y la acción que desarrollan. A esa sobriedad general contribuyen también los tonos pardos de la túnica o de la propia tez del santo, con lo que se crea un marco en el que destacan vivamente tanto los rasgos infantiles y vivaces de Jesús como la frescura y la variedad formal de las frutas que aparecen en primer término.

La sobriedad, contención, economía de medios y eficacia que demuestra el autor de esta obra a la hora de componer y narrar se acompañan de una escritura pictórica muy precisa y segura, que le permite describir de manera muy individualizada una gran variedad de texturas (flores, frutos, tejidos, cabellos, carne), y crear, en una composición sencilla, una rica sucesión de planos espaciales.

El autor de esta obra, Sebastián Martínez (Jaén h. 1615-Madrid 1667), desarrolló la mayor parte de su carrera en Jaén, y es uno de los artistas más importantes de la Alta Andalucía en el siglo XVII. Durante mucho tiempo ha sido un pintor poco conocido, con un catálogo limitado y una biografía de la que se conocían pocos datos. Incluso varias noticias importantes que se daban por seguras (como las que transmitió Palomino) son, en realidad, bastante discutibles. Sin embargo, en las dos últimas décadas han aparecido nuevas noticias documentales y varias obras destacadas, que permiten perfilar mejor una personalidad artística con notables contrastes estilísticos, en la que confluyen reminiscencias de Antonio del Castillo, Alonso Cano o los pintores madrileños activos en las décadas centrales del siglo XVII.

Frente a una serie de obras firmadas o contratadas en los años 60 caracterizadas por una extraordinaria libertad de factura y una gama cromática de gran amplitud y vistosidad, como Santa Águeda (colección particular) o San Sebastián (Catedral de Jaén), existen varias con un cromatismo más reducido, una notable contención formal, y una iluminación tajante y cortante. Entre ellas figuran Santo Tomás (colección particular), San Judas Tadeo (colección particular) y el cuadro que aquí nos ocupa, en los que conviven intereses cercanos al naturalismo con una escritura rica y precisa en rostros, manos o naturaleza muerta, la cual recuerda lo que estaban haciendo algunos pintores madrileños de mediados de siglo, como Antonio de Pereda. Dentro de la carrera de Martínez, estas obras probablemente se sitúan en una época anterior a la de los cuadros citados en primer lugar, en los años cincuenta.

San José y el Niño es un cuadro también interesante desde el punto de vista de la historia de la naturaleza muerta española. La colocación en un lugar prominente de un motivo de bodegón fue común a otros pintores españoles a mediados de siglo, como Zurbarán, que en varias de sus pinturas con el tema Virgen con el Niño utiliza recursos similares. Pero en este caso, Martínez no sólo demuestra sus méritos a ocupar un lugar más que discreto entre los pintores de frutas, sino que ha sabido integrar muy inteligentemente ese motivo en la narración, en la que ocupa un lugar indispensable, pues sin su presencia el significado del cuadro sería completamente distinto.

Desde el punto de vista de la colección del Museo del Prado, la importancia del cuadro radica en que es probablemente la obra de mayor calidad de un pintor español del Siglo de Oro que en los últimos años está siendo objeto de una atención cada vez mayor, y del que hasta ahora la institución carece de piezas. Su alta calidad técnica, la forma tan delicada como se describe la acción, su carácter al mismo tiempo íntimo y monumental y la maestría con que está resuelta la composición es testimonio del nivel al que llegó la pintura barroca en la Alta Andalucía; y la presencia plásticamente tan poderosa y narrativamente tan cargada de contenido de la cesta con las frutas sirve para enriquecer la ya de por sí notable casuística de la naturaleza muerta española que ofrece el Museo del Prado.

museodelprado.es / Javier Portús



Otras obras


 31santa_catalina_leo_sobre_lienzo_205_x_113_cm_museo_de_ja_n_firmado_sebastianus

Santa Catalina, óleo sobre lienzo, 205 x 113 cm. Museo de Jaén. Firmado Sebastianus. Obra de Sebastián Martínez Domédel


 000_1576576168_837540
 
'San Jerónimo', mitad del siglo XVII. Obra de Sebastián Martínez Domédel


 07_1576585987_683794

La muerte de Abel. Hacia 1655. Óleo sobre lienzo, 206 x 161 cm. París, Museo del Louvre. Obra de Sebastián Martínez Domédel


 32san_juan_bautista_en_el_desierto_leo_sobre_lienzo_129_5_x_97_cm_museo_de_ja_n

San Juan Bautista en el desierto, óleo sobre lienzo, 129,5 x 97 cm, Museo de Jaén. Obra de Sebastián Martínez Domédel


 35la_lamentaci_n_obra_de_sebastian_martinez_domedel

La Lamentación. Obra de Sebastián Martínez Domédel


 36san_mateo_y_el_ngel

San Mateo y el Ángel. Obra de Sebastián Martínez Domédel


 02_1576576460_332759

San Juan Evangelista, Catedral de Jaén, capilla de la Virgen de los Dolores.. Obra de Sebastián Martínez Domédel


 37pasi_n_de_cristo

Pasión de Cristo. Obra de Sebastián Martínez Domédel


 03_1576585588_815611

Martirio de San Sebastián (1663). Óleo sobre lienzo, 496x319 cm. Catedral de Jaén, Capilla de San Juan Nepomuceno y San Sebastián. Obra de Sebastián Martínez Domédel


 04_1576585635_673236

Crucificado (h. 1660). Óleo sobre lienzo, 320x230 cm. Catedral de Jaén, Exposición Permanente de Arte Sacro, Sala II. Obra de Sebastián Martínez Domédel


 05_1576585666_618855

Santo Tomás (h. 1655). Óleo sobre lienzo, 108x85 cm. Colección Granados. Obra de Sebastián Martínez Domédel


 06_1576585700_190234

Martirio de San Crispín y San Crispiniano (h. 1638). Óleo sobre lienzo, 183x142 cm. Palacio Episcopal de Jaén. Obra de Sebastián Martínez Domédel




Restaurado el ‘San Lucas’ de Martínez Domédel



 34_1438877671_534567

El restaurador Néstor Prieto, el gerente de la Fundación Caja Rural y el deán de la Catedral. / Viva Jaén.

Ayer fue presentado el cuadro San Lucas, de Sebastián Martínez Domédel (Jaén 1615 – Madrid 1667), expuesto en la capilla de la Virgen de los Dolores de la Catedral de la ciudad, que ha sido restaurado por Néstor Prieto, restaurador del templo catedralicio. La restauración ha sido financiada por la Fundación Caja Rural de Jaén, cuyo patronato ya ha aprobado la próxima restauración de un segundo evangelista, San Juan, también atribuido a Martínez Domédel. Esta restauración se inició en mayo de 2012 y concluyó en diciembre.

Según el restaurador la obra presentaba un “mal estado de conservación”, al que atribuye factores tan adversos como el ambiental o humano. En el bastidor abundaban las roturas y fisuras que le restaban estabilidad como estructura sustentante del lienzo. Tanto el debilitamiento del lienzo como el mal estado de conservación de la capa pictórica, aconsejaron llevar a cabo una forración de la obra mediante el método tradicional 'a la gacha', empleado desde el siglo XVII con excelentes resultados.

El bastidor original fue sustituido por uno del tipo francés, para posibilitar su expansión ante posibles destensados de la tela. Tras realizar el test de solubilidad, se procedió a la limpieza del barniz oxidado. Las pérdidas de preparación fueron rellenadas con masilla tradicional, sobre la que se llevó a cabo la reintegración cromática y posterior aplicación de una capa de protección con barniz de resina natural.

El tratamiento en el marco se inició con la fijación de los estratos de dorado y policromía, para proceder a su estucado y nivelado de lagunas. Las pérdidas de dorado fueron reintegradas con oro fino, mientras que para las de policromía se empleó acuarela.

El catedrático de Historia del Arte Pedro Galera  analizó la figura del pintor de la corte de Felipe IV, sucesor en el cargo de Diego Velázquez.  “Fue un pintor original dentro de los artistas barrocos, muy extravagante”, dijo Galera Andreu.

Publicado el 13/03/2013 por andaluciainformacion.es




Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado a Sebastián Martínez Domedel, (Jaén c. 1615 - Madrid 1667), fue un pintor barroco español.



Fuentes y Agradecimientos: es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, elpais.com, museodelprado.es, andaluciainformacion.es, latinamericanart.com, 2.ual.es, arsmagazine.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Martes, 17 Diciembre 2019, 13:38; editado 9 veces 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Sebastián Martínez Domedel (c. 1615-1667) 
 
Sebastián Martínez en el cuarto centenario de su nacimiento


 00_1434811631_175744

Vídeo de la conferencia del 11 de abril de 2015 en el Museo Nacional del Prado: Sebastián Martínez en el cuarto centenario de su nacimiento. Dibujos y obras inéditas

Sebastián Martínez en el cuarto centenario de su nacimiento. Dibujos y obras inéditas, por José María Palencia, del Museo de Bellas Artes de Córdoba.

A Sebastián Martínez Domedel (Jaén, 1615 ?- Madrid, 1667) se le puede considerar el pintor andaluz del Barroco español más injustamente tratado. Las diatribas vienen de lejos, pues a los juicios hasta cierta medida peyorativos que le dedicara Palomino porque “lo hacía todo anieblado”, habría que sumar el desdén con que fue tratado por Ponz y Ceán, que supuso que, hasta los años finales del siglo XX, la crítica española no volviera a echarle cuentas, deslumbrada ahora por la potencialidad y calidad de su obra, que poco a poco ha ido apareciendo, restaurándose, sacándose de desconocidos camerinos privados y valorándose más en su justa medida.

A las confusas aportaciones del profesor Capel, los más modernos trabajos de Soledad Lázaro, Pedro Galera, Benito Navarrete, Rafael Mantas y el propio autor de la conferencia, han abierto un nuevo abanico de posibilidades en su torno. Particularmente a partir de la identificación de la firma “Sebastianus” con la del autor del Apostolado del Palacio Episcopal de Córdoba llevada a cabo por Palencia, embarcado desde entonces en un serio intento por establecer la evolución de su estilo en función de su técnica y acotando el campo de sus intereses estilísticos, que tuvieron como paradigmas fundamentales a José de Ribera, y también a otros con los que convivió estrechamente, como el cordobés Antonio del Castillo (1616-1668) o el granadino Alonso Cano (1601- 1667).

Consciente de su importancia, el Museo del Prado, con el buen criterio que caracteriza a D. Javier Portús, se unió a la recuperación del pintor giennense adquiriendo un San José itinerante con el niño firmado que exhibe de manera permanente. A lo que se une ahora esta conferencia de don José María Palencia en el año en que se celebra el IV Centenario de su supuesto nacimiento, que establecerá la evolución de su obra, dará a conocer nuevas pinturas y dibujos desconocidos e intentará establecer otras pautas de reflexión en torno al mismo.
 

El Museo del Prado programa de manera habitual conferencias los miércoles (Exposiciones) y los sábados a las 18.30 horas (Temas de Arte), así como los domingos a las 12.00 (Colecciones).

Las conferencias de los miércoles se dedican a profundizar en el conocimiento de las exposiciones temporales vigentes en el museo. En ABRIL se analizará el San Juanito, obra juvenil de Miguel Ángel, la pieza invitada en el Museo los próximos meses. Continuarán las conferencias sobre la exposición de Rogier van der Weyden y se impartirá la última ponencia sobre Goya en Madrid.

Los sábados se conmemorará el cuarto centenario del nacimiento del pintor Sebastián Martínez, de quien el Prado ha adquirido recientemente una obra. Se tratará la vida del pintor romántico Genaro Pérez Villaamil y se analizarán pinturas realizadas sobre mármoles, pizarras y jaspes, soportes distintos a los habituales.

Las obras analizadas los domingos serán los dos delicados retratos de los niños Flores Calderón, realizados por Esquivel y El juicio de Paris de Rubens, y se ofrecerá una conferencia sobre el estudio técnico del retrato de Isabel de Valois pintado por Sofonisba Anguissola.

museodelprado.es / mcu.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Sebastián Martínez Domedel (c. 1615-1667) 
 
Una muestra en la Catedral "descubrirá la importancia" de Sebastián Martínez en la pintura del siglo XVII


Organizada para conmemorar el cuarto centenario de su nacimiento, se desarrollará entre octubre y enero



 0catedral_importancia_sebastian_martinez_xvii

Una exposición en la Catedral de Jaén permitirá "descubrir la importancia" que Sebastián Martínez Domédel (1615-1667) tuvo en la pintura del siglo XVII. Será entre el 8 de octubre y el 8 de enero próximos con motivo del cuarto centenario del nacimiento del artista.

Así se ha puesto de relieve este jueves en la firma del convenio entre el Cabildo catedralicio y la Fundación Caja Rural de Jaén para la restauración de 'San Marcos'. Es uno los cuatro evangelistas que componen la serie realizada por el pintor jiennense para el templo y el último que va a ser recuperado, precisamente, de cara a la organización de la citada muestra.

El lienzo "revela una maestría en Sebastián Martínez", según ha destacado el deán, Francisco Juan Martínez Rojas, quien ha agregado que estos evangelistas "son obra señera de las producciones artísticas" de Martínez Domédel. Estas piezas serán algunas de las aproximadamente 30 que formarán la muestra que ambas instituciones impulsan, con la colaboración del Instituto de Estudios Giennenses (IEG) y la Universidad de Jaén (UJA).

Podrá verse en la Catedral entre el 8 de octubre de este año y el 8 de enero de 2016 para conmemorar el cuarto centenario del nacimiento del pintor, del que "donde más obras hay" es precisamente la seo jiennense, "puesto que su vida coincide con el amueblamiento" tras la consagración de 1660.

Entre ellas y junto a los evangelistas, Martínez Rojas ha citado la Virgen de los Compadres, el Cristo del Desamparo y la puerta del Santo Rostro, que "está deparando bastantes sorpresas después de las adherencias que se le están quitando".

Además, se pedirán para la muestra piezas a diversas instituciones como el Museo del Prado, la Catedral de Córdoba o la Colegiata de Osuna y no sólo del propio Sebastián Martínez Domédel, sino también de su maestro, Antonio del Castillo, y otros artistas contemporáneos como Ribera, con el que "pone en conexión" rostros como el del 'San Marcos, "de anciano, con un barroco casi deforme".

"Se trata de verlo en la evolución de su maestro, fundamentalmente Antonio del Castillo, y sus coetáneos, sobre todo Ribera, además de sus aportaciones más personales", ha explicado el deán, quien ha agradecido, "una vez más, el apoyo de la Caja Rural para el sostenimiento del patrimonio mueble del primer templo de la Diócesis" así como a distintas iniciativas culturales como los 'Jueves de la Catedral'.

De su parte, el gerente de la Fundación de la entidad, Luis Jesús García-Lomas, ha explicado que el convenio rubricado este jueves se enmarca en la acción para promover la cultural y el patrimonio histórico-artístico de la provincia y está adscrito al programa 'La Rural Patrimonio'.

LIENZOS Y MARCOS

En total, la recuperación de los cuatro evangelistas, que forman parte de la decoración de la Capilla de la Virgen de los Dolores de la seo, supondrá una inversión superior de los 30.000 euros. Ha señalado, asimismo, que este trabajo, del que se encarga el restaurador de la Catedral, Néstor Prieto Jiménez, no sólo se realiza sobre los lienzos, sino también en los marcos.

"Merece la pena y lo vamos a disfrutar todos", ha afirmado García-Lomas, quien ha añadido que esta labor permitirá que luzcan "en todo su esplendor" y conocer "cómo se hicieron y cómo las concebió Sebastián Martínez". Ha valorado, además, la próxima exposición con la que se podrá "descubrir la persona e importancia" de este autor en la pintura en su época, en la que fue "bastante relevante, llegando a ser pintor del Rey", aunque "muchas veces es desconocido".


Publicado por la web teinteresa.es el 16/04/2015




EXPOSICIÓN «SEBASTIANUS, PINTOR DE JAÉN»



 08_1576587128_437357

El pasado jueves, 17 de diciembre, se inauguraba la exposición «Sebastianus, pintor de Jaén», una muestra sobre el pintor jiennense Sebastián Martínez Domedel, celebrada en el cuarto centenario de su nacimiento.


 09_1576587149_406058

 10_1576587161_266921

 11_1576587172_611957

 12_1576587189_450754

Ver más imágenes

La exposición ha sido posible gracias a la colaboración entre entidades: Excmo. Cabildo de la S. I: Catedral, Fundación Caja Rural de Jaén, Excma. Diputación Provincial y Universidad de Jaén.


Publicado el 19 diciembre 2015 por catedraldejaen.org
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Martes, 17 Diciembre 2019, 13:54; editado 1 vez 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Martínez Domedel, Sebastián 
 
El Louvre adquiere un Sebastián Martínez por 200.000 euros



 07_1576585987_683794

Sebastián Martínez Domedel. La muerte de Abel. Hacia 1655. Óleo sobre lienzo, 206 x 161 cm. París, Museo del Louvre.

Han tenido que pasar dos siglos para su reaparición. Su historia, la de una de tantas pinturas confiscadas en Sevilla en 1810 durante la Guerra de la Independencia. No es un asunto desconocido, ni mucho menos, el expolio al que se vio sometido el patrimonio artístico español –y aquí, en concreto, el sevillano– durante el tiempo en el que el mariscal Soult residió en la capital hispalense. Entre el ingente número de obras confiscadas y que años más tarde –concretamente en 1852– acabaron vendiéndose en París, figuró el cuadro que acaba de adquirir para sus fondos el Museo del Louvre.

Se trata de un lienzo de 206 x 161 cm que representa el pasaje bíblico de La muerte de Abel. La atribución a Sebastián Martínez Domedel (Jaén, hacia 1615-Madrid, 1667) y su correcto periplo histórico ha sido trazado por el historiador Pedro Antonio Galera Andreu (ver aquí) por encargo del galerista de Lyon Michel Descours, a quien lo ha comprado el Louvre por 200.000 €. Todo un acierto si se tiene en cuenta que el cuadro había reaparecido en el año 2016 como anónimo de finales del XVII o principios del XVIII en la casa Piquet-Hôtel des des Ventes de Ginebra. Efectivamente, en la venta del 9 de marzo (lote 956) comparecía con una estimación de salida de entre 3000 y 5000 francos suizos. Su remate en 43.000 francos ya presagiaba que su comprador, a pesar de la suciedad que presentaba la obra entonces, era consciente de su valía.

Ahora sabemos con precisión que La muerte de Abel estuvo en la catedral de Sevilla y que en 1810 Soult la seleccionó para el Museo Napoleón de París. Allí sería enviada en 1813 con atribución a Alonso Cano, pero fue rechazada por Vivant Denon, por lo que acabó recalando en la colección del mariscal francés. En 1852 fue puesta en venta, esta vez con atribución a Francisco Pacheco (nº 60), momento en el que se hizo con ella M. Caumartin por 305 francos. Para volver a tener noticias habrá que esperar al año 1925, cuando Joachim Carvallo, que la tenía entonces en su castillo de Villandry, vuelve a ponerla en venta, en esta ocasión como obra de Antonio del Castillo. dos propietarios más la separan de su reaparición en 2016 en Ginebra. Ahora, con su adquisición por parte del Louvre, se cierra el círculo y vuelve al museo para el que fue sustraída.

Por lo que respecta a su autor, Sebastián Martínez Domedel, puede considerarse como uno de los mejores pintores andaluces de mediados del siglo XVII. Pese a ello, aún hoy su biografía sigue llena de interrogantes y conjeturas. No parece haber acuerdo sobre su fecha de nacimiento, aunque las últimas investigaciones parecen inclinarse en torno a los años 1615-1617. En Jaén recibirá los primeros rudimentos sobre la pintura, pasando posteriormente a Sevilla y a Córdoba, aunque no ha sido imposible documentar su presencia en ésta última hasta 1660, año en el que firma la Santa Águeda de la Colección Granados. No obstante, Ceán Bermúdez fija precisamente en Córdoba su formación y en ella dejará buena parte de su producción. Buen ejemplo de ello es La muerte de Abel, que evidencia la profunda influencia de Antonio del Castillo. Antonio Palomino y Ceán Bermúdez indican que en 1660 se traslada a Madrid, donde parece que obtiene el título de pintor del rey. Esto último no se ha podido probar documentalmente, pero no ocurre lo mismo con su estancia madrileña, ya que sabemos que en 1661 se traslada a la corte por orden del cabildo de la catedral de Jaén, que le encarga la realización de una serie de copias de los cuadros de El Escorial para la capilla del Santo Rostro. Fallecerá en Madrid en 1667 aquejado de paludismo.


Publicado el 26 de junio de 2018 por arsmagazine.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Martínez Domedel, Sebastián 
 
La Policía Nacional retira de una subasta una pieza procedente de un convento andaluz

Un 'San Jerónimo' del pintor Sebastián Martínez se ofertaba para este miércoles a partir de 120.000 euros. Procede del convento del Corpus Christi de Córdoba, cerrado en 1992



 01_1576576126_610815
 
Detalle del óleo de Sebastián Martínez, retirado de la casa de subastas Isbilya.

La Policía Nacional ha acudido lunes por la mañana a la casa de subastas Isbilya, en Sevilla, y ha ordenado la retirada de la venta de un San Jerónimo del pintor Sebastián Martínez (1615-1667), que se iba a ofertar este miércoles a partir de 120.000 euros. Hasta nueva orden, la pintura permanecerá en los almacenes de este establecimiento, dirigido por José Muñoz, que asegura que es la primera vez que le ocurre algo así en siete años de negocio. La pintura, de mediados del siglo XVII, formaba parte del convento de dominicas del Corpus Christi de Córdoba, cerrado en 1992. La Brigada de Patrimonio Histórico de la policía recibió la denuncia de un particular, que alertaba de su salida a subasta.

El Ministerio de Cultura ha informado a este periódico de que "se ha contactado con la Brigada de Patrimonio Histórico y con la Junta de Andalucía para que contrasten la información y determinen si se trata de la misma obra que se tenía por ubicada en el convento cordobés".

La Policía ha llamado a declarar a dos testigos para que confirmen que el cuadro del pintor barroco se encontraba en la iglesia del cenobio cuando fue clausurado hace 27 años. Si esto fuera así, y dado que no hay denuncia de robo del mismo, la pintura se habría vendido de una manera ilegal antes de llegar a manos del actual propietario, tal y como especifica el artículo 28 de la Ley de Patrimonio Histórico de 1985. La Iglesia tiene prohibido el libre comercio de sus bienes; solo puede hacerse cargo de ellos el Estado.

En menos de una semana la Brigada de Patrimonio Histórico de la Policía Nacional ha tenido que intervenir en el mercado del arte antiguo en dos ocasiones. El miércoles pasado los efectivos del cuerpo que vela por la protección del patrimonio artístico requisaron una talla de José de Mora, procedente del convento de Nuestra Señora de los Ángeles de Granada, cerrado en 2018. En estos momentos, la Policía realiza la investigación de la venta de la talla Santa Margarita de Cortona, denunciada por otro particular y por el Ministerio de Cultura.

La pintura retirada de la venta, como la escultura de José de Mora, también es propiedad de Nicolás Cortés, que le compró a José Muñoz la pintura hace tres años por 200.000 euros. “Soy una víctima”, declara el galerista, que denuncia un mercado fuera de control “hasta que la Iglesia y el Estado no pongan orden”. Explica que las dos obras intervenidas recibieron en su día los permisos de exportación de la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Ministerio para su venta en el extranjero. El San Jerónimo ha estado en Londres.


 000_1576576168_837540
 
'San Jerónimo', de Sebastián Martínez, de mitad del siglo XVII.

Cortés asegura que la obra ha llegado a sus manos después de tres dueños. Tiene constancia de que hace 25 años la adquirió el anticuario, ya fallecido, Enrique Santos. Como en el caso de la escultura de José de Mora, no investigó la procedencia más allá. “Investigo hasta donde puedo. La Policía Nacional tampoco puede saber de dónde ha salido”, añade. José Muñoz, tampoco: “No sabíamos a quién le comprábamos la obra. Sería una locura si tuviera que verificar de dónde llega cada pieza. Nosotros, en la galería, la estudiamos y la ponemos a la venta. No preguntamos más”, cuenta. Ambos comerciantes se justifican con que pensaban que la venta del lienzo había sido anterior a la Ley de 1985.

Sin embargo, como en el caso de la talla, ningún especialista ni comerciante que hicieron circular revisó, al parecer, las fuentes bibliográficas. A pesar de que los inventarios de la Iglesia están pendientes de elaborar y publicar, existe un catálogo publicado en 1997 por CajaSur que recorre la historia del convento para “perpetuar la memoria artística del cenobio” y en el que ya se deja constancia de esta pintura en el año del cierre, 1992, cuando se convirtió en la sede de la Fundación Antonio Gala para jóvenes creadores.

“Estas obras estaban pues revestidas de un halo sagrado, dotadas de una misteriosa potencia, eran puertas hacia lo divino, y en eso radicaba su valor. Aunque obras humanas, una vez consagradas no tenían precio, quedaban fuera de todo posible comercio y constituía un terrible pecado, un sacrilegio, mercadear con ellas”, escribe Manuel Pérez Lozano en dicho catálogo. Si se confirma la venta fraudulenta -la pieza pasaría a las colecciones del Estado- y señalaría al convento o su entorno como responsables de la operación.

Pérez Lozano indica que la calidad de las obras del antiguo convento crece con los cuatro óleos de Sebastián Martínez que decoraban sus paredes. El conjunto estaba formado, además de San Jerónimo, por el Nacimiento, Inmaculada Concepción y San Francisco. Todas ellas se conservan en el Monasterio de Santa María de Gracia, de Córdoba. En el catálogo ya se dice que el San Jerónimo fue vendido a un anticuario de Madrid, destruyendo de esta manera la integridad del grupo. Otro experto en pintura Barroca como Benito Navarrete ha publicado que el anticuario llegó a exponerlo en 1998 en Feriarte. Es decir, era una pieza cuya venta había sido denunciada por la historiografía del arte, aunque el mercado prefirió obviarlo.


Un pintor imaginativo

Sebastián Martínez Domedel es un pintor insigne de maneras “caprichosas”, como escribió de él Antonio Palomino. Un pintor de “estilo muy intensivo, imaginativo e inusual”. “Extravagante”, “pero con buen gusto y corrección, y con gran templanza”, apuntó el Vasari de la pintura española. El pintor de Jaén fue discípulo de Alonso Cano, como queda claro en la forma de componer como en los efectos lumínicos. Este San Jerónimo es buena prueba de ello. Palomino recuerda que estando Sebastián Martínez en Palacio, llegó el rey Felipe IV mientras el pintor trabajaba y se refirió a él por su apellido. A partir de entonces acostumbró a firmar como “Martínez fecit”, y no con su nombre entero.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Martínez Domedel, Sebastián 
 
‘San Jerónimo’ llega a Sevilla escoltado

La Policía Nacional, que recuperó el óleo del siglo XVII antes de que fuera subastado, ha depositado la pintura en el Museo de Bellas Artes hasta que finalice la instrucción



 01_1582193636_937240
 
Presentación, este miércoles en el Museo de Bellas Artes de Sevilla, del óleo 'San Jerónimo oyendo la trompeta del juicio final', de Sebastián Martínez. / Alejandro Ruesga

San Jerónimo oyendo la trompeta del Juicio Final, un óleo del pintor barroco Sebastián Martínez fechado entre 1655 y 1660, ha ingresado este miércoles en el Museo de Bellas Artes de Sevilla escoltado por los responsables de Patrimonio Histórico de la Policía Nacional. El lienzo que la Policía Nacional retiró de la casa de subastas sevillana Isbilya el pasado 17 de diciembre, cuando iba a ser subastado con un precio de salida de 120.000 euros, había sido vendido ilegalmente por las religiosas del convento de dominicas Corpus Christi de Córdoba en 1992, año en que se cerró la abadía, al anticuario cordobés Enrique Santos, ya fallecido. Desde 1995, la pintura, de 205 x 113 centímetros, ha tenido cuatro propietarios documentados y alguno de ellos ha llegado a pagar por la obra 200.000 euros, según la Policía Nacional.

"Sabemos que el cuadro estaba en el convento en 1992 gracias a una tesis sobre esta pintura realizada por un profesor de la Universidad de Córdoba, de forma que su venta es un delito porque es posterior a la ley de Patrimonio Histórico de 1985 que prohíbe a particulares adquirir bienes de la Iglesia", ha explicado este miércoles Félix López Rivera, jefe de la Brigada Central de Delincuencia Especializada de la Comisaría General de la Policía Judicial, ante la tela de Sebastián Martínez. La obra, que se deposita en la pinacoteca sevillana hasta que finalice la investigación y la Fiscalía de Córdoba determine su destino, se presentó en una sala con obras de finales del siglo XIX y principios del XX. Sevilla en fiestas (1915), un óleo de gran formato de Gustavo Bacarisas.

"La mayoría de los bienes conventuales no están inventariados, algo que sí ocurre con los de las iglesias y catedrales. Los conventos dependen directamente de Roma y esto dificulta el acceso a profesionales para hacer el registro de todos sus bienes, los pocos que existen son estudios de profesores universitarios que obtienen permisos para realizarlos, como ocurre con este caso en que la obra aparece en un estudio publicado en 1997 por CajaSur", ha afirmado Fernando Porcel, inspector jefe de la Brigada de Patrimonio Histórico de la Policía Nacional.

Según Porcel, la incautación se produjo tras recibir un aviso del Ministerio de Cultura y en colaboración con la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, cuya titular, Patricia del Pozo, ha felicitado a la Brigada de Patrimonio por su trabajo. "Gracias a la colaboración de las instituciones hemos conseguido recuperar una obra que se había vendido ilegalmente y que se suma a otras incautaciones que la Policía Nacional ha hecho en Andalucía este año como la talla barroca de Santa Margarita de Cortona, atribuida a José de Mora, que procede de un convento de Granada", ha apuntado la consejera.

"Hemos precintado un oratorio de un particular en Maracena, un municipio de Granada, que tiene más de 200 obras, el 90% de ellas antiguas y de procedencia conventual. De momento, estamos en fase de estudio y las obras, que son de los siglos XV al XVIII, están precintadas judicialmente. Unas 150 son tallas de madera, como la Santa Margarita de Cortona que iba a subastarse en Nueva York, también hay unas 60 custodias y candelabros de plata y algunas pinturas", ha añadido Porcel.

La pintura de Sebastián Martínez, que tras la presentación se llevó al taller de restauración del museo para su estudio, está en general en buen estado salvo una pequeña rasgadura, según los técnicos del Bellas Artes. Además, mantiene su lienzo original, no ha sido reentelado, lo cual le aporta un valor añadido. "La obra está inmersa en un proceso judicial, así que nosotros no podemos hacer nada más que estudiarlo y custodiarlo, hasta que recibamos instrucciones", ha añadido Valme Muñoz. El Bellas Artes de Sevilla no posee ninguna obra de Sebastián Martínez (Jaén, 1615-Madrid, 1667), artista que sí está presente en las colecciones del Museo del Prado y del Bellas Artes de Córdoba. Este San Jerónimo es una obra de madurez de Martínez —quien trabajó en Jaén, Córdoba y Madrid, donde fue pintor de cámara de Felipe IV— en la que los especialistas descubren influencias de Antonio del Castillo.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Martínez Domedel, Sebastián 
 
“San Jerónimo” una pintura del siglo XVII, entra por la puerta grande de Sevilla

Las policía nacional recupero el lienzo “San Jerónimo oyendo la trompeta del Juicio Final”, antes de ser subastado

 

 02_1582194308_231409

'San Jerónimo oyendo la trompeta del juicio final', de Sebastián Martínez

La Policía Nacional ha entregado en depósito al Museo de Bellas Artes de Sevilla, la obra “San Jerónimo oyendo la trompeta del Juicio Final”, del pintor Sebastián Martínez del siglo XVII. La delegada del Gobierno en Andalucía, Sandra García Martín y la consejera de Cultura, Patricia del Pozo, han firmado el acta de cesión temporal de la obra en presencia del jefe superior de Andalucía Occidental, José Antonio Pérez Martínez, el jefe de la Brigada Central de Delincuencia Especializada de la Comisaría General de Policía Judicial, Félix López Rivera, y de agentes de la Brigada de Patrimonio Histórico de la Policía Nacional.

Agentes de la Policía Nacional recuperaron el pasado mes de diciembre el lienzo procedente del Convento del Corpus Christi de Córdoba que iba a ser vendido en una sala de subastas de Sevilla. Tenía un precio de salida de 120.000 euros. Tras la clausura del convento, la obra fue vendida de manera ilegal contraviniendo la normativa vigente de Patrimonio Histórico, pasando por varios propietarios.

Tras la intervención la obra fue depositada en el Museo de Bellas Artes de Sevilla donde hoy ha sido entregada a su directora en calidad de depósito, hasta que la Autoridad Judicial determine su destino.

Salida a subasta en Sevilla

Las primeras pesquisas se iniciaron a raíz de la comunicación procedente del secretario de la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico Español, del Ministerio de Cultura y Deporte, en la que se informaba de la salida a subasta en Sevilla de un cuadro, óleo sobre lienzo, representando a San Jerónimo y pintado por Sebastián Martínez.

Con toda esta información, los agentes de la Brigada de Patrimonio Histórico de la Policía Nacional intervinieron la obra e identificaron al propietario para, acto seguido, realizar las gestiones oportunas para poder determinar si la misma había sido sustraída o bien había sido objeto de venta. Para ello resultaba necesario acotar el momento en el que se produjo la transacción.

Una vez que los investigadores constataron que no había denuncia alguna por su sustracción, se confirmó que la hipótesis más probable con respecto a la talla era que había sido objeto de comercio. Tras llevar a cabo una serie de pesquisas, los agentes pudieron determinar que la obra se encontraba en el Convento de las Dominicas del Corpus Christi de Córdoba en el año 1992, con posterioridad a la promulgación de la Ley de Patrimonio Histórico de 1985, por lo que su posible venta se habría realizado contraviniendo la citada ley.

Documentar la trayectoria de la obra

Asimismo, las investigaciones han logrado documentar la trayectoria de la obra siendo su último propietario y depositante de la misma, en la sala de subastas de Sevilla, un galerista y marchante que adquirió el lienzo en octubre de 2019 a la misma sala de subastas. Esta sala a su vez compró la obra en noviembre de 2016 a una entidad dedicada a la venta de arte y antigüedades ubicada en Sevilla, y su último poseedor más lejano en el tiempo fue un anticuario cordobés, ya fallecido, que la vendió a través de una empresa ya extinguida.


diario16.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario