Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 5 de 5
Ir a la página Anterior  1, 2, 3, 4, 5
 
VELÁZQUEZ (Diego Rodríguez De Silva Y Velázquez)
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VELÁZQUEZ (Diego Rodríguez De Silva Y Velázquez) 
 
La noche que dieron la vuelta a ‘Las meninas’

El Museo del Prado somete al cuadro de Velázquez a un análisis técnico, el primero desde 1984



 000_1531213315_336678

'Las meninas' (1656). Diego Velázquez. Museo del Prado

Ver vídeo

La infanta Margarita, hija de Felipe IV, y Velázquez, el mismísimo pintor del rey, pasaron parte de la noche del 2 de julio de cara a la pared. No, no es un castigo de vieja escuela, es la manera en la que empieza el vídeo en el que el Museo del Prado muestra el estudio técnico que le acaba de realizar a su obra más emblemática ,Las meninas, pintada en 1656 por el artista que se autorretrató en el lienzo.

Mucho se ha fantaseado sobre lo que ocurre en los museos cuando cierran y se quedan vacíos, pero la realidad demuestra que dentro el personal continúa trabajando. Como ocurrió la tarde-noche del primer lunes de este mes, cuando los visitantes de la sala 12 del Prado –como poco suele haber una veintena delante de Las meninas– y del resto de espacios y galerías abandonaron la pinacoteca. A partir de ese momento, el equipo del Servicio de Documentación Técnica y Laboratorio sometió al cuadro a más de cinco horas de análisis milimétricamente planificadas desde hacía meses.

Aunque la actividad a museo cerrado entra dentro de lo habitual en estos centros, un mínimo movimiento de Las meninas forma parte de lo excepcional, casi de lo histórico. Es una obra que no se presta. Forma parte de las colecciones del Prado desde que se abrió al público en 1819 y solo durante la Guerra Civil la infanta Margarita y sus meninas salieron de allí para ponerse a salvo en Ginebra. El no mover esta pintura se lleva a tal extremo que ni para la exposición que el mismo museo organizó en 2013, Velázquez y la familia de Felipe IV, se la cambió de sala.

Otro asunto es que el movimiento sea en beneficio de Las meninas, como el actual o el que se realizó en 1984, cuando se llevó a cabo el primer estudio técnico para su restauración. Mucha de la tecnología de hace 34 años se ha quedado obsoleta, se le han repetido las radiografías y además se han realizados reflectografías infrarrojas, algo que en aquel momento no se hizo. Los resultados de estas pruebas mostrarán lo que el ojo humano no ve pero quizá Velázquez dejó escondido entre sus pinceladas. Las conclusiones de este trabajo, también se han realizado análisis químicos de los pigmentos, permitirá conocer con más precisión esta obra y formarán parte del catálogo razonado Velázquez y su escuela en el Museo del Prado, proyecto dirigido por Javier Portús, jefe del Departamento de Pintura Española (hasta 1700).

Las cinco horas que Las meninas estuvo descolgado no eran demasiadas para todas las labores que planearon realizar, por lo que todos los equipos tenían que estar sincronizados para que no hubiera ratos muertos. No se perdió tiempo en desplazamientos ya que el cuadro no salió de la sala que preside. Así, los retratos de Felipe IV y su familia, realizados por Velázquez, fueron testigos desde sus paredes de las labores realizadas, como la limpieza del marco de 1928 que se quitó para limpiarlo por aspiración y brocha y al que se le sustituyeron los clavos que le sujetaban al bastidor, colocados en 1984, por una pletinas metálicas más modernas y flexibles.

Jaime García-Máiquez, uno de los especialistas que forma parte del servicio que coordinó el trabajo, aseguró a este periódico que la limpieza “no tuvo demasiado misterio. Todas las pinturas que no tienen trasera acumulan inevitablemente polvo. Era un problema menor, pero no le volverá a ocurrir”. El motivo por el que esta acumulación de suciedad no se repetirá es porque se le ha colocado en el reverso un panel transparente de policarbonato que permite controlar la parte de atrás del cuadro y además lo protege de leves vibraciones o de algún excepcional golpe accidental.

Entre los 34 años que separan los dos análisis de este velázquez, ha habido un movimiento más de Las meninas, en 2010, confirma García-Máiquez; pero como en esta ocasión no se alejó mucho de la pared de la que cuelga. “Apenas unos metros”, asegura el experto.

Las noches de los museos dan mucho de sí, tan pronto Beyoncé y Jay-Z graban un videoclip en el Louvre como el Prado le hace un estudio a su obra más señera. Mientras los equipos de limpieza, de seguridad o los encargados de los movimientos de las piezas trabajan día a día o noche a noche, cuando nadie les ve. A la mañana siguiente, como ocurrió el 3 de julio, todo está en su sitio y Velázquez y la infanta Margarita vuelven a mirar al espectador como si no hubiera ocurrido nada.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VELÁZQUEZ (Diego Rodríguez De Silva Y Velázquez) 
 
La casa natal de Velázquez recreará la vida del pintor y la Sevilla barroca

Un proyecto privado preservará la vivienda del artista, comprada por 1,4 millones de euros. “Será una experiencia inmersiva”, asegura el promotor, el escritor Enrique Bocanegra



 00_1532619231_743897
 
Casa natal de Velázquez en Sevilla, el pasado 17 de julio. / Laura León - EL PAÍS

España está llena de casas de Velázquez”. Es una triste premisa con la que el periodista y escritor sevillano Enrique Bocanegra constata la cantidad de viviendas en las que nacieron o habitaron personalidades de este país y que la negligencia o la dejadez chan condenado al olvido. Decidido a que eso no pase precisamente con la casa natal del pintor, ha liderado una iniciativa junto con otros cuatro socios, para recuperar la vivienda del genio y hacer de ella un centro de referencia no solo de su vida, sino de la ciudad en la que creció y en la que acunó sus sueños de creador: la Sevilla de los siglos XVI y XVII.

Bocanegra presenta oficialmente hoy en la casa natal de Velázquez, en el número 4 de la calle Padre Luis Llop, este proyecto. El acto servirá además para desvelar la identidad del comprador particular que adquirió el inmueble el pasado mes de mayo por 1,4 millones de euros -la sociedad Casa Natal de Velázquez- y tranquilizar sobre su destino. La vivienda: sus dos patios, los ventanales de frágil madera blanca que los bordean y sus pasillos laberínticos podrán ser disfrutados por todos los amantes del pintor y de Sevilla. “Será una experiencia inmersiva en su vida y en su época”, asegura Bocanegra

“Hemos logrado salvar la casa, que era la finalidad principal, y ahora queremos que esto se convierta en un reconocimiento a Velázquez”, explica el escritor desde el patio principal de la vivienda, que aún rezuma olor a madera húmeda y a cerrado. El periodista es el promotor de esta iniciativa que surgió como una quimera en 2012. “Supe que los Victorio y Lucchino tenían que desprenderse de ella por deudas; en 2016, cuando terminé mi libro sobre Phliby [Un espía en la trinchera], acudí al Registro de la Propiedad y descubrí que eso era un lío de acreedores. Contacté con el administrador concursal y comencé a idear un proyecto financiero y museográfico. El 26 de abril nos llamaron para avisarnos de que estaba en venta y el 6 de julio firmamos las escrituras”, cuenta.

Detrás de esta explicación prosaica se esconde un entusiasmo desmesurado por el genio, que desborda la conversación de Bocanegra. “En el fondo esto es como escribir una biografía: tienes al personaje, el paisaje y la pasión: Velázquez es uno de los mayores artistas de la humanidad: él era hijo del imperio español y Sevilla era el motor económico de ese imperio”, explica. La pasión, evidentemente, la pone él.

Y es esa pasión la parte tangible del proyecto. Ahora queda una primera fase técnica que es la de asegurar el edificio, que tras seis años cerrado requiere de obras de acondicionamiento y reparación. Luego, habrá que dotar de contenido a la casa Velázquez. “Habrá paneles explicativos, elementos estáticos, decorados, proyecciones, realidad virtual…. La parte de abajo la dedicaremos a la Sevilla de la época y la superior a la vida del pintor”, explica Bocanegra.

Para esta empresa no hay ni presupuesto ni plazos, si bien Bocanegra se ha fijado marzo de 2019 como posible apertura. Tampoco han hablado con ninguna institución pública o privada para que les acompañe en la iniciativa. Aunque en el acto de hoy estará presente el alcalde de la ciudad, Juan Espadas, aún no se ha cerrado ningún acuerdo concreto con el Ayuntamiento.

La fuerza apabullante de su obra ha difuminado la personalidad del genio. Lo que es seguro es que fue en Sevilla, donde pasó 24 años de su vida, donde Velázquez forjó su carácter e incubó la maestría con los pinceles. Allí aprobó su examen como pintor, abrió su primer taller, se casó… Allí pintó el Aguador de Sevilla, La vieja friendo huevos… La casa de Velázquez es el único lugar donde residió el pintor que se mantiene en pie, ni siquiera la iglesia de San Juan Bautista en Madrid, donde fue enterrado, sigue en pie. Quién sabe si en la fuente común de su patio no vio el niño Velázquez inclinarse a beber al aguador, o si desde el borde de las escaleras no observó a una vecina calentar aceite o a unas mujeres hilar en una rueca… Son preguntas que el biógrafo que hay en Bocanegra se hace y que, gracias al proyecto que ha soñado para la vivienda del pintor, podrán hacerse sus futuros visitantes.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VELÁZQUEZ (Diego Rodríguez De Silva Y Velázquez) 
 
Las tres vidas de la casa de Velázquez


 01_1532619184_964080
 
Los diseñadores Vittorio&Luccino acompañados por la bailaora Cecilia Goméz han presentado hoy en la sevillana Casa Natal de Velázquez en Sevilla. / Eduardo Abad - EFE

No hay constancia documental de que los muros color albero del número 4 de la calle Padre Luis Llop (antigua calle de la Gorjoja) vieran nacer Diego Rodríguez de Silva y Velázquez (Sevilla, 1599, Madrid, 1660), pero la tradición oral siempre se ha referido a ese edificio como la casa de Velázquez y los historiadores avalan esa realidad. El edificio fue un corral de vecinos durante años y a punto estuvo de que lo tiraran abajo en los años 70. El empresario Javier Guardiola lo convirtió, tras una reforma en 1973, en la galería de arte M-11, donde se exhibieron obras de artistas como Luis Gordillo, Antonio Saura o el Equipo Crónica.

Los diseñadores sevillanos Victorio & Lucchino la compraron más tarde y abrieron allí su taller en 1985. En 2013 presentaron un concurso de acreedores y en febrero de 2017, un juez aprobó su dación en pago. En abril de este año, la inmobiliaria Aliseda anunciaba su venta con este reclamo: “Se vende bonita típica casa andaluza para restaurar”. Pese a que se adjudicó en mayo, el cartel de Se Vende sigue colgando del balcón que ilumina la estancia donde se dice que nació Velázquez.

La adquisición por un particular levantó el revuelo de los sevillanos, temerosos de que la especulación y los pisos turísticos fagocitaran otro símbolo a la ciudad. Hoy Sevilla y los amantes del patrimonio pueden respirar tranquilos. La casa de Velázquez será por fin, solo y para todos, la casa de Velázquez.

elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VELÁZQUEZ (Diego Rodríguez De Silva Y Velázquez) 
 
En mi opinión es el mejor de todos los tiempos.
 



 
AndrewGrey Enviar mensaje privado
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VELÁZQUEZ (Diego Rodríguez De Silva Y Velázquez) 
 
Excelentes exponentes del arte, sin duda alguna encabezan la lista de los mejores.
 



 
Seller24h Enviar mensaje privado
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VELÁZQUEZ (Diego Rodríguez De Silva Y Velázquez) 
 
El misterio de los enanos de Velázquez que pierden sus nombres

El Museo del Prado cambia la identidad de dos retratos del pintor sevillano, pero no descubre quiénes son



 00_1541436111_484021
 
'El Primo', retrato conocido hasta ahora como 'Sebastian de Morra'. Museo del Prado

Los Austrias emplearon a un loco o a un enano por año. La Corte quería diversión y entretenimiento, quería “gente de placer”. La misión de estos personajes era acabar con las penas de los reyes y los nobles. Entre 1563 y 1700 hubo más de 120 de estos especialistas en barrer la melancolía de la Corte, aunque solo una veintena de ellos fueron retratados. El problema surgió cuando los historiadores del arte, hace siglo y medio, quisieron conocer sus nombres. Se encontraron con la invisibilidad de estos protagonistas que no fueron “criados normales” (como se asegura en la historiografía tradicional), ni tampoco normalizados: ser enano o loco en la Corte era no figurar en ninguna parte. No hay rastro de ellos ni en nóminas, ni en asientos, ni en pagos. No tenían oficio, ni cargo, aunque debieron atender el encargo de alegrar la vida del Alcázar viejo (residencia de los reyes en tiempo de los Austrias). Entonces se les conocía como “sabandijas palaciegas”. Hoy los vemos como pequeños héroes sin historia.

No existían, pero Velázquez los inmortalizó. “Un retrato costaba mucho dinero, por eso Velázquez no los retrató porque quisiera. Posiblemente fue un encargo de Felipe IV al pintor, pero no hemos encontrado el documento de la orden. Conocemos algunos nombres de los personajes, pero nos falta saber el porqué de la petición”, cuenta a EL PAÍS el historiador del arte Ángel Aterido. Para este investigador, el problema es que la documentación no aclara sus discapacidades.

“Buscamos información que la documentación no contiene”, cuenta Aterido. Por eso los nombres de los retratados bailan. De hecho, gracias a una investigación de los especialistas Pablo Pérez D’Ors, Richard Johnson y Don Johnson de hace seis años, el Museo del Prado acaba de alterar la personalidad del retrato conocido hasta el momento como Sebastián de Morra. Ahora su retrato ha pasado a llamarse El Primo. Y el conocido como Diego de Acedo será simplemente Bufón con libros, según publica Abc. De sus nombres, ni rastro. Nadie sabe quiénes fueron, como ya avanzó el primer historiador que se interesó por sus vidas, José Moreno Villa, en su reconocido estudio de 1939, Locos, enanos, negros y niños palaciegos.

La diversión, cuenta Moreno Villa, tenía un límite. “Felipe IV debía tenerlos a raya”, escribe. Un bufón toreador, que se llamaba Cristóbal de Castañeda y Pernia (apodado Barbarroja), se atrevió a reírse del rey y fue desterrado a Sevilla por el monarca. Fueron muy favorecidos, a pesar de su invisibilidad documental, y abusaron de sus puestos de confianza, porque hacían de mensajeros y espías. A base de “ditirambos y críticas” influían en la opinión pública. El historiador cuenta lo útiles que fueron para el servicio real, incluso para hacerse crecer: “Mirando los retratos de Felipe IV con Soplillo, y de Isabel Clara Eugenia con la enana Magdalena Ruiz, surge la sospecha de que los enanos gustasen a las personas reales por el realce que prestaban a su figura”.

  Mirando el retrato de Felipe IV con Soplillo surge la sospecha de que los enanos gustasen a las personas reales por el realce que prestaban a su figura
  José Moreno Villa

Así que cada vez que se enfrenten, en el museo, a ese hombre que nos mira retador, sin apartar la vista desde hace casi cuatro siglos, recuerden que ya no es Sebastián de Morra, sino El Primo. Este acompañó a Felipe IV a Aragón en 1644, y allí fue retratado por Velázquez. El monarca llegó con cuatro años de retraso a la campaña militar contra el levantamiento catalán. Para Moreno Villa, El Primo es el apodo de Diego de Acedo, cuyo segundo apellido era Velázquez. La ironía hizo el resto.

Ángel Aterido recalca que Velázquez se plantea un retrato “normal” de personas que estaban en los márgenes de la “normalidad”, para conquistar un enfoque muy real e inmediato. Lo mismo hizo con los filósofos al vestirlos de mendigos. “La visión de Velázquez es acercar el representado al espectador, buscando el pálpito de la vida que tienen. No son personajes estáticos. El único que es una estatua en sus retratos es el rey, el resto está vivo”, explica.

Para el experto, a los enanos les ha pasado como a las mujeres en la historia del arte, que han sido marginados. Eso ha cambiado. “La historiografía evoluciona con la sociedad. Por más que estudiemos nuestro pasado lo haremos siempre desde nuestro tiempo y desde los intereses contemporáneos. Focalizar ahora sobre los márgenes de lo considerado gran pintura es lógico, porque nuestra sociedad está recuperando esa parte de la sociedad olvidada”, cuenta.

En su libro Locos, enanos y hombres de placer en la corte de los Austrias (Presencia), el catedrático de Historia del Arte Fernando Bouza se interesó por estas sombras del relato histórico, cuya presencia tiene por objetivo ennoblecer a los grandes personajes, de quienes sí conocemos todos sus datos personales. Sin embargo, le llama la atención la necesidad de poner nombres a esta “gente de placer” retratada por Velázquez para devolverles a la vida. “Todavía no sabemos quién era el caballero de la mano en el pecho o el cardenal de Rafael, ambos en el Museo del Prado, y sin embargo estamos obsesionados —desde Pedro de Madrazo, en 1872— con el mito del retrato intimista que los dignifica”, señala.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 5 de 5
Ir a la página Anterior  1, 2, 3, 4, 5



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 0 Invitados
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario