Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff




Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
Un SOS Para Salvar El Teatro Cervantes De Tánger
Author Message
Reply with quote   Download Post  
Post Un SOS Para Salvar El Teatro Cervantes De Tánger 
 
Salvemos el Teatro Cervantes de Tánger


Coincidiendo con su centenario, cuatro artistas crean un libro para llamar la atención sobre el deplorable estado del edificio

El Estado español desembolsó hace siete años 300.000 euros para apuntalar parte del edificio y reforzar el forjado para evitar su derrumbe



 user_50_01_1386871494_892777

La escena en ruinas. Manuel Peña y Esperanza Orellana promovieron la construcción de este teatro hace 100 años. Fue el más grande de África. Fue el mayor teatro de África con 1.400 butacas y ahora está en ruinas.  y por él pasaron los artistas más granados de la época. Hoy está en ruinas y se hubiera desplomado si no hubiera sido por una inversión del Estado Español para apuntalarlo.

El 2 de abril de 1911, en un acto solemne que atrajo la atención de personajes ilustres de Europa y Marruecos de la época se levantó en Tánger la primera piedra del gran Teatro Cervantes. Las obras duraron dos años. En sus cien años de historia se han subido a su escenario actores de la talla de Estrellita Castro, Carmen Sevilla, Imperio Argentina, María Caballé, Benito Pérez Galdós, Enrico Caruso, Tito Ruffo, Imperio Argentina, Antonio Machín, Manolo Caracol o Catalina Berreno. Por eso, coincidiendo con que ayer fue el día de su centenario, cuatro artistas se han unido para salvarlo de la destrucción y la ruina con la publicación de un libro en el que se cuenta la historia del teatro titulado Un escenario en ruinas: llamamiento artístico-literario para la recuperación del Gran Teatro Cercantes de Tánger y que pretende ser un toque de atención a las autoridades.

“Hemos hecho muchas gestiones para que se rehabilite el edificio, pero no hemos logrado nada. Este libro es un llamamiento para que nos hagan caso”, explica la pintora Consuelo Hernández (Cáceres, 1950) por teléfono desde el Instituto Severo Ochoa de Tánger, donde ayer presentó el libro. Ella es quien abandera el proyecto junto el historiador y novelista Santiago Martín Guerrero, el poeta, crítico y traductor Mezouar El Idrissi (Tetuán, 1963) y el novelista y dramaturgo Jesús Carazo (Burgos, 1944). El teatro es propiedad de España desde 1928 y tiene los derechos de explotación cedidos al ayuntamiento de Tánger por el simbólico precio de un dírham.

Hernández, que ha vivido durante seis años en esta ciudad situada al norte de Marruecos, denuncia que el teatro se encuentra en estado de abandono, y que la causa es que no se ha llegado a un acuerdo entre el estado español y el marroquí. Según asegura, se ha valorado en seis millones de euros la reconstrucción y ninguno de los Gobiernos quiere hacerse con la responsabilidad.

El teatro es uno de los símbolos culturales de la presencia española en el norte de África y fue diseñado por el arquitecto Diego Giménez en el año 1911 por encargo del matrimonio formado por Manuel Peña y Esperanza Orellana. Este edificio, de cuya decoración se encargó el escultor Cándido Mata, con sus 1.400 butacas, sus cerámicas alegóricas de Don Quijote y su cúpula que preside el puerto de Tánger fue el centro cultural más emblemático de la ciudad internacional hasta los años 60.

Cien años después de su inauguración, está cerrado y abandonado pero todavía permanece en pie. "Está en estado de ruina pero conocemos alguna iniciativa privada importante dispuesta a restaurarlo", ha comentado a Efe Hernández, quien ha añadido: "La idea es reconstruir el teatro, no se trataba de hacer historia sino darle vida de una manera artística y literaria”.

Hernández inició su "lucha particular" en el mes de febrero con una página a través del su perfil en Facebook con el título Teatro Cervantes: sostener lo que se cae, gracias a lo cual contactó con Desiré Peña, biznieta de los constructores y promotores del teatro, y con Francisco Mata, biznieto del escultor Cándido Mata.

"Los dos están colaborando en la iniciativa, lo cual es un lujazo porque este teatro es una joya arquitectónica de la época donde se mezclan elementos modernistas con clásicos, una continuación de los mejores teatros del siglo XIX", declarada a Efe apenada por la situación actual del edificio. Tánger tiene todavía en pie este teatro que muchos artistas se resisten a que desaparezca. "Faltan muchas cosas pero su restauración es posible", concluye Hernández.



Entre bastidores en el Cervantes


 user_50_1376563348_713760_1376564074_album_normal

De Enrico Caruso a Juanito Valderrama. Al escenario del Cervantes se subieron el tenor Enrico Caruso, el barítono Tito Ruffo o la soprano Adelina Patti, y, más tarde, Estrellita Castro, Carmen Sevilla, Imperio Argentina, Antonio Machín, Manolo Caracol o Juanita Reina.


 user_50_03_1386871637_840570

Palcos en silencio. El público del teatro cuya cúpula mandaba en la cosmopolita Tánger de principios del siglo XX eran los 27.000 españoles que llegaron a residir en la ciudad.


 user_50_04_1386871687_948279

Una impresionante cúpula. Encargaron su construcción, en 1911, al arquitecto Diego Giménez. Al deterioro del edificio han contribuido todos aquellos que durante estos años se llevaron algún recuerdo, un grifo, una cortina, un azulejo.


 user_50_05_1386871729_356510

Los detalles permanecen. El teatro sigue lleno de detalles de la decoración que en su día embelleció el edificio. A la entrada aún se conservan las figuras de Sancho Panza y Don Quijote.


 user_50_06_1386871773_884302

Lo que queda apilado. A medida que transcurrieron los años desde su inauguración el teatro amplió sus actividades. Sirvió de cine y acabó acogiendo espectáculos de lucha libre con sus consiguientes apuestas.


 user_50_07_1386871824_206441

Carteles de otra época. Aunque es de propiedad española, el teatro estaba abierto a todos. Por eso desfilaron por el estrado artistas como la parisiense Cécile Sorel y egipcios.


 user_50_08_1386871869_520596

Compañeros de palco. El teatro murió a principios de la década de los sesenta, porque cada vez acogía menos representaciones. La última actividad fue, hace veinte años, una exposición fotográfica en un espacio ya decadente.


 user_50_09_1386871911_155310

La luz abandonó al Cervantes. Apenas entra luz en las dependencias del teatro, casi todo está tapiado o sellado. En el vestíbulo, los baños, el despacho de billetes y unas cerámicas que representan a Don Quijote, sí gozan de una tenue luz del día.


 user_50_10_1386871966_783638

Cinco millones de rehabilitación. El edificio pertenece al Estado español pero se lo alquila al Ayuntamiento de Tánger por un dírham simbólico al mes. Así seguirá porque ninguno de los dos dispone de los cinco millones de euros necesarios para rehabilitarlo.


 user_50_11_1386872034_202505

Cerrado a cal y canto. Varios colectivos, entre ellos Sostener lo que se cae, ha propuesto iniciativas para reabrir el teatro y darle un uso. Pero por ahora no hay ninguna alternativa que prospere.


elpais.com / Alfonso Álvarez-Dardet / EFE Madrid / Fotos: Carlos Rosillo



 

Cinco millones vale la rehabilitación, sin duda es mucha pasta; pero pienso que a través de la inversión privada y donaciones del mundo de la cultura, bien merecería la pena conservar ese gran teatro en del Norte de África para preservar la cultura española en Marruecos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Thursday, 12 December 2013, 19:22; edited 1 time in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Un SOS Para Salvar El Teatro Cervantes De Tánger 
 
El sueño de Tánger


El recinto que un día fuera el centro cultural y popular más importante del norte de África es ahora puro escombro



 user_50_dibujo_1386872372_533950

Manuel Peña y Esperanza Orellana promovieron la construcción de este teatro hace 100 años. Fue el más grande de África, tenía 1.400 butacas y por él pasaron los artistas más granados de la época. Hoy está en ruinas y se hubiera desplomado si no hubiera sido por una inversión del Estado Español para apuntalarlo.

Eran demoledoras las fotos del Gran Teatro Cervantes de Tánger que con motivo del centenario de su inauguración publicó este periódico el pasado domingo. El recinto que un día fuera el centro cultural y popular más importante del norte de África es ahora puro escombro, desasistido como quedó tras cerrar sus puertas hace 28 años. El Estado español, su propietario, ha olvidado que en él se aunaron civilizadamente árabes, cristianos y hebreos y que se convirtió en un estandarte cultural en el que fuimos muchos los que nos iniciamos en el conocimiento del cine y el teatro españoles. Pero los distintos gobiernos han ido dejando que se derrumbe y han preferido crear en su lugar nuevos centros culturales, u organizar semanas de cine en otros locales tangerinos de menor abolengo.

Una historia de la que fue mítica ciudad internacional es la que ahora ofrece José Ramón da Cruz con Mapa emocional de Tánger, película de cuatro horas de duración, y que reducida a dos se verá pronto. Se trata de una página llena de recuerdos solventes y también de nostalgias por la que no solo desfilan los nombres de los intelectuales que en Tánger habitaron sino igualmente los de la gente pobre que buscó en el esplendor de la ciudad una forma de supervivencia, mezclándose sin saberlo con magnates anglosajones, espías de todas partes y huidos de las distintas guerras de muy diversos países. Tánger fue una ciudad libre en ideologías, sexo y religión en una amalgama que hoy es ya leyenda y ejemplo de convivencia. Este documental es naturalmente obra de un tangerino, nacido tardíamente, en 1961, es decir, cinco años después de que Marruecos obtuviera la independencia, cuando Tánger solo era una sombra de lo que había sido; no obstante, su larga experiencia en el videoarte concede a esta Memoria emocional un indiscutible rigor que no elude cierta fantasía. A fin de cuentas, como dijo Eduardo Haro Tecglen, Tánger fue, sobre todo, un estado de ánimo, o un sueño, en palabras de Emilio Sanz de Soto. Ese sueño tiene cuerpo real en el Gran Teatro Cervantes, ahora con pies de barro sin que sus propietarios le presten el mimo que merece. Pronto será pasto de buitres inmobiliarios, y parte de nuestra historia se esfumará para siempre.


cultura.elpais.com / Diego Galán
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Un SOS Para Salvar El Teatro Cervantes De Tánger 
 
PATRIMONIO / Historia


España abandona Tánger

El mítico Teatro Cervantes, testigo de la ciudad cosmopolita, pasará a manos del Reino de Marruecos tras más de tres décadas sin uso y en estado de semiderribo.



 01_1459165460_932749

Fachada del Teatro Cervantes de Tánger, donde actuaron Imperio Argentina y Antonio Mairena entre otros. / EFE

El Teatro Cervantes de Tánger será, finalmente, marroquí. El mítico espacio, que celebró su centenario en 2013 tras tres décadas clausurado y apuntalado para impedir un accidente, pasará a propiedad del Reino de Marruecos en cuanto finalicen las negociaciones de un acuerdo por el cual España se lo cederá gratuitamente a cambio del compromiso de restauración y uso como centro cultural por parte del país vecino. Se tratará de un acuerdo internacional que deberán certificar los parlamentos de ambos países, por lo que las elecciones generales del próximo 20 de diciembre y la formación del futuro nuevo Gobierno, de momento, lo retrasan.

El Teatro Cervantes se empezó a construir en 1911 y fue inaugurado en 1913 por los españoles Antonio Gallego, Manuel Peña y Esperanza Orellana. Con 1.400 localidades, se consideró durante décadas el teatro más grande del norte de África y fue uno de los referentes culturales de la época de aquel Tánger internacional. El espacio es propiedad del Estado español desde los años 50, y a partir de que se cerrase sus puertas en los años 80 se encuentra sin uso y en estado de degradación. A pesar del surgimiento de diversas iniciativas a ambos lado del Estrecho para recuperarlo, ninguna ha tenido respaldo institucional hasta ahora.

Aunque ya en 2006 se firmó un convenio nunca ejecutado para destinarlo a usos culturales, desde el año pasado, y aún durante el centenario del teatro -que celebró el Instituto Cervantes con una exposición-, fuentes del Ministerio de Exteriores han confirmado a ELMUNDO que el Gobierno español negocia una cesión de la propiedad a Marruecos con una serie de condiciones, que tendría carácter de acuerdo internacional y que ambos estados esperan que sea un "icono de la mejor cooperación posible entre ambos y el magnífico estado de las relaciones bilaterales". Un acuerdo en el que trabajan en estos momentos los equipos jurídicos de los dos países.

En dicho documento, aún por definir completamente pero cuyas negociaciones se han pausado "muy avanzadas", afirman esas mismas fuentes, Marruecos se comprometerá a la restauración, equipamiento y gestión del futuro centro cultural "polivalente", ya nunca más únicamente sala de teatro, "ya que ese era el modelo de principios del XX, y el siglo XXI exige otro tipo de gestión cultural". La principal condición en cuanto a la reforma es que se respete la estructura y, sobre todo, la fachada, "uno de los iconos turísticos del Tánger actual", siempre según las citadas fuentes.

En 2010 se calculó que sólo la restauración, "el umbral para dejar el edificio usable", oscilaría entre los tres y los cinco millones de euros, sin contar con los gastos de futuros equipamientos y gestión. Las mencionadas fuentes del Ministerio de Exteriores apuntaron a ELMUNDO que "España no puede invertir esa cantidad en un teatro fuera de su territorio en el que luego no se podría ofrecer una programación acorde".

En 2007 el Ministerio ya destinó una partida de algo menos de 95.000 euros para una intervención de urgencia. Desde 2010, el teatro se encuentra apuntalado, "muy bien apuntalado y sin riesgo de derrumbe, pero apuntalado al fin y al cabo, y con su deterioro avanzando", según explicaron las citadas fuentes.

Desde 2010, varias iniciativas se han turnado para intentar recuperar el teatro. La primera de ellas, la de la asociación 'Sostener lo que se cae', encabezada por estudiantes universitarios marroquíes y españoles, que pretendían una habilitación del espacio, y que las fuentes de Exteriores admiten como "la más elaborada culturalmente, pero sin un plan de viabilidad económica que la sustentase".

Con algo más de respaldo institucional, aunque la misma suerte, probó la Fundación Baile de Civilizaciones, un proyecto personal de Manuel Pérez Castell, ex alcalde de Albacete, que pretendía convertir el teatro en su sede y "centro de innovación escénica del Mediterráneo", y que contaba con el asesoramiento de José Monleón, Premio Nacional de Teatro y director del Festival de Mérida. Finalmente, en 2013 un grupo de artistas de origen tangerino o relacionados con la ciudad firmaron el Llamamiento artístico-literario por la recuperación del Gran Teatro Cervantes de Tánger. La escultora española Consuelo Hernández, el dramaturgo Jesús Carazo, el poeta Mezouar El Idrissi y el novelista Santiago Martín Guerrero, todos ellos relacionados también con el Instituto Severo Ochoa de Tánger, encabezaban este manifiesto que apoyaron los periodistas Daniel Psenny, de 'Le Monde,' y Domingo del Pino, experto en temas marroquíes.


elmundo.es / JOSÉ A. CANO




CUANDO BOWLES REINABA EN EL TÁNGER DEL ESPLENDOR


 02_1459165646_316329

Estado actual del interior del Teatro Cervantes de Tánger.

Tánger era una «sucursal del paraíso». Así la definió el escritor norteamericano Paul Bowles antes de caer rendido ante la ciudad blanca del Estrecho. En Tánger la bella, blanca de soles africanos, se fraguó el raro y extravagante mito de los lugares irresistibles donde todo parece posible. El Tánger internacional y cosmopolita que reúne a Bowles y a su compañera Jane con Burroughs, Allen Ginsberg o Truman Capote fascinados por un paraíso de libertad y sexo en el que era posible agotar la vida sin remordimientos. Aquel pequeño París internacional era un lugar dotado para la leyenda, un mundo perdido que vivió su gran época al declararse zona internacional. «Nací en una ciudad que ya no existe, en un país que entonces no existía», escribió sobre su ciudad natal Ramón Buenaventura, autor de 'El año que viene en Tánger'. Ahora que desaparece el Teatro Cervantes, último símbolo español en Tánger, habría que recordar que la ciudad fue como una ciudad atlántica del otro lado, un reflejo demasiado cercano. Tánger ciudad-refugio para los liberales que huían de Fernando VII y donde desde hacía siglos había sefardíes que hablaban un español mestizo y exótico llamado 'haquetía'. Porque Tánger era como un apéndice singular de lo español. Tan española que después de la Guerra Civil dividía el callejero en bandos que se reunían en el Zoco Chico con los franquistas en el Café Central y los republicanos en el Café Fuentes. Y allí se lanzaban pedradas, como relataba Ángel Vázquez, el gran español tangerino, en boca de la protagonista de su novela 'La vida perra de Juanita Narboni'. En la novela, Juanita Narboni recuerda una gran fiesta de carnaval celebrada en el mítico Teatro Cervantes, ahora ruina que refleja la desidia española con los lugares que fueron suyos: «Cuando alzo la vista y miro el techo, me quedo como extasiada. La araña es igualita que la de 'El Fantasma de la Ópera'», decía mientras recordaba cómo su madre mitificaba el día que Carusso actuó en el Cervantes. La madre de Ángel Vázquez era conocida como Mariquita la sombrerera, muy querida por las judías ricas de Tánger que le hacían exquisitos pedidos en la lengua 'haquetía' que ella entendía perfectamente. Una de ellas era la señora Benarroch, madre de la diseñadora. Personaje adinerado de la ciudad como el belga Willy Verstrynge, el rey del crin vegetal, padre del ahora politólogo Jorge Verstrynge. Entre los personajes destacados de aquella comunidad española en Tánger también estaba el periodista Eduardo Haro Tecglen, último director del periódico 'España'. El escritor Luis Antonio de Villena, gran conocedor del mundo tangerino, recuerda que el hijo del periodista, el malogrado poeta Eduardo Haro Ibars, había gozado de una adolescencia en aquella ciudad libérrima y deliciosamente desmedida. Fue por eso otra de las criaturas marcadas por el mito de Tánger. Aquel Tánger que ya no existe hechizó también al periodista Manuel Cerezales, director del 'España' y marido de la escritora Carmen Laforet, autora de la novela 'Nada', y amiga del español que conecta con el grupo internacional de los Bowles: Emilio Sanz de Soto. Sanz de Soto, alma del Tánger cosmolita, fue director artístico en películas de Carlos Saura y el hombre que une el Tánger español con el internacional. Él y Pepe Carleton se encargaron de criar la leyenda, de relatar las anécdotas y de fotografiar ese mundo antes de que desapareciera. Porque ya nada queda del esplendor de aquella ciudad franca internacional en la que también se hablaba español, aunque todo parezca ahora un extraño espejismo del pasado.


elmundo.es / EVA DÍAZ PÉREZ
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Un SOS Para Salvar El Teatro Cervantes De Tánger 
 
El Teatro de Tánger ya es (solo) marroquí


El Teatro Cervantes de Tánger será gestionado por el Reino de Marruecos gracias a un acuerdo de cesión entre los gobiernos español y marroquí

Su último uso data de 1993, cuando albergó una exposición fotográfica; desde entonces ha estado abandonado y apuntalado




 02_1459166311_487277

Teatro Cervantes de Tánger

Marruecos gana. Y no gana porque haya jugado mejor sus cartas, canta victoria porque el gobierno español ha tirado la partida por la borda. El Teatro Cervantes de Tánger será marroquí. Hasta ahora, el edificio había estado abandonado -y apuntalado- debido a su nefasto estado de conservación. Tal y como cuenta hoy el diario El Mundo, España ha alcanzado un acuerdo con el ejecutivo de Abdelilah Benkerán, el primer ministro de Marruecos, para ceder el espacio a cambio de que estos se comprometan a restaurarlo y a darle uso.

Hace dos años, en 2013, el Teatro Cervantes del país vecino celebró su centenario. Como ya contó este diario, poco pareció importarle a gobernantes e instituciones su paulatino deterioro. Lejos queda el tiempo en el que fue el teatro más grande del norte de África, con capacidad para albergar hasta a 1.400 personas. Aun a pesar de su mal estado de conservación, el Teatro era un punto de reunión para mujeres, hombres y niños, donde fumar un cigarro o ver pasar la tarde.

Su inauguración data de 1913. Contaba eldiario.es hace dos años que en su interior se apilaban butacas donde debía estar el escenario, los palcos ajados y semiderruidos se imponían sobre el horizonte y que en lugar de techo había un gran agujero central por el que pasaba el sol y la lluvia. Pero no todo fue siempre ruina en el Teatro Cervantes. En 1928 fue adquirido por el gobierno de Miguel Primo de Rivera, y en él actuaron Ricardo Calvo o Margarita Xirgu. 22 años después se subirían a la palestra Antonio Molina, José Luis Ozores o Juanito Valderrama, y el Cervantes de Tánger viviría sus años dorados hasta los 80.


Condenado al ostracismo

Sería en 1993 que el Teatro Cervantes de Tánger albergaría su última función: un exposición fotográfica. Según El Mundo, en 2006 se firmó un convenio entre España y Marruecos para destinarlo a usos culturales, un acuerdo que nunca se llevó a la práctica. Fuentes consultadas por ese diario aseguran que "el Gobierno español negocia una cesión de la propiedad a Marruecos con una serie de condiciones, que tendría carácter de acuerdo internacional".

 El informe entre España y Marruecos del que se hace eco el diario afirma que las negociaciones están "muy avanzadas" y que el país vecino se compromete a la "restauración, equipamiento y gestión del futuro centro cultural polivalente, ya nunca más únicamente sala de teatro". En 2010, y siempre la versión de El Mundo, se calculó que la restauración del edificio oscilaría "entre los tres y los cinco millones de euros". Esas mismas fuentes confesaron al diario que "España no puede invertir esa cantidad en un teatro fuera de su territorio en el que luego no se podría ofrecer una programación acorde".

Aunque en el año 2007 el gobierno español destinó una partida de 94.134 euros para su reconstrucción y posterior acondicionamiento, lo cierto es que el Teatro Cervantes apenas notó la inyección económica. Un parche insuficiente teniendo en cuenta que las estimaciones para su restauración eran de millones de euros, no de miles. La sala, que vio en el pasado la representación del  Othelo de Shakespeare, lleva apuntalada algo más de cinco años. No han sido pocas las iniciativas que han intentado devolver a la vida a base de reformas el Cervantes de Tánger. 'Sostener lo que se cae' quizá haya sido el proyecto más incisivo, aunque sin éxito.

"Somos un grupo de gente relacionada con Tánger. Nos interesa especialmente el arte y creemos que la sociedad marroquí en este momento, especialmente la juventud necesita ser dotada de espacios que funcionen como catalizadores de todo el potencial creativo", cuenta la asociación en su Facebook. Al echar un vistazo por su timeline, la asociación parece que hace tiempo que dejó la idea colaborativa a un lado. Ahora promocionan conciertos y charlas.


eldiario.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Un SOS Para Salvar El Teatro Cervantes De Tánger 
 
Todo lo que sea cultura, para mi, merece un esfuerzo en su recuperación.

De todos modos y con casi un cuarto de siglo abandonado, no creo que por mucha restauración que se realice y se puedan ofrecer representaciones en castellano, llegue a ser rentable en el futuro.

Salut
 




___________________________
Peter
 
Peter Send private message
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You can post calendar events