Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
El viaje interior... en el Museo Thyssen
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje El viaje interior... en el Museo Thyssen 
 
El Museo Thyssen-Bornemisza y Caja Madrid exhiben 165 retratos del 'siglo de Picasso' en la exposición El espejo y la máscara


i24012007101401grcd1

Mujer sentada en el sillón de Picasso


i24012007101234grsu8

Autorretrato de Van Gogh de 1887


autorretratoegonschielete5

Autorretrato de Egon Schiele


No se han apagado los ecos de la recientemente clausurada exposición Retratos públicos. Retratos privados: 1770-1830, que, según la dirección de Robert Rosemblum, se ha exhibido en el Grand Palais de París, antes de iniciar su periplo internacional, cuando se inaugura en las salas madrileñas del Museo Thyssen-Bornemisza y Fundación Caja Madrid la muestra El espejo y la máscara. El retrato en el siglo de Picasso, en la que sus comisarios, Paloma Esteban, conservadora de pintura moderna del Museo Thyssen-Bornemisza, y Malcolm Warner, conservador jefe del Kimbell Art Museum, de Fort Worth (Tejas), han tratado de embutir la historia del retrato del siglo XX.


i24012007101441mt9

Salvador Dalí - Retrato de Pablo Picasso en el siglo XXI, 1949

Las corrientes más significativas tratan de reconstruir la rota identidad del hombre en nuestra época. Aun contando con 165 retratos de unos 60 artistas diferentes, esta iniciativa debe calificarse como de gran hazaña, no sólo por la abundancia y variedad de los ejemplos que ilustran la supervivencia de este género en nuestra época, sino porque el retrato, cuya justificación histórica como género era lógicamente el reproducir el parecido con el modelo, ha tenido que transformarse en un acertijo visual al desacreditar las vanguardias del siglo XX el mundo exterior de las apariencias.

Es cierto que pocas posibilidades había de seguir el patrón tradicional tras la difusión masiva de la fotografía. En cualquier caso, esta exposición nos invita a visitar este prodigioso desafío de comprobar cómo se puede evocar una personalidad individual después de que los medios adecuados para representar sus rasgos visibles fueran invalidados. Se nos invita, así, pues, a un viaje interior.

Concebida la exposición en 11 capítulos, el primero, si se inicia el recorrido por las salas del Museo Thyssen-Bornemisza, está dedicado al autorretrato, lo cual está más que justificado porque difícilmente los artistas de vanguardia podían afrontar la representación de otros sin mirarse primero a ellos mismos, ya no como antaño, proclamando su ansiada mejora social, ni exhibiendo los atributos de su oficio, sino escarbando en su propia alma.

De esta manera, en ese primer capítulo, Ante el espejo, nos encontramos con dos impactantes autorretratos de Van Gogh y Gauguin, dos personalidades extremas y antitéticas patéticamente volcadas al autoanálisis. Como brotes de esta inicial y violenta semilla introspectiva los flanquean sendos autorretratos de, por un lado, Edvard Munch, con su autovisión nocturna y melancólica, y Pablo Picasso, con una imagen más paródica y festiva y otra, disfrazado de arlequín, pero mirándose a un espejo, que es el mismo que casi medio siglo después utilizará el británico Lucian Freud para plasmar el reflejo de su imagen.

La segunda sala, Gesto y expresión, nos lleva al territorio de la neurótica Viena de fin de siglo con inquietantes retratos de Klimt, Schiele y Kokoschka. La tercera, Colores modernos, nos aporta la versión del género por parte de los fauvistas franceses y expresionistas alemanes, que embadurnan con colores cálidos y fríos las expresiones fisonómicas.

Frente a esta interpretación sentimental del retrato, nos encontramos a continuación con la reivindicación de la imagen humana según el modelo más arcaico: el de las máscaras, que protagonizan el cuarto capítulo con hieráticos retratos de Cézanne, Gauguin, Modigliani, Picasso, Derain, Matisse, etcétera, y un par de pequeñas joyas de la pintora alemana Paula Modersohn-Becker. En las sucesivas salas, entre la quinta y la octava, asistimos a la destrucción física del retrato exterior con el cubismo, a su denuncia social con los expresionistas centroeuropeos y a su escrutinio psíquico con los surrealistas, estando todas estas interpretaciones representadas asimismo con grandes obras de los más conspicuos representantes de todas estas corrientes, entre los que aparecen los grandes maestros españoles característicos como Dalí, Picasso, Miró, etcétera.

A partir de la novena sala nos desplazamos a la Casa de las Alhajas de la Fundación Caja Madrid donde nos encontramos con la evolución del retrato en la segunda mitad del siglo XX, no sólo siguiendo la evolución de los viejos maestros supervivientes sino con la incorporación de los nuevos valores surgidos tras la II Guerra Mundial, como Jean Dubuffet, Graham Sutherland, Francis Bacon, Frank Auerbach, Kossoff y Antonio Saura, todos ellos representantes de la erupción gestual expresionista.

A continuación, nos enfrentamos a sendas visiones del retrato, bien por la vía más pictoricista de tratar la densidad matérica del cuerpo, bien por la vía congeladora del pop, que cuenta con las imágenes mecanizadas, estando respectivamente representados estos dos capítulos, el primero, por Stanley Spencer, Lucian Freud y Avigdor Arikha y el español Antonio López, y el segundo por David Hockney y Andy Warhol.

En fin, tras este recorrido, que obviamente no hemos podido relatar al detalle, es evidente que no hay un inventario completo de lo que ha supuesto el retrato del siglo XX, pero sí una muy selectiva y ajustada visión crítica de sus corrientes más significativas, todas las cuales, de una u otra manera, se fijen en la piel o en la intimidad, tratan de reconstruir la rota identidad del hombre en nuestra época, o, al menos, los fragmentos supervivientes de la misma.



Fuente: El Pais
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Resposta: El Viaje Interior... En El Museo Thyssen 
 
Yo a lo mio  

El retrato de Dalí a Picasso está en el Museo de Figueres y ha sido cedido para esta exposición y a cambio se ha cedido otra obra de Dalí que se expone temporalmente en Figueres: "Gradiva descubre las ruinas antropomorfas" (para él Gala es Gradiva la salvadora, esto tiene historia pero no quiero ser pesada):

0281petita_noticies_es_home_99

En cuanto al retrato que hizo de Picasso, , me parece que no le muestra especialmente su amor  
 




___________________________
mini_140316081758881209
 
galarina Enviar mensaje privado
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Respuesta: El viaje interior... en el Museo Thyssen 
 
Galarina, gracias por la info. Respecto al retrato que comentas... más diría que se está burlando de él... y es qué los piques de los genios, echan chispas muchas veces.  




 
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario