Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff




Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
ARCO 2017
Author Message
Reply with quote   Download Post  
Post ARCO 2017 
 
Arco hincha el optimismo

El entusiasmo de la delegación de Argentina, el país invitado, y la confianza de los galeristas marcan la jornada inaugural de la feria de arte contemporáneo



 02_1487839447_140236

Ver vídeo

A la jornada inaugural de Arco, celebrada el miércoles en el recinto ferial de Ifema en Madrid, acudieron como cada año desde hace 36 ediciones artistas, galeristas, coleccionistas, periodistas, cantantes de rock y aristócratas, famosos o no. También se citaron la sensación inevitable de déjà vu, un cierto aire conservador y la ración anual de impresiones abstractas. Después de años de “pesimismo” y “desaliento”, esta se antoja la feria del “optimismo” y la “esperanza”. A falta de datos que ayuden a aterrizar la cosa, conviene recordar, como bien sabe el crítico cultural marxista Terry Eagleton, que el optimismo tiene más que ver con la confianza que con la esperanza. Y así, confiado, se mostró en mitad del ajetreo propio del mediodía el director de la cita, Carlos Urroz, quien explicó que “la presencia de galerías importantes que llevaban tiempo sin participar y que todas traigan piezas más grandes hace confiar en que las cosas funcionen”. “A partir de ahí, solo queda dejar trabajar a la magia”, añadió.

A la aparición de la magia esperaron impacientes desde primera hora de la mañana marchantes de todos los tamaños y colores (200 en total), como Joaquín García, que se estrenaba en el programa general; el presidente del consorcio de galerías, Alberto de Juan, de Max Estrella, —quien celebró que la organización haya logrado convocar a “coleccionistas extranjeros muy potentes y con muchas ganas”; más de 300—; Lisson, que estuvo el año pasado y ha decidido repetir, o Hauser & Wirth, ausente desde 2009. Los dos buques de bandera multinacional y origen londinense y suizo se disputaron, atracados uno enfrente del otro, la atención de los visitantes con cerámicas de Ai Weiwei o una especie de pozo de los deseos de un millón de euros de Roni Horn.


  03_1487839430_957888

Un visitante observa una performance delante de varias obras de Lena Hilton. Jaime Villanueva


Esperando a Macri

El entusiasmo corrió a cargo de la nutrida representación argentina, país invitado de esta edición, que el jueves aporta la presencia de su presidente, Mauricio Macri, durante la inauguración oficial, a la que también asistirán los reyes de España. La delegación, según cálculos de Sheila Cremaschi, directora del Hay Festival de Segovia, “suma unos 200 o 300 compatriotas”, porque “al argentino no le gusta hacer las cosas a medias”. La presencia de artistas y galerías (todas bonaerenses) se reparte entre el programa específico (bautizado Plataforma, con 12 espacios con 24 artistas seleccionados por Inés Katzenstein) y el general.

Entre las primeras, destacan las presencias de Luis Frangela, Alberto Greco, con una obra póstuma, Besos Brujos, que despertó el interés del Reina Sofía, y Eduardo Estupía, que muestra en Jorge Mara La Ruche delicados dibujos en blanco y negro que vienen a probar, según el artista, que “las poéticas [de los creadores argentinos] se acomodan a los límites económicos que impone la realidad”.

Entre las galerías del programa general que apuestan por artistas del país invitado también las hay extranjeras. Valgan dos ejemplos: el sutil trabajo con papel de Marie Orensanz llega de la mano de Alejandra von Hartz desde Miami, mientras que el deslumbrante conceptualismo del sur de Edgardo Antonio Vigo puede admirarse en la londinense Richard Saltoun.

Argentinos son también algunos de los creadores elegidos por tres comisarias para el programa Diálogos, una de las novedades de esta edición. Entre ellas está la exdirectora del Reina Sofía María de Corral, que ha seleccionado a 11 galerías y 11 parejas de artistas para que conversen, verbo que, bien es sabido, se conjuga mucho últimamente en los salones del arte contemporáneo. “Hemos intentado elegir galerías que trabajen próximas a sus creadores y montar una sección que huya de lo comercial”, explicó De Corral.

Así, los dibujos de Jorge Macchi se enfrentan a la denuncia de los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez de la mexicana Teresa Margolles (en Peter Kilchmann), mientras que en la brasileña Nara Roesler dos argentinos se ven las caras: Eduardo Navarro y Julio LeParc. Este último, que cuenta también con obra en el programa de Proyectos Especiales (con esculturas de gran formato de Alicia Framis o Los Carpinteros), resultó ayer ubicuo. Una azafata repartía un manifiesto con su firma, titulado Desmitificar el arte.En él, desde la altura de sus 88 años, LeParc se pregunta “qué puede hacer en la actualidad un artista” de su generación, que ve “con qué facilidad la burguesía asimila toda novedad que se haga en arte”.

Con Albert Pla

Pese a tanta actividad y flujo de ideas del otro lado del Atlántico, el primer protagonista del programa argentino en Arco fue, curiosamente, un catalán. El cantautor situacionista Albert Pla despertó las primeras oleadas de interés a las 11.30, en el primero de los 17 pases (hasta el domingo, día en que Arco cierra las puertas) de su performance No soy tan joven como para saberlo todo; la interpretó en el espacio dedicado al arte en directo de la galería Barro de Buenos Aires. Sus responsables invitaron al dúo Mondongo, que, a su vez, extendió la invitación al músico español. Pla, por resumir la pieza, comparece vestido de Pinocho con una máscara metálica y se mueve muy lentamente en una suerte de réplica de la galería de los espejos del palacio de Versalles. Corta sendos trozos de dos tartas con las banderas de España y de Argentina y se deja acariciar por un bosque de manos antes de que las cortinas cierren el hueco por el que los espectadores miran apretujados.

Las ferias acostumbran a programar en los últimos años actividades como esta para hacer pasar la experiencia de la visita por algo más que un paseo por ese lugar en el que la propiedad sobre las cosas (artísticas) cambia de (unas pocas) manos. A ello también contribuyen ciertas piezas que tratan de distraer el fin último de todo esto para emparentarlo con aquello que se persigue en una bienal. ¿Un ejemplo? La propuesta de José de la Mano, que recuerda la heroica aventura del Centro de Cálculo, que, a finales de los sesenta trató de unir en Madrid arquitectura racionalista, la incipiente ciencia informática y el arte.



Piezas de museo, precios prohibitivos


 04_1487839410_643031
 
Dos visitantes observan un cuadro de Peter Halley ante una escultura de Jaume Plensa.

La mayor presencia de piezas de gran tamaño e igual coste, esas que en la jerga se conocen como “de museo”, había sido anunciada por el director de Arco, Carlos Urroz en lo días previos a la feria. Ayer se pudo comprobar que no mentía; abundan en el recorrido las obras que superan el medio millón de euros.

En una de las entradas a la feria, el visitante se topa con una muestra de ello en el apabullante estand de Elvira González. Junto a una pequeña sala dedicada a las cerámicas y pinturas de Miquel Barceló, se puede ver una de las piezas más caras: una escultura de Juan Muñoz, cuyo precio es de 1,55 millones de euros. Mientras, un poco más allá, en el espacio de Guillermo de Osma, Constructif avec quatre figures, de Torres García (1,8 millones) presenta candidatura a la pieza más costosa de la cita.

Otro clásico de la muestra, Leandro Navarro, reconoce que en esta ocasión se ven más piezas de museo que en los últimos años. ¿La razón? “Hay más dinero para comprar”, opina. En lo que a él respecta, propone un dalí, El triunfo del Nautilo (1941), óleo de 30,5 X 35,5 centímetros procedente de un coleccionista suizo, a la venta por 1,4 millones de euros.

La tónica se repite en algunas de las galerías internacionales de mayor renombre. Si en la británica Lisson una serie de cerámicas de Ai WeiWei y un espejo de Anish Kapoor esperan comprador por 200.000 y 620.000 euros respectivamente, en Lelong una escultura en bronce de Joan Miró alcanza los 470.000 euros. Su director, Patrice Cotensi, explica que hace unos años estas piezas no se hubieran traído a Arco: “La crisis ha durado mucho. No había coleccionista que viniera a gastar más de 300.000 euros. Creemos que es el momento de arriesgarse”

elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: ARCO 2017 
 
Albert Pla se cuela en Arco: Pinocho en Versalles

El cantautor protagoniza una 'performance' dentro de un cuadro del dúo argentino Mondongo



 05_1487839636_326808

Ver víddeo

Mondongo, básicamente tripas que se comen (para que el lector español se haga una idea los callos son mondongo, víscera más víscera menos), es el energético y contundente nombre del colectivo de artistas argentinos formado en 1999 por Juliana Laffitte, Agustina Picasso y Manuel Mendanha. Quedan Mendanha y Laffitte, Picasso abandonó la nave en 2009, así que ahora Mondongo es un dúo, a estas alturas un dúo de prestigio en la escena artística mundial. Pero estos días, en ARCO, vuelven a ser un trío. A los dos artistas se les ha unido cual invitado caído del cielo —o ascendido del infierno— Albert Pla, principio y fin de la performance titulada No soy tan joven como para saberlo todo.

Este chou de 20 minutos, pintura viviente si se prefiere, al fin y al cabo estamos en una feria de arte contemporáneo, lo pueden contemplar los visitantes de ARCO en un total de 17 funciones (nótese que aquí ya estamos en la nomenclatura teatral): día 22, a las 11,30h, 13h, 15 y 18h. Día 23, a las 12h, 14h, 15h y 18h. Día 24, a las 13h, 15h y 18h. Día 25, a las 13h, 15h y 18h. Y día 26, a las 13h, 15h y 18h. Todo ello acontece en el stand de la galería bonaerense Barro (stand P7 G12, Pabellón 7, de nada) dentro del programa de Argentina como país invitado a la feria.

En No soy tan joven como para saberlo todo, a la hora en punto y con el inevitable furor de móviles y flashazos en marcha, se descorren unos cortinones granates. Una especie de túnel de perspectiva deformada instalado en el interior de lo que sería una cabaña medio quemada representa el Salón de Espejos del Palacio de Versalles. Un Pinocho en pantuflas y enmascarado —ese es Albert Pla— empieza a desperezarse. Coge un micrófono y hace como si registrara sonidos aún no encontrados. A eso se le llama psicofonía, pongamos Psicofonía en Versalles. Lenta, imperceptiblemente, de los laterales van surgiendo unas manos. Las manos imploran comida. En el suelo hay tartas de colorines chillones, a la manera de las que el gran Vatel le hacía al Príncipe de Condé en Versalles para agasajar a Louis XIV, corría 1671, anda que no ha llovido. Pinocho-Pla va cortando pedazos de tarta y los va depositando en las manos, incluidas las de dos niñas que están entre el público. Terminada la aplicada gimnasia de dar de comer al hambriento, Pinocho se pone a barrer, a barrer Versalles. Josep Pla, desde detrás de la máscara, mira al público. Telón.

“Hace como seis años que no íbamos a ninguna feria de arte y cuando nos invitaron a ARCO nos dijimos: ‘Bueno, vamos pero hagamos algo que corra el límite de lo que habitualmente pasa en una feria así, que es traer cuadros para venderlos. Lo que perseguíamos era modificar la energía de cuando el espectador entra y ve paredes blancas con cuadros encima. Hicimos esta especie de rancho, un ranchito que contiene el Salón de Espejos del Palacio de Versalles, con la perspectiva falseada”, explican al unísono Juliana Laffitte y Manuel Mendanha. Juntos han hecho de todo: en 2003 retrataron a los Reyes Juan Carlos y Sofía y al entonces Príncipe Felipe con 22.500 trocitos de cristal de colores. También han inmortalizado al Papa Juan Pablo II con hostias sobre madera. A Walt Disney con plastilina. A David Bowie con purpurina. A Lucien Freud con embutidos. Trabajan lo mismo el caramelo que la carne que el hilo de algodón. La colaboración del tándem de artistas argentinos con Albert Pla no es casual. En enero o febrero de 2018, el juglar de Sabadell estrenará su nuevo espectáculo, Miedo, cuyos decorados correrán a cargo de Mondongo.

Mondongo lleva años interesándose por los cuentos populares, y este trasunto versallesco y altruista del Pinocchio de Collodi es un ejemplo. Pero lo que de verdad les interesa es la exploración de lo que bien pudiera llamarse el arte que podría haber sido. Se diría que los Mondongo, siguiendo a Heráclito y al río que jamás es el mismo, ya saben, creen firmemente en que cada pintura, es más, cada visión personal de cada pintura, es una nueva obra de arte en marcha. “Lo que queríamos —y esto lo hicimos por vez primera en la Bienal de Performance de Buenos Aires— era hacer un cuadro en movimiento, después de tantos años experimentando con materiales necesitábamos buscar un camino nuevo, y nos excita que haya alguien moviéndose dentro del cuadro. Aquí es Albert Pla, pero en Buenos Aires era otra persona, y el resultado es totalmente distinto, nada que ver. Nosotros descreemos de la autoría de las ideas, y lo que buscamos es poner distintas ideas en el canal creativo… la conjunción de energías”, explica Manuel Mendanha.

¿Y Albert Pla, qué es lo que explica? Poco tirando a nada… o mucho tirando a todo, según se mire, porque… ¿por qué hay que explicar la obra de arte si ahí está la obra de arte hablando por sí sola? Viendo esta muy recomendable performance de pintura en directo, puede pensarse en muchas cosas: el hambre, la injusticia, la guillotina, la música, el espejo como odiosa versión de uno mismo, los bufones, el pueblo real, los que dicen que representan al pueblo… en fin, todo muy de actualidad desde que el mundo es mundo. Pero cada espectador pensará en sus cosas. Algunos incluso pueden pensar que es una bobada, o un efímero momento de alta creación, somos así, variados y dispersos. Pla viene de fumarse un pitillo y habla así de su contribución a este tableau vivant. “Yo hago lo que buenamente puedo… ya ves… me parece muy bien. No es exactamente ser actor… es algo extraño. Está bien hacer cualquier cosa… ayer cantamos delante del Guernica… ya ves, ¡esto es la semana del arte!”, comenta Pla, que estos días vivirá entre pinturas, esculturas, fotografías y performances. “Me daré una vuelta por ARCO, me imagino, claro, porque como voy a tener que pasar tantas horas aquí dentro…”.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: ARCO 2017 
 
Los Reyes y el presidente argentino inauguran Arco 2017

La comitiva ha visitado algunas de las galerías llegadas de Buenos Aires a la feria



 02_1487866535_153463

Los Reyes inauguran Arco junto al presidente de Argentina, Mauricio Macri, y su esposa, Juliana Awada. (FOTO: CLAUDIO ÁLVAREZ).

Una salva de flases ha marcado 33 minutos después de la hora prevista, las 10.00, la entrada en la feria de Arco de la comitiva oficial encabezada por los Reyes, el presidente argentino, Mauricio Macri, y la primera dama, Julia Awada. El retraso ha obligado a una de las visita de una hora escasa, una de las más rápidas que se recuerdan en este ritual inevitable cada año en la feria de arte contemporáneo.

El grupo, al que también se sumaron los ministros de Cultura de ambos países, Íñigo Méndez de Vigo y Pablo Avelluto, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y Carlos Urroz, director de la feria, entre otros, avanzó mientras los miembros del equipo de seguridad se afanaban por despejar el primer pasillo del pabellón siete, en el que se sitúan las 12 galerías de Plataforma Argentina. 

Antes de empezar con ellas, la comitiva paró en el espacio --medio neoyorquino, medio bonaerense-- Henrique Faria, cuyos responsables vivieron la visita con sorpresa: no estaba prevista en los planes establecidos en el protocolo previo facilitado a la prensa. "Awada es coleccionista y a veces ha visitado nuestra galería en Argentina", explicaría después Eugenia Sucre, trabajadora de la sede en Nueva York. "Se han interesado por la obra de la artista venezolano-española Emilia Azcárate que trabaja en torno a los temas de la raza, lo mestizo y el color".  Un poco por detrás caminaba atendiendo a sus propios intereses Manuela Carmena. La alcaldesa de Madrid vio potencial en la técnica de la artista chilena Catalina Swinburn, que trenza mapas, para "hacer la bandera LGBTI de este año".

Al trote pasó el grupo por las galerías de la orilla derecha del espacio de Argentina. Una sucesión formada por Mite, Vasari, Cosmocasa, Barro e Ignacio Liprandi. Al final le esperaba el espacio oficial de la delegación del país latinoamericano, donde fueron recibidos con aplausos.

La cosa continuó ya en el pabellón nueve con paradas, entre otros, en los estands de la galería parisiense Jérôme Poggi; de la histórica marchante española Juana de Aizpuru, que será homenajeada en mayo en Arco Lisboa; y de la joven Travesía Cuatro, con sedes en Madrid y Guadalajara (México). Aquí, las miradas se fueron hacia la obra de la pujante artista boliviano-estadounidense Donna Huanca.

Al otro lado del pasillo, Pablo Flórez, de Heinrich Erhardt, tenía otras cosas para él más importantes que celebrar que la buena sintonía hispanoargentina: Julia Spínola, una de las artistas del espacio madrileño, había recibido la noticia de la concesión del XXIII Premio ARCO Comunidad de Madrid, otorgado a la mejor obra por debajo de 35.000 euros. El galardón es la compra misma, y el destino, la colección de museo de arte CA2M, donde la joven artista tiene prevista una exposición para el año que viene.

Todo sobre Arco 2017, en EL PAÍS
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You can post calendar events