Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
ARCO, 2010
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje ARCO, 2010 
 
29ª edición de Arco. Una feria con gesto desganado


Madrid, capital del arte contemporáneo... La crisis económica

y las polémicas internas marcan el inicio de una cita en la encrucijada

Recorrido por algunas de las piezas más relevantes del salón

Protesta israelí por las obras de Eugenio Merino




0laobramspolmica

La obra de Eugenio Merino Starway to Heaven, de la Galería ADN de Barcelona, una reflexión sobre la religión, en la que Merino ha situado a un árabe rezando agachado; encima de él y arrodillado, un sacerdote católico y encima un rabino. Junto a ésta, en una vitrina de cristal se muestra otra pieza compuesta por una Biblia, un Corán y la Torá. La obra, que se ha vendido a los tres minutos de abrirse las puertas de la feria a un coleccionista belga por 50.000 euros, ha suscitado protestas de la embajada de Israel en España, que ha protestado en un comunicado por los "elementos ofensivos para judíos, israelíes y, seguramente, para otros" que aparecen en la escultura.
 
Los calificativos para definir la nueva edición de Arco amanecieron ayer instalados en el terreno de lo "algo gris" para terminar en el de lo "rematadamente desangelado". Las caras de los galeristas se antojaban demudadas al principio del sarao, cansadas por los días previos de montaje, sí, pero sobre todo, por el pulso que han mantenido con Ifema acerca del porvenir de la cita, su "excesiva mercantilización" y ciertas declaraciones "ofensivas" de su director Luis Eduardo Cortés.


0lacontrovertidaobradee

La controvertida obra de Eugenio Merino. Detalle de la polémica obra de la Galería ADN de Barcelona, en la que el artista hace una reflexión sobre la religión y que suscitó las protestas de la embajada de Israel

Los coleccionistas recibieron más atenciones de las habituales (aunque a Norman Foster y Elena Ochoa les negaran un café en la sala VIP), los compradores institucionales se paseaban con gesto un tanto desganado, quién sabe si porque tanto recorte lo hace todo menos divertido, y las páginas de economía de los diarios y los periódicos salmón aterrizaron en la feria con el habitual cargamento de malas noticias para las cuentas españolas. Y esto del arte contemporáneo, ya se sabe, es en buena parte una cuestión de números.


unadelasobrasqueexponeeb

Una de las obras que expone en ARCO 2010 la Galería Sandunga de Granada

Unos y otros, es cierto, anduvieron a sus anchas. La caída del número de galeristas (50 expositores menos en dos años hasta una cifra de 207) daba una sensación de amplitud algo incómoda, por más que Lourdes Fernández, directora de la feria, negara la mayor. "No ha aumentado el espacio", decía ella, mientras Juana de Aizpuru, inventora de todo esto, se preguntaba si con "un pabellón y medio no habría sido suficiente". "Tampoco ha habido galerías que se hayan borrado a última hora", añadía Fernández, a lo que un participante respondía: "En el primer plano que recibimos daba la sensación de haber muchas más". Lo cierto es que algunos espacios entre expositores parecían más aptos para la práctica del fútbol sala que para un paseo a la caza de las obras más interesantes, sorprendentes o provocadoras que verá el público general desde mañana (hoy es el día de la inauguración de los príncipes). Lo que sigue es un recorrido por algunos puntos calientes de un Arco en la encrucijada.


vistadeunaobradelagaler

Vista de una obra de la Galería Siboney de Santander, que se puede encontrar en la feria ARCO 2010 en Madrid

- Sexo, drogas y comisarios (de arte). Desagradablemente hiperrealista por vocación, el grupo escultórico de figuras de poliuretano pintadas al óleo que Enrique Marty, artista madrileño, expone en la galería Espacio Mínimo, presenta en plan viejos rockeros depravados a Harald Szeemann, Robert Storr, Jan Hoet y Benjamín Buchloh. Comisarios, historiadores o directores de museo son algo así como los cuatro jinetes del Apocalipsis del arte contemporáneo. ¿Un chiste para iniciados? "Curatadeus [así se llama la obra] es mi homenaje a estos cuatro tipos, que son los dioses de este negocio", afirmó ayer el artista.

- 'Delicatessen' latinoamericanas. La galería de Jorge Mara, llegada de Buenos Aires, presenta una de las selecciones más conjuntadas y sorprendentes de este Arco, basada en el arte latinoamericano de vanguardia, tan reivindicado últimamente. Entre las piezas, sobresalen dos series: las pinturas vagamente constructivistas que en los años treinta la uruguaya Amalia Nieto dedicó a propósito de "Petruchka, de Stravinski" a su marido Felisberto Hernández, pianista nómada y escritor extraordinario y un diálogo entre los exquisitos garabatos del argentino León Ferrari y los trazos del poeta y pintor Henri Michaux.

- ¿Y si...? Shoshana Wayne es una de las 17 galerías de la delegación de la ciudad de Los Ángeles, ciudad invitada a Arco. Un vídeo firmado por Dinh Q Le y titulado South China Sea Pishkun (2009) plantea desde una pantalla de plasma una peculiar distopía, un final alternativo para la guerra de Vietnam. Destartalados helicópteros despegan escasos de combustible y uno tras otro van cayendo sobre el mar. Está realizado con animación digital.

- La milla de oro. La concentración de maestros y millones es apabullante en Edward Tyler Nahem (Nueva York), . Aquí está una de las candidatas a pieza más valiosa de la feria: un inquietante autorretrato de Francis Bacon de 1987 que se vende por 1,63 millones de euros y que quizá no sea tan caro si se piensa que, hace sólo dos años, la estrella de Arco fue otro bacon... pero de 23,2 millones. A su lado, un lienzo del pintor alemán Gerhard Richter, valorado en 750.000 euros y, entre dos importantes piezas de los Tàpies y Saura, un andy warhol de 1979 (210.000 euros).

- Feminismo y poder. La galería milanesa Prometeo di Ida Pisan es sinónimo de arte político y de denuncia. En su espacio se combinan grandes fotografías de la artista guatemalteca Regina José Galindo (tratan de las violaciones que suceden impunemente en su país) con un vídeo estrenado en la bienal de Venecia de 2006 que carga contra la indiferencia de la población ante la violencia contra las mujeres. En la pantalla se ve a la artista desnudarse junto al Arsenale. Nadie la mira. Ni siquiera cuando procede a afeitarse el pubis entre los viandantes.

- Fantasmal Santiago Sierra. Era el acontecimiento del día. Una performance en la que se esperaba a este artista abonado a los titulares de prensa. Se titula No y es la propuesta de Helga de Alvear (compartida con Ida Pisan) para ese espacio de galerías comisariadas (un único artista con un proyecto) llamada Solo Projects. La obra, que se dejará ver por todo el recinto ferial, partió de Lucca, en el Norte industrial de Italia y ha seguido por Berlín, Bruselas y varias ciudades de Estados Unidos. Ayer entró en el recinto ferial pasadas las cinco de la tarde por la puerta principal del Pabellón 10. Lo hizo sobre un carrito de ruedas en medio de una multitud formada por periodistas, artistas y galeristas, que buscaron a Sierra. Estaba de incógnito.

- Viaje a un planeta desconocido. Es lo que propone Jennifer Steinkamp en el vídeo presentado en Solo Projects por Soledad Lorenzo, galerista que también acude a Arco con un stand en el progama general.

- Hockney 3.0. L. A. Louver ofrece cuatro grandes serigrafías de David Hockney. Pertenecen a la nueva etapa del artista, en la que el pintor de la desolación californiana ha dejado los pinceles y la paleta por los píxeles y el ratón de ordenador. La emoción, por suerte, no se ha perdido en la traducción informática.


laobrathebeachdefernand

La obra The Beach, de Fernando Botero, valorada en 946.000 euros, es una de las más caras de las puestas a la venta en la feria


laobratituladacuratorde

La obra titulada Curatordeus, del artista Enrique Marty


laconserveradelcentrode

'La conservera', del centro de Arte Contemporáneo de Murcia


vistadeunaobradelagalera

Vista de una obra de la Galería Carles Taché de Barcelona, que se puede contemplar en la feria de arte contemporáneo ARCO 2010


EL PAÍS



Más info y vídeos


http://www.elmundo.es/elmundo/2010/02/17/cultura/1266419965.html

La feria abre sus puertas bajo la tensa calma de la crisis
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: ARCO, 2010 
 
'Buscar pelea' para llamar la atención


27001280


Polémica política, el ingrediente que nunca falta

Como siempre en Arco, la provocación es una estrategia afortunada

Queda claro que la política es uno de los temas que causan más discusión



12664246310

Como demuestra la obra 'Stairway to heaven' del artista madrileño Eugenio Merino, la polémica parece ser un comodín para aquellos artistas que buscan (o encuentran sin querer) eco mediatico.


73614158

Como ya ha ocurrido en las precedentes ediciones de Arco, algunos de los participantes recurren a la provocación, no solo religiosa sino también política, para abrirse hueco.


80143934

Paseando por los grandes pabellones de Ifema, encontramos por ejemplo un curioso conjunto de cuadros (del mismo artista Merino), que reúne al Che Guevara, Cristiano Ronaldo y un billete de 100 dólares en una única pared. Más directo es el estilo de Juan Pérez Agirregoikoa, que con su colorida obra satírica, apunta claramente el Papa, la religión y el mundo politico.


93481428

El austriaco Viktor Bucher retrata en una misma composición al presidente de EEUU Barack Obama y a la controvertida Paris Hilton. Obama aparece también en los cuadros de la galería Bejin Space, al lado de Lady Diana y el príncipe Guilliermo.


17978545

Un Ghandi de color rojo, más moderno que nunca, escucha su iPod; mientras al otro lado del pasillo observamos dos manos que salen de la pared y rezan con un billete de 50 dólares entre ellas.

32147898

Por ahora, sólo Israel ha protestado por el contenido de la muestra, pero queda clara la voluntad de algunos artistas de 'buscar pelea' para que se hable de ellos.


EL MUNDO
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: ARCO, 2010 
 
29ª edición de Arco


Balada artística de la ciudad sin fronteras


La misión de Los Ángeles defrauda en Ifema pero florece en espacios satélites

Miles: "Es un lugar extraño para vivir, donde las huellas se borran"
  


unavisitantecontemplaun

Una visitante contempla una obra de Pearl C. Hsiun en Arco.

El sol y las palmeras, el culto al cuerpo, el rock y sus excesos, el mundo visto desde un automóvil, lo mejor y lo peor de la civilización, y esa despreocupación surcaliforniana que hace que todo sea más fácil. Los Ángeles es la insólita protagonista de esta edición de Arco. ¿Una elección arriesgada? ¿O un acierto?

Ciudad de indudable potencial creativo (John Baldessari, Doug Aitken, Ed Ruscha, Hockney...) pero mercado algo endeble, Los Ángeles solía ser ese sitio en el que el mejor consejo que un estudiante podía recibir era: "Múdate a Nueva York". Pero las cosas han cambiado, y así han venido a demostrarlo los galeristas invitados a Arco y los centros que por toda la ciudad se han volcado con el reto de retratar una megalópolis cientos de veces filmada y, sin embargo, desconocida.

Dentro del recinto de Ifema, las expectativas eran altas. Y han resultado algo defraudadas. La reputación precedía a los comisarios encargados de escoger las 17 galerías: Kris Kuramitsu, experta en creadores del sur de California y de la emigración africana, y Chistopher Miles, reputado teórico del arte. Ambos habían advertido que la lista de artistas no sería exhaustiva, pero que el panorama mostraría la esencia del bullicio creativo de la ciudad. O no se ha podido traer lo más rompedor o el bullicio es escaso.

Olga Garay, el equivalente a concejal de cultura del Ayuntamiento de los Ángeles, advertía el jueves que el que fuera buscando el colorido y vitalidad de los artistas latinos, muy presentes en esas galerías, se iba a confundir: "Los Ángeles es una mezcla de identidades que va mucho más allá".

La esencia de lo que se ha querido mostrar acaso resida estos días en Regen Projects, galería de Beverly Hills cuyas piezas claves son un Raymond Pettibon inusualmente grande y colorido y las fotografías de otra estrella del arte angelino, Catherine Opie.

William Leavitt, el último David Hockney, varios ensamblajes de Ed y Nancy Reddin Kienholz, obras de gran formato de Rebecca Campbell y Pearl C. Hsium o las imágenes manipuladas de Dean Sameshima completan la oferta de Los Ángeles en la feria.

Fuera de ella, el asunto adquiere un tono más soleado con exposiciones, performances y una estimulante programación cinematográfica. Entre todas ellas, destaca la muestra en la sede madrileña del Instituto Cervantes, L. A. Invisible City, también de los comisarios Miles y Kuramitsu. "Es un lugar extraño para vivir, a diferencia de Europa, que convive con los vestigios de su historia, Los Ángeles ha borrado sus huellas", explica Miles.

Presentan una selección de 15 obras de 10 artistas para resumir lo más destacado del panorama creativo de la ciudad estadounidense, que reivindica su propia consideración como centro artístico con características únicas. "Esta muestra es engañosamente sencilla porque, aunque no hay muchas obras, todas muestran una visión multifacética que refleja la realidad de la ciudad. Los Ángeles es una ciudad que supera sus fronteras constantemente, cambia su núcleo y sus límites, siempre hay algo que se mezcla, que invade, siempre está mutando", apunta George Stolz, comisario técnico de la exposición.

Daniel Joseph Martínez juega con los significados de la palabra y su contexto en el gigantesco mural que cuelga de la fachada del Instituto Cervantes. Mark Bradford usa el collage como método y como metáfora. Adrià Julià, artista español afincado en Los Ángeles, expone su trabajo Notas sobre la Oh perdida, en la que reflexiona sobre Hollywood y el cine reconstruyendo las vicisitudes de una película que nunca llegó a distribuirse. Rubén Ochoa resume en su instalación Infracted expansión la competencia entre naturaleza y progreso en una ciudad en la que las arboledas han sido sustituidas por autopistas.

La reflexión sobre el proceso de urbanización de Los Ángeles se recoge también en la exposición Los Ángeles, de Julius Shulman, uno de los grandes fotógrafos de arquitectura. La muestra se aloja en la Sala Canal de Isabel II.


EL PAÍS
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: ARCO, 2010 
 
El porvenir de una feria herida. La última edición plantea muchos enigmas y una certeza: el modelo debe replantearse


Arco, renovación... o muerte


¿Qué pinta el gran público, que no compra, en un salón comercial? Miami se centra en Latinoamérica. Londres en lo nuevo. ¿Y Madrid?   


59crneosinstalacindejav

59 cráneos, instalación de Javier Pérez, que la galería suiza Guy Bärtschi expuso en su stand de la última edición de Arco.

Acúdase una y otra vez a las fuentes clásicas, que merecen seguir siéndolo por lúcidas aunque mucho aspirante al Olimpo de la pos posmodernidad se empeñe en obviarlas: "Arte es lo que los artistas dicen que es arte" o "El artista tiene que comer" (Ernst Gombrich, autoridad indiscutida, autor del indispensable Arte e ilusión). "El arte es una actividad que consiste en producir relaciones con el mundo con la ayuda de signos, formas, gestos u objetos" (Nicolas Bourriaud, ex director del Museo de Arte Contemporáneo de París, en su complejo tratado Estética relacional). Bien. Pues si el artista (y su galerista) es capaz de sentenciar unilateralmente lo que es arte, y si además tiene que comer con ello, o dicho de otro modo, establecer relaciones con el mundo (o sea, vender ese arte que él -y su galerista- ha decidido que lo sea)... entonces habrá que desembocar en lo inevitable: la gran falacia de las creaciones culturales y su puesta en sociedad, y de ahí las ferias de arte. Y de ahí, Arco.

Un marco ampuloso relleno de... nada: ésa es la imagen que sugiere no ya la última edición de Arco, sino el devenir de la discutida y muy publicitada cita madrileña en los últimos 10 años.

Reflejo fiel del país que la acoge, la Feria de Arte Contemporáneo de Madrid cerró sus puertas el domingo pasado en medio de acusaciones mutuas, triunfalismo en el balance (sin cifras oficiales una vez más, por supuesto) y un nuevo ejercicio de mezclar churras con merinas: por un lado, una feria comercial protagonizada por mercaderes cuya única misión debería ser vender sus mercancías, y en ese sentido, Arco no es ni más ni menos que otras citas que viven bajo el tejado de Ifema, léase Feriarte (antigüedades), Iberjoya (joyería) o Intergift (decoración); por otro, una imagen de gran evento cultural fabricada artificialmente por unos (las instituciones), por otros (los galeristas) y por los de más allá (los medios de comunicación aún no hemos caído en la cuenta de que Arco es el no-evento periodístico).

Al contrario de lo que sucede en otras ferias internacionales con bastante más calado económico y creativo que Arco, como Basilea, Miami Art Basel o el energético Frieze londinense (todas ellas con modelos infinitamente más claros y agresivos que el de Arco), esta feria madrileña, que vivió sus días de vino y rosas en los ochenta y noventa y que deambula desde hace ya demasiado tiempo moribunda entre los interminables pabellones de Ifema, tiene vocación de túrmix. Se coge la túrmix, se meten en ella dos días dedicados a los profesionales y tres días dedicados al gran público y...

Preguntas: ¿qué pinta el "gran público" (que no compra, o casi no compra) en una feria comercial? ¿Quiénes son los mejores compradores de arte contemporáneo en un país sin cultura coleccionista o donde los nombres de los escasos grandes coleccionistas son de sobra conocidos? Respuesta a esta última pregunta: los mejores compradores son las instituciones públicas, esperadas como agua de mayo por los dueños del arte -los galeristas-, que ven en Manuel Borja-Villel, director del Reina Sofía, a una especie de arcángel salvador con la espada de fuego en la mano, llévese estos cuatro oscardomínguez que me salva usted la feria, y en ese plan. Problema: hay crisis. Consecuencia del problema: el presupuesto del Reina Sofía y de otros museos públicos para la compra de arte en una feria como Arco y en otras (pero básicamente en Arco) se ha reducido a algo así como la mitad. Más preguntas: ¿por qué hay tanta gente criticando megáfono en mano la baja calidad y la nula capacidad de innovación de este último Arco (dos extremos por otra parte indiscutibles) si no van a comprar? Está claro: porque una institución como Ifema, por una parte, y los propios galeristas, por otra, se han empeñado en que además de una feria comercial, Arco sea un evento cultural, y eso tiene un margen de crítica mucho mayor que el de una cita de profesionales.

Y una última pregunta en la que casi nadie parece reparar en este tema: ¿por qué el Estado, a través del Ministerio de Exteriores en su irrefrenable empeño de hacer "acción cultural en el exterior" en pugna con el de Cultura, tiene que subvencionar cada año a algunas galerías de arte (a unas sí y a otras no, claro, sin que nadie hasta la fecha haya explicado el criterio) si los dueños de esos establecimientos son eso, propietarios de tiendas que venden cosas, aunque esas cosas sean pinturas, esculturas, instalaciones o videoarte? ¿Por qué un empresario privado, algunos empresarios privados, recibe dinero público por exponer sus obras en una feria de arte de otro país, y por si fuera poco esas obras ni siquiera son de artistas españoles?

Pero volviendo a Arco, multitud de voces procedentes de viejos conocedores no sólo de esta feria, sino del mundo de las ferias de arte contemporáneo en general, recomiendan una urgente remodelación del peligroso e hipócrita modelo híbrido que viene sustentando la feria madrileña. "Una de dos: o feria comercial, con expositores pagando un dineral por el metro cuadrado de expositor, los seguros y el transporte, o acontecimiento cultural con su consiguiente ingrediente educativo y, por tanto, apoyado claramente por el Ministerio de Cultura y demás instituciones públicas cuya responsabilidad sea la de atraer y educar al gran público", comenta un veterano en el campo de las ferias de arte.

Miami Art Basel se ha llevado definitivamente el gato al agua en lo relativo al arte contemporáneo latinoamericano. El Frieze de Londres tiene clara su apuesta por el arte emergente y menos evidente: ídem de ídem.

¿Qué le queda a Arco, incapaz de forjar un modelo sólido y claro? ¿Por qué hay mirós y boteros en Arco y los hay también en Feriarte? ¿Vale todo en el totum revolutum en que se ha convertido? Parece indispensable un cambio de rumbo que, al menos, se sustente en un modelo claro, ya sea en lo económico (comerciantes) o en lo cultural (expositores). Si no, es mejor que esta feria muera y renazca... si es imprescindible.

La semana próxima, Luis Eduardo Cortés, presidente de Ifema, y Lourdes Fernández, directora de la feria -aunque según casi todos los implicados con fecha de caducidad-, se sentarán para reflexionar sobre el futuro. Las relaciones entre ambos han llegado a un punto casi crítico, pero están obligados a buscar soluciones colegiadas. Quizá deberían empezar por responder a algunos de esos interrogantes.



30 años de desafíos


- 1982. Arco celebra su primera edición bajo la dirección de la galerista Juana de Aizpuru.

- 1985. Más de 20 galerías piden la dimisión de De Aizpuru como directora de Arco por el conflicto de intereses que plantea y amenazan con no acudir a la cita en 1986.

- 1986. Juana de Aizpuru dimite en medio de fuertes críticas. Rosina Gómez-Baeza, profesional de Ifema sin vínculos con el mercado del arte, asume la dirección la feria.

- 1992. La crisis económica hace peligrar la continuidad de la cita.

- 2006. Lourdes Fernández toma las riendas de Arco con el reto de competir con ferias nuevas como Miami Art Basel o Frieze.


EL MUNDO
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario