Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Ana Frank Después Del Escondite
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje 
Mensaje Ana Frank Después Del Escondite 
 
Ana Frank después del escondite

Un libro relata lo ocurrido con las siete personas que se ocultaron de los nazis en Ámsterdam junto a la autora del ‘Diario’



 000_1606382028_605374

Última foto que se conserva de la familia Frank. HANS MEESTERS

El Diario de Ana Frank describe los dos años en que la autora del diario más conocido del Holocausto permaneció escondida junto con sus padres y hermana, y otras cuatro personas, en el anexo de una casa de Ámsterdam, la capital de los Países Bajos. Pero, ¿qué ocurrió después del 4 de agosto de 1944, cuando todos fueron descubiertos por los nazis y deportados a los campos de concentración?

Un libro publicado este martes en neerlandés y titulado Na het Achterhuis, que podría traducirse como Después del escondite, revela cómo el lugar y las cambiantes circunstancias del Holocausto definían la supervivencia o la muerte. Cómo al principio de la II Guerra Mundial perecía en las cámaras de gas entre el 80 y el 90% de los deportados, mientras que en la segunda mitad de 1944 la demanda de fuerza de trabajo podía alcanzar al 65% de los internados. El historiador Bas von Benda-Beckmann, investigador de la Fundación Ana Frank, firma esta obra, que trata de mantener viva la memoria más humana de la tragedia.


La libertad era un castaño para Ana Frank


 00_1606381914_312285

El castaño que veía Ana Frank desde su escondite, en 2007. PETER DEJONG (AP)

Los ocho escondidos en el anexo eran Ana, su hermana Margot, y los padres de ambas, Otto y Edith. Les acompañaron el matrimonio formado por Hermann y Auguste van Pels, con su hijo, Peter, y Fritz Pfeffer, un dentista. Hermann van Pels era un empleado de Otto Frank, que tenía un negocio de pectina, un espesante alimentario. El grupo fue llevado en 1944 primero al campo de tránsito de Westerbork, al sur de los Países Bajos, y luego deportado a Auschwitz. A partir de ahí, sus vidas se separan y recomponer su trayectoria ha precisado de testimonios orales de supervivientes o amigos, documentos oficiales, como las listas de deportación y de los campos, y otros diarios similares al de Ana.

“El rompecabezas seguirá incompleto, pero hemos visto que Ana, Margot y su madre llegaron a Auschwitz, en la Polonia ocupada. Edith Frank se quedó allí y las niñas fueron trasladadas a Bergen-Belsen, en Alemania, junto con Auguste van Pels. En el curso de las investigaciones, mis colegas Gertjan Broek y Erika Prins, concluyeron que las hermanas debieron fallecer de tifus hacia febrero de 1945, y no en marzo, como indicaban los datos de la Cruz Roja, por el rápido desarrollo de la infección. Eran inseparables, y sabemos que cuando Margot se puso peor y ya no podía levantarse ni andar, Ana perdió la esperanza de vivir, su motor”, explica el autor, en conversación telefónica. Ana tenía 15 años y Margot 18.

    Dos páginas inéditas del diario de Ana Frank muestran su curiosidad por el sexo

Las hermanas murieron sin saber que su madre había fallecido en enero de ese mismo año, de agotamiento y malnutrición. “Es singular la historia de Peter van Pels [el muchacho mencionado en el Diario de Ana como su ilusión]. Trasladado con su padre y el de Ana a Auschwitz, repartía paquetes y podía moverse por el campo con cierta facilidad. Los envíos no eran para los judíos, sino que procedían de familias de presos políticos o demás recluidos por otros motivos. Pero había ropa y comida, y es posible que Peter ayudara a Otto Frank a sobrevivir. El padre de Ana estuvo enfermo y el chico le llevaba algo de comer y le visitaba”.

En 1945, ante el avance de las tropas rusas el campo fue evacuado y solo dejaron atrás a los enfermos, como Otto. Peter acabó en Mauthausen, en Austria, “donde le obligaron a trabajar en una fábrica de armamento, contrajo el tifus, y falleció poco después de la liberación Aliada, a los 18 años. Su madre, Auguste, murió en un tren camino del campo de Theresienstadt, en Checoslovaquia. Herido en una mano, su padre fue gaseado en Auschwitz. Y el dentista Pfeffer, trasladado con otros médicos, una práctica habitual de los nazis, pereció de disentería en el campo de Neuengame, en Alemania”. Bas von Benda-Beckmann dice que no puede sustraerse a la dura temática del libro, ni siquiera con la distancia del historiador, y que por eso es importante publicar este tipo de obras.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario