Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Isla Artificial Y Autónoma En La Polinesia
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje 
Mensaje Isla Artificial Y Autónoma En La Polinesia 
 
Futuro


La isla autónoma que cambiará el mundo

La construcción de una isla artificial y autónoma en la Polinesia quiere convertirse en punta de lanza de la lucha contra el cambio climático. Su coste podría llegar a los 50 millones de dólares.



 08_1490798933_767572

Elon Musk, el iluminado mandamás de Tesla, ya tiene planes para establecer colonias en Marte. El reciente descubrimiento de un sistema solar a 40 años luz con varios planetas capaces de albergar vida ha supuesto la guinda definitiva para seguir alimentando una carrera espacial de altísimo coste e incierto futuro. ¿Y si la solución a gran parte de nuestros problemas no está tan lejos y es más barata? ¿Y si la respuesta está en los océanos, que cubren dos tercios de la superficie terrestre?

Eso es lo que sostiene el matemático e ingeniero informático Patri Friedman, nieto de Milton Friedman, el más ferviente impulsor de la doctrina del libre mercado y Nobel de Economía en 1976. En 2008, este ex empleado de Google fundó The Seasteading Institute, una organización que pretende seducir a biólogos marinos, ingenieros, científicos ecologistas e investigadores de todo el mundo con el fin de «establecer comunidades marinas permanentes y autónomas para la experimentación y la innovación, con diversidad de sistemas sociales, políticos y jurídicos». El primer medio millón de dólares para financiar tan ambiciosa iniciativa llegó de Peter Thiel, inversor inicial detrás de Facebook y PayPal, dispuesto a compartir la gloria (o el más estrepitoso de los fracasos) con el joven Friedman, fundador de una suerte de secta de los mares o visionario anarco-capitalista, como prefieran.

Lo que parecía una utopía propia de la ciencia-ficción ahora está cerca de convertirse en realidad. Después de rebajar sus pretensiones iniciales de construir la primera ciudad-estado en aguas internacionales -por el elevado coste que supondría-, los responsables del Instituto han conseguido firmar un memorandum con la Polinesia Francesa para establecer allí el primer Proyecto de Isla Flotante. El año 2020 es la fecha prevista para su inauguración y tendrá un coste estimado de entre 10 y 50 millones de dólares.

No es casualidad la elección de ese paradisíaco enclave de aguas cristalinas en mitad del Pacífico sur, porque es una de las regiones más amenazadas del planeta por el aumento del nivel del mar causado por nuestro enemigo número uno: el cambio climático. Marc Collins, ministro de Turismo tahitiano, está convencido de que «las islas flotantes pueden ser una solución tangible para mantener a nuestra población anclada en el país. Para muchos polinesios, abandonar nuestras islas no es una opción. Necesitamos crear tecnologías y trabajos marinos para nuestros jóvenes».


 09_1490798837_940456

La isla tendrá 16 plataformas y edificios de tres plantas

Ambas partes tienen un año para estudiar la viabilidad del proyecto, además de llegar a acuerdos que les permitan beneficiarse mutuamente de la relación: un lugar idílico para el prototipo de Seasteading Institute y un futuro para la Polinesia al que agarrarse para no acabar en el fondo del mar. Para ello tendrán que convencer a la parte más escéptica de la población, que ve el proyecto como un delirio futurista peligroso para su ecosistema. Uno de los presentadores de televisión más influyentes del país lo ha comparado con el momento en que «los inocentes Ewoks de la luna de Endor ven en el Imperio galáctico como maná providencial. Les dejan construir lo que quieran en tierra y en su órbita, pero eso no quiere decir que el Imperio compartiera con ellos los planos de la Estrella de la Muerte».

El diseño de esta primera colonia marina autosuficiente corre a cargo de DeltaSync y Blue21, estudios de arquitectura holandeses con experiencia en ganarle terreno al agua (son los responsables del Pabellón Flotante de Rotterdam). La isla tendrá 16 plataformas modulares de hormigón reforzado, diseñadas para soportar edificios de hasta tres pisos de altura. Cada una de las plataformas, dotada con sus propios sistemas de desalinización y energías renovables, podrá ser reubicada y conectada en otro lugar de la ciudad, dependiendo de las necesidades específicas de cada momento. Todavía está por ver cómo resuelven el grave problema de la gestión de residuos.

La otra figura clave de este sueño húmedo de Silicon Valley es Joe Quirk, periodista y portavoz oficial de la organización. Quirk, que se autodefine como «evangelista del mar», es autor junto a Friedman del libro recién publicado Seasteading: How Ocean Cities Will Change the World, en el que señala la conquista de la frontera azul como la clave para solucionar nada menos que la superpoblación mundial, el cambio climático y hasta el hambre de los países subdesarrollados. Sólo el tiempo dirá si lo suyo son delirios de grandeza dignos de Darth Vader, ganas de evadir impuestos disfrazadas de buenos propósitos o la conquista de algunos de los grandes desafíos de la Humanidad.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 0 invitados
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario