Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Ascensión Al Púlpito, La Singular Roca Noruega Colgada Sobre El Fiordo De Lysa...
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Ascensión Al Púlpito, La Singular Roca Noruega Colgada Sobre El Fiordo De Lysa 
 
.

NORUEGA La excursión a la singular roca colgada sobre el fiordo de Lysa


Ascensión al Púlpito

     - Stavanger es la puerta de un mundo mágico donde océano y continente se agarran
    - Siete Calles es la mayor y mejor conservada aglomeración de casas de madera
    - El Púlpito es la excursión más recomendable y excitante de cuantas se pueden hacer
    - Es uno de esos lugares privilegiados que hay que visitar antes de dejar este mundo



 dibujo3_1405153978_793559

Ver vídeo de la excursión al Púlpito noruego

Érase una ciudad que encontró un inagotable filón de plata en el fondo de las aguas que la rodeaban... Bien podría iniciarse así la historia moderna de Stavanger, la ciudad que es puerta de un mundo mágico donde océano y continente se agarran las manos en ese juego de dedos de agua y tierra que llamamos fiordos.

Fue hace algo más de un siglo cuando Stavanger encontró en los plateados arenques y sardinas el motor que la llevó desde su tranquila existencia pesquera a convertirse la cuarta urbe más importante de Noruega. Una poderosa industria se desarrolló en torno a los más populares entre todos los pescados que nadan por los mares del mundo. Hasta 400 marcas se dedicaban a comienzos del siglo XX a enlatarlos y enviarlos hasta el último rincón del planeta. En el Museo de Conservas que abre sus puertas en Gamle Stavanger, el barrio viejo de Stavanger, puede descubrirse la historia.

Por suerte, o desgracia según se mire, para las sardinas, su reinado pasó a mejor vida. Algo que no ha preocupado a los de Stavanger, quienes cambiaron a finales de los pasados 60 su pasado enlatador al futuro tecnológico y economicista del oro negro. Hoy la ciudad es la capital noruega del petróleo.

Todos los viernes, el tránsito de helicópteros que cambia los turnos del personal que trabaja en las plataformas situadas frente a sus costas, atruena el ambiente. A los locales les encanta el ruido; saben que en las noches del fin de semana la juerga está garantizada. Los bares y restaurantes reflejan en la rada una desbordante y ruidosa clientela, que comparten terraza con los securatas encargados de que no se presente un casi improbable disturbio, mientras un discreto control policial regula el tráfico en el entorno del puerto.

Todo pasa al tiempo que la noche y por la mañana, la ciudad se despierta con el mismo traje que cuando era una sencilla remota marinera. Sólo el ruido que provoca el camión, eléctrico por supuesto, que vacía los contenedores de vidrio desbordados de botellas nos devuelve a la realidad.



Las Siete Calles

Stavanger reparte en sus llamadas Siete Calles la mayor y mejor conservada aglomeración de casas de madera de todo el Norte de Europa. Y aunque la circunstancia es remarcable, a la capital de la región de Rogalan se viene a recorrer el amplísimo estuario donde convergen varios fiordos y en el que boga el Ryfylke, archipiélago de innumerables islas de todos los tamaños.

Navegar por su mar calmo para tomarse unos bivalvos en el puertecillo perdido de Kvitsoy, inquietarse con el fantasma del monasterio de Utstein Kloster, y dar un paseo por las jorobas en las que se eleva la isla de Rennesoy son excursiones apetecibles.

Aunque si de excursiones se trata, aquí está la más recomendable y excitante de cuantas pueden hacerse en Noruega. Lleva al Púlpito, singular roca colgada sobre el fiordo de Lysa. Lo habitual es tomar el transbordador que todas las mañanas suelta amarras en el puerto de Stavanger. Lleno de turistas (más de 250.000 realizan este crucero cada año), marcha hacia el norte a través de islotes desbordados de bosques nórdicos entre cuyo arbolado se asoman elegantes casas de campo.

La roca antaño se llamaba Hyvlatonnå, algo así como el Diente Plano, aunque una de las primeras campañas de marketing realizadas para atraer turistas en los albores del siglo XX, le puso el nombre con el que hoy se conoce en todo el mundo: Preikestolen, El Púlpito. El soberbio mirador, una roca cúbica que cuelga 604 metros sobre las aguas del fiordo de Lyse, es la imagen más reconocible de Noruega y una de las más conocidas del mundo.

Naturaleza con mayúsculas, el Púlpito es uno de ese puñado de lugares privilegiados que hay que visitar antes de dejar este mundo. Su plana superficie similar a la de una cancha de baloncesto atrae a los amantes de los viajes extraordinarios y a los coleccionistas de los lugares extravagantes. Los noruegos lo tienen claro: el Preikestolen es el más extraordinario mirador del planeta y existe una tradición tácita por la cual todos los hijos de Odín deben subir a la roca por lo menos una vez en su vida.

La singular roca se adelanta al borde de la pared y parece sorprendentemente acuñada. Cuando se la ve de cerca, la inquietud aumenta al comprobar como está cruzada por una enorme grieta que, de inmediato uno imagina, se abrirá en cualquier momento, precipitándo al Púlpito a las aguas del Lysefjord, que aguardan 604 metros más abajo. Nadie duda que algún día el cataclismo se producirá, aunque la tradición señala que estará seguro hasta el día en que siete hermanos de la zona casen con siete hermanas.


El más aterrador de los corredores


 dibujo2_1405154036_697172

Para llegar al Púlpito lo habitual es embarcarse en Stavanger en alguno de los cruceros que cada día parten hacia el fiordo de Lysafjorn. Significa Fiordo de la Luz, nombre que se corresponde con el brillo que desprenden las paredes de brioso granito entre las que se abre paso este dedo de agua. La recomendable travesía dura un par de horas en las que cuando se emboca el Lysefjorn se da la razón a Victor Hugo, temprano viajero que visitó estos lugares considerándolos "el más aterrador de todos los corredores". Y eso que no subió al Púlpito.

En la singladura el capitán tiene tiempo de amorrar su barco bajo la cascada de Hengjanefossen. Y mientras el pasaje piensa inquieto en el crucero Concordia, un diligente marinero llena desde la borda un cubo con el, dicen, agua más pura del mundo y por la que el pasaje se pelea por hacerse con un vaso.

El desembarco en Tau permite coger el autobús que lleva a Preikestolhytta, donde se inicia la marcha que por un hechizante paisaje nórdico de montañas lleva hasta la cumbre del Púlpito. Ya en lo alto, la fuerza de la roca impresiona a los visitantes que, colgados seiscientos metros sobre el inquietante fiordo, se agarran al último pasamanos, tocan la roca o se sientan al tiempo y enmudecen.


 dibujo_1405154068_964617

Hasta el pasado octubre no hubo ningún accidente en el Púlpito. Aquel mes se produjo la primera víctima al caer al fiordo un turista español, en un suceso del que se desconocen con exactitud las circunstancias. El luctuoso hecho arreció las críticas por la falta de cualquier barrera o protección al borde del precipios. "La naturaleza es algo que no se puede cercar en este país", contestan impertérritas las autoridades.

Cuando estás en la roca, el hechizo del vacío se hace irresistible y no asomarse al precipicio se convierte en misión imposible. Con la sangre helada en las venas, uno da tímidos pasos, se aproxima un poco más con infinitas precauciones a cuatro patas para finalmente repta para exponer al reino del vértigo lo menos que puede de su anatomía: justo hasta la línea de los ojos. Tras una rápida retirada del borde y un último vistazo al impresionante panorama, se emprende el regreso, los primeros cientos de metros, con toda la precaución posible y sin asomarse mucho al vacío.


Guía práctica

Cómo llegar
    Vueling acaba de inaugurar un vuelo diario directo entre Barcelona y Stavanger. Conexiones con las principales ciudades españolas.

Dónde dormir
    Clarion Collection Hotel Skagen Brugge. Funcional 4 estrellas en el puerto de Stavanger frente al amarre de los ferrys.

Dónde comer
    Renaa Matbaren. Aunque no es barato, el que esté considerado uno de los cinco mejores restaurantes de Noruega y sea aspirante a una estrella Michelín, merece ser visitado.

    Sjøhuset Skagen. El más ambientado restaurante del puerto de Stavanger.

Qué hacer
    Visitar el Norsk Hermetikkmuseum, el Museo de las Conservas Noruegos, en el Barrio Viejo de Stavanger.

    Navegar por el estuario de Stavanger y visitar el Monasterio de Utstein Kloster.

    Realizar algún otro trekking del entorno del Lysafjorn, como el que lleva al Kjeragbolten.

    Visitar el Museo Noruego del Petróleo de Stavanger.

Información
    Oficina de Turismo de Noruega. Innovation Norway.


Fuente: elmundo.es / ALFREDO MERINO y MARGA ESTEBARANZ




 

Sin duda uno de los sitios más espectaculares.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Ascensión Al Púlpito, La Singular Roca Noruega Colgada Sobre El Fiordo De Lysa 
 
Espectacular sitio    a mi me da vértigo ya solo viendo las fotos.  

No se yo sí sería capaz de subir ahí y mirar algo alrededor.  

Un saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educación hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
 
xerbar Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor/es
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario