Museo Del Romanticismo (Madrid) »  Mostrar los mensajes de    a     

FORO DE XERBAR


Galería Museos y Palacios Españoles - Museo Del Romanticismo (Madrid)



j.luis [ Viernes, 20 Noviembre 2009, 12:23 ]
Título del mensaje: Museo Del Romanticismo (Madrid)
Este trabajo está dedicado al madrileño Museo Romántico, actualmente rebautizado como Museo Nacional del Romanticismo.


0fachada_1415019926_515021

El Museo del Romanticismo de Madrid, es una institución cultural que surgió gracias a la generosidad de don Benigno de la Vega-Inclan y Flaquer, II Marqués de la Vega-Inclán, quien hizo donación al Estado en 1921 de un conjunto de 86 pinturas del siglo XIX junto a libros y mobiliario para que sirviese de núcleo a un museo popular denominado Museo Romántico.

En 1924 funda e instala el mencionado Museo en el palacio de los Condes de Puebla del Maestre -cuyo escudo se observa hoy en el edificio-, situado en la calle de San Mateo. Se trata de un bello y sencillo palacio madrileño decimonónico construido por el arquitecto Manuel Martínez Rodríguez para el general Marqués de Matallana.

En 1920 fue alquilado por el Marqués de la Vega-Inclan para instalar la Comisaría Regia de Turismo, habiendo servido anteriormente el edifico como sede de las oficinas y depósitos de la editorial Calpe. A mediados del siglo XX se realizó una reforma para alojar las salas que forman el actual museo. En su interior encontramos una admirable colección de pinturas, mobiliario y elementos decorativos que conforman un delicioso conjunto en cuya capilla destaca el San Gregorio Magno de Goya. Obras de Federico de Madrazo, Vicente López, Alenza, Esquivel o Valeriano Becquer crean un ambiente romántico de inestimable atractivo.


0f0

El edificio ha sido restaurado a lo largo de su historia en numerosas ocasiones. La última intervención tuvo lugar en 2003 y actualmente se encuentra cerrado por motivos de una profunda restauración y trabajos de renovación de la instalación museográfica. Se espera su reapertura el 4 de Diciembre de 2009.

Espero que la recopilación de información e imágenes que he recogido del Museo del Romanticismo de Madrid os resulten interesantes y sirvan para divulgar este demidesconocido museo para el gran público.




museoromanticismo

Museo Nacional del Romanticismo. Fachada principal. C/. San Mateo, 13. Madrid.



Museo Romántico

El Museo del Romanticismo de Madrid, fue creado por Don Benigno de la Vega-Inclán y Flaquer, II Marqués de la Vega Inclán (1858-1942), por donación al Estado en 1921, después de haber presentado un conjunto importante de cuadros, muebles y objetos de su propiedad en una exposición organizada por la Sociedad de Amigos del Arte, como anticipo de lo que sería el futuro museo.


0busto_de_benigno_de_la_vega_incl_n_funfador_del_museo_del_romnnticismo_mariano_benlliure

Busto de Benigno de la Vega Inclán, funfador del Museo del Romnnticismo. Escultor: Mariano Benlliure.

Estos fondos se instalaron desde el principio en su actual sede, en el número 13 de la calle San Mateo de Madrid, en un edificio construido en 1776 bajo la dirección del arquitecto Manuel Rodríguez por encargo del Teniente General Marqués de Matallana. En 1850 el edificio pasó a ser propiedad del Conde de la Puebla Maestre y después, desde julio de 1923, fue sede de la Comisaría Regia de Turismo, organismo creado por el Marqués de la Vega-Inclán. Finalmente, el Estado lo adquirió en 1927.


1sala_iv_antiguo_sal_n_de_baile_museo_del_romanticismo

Sala IV, antiguo salón de baile. La alfombra es de 1830 y la sillería, de caoba, antes estaba tapizada en azul. Museo del Romanticismo de Madrid


Un poco de historia

La inauguración del Museo tuvo lugar en el año 1924, vinculándose, desde su creación, al Patronato creado por el mismo Marqués en 1910. Las fundaciones Vega- Inclán quedaron definitivamente incorporadas al Estado por Decreto de 5 de febrero de 1931. El Decreto de 1 de marzo de 1962 declaró Monumento Histórico Artístico las colecciones y el edifico y, más tarde, en 1968 fue integrado en el Patronato Nacional de Museos a efectos económico-administrativos. En la actualidad el Museo Romántico forma parte de los museos de titularidad estatal adscritos al Ministerio de Cultura.


01_1415020275_892021

Sala Larra. Museo del Romanticismo de Madrid


01_1415020181_509070

Oratorio. El cuadro de San Gregorio Magno de Francisco de Goya, preside la sal del oratorio del Museo del Romanticismo de Madrid


user_50_perspectiva_de_varias_salas_del_museo_del_romanticismo

Perspectiva de varias salas del Museo del Romanticismo de Madrid

Tiempos románticos. El siglo XIX fue tiempo de arrebato, poesía, atuendos negros, suicidas, amor por lo exótico y lo lejano, grandes pasiones tormentosas, pura vida... y pura muerte. El Museo del Romanticismo (calle de San Mateo, 13) muestra e investiga la España del Romanticismo. En sus colecciones se encuentran obras pictóricas, fotografías, estampas y dibujos, pero también mobiliario y decoración de la época, así puede uno hacerse una idea de cómo se vivía entonces. Si uno se despista un poco, es como haber viajado en una máquina del tiempo.


Algunas imágenes de las salas


museo_rom_ntico_madrid_01

Museo Nacional del Romanticismo. Fachada noroeste (calle de la Beneficencia, 14).

El edificio que alberga el Museo Romántico ha sido restaurado a lo largo de su historia en numerosas ocasiones. La última intervención ha tenido lugar en 2003 y actualmente se encuentra cerrado por motivos de restauración, se espera su reinaguración en diciembre de 2009.


26_1415020016_835811

Jardines del Museo del Romanticismo de Madrid.


Su web



Algunas obras del Museo del Romanticismo


0federico_de_madrazo_isabel_ii_1849_museo_del_romanticismo_madrid

Federico de Madrazo. Isabel II. Museo del Romanticismo, Madrid. La obra, fechada en 1849 y pieza clave en el discurso de este Museo, fue adquirida en 2011 por el Ministerio de Cultura.

Dicha adquisición enriquece y completa la colección del Museo con una pieza clave, ya que la figura de la Reina es uno de los ejes fundamentales de su discurso expositivo.


0federico_de_madrazo_isabella_ii_google_art_project

Se trata de un óleo sobre lienzo con un marco dorado de madera tallada y rematado con la corona real, que reafirma el carácter oficial de la obra. Ésta es una versión con ligeras variantes del prototipo de retrato oficial de la Reina Isabel II creado por Madrazo en 1846 que se encuentra en la colección del Banco de España y del que existen otros ejemplos tan significativos como el realizado en 1850 con destino a la Embajada de España ante la Santa Sede en Roma.

En esta versión, la reina aparece de pie, vestida con un traje de raso azul con encajes, diadema de perlas y brillantes, tocada con un velo y apoyando la mano en una mesa donde se disponen simbólicamente la corona y el cetro.

Federico de Madrazo fue el retratista más importante del Romanticismo. La exquisitez y calidad de su técnica y su extraordinaria capacidad para captar e idealizar al modelo, le llevaron a realizar los retratos de los personajes más importantes de la época, y en última instancia, a ser nombrado Pintor de Cámara de la Reina Isabel II.

Su labor, imprescindible en el ámbito del retrato cortesano, fijó la iconografía de los retratos oficiales de la Reina, sirviendo como modelo para los demás pintores del momento.

Su formación, recibida en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y las influencias recibidas durante sus estancias en París y Roma, donde quedó marcado por los románticos academicistas franceses y los pintores nazarenos alemanes afincados en Italia, le llevaron a ser el impulsor de una renovación en el panorama artístico nacional y a conseguir un enorme prestigio y reconocimiento.

El Museo del Romanticismo, que alberga una pequeña pero selecta representación de obras de Madrazo, dentro de su amplia colección de pinturas del XIX, no contaba hasta ahora con un ningún retrato oficial del relevante pintor de Cámara de Isabel II. Por ello, la adquisición de esta obra, especialmente emblemática, constituye una ocasión única que viene a nutrir muy significativamente las colecciones del Museo. Debido a la especial relevancia de la obra, ésta se ubicará en el espacio más representativo del Museo: el Salón de Baile.


4federico_de_madrazo_s_nchez_de_sailor_1843

Federico de Madrazo - Sánchez de Sailor. 1843. Museo del Romanticismo, Madrid.


5federico_de_madrazo_mar_a_encarnaci_n_cueto_de_saavedra_duchess_of_rivas_google_art_project

Federico de Madrazo - María Encarnación Cueto de Saavedra, Duchess of Rivas. 1878. Museo del Romanticismo, Madrid.




0_mrmfce0098_seq_003_p

José Gutiérrez de la Vega. Retrato de Mariano José de Larra, 1835. Óleo sobre lienzo, 76,3 x 63,3 cm. Museo del Romanticismo de Madrid.

Emblemática efigie del escritor Mariano José de Larra. Aparece inmortalizado como un verdadero dandy, con chaleco, corbata y frac de tono oscuro, retratado con la indumentaria de la que fue tan partidario: el frac. El escritor exponía que esta nueva prenda era un símbolo democrático, ya que con él se unificaba a los hombres y se evitaba todo rasgo diferenciador. La tradición cuenta que este es el único retrato verdadero del escritor, por lo que ha sido origen de toda la iconografía posterior. No obstante, sabemos que también Federico de Madrazo tuvo ocasión de captarle en un pequeño dibujo.


0larra_por_jos_guti_rrez_de_la_vega_1835

Mariano José de Larra fue uno de los literatos más destacados de todo el siglo XIX, junto con Espronceda, Bécquer o Zorrilla. El malogrado escritor y periodista, también fue conocido con los seudónimos de Fígaro, El pobrecito hablador, El Duende satírico o Andrés Niporesas. Entre sus obras cabe destacar "El doncel de Don Enrique el Doliente" o "Macías". En lo que respecta a su relación con la prensa, llevó en todo momento una crítica atroz contra la censura, en el convencimiento de la importancia del periodismo como forma de libertad y de difusión de nuevas ideas. Su periodismo podemos encuadrarlo dentro de la crítica social, y leyendo sus artículos podemos hacernos una idea de su pensamiento político realizando una profunda crítica del absolutismo y del carlismo, al igual que de ciertos sectores de la sociedad. Hay que exponer también que Larra vivió amores desdichados con Dolores Armijo, de la que el Museo conserva una supuesta efigie, asimismo realizada por los pinceles de Gutiérrez de la Vega (Inv. CE0041). Se ha dicho que la extinción de esta truculenta relación fue una de las causas de su prematuro suicidio en 1837, cuando contaba con tan sólo 27 años de edad. El Museo del Romanticismo conserva varios objetos personales del propio Mariano José de Larra: la levita (Inv. CE7633), el chaleco (Inv. CE7635), los tirantes (Inv. CE7636) y la camisa ensangrentada que llevaba puesta el mismo día de su muerte (Inv. CE7634).

Gutiérrez de la Vega, desde su traslado a Madrid en 1831, participó activamente en la vida cultural de la capital, llegando a ser uno de los promotores de la fundación del Liceo Artístico y Literario, junto a su amigo y discípulo, Antonio María Esquivel. La fecha de fundación del Liceo, 1837, coincidirá con la de la muerte de Mariano José de Larra. Durante esta estancia madrileña, el pintor se centrará en el género del retrato, entre la Corte, burguesía e intelectuales. En ésta obra destaca la sobriedad del efigiado, para centrarse en la captación de la psicología del escritor.


2francisco_de_goya_saint_gregory_the_great_pope_google_art_project

Goya. San Gregorio Magno. Óleo 191 x 116 cm. Museo Romántico de Madrid. Este magistral cuadro de Francisco de Goya (1746 - 1828) preside el oratorio del Museo del Romanticismo de Madrid, que lo era, asimismo, de la casa que antaño habitaran los Condes de la Puebla del Maestre. Representa a San Gregorio de cuerpo entero, sedente, ataviado con capa pluvial y tocado con tiara. Como Doctor, aparece escribiendo sobre un libro abierto.
La obra forma parte de la Serie de "Los cuatro Padres de la Iglesia" (San Gregorio, San Ambrosio, San Agustín y San Jerónimo), pintadas en Sevilla hacia 1798. Este tema, ya había sido tratado por Goya en tres ocasiones anteriores en su etapa de Zaragoza: En 1766 realiza las cuatro pechinas de la iglesia de los Jesuitas de Calatayud. Las otras dos versiones corresponden a las pechinas de la ermita de la Virgen de las Fuentes de Muel (h.1772) y a las de la iglesia de Remolinos (h.1772-82). El San Gregorio que aquí presentamos sería, por tanto, la versión mas tardía.
En esta obra se aprecia una gran riqueza de tonos, con una pincelada suelta y vigorosa y un perfecto estudio del color. El lienzo, que por su estilo y época enlaza con los frescos de San Antonio de la Florida de Madrid, presenta una gran influencia de Murillo, principalmente de los Santos Isidoro y Leandro de la Sacristía Mayor de la Catedral de Sevilla. Es conocida la admiración que Goya sintió por el gran artista sevillano, sin duda inculcada por su amigo Ceán Bermúdez. El genio aragonés, por tanto, revaloriza a Murillo mucho antes de que lo hicieran los pintores sevillanos del período romántico.


0_img_0050

El cuadro de San Gregorio Magno de Francisco de Goya, preside la sal del oratorio del Museo del Romanticismo de Madrid


3leonardo_alenza_satire_of_romantic_suicide_google_art_project

Leonardo Alenza. Sátira del suicidio romántico. Óleo sobre lienzo. 35 x 28 cm. Museo del Romanticismo de Madrid. Madrid. Este pequeño cuadro de Leonardo Alenza (1807-1845) supone la mas divertida sátira de los excesos del Romanticismo en nuestro país.
Donados al Museo por el Marqués de Cerralbo, quien los adquirió en París, constituyen, sin duda, dos de las mejores piezas del pintor. Ambos lienzos fueron presentados a la Exposición de la Academia de San Fernando de 1839, en la misma fecha en la que se pintaron.
El primero de ellos, representa a un hombre en el momento de precipitarse al vacío desde una roca, a la vez que se dispone a clavarse un puñal que lleva en la mano derecha. El personaje, de famélica complexión, larga cabellera y expresión perdida, es el prototipo del literato romántico.
Alenza ridiculiza aquí un instante que sería considerado como decisivo y terrible en otras circunstancias. Sobre la roca que sirve al personaje de trampolín, se encuentran varios objetos que contribuyen a caracterizar al suicida: una cruz con corona de laurel clavada sobre lo que parece la tierra de una tumba, una calavera, una espada, un frasco de vidrio con una pluma y varios libros e impresos que son pisoteados por el hombre. Al fondo, en un plano inferior, un personaje vestido con levita aparece ahorcado en un árbol. Bajo él, otro hombre con camisa blanca se ha suicidado con un tiro en la cabeza.


mrmfce0032_seq_008_p

Leonardo Alenza. Sátira del suicidio por amor. Óleo sobre lienzo. 35 x 26 cm. Museo del Romanticismo de Madrid. Este pequeño cuadro representa a un hombre viejo que intenta suicidarse con una pistola ante la presencia de una mujer vieja, fea y huesuda a la que implora sus favores. La escena se rodea de una serie de objetos: espada, libros, frascos de cristal y al fondo, aparece un mausoleo con una lechuza.
La maestría en la composición, la finura y belleza de los colores utilizados y la precisión del dibujo, alejado de cánones académicos, evidencian una evolución de la técnica hacia concepciones estilísticas plenamente románticas, y de las que Alenza fue uno de sus mas destacados representantes.


7leonardo_alenza_the_death_of_dao_z_in_montele_n_artillery_ground_google_art_project

Leonardo Alenza. The death of Daoíz in Monteleón Artillery Ground - Google Art . 1835. Museo del Romanticismo de Madrid.


mrmfce1492_seq_007_p

Federico Madrazo. Retrato de María Bosch de la Presilla. 1875. Óleo, 89 x 72,5 cm. Museo del Romanticismo de Madrid. Retrato de María Bosch de la Presilla, hija de Pedro Bosch y de Soledad de la Presilla. Su padre fue un célebre marchante catalán establecido en Madrid y amigo personal de Federico de Madrazo; fue famoso además por ser el fundador del Puente de Vallecas, primitiva colonia de ferroviarios en los extensos terrenos de los cuales era propietario. Existe actualmente una calle con su nombre.
La retratada, que aparenta unos 17 años, aparece de pie, posando para el pintor, mostrando su ampuloso traje rosa con polisón y profusamente adornado con flecos, borlas y pasamanerías, dentro de la moda imperante en los años 70. Asimismo destaca el medallón con sus iniciales.
Federico de Madrazo (1815 - 1894) puede considerarse el mejor retratista del Romanticismo español. Nacido en una familia de artistas, se forma con su padre José de Madrazo, pintor de Cámara de Carlos IV.Posteriormente estudia en Roma y París. Ya en España, se especializa en el retrato, siendo nombrado pintor de Cámara en 1833. Ágil y fecundo, dejó mas de quinientos retratos a los que imprimió un lenguaje propio y en los que muestra la sociedad aristocrática y burguesa del siglo XIX.
Este retrato, perteneciente a su último período, es el de una jovencita de la burguesía madrileña, clase social que adquiere gran importancia en este momento y que lucha por equipararse a la aristocracia. Madrazo representa magistralmente no solo el físico del personaje, sino también todo lo que le rodea: indumentaria, joyas, muebles, en fin, el ambiente en el que vivía la retratada y que se convierte en un distintivo de su clase social.


10carlos_de_haes_egypcian_landscape_google_art_project

Carlos de Haes. Paisaje de Egipto o Paisaje Oriental. 1883. Óleo sobre lienzo 190 x 130 cm. Museo del Romanticismo de Madrid.

Carlos de Haes (1826-1898), principal representante del paisaje realista en España, ejecuta en esta obra un magistral estudio de pintura orientalista. El pintor nos muestra un templo egipcio rodeado por palmeras y con diversos personajes ataviados con túnicas.
El interés por Oriente, y más concretamente por el norte de África, fue común en el siglo XIX a muchos países europeos. Ello se debió a múltiples causas, entre las que cabe destacar las relaciones comerciales de Francia e Inglaterra con el Próximo Oriente y el norte de África, las campañas napoleónicas en Egipto, la apertura del Canal de Suez, o las guerras de Argel y Marruecos. Oriente aparece como un mundo seductor por su pintoresquismo y exotismo, lo que impulsa a un gran número de pintores a viajar a estas tierras en busca de temas exóticos y extraordinarios.
A partir de la eclosión del Romanticismo, el orientalismo pictórico y literario se desarrolla pujante a lo largo de todo el siglo XIX, constituyendo un género de éxito, aunque fue en el último cuarto de siglo cuando tuvo su máximo auge.
En nuestro país, será Genaro Pérez Villaamil su introductor, si bien tendrá su continuación en otros pintores decimonónicos, entre los que se encuentra Carlos de Haes que, en este lienzo, realizado en sus últimos años, vuelve sus ojos a Pérez Villaamil, quizás como un homenaje al que fue uno de los más grandes paisajistas españoles.


mrmfce0035_seq_003_p

Valeriano Domínguez Bécquer. Un conspirador carlista. Museo del Romanticismo de Madrid. Firmado y fechado Valeriano D. Bécquer/ 1856 (a.i.d.) Óleo / lienzo 96 x 70 cm. Este lienzo de Valeriano Domínguez Bécquer (1834-1870), considerado una de las obras maestras del artista sevillano, representa a un voluntario carlista que aparece ante una mesa sobre la que hay un vaso de agua. Lleva entre sus manos un ejemplar de "La Esperanza", famoso periódico absolutista. Va ataviado con una capa con esclavina bajo la cual asoma el uniforme. Realizado en su etapa sevillana, es una fusión del cuadro de costumbres y el retrato, géneros con los que Valeriano se sintió plenamente identificado, y que aprendió en el taller de su tío y maestro Joaquín Domínguez Bécquer, con quien se formó artística e intelectualmente.
La figura del carlista, según algunos investigadores retrato del abuelo del pintor, aparece colocada sobre un interior en penumbra. En ella se refleja la inquietud, el desasosiego y el misterio, consecuencia de las inestables circunstancias políticas sufridas por el artista en los años de su estancia en Sevilla.
Obra sincera y de gran realismo, muestra el ambiente de intimidad mediante el dibujo y el colorido suave y sin estridencias. La pincelada suelta y la captación del volumen se deben, sin duda, a la influencia que en el pintor andaluz ejercieron Velázquez y Murillo, principales maestros de los artistas sevillanos del siglo XIX.


benlliure2

Mariano Benlliure. Busto de D. Benigno de la Vega Inclán. Firmado y fechado: M Benlliure 1931 (lateral derecho) Bronce 56 x 54 x 35 cm. Museo del Romanticismo de Madrid. El busto que recibe a los visitantes en el zaguán del Museo Romántico, es el retrato de D. Benigno de la Vega Inclán y Flaquer, II Marqués de la Vega Inclán y fundador del museo. Nacido en Valladolid el 29 de junio de 1858, era hijo de un general isabelino que llegó a ser gobernador de Puerto Rico. En su juventud, D. Benigno compaginó su carrera militar con el estudio de las Bellas Artes. Viajero incansable , cronista, poeta y coleccionista, fue nombrado por el rey Alfonso XIII, al que le unía una gran amistad, Comisario Regio de Turismo en 1911; desde este puesto, impulsó y promovió de forma destacada el turismo español, así como la restauración y rehabilitación de numerosos conjuntos del patrimonio histórico. Asimismo se deben a su iniciativa y mecenazgo la fundación de la Casa del Greco en Toledo (1910), la Casa de Cervantes en Valladolid (1916) y el Museo Romántico en Madrid (1924). A su muerte, el 5 de enero de 1942, legó todos sus bienes y Fundaciones al Estado español.
Esta escultura fue realizada por Mariano Benlliure (1862-1947), entrañable amigo del Marqués. En ella queda reflejada la compleja personalidad de un Benigno ya maduro (73 años), que muestra en su rostro toda su actividad y su carácter de hombre fuerte y emprendedor.
Benlliure hace un retrato personal, reflejando el cariño y la amistad hacia el personaje logrando un busto de una depurada técnica, en el que se aprecia de forma magistral el dominio del modelado y la incidencia de la luz.
De esta escultura existen otras dos réplicas, una en la Hispanic Society de Nueva York y otra en la Casa de Cervantes de Valladolid, realizada para conmemorar el centenario del nacimiento del Marqués.


mrmfce0234_seq_003_p

Mesa velador. Madera de caoba, mármol negro jaspeado, 98 cm. alt. x 97 cm. Museo del Romanticismo de Madrid. Mesa velador de estilo neogótico, con patas en forma de arcos apuntados, dobles columnas y base en forma de estrella octogonal. Tablero circular en mármol negro jaspeado. Esta pieza es representativa del estilo isabelino en el que el gusto por el goticismo fue manifiesto. Los arcos apuntados, las dobles columnas y la base estrellada subrayan esta influencia medieval.
La aparición de trazas góticas en el mobiliario, tan características del Romanticismo europeo, tienen sin duda relación con la obra de Violet Le Duc, restaurador de grandes conjuntos medievales como Nôtre Dame de París o Vezelay , y autor de una obra de gran influencia en toda Europa, que sirvió de modelo a un gran número de diseñadores y decoradores:" Dictionnaire raisonné du mobilier français de l´époque caroligienne à la Renaissance "(1858 - 1875).
El autor de este mueble ha trasladado el elemento más característico de la arquitectura gótica, los arcos apuntados de una hipotética ventana, a las patas y armazón sustentante de la mesita. La base en forma de estrella octogonal no deja de evocar el perfil de las fuentes góticas monásticas.
Esta ráfaga neogótica, que se puede situar cronológicamente en los años 40, afectó a todos los campos artísticos, desde la literatura hasta las artes decorativas. En lo referente al mobiliario, los ebanistas aplicaron elementos goticistas a todos aquellos muebles cuya estructura lo permitió: respaldos de sillas, librerías o veladores.

[url=http://ceres.mcu.es/pages/ResultSearch?Museo=MNR&txtSimpleSearch=Velador&simpleSearch=0&hipertextSearch=1&search=simple&MuseumsSearch=MNR|&MuseumsRolSearch=17&listaMuseos=[Museo%20Nacional%20del%20Romanticismo]]Ver más mesas[/url]


0_abanico_un_reve_museo_romanticismo_mu1962_dig_1_jpg_1306973099

Abanico autógrafo. Madera de nogal, raso 40,5 cm. long. Museo del Romanticismo de Madrid. Abanico de gran vuelo con un varillaje de madera liso y un país de raso beige, decorado en el anverso con cinco figuras de pájaros volando en el lateral derecho y diversas inscripciones con versos en el lateral izquierdo. En el reverso aparece una cabeza femenina dibujada por el famoso caricaturista Cilla.


antonio_mar_a_esquivel_retrato_del_general_prim

Antonio María Esquivel. Retrato del general Prim. Museo del Romanticismo de Madrid


30lectura_de_ventura_de_la_vega

Antonio María Esquivel. Lectura de Ventura de la Vega. Museo del Romanticismo de Madrid


8antonio_m_esquivel_children_playing_with_a_ram_google_art_project

Antonio María Esquivel. Children playing with a ram. 1843. Museo del Romanticismo de Madrid


9antonio_m_esquivel_saint_justa_and_saint_rufina_google_art_project

Antonio María Esquivel. Santa Justa y Santa Rufina. 1844. Museo del Romanticismo de Madrid


11carlos_luis_de_ribera_y_fieve_mar_a_leonor_salm_salm_duchess_of_osuna_google_art_project

Carlos Luis de Ribera y Fieve - María Leonor Salm-Salm, Duchess of Osuna. 1866. Museo del Romanticismo de Madrid


12cecilio_corro_manuel_rem_rez_and_barreda_google_art_project

Cecilio Corro - Manuel Remírez and Barreda. 1850. Museo del Romanticismo de Madrid


20jos_aparicio_landing_of_ferdinand_vii_in_el_puerto_de_santa_mar_a_google_art_project

José Aparicio Inglada. Desembarco de Fernando VII y la Real Familia en el Puerto de Santa María. 1823. Museo del Romanticismo de Madrid


13eduardo_cano_de_la_pe_a_return_from_the_african_war_google_art_project

Eduardo Cano de la Peña. Regreso de la guerra. 1861. Museo del Romanticismo de Madrid


14eugenio_lucas_vel_zquez_auto_da_f_google_art_project

Eugenio Lucas Velázquez - Auto de fé. 1853. Museo del Romanticismo de Madrid


15francisco_lacoma_y_fontanet_carmen_moreno_marchioness_of_the_guadalquivir_marshes_google_art_project

Francisco Lacoma y Fontanet - Carmen Moreno, Marchioness of the Guadalquivir Marshes. 1833. Museo del Romanticismo de Madrid


16francisco_lameyer_desert_scene_google_art_project

Francisco Lameyer - Desert Scene. 18663. Museo del Romanticismo de Madrid


17henri_pierre_l_on_pharamond_blanchard_the_smugglers_google_art_project

Henri Pierre Léon Pharamond Blanchard - The Smugglers. 1829. Museo del Romanticismo de Madrid


18genaro_p_rez_villaamil_view_of_city_of_fraga_and_its_hanging_bridge_google_art_project

Genaro Pérez Villaamil - View of City of Fraga and its Hanging Bridge. 1850. Museo del Romanticismo de Madrid


19joaqu_n_espalter_the_family_of_jorge_flaquer_google_art_project

Joaquín Espalter - La familia Flaquer. 1842-45. Museo del Romanticismo de Madrid


28rodriguez_embarque_marques_romana

Juan Rodríguez Jiménez, "El Panadero". El embarque del Marqués de la Romana y sus tropas. Museo del Romanticismo de Madrid

Juan Rodríguez Jiménez, conocido como el Tahonero Padre, o como el Panadero por el oficio de sus padres (Jerez de la Frontera, 6 de febrero de 1765 - 26 de noviembre de 1830), fue un pintor costumbrista llamado alguna vez el «Goya andaluz». Casado en segundas nupcias con Benita García tuvo como hijo a Juan Rodríguez García (Tahonero Hijo) que siguió la profesión de su padre.

Rodríguez Jiménez se formó inicialmente bajo la tutela de un fraile mercedario, el padre Palma, y se inició en la pintura religiosa con obras para la catedral de Cádiz. No tardó en obtener cierto reconocimiento, por el que fue llamado a trabajar en Sevilla (decoración del presbiterio de la iglesia de San Agustín) e incluso en Portugal (obras en el convento de la Encarnación de Lisboa y telón de boca del teatro de Oporto).

De regreso a Cádiz se encargó de la decoración del Teatro Principal y se especializó en la pintura de pequeños cuadros costumbristas, apenas esbozados. La más célebre de sus obras es, con todo, un cuadro de género histórico y podría haberlo pintado para su presentación a un concurso organizado por la Academia de Bellas Artes de Cádiz: el Embarque del marqués de la Romana y sus tropas, óleo datado en 1809, conservado en el Museo Nacional del Romanticismo.


29do_a_juana_la_loca_en_tordesillas

Francisco Ortiz Pradilla. Doña Juana la Loca en Tordesillas. Museo del Romanticismo de Madrid


31joaqu_n_manuel_fern_ndez_cruzado

Joaquín Manuel Fernández Cruzado. Autorretrato. Museo del Romanticismo de Madrid


user_50_el_pase_de_muleta_1840_museo_del_romanticismo_de_madrid

Joaquín Manuel Fernández Cruzado. El pase de muleta. 1840. Museo del Romanticismo de Madrid


user_50_la_salida_del_toro_1840_museo_del_romanticismo_de_madrid

Joaquín Manuel Fernández Cruzado. La salida del toro. 1840. Museo del Romanticismo de Madrid


32retrato_de_la_familia_de_cayetano_fuentes

José Elbo - Retrato de la familia de Cayetano Fuentes. Museo del Romanticismo de Madrid


33retrato_de_isabel_ii

José Gutiérrez de la Vega. Retrato de Isabel II. Museo del Romanticismo de Madrid


34la_romer_a_de_la_virgen_del_puerto

Manuel Rodríguez Guzmán. La romería de la Virgen del Puerto. Museo del Romanticismo de Madrid


user_50_user_50_xcuadro_del_pintor_sevillano_francisco_cabral_y_aguado_bejarano_titulado_una_misa_lo_realiz_en_el_a_o_1863_y_se_encuentra_actualmente_en_el_museo_del_romanticismo

"Una Misa". Cuadro del pintor sevillano Francisco Cabral y Aguado Bejarano, tlo pintó en el año 1863, y se encuentra actualmente en el Museo del Romanticismo de Madrid


6vicente_l_pez_porta_a_the_marquess_of_remisa_google_art_project

Vicente López Portaña. Gaspar de Remisa, Marqués de Remisa. 1841-44. Museo del Romanticismo de Madrid


35se_ora_de_vargas_machuca

Vicente López Portaña. Señora de Vargas Machuca. 1840-42. Museo del Romanticismo de Madrid


user_50_casa_de_mu_ecas_procedente_del_convento_de_monjas_de_la_concepci_n_museo_nacional_del_romanticismo_madrid
Casa de muñecas, procedente del Convento de Monjas de la Concepción. Museo Nacional del Romanticismo. Madrid


user_50_antonio_gut_errez_de_le_n_hacia_1860_contrabandista_herido_museo_nacional_del_romanticismo_madrid

Antonio Gutíerrez de León, hacia 1860. Contrabandista herido. Museo Nacional del Romanticismo. Madrid


user_50_justicia

'La Justicia'. El aragonés Antonio Martínez y su fábrica de platería en Madrid. Real Fábrica de Platería Martínez, plata, 1849. Museo del Romanticismo. Madrid


user_50_escultura_museo_romanticismo_mu0835_id_2_lines_jpg_1306973099

José Piquer. «Infante muerto». Mármol. Dimensiones: Altura = 23 cm; Anchura = 37 cm; Profundidad = 62 cm Museo Nacional del Romanticismo, Madrid.

Probable retrato escultórico de la hija de Isabel II en el que se advierte la naturalidad y el realismo propios del artista romántico valenciano, último escultor de cámara.

La Infanta María Cristina falleció el 8 de enero de 1854, a los tres días de nacer. José Piquer la representa semidesnuda y tumbada sobre un colchón y una almohada lujosos y adornados con flores de lis.


user_50_4390169244_5392021424_b

Victor Bernard. Isabel II con la Princesa de Asturias la Chata. Datación: 1852. Materia: Grupo escultórico: Bronce. Peana: Mármol blanco. Museo Nacional del Romanticismo. Madrid

Ver reportaje de Alejandro blanco dedica al Museo del Romanticismo


balcones_al_jardin

Jardines del Museo del Romanticismo


36_1415033401_198714

Vestíbulo de acceso al Museo del Romanticismo. C/. San Mateo, 13. Madrid.


0_museo_rom_ntico_madrid_03

Museo del Romanticismo. C/. San Mateo, 13. Madrid.

Su Web: museoromanticismo.mcu.es/



Pues esto es todo amigos espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado al Museo del Romanticismo de Madrid, un museo con mucho encanto que bien merece una visita. Un museo injustamente desconocido para el gran público que reune una colección muy variada y curiosa de obras de arte, principalmente del siglo XIX.


Fuentes y agradecimientos: museoromanticismo.mcu.es, es.wikipedia.org, pintura.aut.org, ceres.mcu.es, elpais.com, europapress.es, artedemadrid.wordpress.com, fundacionasem.com, cervantesvirtual.es, flickr.com, artedemadrid.wordpress.com, propias y otras de Internet.


j.luis [ Viernes, 20 Noviembre 2009, 13:55 ]
Título del mensaje: Re: El Romanticismo Llega Al Siglo XXI
EL PAÍS entra en el nuevo Museo Romántico, que abrirá sus puertas después de nueve años de reformas


El Romanticismo Llega Al Siglo XXI

Las 26 salas del palacio recrean la atmósfera de la época

La visita al caserón permitirá ver el salón de té y los jardines




27museo_nacional_del_romanticismo_6507_630x

Museo Nacional del Romanticismo (Museo Romántico)

Tras nueve años cerrado a canto y lodo, en apenas unos días será posible en Madrid visitar un palacete lleno de encanto y sentarse después de recorrerlo en un sofá reluciente situado frente a una chimenea francesa. Y en un salón de paredes enteladas con tersos rasos, paladear suavemente un té para contemplar, mientras tanto, un magnolio centenario en el jardín recoleto de un céntrico, veterano y confortable caserón. El aroma de toda una época, la misma que impregnara la entraña más creativa del siglo XIX, permanece allí encapsulado en 26 magníficas salas, ahora reformadas y pulidas como jaspes. Ese aroma está listo para ser aspirado con delectación por los futuros visitantes del Museo Nacional del Romanticismo, heredero del Museo Romántico, que reabre al público sus puertas en la calle de San Mateo 13 el 3 de diciembre, a tres euros la entrada.

Ha permanecido cerrado a las visitas durante casi una década. Una reforma de siete millones de euros lo ha puesto a punto, en aplicación de un plan museológico ideado, ya en el año 2000, por Begoña Torres, historiadora del Arte, arqueóloga y directora de este centro madrileño cuya reapertura va a permitir a la ciudad reencontrarse con uno de los fragmentos más bellos, apasionados y cosmopolitas de su pasado.

"La idea central de la reforma ha consistido en renovar el museo ampliando su ámbito expresivo desde el meramente literario hasta el histórico, político, artístico y decorativo, para dar una visión de conjunto de tan rica etapa de la vida española", explica Begoña Torres, que ha contado con el arquitecto Ginés Sánchez Hevia como responsable de la decoración, la iluminación y el ornato con propuestas que resuelven de modo elegante el abigarramiento de objetos propio de las casas de la época.

El Romanticismo, corriente ideológica noreuropea con hondo anclaje literario y que por primera vez en la historia confirió el protagonismo a la juventud, arraigó con fuerza en España y sembró Madrid de su espíritu transgresor y atribulado. El mismo que caracterizara al precursor del movimiento, el periodista y escritor emblema de su tiempo Mariano José de Larra, cuyo par de pistolines cachorros, uno de los cuales le causó la muerte, el museo exhibe con devoción en una sala a él dedicada.

Según Santiago Palomero, subdirector de Museos del Ministerio de Cultura, "la reforma acometida ha consistido en reubicar los ricos ajuares que el museo almacena con un relato riguroso y científico", que se expresa en una nueva circulación interior más descriptiva de la que le atribuyó su fundador, el marqués de Vega Inclán.

Este emprendedor prócer, signado por la audacia y considerado pionero del turismo en España, decidió en 1920 recrear el universo romántico en el viejo palacio del marqués de Matallana. Se trata de un caserón edificado en 1776, cuya traza se debió al arquitecto Manuel Martín Rodríguez. De planta noble y dos alturas, con nueve ventanales y un amplio portón para carruajes adintelado con piedra, el visitante se adentra por él hacia un zaguán donde una escalera de majestuoso tempo le conduce a las salas de la morada, que reciben al visitante con la figura esculpida y pintada de Isabel II, la mujer que vertebra el relato e impregna buena parte de la iconografía del museo. Salones enfilados adentran la mirada al interior de sus estancias, que van descubriendo entelados en tonos dorados, rosas y verdes, revestidos de suntuosos lienzos de Francisco de Goya, o retratos de Federico de Madrazo y Vicente López, espejos de la burguesía romántica; obras de Valeriano Bécquer, con su cálido costumbrismo; pinturas de Leonardo Alenza o Antonio Esquivel, que reflejan la otra cara del Madrid de entonces, con sus escenarios sórdidos de jóvenes tísicos o suicidas inmolados por el ideal romántico.

En una de las antesalas que preludian el magnífico salón de baile luce el piano Pleyel de la reina Isabel, que dialoga con un pianoforte y otro de los denominados de jirafa en gabinetes cercanos; la sala de billar se ve jalonada por una galería de retratos femeninos que describe la evolución de los peinados de la época; el masculino fumoir, cuajado de ornamentación orientalista; un coqueto boudoir femenino; un comedor de magnífica vajilla; el dormitorio de los moradores del palacio con dosel y mullidos almohadones; el cuarto de los niños repleto de muñecas, hoy morbosas a nuestra mirada... Todo lo expuesto reconstruye fielmente aquella atmósfera llena de carácter y viveza, que invita a recrearse en su evocación saboreando una taza de té, frente a la chimenea, al amor de la lectura de un poema de Gustavo Adolfo Bécquer, ante un ventanal con cortinas damasco azul oscuro...


01_1415019734_142735

Comedor y sala de billar del Museo Nacional del Romanticismo (Museo Romántico)


Pues ya es hora de que abran el Museo Romántico, después de 9 años, a ver si puedo ir a visitarlo en Diciembre, la última vez, hará lo menos 30 años, de lo que más me acuerdo es de la sala Larra.


mumo [ Viernes, 20 Noviembre 2009, 23:13 ]
Título del mensaje: Re: Museo Romántico (Madrid)
Gracias por esta información que coincide con la re-inauguración del museo.

Debe ser encantador pasear por las salas del palacete rodeada de tantas obras de arte. Vale la pena tenerlo en cuenta para que en las visitas a Madrid no acabemos siempre en el Prado.

Muy exhaustiva la recopilación de las obras. Gracias de nuevo.


j.luis [ Sábado, 21 Noviembre 2009, 10:09 ]
Título del mensaje: Re: Museo Romántico (Madrid)
Mumo, me alegro que te guste la recopilación que he realizado del Museo Romántico. Tengo ganas que lo vuelvan a abrir, para ver si a merecido la larga espera.





Saludos.


j.luis [ Sábado, 28 Noviembre 2009, 00:15 ]
Título del mensaje: Re: Museo Romántico (Madrid)
Avance le lo que veremos en el nuevo Museo del Romanticismo




0museoromanticismo

Nueve años de espera. Ha permanecido cerrado más de nueve años, pero los madrileños no han olvidado el Museo Romántico (perdón, Del Romanticismo, su nuevo nombre oficial). Y es que no son pocos los que se acercan cada día para preguntar cuándo se abre. Bien, pues ese día ha llegado y la espera ha merecido la pena.

El precioso edificio del siglo XVIII ha sido transformado de arriba abajo con una reforma valorada en siete millones de euros. Convertido ahora en museo Nacional, dispone de un 40% de obras inéditas, tres jardines, auditorio, biblioteca... La Luna de Metrópoli muestra en primicia sus secretos.


La jirafa y el Goya


El piano de jirafa. Este instrumento se escuentra en una esquina del gabinete contiguo al salón de baile, por lo que puede pasar desapercibido. Sin embargo, es una de las piezas más originales de una entidad que alberga hasta 15 pianos, incluido uno cedido, en su día, por Juan Ramón Jiménez.

La joya. Aunque la reforma ha sido integral, el altar de esta capilla ha sido una de las pocas cosas que se ha conservado. ¿El motivo? Se trata de un lienzo de Goya, San Gregorio Magno. "Es nuestra pieza más valiosa", explica la directora del museo, Begoña Torres.
La sombra del pintor aragonés está presente en otros cuadros, como el primero que retrató los fusilamientos del 2 de mayo, de Alenza, que se puede ver en una de las primeras salas.


Juegos para hombres. Con la reforma integral se ha cambiado totalmente el concepto del museo. Ahora está divido en áreas temáticas que abordan cuestiones como la infancia, el cortejo, la vida familiar o las costumbres de hombres y mujeres del XIX.
En la parte de los caballeros, destaca este salón de juegos en el que se ha instalado la mesa de billar de Isabel II, un impresionante ábaco y una serie de exquisitos retratos femeninos con los que solazarse la vista.


Humor tétrico. Un detalle muy macabro, a la par que divertido, es una serie de pequeños lienzos de Alenza que parodian la idea romántica del suicidio basándose en un escrito de Mesonero Romanos.


Pistolas de leyenda. Existen versiones contrapuestas al respecto, pero se supone que esta pistola fue la que Larra utilizó para suicidarse por un desengaño amoroso. Su multitudinario entierro fue uno de los hitos del Romanticismo.


Un jardín para el amor. Uno de los espacios más bellos de la entidad es el sorprendente jardín al que se llega a través del futuro salón de té (en la actualidad, aún en obras). Se trata de un patio interior de una exuberante vegetación en el que parece que el tiempo se ha detenido.


EL MUNDO


j.luis [ Viernes, 04 Diciembre 2009, 10:48 ]
Título del mensaje: Re: Museo Romántico (Madrid)
Un renovado Museo del Romanticismo abre sus puertas en Madrid

Las obras de remodelación han durado más de 8 años y costado 9 millones de euros



0fachada

Interior del Museo Romántico. Más info: http://museoromanticismo.mcu.es/informacion.html

Con un nuevo nombre, el de Museo Nacional del Romanticismo, y tras ocho años de intervenciones en las que se han invertido más de nueve millones de euros, abre sus puertas el reformado museo dedicado al siglo XIX.

Inaugurado hoy por la ministra de Cultura, Ángeles González Sinde, en el nuevo museo se ha realizado una rehabilitación integral, tanto del edificio como del equipamiento museístico. El plan museológico llevado a cabo contempla una remodelación de los itinerarios internos y la racionalización de los servicios, que se han adaptado a las nuevas necesidades.

En cifras, el Museo del Romanticismo cuenta con una superficie construida de 3.414,87 metros cuadrados, de los cuales 2.819,50 son útiles. La exposición permanente ocupa 710 metros cuadrados y la temporal 66.

El Romanticismo, que supuso una importante revolución, no sólo artística, sino también política y económica, se recrea a través de las 1.400 piezas que se exhiben en estos espacios, un cuarenta por ciento de las cuales no se han exhibido con anterioridad, mientras que otras 6.360 obras se conservan en el almacén.

Situado en el Palacio del Marqués de Matallana, el antiguo Museo Romántico se creó en 1921 al aceptar el Estado español la donación por el Marqués de la Vega-Inclán de una serie de pinturas, muebles y ajuares, procedentes en su mayoría del siglo XIX.

A partir de lo que fue el Museo Romántico, y respetando su esencia, se ha intervenido en diversos aspectos de la institución para transformarla en un nuevo museo, con un nuevo discurso expositivo en el que se ha querido subrayar su condición de casa museo.

El objetivo del museo, según su directora, Begoña Torres, es ofrecer una interpretación lo más rica posible del periodo, de forma que el público visitante se acerque, aún más, no solamente al estilo de vida y las costumbres del momento, sino también a lo que es el Romanticismo, qué logros tuvo y cómo se desarrollaron en él la literatura, la pintura, la ciencia, el arte, la vida cotidiana, la política y las ideas.

Por ello, y con un claro sentido didáctico, el recorrido por sus veintiséis salas permitirá tener un conocimiento global del periodo romántico, que en España se sitúa durante el reinado de Isabel II (1833-1868).


Bucear en el siglo XIX

Para llevar a cabo este recorrido temático por el siglo XIX "se ha realizado un trabajo de documentación e investigación muy grande" con una exigencia de meticulosidad extrema con las reconstrucciones realizadas, documentando de forma exhaustiva lo que se muestra, ha señalado la directora, para quien la institución "se ha convertido en el centro de referencia de lo que ha sido el siglo XIX. Hacía falta este tipo de museo".

La colección del museo se caracteriza por su riqueza y heterogeneidad. La de pintura cuenta con obras de importantes autores como Goya, José Aparicio Inglada o Vicente López Portaña, destacando en el campo del retrato Federico de Madrazo o Antonio María Esquivel, el pintor romántico por excelencia.

La colección de miniatura posee unas 275 piezas y la de dibujos cuenta con piezas de gran calidad, mientras que la colección de estampas es una de las más importantes del museo, con casi tres mil piezas. La de fotografía la forman más de cuatro mil fondos.

A estas se suman las de mobiliario, con 600 piezas desde Fernando VII hasta Isabel II, y las de las artes decorativas, con cerámicas, porcelanas, barros, abanicos, joyería, así como esculturas, juguetes, objetos de ajuar doméstico y personal, armas, numismática o de devoción y religiosos, que recrean los usos y costumbres de la época.

Entre las "joyas" de estas colecciones figuran el San Gregorio Magno, Papa, de Goya; la "Sátira del Suicidio Romántico", de Leonardo Alenza, el cuadro más representativo de los excesos románticos; la sillería del Salón de Baile; el piano Pleyel o el retrato de Mariano José de Larra, pintado por José Gutiérrez de la Vega.

La rehabilitación, que contempla también la incorporación de espacios nuevos para el uso público, una sala de exposiciones, y la habilitación de un patio y un jardín interior, responde "a una idea arriesgada e innovadora", según Begoña Torres, ya que se ha decidido apostar por el visitante: "Queremos que se encuentre aquí a sus anchas, que venga y disfrute del museo, de la tienda o del salón de té", ha dicho.

Para celebrar la inauguración del museo, que ya ha dado lugar al "menú romántico" en algunos restaurantes de la zona, se realizarán unas jornadas de puertas abiertas gratuitas entre el 4 y el 6 de diciembre.


elcultural.es


xerbar [ Lunes, 07 Diciembre 2009, 16:15 ]
Título del mensaje: Re: Museo Romántico (Madrid)
Gracias J.Luis por este nuevo trabajo, parece que la remodelación de este museo merece la pena una nueva visita.

Un Saludo.


j.luis [ Lunes, 07 Diciembre 2009, 16:58 ]
Título del mensaje: Re: Museo Romántico (Madrid)
"Ayer día 6 de Diciembre día que celebramos la Constitución, tuve el placer de volver a reencontrarme con el madrileño Museo Romántico, casi 9 años después de ser sometido a una profunda rehabilitación, por fin abrió sus puertas. La verdad era un frío día otoñal, donde un buen número de visitantes hicimos cola para poder disfrutar con uno de mis pasatiempos "el arte".

El Museo del Romanticismo -que así lo han rebautizado oficialmente-, está ubicado en un palacio de estilo neoclásico, construido en 1776 bajo la dirección del arquitecto Manuel Rodríguez, por encargo del Marqués de Matallana. En su interior además de numerosos salones, cuenta con dos patios y un precioso jardín, espacio que organizan la luz y ventilación del palacio. El museo reúne una valiosa colección de obras de arte del siglo XVIII, XIX y principios del XX.

Todo en su conjunto es de gran valor artístico, objetos decorativos, esculturas; pero yo me quedo con las excelente y amplia colección de pintura"



En su día publiqué gran cantidad de fotos, pero acabo de ver que el servidor imageshack me las ha borrado.


xerbar [ Lunes, 07 Diciembre 2009, 22:37 ]
Título del mensaje: Re: Museo Romántico (Madrid)
Gracias J.Luis por acercarnos el museo de forma directa con las fotos tomadas insitu.

Un Saludo.


j.luis [ Martes, 08 Diciembre 2009, 12:30 ]
Título del mensaje: Re: Museo Romántico (Madrid)
No hay de qué xerbar, estas cosas las hago por gusto, solo espero con estos trabajos seguir divulgando el arte, siempre bajo el punto de vista de un aficionado, nada más.







Saludos.


matias [ Martes, 08 Diciembre 2009, 16:20 ]
Título del mensaje: Re: Museo Romántico (Madrid)
Pues sí señor, un aficcionado que tiene muy buen gusto y una gran vocación por el arte. Tu reportaje fotográfico, José Luis, junto a las reproducciones que presentas, muestran un panorama amplio y de muy buen gusto de cómo está organizado el museo Romántico madrileño. Gracias por darlo a conocer. Saludos


galarina [ Martes, 08 Diciembre 2009, 18:24 ]
Título del mensaje: Re: Museo Romántico (Madrid)
Se ve muy lindo este museo, es como una casa señorial de las de entonces

Es interesante ¿verdad J.luis? transportarse en el tiempo, en el lugar y en la situación de los autores de estas maravillas

Matias, como puedo mandarte un privado??? Es que el foro me dice que no permites recibir privados


matias [ Martes, 08 Diciembre 2009, 23:03 ]
Título del mensaje: Re: Museo Romántico (Madrid)
Galarina, un gusto saber de tí. Me he comunicado con José Luis a ver si él puede facilatarlo dándote mi correo que es como mejor me manejo. Saludos


j.luis [ Miércoles, 09 Diciembre 2009, 10:45 ]
Título del mensaje: Re: Museo Romántico (Madrid)
Gracias Matías y Galarina por vuestra atención. Como habréis visto la disposición del museo Romántico es muy diferente a los museos convencionales, que solo se dedican a un tema monográfico por lo general, aquí en este caserón o palacete, están representados y mezclados los gustos artísticos de un época. Para mi gusto el museo está un poco recargado, pero entiendo que al tener una colección tan amplia y diversa, tienen que aprovechar todos los espacios para poder exponerla. Lo que más me llamó la atención es la gran colección de pintura que posee, hay pintores muy conocidos y otros no tanto que para mí son muy interesantes, que sus obras no figuraban en catálogos. Espero que el Museo Romántico lo haga y lo ponga a disposición de los aficionados.

Galarina, te he mandado MP de parte de Matías.


Saludos.


j.luis [ Martes, 21 Septiembre 2010, 10:37 ]
Título del mensaje: Re: Museo Romántico (Madrid)
Muestra 'XIX Cajas'



El Larra más romántico y personal

El Museo del Romanticismo acoge una muestra de objetos inéditos del escritor




25_1415019485_293840

Cuaderno de poesías dedicado a “un mal artista”.

El Museo del Romanticismo acoge una cita única con uno de los románticos por excelencia: Mariano José de Larra. La exposición 'Larra. XIX Cajas' abre sus puertas para mostrar una selección de objetos y documentos personales del escritor, conservados por la familia desde su muerte y que proceden de una donación realizada por Jesús Mirada, hijo de la tataranieta de 'Fígaro'.


21_1415019357_974922

Baraja francesa perteneciente a Larra

Se trata de un punto de encuentro entre el pasado y el arte contemporáneo, que a través de una escenografía basada en vitrinas evoca a un laberinto abierto en el que se exponen 19 cajas con 19 objetos. Una mezcla de manuscritos originales con documentos de menor importancia que ofrecen sólo un atisbo de la personalidad del periodista madrileño.


23_1415019449_257153

Mechón de pelo perteneciente a Larra

Un mechón de pelo, la baraja con la que pasaba su tiempo libre o la ropa que llevaba el día de su suicidio forman parte de una muestra en la que también se recogen cartas, cuentas, borradores de contratos, apuntes personales e incluso tarjetas de visita y notas. Todo ello en cajas que se encienden y que brillan sólo para el espectador que las observa.


24_1415019438_809509

Manuscrito del artículo 'El álbum', de 1835.


Y además, talleres, visitas y documentales

La vida personal del escritor no sólo podrá contemplarse a través de sus documentos y sus objetos, porque además, el Museo del Romanticismo ha programado diversas iniciativas culturales relacionadas. 'Larra. XIX Cajas' incluye visitas teatralizadas, talleres de escritura y la proyección de varios documentales.

En las visitas teatralizadas será el propio 'Larra' quien amenice el recorrido por las salas del Museo, ofreciendo una particular visión de sus tesoros ocultos.


22_1415019381_895056

Tarjeta de visita que utilizaba Mariano José de Larra.

'Seis lecturas de Larra', que así se llama el taller de escritura, está dirigido a adultos y busca establecer un nexo de unión entre la realidad de su obra y la cultura actual. Por su parte, el documental recorre de manera detallada la vida del escritor: desde su infancia y su vida familiar hasta sus viajes y su vida social y amorosa.



EL MUNDO


--------------------------------------------------------------------------------
'Larra. XIX Cajas' estará abierta al público hasta el 23 de enero de 2011 en el Museo del Romanticismo (calle San Mateo, 13). Información, entradas y horario en: www.museoromanticismo.mcu.es


Mariol [ Martes, 21 Septiembre 2010, 12:38 ]
Título del mensaje: Re: Museo Romántico (Madrid)
Gracias J.Luis, por la información y el reportaje fotográfico.

Cuando vuelva a Madrid, lo tendré muy en cuenta.

Un saludo


j.luis [ Martes, 21 Septiembre 2010, 17:14 ]
Título del mensaje: Re: Museo Romántico (Madrid)
Gracias por tu interés Mariol. La fotos no salieron demasiado bien, pues no dejaban hacerlas con flash. Como su nombre indica es un museo que representa la época del romanticismo y alberga cuadros de la época, así como muebles y enseres muy curiosos de los siglos XVIII, XIX y principios del XX.

Uno de sus personajes más destacados es el malogrado escritor y peridista madrileño: Mariano José de Larra.







Saludos.


j.luis [ Miércoles, 22 Septiembre 2010, 12:17 ]
Título del mensaje: Re: Museo Romántico (Madrid)
Larra para fetichistas

El Museo del Romanticismo muestra por primera vez los objetos más personales del escritor


retratoannimodemarianoj

Retrato anónimo de Mariano José de Larra, que preside la exposición en el museo del Romanticismo.

La extraña fascinación por Mariano José de Larra comenzó quizás el 13 de febrero de 1837, el mismo día que se descerrajó un tiro un mes antes de cumplir 28 años. Consagrado por vía de este suicidio -causado, según la tradición, por un insufrible rechazo amoroso- como héroe romántico español por excelencia, casi 200 años después, su figura sigue fascinando. Hasta el 23 de enero, el Museo del Romanticismo exhibe una selección de 19 objetos que pertenecieron a Fígaro -uno de sus seudónimos-, que han sido donados por Jesús Miranda de Larra, hijo de la tataranieta del autor. Se suma a otras entregas realizadas anteriormente por la familia. "El museo se ha convertido en depositario de la memoria de Larra", asegura Begoña Torres, subdirectora general de Promoción de las Bellas Artes y comisaria de la exposición Larra. XIX cajas, inaugurada ayer por la reina Sofía. Esta última donación consta de más de un centenar de piezas.


x

Baraja francesa. Baraja perteneciente a Larra, que forma parte de la donación realizada por Jesús Miranda de Larra, hijo de la tataranieta del escritor, compuesta por objetos personales y documentos de Mariano José de Larra, que la familia había conservado a lo largo de los años.- Samuel Sánchez

El título de la muestra, explica Torres, que dirigió durante años este museo, pretende evocar el "misterio romántico" que envuelve el legado de Larra: desde la mítica existencia de una caja de efectos personales que la biógrafa del escritor, Carmen de Burgos, Colombine, aseguró haber visto pero de la que nunca se volvió a saber, a la intrigante caja amarilla a la que el escritor alude en su último artículo, titulado La Nochebuena de 1836.


camisapertenecientesale

Camisa pertenecientes al escritor Mariano José de Larra

Esa idea se mantiene en el montaje de la exposición, ya que el visitante tiene que abrir los expositores para ver los objetos. Así podrá contemplar un manuscrito del artículo El álbum, publicado en mayo de 1835, un certificado de matrícula y asistencia a la cátedra de griego en el curso 1825-26, un recibo por el alquiler de una habitación en la calle de Caballero de Gracia 21, un cuaderno de poesía o una baraja francesa. Pero también hay un mechón de pelo de Larra, la ropa que vestía el día que decidió acabar con su vida y una caja de pistolas. Se trata, señala la comisaria, no tanto de reconstruir la vida del escritor, sino de crear un recorrido que vincule al público "sentimentalmente con la persona del escritor". Torres señala que Larra es, probablemente, uno de los literatos que más ha interesado a los posteriores a él: "Fue el único que salvaron de la quema los del 98", recuerda.


estostirantesformanpart

Estos tirantes forman parte de los objetos personales de Larra que se muestran en la exposición

Los manuscritos, por ejemplo, permiten adivinar parte del proceso creativo del autor a través de sus tachones y arrepentimientos. Lejos de haberlo evitado, la comisaria ha buscado expresamente el carácter fetichista de la muestra: "Es una idea muy romántica la de participar en la vida del personaje a través de sus objetos. He querido resaltar eso, el fetiche, la reliquia, el fragmento, la caja mortuoria... Todo eso son ideas románticas. Por ejemplo, en ese periodo abundaban las pulseras de pelo".

La propia historia del legado de Larra, marcada por el misterio y las vicisitudes, parece hacer honor también a ese sino. Además de la ilocalizada caja que citó Colombine, la donación de objetos que se hizo en los años 30 del pasado siglo también fue accidentada: algunas piezas se retiraron más tarde y la documentación de otras desapareció de los archivos.


reciboporlacompradepape

Recibo por la compra de papel para 'El duende Satírico del día', primer periódico de su propiedad.

El Museo del Romanticismo inauguró también ayer una tienda en la que podrán encontrarse, no solo títulos pertenecientes al periodo romántico y estudios sobre el mismo, sino obras que, siglos después, participan de su espíritu: "Como la trilogía Crepúsculo", indica Torres.

También se estrenó ayer un salón de té abierto al jardín interior de este edificio construido en 1776 por encargo del Marqués de Matallana. Son las últimas novedades en una institución que reabrió sus puertas en diciembre pasado, tras haber permanecido cerrada nueve años durante los que se realizó una remodelación que tuvo un coste de siete millones de euros.


estechalecoesunodelos19

Este chaleco de Larra, es uno de los 19 objetos personales seleccionados para esta exposición.

Junto con el legado de Larra conviven en el museo más de 11.000 pinturas, esculturas, estampas, muebles, piezas decorativas y fotografías.


Larra. XIX cajas. Hasta el 23 de enero. Horario: de 9.30 a 20.30 (martes a sábado) y de 10.00 a 15.00 (domingos y festivos). Calle de San Mateo, 13. Entrada gratuita a la exposición. El acceso al museo se realiza en grupos de 25 personas.


EL PAÍS


j.luis [ Jueves, 23 Diciembre 2010, 13:58 ]
Título del mensaje: Re: Museo Romántico (Madrid)
Actividades culturales en los museos


Navidad en el Museo Nacional del Romanticismo



12930235890

Ya están aquí las vacaciones y el espíritu navideño da fuerzas para salir a descubrir cosas nuevas. Por ejemplo, las que ha preparado el Ministerio de Cultura para disfrutar en familia: talleres, conciertos, cuentacuentos, exposiciones, visitas guiadas, conferencias... Una apuesta por el ocio en busca de un mayor acercamiento del público a los centros culturales.

Ya están aquí las vacaciones y el espíritu navideño da fuerzas para salir a descubrir cosas nuevas. Por ejemplo, las que ha preparado el Ministerio de Cultura para disfrutar en familia: talleres, conciertos, cuentacuentos, exposiciones, visitas guiadas, conferencias... Una apuesta por el ocio en busca de un mayor acercamiento del público a los centros culturales.

La literatura se convierte en protagonista en la exposición 'Larra, XIX cajas'

Se podrá visitar en el Museo Nacional del Romanticismo hasta finales de enero. La muestra contiene la donación de objetos y documentos de Mariano José de Larra al museo, realizada por su descendiente, Jesús Miranda de Larra. Plantea un punto de encuentro entre el pasado y el arte contemporáneo, entre el documento y la instalación, realizando un recorrido por 19 piezas pertenecientes al escritor más emblemático del Romanticismo español. Además, los más pequeños tendrán también su espacio. El museo ha organizado el taller infantil 'Mi casa en un palacio' en el que los niños descubrirán quiénes vivían en el palacio, cómo vestían o qué comían.


dibujoqj

Exposición 'Larra XIX Cajas', Un homenaje al 'Pobrecito Hablador en el Museo del Romanticismo

El Museo Nacional del Romanticismo recuerda la figura de Larra con una selección de sus objetos personales. Un recorrido por la vida y el legado literario de uno de los escritores españoles más importantes del siglo XIX.

Aunque firmara con seudónimos como 'Fígaro' o el 'Pobrecito Hablador' sus artículos de prensa y ensayos no pasaron desapercibidos. Sus escritos, satíricos y críticos, se burlaban de la sociedad y arremetían contra algunos movimientos políticos delmomento, como el absolutismo o el carlismo. En ese contexto se presenta esta selección de objetos que pertenecieron a este gran articulista.

Para la exposición se han seleccionado 19 objetos de Larra que de forma simbólica se presentan en 19 cajas. Muchas de las piezas que se presentan son manuscritos originales, algunos firmados bajo el seudónimo de Fígaro. Junto a ellos se exponen otros objetos más personales con los que se logra tener una visión conjunta de la vida y obra de este genio del romanticismo.

Las piezas que componen 'Larra XIX cajas' proceden de una donación que ha hecho al museo Jesús Miranda, hijo de la tataranieta del escritor.


larraporg1delavega

La exposición 'Larra XIX Cajas', Un homenaje al 'Pobrecito Hablador se podrá visitar en el Museo Nacional del Romanticismo hasta el 23 de enero de 2011. Horarios: De martes a sábado.

Enlace nteresante: http://manuelblasdos.blogspot.com/2...s-de-larra.html


elmundo.es / fomentofundacion.com


j.luis [ Viernes, 13 Mayo 2011, 09:28 ]
Título del mensaje: Re: Museo Romántico (Madrid)
El sábado 14 de Mayo


El Museo del Romanticismo programa dos desfiles con vestidos del siglo XIX



13051936111

Dos láminas de la revista 'La moda elegante'. | Museo del Romanticismo

'Romanticismo Fashion Night'. Suena a novela de Manuel Longares, a fiestón o a desfile de modelos. Pero, en realidad, es el título del programa con el que el Museo del Romanticismo de Madrid celebrará la Noche de los Museos el sábado que viene, 14 de mayo.

Entonces, dos pases de moda del siglo XIX desfilarán por el Museo: miriñaques, bertas, sombrillas, levitas, polisones... ¿Hay que aclarar algunos términos? El miriñaque era el traje de noche, escotado y de buenas telas. La berta es una "tira de punto o blonda que adornaba generalmente el vestido de las mujeres, por el pecho, hombros y espalda" (RAE). Y el polisón es un armazón que da volumen a las faldas en la parte trasera.

Miriñaques, bertas y polisones

Con esos elementos, el Museo del Romanticismo contará la historia de la moda durante el siglo XIX. "Durante el Romanticismo, la indumentaria masculina y femenina comienza a diferenciarse notablemente y la moda se convierte en un fenómeno asociado al mundo femenino", cuenta la nota de prensa del Museo. Surgen las primeras casas de modas, y también las revistas, que se multiplican rápidamente, marcando tendencias que, por primera vez en la Historia, se suceden vertiginosamente. Existe un tipo de traje específico para los diferentes momentos del día y para cada ocasión: trajes de día, de tarde o de noche, trajes de casa, de calle, de paseo, de visita, de banquete, para ir al teatro, a un baile, a las carreras de caballos, al balneario...".


elmundo.es


j.luis [ Martes, 14 Junio 2011, 09:49 ]
Título del mensaje: Re: Museo Romántico (Madrid)
El Ministerio de Cultura ha adquirido para el Museo del Romanticismo el Retrato de Isabel II de Federico de Madrazo



madrazo_d
Retrato de Isabel II. 1849. Obra de Federico de Madrazo. Museo del Romanticismo. Madrid

El Ministerio de Cultura ha adquirido el Retrato de Isabel II de Federico de Madrazo y Kuntz, un retrato oficial de la Reina, fechado en 1849, que podrá contemplarse en el Museo del Romanticismo a partir de este martes 14 de junio. Dicha adquisición enriquece y completa la colección del Museo con una pieza clave, ya que la figura de la Reina es uno de los ejes fundamentales de su discurso expositivo.

Se trata de un óleo sobre lienzo con un marco dorado de madera tallada y rematado con la corona real, que reafirma el carácter oficial de la obra. Ésta es una versión con ligeras variantes del prototipo de retrato oficial de la Reina Isabel II creado por Madrazo en 1846 que se encuentra en la colección del Banco de España y del que existen otros ejemplos tan significativos como el realizado en 1850 con destino a la Embajada de España ante la Santa Sede en Roma.

En esta versión, la reina aparece de pie, vestida con un traje de raso azul con encajes, diadema de perlas y brillantes, tocada con un velo y apoyando la mano en una mesa donde se disponen simbólicamente la corona y el cetro.

Federico de Madrazo fue el retratista más importante del Romanticismo. La exquisitez y calidad de su técnica y su extraordinaria capacidad para captar e idealizar al modelo, le llevaron a realizar los retratos de los personajes más importantes de la época, y en última instancia, a ser nombrado Pintor de Cámara de la Reina Isabel II.

Su labor, imprescindible en el ámbito del retrato cortesano, fijó la iconografía de los retratos oficiales de la Reina, sirviendo como modelo para los demás pintores del momento.

Su formación, recibida en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y las influencias recibidas durante sus estancias en París y Roma, donde quedó marcado por los románticos academicistas franceses y los pintores nazarenos alemanes afincados en Italia, le llevaron a ser el impulsor de una renovación en el panorama artístico nacional y a conseguir un enorme prestigio y reconocimiento.

El Museo del Romanticismo, que alberga una pequeña pero selecta representación de obras de Madrazo, dentro de su amplia colección de pinturas del XIX, no contaba hasta ahora con un ningún retrato oficial del relevante pintor de Cámara de Isabel II. Por ello, la adquisición de esta obra, especialmente emblemática, constituye una ocasión única que viene a nutrir muy significativamente las colecciones del Museo. Debido a la especial relevancia de la obra, ésta se ubicará en el espacio más representativo del Museo: el Salón de Baile.

Los seguidores de las redes sociales del Museo y de la revista digital Somosmalaña, que ha colaborado con la difusión de esta iniciativa, han podido seguir el proceso de compra, transporte y restauración de la obra a través del primer lanzamiento del Folletín del MR.

Una publicación on-line que, diariamente e imitando el estilo de los folletines del siglo XIX, ha ido narrando en tono misterioso el recorrido de una obra de arte desde su adquisición hasta su exposición en un Museo.


elmundo.es


j.luis [ Jueves, 22 Septiembre 2011, 13:02 ]
Título del mensaje: Re: Museo Romántico (Madrid)
El romanticismo de Pushkin respira en una exposición sobre su época


El Museo del Romanticismo acoge una muestra con pinturas que transportan al visitante al siglo XIX ruso



01_1415014721_407855

Retrato de Alexandr Sergievich Pushkin.

Como si fuera una máquina del tiempo roja y dorada El romanticismo ruso en época de Pushkin, que hoy se ha presentado en Madrid, es una inesperada sorpresa en la temporada otoñal de exposiciones. "Es una pequeña victoria museística", afirma Evgney Bogatyrev, director del museo moscovita dedicado al autor de La hija del capitán y a su tiempo. Bogatyrev, que gestiona un centro con unos fondos de 150.000 piezas, es el principal impulsor de esta muestra que se celebra hasta el 18 de diciembre en el Museo del Romanticismo de Madrid.

Recogida en una sala que recrea un elegante gabinete, la exposición muestra una selección de pinturas que directamente transportan al visitante al siglo XIX ruso. Por una pared roja trepan hasta el techo óleos, dibujos y perfectas siluetas negras. Dos lámparas de araña o la mullida moqueta acompañan a los retratos de duquesas, princesas y zares. Minúscula (algunas obras caben directamente en la mano), "pero deliciosa", dice Asunción Cardona, directora del museo, ante los cuadros expuestos, en los que sorprenden las técnicas de lápiz y acuarela para los retratos. Verdaderas joyas que muestran las fisionomías de las caras o los rincones de las hermosas casas de aquella época.


03_1415014803_754488

Silueta de Sofia Yakolevna de Bulgaria.


06_1415014965_379977

Silueta de Gran duque Mijail Pavlovich.

Evgeny Bogatrev perseguía desde hace tiempo colaborar con el Museo del Romanticismo de Madrid ("soy un verdadero entusiasta de este centro, no dejo de recomendar a todo el mundo en Rusia que deberían visitarlo. Sí, el Prado, el Thyssen... pues a mí me impactó este lugar") y, aprovechando el año Dual España-Rusia planteó la colaboración con piezas del Pushkin. "Cuando nos trajeron su catálogo de retratos en miniatura nos sorprendió mucho comprobar las semejanzas con las miniaturas españolas, que curiosamente tienen más que ver que con las de Rusia o Inglaterra", apunta la directora del centro madrileño, que abrió sus puertas hace dos años después de un lavado de cara en el que se borró su antiguo nombre, museo Romántico, y que ha sacado brillo a una colección en las que se recrea perfectamente el ambiente de un movimiento cultural que marcó el siglo XIX.


04_1415014911_385335

La princesa Sofia Alekseevna Lvova.


02_1415014758_357360

Interior de un dormitorio.


05_1415014941_391690

Interior de una sala de estar.

Articulada en dos espacios, Escenarios y Protagonistas, la exposición muestra el panorama de la Rusia de 1810 a 1850. El interior de las casas, los rostros de su aristocracia, sus paisajes... el romanticismo ruso se emparenta de extraña manera con el español. La directora del museo español apunta que "Pushkin, como Larra, murió de un tiro" (el ruso en un duelo, el español se suicidó). En la pared, los versos de un poema del escritor ruso que inspira: "Pero en las horas tristes, en silencio, / pronuncia con angustia el nombre mío; / di: ¿Hay en el mundo quien de mí se acuerde? ¿Hay corazón en el que yo esté vivo?".


elpais.com


j.luis [ Jueves, 18 Octubre 2012, 17:24 ]
Título del mensaje: Re: Museo Romántico (Madrid)
El Museo del Romanticismo seduce a Ángeles González-Sinde

La cineasta y ex ministra de Cultura sugiere acudir al centro madrileño y, en particular, a su café



user_50_romand_dentrohz1

Una de las salas del Museo Nacional del Romanticismo


La cineasta y guionista, hasta hace un año ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde se encuentra enzarzada escribiendo su cuarta novela infantil, Rosanda y el hombrecito blanco, aunque anda dando vueltas a un proyecto de teatro y con muchas ganas de volver a hacer cine.


Recomienda el café del Museo Romántico, teatros y librerías con buena parte de literatura infantil.

"Un sitio que me gusta mucho es el café del Museo Nacional del Romanticismo, en la calle San Mateo. Es un café con jardín muy escondidito. El museo también me encanta, me gustan los museos pequeños que reproduzcan viviendas. Nada para un cineasta como colarse en casa de los demás. También es un poco colarse en casa de los demás, en la salita de estar, el Microteatro por Dinero de la calle Loreto y Chicote, 9. Y otra sala de teatro que nunca me decepciona es la Sala San Pol de teatro infantil. Hacen espectáculos estupendos. Me encanta y hay que aficionar al público al buen teatro desde la más tierna infancia, así como a la lectura por lo que me fijo mucho en las infantiles, por los mismos motivos: iniciar a mis hijas en el vicio de la lectura. En la calle Santiago hay una muy buena y me gusta también la sección infantil de la Antonio Machado de la calle Fernando VI".


user_50_romanticismo

Salón de baile. Museo Nacional del Romanticismo. Además de la belleza de sus engalanes, destaca la presencia de un bello sillón circular llamado Borne, donde las mujeres se sentaban a reposar entre baile y baile y que estaba acondicionado para acoger los abultados vestidos de la moda de la época.


elpais.com


j.luis [ Jueves, 21 Noviembre 2013, 10:58 ]
Título del mensaje: Re: Museo Del Romanticismo (Madrid)
La obra del artista portugués Domingos Sequeira, por primera vez en España


Por primera vez en España se expone la obra del pintor portugués Domingos Sequeira (1768-1837). El Museo Nacional del Romanticismo (Madrid) acoge la muestra 'En el umbral de la modernidad. Domingos Sequeira, un pintor portugués (1768-1837)', que recoge 29 obras procedentes del Museo Nacional de Arte Antiga de Lisboa.


user_50_portugues_domingos_sequeira_primera_espana_ediima20131111_0514_4

La obra del artista portugués Domingos Sequeira, por primera vez en España, se puede ver en el madrileño Museo del Romanticismo.

El Museo del Romanticismo recupera en una exposición la figura de Sequeira, uno de los pintores portugueses más importantes de su época, coetáneo de Goya, que nunca ha sido presentado en España, donde es prácticamente desconocido.

"En el umbral de la modernidad. Domingos Sequeira. Un pintor portugués (1768-1837)", organizada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en colaboración con la Secretaría de Estado da Cultura de Portugal, forma parte de la XI Mostra Portuguesa.

Asunción Cardona, directora del Museo del Romanticismo, y Alexandra Gomes, subdirectora del Museo Nacional de Arte Antiga, han seleccionado para la muestra veintinueve pinturas y dibujos de Sequeira, maestro consagrado y figura fundamental en la pintura del cambio de siglo y la introducción del Romanticismo pictórico en Portugal.


user_50_dibujo_1385028045_593887

Ver vídeo

A excepción de una pieza del Museo Nacional de Soares dos Reis de Oporto, el resto proceden del Museo de Arte Antiga de Lisboa, cuya subdirectora destacó durante la presentación de la muestra que Domingos Sequeira tiene en Portugal una consideración similar a la que Goya tiene en España.

Las comisarias han planteado un recorrido cronológico que abarca temas característicos del Romanticismo, como la alegoría, que Sequeira cultivó durante los primeros años de su carrera y que evolucionó hacia imágenes representativas de la modernidad.

El segundo apartado aborda el género del retrato, actividad intensa a lo largo de toda su carrera, y la última etapa son obras de madurez pintadas en Francia y en Italia.

La exposición muestra también algunos de los diseños de objetos que el artista realizó, como los que hizo para la vajilla de plata que Portugal ofreció como regalo a Lord Wellington en agradecimiento por su ayuda para derrotar al invasor francés.

En los últimos años de su vida, el artista portugués se dedicó a la temática religiosa. La obra que cierra la exposición, "La Coronación de la Virgen" es buena muestra de esta época, en la que el pintor se expresa de un modo cada vez mas abstracto, a veces a base ya sólo de simples manchas.

Considerado como uno de los mejores dibujantes de la Europa de su época, Sequeira se encuentra en el "umbral de la modernidad", a caballo entre el Clasicismo y el Romanticismo.

Formado en el ámbito académico y en la estética del siglo XVIII, evolucionó hacia las nuevas ideas asociadas al Romanticismo, en una búsqueda personal en la que entraron en juego diversas influencias.

Sequeira asiste a un cambio trascendental en la historia de la humanidad, que deja atrás el Antiguo Régimen y da paso a la Era Moderna.

Fruto de estas circunstancias y de su azarosa vida, tiene una producción extensa y polifacética, evolucionando hacia una mayor expresividad y dramatismo que lo aproximan al espíritu del movimiento romántico.

En opinión de Asunción Cardona, se trata de un pintor "con sensibilidad dieciochesca que poco a poco absorbe valores nuevos que proceden del Romanticismo". Según la comisaria, Sequeira destaca sobre todo como dibujante.

"Nunca paraba de dibujar y por ello existen miles de dibujos", destacó Alexandra Gomes, quien consideró que el artista "es muy libre cuando dibuja, hace cosas que no se atreve en la pintura. Va más lejos con el dibujo".


user_50_exposici_n_domingos_sequeira5_621x311

Ver obras


Fuentes: EFE - Madrid / hoyesarte.com


j.luis [ Jueves, 21 Noviembre 2013, 12:13 ]
Título del mensaje: Re: Museo Del Romanticismo (Madrid)
Exposición: Madrid, 11 de noviembre de 2013 – 2 de febrero de 2014

En el umbral de la modernidad. Domingos Sequeira, un pintor portugués (1768-1837), en el Museo del Romanticismo



user_50_romanticismo_sequeira

El Museo del Romanticismo presenta su nueva exposición temporal “En el umbral de la modernidad. Domingos Sequeira, un pintor portugués (1768-1837)”, con la que se rinde homenaje a este destacado artista luso, poco conocido en España.

La muestra se compone de una cuidada selección de pinturas y dibujos de este artista que se encuentra, como el título de la muestra expresa, en el “umbral de la modernidad”, a caballo entre el Clasicismo y el Romanticismo, de manera similar a lo que supuso la figura de su contemporáneo, Francisco de Goya, en el ámbito español. Precisamente, en las obras de Sequeira podemos seguir el rastro conceptual y estilístico del siglo XVIII, pero también las nuevas ideas asociadas al Romanticismo, como el sentimiento de lo trágico o la valoración del concepto de intimidad.

Esta exposición temporal se engloba dentro de la XI Mostra Portuguesa de Madrid, un festival pluridisciplinar en el que se presentan diversas manifestaciones lusas en torno al cine, el arte o la arquitectura.

Las obras proceden del Museu Nacional de Arte Antiga de Lisboa, a excepción de un lienzo prestado por el Museu Nacional Soares dos Reis de Oporto, confirmando la fecunda relación existente entre las instituciones museísticas de España y Portugal, y la voluntad de cooperación cultural entre ambos países.

Esta Jornada, organizada por la Secretaría de Estado de Cultura, cuenta con el apoyo desinteresado de todos sus participantes.


user_50_dibujo2_1385028859_165758

Alegoría de Junot protegiendo la ciudad de Lisboa. 1808. Museu Nacional Soares dos Reis (Oporto) Mariana Benedita Vitória de Sequeira, hija del pintor, tocando la espineta. 1822-1823. Museu Nacional de Arte Antiga (Lisboa) La familia del I vizconde de Santarém. ca. 1813. Museu Nacional de Arte Antiga (Lisboa)

Entrada de público a una sesión de las Cortes. 1821-1822. Museu Nacional de Arte Antiga (Lisboa) Estudio para la Vajilla Wellington. 1812. Museu Nacional de Arte Antiga (Lisboa) Estudio para Ugolino y sus hijos en prisión. 1825-1830. Museu Nacional de Arte Antiga (Lisboa)

Ver imágenes de la exposición


Actividades paralelas:

Con motivo de esta exposición, el Museo ha programado una variada oferta de actividades durante los meses de noviembre, diciembre y enero, destinadas tanto a público infantil como adulto. Todas las actividades son gratuitas, previa inscripción.

Más información sobre la programación cultural: http://museoromanticismo.mcu.es

Para complementar la exposición, el Museo ha creado una lista de reproducción en Spotify, que el público podrá descargar en su smartphone al inicio de la exposición. Esta lista incluye obras musicales del compositor portugués de João Domingos Bomtempo (1775-1842), configurando un paseo sensorial y estético por la obra de Sequeira. Igualmente, el público puede escuchar esta lista de reproducción en el siguiente enlace:

"En el umbral de la modernidad. Domingos Sequeira, un pintor portugués (1768-1837", música para la exposición temporal

Más información:

Inauguración: 11 de noviembre, 19.00 h.
Presentación a prensa: 11 de noviembre, 11.00 h.
Dossier de prensa
Museo del Romanticismo
C/ San Mateo, 13 28004 Madrid
914481045

Horario del Museo: de martes a sábado de 9.30 a 18.30 h; domingos y festivos, de 10.00 a 15.00 h.
Entrada gratuita a la exposición temporal


Créditos:

- Organiza: Ministerio de Educación, Cultura y Deporte; Subdirección General de Museos Estatales; Museo del Romanticismo; Secretaría de Estado da Cultura de Portugal; Direcção Geral do Património Cultural y Museu Nacional de Arte Antiga.
- Comisariado: Asunción Cardona Suanzes y Alexandra Gomes Markl
- Diseño y dirección de montaje: Cuatroparedes.com
- Montaje e iluminación: Exmoarte


user_50_dibujo3_1385032019_803558

Museo del Romanticismo presenta del 11 de noviembre de 2013 al 2 de febrero de 2014 su nueva exposición temporal “En el umbral de la modernidad. Domingos Sequeira, un pintor portugués (1768-1837)”, con la que se rinde homenaje a este destacado artista luso.


Fuente: mcu.es y flickr.com/photos/museoromanticismo






A Domingos Sequeira no se le conoce demasiado en España, espero que con esta exposición temporal que le dedica el Museo del Romanticismo sea más conocido y apreciado su arte, pues sin duda es de los mejores pintores purtugueses. Espero poder visitar la muestra en breve.


j.luis [ Miércoles, 28 Mayo 2014, 11:17 ]
Título del mensaje: Re: Museo Del Romanticismo (Madrid)
03_1401272220_930358

Fotografía de Joan Vilatobà titulada '¿En qué lugar del cielo te encontraré?'. El Museo del Romanticismo dedica en Madrid una retrospectiva al fotógrafo, un personaje singular, un republicano radical, de familia masónica y espiritista, que apostó dese el principio por una nueva fotografía. Las atenciones de Alfonso XIII y una exposición en Madrid en 1919 le dieron una fama que se esfumó a su muerte.


Más info


Fuente: elpais.con / Foto: Hereus de Joan Vilatobà. Cortesía Galería a34, Barcelona


j.luis [ Lunes, 03 Noviembre 2014, 12:32 ]
Título del mensaje: Re: Museo Del Romanticismo (Madrid)
El Romanticismo en 140 caracteres


Las redes sociales del museo dedicado al siglo XIX, modelo para otros centros



1414781662_933316_1414782713_noticia_grande

Un teléfono muestra el Twitter del Museo del Romanticismo, en una de sus salas. / Carlos Rosillo

Una carta que Larra escribió a su madre ilustra uno de los álbumes de la red social para fotografías Flickr. El enlace a un cuestionario reta a los tuiteros a demostrar cuánto saben sobre Bécquer. Y en el servicio de música en streaming Spotify, las melodías de Schumann y Liszt comparten lista de reproducción para hacer las veces de banda sonora en una visita al Museo del Romanticismo (San Mateo, 13), dedicado al siglo XIX. La institución, que este año celebra su 90 aniversario, ha conseguido definir una estrategia en redes sociales que ha servido de modelo a otros museos.

Twitter, Flickr, Facebook, Instagram… y así hasta siete perfiles, todos con el mismo lema: "Un museo del siglo XIX para el siglo XXI". El del Romanticismo, inaugurado por el marqués de la Vega-Inclán en 1924, fue uno de los primeros museos que se lanzó a las redes sociales. La estrategia, que más bien ha sido un ejercicio de ensayo y error, arrancó en 2010 para darse a conocer al público en canales entonces alternativos. Un año antes había reabierto sus puertas, completamente reformado, tras permanecer casi una década cerrado. Borrado de la memoria de turistas y madrileños y con una web apenas flexible que dependía del Ministerio de Cultura y no permitía demasiadas florituras, era necesario utilizar nuevas herramientas para atraer al público.

"Ahora todos los museos están redes, así que lo que nos toca es buscar la diferenciación", explica María Jesús Cabrera, la community manager del museo. El del Romanticismo, todavía desconocido para muchos, tiene que competir también en la red con gigantes como el Prado, el Thyssen o el Reina Sofía, en una ciudad que cuenta con más de medio centenar de museos. "A veces te quedas perdido en el maremágnum de tuits de otros centros que comunican igual de bien", señala Cabrera.

En Spotify crea listas con música de compositores románticos

Su clave para mostrar las bondades del museo, un palacete de 1776 que recrea una casa señorial del siglo XIX, es abrir perfiles en redes que complementen la colección, de 20.000 piezas, y cuya actualización constante —diaria en Twitter, semanal en el resto— pueda asumir.

Cada herramienta tiene un objetivo distinto. En Facebook, solo se cuelga contenido propio y ha conseguido ser el museo español con mayor nivel de respuesta entre sus seguidores (11.000), un 31%, según un estudio de la consultora Social Win. Sus fotos en Flickr sirven, sobre todo, para desvelar y explicar el trabajo entre bambalinas: la labor de su restauradora, los secretos de su biblioteca, las visitas guiadas que organizan… Y en Instagram, inventaron la etiqueta #expoMR para retratar el montaje de una exposición temporal; estos días enseñan orgullosos el paso a paso de la muestra El aura de los ciervos, de Miguel Ángel Blanco.

Una "multitud romántica" sigue al museo en Twitter. Hace dos semanas, celebraba sus 20.000 seguidores. El Prado, por ejemplo, tiene 300.000, y el Cerralbo o el Lázaro Galdiano, de la talla del Romántico, 12.000 y 17.000. El proyecto que más ilusiona es, sin embargo, el relacionado con la música. Es el único museo español, junto con el de la Alhambra en Granada, con perfil en Spotify, donde elabora listas de reproducción para acompañar sus exposiciones o su colección permanente. Aunque no hay manos para todo. "Nos gustaría abrir un blog, para que participara el personal del museo, y una cuenta en Tumblr para conectar con el público más joven. Pero por ahora no podríamos mantenerlas", lamenta la responsable de redes.

Utiliza Instagram para mostrar paso a paso el montaje de una exposición

"Muchas felicidades por la gestión online del museo. Quiero ir a Madrid para visitarlo en persona", reza uno de los mensajes dirigidos a la cuenta en Twitter del museo. No hay cifras sobre cuántos visitantes —reciben alrededor de 90.000 cada año— han pasado de lo online a lo offline, de ver el museo en una pantalla a pasearse por su salón de baile, a admirar el cuadro de Goya que cuelga de una de las paredes o a contemplar la pareja gemela de pistolas con las que se cree que se suicidó Larra. "De todas formas, no será un porcentaje significativo. Las redes ayudan sobre todo a crear una imagen, más que a atraer visitantes", asegura Cabrera.

El camino hasta modelar esa imagen de un museo tan activo en la red ha sido, sin embargo, lento y con algunos errores. Uno de los primeros hashtag que lanzaron en Twitter, #FridayBook, para difundir su colección bibliográfica, no obtuvo respuesta. Pero ahora han logrado crear una comunidad fiel que responde e interactúa. "En Twitter tenemos unos 20 0 30 usuarios que siempre nos dicen algo. Y de los 1.200 seguidores de Instagram, suele interactuar un 10%".

Este año, algunos de esos mensajes son felicitaciones, a veces sorprendidas: "¡Creía que erais más jóvenes!". Las nueve décadas de vida del Museo del Romanticismo también se han celebrado online, aunque con dificultades, cuenta Cabrera: "Ni siquiera tenemos una fecha oficial de inauguración, así que focalizar toda la actividad del aniversario en las redes en un día concreto ha sido imposible".


elpais.com


j.luis [ Domingo, 22 Mayo 2016, 13:05 ]
Título del mensaje: Re: Museo Del Romanticismo (Madrid)
Madrid se pinta de arte para la Noche de los Museos



00_1463918722_859765

Minirecital de música, ayer, en el Museo del Romanticismo.

Hoy hay colas para entrar a los museos de la capital, pero no más que otros días. El Prado, el Thyssen o el Reina Sofía abrirán sus puertas hasta la medianoche con motivo de la Noche de los Museos, pero muchos de los visitantes que esperan pacientes a poder pasar el final de la tarde entre obras de arte, ni siquiera saben que hoy también pueden hacer visitas nocturnas.

No es el caso de Anatole, un ucraniano amante del arte que ha venido a pasar dos semanas a Madrid. "Creo que la tradición de esta noche viene desde San Petesburgo" asegura antes de entrar al Museo Thyssen, que ya ha visitado "cinco o seis veces".

Como Anatole, muchos extranjeros han aprovechado este soleado día para hacer turismo.

Joana es de Vermont (EEUU) y se ha encontrado con sus padres -que vienen de Rumanía- en la capital. Exhibe orgullosa una copia de un cuadro de Antonio López "lo que más" le ha gustado tras ver la colección permanente y la exposición de los 'Realistas', que acaba la semana que viene. Aunque no sabía que hoy todos los museos eran gratis, su plan para este sábado era ver este museo. "No nos vamos de aquí sin ver el Prado y el Reina Sofía, aunque no creo que mis piernas aguanten más hoy. ¡Llevamos desde las 12.30 horas en el Thyssen!", dice riendo.

Justo en frente, en el Museo de Prado, la espera para entrar no es tan larga como cabría esperar. La fila se mueve rápido y muchos se han acercado hasta ahí para aprovechar el descanso que brinda la hierba que rodea la pinacoteca o para buscar cobijo del calor bajo un árbol.

Carlos y Antonio vienen con sus mujeres desde Granada sólo "para ver museos", aunque tampoco sabían que si visita también podía ser nocturna.

En las calles de Madrid se respira verano y ganas de juerga. Los autobuses se aprietan hasta encogerse para transportar a todos los viajeros que han preferido no arriesgarse con el Metro, por las esperas que puede ocasionar la huelga que comienza hoy.

El Museo del Romanticismo nunca decepciona en esta noche. Como cada año, se han organizado varias actividades nocturnas para atraer la curiosidad de los madrileños que aún no lo conocen.

Bajo la mirada de un retrato de la reina Isabel II, el trío de viento Ventosset interpreta el 'Claro de luna' de Beethoven. Como si se hubiese congelado el reloj, el público que caminaba por las salas se queda parado en su sitio para escuchar este minirecital de 10 minutos.

"Esta iniciativa surge para acercar la música clásica a la gente", explica Esther Viñuela, coordinadora del proyecto 'Micropíldoras', que ofrece breves recitales de música en espacios singulares con los que las melodías guardan alguna relación, de forma "sinestésica". "El público está de pie, distendido, lo que invita a quedarse. A veces cuando la gente ve que tiene por delante un programa de una hora piensa que no va a aguantar. Con esto pretendemos despertarles nuevas sensaciones y ofrecer un repertorio acorde con el entorno", añade.

Para Aída, Estefanía y Emilio José -los músicos- la experiencia también ha sido reveladora. "No estamos acostumbrados a dar recitales tan cortos", aclara Estefanía, "en Sevilla (de donde son) hemos tocado en el Museo Arqueológico , en el de Artes Decorativas y el el de Arte Contemporáneo. Hemos elegido piezas muy conocidas para que al público les suenen familiares. El siguiente recital que vamos a dar en la próxima hora es para conmemorar los 200 años que cumple 'El barbero de Sevilla', una obra muy romántica".

Otros dos románticos confesos pasean por una sala con obras de Federico de Madrazo, uno de los grandes artistas de este periodo. "La verdad es que el Museo hace honor a su nombre", dice Francisco José. Su mujer, Eugenia, también tiene nombre de aristócrata del XIX. "Siempre pasábamos y queríamos venir y hoy, con lo de la Noche de los Museos, nos hemos animado", asegura.

En la sala de juegos, Rachel descubre los secretos del lenguaje de los abanicos. Esta joven y avispada adolescente se confiesa una enamorada del Romanticismo. "Me encanta este siglo: la música, la literatura... sobre todo Conan Doyle, Mary Shelley y Stocker", declara.

Cae la noche en Madrid y en el Templo de Debod algunos se han acercado a terminar el día con la mejores vistas del atardecer, mientras que otros aprovechan el buen tiempo para seguir la noche en las terrazas de Pintor Rosales.


elmundo.es


j.luis [ Miércoles, 29 Agosto 2018, 12:10 ]
Título del mensaje: Re: Museo Del Romanticismo (Madrid)
Papeles de la gloria revolucionaria

Una exposición en el Museo del Romanticismo celebra el 150 aniversario de la revolución de 1968



000_1535540981_516927

Una de las láminas satíricas que forman parte de la colección sobre La Gloriosa.

Aunque es difícil decir con precisión cuánto duró un movimiento sociocultural como el Romanticismo, con frecuencia suele identificarse en España con el reinado de Isabel II, “la de los tristes destinos”. Es decir, desde la muerte de Fernando VII (1933) hasta la revolución de 1868, llamada La Gloriosa, que hizo a la reina exiliarse a Francia y dio comienzo a una nueva etapa (el Sexenio Democrático) en la convulsa y compleja historia de la España del siglo XIX. Con motivo de su 150 aniversario, el Museo del Romanticismo (que, en la calle San Mateo 13, en realidad se ocupa de todo lo decimonónico) dedica a los sucesos de 1868 una exposición titulada La Gloriosa, la revolución que no fue, que se puede ver hasta el 13 de diciembre.

Todo comenzó el 18 de septiembre de 1868 (de ahí que también se la llame Septembrina), cuando el brigadier Topete se levanta en armas en Cádiz, dado el estado de crisis política y económica en el que se encontraba el país, y la continua sucesión de diferentes Gobiernos: el descontento había azuzado la voluntad de muchos de establecer en España un régimen democrático. Su lema: “Viva España con honra”.

Si bien la revolución tuvo el apoyo popular, “no fue en realidad una revolución como tal, sino un movimiento de élites que pretendía el acceso al poder del Partido Progresista liderado por el general Prim”, escribe la comisaria Carmen Linés Viñuales, “no hubo cambios en la estructura social o económica del país, pero sí en el sistema político, además de avances en las libertades recogidos en la Constitución de 1869”. Entre esos avances se cuentan el sufragio universal masculino, la libertad de imprenta, la libertad de culto, el derecho de asociación, la libertad de enseñanza, etcétera.


00_1535541012_662994

Gobierno provisional de España en 1868. Jean Laurent y Minier

Así, con el apoyo del general Serrano las Juntas Revolucionarias se van extendiendo por la península y la revolución, tras la victoria en la batalla del Puente de Alcolea, Córdoba, triunfa en apenas 20 días. Henri Regnault inmortaliza a Prim victorioso entrando en Madrid en un retrato ecuestre que se muestra en la exposición. La pintura de Joaquín Sigüenza Chavarrieta recoge en desfile militar triunfal a su paso delante del Congreso de los Diputados.

Después vendrá un gobierno provisional de Prim y Serrano (retratado en una fotografía de Jean Laurent y Minier), la Constitución de 1869, que instauraba una monarquía parlamentaria, y más tarde el breve reinado de Amadeo de Saboya y el misterioso asesinato de Prim en la madrileña calle del Turco. La cromolitografía de Gisbert y Jiménez, de 1871, muestra al rey Amadeo visitando al cadáver del general Prim. Las dificultades para el nuevo régimen no eran pocas: rebelión en Cuba, conflictividad social, el incumplimiento de promesas como eliminar las quintas (la forma de reclutamiento de la que, además, los ricos se salvaban pagando), etc. Por último, la Primera República. Y finalmente, después de los sucesivos fracasos, los borbones regresarán, en la figura de Alfonso XII: sería la llamada Restauración Borbónica.


01_1535540955_636600

Moneda de cinco pesetas emitida por el Gobierno provisional en 1870.

En la exposición, montada con fondos del propio museo, se puede ver el curso de la historia en los diferentes documentos, pinturas o fotografías, como esos siempre hipnóticos retratos de los prohombres de la segunda mitad del XIX, como el del general Narváez, el de Salustiano de Olózaga, o el afiche que reúne la efigie orgullosa de “los gefes (sic) libertadores de España”, Prim, Topete y Serrano.

Es de interés el nacimiento en aquella época de la prensa satírica, gracias a la flamante libertad de imprenta, de la que se da muestra en la exposición con ejemplares de periódicos de la época como Jeremías o El pájaro rojo, que muestran viñetas políticas. “Muchas de estas publicaciones incluían ilustraciones humorísticas ya que los rostros de los políticos se hicieron cada vez más conocidos por el público, fundamentalmente en entornos urbanos”, explica Linés, “la inclusión de estas caricaturas en las páginas de los periódicos era una forma de atraer lectores, además del habitual regalo o venta, junto con la gaceta, de barajas, almanaques, mapas, etc. Se produjo una auténtica edad de oro del humor gráfico en España”. Precisamente, otra curiosidad es la baraja revolucionaria, que en vez de sotas, caballos y reyes, tiene por figuras a los héroes de la revolución. Le falta, curiosamente, el as de oros, como si alguien lo hubiese utilizado a modo de amuleto o de marcapáginas.


elpais.com


j.luis [ Lunes, 26 Noviembre 2018, 13:23 ]
Título del mensaje: Re: Museo Del Romanticismo (Madrid)
Rafael Tegeo, el primer pintor antisistema ‘manchado’ por la política

El Museo del Romanticismo inaugura una retrospectiva de una figura insólita en el siglo XIX, que destacó por sus retratos, su oposición a Fernando VII y por ser concejal en Madrid



00_1543234929_290626

'Hércules y Anteo', obra de Rafael Tegeo, hacia 1828. Museo del Prado

Es probable que usted no haya oído hablar nunca de él. Es uno de esos pintores comidos por la historia, que aparecen con una fuerza rebelde capaz de hacer un corte de mangas a la academia y al poco desvanecerse entre las páginas de los manuales. Rafael Tegeo (Caravaca de la Cruz, 1798-Madrid, 1856) se muestra de vez en cuando en alguna exposición, salpicándola con un cuadro, pero ninguna hasta el momento se había detenido a admirar su extraña presencia en la historia de la pintura española. Nunca encajó en ningún molde de la época.

Las crónicas recuerdan que su fuerte personalidad —en este caso, eufemismo de honestidad— no se lo puso fácil a su legado: “Debieron sus obras darle mayor reputación que tiene, pero su carácter brusco y oscuro le perjudicó para hacerse valer en vida. La posteridad, por lo general, prefiere perpetuar los nombres que ya vienen ensalzados a meterse en rehabilitaciones”. Entre las virtudes del pintor no se hallaba la corrección política ni la habilidad social, en un entorno en que ambas eran imprescindibles para lograr el reconocimiento, aunque no fuera merecido. Tegeo se quedó sin el que se había ganado.

Sí, era un hombre intransigente con el precio del éxito. “Es muy buen artista, de una calidad muy superior a sus coetáneos y solo equiparable con Vicente López, pero nunca llegó a medrar en la corte por el tinte político al que nunca renunció. Ese compromiso fue más una mancha que le perjudicó con la aristocracia”, explica Carlos García Navarro, especialista en pintura del siglo XIX en el Museo del Prado y comisario, junto con Asunción Cardona Suanzes, de la primera exposición dedicada a quien sus biógrafos han recordado como un tipo muy riguroso y exigente contra la corrupción.

El Museo del Romanticismo (Madrid) inaugura mañana martes la cita que dará a conocer la vida y obra de esta rareza plástica y política, del que compró la exquisita La virgen del jilguero en 2017. Un año después llegó la donación de los dos retratos del matrimonio Galaup. El total de piezas identificadas en instituciones públicas españolas no alcanza la treintena y la mitad no se expone al público. Otro dato importante para tener en cuenta su ausencia. El Prado conserva hasta 15 pinturas y expone una: Pedro Benítez y su hija María de la Cruz (1820). Este museo, además, recibirá próximamente el espectacular Combate de Lapitas y centauros, una donación comprometida por el historiador y coleccionista William P. Jordan, antes de su fallecimiento.

Es un romántico templado por el neoclasicismo de Jacques-Louis David. Ajeno por completo a la adulación y el efectismo. Modesto y sobrio. Sencillo y ecléctico. Su atención por el naturalismo en los fondos de los retratados siempre fue lo más aplaudido de su trabajo. A pesar de identificarse en aspecto con la escuela española, priorizó el dibujo y los tonos fríos para acompañar el carácter de sus austeros retratados de la burguesía liberal. Como pintor de historia brillantísimo nadie le ha reconocido. Los responsables de la investigación de este “fantasma” de la historia del arte destacan el interés de Tegeo por hacer estallar el canon en mil pedazos, mezclando géneros (como el retrato con el paisaje) o rescatando a pintores menos famosos que Rafael y Guido Reni, como Bronzino.

Es un artista plenamente moderno en su comportamiento, en su soberanía e independencia de la nobleza. Quienes le apoyan en sus compras son liberales como él, la nueva clase emergente que terminará derrocando a la caspa absolutista. Porque Tegeo quedó marcado para siempre en su determinación contra el régimen de Fernando VII. El artista murciano era, sobre todo, un liberal de los de antaño: amante de la igualdad, de la libertad y la Constitución que acababa de echar a andar. De hecho, Tegeo es el primer artista que accede con cargo a un ayuntamiento constitucionalista, en Madrid, el primero en posicionar su ideario político en público y el primero, también, en ser depurado por ello.

Vivió muy seguro de sus recursos y habilidades, apoyadas por una clientela estable que nunca dejó de encargarle retratos. Esto le convirtió en el favorito de los liberales —clientes y afines ideológicamente— y le permitió trabajar con la tranquilidad y la independencia que dan no depender del dinero público de las grandes instituciones. García Navarro asegura que los retratos de mayor interés de Tegeo son los de esa burguesía rebelde que quiere hacerse con el poder político del país, porque rompen con el aparato del género.

Su conciencia política estaba por delante de todo, incluso de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Cuando la repudia y renuncia a seguir siendo académico de honor, la reina Isabel II le escribe para tirarle de las orejas y reclamarle menos vehemencia. Debía, según la monarca, dar ejemplo a los demás. La rebeldía antisistema nunca ha estado bien vista... por el sistema. Eso no le impidió que la reina, en 1846, le nombrase pintor de cámara, ya al final de su vida.

Asunción Cardona escribe en el catálogo que Tegeo era un hombre de origen humildísimo, “hecho a sí mismo a través exclusivamente de su esfuerzo, su tesón y pundonor”. La directora del Museo del Romanticismo cuenta en su investigación que no pudo superar lo que él juzgaba una insuficiente consideración de su obra. Lo vivió como una afrenta personal. “El desengaño mermó su salud hasta provocarle la muerte”, a los 56 años, cuenta Cardona. Su fortuna póstuma navegó a la deriva, entre “tímidos reconocimientos y feroces críticas”.


elpais.com


j.luis [ Lunes, 26 Noviembre 2018, 13:29 ]
Título del mensaje: Re: Museo Del Romanticismo (Madrid)
Rafael Tegeo, 1798- 1856

El Museo Nacional del Romanticismo rescata el trabajo al pintor murciano Rafael Tegeo, uno de los pioneros de la nueva sensibilidad romántica en la pintura española. Obras procedentes de instituciones como el Patrimonio Nacional, el Museo Nacional del Prado o la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.



01_1543235192_378067

Rafael Tegeo - Combate de lapitas y centauros, 1835. Colección particular.

La institución puso en marcha la recuperación de la figura de este artista, poco conocido e inadecuadamente estudiado, a pesar de la importancia de su papel en la escena artística de su tiempo. La exposición, recorre los aspectos cruciales de la vida y obra de Tegeo a través de ocho ensayos de mano de los principales especialistas españoles y extranjeros de pintura de ese periodo. Está pensada como una revisión integral del artista, que permita al público, disponer de más referencias sobre este pintor.

Tegeo inició su formación artística en Murcia, trasladándose después a Madrid para estudiar en la Academia de Bellas Artes de San Fernando. En 1824 viajó a Roma, donde permaneció cuatro años que le reportaron influencias de los grandes maestros del Cinquecento, así como las vías del Neoclasicismo tardío italiano. De este periodo destaca la Virgen del Jilguero, una de las piezas singulares que podrá disfrutarse en la visita de la exposición.

A su vuelta a España en 1828, fue nombrado miembro honorario de la Real Academia de San Fernando. Más tarde, los años 30 fueron los años de esplendor del artista, en los que realizaría decoraciones para el Casino de la Reina y el Palacio Real de Madrid. Asimismo, también recibe importantes encargos del infante Sebastián Gabriel, para el que realiza varias obras religiosas y mitológicas.


02_1543235318_449788

Rafael Tegeo - Episodio de la Conquista de Málaga, 1850, Colecciones Reales. Patrimonio Nacional


Más info: https://www.esmadrid.com/agenda/raf...ww.google.es%2F


j.luis [ Martes, 03 Diciembre 2019, 13:17 ]
Título del mensaje: Re: Museo Del Romanticismo (Madrid)
Moños y barbas que cuentan la historia

Una exposición en el Museo del Romanticismo explica los avatares del siglo XIX a través de los peinados que estaban de moda



000_1575375253_874875

Una sala de la muestra 'Teje el cabello una historia. El peinado en el Romanticismo'. En primer término, cuadros hechos con mechones imitando ramilletes. Samuel Sánchez

Se habla poco del cabello en las clases de Historia. Tampoco se escribe sobre los peinados en los libros de esta materia y, sin embargo, los adornos en el pelo y la manera de llevarlo dan pistas de lo que ocurría en cada época o sitúan una imagen en un momento concreto. Basta con mirar las melenas y barbas de Los Beatles para saber si es una fotografía de principios o finales de los sesenta. Ocurre igual con los emperadores romanos, del pelo corto y los mechones dispuestos sobre la frente de los primeros, al principio de nuestra era —Augusto, por ejemplo—, a las barbas y los rizos de Adriano y los Antoninos ya en el siglo II.

Otro momento clave fue la Revolución Francesa en la que rodaron las cabezas y las pelucas que las acompañaban. Se cortan las cabezas y se corta el pelo. Es decir, la aristocracia abandonó los exagerados peinados que les caracterizaban, tanto a hombres como a mujeres. En el Museo del Romanticismo (Madrid) se pararon a pensar en esta circunstancia y decidieron contar el momento que les ocupa, la primera mitad del siglo XIX, de una manera que nunca se había hecho: a través de las melenas. Así surge Teje el cabello una historia. El peinado en el Romanticismo que se puede visitar hasta el 12 de abril.

La comisaria de la muestra, Carolina Miguel Arroyo, confiesa que nunca había observado los retratos fijándose casi exclusivamente en el peinado y en las barbas en el caso de los hombres. Un buen romántico, si tenía la categoría de quedar inmortalizado, tenía que presumir de pelazo y si no lo tenía, siempre podía recurrir a los postizos (de pelo natural, de crin de caballo, de seda o de lana). Estos generan un importante mercado en esta época, tanto para ellos como para ellas.


01_1575375289_260674

Galería de retratos de hombres del Romanticismo con sus melenas y barbas típicas.

Se podría afirmar: dime cómo te peinas y te diré quién eres. A través del cabello se muestran ideales políticos, si uno comulga o no con el Antiguo Régimen según se vaya más o menos a la moda, lo que se puede extrapolar a los bigotes. Un peinado u otro habla del momento del día en que se lleva, las joyas, los lazos y las plumas de marabú (u otras aves) en los moños de las damas —que dejaban pequeños a los sombreros de Carmen Miranda— eran adornos de baile, por tanto, de noche. Tampoco se debe olvidar lo que el cuidado del cabello cuenta sobre los hábitos de higiene personal de la época y una buena melena habla de un buen estado de salud. Es el momento en que los higienistas recomiendan que se lave el pelo una vez al mes, haciéndolo coincidir con el baño. Aunque otras corrientes consideraban un peligro mojarse la cabeza porque podía causar enfermedades.

Todo esto se muestra a través de una serie de retratos que ilustran estas circunstancias. Las pinturas forman el núcleo de Teje el cabello una historia. El peinado en el Romanticismo, pero además se exponen miniaturas, dibujos, abanicos, tenacillas, un rizador… un centenar de piezas que habitualmente no se muestran y que permiten releer la colección de este museo de otra manera y mirar la época desde un punto diferente.

La galería de retratos tanto femeninos como masculinos empieza con dos reyes: María Luisa de Parma y Carlos IV, los últimos españoles en llevar peluca. De ahí se pasa al peinado a lo Tito (por el emperador romano), hombres y mujeres se cortan las cabelleras como corte con todo lo anterior. Ellas lo adornaban con diademas y ellos le dan un estudiado toque despeinado que llaman “golpe de viento” con el pelo hacia el rostro: lo ejemplifica un dibujo de 1810 de José de Madrazo en el que retrata a un caballero, un dandi o lechuguino, como se llamaba despectivamente a los hombres pegados al tocador.

Tras la Revolución Francesa se puso de moda el pelo corto, tanto para hombres como para mujeres, como muestra de corte con el Antiguo Régimen

En los años veinte y treinta del siglo XIX se produce la eclosión del peinado romántico. Los femeninos crecen en altura y complejidad, tanto que algunos necesitan armazones. La moda es mantener el tono natural del cabello, evitando las canas que se teñían. Moños altos, algunos con forma de lazo o nudo, acompañados de bucles con volumen sobre las sienes y la característica raya en medio. En la crónica social se reseñaba cómo se vestían y peinaban cantantes y actrices, rápidamente las nobles y burguesas las copiaban (las clases populares no seguían las tendencias). Así la cantante de ópera María Malibrán puso de moda el uso de una cadena con una joya sobre la frente, lo que se llamó el peinado ferronnière porque era similar al realizado por Leonardo da Vinci para La belle Ferronnière. A partir de los cuarenta todo se aplaca, los moños pierden volumen, quedan pegados a las sienes. Este será el peinado típico de Isabel II. Nunca se representará una dama con el pelo suelto, eso reflejaría una moral liviana. En pleno siglo XXI quedan reflejos de esto, ¿o es que cuando se usa la frase “suéltate el pelo” no se quiere decir: déjate lleva, libérate?

En los hombres predominan cuidadas patillas que poco a poco se acaban uniendo bajo la barbilla y formando la sotabarba. Como en las mujeres es tendencia el volumen de los mechones junto a las sienes para lo que también utilizan las tenacillas y papillotes (papeles para dar forma a los rizos). Los bigotes empiezan a crecer a partir de mitad de siglo, con Napoleón III se llega al extremo del bigote apuntado.

Finaliza la muestra con una serie de instantáneas (algunas del famoso fotógrafo Juan Laurent) de próceres del momento para demostrar que los estilismos y los tupés piramidales no se quedaban solo en los lienzos. Entre todos destaca, precisamente, el que no sigue la moda: Juan Montero Telinge, un político reconocido, entre otras cosas, por su larga barba blanca, a la que hace alusión Pérez Galdós en los Episodios nacionales. También hoy hay algún político del que se señala con frecuencia su peinado a pesar de no estar a la última, ¿acaso lo están las coletas?



Un mechón de Larra


02_1575375376_389893

Mechón de Mariano José de Larra, junto con la cajita donde se guarda y una nota de la esposa del escritor, Josefa Wetoret, que dice:

Se podría clonar a Mariano José de Larra. Una vitrina de la exposición contiene un mechón junto con una nota de Josefa Wetoret, esposa del escritor, que dice: “Pelo de mi Mariano”. En la parte dedicada al cabello como recuerdo (algo que venía de atrás, pero que alcanza su esplendor en el siglo XIX) se exhiben pulseras, collares, anillos…, joyas tejidas con pelo. Además, también se muestran guardapelos —cajitas para portar mechones de los seres queridos— y cuadros hechos con cabello imitando ramilletes. Si lo pillara Spielberg, podría versionar su Parque Jurásico y hacer uno Romántico.



elpais.com
Rut de las Heras Bretín / Samuel Sánchez




Powered by Icy Phoenix