Juana La Loca Y Felipe El Hermoso »  Mostrar los mensajes de    a     

FORO DE XERBAR


Grandes Biografí­as - Juana La Loca Y Felipe El Hermoso



j.luis [ Domingo, 15 Febrero 2009, 23:55 ]
Título del mensaje: Juana La Loca Y Felipe El Hermoso
Continuando con la serie de grandes biografías de héroes e ilustres españoles. Este Trigésimo sexto trabajo recopilatorio, está dedicado a Juana la Loca y Felipe el Hermoso, fueron los herederos de los Reyes Católicos y su mandato también tuvo una gran relevancia para nuestra nación.


0juanaidecastillakc2Juana la Loca - Juana I. Reina de Castilla (Toledo, 1479 - Tordesillas, Valladolid, 1555). Era la tercera hija de los Reyes Católicos, que la casaron con el archiduque austriaco Felipe el Hermoso (1496). La muerte de sus hermanos mayores y de un sobrino la convirtieron en heredera de las Coronas de Castilla y Aragón desde 1500. El mismo año en que fue jurada como heredera por las Cortes de Castilla (1502) empezó a manifestársele una enfermedad mental, determinada según algunos por la infidelidad de su marido, hacia quien sentía un amor apasionado.

Al morir Isabel la Católica, Juana I y Felipe I fueron proclamados reyes de Castilla (1504); pero, dada la locura de la reina, se acordó que gobernarían conjuntamente en Castilla su marido y su padre el rey de Aragón, Fernando el Católico. Las malas relaciones entre el yerno (apoyado por la nobleza castellana) y el suegro hicieron que éste renunciara al poder en Castilla para evitar un enfrentamiento armado (1506). Pero aquel mismo año murió el rey Felipe, recuperando don Fernando la regencia en Castilla en nombre del hijo de Juana y Felipe (el futuro Carlos I de España y V de Alemania).

La demencia de la reina se agravó, permaneciendo recluida en Tordesillas desde 1509 hasta su muerte. En 1516 murió Fernando el Católico y Carlos I fue proclamado rey de Castilla y de Aragón, de modo que doña Juana no llegó a suceder a su padre en la Corona aragonesa; pero nunca fue declarada incapaz por las Cortes castellanas ni se le retiró el título de reina. Durante la Guerra de las Comunidades de Castilla (1520), los jefes comuneros alzados en armas contra su hijo intentaron ponerla de su parte; pero ella se negó a intervenir en el conflicto en ningún sentido.


0felipeelhermosors0Felipe el Hermoso - Rey de Castilla, primero de la Casa de Habsburgo (Brujas, Flandes, 1478 - Burgos, 1506). Su padre, el emperador Maximiliano I de Austria pactó su matrimonio con Juana I, la hija de los Reyes Católicos, en el marco de la Liga Santa que unió a la monarquía castellano-aragonesa con el Imperio, Inglaterra, Nápoles, Génova y Milán contra las pretensiones hegemónicas de Francia en Italia (1496). La muerte de tres infantes hizo que las Cortes reconocieran como sucesores al Trono castellano a don Felipe y doña Juana en 1502.

Las relaciones de Felipe con su suegro Fernando fueron malas, sobre todo desde que éste desautorizó las concesiones que Felipe había hecho a los franceses al negociar el Tratado de Lyon (1503). Ello no impidió que, al morir la reina Isabel en 1504, don Fernando proclamara a los duques de Borgoña (título que hasta entonces habían ostentado don Felipe y doña Juana) reyes de Castilla, manteniéndose él como regente mientras los reyes se hallaran en Flandes. Entretanto, doña Juana había enloquecido, según algunos por los celos que le producían las infidelidades de su marido, hacia el que sentía un amor tan apasionado como no correspondido.

La Concordia de Salamanca (1505), que estableció en Castilla un gobierno tripartito de Fernando, Felipe y Juana, no zanjó la disputa entre suegro y yerno. Don Felipe llegó a La Coruña en 1506 encabezando un ejército alemán y enseguida agrupó a su alrededor a los nobles castellanos descontentos; con el fin de evitar la guerra, el rey católico admitió su retirada como regente de Castilla.

Aunque las Cortes reunidas en Valladolid se negaron a declarar la incapacidad de la reina Juana, Felipe I ejerció el poder en solitario, repartiendo dádivas y prebendas entre los nobles para buscar su apoyo. Pero murió sin haber iniciado apenas su reinado, al beber un vaso de agua helada para refrescarse después de jugar a la pelota. Le sucedió su hijo, Carlos I de España y V de Alemania.

Espero que la información recogida sea de vuestro interés.




Lista completa de trabajos realizados de grandes biografías de ilustres españoles o asimilados, por temas. Reyes: Trajano, emperador romano, Adriano, emperador romano, Don Pelayo, Jaime I el Conquistador, Fernando III el Santo, Alfonso X el Sabio, Reyes Católicos, Juana la Loca y Felipe el Hermoso, Carlos V, Felipe II, Carlos III; Conquistadores y exploradores: Cristóbal Colón, Hermanos Pinzón, Juan de la Cosa, Alonso de Ojeda, Cabeza de Vaca, Francisco de Orellana, Francisco Pizarro, Hernán Cortés, Hernando de Soto, Inés de Suarez, Núñez de Balboa, Pedro de Mendoza, Pedro de Valdivia, López de Legazpi, Ponce de León, Rodrigo de Bastidas, Elcano - Magallanes; Héroes: Viriato, El Cid campeador, Guzmán el Bueno, María Pita, Agustina de Aragón, Daoíz y Velarde, Vicente Domenech "El Palleter"; Militares: Juan de Austria, Blas De Lezo; Literatura: Séneca; Religiosos: Bartolomé de Las Casas; Emprendedores: Eduardo Barreiros... hay otros trabajos en preparación que iré añadiendo.



000zm9



JUANA LA LOCA y FELIPE EL HERMOSO


Juana la Loca


0juanalalocahj6

Juana I de Castilla, conocida como Juana la Loca (Toledo, 6 de noviembre de 1479 – Tordesillas, 12 de abril de 1555), fue reina de Castilla de 1504 a 1555. Fue primero infanta de Castilla y Aragón, luego archiduquesa de Austria, duquesa de Borgoña y Brabante y condesa de Flandes. Finalmente, reina propietaria de Castilla y de León, de Galicia, de Granada, de Sevilla, de Murcia y Jaén, de Gibraltar, de las islas Canarias y de las Indias Occidentales (1504 – 1555), de Navarra (1515 – 1555) y de Aragón, de Nápoles y Sicilia (1516 – 1555), además de otros títulos como condesa de Barcelona y señora de Vizcaya, títulos heredados tras la muerte de sus padres, con lo cual unió definitivamente las coronas que conformaron España, a partir del 25 de enero de 1516, convirtiéndose así en la primera reina de España junto con su hijo Carlos I de España y V de Alemania. También tuvo otros cinco hijos -Leonor, Isabel, Fernando, María y Catalina-, con su esposo Felipe I de Castilla, conocido como el Hermoso.


Doña Juana, infanta de Castilla y de Aragón

De la casa de Trastámara, la reina Juana fue la tercera hija de Fernando II el Católico y de Isabel I la Católica. El 6 de noviembre de 1479 nació en la antigua capital visigoda de Toledo y fue bautizada con el nombre del santo patrón de su familia, al igual que su hermano mayor, Juan.


0losreyescatlicosylainffj5

Los Reyes Católicos y la infanta doña Juana. Imagen del Rimado de la conquista de Granada de Pedro Marcuello

Desde pequeña fue muy inteligente, recibió una esmerada educación propia de una infanta e improbable heredera de Castilla basada en la obediencia más que en el gobierno, a diferencia de la exposición pública y las enseñanzas del gobierno requeridos en la instrucción de un príncipe. En el estricto e itinerante ambiente de la Corte Castellana de su época, Juana fue alumna aventajada en comportamiento religioso, urbanidad, buenas maneras y manejo propios de la corte, sin desestimar artes como la danza y la música, entrenamiento como jinete y el conocimiento de lenguas romances propias de la península Ibérica además del francés y latín. Entre sus principales preceptores se encontraban el sacerdote dominico Andrés de Miranda, la amiga y tutora de la reina Isabel, Beatriz Galindo, apodada «la Latina», y, por supuesto, su madre. Aunque Isabel la Católica procuró vigilar la educación de sus hijos, sus deberes de gobierno no pudieron dejar mucho tiempo para ocuparse de una hija a la que, según T. de Azcona, «nunca llegó a entender y dirigir».

El manejo de la casa de la infanta y, por ende, de su ambiente inmediato, estaba totalmente dominado por sus padres. La casa incluía personal religioso (confesor, sacristán, limosnero y capellanes), oficiales administrativos (mayordomos, camareros, caballerizos, todos estos con distinta graduación, además de un contador, un tesorero y un secretario), personal encargado de la alimentación (cocineros, ballesteros de maza, maestresala, panadero, repostero, coperos y catadores), personal preocupado de la salud y protección y personal de servicio (criadas y esclavas canarias), meticulosamente seleccionados por sus padres sin intervención de ella misma. A diferencia de Juana, su hermano, don Juan de Aragón, Príncipe de Asturias y de Gerona, comenzó a hacerse cargo de su casa y de posesiones territoriales como entrenamiento en el dominio de su futuro Reino.


0casadejuanalalocaenprecq2

Casa de Juana la Loca en Presencio (Burgos)



Archiduquesa de Austria, duquesa de Borgoña y Brabante y condesa de Flandes

Como ya era costumbre en la Europa de esos siglos, Isabel y Fernando negociaron los matrimonios de todos sus hijos con el fin de asegurar sus objetivos diplomáticos y estratégicos. Conscientes de las aptitudes de Juana y de su posible desempeño en otra corte, así como la necesidad de reforzar los lazos con el Sacro Emperador Romano Germánico, Maximiliano I de Habsburgo, contra los cada vez más hegemónicos monarcas franceses de la dinastía Valois, ofrecieron a Juana para su hijo, Felipe, archiduque de Austria, duque de Borgoña, Brabante, Limburgo y Luxemburgo, conde de Flandes, de Habsburgo, de Hainaut, de Holanda, de Zelanda, Tirol y Artois, y señor de Amberes y Malinas entre otras ciudades. A cambio de este enlace, los Reyes Católicos pedían la mano de la hija de Maximiliano, Margarita de Austria, como esposa para el príncipe Juan. Anecdóticamente, Juana ya había sido considerada por el Delfín Carlos, heredero del trono francés, de la Dinastía Valois, y en 1489 pedida en matrimonio por el rey de los escoceses, Jacobo IV, de la Dinastía Estuardo.

En agosto de 1496, la futura archiduquesa partió desde la playa de Laredo, Cantabria, en una de las carracas genovesas al mando del capitán Juan Pérez. Pero la flota también incluía, para demostrar el esplendor de la Corona Castellana a las tierras del norte y su poderío al hostil rey francés, otros 19 buques, desde naos a carabelas, con una tripulación de 3.500 hombres.[2] Juana fue despedida por su madre y hermanos, e inició su rumbo hacia la lejana y desconocida tierra flamenca, hogar de su futuro esposo. La travesía tuvo algunos contratiempos que, en primer lugar, la obligaron a tomar refugio en Portland, Inglaterra, el 31 de agosto. Cuando finalmente la flota pudo acercarse a Middelburg, Zelanda, una carraca genovesa que transportaba a 700 hombres, las vestimentas de Juana y muchos de sus efectos personales, chocó contra un banco de piedras y arena y se hundió.


unamonedarealmeteraradoac3

Moneda donde aparece Carlos I de España, con su madre, Juana I de Castilla, conocida como La Loca

Juana, por fin en las tierras del norte, no fue recibida por su prometido, que se encontraba en Alemania. Ello se debía a la oposición de los consejeros francófilos de Felipe a las alianzas de matrimonio pactadas por su padre el Emperador. Aún en 1496, los consejeros albergaban la posibilidad de convencer a Maximiliano de la inconveniencia de una alianza con Castilla y las virtudes de una alianza con Francia. El ambiente de la corte con el que se encontró Juana era radicalmente opuesto al que ella vivió en su Castilla natal. Por un lado, la sobria, religiosa y familiar corte castellana contrastaba con la festiva, desinhibida e individualista corte borgoñona-flamenca. En efecto, a la muerte de la emperatriz María de Borgoña, la casa de Felipe, de 4 años, había sido rápidamente dominada por los grandes nobles borgoñones, principalmente a través de consejeros adeptos y fieles a sus intereses. A diferencia de Castilla, las grandes decisiones eran tomadas de acuerdo con los fines de estos importantes nobles a través del influenciable Felipe.


escudojuanaidecastillacbu4

Escudo Juana I de Castilla -Carlos I de España

Aunque los futuros esposos no se conocían, se enamoraron locamente al verse. No obstante, Felipe pronto perdió el interés en la relación, lo cual hizo nacer en Juana unos celos patológicos. Al poco tiempo llegaron los hijos, que agudizaron los celos de Juana. El 24 de noviembre de 1498, en la ciudad de Lovaina, cerca de Bruselas, nació su primogénita, Leonor, llamada así en honor a la abuela paterna de Felipe, Leonor de Portugal. Juana vigilaba a su esposo todo el tiempo, y pese al avanzado estado de gestación de su segundo embarazo, del que nacería Carlos (llamado así en honor al abuelo materno de Felipe, Carlos el Temerario), el 24 de febrero de 1500, asistió a una fiesta en el palacio de Gante. Aquel mismo día tuvo a su hijo, según se dice, en los lavabos del palacio. Al año siguiente, el 18 de julio de 1501, en Bruselas, nació su tercera hija, llamada Isabel en honor a su abuela materna, Isabel la Católica.


0contratomatrimonialentzh4

Contrato matrimonial entre Juana y Felipe el Hermoso (1495). Archivo General de Simancas.



Reina de Castilla


0johannaivancastilic3abkk0

Muertos sus hermanos Juan (1497) e Isabel (1498), así como el hijo de ésta, el infante portugués Miguel (1500), Juana se convirtió en heredera de Castilla y Aragón, siendo jurada junto a su esposo por las cortes en Toledo el 22 de mayo de 1502.[4] Cuando en 1503 su marido, Felipe, se marchó a Flandes a resolver unos asuntos, parece ser que se agravó su estado mental. Decidió entonces partir a Castilla junto a sus padres, especialmente por petición de su madre, preocupada por su estado de salud, pues estaba encinta por cuarta vez. En Bruselas se quedaron sus tres hijos mayores. El 10 de marzo de 1503, en la ciudad de Alcalá de Henares, cerca a Madrid, dio a luz un hijo, al que se llamó Fernando en honor a su abuelo materno, Fernando el Católico.


juanalalocarecortadabj6

Muerta la reina Isabel (26 de noviembre de 1504), se planteó el problema de la sucesión en Castilla. Su padre Fernando la proclamó reina de Castilla y tomó las riendas de la gobernación del reino acogiéndose a la última voluntad de Isabel la Católica.

Pero el marido de Juana, el archiduque Felipe no estaba por la labor de renunciar al poder y en la concordia de Salamanca (1505) se acordó el gobierno conjunto de Felipe, Fernando el Católico y la propia Juana. Juana resolvió retirarse temporalmente a la corte de Bruselas, donde el 15 de septiembre de 1505 dio a luz a su quinto hijo, una niña llamada María.

A la llegada del matrimonio de los Países Bajos, se manifestaron las malas relaciones entre el yerno (apoyado por la nobleza castellana) y el suegro de modo que por la concordia de Villafáfila (junio de 1506), Fernando se retiró a Aragón y Felipe fue proclamado rey de Castilla en las Cortes de Valladolid con el nombre de Felipe I. El 25 de septiembre de ese año muere Felipe I el Hermoso supuestamente envenenado, y entonces aumentan los rumores sobre el estado de locura de Juana. En ese momento Juana decidió trasladar el cuerpo de su esposo, desde Burgos, el lugar donde había muerto y en el que ya había recibido sepultura, hasta Granada, tal como él mismo lo había dispuesto viéndose morir (excepto su corazón que deseaba que se mandase a Bruselas, como así se hizo), viajando siempre de noche. La reina Juana no se separará ni un momento del féretro, y este traslado se prolongará durante ocho fríos meses por tierras castellanas. Acompañan al féretro gran número de personas entre las que hay religiosos, nobles, damas de compañía, soldados y sirvientes diversos que, cual procesión sirve ésta para que las murmuraciones sobre la locura de la reina aumenten cada día entre los habitantes de los pueblos que atraviesan. Después de unos meses, los nobles «obligados» por su posición a seguir a la reina, se quejan de estar perdiendo el tiempo en esa «locura» en lugar de ocuparse como debieran de sus tierras. En la ciudad de Torquemada (Palencia), el 14 de enero de 1507, da a luz a su sexto hijo y póstumo de su marido, una niña bautizada con el nombre de Catalina.


0escudodejuanaidecastilru9

Escudo de Juana I de Castilla.

Ante el evidente desequilibrio mental de la reina, Fernando vuelve a ser regente de Castilla ante el llamamiento del Cardenal Cisneros, dada la creciente inestabilidad propiciada por la nobleza.


0meisterdermagdalenenleob9

La demencia de la reina Juana I de Castilla seguía agravándose. No quería cambiarse de ropa, no quería lavarse y finalmente, su padre decidió a encerrarla en Tordesillas el mes de enero del año 1509, para evitar que se formase un partido nobiliario en torno de su hija, encierro que mantendría su hijo Carlos I más adelante.

En 1515 su padre, Fernando II de Aragón, cede a Castilla el Reino de Navarra, que había conquistado tres años antes.


0ferdinandcatholicgn1

En 1516 murió Fernando II el Católico, y por su testamento, Juana se convirtió en reina nominal en Aragón, pero varias instituciones de la Corona aragonesa no la reconocían como tal en virtud de la complejidad institucional de los fueros; entretanto su hijo Carlos se benefició de la coyuntura de la incapacidad de Juana para proclamarse rey, aprovechándose de la legitimidad que tenía su madre como heredera de los Reyes Católicos en Castilla y en Aragón, de forma que se añadió él mismo a los títulos reales que les correspondían a su madre. Así oficialmente, ambos, Juana y Carlos, correinaron en Castilla y Aragón, de hecho, ella nunca fue declarada incapaz por las Cortes Castellanas ni se le retiró el título de Reina. Mientras vivió, en los documentos oficiales debía figurar en primer lugar el nombre de la reina Juana. A la muerte de Fernando el Católico, ejerció la regencia de Aragón el arzobispo de Zaragoza, don Alonso de Aragón, hijo natural de Fernando el Católico y en Castilla el Cardenal Cisneros hasta la llegada de Carlos desde Flandes.


0juanaidecastillajuanaled1

Juana I de Castilla por Juan de Flandes.



Retiro a Tordesillas

Desde que su padre la recluyera, la reina Juana permaneció en una casona-palacio de Tordesillas hasta que murió, el 12 de abril de 1555, después de 46 años de reclusión forzosa y siempre vestida de negro, con la única compañía de su última hija, Catalina (hasta que salió ésta para casarse con Juan III de Portugal), ninguneadas y maltratadas física y psicológicamente por sus servidores. Especialmente duros fueron los largos años de servicio de los marqueses de Denia, Bernardo de Sandoval y Rojas y su esposa, que daban preferencia a sus propias hijas antes que a la reina Juana y a Catalina, hermana del emperador.

El marqués cumplió su función con más celo y eficacia del que hubiera sido necesario, como parecía jactarse en carta dirigida al emperador y que comentaba N. Sanz y Ruiz de la Peña. En esa carta, el marqués aseguraba que, aunque doña Juana se lamentaba constantemente diciendo que la tenía encerrada «como presa» y que quería ver a los grandes, «porque se quiere quejar de cómo la tienen», el rey debía estar tranquilo, porque él controlaba la situación y sabía dar largas a esas peticiones. Todo ello demuestra, como señala Manuel Fernández Álvarez, que el confinamiento de doña Juana era cuestión de Estado, y así lo vieron tanto el Rey Católico como Carlos I. Si Juana no gobernaba era por incapacidad mental. Pero si se empezaba a rumorear que la reina estaba cuerda, los adversarios del nuevo rey afirmarían que era un usurpador. De ahí que la figura de doña Juana se convirtiera en una pieza clave para legitimar el movimiento de las Comunidades.


0doajuanalalocaentordessd5

Doña Juana la Loca en Tordesillas. Francisco Ortiz Pradilla. Museo Romántico de Madrid

Nunca más se le permitió salir del palacio de Tordesillas, ni siquiera para visitar la tumba de su esposo a escasa distancia de palacio durante un tiempo, antes de su traslado definitivo a Granada, ni a pesar de que en Tordesillas se declarara la peste. Su padre Fernando y, después, su hijo Carlos, siempre temieron que si el pueblo veía a la reina, la legítima soberana, se avivarían las voces que siempre hubo en contra de sus respectivos gobiernos.



Movimiento comunero

El levantamiento comunero (1520) la reconoció como soberana en su lucha contra Carlos I. Sin embargo, la reina nunca tomó partido en esta guerra.

Después del incendio de Medina del Campo, el gobierno del cardenal Adriano de Utrech se tambaleó. Muchas ciudades y villas se sumaron a la causa comunera, y los vecinos de Tordesillas asaltaron el palacio de la reina obligando al marqués de Denia a aceptar que una comisión de los asaltantes hablara con doña Juana. Entonces se enteró la reina de la muerte de su padre y de los acontecimientos que se habían producido en Castilla desde ese momento. Días más tarde Juan de Padilla se entrevistó con ella, explicándole que la Junta de Ávila se proponía acabar con los abusos cometidos por los flamencos y proteger a la reina de Castilla, devolviéndole el poder que le había sido arrebatado, si es que ella lo deseaba. A lo cual doña Juana respondió: «Sí, sí, estad aquí a mi servicio y avisadme de todo y castigad a los malos». El entusiasmo comunero, después de esas palabras, fue enorme. Su causa había de ser legitimada por el apoyo de la reina.


ajusticiamientodeloscapbl4

Los Comuneros de Castilla, Padilla, Bravo y Maldonado en el Patíbulo (Ajusticiamiento de los capitanes comuneros en Villalar el 24 de abril de 1521). Antonio Gisbert Pérez, 1860. Óleo sobre lienzo. 2,55 x 3,65 m. Colección del Congreso de los Diputados. Madrid.


A partir de ahí el objetivo de los comuneros sería, en primer lugar demostrar que doña Juana no estaba loca y que todo había sido un complot, iniciado en 1506, para apartarla del poder; y después, que la reina, además de con sus palabras, avalara con su firma los acuerdos que se fueran tomando. Para ello, la Junta de Ávila, se trasladó a Tordesillas, que se convertiría por algún tiempo, en centro de actuación de los comuneros. Después de estos cambios, todos, incluso el cardenal, afirmaban que doña Juana «parece otra» porque se interesaba por las cosas, salía, conversaba, cuidaba de su personal y, por si fuera poco, pronunciaba unas atinadas y elocuentes palabras ante los procuradores de la Junta. Palabras que, una vez refrendadas, se comenzaron a difundir. La cuestión en este caso sería averiguar si esas afirmaciones las realizó la reina en la forma en que se recogieron por los notarios presentes, puesto que las expresiones —como señala J. Pérez— se parecen demasiado a las afirmaciones que formulaban los comuneros. Pero la Junta necesitaba algo más que palabras de la reina, necesitaba documentos, necesitaba la firma real para validar sus actuaciones. Una firma que podía suponer el final del reinado de Carlos, como recuerda a éste el cardenal Adriano: «si firmase su alteza, que sin duda alguna todo el Reino se perderá». Pero en esto los comuneros, como antes los partidarios del rey, tropezaron con la férrea negativa de doña Juana, a la que ni ruegos, ni amenazas hicieron firmar papel alguno.

A finales de 1520, el ejército imperial entró en Tordesillas, restableciendo en su cargo al marqués de Denia. Juana volvió a ser una reina cautiva, como aseguraba su hija Catalina, cuando comunicaba al emperador que a su madre no la dejaban siquiera pasear por el corredor que daba al río: «y la encierran en su cámara que no tiene luz ninguna».

La vida de doña Juana se deterioró progresivamente, como testimoniaron los pocos que consiguieron visitarla. Sobre todo cuando su hija menor, que procuró protegerla frente al despótico trato del marqués de Denia, tuvo que abandonarla para contraer matrimonio con el rey de Portugal.

Desde ese momento los episodios depresivos se sucedieron cada vez con más intensidad. De su apatía apenas le sacaban las visitas de su hijo el emperador o de sus nietos.


0lademenciadedoajuana18cq3

La Demencia de Doña Juana (1867), de Lorenzo Vallés. Museo del Prado (Madrid).



Muerte de Doña Juana

En los últimos años, a la enfermedad mental se unía la física, teniendo grandes dificultades para caminar. Entonces volvió a hablarse de su indiferencia religiosa, llegándose incluso a comentar que podía estar endemoniada. Por ello, su nieto Felipe pidió a un jesuita, el futuro san Francisco de Borja, que la visitara y averiguara qué había de cierto en todo ello. Después de hablar con ella, el jesuita aseguró que las acusaciones carecían de fundamento y que, dado su estado mental, quizá la reina no había sido tratada adecuadamente. Algo después, tuvo que volver el santo a visitarla, pero en esta ocasión para confortarla en el momento de su muerte. Y lo hizo tan bien, que incluso se afirmó que la reina había recuperado la razón, por haber encontrado —dice san Francisco de Borja— «muy diferente sentido en las cosas de Dios del que hasta allí se había conocido en su Alteza». Falleció en Tordesillas (Valladolid) en 12 de abril de 1555, a los 76 años.


0doajuanalalocacontempltz2

Doña Juana la Loca contemplando el féretro de Felipe el Hermoso. Francisco Ortiz Pradilla. Lienzo. 340 x 500 cm. Museo del Prado



La reina Juana y el Romanticismo

La figura de la reina Juana fue muy atractiva para el romanticismo, porque reunía una serie de características muy queridas por éste: La pasión arrebatadora de un amor no correspondido, la locura por desamor, los celos desmedidos y la necrofilia. Tanto fue así, que numerosos artistas consagraron alguna de sus obras al personaje de Juana la Loca: Eusebio Asquerino y Gregorio Romero (Felipe el Hermoso), Manuel Tamayo y Baus (Locura de amor), Emilio Serrano (Doña Juana la Loca), Lorenzo Vallés (La demencia de doña Juana de Castilla), (Juana la Loca Tragedia en Cuatro Actos) por Santiago Sevilla. Pero, sin duda, la obra más famosa inspirada en la reina fue el cuadro Doña Juana la Loca (1877), de Francisco Pradilla y Ortiz, actualmente en el Museo del Prado.


0reliquaryaltarleftsculzf5

Relicario del altar de la Capilla Real de Granada. Panel de Juana la Loca y Felipe Hermoso. Escultor Alonso de Mena. 1632



La familia de Juana I de Castilla (Juana la Loca)


Padres:


0000ec2

Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla (Los Reyes Católicos)


Abuelos

Juan II de Aragón y Juana Enríquez (Abuelos paternos)
Juan II de Castilla e Isabel de Portugal (Abuelos maternos)


Descendencia


0juanalalocayfelipeelheum0

Juana I de Castilla con su esposo Felipe I el Hermoso tuvo seis hijos:


Leonor (1498 – 1558), reina consorte de Portugal siendo la tercera esposa de Manuel I de Portugal y a la muerte de este contrajo matrimonio con Francisco I de Francia.


dcarlosporladivinaprovifc6

Carlos (1500 – 1558), rey de España (1516-1556), con el nombre de Carlos I, y Emperador del Sacro Imperio (1519-1558) con el nombre de Carlos V.

Isabel (1501 – 1526), reina consorte de Dinamarca y la Unión de Kalmar, esposa de Cristián II.

Fernando (1503 – 1564), Emperador del Sacro Imperio, con el nombre de Fernando I, al suceder a su hermano Carlos en el puesto, juntos crearon la línea austriaca y española de los Habsburgo.

María (1505 – 1558), reina consorte de Hungría y Bohemia, esposa de Luis II y a la muerte de este fue Gobernadora de los Países Bajos.

Catalina (1507 – 1578), fue reina consorte de Portugal, casada con Juan III, fue abuela del rey Sebastián I de Portugal.


0juanalalocaysuhijoelprde7

Juana la Loca y su hijo el príncpe Carlos


dipticosigloxviquerepreef2

Díptico siglo XVI que representa los hijos de Juana la Loca y Felipe el Hermoso, Carlos I es el segundo por la izquierda



CONTINUA MÁS ABAJO...


j.luis [ Domingo, 15 Febrero 2009, 23:57 ]
Título del mensaje: Re: Juana La Loca Y Felipe El Hermoso (Grandes Biografías)
... CONTINUACIÓN



Felipe el Hermoso


felipeelhermosorecortadut7

Felipe I de Castilla, conocido como Felipe el Hermoso. Felipe I de Habsburgo el Hermoso (Brujas, Flandes, 22 de julio de 1478 - Burgos, España; 25 de septiembre de 1506). Duque de Borgoña, Brabante, Limburgo y Luxemburgo, Conde de Flandes, Habsburgo, Henao, Holanda, Zelanda, Tirol y Artois, y señor de Amberes y Malinas, entre otras ciudades (1482 - 1506), y rey de Castilla y de León (1506) por su matrimonio con Juana, hija y heredera de los Reyes Católicos.


felipejuanacd1

Felipe el Hermoso, fue quien introdujo la casa de los Habsburgo en territorios de la actual España. El apelativo el hermoso, se lo dio el rey Luis XII de Francia. En 1501, Felipe y Juana viajaban hacía Castilla para ser coronados y se detuvieron en Blois. Allí el rey los recibió, al verle exclamó: He aquí un hermoso príncipe.


escudodearmasdefelipeiebn1

Escudo de Armas de Felipe I el Hermoso de España

Era hijo de Maximiliano I, Sacro Emperador Romano y de María de Borgoña. Su padre pactó su matrimonio con Juana I de Castilla, la hija de los Reyes Católicos, en el marco de la Liga Santa que unió a la monarquía castellano-aragonesa con el Imperio, Inglaterra, Nápoles, la república de Génova y el ducado de Milán contra las pretensiones hegemónicas de Francia en Italia (1495).

Sus padres fueron: Maximiliano I de Habsburgo y María de Borgoña. Tuvo una hermana: Margarita de Austria. Se casó con Juana I de Castilla, conocida como Juana la Loca, con la que tuvo le hijos: Leonor, Carlos –el que fuera Carlos I de España y V de Alemania-, Isabel, Fernando, María y Catalina.


thesixchildrenofphiliptgk6

The six children of Philip the Handsome and Joana of Castile, c. 1521-1525; Rijksmuseum, Amsterdam



Descendencia


La familia de Felipe el Hermoso


Padres:

Maximiliano I de Habsburgo y María de Borgoña


Abuelos

Federico III de Habsburgo y Leonor de Portugal y Aragón (Abuelos paternos)
Carlos el Temerario y Isabel de Borbón (Abuelos maternos)


Hermana

Margarita de Austria


0felipeelhermosoysuhermab9

Felipe el Hermoso y su hermana Margarita de Austria. Escuela de Holanda. 1493- 1495. Oak, painted surface each 23,5 x 15,5 cm.


Descendencia


Con su esposa Juana I de Castilla, tuvo seis hijos:

Leonor (1498 – 1558), reina consorte de Portugal siendo la tercera esposa de Manuel I de Portugal y a la muerte de este contrajo matrimonio con Francisco I de Francia.


0carlosideespaayvdelsacab2

Carlos (1500 – 1558), rey de España (1516-1556), con el nombre de Carlos I, y Emperador del Sacro Imperio (1519-1558) con el nombre de Carlos V.

Isabel (1501 – 1526), reina consorte de Dinamarca y la Unión de Kalmar, esposa de Cristián II.

Fernando (1503 – 1564), Emperador del Sacro Imperio, con el nombre de Fernando I, al suceder a su hermano Carlos en el puesto, juntos crearon la línea austriaca y española de los Habsburgo.

María (1505 – 1558), reina consorte de Hungría y Bohemia, esposa de Luis II y a la muerte de este fue Gobernadora de los Países Bajos.

Catalina (1507 – 1578), fue reina consorte de Portugal, casada con Juan III, fue abuela del rey Sebastián I de Portugal.


0statuewithinhofkircheism7

Estatuas de Felipe el Hermoso y Juana la Loca en Innsbruck, Austria.



Vida de Felipe el Hermoso


felipeelhermosoleosobreoz3

Felipe el Hermoso. Óleo sobre tabla realizado por Juan de Flandes entre 1496 y 1500. Mide 36,4 x 25,5 cm y se conserva en el Kunsthistorisches Museum de Viena

En los Países Bajos (Bélgica y Holanda) Felipe el Hermoso fue un administrador competente y un soberano popular y amado, que supo conjugar los intereses de sus diversos territorios y demostró especial talento para plantear reformas y para dar tranquilidad y paz después de muchos años de convulsiones políticas.

Muertos los infantes Juan (1497) e Isabel (1498), así como el hijo de ésta última, el infante Miguel (1500), su esposa se hace heredera de Castilla y Aragón.

Muerta la reina Isabel I (26 de noviembre de 1504), se planteó el problema de la sucesión en Castilla. Su padre Fernando la proclamó reina de Castilla y tomó las riendas de la gobernación del reino acogiéndose a la última voluntad de Isabel la Católica.

Pero el marido de Juana, el archiduque Felipe no estaba por la labor de renunciar al poder y en la concordia de Salamanca (1505) se acordó el gobierno conjunto de Felipe, Fernando el Católico y la propia Juana. La situación cambió con la llegada del matrimonio a la península pues se manifestaron las malas relaciones entre el yerno (apoyado por la nobleza castellana) y el suegro de modo que por la concordia de Villafáfila (1506), Fernando se retiró a Aragón y Felipe fue proclamado rey de Castilla en las Cortes de Valladolid con el nombre de Felipe I.

Entretanto, Juana supuestamente enloqueció, según algunos por los celos que le producían las infidelidades de su marido, hacia el que sentía un amor tan apasionado como poco correspondido. Aunque las Cortes reunidas en Valladolid se negaron a declarar la incapacidad de la reina Juana, Felipe "el Hermoso" ejerció el poder efectivo sin contar con ella. Tradicionalmente se le ha censurado por el favoritismo que demostró a sus coterráneos flamencos, así como por haber repartido dádivas y prebendas entre los nobles castellanos para buscar su apoyo; pero es posible que eso haya respondido a una estrategia dirigida a afianzar el poder real y a poner coto a la injerencia de su suegro en los asuntos castellanos. La figura que alcanzó mayor preeminencia en su breve etapa de gobierno (aunque no hasta el punto de poder considerársele un valido) fue un oscuro noble, el señor de Belmonte, de nombre Juan Manuel.

Su muerte, acaecida en la burgalesa Casa del Cordón, fue tan súbita que corrió el rumor que su suegro lo había envenenado. Según parece se encontraba Felipe en Burgos jugando a pelota vasca cuando, tras el juego, sudando todavía, bebió abundante agua fría, por lo cual cayó enfermo con alta fiebre y murió unos días después.[1] Sin embargo, los investigadores más recientes y autorizados atribuyen su muerte a la peste. Como quiera que fuese, el deceso del monarca aumentó la supuesta locura de la Reina Juana.

A su muerte, Fernando el Católico aprovecha el débil estado mental de su hija Juana para encerrarla en el palacio de Tordesillas (Valladolid), del que ya no saldrá hasta su muerte, y convertirse en el regente del reino de Castilla. Su primogénito, Carlos, se encontraría con una herencia grandiosa: los reinos de sus cuatro abuelos, que lo convertirían en uno de los más importantes emperadores que han existido.


0escudodefelipecomoarchif9

Escudo de Felipe como Archiduque, después de su matrimonio con Juana de Castilla.



Titulos de Felipe el Hermoso

27 de marzo de 1482 - 25 de septiembre de 1506: Titular Duque de Borgoña como Felipe IV
27 de marzo de 1482 - 25 de septiembre de 1506: Duque de Brabante como Felipe III
27 de marzo de 1482 - 25 de septiembre de 1506: Duque de Limburgo como Felipe III
27 de marzo de 1482 - 25 de septiembre de 1506: Duque de Lotaringia como Felipe III
27 de marzo de 1482 - 25 de septiembre de 1506: Duque de Luxemburgo como Felipe II
27 de marzo de 1482 - 25 de septiembre de 1506: Marqués de Namur como Felipe V
27 de marzo de 1482 - 25 de septiembre de 1506: Conde Palatino de Borgoña como Felipe VI
27 de marzo de 1482 - 25 de septiembre de 1506: Conde de Artois como Felipe VI
27 de marzo de 1482 - 25 de septiembre de 1506: Conde de Charolais como Felipe III
27 de marzo de 1482 - 25 de septiembre de 1506: Conde de Flandes como Felipe IV
27 de marzo de 1482 - 25 de septiembre de 1506: Conde de Henao como Felipe II
27 de marzo de 1482 - 25 de septiembre de 1506: Conde de Holanda como Felipe II
27 de marzo de 1482 - 25 de septiembre de 1506: Conde de Zelanda como Felipe II
27 de marzo de 1482 - 1492: Duque de Güeldres como Felipe I
27 de marzode 1482 - 1492: Conde de Zutphen como Felipe I
12 de julio de 1506 - 25 de septiembre de 1506: Rey de Castilla como Felipe I


0donfelipeydoajuanaimagos5

Don Felipe y Doña Juana. Imagen del Rimado de la Conquista de Granada



CAPILLA REAL DE GRANADA


capillarealgranadayi0

El diseño de la Capilla Real empezó en el año 1504 y fue construida entre 1505 y 1521 por Enrique Egas. Fue encargada por los Reyes Católicos para su propio mausoleo. Ya que la Reina Isabel y el Rey Fernando murieron antes de terminarse la edificación, fueron enterados primero en el Monasterio de San Francisco en la Alhambra. Después fueron traslados a la Capilla una vez terminada, y enteradas al lado del Rey Felipe y de la Reina Juana (que se conoce como Juana la Loca). Aunque originalmente se había pensado que se enteraría todos los reyes futuros aquí, no fue así ya que empezaron a utilizar el monasterio en El Escorial. Las tumbas fueron esculpidas de mármol por el escultor toscano Domico Fancelli.


capillarealdelacatedralje6

La Capilla Real es la última iglesia gótica que se construyó en España ya que Isabel y Fernando no les gustaron el nuevo estilo renacentista de la época.


capillarealdegranadawz7

Cuatro edificios ocupan el lugar donde anteriormente estaba la Mezquita Mayor: la Capilla Real, la Catedral, la Lonja, y la Iglesia del Sagrario. El único elemento que queda de la Mezquita es un pozo fuera de la capilla y fue aquí que se realizaron las abluciones antes de entrar.


capillarealdegranadaenrsy9

El retablo consiste en cuatro tablas de madera que mostrando la Conquista de Granada, uno de los cuales muestra los bautismos de los Moros. En ambos lados del altar hay dos estatuas de Isabel y Fernando. La capilla también alberga unas obras de arte de la reina Isabel.


capillarealgb7

La Capilla Real de Granada está ubicada en el centro neurálgico de Granada, siendo una de las zonas más visitadas por los turistas. Allí se encuentran enterrados los Reyes Católicos, Juana la Loca y Felipe el Hermoso.


tumbadejuanaiyfelipeienjc1

Tumba de Juana I y Felipe I en la Catedral de Granada. Los Reyes Católicos escogieron como lugar de enterramiento la ciudad de Granada, creando, mediante Real Cédula de fecha 13 de septiembre de 1504, la Capilla Real. Comenzó a construirse en el año 1505 por Enrique Egas en estilo gótico. Intervinieron en su construcción, además, Juan Gil de Hontañón, Juan de Badajoz el Viejo y Lorenzo Vázquez de Segovia.


capillarealgrupodeanuncmr4

Grupo de Anunciación. La Capilla Real, se terminó en 1517, consagrándose a los santos Juan Bautista y Juan Evangelista. A lo largo de los años fue dotándose de obras de arte, objetos litúrgicos y reliquias. Perdió cierta importancia cuando Felipe II decidió que el lugar de enterramiento de su dinastía estuviera en El Escorial, a donde trasladó algunos de los restos.

El Museo fue creado en el año 1913. Con el desarrollo del turismo en España en la segunda mitad del siglo XX se convirtió en uno de los centros de atracción turística de la ciudad de Granada. Recientemente se ha producido una restauración con la colaboración de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y de la Fundación Caja Madrid, junto a otras aportaciones públicas y privadas.


Contenido. Pueden verse en la Capilla Real los sepulcros de:


capillarealcoffinsofqueje8

- Isabel I de Castilla, reina de la Corona de Castilla y de su esposo:

- Fernando II de Aragón, rey de la Corona de Aragón,

El sepulcro es obra de Domenico Fancelli. En otro sepulcro, obra de Bartolomé Ordóñez, están los cuerpos de:

- Juana I de Castilla (Juana la Loca), reina de las coronas de Castilla y de Aragón, y su esposo:

- Felipe I de Castilla (Felipe el Hermoso), rey consorte de Castilla; su corazón está enterrado en la Iglesia de Nuestra Señora de Brujas.


En la cripta también está el sarcófago del infante Miguel de Paz, nieto de los Reyes Católicos, muerto niño.


capillarealtumbaskf4

Las piezas más destacadas del interior del templo son su retablo mayor, la reja y la cripta. No obstante, dado que sigue dedicada al culto católico, en determinados momentos no puede visitarse por los turistas.


sepulcrodelosreyescatligc0

Sepulcro de los Reyes Católicos. Capilla Real. Granada. Fancelli. Terminado en 1517, más lujoso y detallista en la decoración; medallones, hornacinas aveneradas y originales grifos en las esquinas exornan el sepulcro, en cuyas esquinas destacan cuatro estatuas sedentes de los Padres de la Iglesia. Al igual que en el caso del príncipe D. Juan, los rostros de los monarcas católicos aparecen idealizados.


capillarealcoronadeisabpm6

Capilla Real. Corona de Isabel la Católica y Fernando de Aragón

Puede visitarse, además, la Sacristía-Museo, con el legado de los Reyes Católicos. Destaca su galería de pinturas con obras de las escuelas flamenca, italiana y española, con cuadros de autores como Roger van der Weyden, Hans Memling o Sandro Botticelli. Allí hay orfebrería, como la corona y el cetro de los Reyes Católicos; tejidos y libros de la Reina.



Filmografía


19376027sz8

Año 2001 Película: Juana la Loca; Director: Vicente Aranda; Personaje de Juana: Pilar López de Ayala; Personaje de Felipe el Hermoso: Daniele Liotti

Año 1948 Película: Locura de amor; Director: Juan de Orduña; Personaje de Juana: Aurora Bautista; Personaje de Felipe el Hermoso: Fernando Rey


Bibliografía

Zalama, Enrique (dir.: Felipe I El Hermoso. La belleza y la locura. 2006, Madrid: Centro de Estudios Europa Hispánica. ISBN 84-934643-4-1

Fernández Álvarez, Manuel Juana la Loca, la cautiva de Tordesillas Espasa-Calpe, S.A. 2006 ISBN 84-670-2294-9

Fernández Álvarez, Manuel Doña Juana, reina de Castilla Marcial Pons, Ediciones Jurídicas y Sociales, S.A. 2006 ISBN 84-9768-34



Novelas:


novelalosreyesmalditosvq4

Los Reyes malditos. Enlace: http://illuminationline03.blogspot....-de-hierro.html


juanalalocalacautivadetdf5

Juana la Loca, la cautiva de Tordesillas de Manuel Fernández Álvarez


armasdejuanayfelipeicomfn4

Armas de Juana y Felipe I como Reyes de Castilla


felipeelhermosoyjuanalacy9

Felipe el Hermoso y Juana la Loca



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado este trabajo recopilatorio dedicado a Juana la Loca y Felipe el Hermoso, fueron los herederos de los Reyes Católicos y su mandato también tuvo un gran significado para nuestra nación. También espero haber contribuido a la divulgación histórica de estos grandes personajes.


Fuentes y agradecimientos: wikipedia, lbiografiasyvidas, fuenterrebollo, ciudadpintura, artehistoria, cvcervante, maravedis, faculty-staff.ou.edu, casl.umd.umich.edu y otras de Internet.


matias [ Lunes, 16 Febrero 2009, 02:29 ]
Título del mensaje: Re: Juana La Loca Y Felipe El Hermoso (Grandes Biografías)
Pues sí, José Luis, muy interesante el compendio histórico que has logrado de Juana I y Felipe I el Hermoso, reyes de Castilla. En cierta forma la reina Juana fue una mártir por todo lo que sufrió tanto física como siquicamente. Felicitaciones. Saludos


j.luis [ Lunes, 16 Febrero 2009, 11:59 ]
Título del mensaje: Re: Juana La Loca Y Felipe El Hermoso (Grandes Biografías)
Gracias Matías, me alegro te guste el trabajo dedicado a la sufrida Juana la Loca y Felipe el Hermoso, unos reyes muy significatios para nuestra historia.





Saludos.




Powered by Icy Phoenix