ARTE RUPESTRE »  Mostrar los mensajes de    a     

FORO DE XERBAR


GALERÍA DE ARTE - ARTE RUPESTRE



j.luis [ Sábado, 24 Diciembre 2011, 11:04 ]
Título del mensaje: ARTE RUPESTRE
Este trabajo recopilatorio está dedicado al arte rupestre. Las manifestaciones artísticas de la prehistoria tienen su máxima representación en los llamados artes rupestre, mobiliario y megalítico.

El primero de ellos, el arte rupestre, recibe su nombre de las paredes rocosas de las cuevas y abrigos en los que se realizaban las pinturas. Estas pinturas representaban fundamentalmente animales y escenas de caza.

El arte rupestre está, sobre todo, representado en España y el sur de Francia. En España destacan las pinturas rupestres de las cuevas de Altamira y en Francia las de Lascaux.

En España podemos encontrar dos zonas de pintura rupestre diferenciadas: la zona cantábrica y la levantina.

En la primera, la cantábrica, las escenas representadas muestran únicamente animales con un alto nivel de realismo y la utilización de policromías. En la zona levantina, las pinturas son más estilizadas y representan escenas de caza en las que aparecen figuras humanas. En esta última zona las pinturas son monocromas.


1bisonte

Bisonte Recostado - Cueva de Altamira (Cantabria - España)


2cazadores_con_sombreros_planos_y_faldell_n_cinto_de_las_letras_dos_aguas_valencia_espa_a

Cazadores con sombreros planos y faldellín - Cinto de las Letras - (Dos Aguas - Valencia - España)


3segundo_caballo_chino_lascaux_francia

Segundo "Caballo Chino" (Lascaux - Francia)

El arte mobiliario o arte mueble (también llamado arte miniatura o arte portátil) consiste en figuras y objetos decorativos tallados en hueso, cuernos de animal o piedra o modelados toscamente en arcilla.

Estas figuras son pequeñas estatuillas antropomórficas y zoomorfas talladas en arcilla y piedra. Particular interés ofrecen unas características figuritas femeninas de pequeño tamaño talladas en piedra, denominadas genéricamente Venus. Estas estatuillas tienen una clara tendencia a la esquematización y un especial interés por resaltar los atributos sexuales. De entre las más de cincuenta figuras descubiertas destacan la Venus de Willendorf y la Venus de Savignano.


4venus_de_savignano_museo_prehist_rico_pigorini_roma_italia

Venus de Savignano - Museo Prehistórico Pigorini (Roma - Italia)


5venus_de_willendorf_museo_de_historia_natural_viena_austria

Venus de Willendorf - Museo de Historia Natural (Viena - Austria)


6caballo_museo_de_las_antig_edades_nacionales_st_germain_en_laye_francia

Caballo - Museo de las Antigüedades Nacionales (St. Germain-en-Laye - Francia)

Como arte megalítico se reconoce a los monumentos formados por piedras grandes y toscamente labradas, erguidas en solitario o combinadas para formar una estructura, levantadas bien con fines religiosos o bien como lugares de enterramiento o como monumentos conmemorativos de sucesos destacados. Los de Europa occidental pertenecen al neolítico y a la edad del bronce.


7megalitica

La Civilización Megalítica

Los principales tipos de monumentos megalíticos son:

- El menhir: También llamado monolito es una gran piedra clavada verticalmente en el suelo
- El dolmen: Se trata de un monumento formado por varios menhires sobre los que descansan horizontalmente otras grandes piedras. Muchos de estos dólmenes servían como cámara funeraria.
- El crómlech: Círculos formados por varios dólmenes y menhires.


8menhir_de_filitosa_c_rcega_francia

Menhir de Filitosa (Córcega - Francia)


9vista_interior_del_dolmen_de_la_menga_antequera_m_laga_espa_a

Vista interior del dolmen de la Menga - Antequera (Málaga - España)


10cr_mlech_de_stonehenge_wiltshire_gran_breta_a

Crómlech de Stonehenge (Wiltshire - Gran Bretaña)

Espero que la recopilación que he conseguido del arte prehistórico, sea del interés de los aficionados al arte que frecuentan esta sección, y contribuya en su divulgación.





Pintura rupestre


18bisonte_de_altamira_cantabria_espa_a

Bisonte de Altamira, (Cantabria), España.

Una pintura rupestre es todo dibujo o boceto prehistórico que existe en algunas rocas y cavernas. El término «rupestre» deriva del latín rupestris, y éste de rupes (roca). De modo que, en un sentido estricto, rupestre haría referencia a cualquier actividad humana sobre las paredes de cavernas, covachas, abrigos rocosos e, incluso farallones o barrancos, entre otros. Desde este aspecto, es prácticamente imposible aislar las manifestaciones pictóricas de otras representaciones del arte prehistórico como los grabados, las esculturas y los petroglifos, grabados sobre piedra mediante percusión o erosión. Al estar protegidas de la erosión por la naturaleza del soporte, las pinturas rupestres han resistido el pasar de los siglos.

Se trata de una de las manifestaciones artísticas más antiguas de las que se tiene constancia, ya que, al menos, existen testimonios datados hasta los 40.000 años de antigüedad, es decir, durante la última glaciación. Por otra parte, aunque la pintura rupestre es esencialmente una expresión espiritual primitiva, ésta se puede ubicar en casi todas las épocas de la historia del ser humano y en todos los continentes exceptuando la Antártida. Las más antiguas manifestaciones y las de mayor relevancia se encuentran en España y Francia. Se corresponden con el periodo de transición del Paleolítico al Neolítico. Del primero de los periodos citados son las extraordinarias pinturas de la Cueva de Altamira, situadas en Santillana del Mar, Cantabria (España).

Estas pinturas —y las otras manifestaciones asociadas— revelan que el ser humano, desde tiempos prehistóricos, organizó un sistema de representación artística, se cree, en general, que está relacionado con prácticas de carácter mágico-religiosas para propiciar la caza. Dado el alcance cronológico y geográfico de este fenómeno, es difícil, por no decir, imposible, proponer generalizaciones. Por ejemplo, en ciertos casos las obras rupestres se dan en zonas recónditas de la cueva o en lugares difícilmente accesibles; hay otros, en cambio, en los que éstas están a la vista y en zonas expeditas y despejadas. Cuando la decoración está apartada de los sitios ocupados por el asentamiento se plantea el concepto de santuario cuyo carácter latente subraya su significado religioso o fuera de lo cotidiano. En los casos en los que la pintura aparece en contextos domésticos es necesario replantear esta noción y considerar la completa integración del arte, la religión y la vida cotidiana del ser humano primitivo.


19unos_hombres_de_cro_magnon_pintando_a_unos_mamuts

Unos hombres de Cro-Magnon pintando a unos Mamuts.


Temática, colores y técnicas sobresalientes

En las pinturas rupestres del Paleolítico se simbolizan animales y líneas. En el Neolítico se representaban animales, seres humanos, el medio ambiente y manos, representando además el comportamiento habitual de las colectividades y su interacción con las criaturas del entorno y sus deidades. Entre las principales figuras presentes en estos grafos encontramos imágenes de bisontes, caballos, mamuts, ciervos y renos, aunque las marcas de manos también ocupan un porcentaje importante. Frecuentemente se muestran animales heridos con flechas. Los motivos y los materiales con que fueron elaboradas las distintas pinturas rupestres son muy similares entre sí, a pesar de los miles de kilómetros de distancia y miles de años en el tiempo. Todos los grupos humanos que dependían de la caza y recolección de frutos efectuaron este tipo de trabajo pictórico.

En las pinturas rupestres generalmente se usaban uno o dos colores, incluyendo algunos negros, rojos, amarillos y ocres. Los colores también llamados pigmentos eran de origen vegetal como el carbón vegetal, de fluidos y desechos corporales como las heces, compuestos minerales como la hematita, la arcilla y el óxido de manganeso, mezclados con un aglutinante orgánico resina o grasa.

Las cuevas se ubican totalmente bajo el suelo y en consecuencia se hallan en una oscuridad casi completa. Se cree que los antiguos artistas se auxiliaban con unas pequeñas lámparas de piedra llenas de tuétano.


20pintura_rupestre_en_castell_n_comunidad_valenciana_espa_a

Pintura rupestre en Castellón (Comunidad Valenciana), España.

Los colores se untaban directamente con los dedos, aunque también se podía escupir la pintura sobre la roca, o se soplaban con una caña hueca finas líneas de pintura. En ocasiones los pigmentos en polvo se restregaban directamente en la pared y asimismo se los podía mezclar con algún aglutinante y aplicar con cañas o con pinceles rudimentarios. Como lápices se usaban ramas quemadas y bolas de colorante mineral aglutinadas con resina. A veces se aprovechaban desniveles y hendiduras de la pared para dar la sensación de volumen y realismo.

A menudo las siluetas animales se marcaban o raspaban para generar incisiones y así producir un contorno realista y notorio en la roca.

La edad de las pinturas permanece en muchos sitios arqueológicos como un gran interrogante, ya que los métodos para determinarla, como el del Carbono-14, pueden fácilmente llevar a resultados erróneos por la contaminación del material evaluado, y también porque las cavernas y superficies rocosas presentan protuberancias en las que se alojan residuos de suciedad provenientes de diversas épocas. Para determinar la fecha de su creación se recurre a técnicas más convencionales como fechar imágenes por el tema representado. Por ejemplo el reno dibujado en la gruta española de las Cueva de las Monedas, cuyo origen estimado corresponde a la última glaciación. Los yacimientos de pinturas rupestres se dan con mayor frecuencia entre Francia y España, porque en estas zonas el hombre encontró un lugar más propicio para sobrevivir a los cambios ambientales y al crecimiento demográfico.


África


21caza_de_b_falos

Caza de búfalos, Tassili n'Ajjer, Sáhara, Argelia


20figuras_humanas_en_twyfelfontein

Figuras humanas en Twyfelfontein, Namibia.

En Ukhahlamba-Drakensberg, Sudáfrica se encuentran pinturas de aproximadamente 3000 años de antigüedad atribuidas a las tribus de San, quienes se establecieron en la región hace unos 8000 años. Estas pinturas muestran seres humanos y animales, y posiblemente se hallan relacionadas con prácticas de carácter mágico para propiciar la caza.

La mayor cantidad de pinturas rupestres en el continente áfricano se encuentran en la región de Twyfelfontein (Namibia). En las afueras de Hargeisa en Somalia se han descubierto recientemente pinturas que muestran a los antiguos habitantes pastoreando ganado. Otras pinturas pueden hallarse en las cuevas de las montañas de Tassili en el sudeste de Argelia, en Akakus, y en otras regiones del Sáhara como los montes Ayr. También en Tibesti, Chad y en Níger.

En la región de Fezzan y en el sur argelino, se pueden distinguir tres fases de elaboración de pinturas rupestres:

- Primera fase o primitiva: originada aproximadamente en el 10 000 a. C., en este periodo se representan animales salvajes y escenas de caza, que dan prueba de la existencia de pueblos cazadores y de un ambiente climático diferente.
- Segunda fase o pastoral: Pinturas con imágenes de animales domésticos especialmente bovinos, demuestra la crianza y domesticación de los mismos, posteriormente aparece el caballo.
- Tercera Fase o garamántica: en 2000 a. C; denominada así por el pueblo de los garamentas que habito el Fezzan. Surgen representaciones del dromedario por lo cual se concluye que el desierto predominaba en el continente.


22figuras_humanas_sobre_roca

Figuras humanas sobre roca, Zimbabue

También existen pinturas de unos 4000 años de antigüedad en el Desierto del Sáhara (aunque está siendo expoliado y vandalizado). Y parece ser que los fenicios establecieron colonias en la costa del actual Sahara Occidental en la época de Hannón el Navegante, pero se desvanecieron sin dejar rastro.


América

En América la extensión continental y la multiplicidad de ambientes y culturas prehistóricas hace difícil una abstracción que permita caracterizar genéricamente.

- En Argentina, se definen cuatro grandes estilos o culturas de arte rupestre en el noroeste del país. Se identifican tres momentos estilísticos en la Patagonia. En las sierras centrales de Provincia de Córdoba y Provincia de San Luis.
- En Chile han determinado nueve estilos estrechamente relacionados con las distintas regiones geográficas.
- En Perú, han establecido 14 modelos estilísticos de pinturas, grabados y geoglifos incluyendo las famosas y enigmáticas Líneas y geoglifos de Nazca y de Pampas de Jumana.
- Bolivia plantea cinco períodos, y en Venezuela se han descrito cuatro áreas principales.
- En Ecuador se han definido tres zonas de importancia en el área oriental.
- En Colombia se ha registrado una gran concentración de pinturas en el altiplano cundiboyacense, aunque también se presenta en otras zonas de la Cordillera Oriental y en las llanuras de las cuencas hidrográficas de afluentes del Amazonas y el Orinoco. El color más recurrente es el ocre rojo, pero se han encontrado muestras en negro, blanco, amarillo y naranja. Aún no se han realizado investigaciones sobre estilos ni hay datos de cronología.
- En la amplia extensión del Brasil los últimos años han visto una proliferación de descubrimientos arqueológicos que llevan las variaciones estilísticas y culturales a más de cien variantes.
- En Uruguay Consens propone seis tendencias estilísticas. El Centro de Investigación de Arte Rupestre del Uruguay, es una sociedad científica sin fines de lucro que ha desarrollado tareas de investigación desde 1972, que tiene como objetivo salvaguardar y hacer conocer el arte prehistórico nacional.


23pintura_de_manos_en_la_cueva_lol_tun_yucat_n_m_xico

Pintura de manos en la cueva Lol-Tun, Yucatán, México.


24pedra_furada_con_pinturas_de_11_000_a_os

Pedra Furada con pinturas de 11 000 años, Brasil.


25cueva_de_las_manos_con_un_grabado_de_manos_de_hace_unos_9000_a_os_santa_cruz_argentina

Cueva de las manos, con un grabado de manos de hace unos 9000 años. Santa Cruz, Argentina.


26pintura_rupestre_de_cerro_colorado_provincia_de_c_rdoba_argentina

Pintura rupestre de Cerro Colorado, Provincia de Córdoba, Argentina


Perú

De los 24 departamentos del Perú solo dos no reportan sitios de arte rupestre: Tumbes, en la costa norte, y Ucayali, en la selva amazónica.

03_1450897702_494748


9pinturas_rupestres_de_la_cueva_ichic_tiog_3900_msnm_en_chacas_ncash_per

Pinturas rupestres de la cueva Ichic Tiog (3900 msnm.) en Chacas, Áncash, Perú


Uruguay

En 1875, cuatro años antes del descubrimiento en Europa de las pinturas de Altamira (inicialmente no consideradas como arte prehistórico) un ingeniero español Barhola Rial Posadas en el Uruguay, copiaba cuidadosamente los diseños que veía en una enorme piedra y agregaba luego al pie de la lámina, sin ninguna duda, que ellos eran "diseños de indios".

Luego de este primera contribución (que marca el nacimiento de la primera etapa de la arqueología uruguaya), otros investigadores como Figuerido, Larrauri, De Freitas, Figueiras, Consens y Bespali, Pelaez han trabajado, publicando, revisando y descubriendo nuevos sitios en el resto del país.

Como resultado de esas investigaciones, se conocen hoy decenas de sitios con pinturas y grabados. Los primeros ubicados al sur del Río Negro y los segundos al norte.
Véanse también: Localidad Rupestre de Chamangá y Gruta del Palacio.


27localidad_rupestre_de_chamang

Localidad Rupestre de Chamangá es una concentración de pinturas rupestres localizada al este de la ciudad de Trinidad en el departamento de Flores, Uruguay. Dicha localidad ingresó al Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP) de Uruguay. Actualmente se está trabajando para que sea incluida en la lista de sitios de Patrimonio Mundial de UNESCO. Las 43 pinturas rupestres relevadas e inventariadas a la fecha en el área, tienen la singularidad de no estar en cuevas, aleros o lugares protegidos como en la mayor parte del mundo.

Se trata de una extensión de más de 12.000 hectáreas caracterizadas por un relieve suavemente ondulado y ecosistemas de praderas -con suelos de alta fertilidad dedicados a la explotación agrícola ganadera extensiva- con montes asociados a los arroyos Chamangá y Los Molles y con algunos bañados. Presenta la mayor concentración de pictografías rupestres de Uruguay, cuya singularidad está dada por su emplazamiento en campos abiertos y sobre afloramientos graníticos.


28grutas_del_palacio_se_ubican_en_la_localidad_denominada_marincho_en_el_departamento_de_flores_uruguay

Grutas del Palacio se ubican en la localidad denominada Marincho en el departamento de Flores, Uruguay. Está a 46 km al norte de la ciudad de Trinidad sobre la antigua Ruta Nacional Nº 3. Constituye una formación natural de rocas sedimentarias, las que fueron depositadas hace unos 70 millones de años, datando así su sedimentación del Cretácico Superior. Geológicamente se corresponden a lo que en la literatura específica se ha denominado el Miembro del Palacio de la Formación Asencio, o también como geosuelo del Palacio de la Formación Mercedes, por distintos autores. Esta caverna constituye una peculiar formación geológica conformada por una coraza de areniscas ferrificadas, sustentada por decenas de estructuras columnares de unos dos metros de altura. Si bien la sedimentación de las arenas ocurrió en el Cretácico Superior, el proceso de endurecimiento o consolidación que las transformó en areniscas a través de un proceso de ferrificación sucedió durante el Terciario temprano. Posee un frente laberíntico de varios metros aunque solamente 40 son de fácil acceso al público.

La edad de formación de la caverna o gruta aún no ha sido determinada, aunque se están realizando estudios para determinarla. No obstante, se considera con relativo grado de certidumbre que debería al menos tener muchos miles o algunas decenas de miles de años.


29_gruta_con_sombras

Gruta de sombras. Marincho en el departamento de Flores, Uruguay

Se cree que fue utilizada por los [aborígenes] como morada. Inclusive hay una leyenda indígena sobre su ocupación. El primer estudio geológico sobre los materiales de esta gruta pertenecen al Dr. Karl Walter que durante el período 1909-1938 estuvo al frente de la cátedra de Geología de la Facultad de Agronomía, siendo sus trabajos textos de consulta vigentes hoy en día.

En esta gruta, como ocurre en la cercana Localidad Rupestre de Chamangá, no se han observado pinturas rupestres.

El 21 de mayo de 2013, fue decretado su ingreso al Sistema Nacional de Áreas Protegidas del Uruguay. Es el segundo geoparque de Sudamérica, después del de Araripe en Brasil.


Los grabados

Los grabados se iniciaron entre los 6 a 8 mil años antes del presente, en un ambiente muy distinto al actual. Por ello podemos ver como guanacos (hoy desaparecidos) y felinos aparecen en grandes bloques horizontales, junto a sencillos dibujos geométricos. Miles de años más tarde, en las mismas áreas, se graban intrincadas figuras meándricas, junto a marcas de líneas paralelas y puntos agrupados.

Hace unos dos mil años se vuelve a grabar. Ahora los diseños se complejizan porque se reutilizan no sólo los sitios, sino también los mismos bloques anteriormente grabados. Esto obliga a los investigadores a complejos trabajos técnicos para recuperar la información.

Por último hace unos mil doscientos años, surge un estilo de diseños esquemáticos tanto antropomorfos como zoomorfos, junto a una técnica de grabado profundo y a veces alisado. Algunos de esos sitios reciben ofrendas con carácter ritual.


Las pinturas

Las pinturas están realizadas en las paredes verticales de enormes bloques de granito, que emergen como grandes monumentos en las amplias praderas onduladas del sur del Uruguay.

Se conservan aún hoy unas cuarenta de estos sitios con un grado de percepción visual aceptable. Mientras que en cerca de cien bloques, apenas se ven los restos de los que fueran importantes murales pintados. Algunas áreas de los departamentos de Flores, Florida y Durazno debieron ser en esa época, verdaderas exposiciones al aire libre.

Como mínimo se comenzó a pintar hace unos dos mil quinientos años antes del presente. Hubo un período posterior alrededor del año 1200, donde se vuelve a pintar, sobre la misma base estilística de figuras geométricas. Pero ahora se utilizan complejas formas cerradas, con importante variación de los diseños internos.

También en ese periodo se ensayan varias técnicas diferentes como el uso de pinceles finos (2 a 3 mm), la preparación de la superficie previo al diseño, manos en positivo e incluso pintura en negativo. Hay un especial cuidado en no sobreponer las pinturas, cuidándose el uso del espacio, como una referencia muy valiosa.


10pintura_rupestre_en_bhimbetka

Pintura rupestre en Bhimbetka.


Asia

Se han encontrado pinturas rupestres en Tailandia, Malasia, Indonesia e India:

- En Tailandia las cavernas se ubican a lo largo de la frontera Birmano-Tailandesa.
- En Malasia las más viejas pinturas están en Gua Tambun en Perak, datadas en unos 2.000 años atrás, y los grafos en la cueva de Niah en el Parque Nacional homónimo, que datan de unos 1.200 años.
- En Indonesia las cuevas de Maros en Sulawesi son famosas por las copias de manos, también encontradas en cuevas en el área de Sangkulirang.
- En India destaca la región de Bhimbetka, un emplazamiento arqueológico en donde se encontraron rastros de vida humana de la Edad de piedra, entre ellos pinturas rupestres de hace unos 9.000 años.


Europa

Península Ibérica


localizaci_n_de_los_principales_yacimientos_y_mbito_geogr_fico_del_arte_rupestre_del_arco_mediterr_neo_de_la_pen_nsula_ib_rica_indic_ndose_los_l_mites_de_las_provincias_en_los_que_se_encuentran_los_abrigos

Localización de los principales yacimientos y ámbito geográfico del Arte rupestre del Arco mediterráneo de la Península ibérica indicándose los límites de las provincias en los que se encuentran los abrigos.

Arte rupestre del arco mediterráneo de la Península Ibérica. El conjunto del arte rupestre del arco mediterráneo en la península ibérica es un bien cultural perteneciente al Patrimonio de la Humanidad, según declaración de la Unesco en el año 1998.1 Se trata de un conjunto de yacimientos de arte rupestre en la mitad oriental de España, que destaca por el elevado número de lugares que presentan este tipo de arte, la mayor concentración de Europa. Su denominación alude a la cuenca del mar Mediterráneo: Mientras que unos yacimientos están situados próximos al mar, muchos de ellos están en el interior, en comunidades como Aragón o Castilla-La Mancha...


30baci_4s

Ciervo esquemático del abrigo gaditano conocido como Cueva de Bacinete. La representación del animal se caracteriza por el uso de trazos simplificados y convencionales que no pretenden ser realistas, omitiendo todos los detalles irrelevantes para la información que interesa resaltar, llegando a rozar la abstracción. A pesar de ello, la figura es fácilmente comprensible y cualquiera que conozca esta especie animal, la reconocerá inmediatamente.

Arte esquemático ibérico. Se denomina Arte Esquemático a una serie de representaciones prehistóricas (sobre todo pintadas y casi siempre rupestres) que aparecen en la península ibérica asociadas a las primeras culturas metalúrgicas (Calcolítico, Edad del Bronce, e incluso, con pervivencias marginales en el inicio de la Edad del Hierro). La cronología es, aún, tema de debate, pero podría abarcar desde el cuarto al primer milenio antes de Cristo, solapándose, en sus inicios, con el Arte Levantino y perviviendo marginalmente en algunas zonas aisladas durante etapas muy tardías.

Su principal característica, y la que le da nombre, es el esquematismo, es decir, un estilo figurativo en el que sólo se representan los fragmentos básicos de cada figura (eliminando todos los demás); además, la representación es tan básica que los elementos gráficos se convierten en meros esbozos, pero sin perder los rasgos mínimos de identificación. De hecho, el fenómeno esquemático se considera algo muy poco preciso y problemático, y se integra en un amplio movimiento que afecta a casi toda Europa y el Mediterráneo.

Podría decirse que el fenómeno esquemático tiene dimensiones globales, aunque cada región, incluida la hispana, tenga aspectos propios y diferenciadores.


distribuci_n_del_arte_esquem_tico_en_la_pen_nsula_ib_rica

Distribución del arte esquemático en la península ibérica.

Fenómeno esquemático en la península ibérica. El Esquematismo en el arte es un concepto hermano de otros como el Realismo (una representación figurativa más o menos fiel a la naturaleza, con detalles concretos que permiten identificar fácilmente lo figurado), la Estilización (también figurativo, pero acentuando ciertos detalles considerados arbitrariamente importantes, repitiéndolos y deformándolos hasta perder sus rasgos realistas), y la Abstracción (representaciones completamente ajenas a la realidad, por tanto no figurativas, asociadas a una simbología filosófica y que, aunque pueda recordar inconscientemente ciertos elementos reales, no es posible comprobar tal relación).

Incluso, si sólo se tiene en cuenta el ámbito peninsular, el arte esquemático carece de uniformidad: abarca una cronología considerablemente amplia y su geografía es demasiado extensa, lo que dificulta enormemente su estudio y hace casi imposible establecer fases o regiones culturales. En todo caso, y de un modo general, suele distinguirse una tendencia más geométrica y de temática restringida, frente a otra más naturalista y variada en las que incluso se aprecia cierta intención narrativa. A pesar de los intentos y de los debates, no ha sido posible atribuir un contenido cronológico a esta separación en dos tendencias que, por otro lado, casi todos consideran que, en el fondo es muy subjetiva y por tanto poco fiable. De cualquier modo, las figuras carecen de orden compositivo, parecen repartidas aleatoriamente: simplemente yuxtapuestas. Tampoco hay sensación de movimiento o, en todo caso, éste es sustituido por convencionalismos.

Toda la península ibérica posee yacimientos de arte rupestre esquemático. Aunque, para ser más concretos, éste predomine en zonas montañosas donde hay disponibilidad de abrigos rocosos, los vacíos se pueden llenar gracias al arte mueble esquemático (ya que éste también aparece en yacimientos situados en valles, campiñas y llanuras), a lo que hay que añadir la decoración de muchos megalitos. Aparte de eso, las mayores concentraciones de estaciones esquemáticas están en las montañas de la costa levantina, en Sierra Morena y las serranías circundantes,6 en la cuenca baja del Guadiana y del Guadalquivir (hasta llegar a la provincia de Cádiz), en el estuario del Tajo, en las sierras centrales de la Meseta Central, donde sobresale la región de Las Batuecas (en la Sierra de Gata, entre Salamanca y Cáceres), con ramificaciones en Ávila, en la cornisa cantábrica, con extensiones hacia León y un particular núcleo en Galicia, que, debido a su fuerte personalidad atlántica, suele estudiarse aparte.

La realidad que va desvelando la investigación es que este estilo artístico ciertamente tiene una base común, basada en el esquematismo, pero, sería un error considerarlo un fenómeno único. Ni siquiera un horizonte que abarcase varias culturas. Más bien, debe hablarse de varios horizontes y de muchas culturas, facies y fases de cada una. Incluso, dentro de una misma área geográfica y en un mismo periodo pueden convivir diversas tradiciones de fondo esquemático, aunque independientes.

Por ejemplo, en el Levante hispano nos encontramos con decoraciones esquemáticas lineales (consideradas, como mínimo, precedentes epipaleolíticos del arte esquemático) ya desde el horizonte cardial de la cueva de la Cocina (Valencia), pero también en estratos no cardiales de la cueva de Nerja (Málaga), ambas de fines de quinto milenio. Otro ejemplo es el señalado en Galicia, donde la decoración de los enterramientos en cista tiene motivos esquemáticos geométricos angulosos de tradición megalítica, mientras que los petroglifos exteriores tienen motivos radicalmente distintos (espirales, círculos, cérvidos). Los dos son coetáneos, rondando el 3000 a. C., pero expresan tradiciones de base esquemática similar que se han separado al progresar.

En vista de ello, la mayoría de los investigadores coinciden en aceptar la existencia de regiones estilísticas que coincidirían con tradiciones culturales diferentes. Sin embargo, en el estado actual de la investigación no es posible diferenciarlas con precisión. A lo sumo se habla de tres focos (el galaico-portugués, el sureño y el arco levantino), pero debe haber más y quedan amplias lagunas por cubrir. De hecho se ha detectado que existe cierta permeabilidad estilística entre las diferentes regiones, lo que, sin dejar de ser un acicate a la investigación, al mismo tiempo pone las cosas más difíciles.

A pesar de lo dicho, y sin dejar de tenerlo en cuenta, es posible indicar una serie de patrones que suelen repetirse en todo el arte esquemático, entre ellos el papel que ocupa la elección de lugares estratégicos en relación al paisaje circundante, pudiendo revelar cómo cada grupo cultural organizaba su entorno ambiental (aunque ese aspecto está aún muy virgen, caben destacar algunos trabajos). Entre estos, las teorías de Ramón Grande del Brío, para quien las estaciones rupestres esquemáticas son centros cultuales con una estructura que suele repetirse: hay un núcleo principal y una serie de santuarios secundarios. El lugar principal suele ser una o varias covachas que marcan el dominio vital, y los centros secundarios lo rodean configurando el territorio sacralizado. Para más exactitud, las estaciones esquemáticas no sólo eran un signo de sacralización, sino también de dominio sobre una zona y el paisaje que se domina desde ellos. En cualquier caso, es posible desarrollar los siguientes epígrafes.


El contenido

El arte esquemático carece de la capacidad narrativa o temporal aplicable al arte levantino español y de otros tipos de arte esquemático europeo, aunque contiene numerosas escenas de tipo descriptivo y ha sido definido como una arte esencialmente conceptual.11 Por otro lado, las representaciones reflejan una sociedad perfectamente urbanizada y jerarquizada, propia de pueblos con un importante desarrollo cultural y tecnológico. Han existido diversos intentos de sistematizar la temática del arte levantino, pero todos ellos se han encontrado con importantes dificultades, destacando en especial, los trabajos de Pilar Acosta, de Gómez Barrera, de Eduardo Ripoll o de Julian Bécares.12

Por otro lado ha podido determinarse que dentro del arte esquemático hay varias tendencias. Una de ellas posee un esquematismo más exacerbado, otra algo más naturalista y una tercera denominada «macroesquemática» (que podría ser la más antigua y merecería ser deslindada, pues enlazaría con las últimas etapas del Neolítico). Su temática puede clasificarse en antropomorfa, zoomorfa y la relativa a símbolos y objetos.


Antropomorfos

La figura humana es uno de los motivos más abundantes, no por ello dejan de ser muy simples, fundamentalmente basados en un trazo vertical (el tronco) con brazos de diversas tipologías, ya sea en forma de cruz (†); de doble cruz (bien †† o bien la letra griega ∏); con forma de Te, bien con los brazos rectos, bien con los brazos curvados hacia abajo (golondrinas y ancoriformes), o hacia arriba (con forma de Y), e incluso con los brazos en jarra (como la letra Φ griega); también hay figuras esquemáticas en X. Un caso especial, por su importante papel simbólico, lo constituye el Indalo del abrigo de Maimón Chico, en Los Vélez (Almería); representa a una figura humana esquemática con los brazos extendidos y un arco sobre sus manos. Por último señalar que numerosos casos de figuras masculinas tienen el sexo señalado explíciamente (normalmente se alarga hacia abajo el trazo que representa el tronco).

33_1450910164_637003

Posibles ídolos. Aquí se incluyen figuras antropomorfas ambiguas, de las que es difícil asegurar que se trate de seres humanos o divinidades. A veces, se trata, simplemente de figuras humanas en las que se incorpora la vestimenta, lo que enmascara su verdadera apariencia. Por ejemplo, en el «Abrigo de Los Órganos», en Despeñaperros, hay posibles representaciones de una danza de figuras femeninas cuyo cuerpo son dos triángulos opuestos, invertidos, cuyos vértices se tocan (sería el tórax y una falda acampanada) junto con una gran cabeza que parece llevar un complicado tocado con rodetes, plumas y cuernos.

34_1450910334_564118

Las representaciones bitriangulares aparecen en más cuevas y, no sin controversia, se interpretan como femeninas (por comparación con el arte mueble recuperado en algunos megalitos, grabados y restos de poblados del bronce temprano). Como femeninas se interpretan también los llamados halteriformes, es decir figuras formadas por un trazo vertical y dos óvalos en los extremos (a veces a esta figura se le añaden rasgos a modo de extremidades, con lo que los halteriformes parecen hormigas). A veces, incluso se pintan estas posibles mujeres junto a figuras claramente masculinas, lo que podría simbolizar una relación familiar de las que pueden inferirse ceremonias o rituales hierogámicos (por ejemplo, el de Peñaescrita de Fuencaliente, Ciudad Real).

35_1450910413_821199

Hay, no obstante, representaciones claramente relacionadas con ídolos, pues tienen fuertes paralelismos con temas idénticos aparecidos en cerámica o en ídolos-placa exhumados en excavaciones de poblados, necrópolis y dólmenes. Su antigüedad puede remontarse, pues, al Neolítico. En primer lugar podríamos citar los Oculados, así llamados porque los ojos son muy grandes y están rodeados por líneas que los realzan o que los encierran. También hay Ídolos-placa, de forma más o menos rectangular, o bitriangular, con brazos esquemáticos, casi idénticos a los que aparecen en los dólmenes de la zona atlántica de la Península.

36_1450910493_657400

Los soliformes o esteliformes parecen constituir un segmento aparte, no tienen forma humana (aunque al ser considerados ídolos los incluimos aquí) y son tan variados que es difícil sistematizarlos.


31zoormorfos_y_antropomorfos_en_el_tajo_de_las_figuras

Zoormorfos y antropomorfos en el Tajo de las Figuras.


Escenas

No son muy abundantes. De hecho se consideran casos puntuales, entre las que se han constatado, algunas, de las que ya hemos hablado, parecen representar hierogamias; otras son danzas rituales («Valonsadero», Soria) o escenas funerarias. Igualmente hay actividades agropecuarias (como el caballo cogido de las riendas en «Peñapascuala», Cuenca) y de caza (Cueva del Tajo de las Figuras, Cádiz; «Canchal de las Cabras Pintadas', Cáceres), incluso combates.

37_1450910642_702029

Zoomorfos

Las representaciones de animales son mucho más escasas y, dentro de esa escasez, predominan los cuadrúpedos y aves, raramente naturalistas, sólo identificables por detalles específicos. Los más abundantes son los cuadrúpedos o «pectiniformes» (es decir, que tienen una silueta tan sencilla que recuerda a un peine), que consisten en una simple línea horizontal con trazos verticales hacia abajo que representan las piernas, y toscas grafías de la cabeza. Sobre esta base se añaden. Como hemos dicho, rasgos que permitirían discriminar diferentes especies: los cuernos en forma de C para los bóvidos, o en forma de dos arcos paralelos para los cápridos, o en forma de candelabro para los cérvidos.15 Más difíciles de identificar son los équidos y los cánidos, de hecho, no se identifican los animales de tiro (excepto los bóvidos), por más que, como veremos, más adelante, algunas representaciones abstractas podrían ser, en realidad, carros.

38_1450910767_824919

Las aves son escasas, pero muy llamativas, especialmente abundantes en el «Tajo de las Figuras» (Cádiz). Son reconocibles por sus alas, por tener sólo dos patas y una cabeza muy característica en la que se distingue el pico, pero es complicado determinar la especie concreta, siendo abundantes los patos y los ciconiiformes y los buitres. Un caso aparte son los ramiformes u hombres-abeto, de los que no ha podido deducirse si se trata de zoomorfos, antropomorfos, o ídolos (quizá tengan un poco de todo).


32embarcaci_n_pintada_en_la_cueva_de_la_laja_alta

Embarcación pintada en la cueva de la Laja Alta.


Símbolos y objetos

Aparte de seres animados, en el arte esquemático abundan los signos de difícil interpretación. Hay una serie de geométricos llamados petroglifoides en razón a su parecido a los Petroglifos gallegos (círculos pintados o cazoletas grabadas, herraduras, meandros, formas serpenteantes o en zig zag, series de puntos o de trazos formando diversos contornos…). Éstos casi siempre aparecen junto a representaciones antropomorfas.

39_1450910839_294559

Hay, asimismo, estructuras rectangulares, que algunos investigadores consideran símbolos abstractos y otros consideran la representación de objetos concretos, tal vez casas, campos de labor.

40_1450911003_193287

En otros casos, a esas estructuras se les añaden círculos laterales (ruedas), adquiriendo una inequívoca apariencia de carros. Esto indica que, cuando menos, estas representaciones son posteriores a su verificación arqueológica, es decir, el 800 a. C. Por el momento sólo se han atestiguado en la provincia de Badajoz. Algo más frecuentes son los trineos, seguramente anteriores cronológicamente. En ninguno de los casos aparecen animales de tracción.

Otros signos confusos y contradictorios son las posibles embarcaciones, que sólo han podido ser observados sin sombra de dudas en el arte rupestre del extremo sur de la península ibérica, concretamente en la Cueva de la Laja Alta (Cádiz). Hay otro posible caso en el Risco de la Mantequera a orillas del Tajo (Extremadura), pero podría tratarse de un trineo.

41_1450911124_396557

Por su parte, las armas son relativamente frecuentes, pero tan esquemáticas que es muy difícil identificarlas, en todo caso hay arcos y flechas, hachas o alabardas, bumeranes y espadas (éstas, sólo aparecen en insculturas de la edad de Bronce o posteriores, por ejemplo el Ídolo de Peña Tú, en Vidiago, Asturias).


42_dolo_de_pena_t_de_vidiago_asturias

Ídolo de Pena Tú de Vidiago, Asturias.


Técnica

Aunque la mayor parte del arte esquemático español consiste en pinturas rupestres, algunos casos son grabados o insculturas.

En el caso de las pinturas, se trata de tintas planas o simples trazos gruesos, pero irregulares. Más raramente aparece el punteado o tamponado, que se usa para delimitar contornos internos o externos, así como para rellenar algunas figuras. El color predominante es el ocre rojizo, siendo más raro el negro o, incluso, el blanco. Todas las figuras son monocromas (cuando se han detectados figuras bícromas, las investigaciones han demostrado que son repintes)


0_dolo_estela_salmantino_de_la_edad_del_bronce

Ídolo-estela salmantino de la Edad del Bronce.

En el caso de los grabados o insculturas, es habitual que éstas se asocien también a pinturas. En cualquier caso, la técnica más usada es el piqueteado ancho. El ejemplo más conocido es el llamado ídolo de Peña Tú de Vidiago (Asturias), en el que desgraciadamente, el deterioro de la roca ha borrado gran parte de los pigmentos e incluso está desconchando el grabado.

Aunque el Arte Esquemático es en esencia rupestre, los horizontes cacolíticos asociados a Los Millares y sus similares del resto de la Península deparan una serie de objetos cuya decoración tiene motivos equiparables (oculados, zoomorfos, soliformes, motivos geométricos, etc.), por lo que también podría hablarse de Arte mueble esquemático; que, por otra parte ayudaría a datar el arte rupestre. En concreto, en casi toda la Península, incluido el hinterland de Los Millares (en España) y de Vila Nova de São Pedro (en Portugal). A esto hay que añadir la decoración de los ortostatos de los megalitos penisulares, que se conserva en raras ocasiones pero que se hacía con temas y técnicas prácticamente idénticas a las del arte rupestre (pintura e inscultura).

Durante la Edad del Bronce el panorama cambia, el arte mueble es diferente al esquemático, porque éste está en regresión, pero hay expresiones que pueden asociarse a los petroglifos galaico-portugueses, sobre todo en la franja atlántica de la Península (Galicia, Portugal y todo el oeste español), donde menudean ciertas esculturas toscas y de tamaño considerable, aunque de diversas tipologías, llamadas ídolos-estela o estatuas-menhir en lo que se representan antropomorfos esquematizados, con diversos convencionalismos y armas de bronce (lanzas, escudos, puñales, espadas...).


0cuenco_oculado_del_poblado_calcol_tico_de_los_millares_almer_a

Cuenco oculado del poblado calcolítico de Los Millares (Almería)


0idolillos_femeninos_del_mbito_megal_tico_peninsular_extremadura

Idolillos femeninos del ámbito megalítico peninsular (Extremadura)


0_dolo_placa_femenino_con_semejanzas_a_los_bitriangulares_esquem_ticos

Ídolo-placa femenino con semejanzas a los bitriangulares esquemáticos


0cer_mica_incisa_con_soliformes_del_poblado_almeriense_de_los_millares

Cerámica incisa con soliformes del poblado almeriense de Los Millares


Origen y cronología

El esquematismo no puede ser considerado, por sí mismo, un indicador cronológico, pues ya aparece en el Paleolítico superior y se percibe en ciertas escenas del arte Levantino español. En cuanto a su datación, aunque todo parece indicar que es propio de pueblos peninsulares entre el Neolítico y la edad de Hierro, es muy difícil, por no decir, imposible, dar más detalles.

Eduardo Ripoll considera que entre el arte Levantino y el Esquemático hay una fuerte relación, de hecho, piensa que éste deriva de aquel (por degeneración evolutiva), proponiendo una fase de transición. Ripoll además, indica, que el arte Esquemático tienen una extensión geográfica mucho mayor, ya que se va extendiendo, poco a poco, desde la franja mediterránea, hacia el interior, alcanzando la Meseta y las costas atlánticas. Para sostener estas ideas se apoya en las comparaciones que hace con los hallazgos de culturas como Los Millares (donde aparecen triángulos punteados, ídolos oculados, cérvidos), el yacimiento de Palmela, el de Las Carolinas y el de Vélez Blanco: cerámica decorada, arte mueble, plaquetas, idolillos rectangulares, baculiformes, medias lunas, ancoriformes, etc. A los objetos artísticos añade otros como los carros o las armas.


50cuenco_del_calcol_tico_madrile_o_con_ciervos_esquem_ticos_y_soliforme

Cuenco del calcolítico madrileño con ciervos esquemáticos y soliforme.


43_dolo_con_los_ojos_resaltados_por_incisiones_verticales_posee_brazos_estilizados

Ídolo con los ojos resaltados por incisiones verticales. Posee brazos estilizados.


51placa_grabada_con_c_rvido_esquem_tico_de_vila_nova_de_s_o_pedro_portugal

Placa grabada con cérvido esquemático de Vila Nova de São Pedro (Portugal).


52estela_de_granja_de_toni_uelo_badajoz

Estela de Granja de Toniñuelo (Badajoz).


53_dolo_oculado_llamado_de_extremadura_calcol_tico_m_a_n_madrid

Ídolo oculado llamado "de Extremadura" (Calcolítico, M.A.N., Madrid).

Otro investigador, el profesor Antonio Beltrán, niega la relación filética entre el arte Levantino y el Esquemático, aunque admite que pudieron ser contemporáneos algún tiempo: hay abrigos rocosos en los que el Esquemático se superpone al Levantino y otros en los que ocurre lo contrario. Este especialista, piensa, más en una ruptura que en una evolución cultural, en la aparición de nuevas gentes, exploradores extranjeros, con nuevas creencias y diferentes tendencias artísticas. Concretamente, piensa que la llegada del metal a la Península afectó profundamente a los pueblos indígenas (aunque no está claro si hubo colonización o sólo aculturación). Propone como núcleos originarios, los del sur y sureste, zonas en las que se atestiguan las primeras presencias de forasteros en busca de oro y cobre hispanos. Desde allí, este nuevo horizonte se extendería por todas partes, creando culturas variadas e independientes, como la de Galicia, con sus inconfundibles petroglifos. Este conglomerado de horizontes culturales, asociado al arte esquemático, predominaría toda la edad de Bronce, e incluso durante el principio de la edad de Hierro. Con la consolidación de las culturas de la edad de Hierro, el arte esquemático va desapareciendo. Francisco Jordá Cerdá5 no coincide en absoluto con Beltrán, ya que rechaza las influencias foráneas, defendiendo una evolución nativa cuyo núcleo estaría en el Sistema Bético y Sierra Morena. Pero en lo que más destacan las tesis de Jordá es en que considera que el arte Esquemático no es posterior ni derivado del Levantino, que en realidad podría responder a una estilización por aculturación de éste. Se basa en hallazgos antiquísimos (epipaleolíticos) que hemos citado, de decoraciones esquemáticas lineales en la cueva de la Cocina y en la de Nerja (finales del V milenio a. C.).

Sin embargo, todas estas explicaciones fallan en considerar el fenómeno esquemático como una unidad en toda la Península. Igualmente la tendencia actual es compaginar la influencia orientalizante calcolítica, con la evolución local neolítica, aceptando, incluso, varios focos emisores originarios para el esquematismo peninsular. Por ejemplo, parece haber acuerdo en que la aparición de los ídolos oculados calcolíticos (que aparecen en el arte mueble, en la cerámica, los dólmenes y las pinturas rupestres) revela la influencia de pueblos mediterráneos extrapeninsulares; pero, al mismo tiempo, su evolución posterior y su difusión geográfica van acompañadas de transformaciones propias de dinámicas evolutivas regionales. Por ejemplo, Pilar Acosta ve la transformación de los «ojos» en figuras soliformes como una prueba del aporte indígena de raíz neolítica a las innovaciones calcolíticas extranjeras.8 Por otra parte, las influencias externas no sólo debieron venir del Mediterráneo, habida cuenta de las peculiaridades de la zona galaica que se podrían explicar por los contactos con otras culturas atlánticas. De hecho, se observa, por los motivos representados, que la idiosincrasia galaica ya estaba plenamente formada en el III milenio a. C., lo que indica que el origen de sus petroglifos debe ser muy anterior, contemporáneo incluso con la aculturación orientalizante del Mediterráneo.


54petroglifos_gallegos_meandros

Petroglifos gallegos: meandros


55petroglifos_gallegos_c_rvidos

Petroglifos gallegos: cérvidos


56_pedra_cabras

Petroglifos gallegos: cápridos

Durante la Edad del Bronce, la fragmentación del fenómeno esquemático peninsular parece aumentar, su constatación cronológica se hace a través de las armas representadas (ausentes hasta entonces): en el noroeste los petroglifos siguen su propio camino, muy relacionado con otros pueblos atlánticos norteños, pero manteniendo tradiciones megalíticas. De hecho, la edad de Bronce parece el momento de mayor auge de los petroglifos al aire libre. Paralelamente, toda la franja occidental de la Península se ve influida. De hecho, en el segundo milenio el arte esquemático se manifiesta en forma de grabados y de estatuas-menhir, es decir, estelas funerarias de considerable tamaño.

En cambio, en el sur y en el Levante, coincidiendo con el surgimiento de la cultura de El Argar, el arte esquemático parece sufrir un fuerte retroceso, quedando relegado a algunos objetos cerámicos y de arte mueble (y, marginalmente, en escasos yacimientos rupestres, como es el caso de la cueva de la Laja Alta, en Jimena de la Frontera, Cádiz. Ésta, por la temática de su representaciones: embarcaciones, es considerada la manifestación más moderna del esquematismo en la zona, datada en el primer milenio, y deslindada de la tradición esquemática general).


57embarcaciones_pintadas_en_la_cueva_de_la_laja_alta_c_diz

Embarcaciones pintadas en la cueva de la Laja Alta (Cádiz).


Epílogo

A modo de conclusión, se constata que las raíces del arte esquemático están en el neolítico indígena del arco mediterráneo y del sur, que este nació con el fin del Neolítico y el principio del Calcolítico en el sureste de la Península.

. Que el fenómeno esquemático no es exclusivo de la península ibérica, de hecho se da en toda Europa y podría decirse que, aunque con fechas y culturas muy diferentes, en todo el Mundo. La universalidad del fenómeno esquemático es síntoma de leyes universales, a saber, la homogeneidad en la concepción de los pictogramas por el ser humano.

. Que en su nacimiento jugaron un papel incierto las influencias mediterráneas orientalizantes, al mezclarse con las tradiciones indígenas, sin que se sepa cuantificar el peso de cada una de las tendencias.

. Que el arte esquemático no responde a una cultura unitaria, sino que parece un rasgo común de numerosas culturas regionales diferentes, manifestándose en cada una de ellas por diversos medios: cerámica decorada, arte mueble, pintura rupestre, grabados rupestres, decoración de megalitos, etc.

. Que en la mayor parte de la Península el auge del fenómeno esquemático corresponde al tercer milenio adC, sobre todo al Calcolítico, comenzando su declive en la edad de Bronce, aunque existen numerosas pervivencias mucho más tardías. La zona Galaico-portuguesa, marca una pauta distinta, pues su apogeo se da precisamente en el segundo milenio adC, es decir, la edad de Bronce, gracias, tal vez, a contactos con otros pueblos atlánticos. La zona galaica extendió su influencia a toda la franja occidental de la Península, donde el arte esquemático sobrevivió en forma de grabados, insculturas y estelas funerarias llamadas estatuas-menhir.

. Que hay muchas lagunas sobre el arte esquemático y que todo lo anterior puede ser objeto de revisión según avancen los estudios científicos.


11nave_fenicia_cueva_de_la_laja_alta_c_diz

Nave fenicia.Cueva de la Laja Alta, Cádiz.

La península ibérica es uno de los territorios donde podemos encontrar yacimientos prehistóricos del periodo paleolítico en Europa. Existen algunos relevantes por su antigüedad, por su singularidad, por su calidad, etc. Por ejemplo, la cueva de Nerja alberga, según estudios de 2012, las que podrían ser las pinturas más antiguas de la humanidad, además realizadas por neandertales.4 Uno de los sitios de extraordinaria calidad, y además el primero reconocido como arte prehistórico, es la Cueva de Altamira, ubicada en España. En esta caverna existen unas ciento cincuenta pinturas, distribuidas en los muros y en el techo, pero el lugar más importante de la gruta es una cámara de 5 metros, en donde los grafos se elaboraron en el techo desnivelado, aprovechando así las protuberancias de la superficie rocosa para dar relieve a las figuras humanas y animales, especialmente bisontes -unos dieciocho- en un grupo de grafos policromáticos de gran detalle y realismo. Las composiciones de Altamira carecen de un sentido de conjunto y muchas veces las imágenes fueron superpuestas sobre otras más antiguas, circunstancia que confirma el propósito mágico-religioso y no meramente decorativo.

En el epipaleolítico, entre Barcelona y Almería, existen decoraciones murales rupestres en las paredes de cueva con superficies calcáreas y por sobre los 800 a 1000 metros de altura sobre el nivel del mar, hechas por un pueblo nómada. Estas pinturas se caracterizan por un realismo impresionante, considerando que fueron creadas con herramientas rústicas. Muestran un desarrollo estilístico que incorpora paulatinamente la abstracción, el detalle esquemático, y un dinamismo extremo. Pero lo que más llama la atención son los motivos antrópicos, incluyendo hombres vestidos con pantalones, ornamentados con plumas y armados con arcos, representando frecuentemente escenas de caza. Las mujeres utilizan faldas y están adornadas con plumas.


12animales_pintados_en_la_cueva_la_pileta_m_laga

Animales pintados en la cueva La Pileta (Málaga).

Durante el mesolítico, las comunidades humanas localizadas en la península se caracterizaron por desarrollar un nivel de trabajo artístico más avanzado al representar en imágenes situaciones cotidianas como la caza, las luchas, los ritos y ceremonias. Las primeras pinturas de este tipo se hallaron en el año 1903 en Calapatá, pero también se originó en las provincias de Almería, Albacete, Castellón, Valencia, Lérida y Teruel. Estas grutas se distinguen de muchas otras debido a que son meros refugios al aire libre. Entre las manifestaciones más impresionantes se halla la de Cogul (Lérida), que representa una ceremonia en la cual un grupo de mujeres danzan con faldas alrededor de un hombre.

En Portugal, Extremadura, Cádiz y la Sierra Morena se encuentran las pinturas más importantes de tendencia abstracta, representando signos ideomorfos.
Francia

La elaboración de pinturas rupestres en Francia está registrada desde hace unos 32.000 años, por ejemplo las de la cueva de Chauvet o las atribuidas a la cultura auriñaciense en la gruta de Aurignac. Alcanzaron su máximo esplendor entre 14.000 y 13.000 años a. C., en la cueva de Lascaux. En esta caverna son representados caballos, ciervos y otros animales. Las pinturas de la cueva de Lascaux se caracterizan por poseer contornos marcados con negros, para destacar la imagen y polvos de colores, para resaltar los efectos cromáticos.


Oceanía

Australia

En Australia se ha encontrado una significativa cantidad de pinturas, cuyos ejemplos más importantes están en el Parque Nacional Kakadu, una gran colección de pinturas a base de ocres. El ocre es un material no orgánico, por eso es imposible fechar las pinturas con el procedimiento de radiocarbono.


13pintura_de_un_hombre_se_piensa_que_es_un_guerrero_o_un_cazador

Pintura de un hombre se piensa que es un guerrero o un cazador.


14una_tortuga

Una tortuga.


15dos_peces_con_los_rganos_internos_a_la_vista

Dos peces. Con los órganos internos a la vista.


16esqueleto_de_un_macr_podo_problamente_un_canguro

Esqueleto de un macrópodo, problamente un canguro.


17un_zagloso

Un zagloso.



Ídolo de Peña Tú


31pe_a_t

El ídolo de Peña Tú en dónde se encuentran los restos prehistóricos, se encuentran en Puertas de Vidiago en el concejo de Llanes en Asturias. El conjunto neolítico de pinturas y grabados aparecen reflejados en la cara orientada a levante de esta peña situada en la finalización de la Sierra Plana de la Borbolla, esta situación de las pinturas hace que la roca forme un abrigo natural para las pinturas lo que ha posibilitado su conservación hasta nuestros días, preservándola de los rigores meteorológicos.


35pe_a_t_1

La roca es conocida desde la antigüedad por los habitantes de los pueblos cercanos si bien no es hasta 1914 cuando se realizan las primeras investigaciones arqueológicas de la roca,1 destacando desde el primer momento la figura que da nombre al enclave: el Ídolo.

Las pinturas están realizadas en color rojizo y representan de forma esquemática figuras humanas, de las que se puede destacar una en la que lleva una especie de bastón. Diferentes puntos rojos cuya interpretación hoy en día es desconocida. Dentro de este grupo de pinturas muchas de ellas hoy en día casi desaparecidas o con trazos muy endebles se halla también la figura de un animal cuadrúpedo.

Las pinturas se entremezclan con diferentes cruces grabadas en la roca hechas en la época de la cristianización para sacralizar las figuras paganas.

"Esto significa que la tribu no eran nomadas, ya que el hecho de dibujarlos significa honor a la cosecha..."


33detalle_del_dolo_y_del_pu_al

Detalle del ídolo y del puñal.

Si bien las pinturas son de menor importancia debido a su modesta realización, lo que destaca del conjunto es el Ídolo y su puñal. El ídolo es un ejemplo extraordinario de arte que contrasta con el resto del conjunto. Se trata de una figura de un metro diez centímetros de alto representando la figura antropomorfa de una persona envuelta con una túnica o un ropaje decorado con rectas, trazos cortos y líneas en zig zag. El conjunto remata con un tocado con líneas que salen de él a modo de flecos.

De la figura humana se reflejan sólo los ojos, la nariz y el pie izquierdo.

A la izquierda del ídolo se encuentra dibujado un puñal hacia abajo. Según se cree esto nos indica que la figura hace referencia al enterramiento de un hombre cuyo cargo dentro de la tribu sería la de un gran guerrero o jefe. De hecho casi en la base de la roca se encuentra una cavidad que pudo ser usada para tal fin.

La creencia de que el conjunto se trata de un monumento mortuorio se ve reforzada por la existencia de una serie de túmulos y tumbas prehistóricas en la sierra.

Una posible interpretación simbólica del conjunto es la siguiente: La roca representaría a un dragón o cuélebre que había sembrado el temor entre los lugareños. En este conjunto estaría enterrado el guerrero que le dio muerte, y que aparece grabado en la roca con su mortaja y el arma con el que se enfrentó...


32imagen_de_las_pinturas_de_la_pe_a

Imagen de las pinturas de Peña Tú (Asturias).



Enlaces relacionados


Más info de pintura rupestre

Arte prehistórico

Arte paleolítico

Arte rupestre del extremo sur de la península ibérica

Cueva del Tajo de las Figuras (Benalup)

Cueva de Bacinete (Los Barrios)

Cueva de la Laja Alta (Jimena de la Frontera)

Pinturas Rupestres de los abrigos de Tortosilla

Arte rupestre del extremo sur de la península ibérica

Petroglifo (Los petroglifos son diseños simbólicos grabados en rocas, realizados desgastando su capa superficial).

El ídolo de Peña Tú, en Vidiago (Asturias)

Arte rupestre de los valles de Otíñar, en Jaén

Los Millares, poblado prehistórico en Almería[/url]



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado al arte rupestre. Las manifestaciones artísticas de la prehistoria tienen su máxima representación en los llamados artes rupestre, mobiliario y megalítico. El primero de ellos, el arte rupestre, recibe su nombre de las paredes rocosas de las cuevas y abrigos en los que se realizaban las pinturas. Estas pinturas representaban fundamentalmente animales y escenas de caza. El arte rupestre está, sobre todo, representado en España y el sur de Francia. En España destacan las pinturas rupestres de las cuevas de Altamira y en Francia las de Lascaux. En España podemos encontrar dos zonas de pintura rupestre diferenciadas: la zona cantábrica y la levantina.


Fuentes y agradecimientos a: es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, thales.cica.es, artehistoria.com, arteespana.com, flickr.com, hiru.com, wiccasolitario.mex.tl y otras de Internet.


j.luis [ Viernes, 15 Junio 2012, 10:00 ]
Título del mensaje: ARTE RUPESTRE
La mano del neandertal asoma tras las pinturas más antiguas


Nuevas dataciones de arte rupestre de Asturias y Cantabria revelan que es anterior a lo estimado

El hallazgo abre la duda de qué especie humana creó las figuras rupestres




user_50_1panel_de_las_manos_en_la_cueva_de_el_castillo_cantabria

Panel de las manos, en la cueva de El Castillo (Cantabria). Una de las siluetas de una mano tiene al menos, 37.300 años y un disco rojo, 40.800. Son las pinturas rupestres más antiguas de Europa.

VER VÍDEO: http://sociedad.elpais.com/sociedad...041_017850.html

Tal vez nada nos acerque más a los ignotos humanos del pasado que las pinturas que hicieron en las cuevas. Y no solo se convierte en mensaje casi directo un primoroso bisonte policromado, sino incluso la simple silueta de la mano de alguien que la contorneó soplando un tinte por una caña. El norte de España es rico en esos vestigios. ¿Quién hizo las pinturas rupestres? ¿Y cuándo? A la segunda pregunta hay ahora una respuesta clara: algunas tienen más de 40.000 años. Esto las hace unos 5.000 años más antiguas de lo que sugerían las dataciones anteriores y, además, abre una inquietante incógnita sobre sus autores.

Siempre se ha considerado que fue nuestra especie, la humanidad moderna, la autora de esas obras de arte primitivas, entre otras cosas porque cuando fueron pintadas muchas de ellas ya habían desaparecido los neandertales (hace casi 30.000 años). Pero no hay razón para negar a estos últimos la capacidad de pintar, para afirmar que carecían de la cultura simbólica necesaria para hacerlo. Ahora resulta que algunas de las pinturas son más antiguas de lo que se creía y claramente contemporáneas de los neandertales, por lo que cabe especular que pueden ser obra suya. Es solo una idea, advierten los expertos, porque no se conocen pinturas rupestres de aquella especie. Y hace 40.000 años ya estaba el hombre moderno en Europa. De cualquier modo, esas obras de arte primitivo de Cantabria y de Asturias son las más antiguas del mundo de edad bien determinada.

El descubrimiento viene de la mano de unas nuevas dataciones de 50 pinturas en 11 cuevas. En la de El Castillo, un disco tiene 40.800 años o más, y algunas siluetas de manos, 37.300. En Altamira, un símbolo rojo claviforme tiene, al menos, 36.500 años.


user_50_2algunas_siluetas_de_manos_realizadas_soplando_pigmento_alrededor_de_la_cueva_de_el_castillo_cantabria

Algunas siluetas de manos, realizadas soplando pigmento alrededor, de la cueva de El Castillo (Cantabria).


Los primeros europeos tenían la capacidad cognitiva para ser artistas

“Las pruebas de la presencia de humanos modernos en el norte de España se remontan a 41.500 años y antes de ellos estaban allí los neandertales”, explica Alistair Pike, líder del equipo autor de este trabajo que se presenta en la revista Science. “Nuestros resultados indican que, o los humanos modernos llegaron a Europa con la pintura ya incorporada a su actividad cultural o esta se desarrolló inmediatamente después de su llegada, o tal vez se trata de arte neandertal”.

La creación artística es un hito de la evolución de las capacidades cognitivas y el comportamiento simbólico, y puede ser asociado al desarrollo del lenguaje, recalcan los investigadores.

Se conocen vestigios de capacidad simbólica de la humanidad moderna anteriores a su llegada a Europa, como cuentas perforadas y cáscaras de huevo de avestruz decoradas de hace entre 70.000 y 100.000 años, encontradas en África, recuerdan los científicos. Tal vez nuestros antepasados prehistóricos desarrollaron más aún esa innovación cultural, ya en el continente europeo, en su competición por los recursos con los neandertales. Pero de estos últimos, que vivían en el territorio miles de años antes de que llegaran los humanos modernos, también se han encontrado pruebas de su capacidad simbólica, como enterramientos y adornos corporales.

Si resultase que los artistas prehistóricos eran la otra especie “sería un descubrimiento fantástico”, añade Pike. “Significaría que los contornos de mano en las paredes de esas cuevas son de neandertal... pero necesitamos datar más muestras para ver si esto es así”, añade. La prueba definitiva sería identificar pinturas rupestres anteriores a la llegada a Europa de la humanidad moderna, es decir, anteriores a 42.000 años, como mínimo.


user_50_4pinturas_de_dos_metros_de_caballos_en_la_cueva_de_tito_bustillo_asturias_sobre_im_genes_anteriores

Pinturas de dos metros de caballos en la cueva de tito Bustillo (Asturias) sobre imágenes anteriores.


Los expertos necesitan pruebas de hace 42.000 años para estar seguros

“No sería sorprendente que los neandertales resultaran ser los primeros artistas de las cavernas. Puede parecer chocante, pero en el contexto de lo que hemos aprendido de ellos en la última década no debería sorprender demasiado”, dice Joao Zilhao, investigador de la Universidad de Barcelona y uno de los miembros del equipo de Pike. Reconoce que no se puede afirmar por ahora que está demostrada esa autoría. Pero si fuera así, añade, significaría que “el lenguaje y las capacidades cognitivas avanzadas estaban presentes en el linaje humano hace mucho tiempo: al menos desde el ancestro común de neandertales y humanos modernos, hace medio millón de años”.

Juan Luis Arsuaga, codirector de las excavaciones de Atapuerca, destaca dos aspectos en este “magnífico trabajo”. “Lo primero que resulta muy interesante es la datación exacta del arte paleolítico, que permite comprobar el esquema clásico de evolución estilística: ahora está claro que las siluetas de manos y los símbolos son más antiguos, y luego evolucionaría hacia un estilo más descriptivo, más figurativo”. En cuanto a si pudieron ser los neandertales los autores de las obras rupestres más antiguas, Arsuaga afirma que no hay nada probado con este trabajo de Pike y sus colegas, “que nos deja con la miel en los labios. Las elaboradas figuras de ciervos y bisontes, no creo, pero las siluetas de manos y los símbolos, ¿por qué no?”.

Las dataciones de las pinturas rupestres y los grabados prehistóricos han sido muy inciertas desde hace años. El problema es que, a menudo, los pigmentos utilizados son minerales, no de origen orgánico, por lo que no son eficaces las técnicas de radiocarbono. Y en los que son de carbón, solo se pueden extraer cantidades minúsculas para no dañar las obras, lo que dificulta la datación, porque cualquier contaminación se magnifica.


user_50_3una_investigadora_de_la_universidad_de_bristol_reino_unido_toma_muestras_en_la_cueva_de_tito_bustillo_asturias_para_hacer_las_dataciones

Una investigadora de la Universidad de Bristol (Reino Unido) toma muestras en la cueva de Tito Bustillo (Asturias) para hacer las dataciones.

Pike (Universidad de Bristol, Reino Unido) y sus colegas, casi todos ellos de España y de Portugal, han utilizado una técnica denominada de uranio/torio con la que no analizan directamente los pigmentos sino las capas mineralizadas (calcitas) que, con el tiempo, se forman sobre las pinturas. Las obras de arte rupestre que están debajo no pueden ser más modernas. Es una técnica mínimamente invasiva, comentan, porque ahora se puede aplicar a muestras de pocas decenas de miligramos.

“Nada impide, que sepamos, que los neandertales pudieran tener arte, aunque aún no lo hemos encontrado”, dice Ignacio Martínez, paleoantropólogo de Atapuerca. “Aquellos individuos tenían todo lo necesario para poder ser artistas: un cerebro grande, seguramente capacidad de hablar, una tecnología compleja... y tenemos pruebas de que practicaban el adorno personal”.

En este nuevo trabajo de datación de las pinturas rupestres participan, además de Pike y Zilhao, investigadores de varias instituciones españolas: Marcos García-Diéz, de la Universidad del país Vasco; J. Alcolea y R. De Balbín, de la Universidad de Alcalá de Henares; C. González-Sainz, de la Universidad de Cantabria; Carmen de las Heras, José Antonio Lasheras y R. Montes, del Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira; D.L. Hoffmann, de la Universidad de Bristol y del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana, y B.P. Pettitt, de la Universidad de Sheffield, en el Reino Unido.



20.000 años de grafiteros en Altamira


user_50_arte_rupestre_altamira_1

Cueva de Altamira. Techo de Polícromos / Foto: Museo de Altamira y P. Saura

Un símbolo claviforme rojizo del Techo de los Polícromos de la cueva de Altamira tiene, por lo menos, 36.500 años. Luego el arte rupestre empezó allí 10.000 años antes de lo que pensaba. Lo han datado ahora los científicos con el nuevo método. Las espectaculares figuras de bisontes son de hace unos 18.000 años. Esto significa que el lugar fue visitado y pintado por los hombres prehistóricos repetidas veces a lo largo de un período de casi 20.000 años, concluyen los investigadores. Como prueba, otra pintura de la famosa cueva también datada de nuevo, es de hace 22.000 años.


user_50_16techo_principal_de_la_caverna_de_altamira_cantabri

Techo principal de la caverna de Altamira, Cantabria

“Altamira tiene numerosas pinturas, incluidas manos humanas y animales. La cronología de este arte se ha debatido desde su descubrimiento [en 1868]”, escriben Alistair Pike y sus colegas en Nature. Ellos recuerdan en su artículo que los expertos coincidían ya en distinguir varias fases superpuestas en las 10 principales zonas decoradas de la cueva, pero no coincidían acerca de cuánto tiempo habría durado la repetida presencia y utilización —al menos artística— de los humanos en Altamira.


user_50_0arte_rupestre_elcastillo_2

Cueva del Castillo (Puente Viesgo, Cantabria). El Castillo. Vista General del interior de la cueva / Foto: P. Saura

También en El Castillo se empezaron a fondo los grafiteros prehistóricos. En esa cueva hay más de un centenar de imágenes en múltiples cámaras. Los científicos ahora han datado un disco rojizo hecho con salpicaduras en el llamado Panel de las Manos y tiene más de 40.800 años. Las siluetas de las manos —hechas con la misma técnica de soplar un pigmento alrededor de un objeto pegado a la pared—, tienen 37.300 años.



¿Pintaron los neandertales Altamira?


user_50_0nomada_altamira1_11g

Cueva de Altamira / Nómada

Una nueva datación confirma que fueron creadas 10.000 años antes de lo que se pensaba. Las pinturas rupestres de Altamira, así como las de otras cuevas del norte de España, podrían haber sido realizadas por neandertales y no por nuestros antepasados directos. Una nueva datación, llevada a cabo con la técnica uranio-torio en 50 pinturas de once cuevas españolas, ha revelado, en efecto, que esa forma de arte primitivo es por lo menos 10.000 años más antigua de lo que se creía y procede, por lo tanto, de una época en la que los primeros Homo sapiens aún no habían llegado, o estaban llegando, a Europa. El estudio ha merecido esta semana la portada de la revista Science.

Leer más: http://terraeantiqvae.com/profiles/...source=activity

Cueva de Altamira, enlace: http://es.wikipedia.org/wiki/Cueva_de_Altamira

El Museo de Altamira (junto a la cueva original, se encuentran ambos a 2 km de distancia del centro urbano de Santillana del Mar en Cantabria). Enlace: http://www.cuevamuseoaltamira.com/


Fuentes y agradecimientos: elpais.com / terraeantiqvae.com / http://canales.elcomercio.es / http://ydelarte.blogspot.com.es


j.luis [ Viernes, 15 Junio 2012, 10:38 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
IMPORTANTE HALLAZGO EN LAS CUEVAS DE LA CORNISA CANTÁBRICA



El arte rupestre del norte, el más antiguo de la Humanidad


Una nueva técnica de datación desvela que las pinturas de Tito Bustillo tienen 35.500 años y algunas de las descubiertas en cuevas cántabras rozan los cincuenta mil años. Hasta el momento, se consideraba que las muestras artísticas más antiguas de Europa eran las encontradas en cuevas francesas.


user_50_11cueva_de_altamira

Cueva de Altamira. Signo claviforme / Foto: Museo de Altamira y P. Saura

El arte más antiguo de la Humanidad fue pintado en las cuevas del Norte de España. Hace 40.800 años, el ser humano trazó en las paredes de la caverna cántabra de El Castillo un motivo con forma de disco. Esta datación la convierte en la obra de arte rupestre más longeva. Hasta ahora se consideraba que las primeras pinturas europeas eran las encontradas en la cueva Grotte Chauvet, en la región francesa de Privas, con un máximo de 37.000 años de antigüedad. Pero esta fecha había sido fijada con el método del carbono catorce, que no podía aplicarse a pinturas minerales. Ahora, una nueva técnica basada en el uranio ha revolucionado las cronologías científicas.

Once cuevas de Asturias y Cantabria han sido objeto de la investigación del 'Proyecto de datación del arte rupestre cantábrico', cuyo objetivo era determinar las fechas de las más antiguas representaciones paleolíticas, creadas por los primeros grupos de homo sapiens, sin descartar la posibilidad de que fuesen incluso obra de humanos neandertales. Este estudio también señala que las pinturas de la cueva de Tito Bustillo podrían tener hasta 35.000 años. De ello se hace eco la revista Science, que su último número publica los resultados de este trabajo realizado por once investigadores de nueve prestigiosas instituciones europeas.


user_50_13arte_rupestre_tito_bustillo_2

Cueva Tito Bustillo (Ribadesella, Asturias). Vista general del interior de la cavidad / Foto: P. Saura

Las once cuevas estudiadas han sido Tito Bustillo, Altamira, El Castillo, La Pasiega, Las Chimeneas, Covalanas y El Pendo, todas ellas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Pedroses, Las Aguas, La Haza, y Santián completan la lista de cavidades estudiadas. Todas albergan en su interior conjuntos de arte rupestre de un valor incalculable, cuyas paredes reflejan ejemplos excepcionales de las inquietudes artísticas que han sido resultado del afán creador del hombre en la Prehistoria, en su expasión por Europa. Los investigadores destacan, si embargo, como resultados más significativos, los de Altamira, El Castillo y Tito Bustillo. Las tres aportan mucho acerca del origen de la expresión artística de la especie humana.

A escasos metros de donde se han hecho públicos los resultados de esta investigación, en la Cueva de Altamira, un Caballo de color rojo, ubicado en el Techo de los Policromos, está recubierto por una costra que indica que la pintura data de hace más de 22.000 años. En el mismo lugar, el denominado Gran signo triangular-sinuoso tiene superpuesta una capa calcítica que le otorga 35.600 años de antigüedad. A poco más de veinte kilómetros, en Puente Viesgo, la cueva El Castillo guarda un secreto ahora revelado por los científicos. Se trata del Disco, un gran punto rojo en el Techo de las Manos. Es el dato de mayor calado, ya que se remonta a los 40.800 años. Pero no es el único descubrimiento en esta caverna. Cerca del Disco, se encuentra una Mano negativa, pintada en rojo, datada en 37.300 años. Otro Disco, este de la Galería de los Discos, se ha fechado en un periodo comprendido entre los 36.000 y los 34.000 años, gracias a dos costras de calcita. Sobre una de ellas descansa la figura, y otra capa la recubre. Este peculiar 'sándwich' acota las fechas de creación del Disco. Y un Animal indeterminado de color negro, que puede observarse en el Techo de las Manos, se dibujó hace al menos 22.600 años.

En lo que respecta a la cueva asturiana de Tito Bustillo, en Ribadesella, el descubrimiento se concreta en la Galería de los Antropomorfos. El Antropomorfo, situado en una estalactita de tipo bandera, se ha podido fechar también gracias a las costras de calcita situadas encima y debajo del pigmento. El resultado indica que fue pintada al menos hace 35.500 años. De hecho, la capa superior de calcita tendría 29.600 años. Los investigadores abundan en este punto, constatando que la estalactita, situada unos tres metros sobre el suelo, está pintada por ambas caras con dos figuras de forma similar a la humana, exhibiendo además pintura roja a lo largo de los vértices. El resultado que arroja la investigación es que la cueva de Tito Bustillo guarda en su interior “una larga tradición artística”. Aventuran, asimismo, que los resultados “podrían implicar” que pinturas consideradas más recientes hasta ahora tengan en realidad una antigüedad mayor, como las figuras que están parcialmente cubiertas en el Panel de los Polícromos, en otro lugar de la cueva, cuyas obras rupestres, a la luz de las nuevas investigaciones, podrían pertenecer al Magdaleniense.


user_50_12arte_rupestre_elcastillo_1

Cueva del Castillo (Puente Viesgo, Cantabria). El Castillo, detalle de bisonte y manos en negativo / Foto: M. García

Pero todos estos datos no son simples constataciones matemáticas ni arqueológicas. Detrás de la datación absoluta del arte cavernario español, se abren hipótesis antropológicas y de tipo histórico que son, en último término, el motor de la investigación. Como refleja Science en un artículo de análisis que acompaña al de los once científicos autores del proyecto, firmado por el Doctor John Hellstrom, experto en la geocronolización de las series de uranio de la Universidad de Melbourne, “el arte paleolítico es uno de los más apabullantes recordatorios visuales de milenios de la prehistoria humana”. Destaca además que es “fundamental” para entender la “cultura humana” en su etapa más temprana, además del “esfuerzo artístico” que representa. Elogia los descubrimientos del equipo, que muestra evidencias de que la más temprana demostración de arte rupestre es más antigua de lo que el carbono catorce había datado para las cavidades del sur europeo. Y especialmente, destaca que estos datos plantean una cuestión fundamental: ¿Es el arte un dominio exclusivo de los humanos anatómicamente modernos, es decir, nosotros los sapiens?. Concluye apuntando que investigaciones similares que ya están en marcha podrán, en un futuro, “iluminar” este aspecto.

Una tarea apasionante que los científicos españoles e ingleses participantes en el proyecto han sacado hoy a la luz en Cantabria. Estos investigadores califican como “tradición” la costumbre de decorar las cuevas y afirman que esto se remonta -gracias a los descubrimientos presentados- al periodo Protoauriñacense, con la mencionada cifra de 40.800 años de antigüedad para el Disco Rojo de la cueva El Castillo. Enumeran las muestras recogidas para llevar a cabo su estudio: cincuenta pequeñas porciones de entre 10 y 150 miligramos de calcita, recogidas de las cavidades asturianas y cántabras mediante el rascado con una cuchilla especial o con un taladro eléctrico. Destacan que todas fueron tomadas de materiales calcíticos que cubren una amplia variedad de arte, representando un abanico de diferentes estilos. Manos, discos, puntos, animales...

Incluso neandertales

Apuntan los autores del artículos que “cerca del veinte por ciento de los datos obtenidos en las pinturas de las cuevas pertenecen a los tiempos premagdalenienses”. Pero la cronología deja paso a la interpretación. Uno de los puntos más relevantes para ellos es “la noción de que hubo un incremento gradual en la complejidad tecnológica y gráfica a lo largo del tiempo, así como un incremento progresivo en el uso de la imagen figurativa”.

Las raíces de la cultura de la imagen del mundo occidental, que han evolucionado a lo largo de la Historia hasta llegar a Pablo Picasso y a Orson Welles, según este estudio, se encontrarían en el arte no figurativo y monocromo en rojo del pregravetiense. Esto destierra la extendida idea de que nuestros antepasados más lejanos comenzaran en el arte dibujando bisontes y otros motivos animales. Tampoco descartan que las primeras pinturas fueran obra del homo neanderthalensis, con quien los sapiens coexistían en la etapa más arcaica, hace 48.000 años. Aseveran también que esto formaba parte de su bagaje cultural, a su llegada a Europa y por tanto a las cuevas de la cornisa cantábrica.

El siguiente paso es obtener muestras de calcita asociadas a figuras rupestres en otras cavidades de la península ibérica. Pero no solo eso. Ya hay acuerdos para trabajar en yacimientos arqueológicos de Portugal, Francia e Italia, mediante colaboraciones con instituciones científicas de sus respectivos países. Se espera, con ello, obtener un mapa más preciso del arte del Paleolítico Superior a base de información sobre el origen de la capacidad del ser humano de plasmar conceptos simbólicos, artísticos y religiosos, aún con instrumentos rudimentarios propios de la Edad de Piedra.

En puntos rojos, discos, líneas y manos, está el sencillo punto de partida de toda una Historia del Arte.


user_50_14cueva_tito_bustillo_detalle_de_antropomorfo_datado

Cueva Tito Bustillo (Ribadesella, Asturias). Detalle de antropomorfo datado / Foto: M. García



LA LUZ DEL URANIO

El estudio ha sido posible gracias al moderno método del uranio, mediante el cual pueden datarse costras y formaciones calcíticas que estén en contacto directo (por encima o por debajo) de las pinturas rupestres. La clave está en medir el desequilibrio existente entre los isótopos U-2238 y U-235 y la de Thorio, a través de complejas cadenas que decaen a formas estables. Esta técnica ya existía, pero en sus orígenes hacian falta enormes cantidades de muestra. La investigación en materia de cambio climático, usando estos isótopos, lo ha llevado a punto evolutivo que ya se considera lo suficientemente maduro como para usarlo en materia espeleológica y en otros ámbitos científicos. Solo se precisan pequeños fragmentos de calcita, incluso de diez miligramos, que no afectan a la conservación del arte rupestre y permite estudiar pigmentos de origen mineral, y no solo orgánicos, restricción propia del carbono catorce. Que tenía además el inconveniente de que necesita extraer una parte de la materia colorante de la pintura, y puede dar lugar a contaminaciones de la muestra. La serie de Uranio, en cambio, fecha procesos geológicos.



EVA MAYORDOMO / elcomercio.es


j.luis [ Miércoles, 17 Julio 2013, 19:38 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
Una segunda entrada de aire amenaza la cueva de Altamira


El descubrimiento obligará a cambiar los planes de conservación de la cueva



user_50_1374064821_800855_1374065190_noticia_normal

Bisontes de las cuevas de Altamira. / AP

La conservación de las pinturas de Altamira (Cantabria) tiene un nuevo frente. Las obras del Paleolítico Superior, de hace unos 14.000 años, tienen su mayor peligro en los microorganismos que proceden del exterior. Y el descubrimiento de una posible segunda entrada de aire, con lo que acarrea, podría obligar a replantear el sistema de seguridad de la cueva. Según un trabajo dirigido por investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC), la Universidad de Alicante, el Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología (IRNAS-CSIC) y el Instituto Superior Técnico de Lisboa publicado en Environmental Science and Pollution Research, la boca no es la única entrada de micropartículas a Altamira.

En el trabajo, los investigadores han medido las concentraciones de gases (dióxido de carbono –incluidos sus distintos isótopos- y metano) microorganismos aéreos (bacterias) y nutrientes en el aire de la cueva. Y ello arroja que al fondo, en la llamada sala del Pozo, hay una concentración inusualmente alta. Si la única entrada fuera la boca, que se cierra con una puerta, lo normal sería que hubiera un gradiente desde la entrada (más concentración) hasta el interior. Esto “sugiere una ligera pero directa conexión con la atmósfera exterior en este lugar de la cueva”, indica el Museo en un blog.

"El descubrimiento de este segundo, y hasta ahora desconocido, acceso a la cueva supone una amenaza para la conservación de las pinturas rupestres y requiere evaluar su impacto para tenerlo en cuenta en las directrices de conservación. Además, los gestores de la cueva también han de considerar los riesgos potenciales para la salud humana que existen debido a la abundancia de microorganismos en el interior de la cueva", ha dicho Elena García-Antón, investigadora del Museo.


elpais.com


j.luis [ Lunes, 20 Enero 2014, 18:53 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
Un “experimento” reabre Altamira


La cueva recibirá durante ocho meses la visita de seis personas por semana

La reapertura definitiva del monumento se decidirá según el impacto en las pinturas




user_50_22_1390240365_791137

La cueva de Altamira, con las magníficas pinturas en la parte superior, con uno de los instrumentos científicos de control del entorno. / MNCN-CSIS

Las cuevas de Altamira, cumbre del arte rupestre y del patrimonio arqueológico mundial, reabrirán tímidamente sus puertas los próximos meses. Concretamente, hasta agosto y con los visitantes (elegidos al azar) disfrazados de investigadores. De este “experimento”, aprobado ayer en Santillana del Mar (Cantabria) por el patronato del museo, saldrá el titular definitivo sobre la reapertura —o no— de un conjunto que desde la oscuridad de una gruta milenaria aún ilumina, tanto tiempo después, el milagro del hombre y del paso del tiempo.

El desafío final es la conservación del tesoro en las mejores condiciones, pero sin limitar del todo el acceso del público. Esta suerte de pacto entre ciencia y gestión del Patrimonio es el objetivo prioritario de los investigadores encargados de mimar un tesoro único del paleolítico. “Lo que se ha aprobado es una prueba que es parte del programa de conservación”, subrayaba ayer por teléfono José Antonio Lasheras, director desde hace 20 años del Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira, que alberga una copia del conjunto. “Llevamos un tiempo evaluando la presencia de los propios investigadores y nos pareció que lo que podíamos hacer con personal del museo se podía llevar a acabo con la colaboración de individuos externos”.

Esa “colaboración” tiene como objetivo analizar el impacto en las pinturas de la presencia humana: la temperatura del aire y de la roca, la humedad, la contaminación microbiológica, las filtraciones, los niveles de CO2... De esta manera, se creará (en principio, a partir de febrero) un sistema de entrada “aleatorio” entre los visitantes del museo programados durante esos días. A ellos —cinco personas por semana— se unirá un guía. De ese modo, el acceso a la gruta será de seis en seis. “Siempre siguiendo unas condiciones determinadas de tiempo y de vestuario”, apunta Lasheras. Es decir, atendiendo al protocolo de indumentaria, tiempo y espacio al que están obligados los propios investigadores. “Y así accederán”, añade, “a este experimento físico. Después, al rellenar un cuestionario, participaran en otro, esta vez, de naturaleza antropológica”.

Se calcula que en total participarán 192 personas en los ocho meses que dure la fase de estudio. Los elegidos ayudarán a definir la futura gestión del monumento.

Desde la decisión de cerrarla por última vez, en 2002, a la cueva de Altamira solo entra un contadísimo número personas. Todas ellas, vinculadas a su conservación e investigación. En 2010, el Patronato del Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira acordó mantener este régimen de acceso y no establecer ningún tipo de visita pese a que se había anunciado la reapertura de la cueva. El entonces presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, manifestó su oposición a que se mantuviese un patrimonio de semejante valor cerrado por más tiempo. “Altamira es un activo del que no podemos desprendernos. Cada personalidad que viene a Cantabria quiere visitarla. Tuve que decirle que no podía en su día a Jacques Chirac y hace poco a Calderón, el de México. Que no, que no había manera, así por lo menos podemos hacerlo. Yo sugerí el otro día que hasta podíamos invitar a Obama. Lo importante es que el símbolo lo pueda ver alguien”.

Pero ese mismo año, un informe del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) desaconsejó la reapertura. “Evidentemente, el aislamiento es lo mejor. Pero el Patrimonio también tiene una ley que cumplir y, como ha señalado hoy el secretario de Estado de Cultura [José María Lassalle, presente en Santillana del Mar], esa ley es el acceso del público”, apunta el director del museo. “Con Altamira hay mucha responsabilidad, incluso un exceso de prudencia”


user_50_1317852017_850215_0000000000_sumario_normal

Vista parcial del techo de la sala Policromada de la cueva de Altamira, con pinturas de bisontes. / MNCN-CSIS

Ocho expertos advierten en la revista 'Science' que la cueva, colonizada por bacterias y hongos, no soportaría el impacto de los visitantes si se reabriese.



Descubrimiento y preservación de un tesoro único

- La cueva de Altamira, en Santillana del mar (Cantabria), fue el primer lugar en el mundo en el que se identificó la existencia del arte rupestre del Paleolítico superior.
- Bisontes, caballos, ciervos, manos y misteriosos signos fueron pintados o grabados durante los milenios en los que la cueva estuvo habitada, en un periodo que va desde hace 35.000 a 13.000 años.
- El hallazgo de la cueva de Altamira se debió a Modesto Cubillas, hacia 1868, que avisó al experto Marcelino Sanz de Sautuola. Visitó la cueva por primera vez en 1875.
- En 1902, el prehistoriador francés E. de Cartailhac publicó Les cavernes ornées de dessins. La grotte d’Altamira, Espagne. Mea Culpa d’un sceptique, reconociendo su valor original. A partir de este momento, la cueva de Altamira adquirió reconocimiento universal.
- Se abrió al público por primera vez en 1917 y recibió visitas durante siete décadas. Hasta 170.000 al año en los setenta. A petición del Gobierno de España, la cueva de Altamira fue incluida en la Lista del Patrimonio Mundial en 1985. Desde 2002 está vetado el acceso del público para su protección.
- Para recoger el flujo de visitantes se creó una colosal réplica del original, inaugurada en 2001 y que ha recibido más de 2,5 millones de visitas.
- En 2010 se reconsideró la reapertura, por la que apostaba el Gobierno cántabro, con su presidente, Miguel Ángel Revilla, a la cabeza y también la entonces la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde. Un informe del CSIC lo desaconsejó finalmente.


elpais.com


j.luis [ Martes, 22 Abril 2014, 09:21 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE

Graves destrozos en unas pinturas rupestres declaradas Patrimonio Mundial



La Guardia Civil investiga los daños en un abrigo con arte esquemático junto a Despeñaperros



1398092293_102904_1398093023_noticia_grande

Imágenes facilitadas por Benito Navarrete del antes y el después del estado de la pintura rupestre encontrada hace 41 años en la cueva de Los Escolares de Santa Elena (Jaén).

Las pinturas rupestres de la Cueva de los Escolares, en Santa Elena (Jaén), han sufrido graves destrozos después de que unos vándalos las picaran con martillos para intentar llevárselas. Este abrigo con más de 5.000 años de antigüedad forma parte del conjunto de 69 yacimientos de arte rupestre prehistórico de los estilos levantino y esquemático, de las sierras de Jaén, Granada y Almería, que en 1998 fueron declaradas por la Unesco Patrimonio Mundial.

La Guardia Civil investiga los daños sufridos en este yacimiento tras la denuncia de varios vecinos que, el pasado fin de semana, alertaron de que la pintura había sido picada por unos desconocidos que pretendían arrancarla de la roca en la que se encuentran. Se trata de pinturas, distribuidas en un metro y medio de ancho y largo, descubiertas en 1973 por un grupo de escolares de Santa Elena y donde se distinguía un antropomorfo golondrina con los brazos muy prolongados y unos trazos muy desvaídos propios del periodo esquemático.

El alcalde de Santa Elena, Juan Caminero, indicó que la hipótesis más factible apunta a que los supuestos autores de los destrozos se vieran sorprendidos por la presencia de visitantes (numerosos durante la Semana Santa) y abandonaran el lugar sin lograr su propósito de llevarse estas pinturas, aunque dejaron esparcidos varios trozos de cuarcita. El abrigo se encuentra a una hora andando de la aldea de Miranda del Rey. Como ocurre con la mayoría de estos yacimientos carecen de cualquier tipo de protección específica, aunque sí están debidamente señalizadas. “La mayor protección es que se encuentran dentro del parque natural de Despeñaperros, cuyo acceso está controlado y restringido”, apuntó el alcalde.

“Estas pinturas, que se distribuyen por diferentes abrigos y oquedades de la Sierra Morena oriental, son la constatación del especial valor religioso y mágico de esta zona de paso milenaria y ancestral”, apunta Benito Navarrete, historiador del Arte y director de Infraestructuras Culturales y Patrimonio del Ayuntamiento de Sevilla. A su juicio, se trata de “representaciones que tienen un claro influjo oriental y estarían relacionadas con ritos religiosos y sexuales; el valor de las mismas es por tanto muy importante por su rareza y por unir estas manifestaciones con las del arco Mediterráneo”. El experto en Arte equipara estas pinturas con las publicadas por Bernier y Fortea (2009) en la cueva de la Murcielaguina de la provincia de Córdoba y se suelen identificar como representaciones parietales de los conocidos como ídolos-placa. Eso sí, dificulta enormemente su datación el que no aparezcan restos líticos y cerámicos asociados a ellas ni tampoco una estratigrafía al ser abrigos rocosos o lajas donde se plasman.

Navarrete ha sido uno de los que ha dado la voz de alarma por la falta de protección de estos yacimientos. “Es un atentado contra el patrimonio y su denuncia debe ser enérgica. Se deben articular las medidas necesarias para proteger estos abrigos con rejas o mallas de forma que se dificulte su acceso”. Ya en 2006, la Federación Andaluza de Espeleología (FAE) advirtió de que el 99% de las cuevas prehistóricas de Andalucía no estaban protegidas, y su conservación estaba en peligro.

Y es que, el deficiente estado de conservación es la principal amenaza de estos abrigos rocosos, cuevas, covachas o barrancos en los que se ha encontrado alguna representación figurativa que van desde trazos geométricos a escenas de caza, recolección, danza o guerra, incluyendo figuras humanas y de animales. Los ayuntamientos se quejan de que apenas cuentan con recursos para su mantenimiento y protección, aunque son conscientes de que suponen un atractivo turístico para sus municipios.


elpais.com


j.luis [ Martes, 20 Mayo 2014, 16:13 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
Localizado un yacimiento con arte rupestre de 7.000 años de antigüedad


El descubrimiento en la localidad de Vilafranca (Castellón) es de al menos 12 figuras de hombres y de animales en escenas de caza



1400518015_159619_1400519207_noticia_normal

Una de las pinturas rupestres halladas en Vilafranca (Castellón).

El Ayuntamiento de Vilafranca (Castellón) ha localizado un yacimiento con arte rupestre con al menos 12 figuras humanas y animales con una antigüedad de 7.000 años. En la exploración se han detectado 12 figuras localizadas en un abrigo, bastante afectadas en su conservación por el polvo y por los elementos. Los medios informáticos y digitales han permitido identificar más aspectos que los que pueden apreciarse en una primera observación. Las figuras evocan escenas de caza y momentos previos al proceso de caza y representan animales como toros, cabras y también arqueros.

Este hallazgo es fruto de un proyecto del consistorio de esta localidad llevado a cabo con el apoyo del Ministerio de Cultura y dirigido por la doctora Inés Domingo, arqueóloga del ICREA/Universitat de Barcelona/SERP, y el doctor Dídac Román, arqueólogo de la Universidad de Tolouse Le Mirail/Universitat de Valencia. Ambos arqueólogos, junto al alcalde de Vilafranca, Óscar Tena, han presentado este lunes el resultado de una investigación cuyo trabajo de campo se desarrolló el pasado mes de noviembre, según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

La localización del yacimiento se mantendrá en secreto hasta que se determinen las medidas de protección por parte de la Generalitat Valenciana. Los arqueólogos han destacado la variedad de figuras halladas y han apuntado que hacía muchos años que no se realizaba un descubrimiento de esta envergadura en el arte rupestre levantino, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. El análisis detallado del hallazgo se dará a conocer en los foros científicos correspondientes para su mejor análisis, identificación y clasificación.

El yacimiento localizado permite establecer relaciones entre las pinturas de la zona de Valltorta-Gasulla con las situadas en el Bajo Aragón, ya que el entorno de Vilafranca fue territorio de paso. Dídac Román e Inés Domingo no solo han trabajado en la prospección de este nuevo yacimiento. En la covatina del Barranc de les Carabasses, un yacimiento rupestre ya conocido en el término de Vilafranca, han llevado a cabo un proceso de investigación y análisis que ha permitido localizar nuevas pinturas que no se conocían hasta la fecha.

La importancia del hallazgo se desvelará en los próximos meses. Inés Domingo ha avanzado que las pinturas tienen “rasgos únicos” en el arte rupestre levantino (declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco) por la introducción de nuevos elementos y representaciones. “Estamos preparando un estudio científico para presentarlo más adelante”, ha explicado.

Domingo ha señalado que hacía mucho tiempo que no se producía un hallazgo en la zona y que las nuevas pinturas de Vilafranca “llenan un vacío” al permitir establecer una nueva conexión entre los dos grandes nexos de Valltorta-Gasulla y el Bajo Aragón. “Se sabe que hay conexiones entre ambas zonas pero se desconoce las zonas de tránsito, ahora ya podemos establecer una conexión”, dice.

“Nosotros estábamos interesados en la zona, suponíamos que podría haber más ejemplos de arte rupestre y la única forma que teníamos era hacer una búsqueda del territorio, caminamos durante un mes en zonas con abrigos y afortunadamente tuvimos suerte”, destaca la experta.


elpais.com


j.luis [ Jueves, 22 Mayo 2014, 19:00 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
Halladas pinturas rupestres de gran tamaño en una cueva de Bizkaia


Los científicos calculan que las figuras de animales tienen una antigüedad de entre 14.000 y 12.400 años (a.c.)



1400767447_520869_1400769425_noticia_normal

Restos hallados en la cueva de Lumentxa. / Diputación Foral de Vizcaya

Nuevas revelaciones sobre hallazgos de arte rupestre se han dado a conocer este jueves. Dos arqueólogos vizcaínos han encontrado un pequeño conjunto de pinturas rupestres de color ocre, del período Magdaleniense avanzado en la cueva de Lumentxa, ubicada entre los municipios vizcaínos costeros de Lekeitio e Ispaster, en la comarca de Lea Artibai. Son figuras de dos bisontes de gran tamaño, además de una cabeza de caballo, de menores dimensiones, insertada en el interior de uno de los bóvidos. Los científicos calculan una antigüedad de entre 14.000 y 12.400 años (a.c.).

El descubrimiento ha sido dado a conocer por sus responsables, Diego Gárate, técnico del Museo Arqueológico de Bizkaia, y Joseba Ríos, y la diputada foral de Cultura de Bizkaia, Josune Ariztondo, en conferencia de prensa en Bilbao. Ambos han destacado la relevancia que estas pinturas tienen para completar el conocimiento existente sobre el arte paleolítico en Bizkaia. Su hallazgo sin embargo se produjo en 2012 por casualidad, al realizarse una inspección imprevista del interior de la cueva.

Además de la piedra donde están las pinturas principales, que en parte están distorsionadas por un grafiti pintado sobre ellas, los arqueólogos han encontrado 24 agrupaciones de puntos, manchas y trazos en rojo, el depósito de ocre utilizado para hacerlas y una herramienta de sílex incrustada en un agujero de la pared de la cueva. Las pinturas se encontraron en una sala lateral de la galería principal de la oquedad natural que tiene su entrada principal en terrenos del municipio de Lekeitio, pero que se extiende por el interior hasta un territorio de la cercana localidad costera de Ispaster.

La peculiaridad de este pequeño yacimiento, ya explorado en 1929 por el considerado padre de la antropología vasca, Joxe Miguel de Barandiarán y el eminente naturalista Claudio Aranzadi, está en el gran tamaño de las pinturas halladas, de 1,70 metros, más propio del arte rupestre pirenaico que del cantábrico. Otro elemento que incide en la importancia del descubrimiento es que es el primero con manifestaciones artísticas que se halla en la comarca de Lea Artibai, pese a haber sido una zona de asentamiento constante de poblaciones prehistóricas en el Magdaleniense.

El yacimiento se encuentra próximo a la cueva de Santimamiñe, en la cercana comarca de Urdaibai, considerada el templo del arte rupestre vizcaíno, por la cantidad y calidad de sus pinturas aunque, en este caso, su tamaño es considerablemente menor al de las de Lumentxa (entre 30 y 40 centímetros). El hallazgo ha sido exhaustivamente analizado y sus conclusiones han sido publicadas en el último número de la revista Kobie de paleoantropología editada por la Diputación de Bizkaia.


elpais.com


j.luis [ Lunes, 13 Octubre 2014, 08:44 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
Las cámaras ruedan en Altamira

Durante décadas se ha prohibido grabar en las cuevas, pero ahora acogen al equipo del director López Linares, que trabaja en estrictas condiciones para respetar las pinturas


1413041999_048138_1413046527_noticia_grande

Documental de las Cuevas de Altamira. / José Luis López Linares

Altamira vuelve a ser noticia. 135 años después del descubrimiento de sus famosos bisontes por Marcelino Sanz de Sautuola y su hija María, y en medio de un caldeado debate (científico y también político) sobre la conveniencia o no de reabrir al público —de forma regulada— este santuario del arte rupestre, dos cámaras de cine han entrado a la cueva como parte de un ambicioso documental que pretende recrear la historia fabulosa de su descubrimiento e indagar en su esencia última: el misterio de la creación artística desde el origen del hombre.

Cerrada al público desde 2002, no se autorizaba a filmar en el interior de la cueva original hace décadas. De ahí que El maestro de Altamira, dirigido por José Luís López Linares (Un instante en la vida ajena, Goya 2005), sea todo un acontecimiento, aunque llegar hasta aquí no haya sido fácil. Pese a contar con el permiso del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, el cineasta ha tenido que esperar casi un año debido a las investigaciones científicas que desde 2012 se vienen realizando para elaborar el nuevo Plan de Conservación Preventiva y determinar el régimen de acceso.

EL PAIS acompañó esta semana a López Linares durante los primeros días de rodaje. Se realizaron entre severas medidas de seguridad y con estricto control de una serie de parámetros, como temperatura, CO2, humedad y presión atmosférica, que fueron monitoreados en tiempo real mientras el equipo trabajaba en el interior de la caverna.

El tiempo máximo de rodaje diario es de 360 minutos entre todo el equipo

Para entender de qué rigor estamos hablando, baste describir las condiciones de la filmación. El rodaje (previsto del 6 el 16 de octubre) se autorizó sólo para seis días intercalados (lunes, martes y jueves de dos semanas consecutivas). El resto (miércoles, viernes, sábado y domingo) Altamira debía descansar “para recuperarse”. También se estipuló un tiempo limitado para estar en el interior de la cueva cántabra, que tiene 270 metros de longitud. El tiempo máximo diario era de 360 minutos, pero sólo se podía estar 120 minutos dentro de Polícromos, la sala en cuyo techo se encuentran pintados los bisontes, el espacio más protegido de Altamira.

120 minutos no es mucho, pero no está mal, podría pensar uno. Error: los 120 minutos eran para “todo” el equipo; es decir, cuando entran dos personas, las dos horas son 60 minutos, si entran tres, 40 minutos… Y a ello hay que sumar el tiempo que consuman las dos guías-vigilantes encargadas de acompañar a los cineastas en todo momento, cronómetro en mano.

El 6, 7 y 9 de octubre entraron cada día tres miembros del equipo (vestidos con monos antisépticos desechables, mascarilla, gorro y zapatos especiales desinfectados). En una caseta encima de la caverna, a través de un ordenador dos técnicos supervisaron in situ cada 15 minutos cómo cambiaban las condiciones en el interior debido a la presencia de los cineastas, que iban pertrechados con dos cámaras digitales de alta resolución (4K/RAW) y un equipo especial de luces frías de alta reproducción cromática, cuya tecnología prácticamente no altera la temperatura.

“El primer día la cueva estaba a 14,2 grados cuando entraron; al salir la temperatura era de 14,6, pero recuperó su valor habitual en un par de horas”, indicó Luis Santiago Quindós, doctor en Física y uno de los responsables del Proyecto de Accesibilidad, conectado también a la cueva desde sus oficinas en la Universidad de Cantabria, en Santander. El mismo control se practica desde febrero con el experimento de las entradas reguladas de público (5 personas a la semana elegidas por sorteo, más dos guías acompañantes; la visita dura 37 minutos, sólo ocho de ellos en Polícromos).

Puede parecer una exageración. Pero así es. El experimento debía durar seis meses pero se ha prorrogará otros seis más, para completar un año, aunque los primeros resultados son reveladores y ya se han hecho públicos. “Los principales peligros para las pinturas se deben a la naturaleza, y eso continuará. No podemos hacer casi nada. Las visitas tienen un impacto casi imperceptible”, dijo recientemente Gaël de Guichen, responsable del equipo científico que estudia la conservación de Altamira, patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 1985. De Guichen, como el director de la cueva de Altamira, José Antonio Lasheras, cree que una obra de arte “no está para guardarse en una caja fuerte”.

Durante la filmación se controlan el CO2, la temperatura y la humedad

“La conservación es el medio, pero el fin es el uso, desde luego, un uso sustentable”, opina Lasheras, que lleva 25 años gestionando el patrimonio de Altamira. Está claro que solo es accesible lo que conservamos, dice. Pero la preservación no debe ser “un fin en sí mismo”, sino “el medio para acceder al patrimonio y conocerlo mejor, y también, por supuesto, para disfrutarlo, cultural y emocionalmente”.

En El maestro de Altamira Lasheras guiará a López Linares por los recovecos de la cueva y le presentará algunas de sus maravillas, que tienen que ver mucho con ese misterio del arte que está en el corazón del documental. “Altamira sobrecoge a cualquiera... Y ello se debe en gran medida a que es una obra maestra y un icono, además de una síntesis excelente de la pintura de las cavernas”. Recuerda Lasheras que uno de los placeres de haber pasado tanto tiempo en Altamira ha sido acompañar a grandes pintores por la cueva. “Un día estaban Lucio Muñoz y Enrique Gran ensimismados mirando las pinturas, y Gran dijo en voz muy baja: “Lucio, está todo aquí ¿eh?”. Sin hablar, Lucio Muñoz lo miró... y asintió”.

Al arquitecto y pintor Juan Navarro Baldeweg, autor del Museo de Altamira, que alberga la neocueva donde se reproduce con asombrosa fidelidad la sala de los bisontes (ha recibido ya 3.500.000 visitas desde su inauguración en 2001), lo que más le ha conmovido siempre reside en esta condición de verdadero arte. “Eran grandes pintores, era una auténtica cultura de pintores”, asegura. “La forma en que aprovechaban el relieve, cómo captaban el movimiento de los animales y eran capaces de animar y convertir en arte algo que veían en la realidad, era algo muy sofisticado”.

Después de los primeros tres días de rodaje, pasadas las tensiones iniciales de filmar en condiciones tan difíciles y obtenidas ya imágenes “impresionantes”, López Linares es consciente de su reto: “ser fiel a lo que representan las cuevas de Altamira, donde te das cuenta de que el arte es el mismo ahora y hace 15.000 años”.


Una sobremesa muy productiva

El proyecto de El maestro de Altamira comenzó hace algunos años en la sobremesa de una comida entre el cineasta Jose Luis López Linares, el productor Álvaro Longoria (Morena Films) y el pintor, escultor y arquitecto Joaquín Vaquero Turcios (fallecido en 2010). Sus palabras emocionadas sobre el valor de Altamira fueron la chispa que prendió el proyecto. El documental cuenta la apasionante historia del descubrimiento de Altamira por María Sanz de Sautuola y su padre Marcelino, y los prejuicios e incomprensiones que tuvo que enfrentar este para que su deducción del origen paleolítico del autor de las pinturas fuera aceptada. La historia, enhebrada por los ojos de María, cuenta también quiénes eran y cómo vivían los humanos que habitaron Cantabria hace 15.000 años e indaga en el misterio de la creación artística.

Morena Films acaba de iniciar, además, el rodaje de Altamira, dirigida por Hugh Hudson (Carros de fuego) y protagonizada por Antonio Banderas. El guion es del propio Linares con Olivia Hetreed (La joven de la perla). La ficción y el documental son complementarios y nacidos de la misma sobremesa, y tienen como antecedente La cueva de los sueños olvidados, del cineasta alemán Werner Herzog (que transcurre en la caverna francesa de Chauvet).



FOTOGALERÍA 'El maestro de Altamira'


Preparativos del rodaje del documental de las cuevas de Altamira realizado por el cineasta José Luís López Linares.


02_1413185972_436431

Entrada del equipo de filmación de 'El maestro de Altamira' a la famosa "capilla sixtina del arte rupestre", el martes pasado.


03_1413186007_318799

Los cineastas trabajaron con batas, guantes y mascarillas y entraron a la cueva acompañados de dos guías que supervisaron el tiempo limitado que podían estar dentro cada día.


04_1413186040_753361

El rodaje se realizó con dos cámaras de alta resolución y un equipo especial de luces frías y alta reproducción cromática para no producir alteraciones en las condiciones naturales de la cueva.


05_1413186073_364167

En todo momento un equipo científico midió los cambios de temperatura, humedad, CO2 y presión atmosférica que se registraron mientras duró el rodaje en el interior de la cueva de Altamira.


06_1413186104_390606

Desde los años ochenta no se permitía la entrada de cámaras de televisión en la cueva, que permanece cerrada al público desde 2002. En febrero de este año, comenzó un experimento para determinar la conveniencia de una reapertura al público limitada.


07_1413186135_433312

Para el rodaje dentro de la cueva se utilizó un travelling ultra ligero de cinco metros de longitud.


08_1413186170_737173

En las cuevas de Altamira conviven pinturas figurativas con símbolos abstractos, una muestra de que desde el principio del hombre en el arte ambas manifestaciones coexistieron.


09_1413186202_101116

Para el documental también se han rodado rodado imágenes en otras cuevas de Cantabria. En la imagen, el artista Gilles Tosello, de la Universidad de Toulouse, enseña en la cueva de El Soplao (Santander) qué técnicas utilizaron para pintar los hombres de las cavernas.



elpais.com / Mauricio Vicent y José Luis López Linares


xerbar [ Lunes, 13 Octubre 2014, 13:09 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
Pues menudo tingaldo para rodar el documental. Entiendo que las famosas cuevas del altamira deben de protegerse como oro en paño por su incalculable valor histórico y de ahí tantas precauciones.

Un Saludo.


j.luis [ Viernes, 13 Marzo 2015, 16:55 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
Hallan pinturas del paleolítico muy valiosas en una cueva de Cantabria

Distintas figuras geométricas, manchas, discos y signos ocres o rojizos, posiblemente del período Paleolítico, han sido hallados en una cueva del Desfiladero de La Hermida, en la localidad cántabra de Peñarrubia.



00_1426262084_469452

Detalle de una de las figuras geométricas, manchas, discos y signos ocres o rojizos, posiblemente del período Paleolítico, que han sido hallados en la cueva Aurea Nota. / EFE

Distintas figuras geométricas, manchas, discos y signos ocres o rojizos, posiblemente del período Paleolítico, han sido hallados en una cueva del Desfiladero de La Hermida, en la localidad cántabra de Peñarrubia. La cueva Aurea Nota, donde se han encontrado estas pinturas, se sitúa en el Desfiladero de La Hermida, sobre el coto de pesca denominado El Infierno, a unos 50 metros sobre el río Deva.

Esta cavidad se ha protegido de forma inmediata mediante la instalación de un cierre metálico, según ha informado el Gobierno cántabro. Se baraja la idea de que estas pinturas datan del período Paleolítico, probablemente de la cultura premagdaleniense.

El Gobierno manifiesta que el interés patrimonial y científico del conjunto es muy elevado y recalca que la cueva Aurea Nota es el primer sitio con arte rupestre paleolítico documentado en el sector cántabro del valle del río Deva. Se trata, además, de uno de los situados más al interior de la región, "lo que supone una notable aportación al patrimonio cultural de Cantabria".

El Gobierno regional considera que esta cueva donde se ha hallado arte rupestre paleolítico se incorpora "a un importante corpus constituido por seis decenas de sitios", diez de ellos declarados Patrimonio Mundial de la Unesco. El espacio subterráneo es bastante angosto, de topografía descendente, y está configurado por pasillos estrechos y salas de reducidas dimensiones.

En los suelos se observan restos de fauna de cronología contemporánea, en ocasiones parcialmente cubiertos por concreción estalagmítica. Las paredes son lisas y blancas por precipitación de una fina capa de calcita y constituyen un excelente soporte para la decoración parietal.

Las figuras de las que se tenía conocimiento por las fotografías proporcionadas por los espeleólogos que han avisado de las pinturas, ubicadas en la salita más profunda, son sendas composiciones geométricas a base de hileras de puntos realizados mediante aplicación de colorante con la yema de los dedos. Se trata de un signo en disposición vertical y forma general ondulante, que arranca en su parte superior por una hilera de puntos que luego se bifurca dando una morfología general fusiforme, y una sencilla línea vertical de cuatro puntos superpuestos.

Se observa en la misma sala otra hilera horizontal en arco, otro punto aislado y varias manchas de color, todo ello en tono rojo. En el pasillo que asciende hacia la salida, en la pared izquierda en dirección a la entrada, se aprecia un disco de color rojo, realizado aparentemente mediante la técnica de soplado. Un poco más hacia arriba, en una concavidad que da frente a la entrada, se vislumbra una composición compleja, elaborada también a base de hileras de puntos de tono rojo, que parece combinar formas geométricas de disposición horizontal y vertical. Por último, en un angosto pasillo que comunica con el vestíbulo y que constituye el acceso más directo desde allí hacia al interior de la cueva, se aprecian varios puntos y manchas de color rojo, difícilmente discernibles pero que anuncian la presencia de otro panel de considerable complejidad.

El Gobierno de Cantabria señala que hay una gran diferencia en el estado de conservación de los paneles decorados más próximos a la boca de la cueva, prácticamente perdidos, y los que se sitúan en la salita inferior, excelentemente preservados.

La cueva Aurea Nota tiene cierto paralelismo con otras como Cudón, Chufín interior, Los Marranos, Porquerizo y otros sitios con arte paleolítico constituidos por motivos geométricos puntuados.


elpais.com


j.luis [ Sábado, 14 Marzo 2015, 10:38 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
Arte en el 'Valle de la Diosa'



134113_540x425

Una espeleóloga en la cueva Aurea donde se han hallado las pinturas. / EFE

Dos espeleólogos de Sabadell, Manel Llenas y Raquel Hernández, estaban desatascando agujeros de dentro de las cuevas que los pastores rellenaban con piedras para que las ovejas o cabras no se perdieran dentro de ellas. Una práctica habitual hasta hace bien poco. Fue entonces cuando descubrieron un gran signo rojo e hicieron fotografías que posteriormente mandaron al Museo de Prehistoria de Cantabria.

El Director del Museo, mi amigo y gran experto en el tema Roberto Ontañón, rápidamente se dio cuenta del valor de lo que tenía entre sus manos.Tras un análisis preliminar in situ, en la gran sala han encontrado un signo de gran tamaño realizado a base de puntos con los dedos, sobre una pared lisa. Más adelante, tras unos pasillos angostos, el signo se repite de nuevo. Todas fueron realizadas miles de años antes que las que se encuentran en la vecina Altamira.

Es como si aquellos hombres quisieran dar a entender algo que no somos capaces de alcanzar siquiera a imaginar. También hay una roca pintada a modo de masa rojiza. El recorrido continúa más adelante, pero el trabajo de los espeleólogos terminó en ese punto. Ahora es el turno de los arqueólogos.

Lo que las hace únicas es que, hasta ahora, no se han encontrado restos de pinturas del Paleolítico tan al sur de la región cántabra, más concretamente en el Valle del Deva (que significa "El Valle de la Diosa" en varios idiomas indoeuropeos). Aunque los hombres prehistóricos que pintaban esas cuevas estaban organizados en bandas de cazadores-recolectores nómadas, en aquella época de la Historia siempre solían habitar cerca de la costa, donde la posibilidad de obtener alimento es mayor y las temperaturas son más templadas. Pero la que se ha descubierto ahora se encuentra mucho más hacia la meseta y su investigación arrojará luz sobre hacia dónde y por qué lugares emigraron los primeros habitantes de la península.

El Desfiladero de la Hermida, la zona donde está localizada la cueva, es una de las entradas al Parque Nacional de los Picos de Europa por su lado cántabro. La carretera serpenteante que cruza decenas de ríos llega a marear. Es la vía que une el mar con Potes, capital de la histórica Liébana. La Cueva Áurea, donde se han encontrado las pinturas, está a tan solo 40 metros sobre el nivel de la carretera.

La gruta es de difícil acceso. Primero hay que trepar hacia arriba con la ayuda de unas cuerdas que van a dar al minúsculo hueco por el que uno debe deslizarse. Una vez dentro, se abren una gran sala donde se encuentran los asombrosos hallazgos. La cavidad pertenece al municipio de Peñarrubia (Cantabria). El nombre de la cueva proviene de la pastora que la usaba para guardar sus rebaños y curar sus quesos, quien se llamaba también así. Desgraciadamente, la mujer falleció hace dos años en un geriátrico sin conocer que en ellas había tesoros prehistóricos de incalculable valor.

Aunque aún no han sido datados y se tardará un buen tiempo en hacerlo, cuando comparamos las formas que tienen estas pinturas descubiertas con otras manifestaciones pictóricas similares de la cornisa cantábrica, como es el caso de las que se encuentran en la Cueva de el Cudón o la de Chufín, aparecen motivos similares, que pertenecen a la época premagdaleniense, es decir, de entre hace 20.000 y 18.000 años atrás, llamado también periodo gravetiense. Por lo tanto es prematuro concluir la antigüedad pero podrían haber sido elaboradas sobre esas fechas.

La técnica empleada para plasmar esas ideas o símbolos es muy interesante. Se tratan de pigmentos de color rojo ocre, creados a partir de piedras de hierro oxidadas que abundan en los riscos del norte. Estas piedras, al ser machacadas y mezcladas con agua resultan en una pintura perfecta. Luego, con pelos de animales o con los mismos dedos realizaron estos símbolos o signos de compleja interpretación.

En este sentido, Cantabria es una fuente inagotable de sorpresas. Los que hemos nacido en esta tierra sabemos que nuestro subsuelo es un queso de gruyere. Las incesantes lluvias han ido horadando el subsuelo durante millones de años, creando un submundo de cavidades, huecos y ríos subterráneos debajo de nuestros propios pies. Esa característica fue aprovechada por los primeros habitantes humanos de la península ibérica, que encontraron en estas tierras un lugar perfecto para sobrevivir. Lo que ya nadie duda es que la Cornisa Cantábrica es una de las capitales más importantes del mundo del arte paleolítico.

En los próximos años y décadas se espera que aparezcan muchas cuevas más que se unan a las decenas ya localizadas. Está probado que hubo una explosión en la inteligencia de nuestra especie sobre esa época y lo que encontramos en las paredes de las cuevas son la gran evidencia de ese maravilloso hecho que cambió nuestras vidas para siempre. Ahora entiendo por qué Picasso dijo al ver las cuevas de Altamira que "todo está inventado y desde entonces no hay más que decadencia".


elmundo.es


j.luis [ Sábado, 21 Marzo 2015, 18:38 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
Los científicos se rebelan contra la reapertura de Altamira

Historiadores de la Complutense e investigadores del CSIC protestan por el posible acceso a la cueva ante el riesgo para su conservación



01_1426959660_340761

Bisontes en la sala de polícromos de la cueva de Altamira, en Cantabria.

Altamira, patrimonio de la Humanidad de la Unesco, se juega su futuro en las próximas semanas. Después de un año de visitas experimentales, el patronato de uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del mundo, situado en Cantabria (norte de España), debe decidir en breve si se abre definitivamente al público. En este momento crucial, el Departamento de Prehistoria de la Universidad Complutense ha enviado una carta a la Unesco extremadamente crítica con la gestión de la cueva, en la que asegura que “que el nuevo Programa del Ministerio de Cultura de España, un plan que incluye la apertura de la cueva a los visitantes, plantea cuestiones importantes de la conservación y pone en peligro un legado frágil de suma importancia para la comprensión de la sociedad paleolítica”. La misiva, firmada por 17 profesores, ha recibido el apoyo del Instituto de Historia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que agrupa casi 70 investigadores.

"España tiene la obligación de estudiar científicamente la cueva para difundir los conocimientos adquiridos en este tipo de estudios y para preservar este patrimonio para las generaciones futuras", prosigue la carta, disponible en Internet en la web del Departamento. "Las acciones emprendidas por el Ministerio de Cultura de España representan una clara amenaza a esta conservación. Creemos que la UNESCO y otros organismos internacionales comprometidos con la preservación del patrimonio cultural deben tomar nota de los peligros que las decisiones políticas suponen para la conservación de Altamira".

Los argumentos de los prehistoriadores se basan en que, pese a los peligros potenciales que representa la presencia de visitantes en la cueva, el Ministerio ha hecho todo lo posible para que sea posible su reapertura, en contra de lo que ocurre en Francia, el país que junto a España alberga los máximos ejemplos del arte rupestre paleolítico. Allí las cuevas de Lascaux y Chauvet se encuentran cerradas al turismo. En el caso de la segunda, donde transcurre el documental La cueva de los sueños olvidados, nunca ha estado abierta al público y en el mes de abril está previsto que se inaugure una gigantesca réplica. Lascaux tiene réplica desde 1983. "Abrir la cueva con vistas al turismo es un peligro", explica Jesús Álvarez Sanchís, director del Departamento de Prehistoria de la Universidad Complutense.

La cueva de Altamira permanecía totalmente cerrada al público desde 2002. Varios equipos del CSIC, coordinados por dos de los máximos expertos mundiales en arte parietal, Sergio Sánchez-Moral y Cesáreo Saiz-Jiménez, realizaron un estudio de la cueva entre 1996 y 2012, en algunos casos con visitas experimentales. Sus resultados se publicaron primero en la revista Science en 2011 y posteriormente en un informe entregado al Ministerio de Cultura y eran contundentes: "Cualquier umbral de riesgo se ha superado" afirmaba sobre la presencia humana en la cueva. Según este trabajo, el mayor peligro eran microorganismos fotótrofos, que se alimentan de la luz.

Sin embargo, en 2012 el Ministerio de Cultura encargó un segundo informe para elaborar un plan integral para la conservación de la cueva, dirigido por el francés Gaël de Guichen. La elaboración de este plan incluía visitas por sorteo: en total durante un año han entrado 250 personas, en grupos de cinco más un guía, que han permanecido cada uno 37 minutos en el interior de la cueva. Las visitas terminaron a finales de febrero y ahora el patronato de Altamira debe decidir en su próxima reunión, que todavía no tiene fecha aunque estaba prevista para marzo o, como muy tarde, abril, si continúan de manera indefinida. La mayoría de los expertos creen que la decisión será reabrir la cueva, de manera muy controlada, ya que el resultado de este segundo estudio interdisciplinar fue que los procesos de deterioro del yacimiento son naturales y que no se han visto agudizados por las visitas. El director de Altamira desde 1991, José Antonio Lasheras ha preferido no hacer declaraciones sobre la carta. En una entrevista con este diario en octubre, señaló: “La gestión del patrimonio tiene por misión ordenar su conservación y uso adecuados, y puede que lo considerado antes adecuado no lo sea ahora, y al revés. Propuse cerrar la cueva en 2002 y asumo el actual régimen de vista pública. Desde que se creó el Museo de Altamira, los cierres han sido temporales y las aperturas al público supeditadas al control del estado de conservación”. En numerosas declaraciones públicas, se ha mostrado partidario de abrir la cueva.

Teresa Chapa, catedrática de Prehistoria de la Complutense y una de las firmantes del documento, explica: "La tendencia en el tema de las cuevas decoradas es cerrarlas e invertir dinero en réplicas y, sin embargo, en Altamira, se opta por la opción contraria". Según esta experta, el documento enviado a la Unesco "refleja la preocupación entre los expertos". La mayoría de los estudiosos internacionales del arte parietal son partidarios de mantener cerradas las cuevas, sobre todo después de los problemas que, tras años de aperturas sin control, padecieron Lascaux y Altamira. "Estamos en total desacuerdo con que la cueva vaya a volver a abrirse", señala por su parte Jesús Álvarez Sanchís. "El segundo estudio solo se puede entender en un contexto político, que busca una explotación turística, incluso propagandística de la cueva. Intentar abrir representa una falta total de sensibilidad hacia un lugar que es de toda la humanidad, no es ni de Cantabria, ni de España. la posible reapertura no responde a intereses científicos, ni patrimoniales, sino políticos".

La carta de los prehistoriadores mantiene que "puesto que ni la evidencia científica ni el número de visitantes previstos apoyan la apertura de la cueva, sólo queda reconocer que es la presión política y las posiciones electoralistas las motivaciones que subyacen a las acciones adoptadas por el Ministerio de Cultura de España". El Ministerio, que tampoco ha querido pronunciarse sobre el contenido de la misiva, ha rechazado siempre que la posible apertura de la cueva se deba a presiones políticas y defendió ante la Unesco, que pidió información sobre el plan experimental de visitas, que el plan integral de conservación ofrece un diagnóstico preciso de todo lo que ocurre en la cueva.

El Departamento de Prehistoria de la Complutense se encuentra entre los más importantes de España. El Instituto de Historia del CSIC cuenta con 67 investigadores de plantilla y edita varias revistas científicas, entre las que se cuenta Trabajos de Prehistoria, que es la principal publicación científica sobre prehistoria en lengua española. La Junta del Instituto (el órgano de gobierno, formado por la dirección y los jefes de todos los departamentos) acordó por unanimidad en su sesión de 9 de enero de 2015 enviar a UNESCO la adhesión del instituto a la carta de la Complutense.


elpais.com


j.luis [ Sábado, 21 Marzo 2015, 18:41 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
El presidente cántabro ve “irrespetuosa” la carta de Altamira


Los científicos se han rebelado contra la reapertura de la cueva



1426772701_185666_1426784973_noticia_normal

El presidente de Cantabria, Ignacio Diego. / Alfreo Aldai (EFE)

El presidente de Cantabria, Ignacio Diego, ha considerado que la carta del departamento de Prehistoria de la Universidad Complutense que cuestiona el programa de conservación y las visitas de Altamira es una "opinión" y resulta "irrespetuosa" con los investigadores de ese programa.

Diego ha asegurado que el Patronato del Museo Altamira, del que forma parte el Gobierno cántabro, no ha descartado el cierre total de la cueva, y ha anunciado que ese órgano volverá a reunirse el próximo 26 de marzo.

Diego se ha pronunciado así al ser preguntado por una carta del departamento de Prehistoria de la Universidad Complutense sobre la conservación de las pinturas de Altamira y el programa de investigación que impulsa el Ministerio de Cultura, que publica este jueves EL PAÍS.

La carta, que se ha enviado a la Unesco, aboga por que la cueva permanezca cerrada y cuestiona diversos aspectos de la gestión que se está haciendo y del programa de conservación, como la capacidad de su director, Gäel de Guichen, la "presión de los políticos locales sobre los medios de comunicación" en favor de la reapertura, o que la réplica se "desvaloriza".

"Puesto que ni la evidencia científica ni el número de visitantes previstos apoyan la apertura de la cueva, sólo queda reconocer que son la presión política y las posiciones electoralistas las que subyacen a las acciones adoptadas por el Ministerio de Cultura de España", se añade en la carta, que firman el director del Departamento de Prehistoria de la Complutense, y una quincena de catedráticos, profesores e investigadores más.

El presidente de Cantabria ha afirmado que esta carta le parece "absolutamente irrespetuosa", aunque él, por su parte, respeta esa "opinión". "Me parece absolutamente irrespetuosa. No conmigo o con el Patronato, me parece irrespetuosa con sus colegas investigadores, 54 concretamente", ha dicho Diego.

El jefe del Gobierno regional ha apuntado que desde hace más de dos años -en concreto, desde septiembre de 2012- ese más de medio centenar de investigadores ha estado "volcado" y con "una ilusión enorme" para llevar a cabo "un trabajo de altísimo interés" en Altamira, la cueva de Santillana del Mar que se cerró al público en 2002.

Y ha recordado que de ese trabajo se han desprendido ya algunas conclusiones, que han determinado que no hay afección en la cueva a consecuencia de la apertura controlada en visitas experimentales, de cinco personas más el guía cada semana.

"Es una opinión que yo respeto, pero por encima de esa opinión respeto muchísimo más las horas de trabajo, las horas de discusión, la elaboración de conclusiones científicamente apoyadas en el conocimiento de esas personas", ha agregado el presidente regional, en alusión a los investigadores del programa de conservación. "Yo creo que la patente de científico, investigador y reputado no la tiene nadie en exclusividad en ningún ámbito", ha abundado.

Diego ha subrayado además que el Patronato no ha desechado nunca el cierre total de la cueva. "Ahora se abre porque los trabajos han determinado que se abra de esa manera, regulada y controlada", ha aseverado Diego, que recalca que la afección en la cavidad es "cero". El presidente ha señalado que el próximo Patronato de Altamira se celebrará el 26 de marzo.


elpais.com


j.luis [ Viernes, 27 Marzo 2015, 00:22 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
El Patronato de Altamira abre la cueva a visitas controladas

El último informe encargado por el Ministerio de Cultura aseguraba que la presencia humana no afecta a las pinturas. Las visitas han provocado protestas de expertos



interiorgaleria

Interior de la Galería Final de la cueva de Altamira.

La Cueva de Altamira, patrimonio de la Humanidad de la Unesco y uno de los monumentos prehistóricos más importantes del mundo, podrá recibir visitas, controladas y muy reguladas, de forma indefinida mientras no se aprecie que afectan a la cueva. Su Patronato, reunido desde las cinco de la tarde en Santander, anunció que una vez a la semana, y por sorteo, cinco personas podrán entrar en la cueva durante 37 minutos, acompañados por dos guías. Durante el último año, dentro de un programa experimental, se ha mantenido este régimen de visitas para comprobar los efectos de la presencia humana sobre las pinturas. A partir de ahora, ya no formarán parte de un experimento: por sorteo, y durante unos minutos, los bisontes serán públicos pese a las protestas de numerosos expertos en Prehistoria.

Altamira, situada en el norte de España cerca de la localidad de Santillana del Mar, se ha convertido esta tarde en la única cueva prehistórica decorada de esa importancia abierta al turismo en Europa. El primer grupo de cinco personas entrará el primer viernes después de Semana Santa, el 10 de abril.

Las conclusiones de un plan de conservación preventiva encargado por el Ministerio en los últimos dos años y dirigido por el francés Gael de Guichen indicaban que la presencia de visitantes en la cueva no afecta a las pinturas y que el proceso de deterioro que sufre el monumento se debe a causas naturales. Para la elaboración de este informe se llevó a cabo durante un año, a partir de febrero de 2014, un programa de visitas experimentales para medir el impacto sobre la cueva. En total han entrado 250 personas.

Sin embargo, un estudio anterior del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), elaborado durante doce años bajo la dirección de dos de los mejores expertos en cuevas con pinturas parietales del mundo, Sergio Sánchez-Moral y Cesáreo Saiz-Jiménez, establecía que la presencia humana dañaba irremediablemente las pinturas. "Cualquier umbral de riesgo se ha superado" afirmaba sobre la presencia humana en la cueva. Según este trabajo, que pese a haber sido entregado en 2009 sólo está disponible en la web del Ministerio desde el pasado lunes, el mayor peligro eran microorganismos fotótrofos, que se alimentan de la luz.

Las pinturas de Altamira, que tienen unos 18.000 años de antigüedad y fueron descubiertas en 1879, sólo pueden compararse en importancia a dos cuevas del sur de Francia, Lascaux y Chauvet, donde transcurre el documental La cueva de los sueños olvidados. Las tres son patrimonio de la Humanidad de la Unesco y las tres tienen reproducciones exactas para que puedan ser visitas –la de Chauvet será presentada al público a principios de abril–. Las cuevas francesas están cerradas a cal y canto, Lascaux porque las pinturas sufrieron una crisis tan grave que estuvieron a punto de perderse y Chauvet, descubierta muy recientemente, en 1994, porque no llegó a estar nunca abierta al público.

El Departamento de Prehistoria de la Universidad Complutense envió en enero una carta a la Unesco extremadamente crítica con la gestión de la cueva, en la que aseguraba que “que el nuevo Programa del Ministerio de Cultura de España, un plan que incluye la apertura de la cueva a los visitantes, plantea cuestiones importantes de la conservación y pone en peligro un legado frágil de suma importancia para la comprensión de la sociedad paleolítica”. La misiva, firmada por 17 profesores, ha recibido el apoyo del Instituto de Historia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que agrupa casi 70 investigadores. "España tiene la obligación de estudiar científicamente la cueva para difundir los conocimientos adquiridos en este tipo de estudios y para preservar este patrimonio para las generaciones futuras", prosigue la carta, disponible en Internet en la web del Departamento.

La Unesco respondió la semana pasada a esta carta y asegura que “seguirá el asunto de cerca”, según indicaron fuentes del Centro del Patrimonio Mundial.

El Ministerio de Cultura respondió el pasado martes a la carta de los historiadores con una misiva enviada al español Alfredo Pérez de Armiñán, director general adjunto de la Unesco, en la que asegura que "el programa de conservación preventiva ha ampliado enormemente el conocimiento de la cueva y los procesos que se desarrollan en ella". "Fruto de estos estudios es la constatación de que el mayor riesgo y la principal causa de deterioro de las pinturas rupestres no son, como se pensaba antes, la presencia humana o la actividad microbiológica, sino el lavado de la superficie de las pinturas por el agua que continuamente gotea en el interior de la cueva", prosigue la carta enviada a la Unesco.

El Ministerio concluye en su comunicación a la Unesco: "A partir de los datos obtenidos en un ciclo completo de un año, la Comisión de seguimiento del Plan de Conservación preventiva ha considerado que la visita de público controlada y limitada es compatible con la conservación de la cueva". "Se trata tan sólo de que una pequeña parte del tiempo admisible de acceso a la cueva sea destinada a los ciudadanos, aunque preservando la mayor parte para conservadores e investigadores", continúa el texto.

El presidente de Cantabria, Ignacio Diego, consideró el pasado sábado la carta del Departamento de Prehistoria una "opinión" y aseguró que era "irrespetuosa" con los investigadores que habían elaborado el plan de conservación preventiva.

La mayoría de los expertos en Prehistoria del mundo consideran que es muy peligroso abrir las cuevas porque pueden desencadenarse procesos de deterioro sólo visibles al cabo de muchos años, como ocurrió en Lascaux. El investigador Lawrence Guy Straus, catedrático del Departamento de Prehistoria de la Universidad de Nuevo México y director del Journal of Anthropological Research, que recibió en 2012 un homenaje de la Sociedad de Prehistoria de Cantabria y no ha participado en ninguno de los dos informes, afirmó en una conversación reciente con este diario que “sobre Altamira hay siempre polémica por las visitas y los cierres”. “No creo que sea conveniente para la conservación de la cueva abrirla al público. Es una herencia única que tiene más de 14.000 años. Cuanto más se hable de abrir y más se abra, más presión pública habrá para abrir más y más. Hay que aprender de las lecciones del pasado. Las cuevas con arte paleolítico son muy frágiles y hay que ser muy conservadores en su gestión. Por esto hay una excelente replica de Altamira”.

El Patronato del Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira está integrado por representantes del Ministerio de Cultura (en este caso, el secretario de Estado José María Lassalle), el Gobierno autónomo de Cantabria (el presidente Ignacio Diego), así como del Ayuntamiento de Santillana. También están presentes los rectores de la Universidad de Cantabria y de la Menéndez Pelayo, el director del Museo de Arqueología y Prehistoria de Cantabria (MUPAC) y el Consejero de Cultura de Cantabria. La sesión empezó con un minuto de silencio por las víctimas del accidente del A320 en los Alpes.

En la sesión de esta tarde también se eligieron dos nuevos patronos, en sustitución del fallecido banquero Emilio Botín, que formaba parte de la institución. Se trata de Javier Botín y Ana Patricia Botín.

elpais.com


j.luis [ Lunes, 06 Abril 2015, 12:50 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
PREHISTORIA


El misterioso y único entierro de una mujer que vivió hace 19.000 años

Encuentran en la cueva de El Mirón, en Cantabria, los restos de una mujer de unos 35 años pintados de rojo, un tratamiento que casi nadie recibía en el Pleistoceno en Europa



1427838488_998553_1428155990_noticia_normal

Excavación de El Mirón en la campaña de 2010 cuando apareció el enterramiento. / Manuel González Morales

Hace 19.000 años, los humanos que vivían en Europa comenzaban a recuperarse de la etapa más dura de la última glaciación, que había cubierto de hielo buena parte del norte de Europa. Huyendo de las temperaturas extremas, muchos de aquellos humanos se habían refugiado en el sur de Europa, donde dejaron muestras de su cultura en cuevas como Altamira, en España, o Lascaux, en Francia. Las pinturas que dejaron en aquellas paredes no dejan dudas sobre la sofisticación de aquellos pueblos, pero aún se sabe muy poco sobre su estilo de vida, cómo organizaban sus sociedades o las creencias que compartían.

Cerca de Altamira, en la cueva cántabra de El Mirón se ha abierto una nueva ventana a través de la que mirar a aquella época. En esa caverna, que durante muchos años se creyó despojada del interés que pudiese haber tenido por “cazatesoros” o por la ocupación de ovejas, Manuel González Morales, de la Universidad de Cantabria, y su equipo, encontraron los restos de lo que parece una mujer muy especial. Después de explorar la cueva desde 1996, en 2010 descubrieron un gran bloque de piedra, de dos metros de largo por uno de ancho, que había caído del techo de la cueva. En él había una serie de misteriosas rayas grabadas. “Aunque es todo un poco especulativo, se veían dos líneas, que pueden ser un cuerpo esquematizado, con triángulos, asociados a vulvas que representarían a una mujer”, explica González.

Los restos se encontraron tras un bloque de piedra con rayas grabadas que podrían representar a una mujer

Detrás de ese bloque, precisamente, comenzaron a descubrir restos humanos cubiertos de una pintura rojiza. El hecho mismo de encontrar un enterramiento de una persona de aquella época ya era extraordinario. “Son muy escasos y se concentran en un periodo más antiguo a este, del gravetiense, hace más de 28.000 años”, apunta el investigador de la Universidad de Cantabria. “Después hay un periodo en el que apenas hay nada, y hace unos 19.000 años empieza a haber más, pero aún muy pocos: media docena en Francia y, hasta este, ninguno en la península Ibérica”, añade. “No se sabe que hacían con los cadáveres, y en casos muy contados los enterraban en las cuevas”, concluye.

La rareza de su entierro hace suponer que aquella mujer, que tenía entre 35 y 40 años cuando falleció, podía ser alguien especial. Por algún motivo que aún se desconoce, dejaron descomponer su cuerpo al aire libre (como sugiere el óxido de manganeso que cubre los huesos) y después, antes de enterrarlo, lo cubrieron con ocre. Esta pintura roja, hecha con óxido de hierro, que, según han desvelado los análisis, no se produjo con materiales autóctonos, es una muestra más de que aquellos humanos dedicaron un especial esfuerzo al funeral de la que se ha bautizado como “La Dama Roja”. La práctica de cubrir con tinte rojo los huesos de algunos muertos es antigua y ni siquiera es exclusiva de los Homo sapiens. De hecho, según comenta el responsable del hallazgo, la dama cántabra le debe su nombre a “La Dama de Paviland”, un esqueleto de 33.000 años de antigüedad cubierto de ocre que, finalmente, resultó haber pertenecido a un hombre.

Los cuidados especiales no libraron a la señora de sufrir algunas vicisitudes poco propias de un personaje que podría tener algo de sagrado. En algún momento tras el entierro, un perro o un lobo profanó la tumba y royó la tibia. Después, el hueso fue recuperado y se volvió a enterrar con el resto del cuerpo. Aunque el cadáver está bastante completo, faltan el cráneo y muchos huesos grandes, que probablemente fueron trasladados a otro lugar, de un modo similar al que se hacen con las reliquias en otras religiones.
Una dieta con mucha carne

La ventanita abierta en la cueva de El Mirón hacia el periodo Magdaleniense, como se conoce la época en que vivió “La Dama Roja”, también ha dejado otros detalles sobre la posible forma de vida de aquellos grupos humanos. El hallazgo de polen agrupado en el enterramiento podría significar que entre los honores que dispensaron a la difunta también se encontraban las flores. No obstante, González, tratando de ser cauto en la interpretación de los vestigios, comenta que otra posibilidad es que ese polen hubiese aparecido allí porque estuviese en el estómago de la enterrada, que habría podido consumir las flores por su valor medicinal.

Por último, el análisis del esmalte de los dientes de la mujer, el sarro acumulado en ellos y su desgaste ha permitido reconstruir cómo era su alimentación. Alrededor del 80% de su dieta la constituían animales terrestres, como el ciervo o el íbice, y en torno al 20%, peces marinos, probablemente salmón. Además, se sabe que también tenían un parte de alimentación vegetal y que comían hongos.

Para completar la información que ya se ha recopilado, y que se publicará este mes en un número especial de la revista Journal of Archaeological Science, se espera un análisis del ADN extraído de restos encontrados en la cueva de El Mirón. El responsable será Svante Pääbo, el investigador del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig (Alemania) que ya dirigió la secuenciación del genoma neandertal. Esos datos servirán para saber si, como se sospecha, estos habitantes prehistóricos del sur de Europa fueron quienes repoblaron el norte del continente cuando los hielos lo permitieron. De momento, estudios anteriores ya han mostrado que la península Ibérica sirvió de refugio a los ancestros de los salmones que ahora habitan el Mar del Norte o el Báltico.


elpais.com


j.luis [ Viernes, 17 Abril 2015, 16:10 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
Cueva Altamira Santillana del Mar Arte prehistórico Cantabria Historia arte España Turismo Cultura Política Arte



Un paseo por la cueva de Altamira


Un redactor de EL PAÍS describe su entrada a la visita a la Cueva



000_1429282870_641896

El redactor Alejandro Ruesga a la espera de entrar. / Guillermo Altares

Dos elementos dominan la visita a Altamira: el silencio de las cinco personas que hemos tenido la suerte de acceder a la cueva acompañados por dos guías y el estallido de rojo que surge cuando, apenas iluminados con lámparas de frente y una tenue luz que encienden a nuestra llegada, nos topamos con los bisontes que decoran la sala de polícromos del yacimiento. Todo el mundo enmudece durante los ocho minutos permitidos para contemplar una de las joyas del arte prehistórico mundial. Se escucha un rumor lejano de agua y algunas de las pinturas, de trazos perfectos y sabios, están especialmente brillantes por la humedad. Todo el misterio y, a la vez, toda la fuerza del arte paleolítico se concentra en esos instantes, que representan, literalmente, un viaje en el túnel del tiempo porque se llega después de recorrer dos largos tramos de escaleras a través de los que se entra en el rincón remoto de la cueva que unos artistas eligieron hace miles de años para recrear su mundo.

Dentro de la cueva los visitantes pasamos 37 minutos –cronometrados– y nos encontramos con varios aparatos destinados a medir las condiciones del yacimiento. En todo momento somos conscientes de la fragilidad del ecosistema histórico en el que estamos ingresando, desde que nos ponemos los trajes blancos y los zapatos especiales antes de entrar, pero sobre todo desde que la puerta verde de la entrada de la cueva se cierra detrás de nosotros y la luz expresionista de destellos y sombras se apodera del ambiente.

El tiempo pasa volando, en medio de una creciente expectación según nos vamos acercando a la sala de polícromos. "Mira, papá, hay bueyes", dicen que exclamó la hija de Marcelino Sanz de Sautuola, el descubridor de la cueva en 1879, cuando miró hacia el techo. "No son bueyes ¡Son bisontes!", le respondió su padre. Esa exclamación se conserva íntegra cuando uno se encuentra frente a las figuras. Sorprende la perfección de los trazos, no sólo de los bisontes rojos sino también de las figuras negras dibujados con carboncillo.

También es extraordinario ver de cerca –apenas a medio metro– su uso genial de la morfología de la cueva para destacar y marcar las formas de unos animales que conocían perfectamente. Al final de la sala, nos encontramos con la cierva de Altamira, casi a tamaño natural, uno de los dibujos más extraordinarios que han llegado hasta nosotros desde la prehistoria. Su vientre está formado sobre un relieve. El cronómetro avanza, se acaba el tiempo, pero el rojo y el silencio se quedarán para siempre como recuerdo de que la imagen forma parte de la humanidad desde que tiene conciencia.


Una visita a los bisontes


31los_visitantes_justo_en_la_puerta_de_la_cueva_antes_de_entrar

Los visitantes, justo en la puerta de la cueva, antes de entrar.


36varios_visitantes_se_registran_en_el_sorteo_para_poder_acceder_a_la_cueva_ante_la_urna_que_contiene_todas_las_inscripciones

Varios visitantes se registran en el sorteo para poder acceder a la cueva, ante la urna que contiene todas las inscripciones.


32un_momento_del_sorteo_en_la_recepci_n_del_museo

Un momento del sorteo en la recepción del museo.


34los_visitantes_se_dirigen_hacia_la_cueva_de_altamira

Los visitantes se dirigen hacia la cueva de Altamira.


42vista_de_la_r_plica_de_la_cueva_de_altamira

Vista de la réplica de la cueva de Altamira.


35visitantes_de_la_r_plica_de_la_cueva_de_altamira

Visitantes de la réplica de la cueva de Altamira.


39la_cueva_de_las_chimeneas_en_puente_viesgo

La cueva de las Chimeneas, en Puente Viesgo.


40cueva_de_la_pasiega_en_puente_viesgo

Cueva de La Pasiega, en Puente Viesgo.


41cueva_de_monte_castillo

Cueva de Monte Castillo.


38vista_general_de_los_alrededores_de_la_cueva

Vista general de los alrededores de la cueva de Altamira.


37puerta_de_la_cueva_de_altamira

Puerta de la cueva de Altamira.



Fuente: elpais.com


j.luis [ Martes, 01 Septiembre 2015, 09:06 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
Cáceres acoge a los expertos mundiales en pintura rupestre

Más 700 investigadores procedentes de más de medio centenar de países asisten al XIX Congreso Internacional



000_1441094776_127443

Cáceres acoge desde ayer el XIX Congreso Internacional de Arte Rupestre, que se celebra por primera vez en España. De la mano de la International Federation of Rock Art Organizations (Ifrao) —organismo reconocido por la Unesco—, la cita reúne a más de 700 investigadores de 52 países.

El representante para la Unesco de esta organización, Dario Seglie, lamentó ayer durante la jornada inaugural las acciones terroristas emprendidas contra el patrimonio, como las realizadas por el EI, pero también “la falta de concienciación” existente para su conservación. “Es la propia sociedad la que debe actuar como guardián del legado patrimonial, que a la postre es la raíz de cualquier cultura”, aseguró.

Hasta la capital cacereña se han desplazado 700 investigadores y expertos procedentes de más de medio centenar de países con el fin de profundizar en la metodología de su trabajo.

Acompañado por el coordinador del congreso, José Julio García Arranz, y la secretaria general de Cultura de Extremadura, Miriam García Cabezas, Seglie aseveró que el arte rupestre constituye “una herencia importantísima, pues en el arte paleolítico se hunden nuestras raíces, de ahí que su conservación sea indispensable”.

A su juicio, la situación mundial para la conservación del patrimonio “no es tan buena como cabría esperar, por las amenazas terroristas como las del Estado Islámico y la falta de concienciación, aunque Europa, en general, presenta una situación bastante buena en la conservación del arte prehistórico”. Tras apuntar que “conservar el arte rupestre es muy complicado, porque muchas de sus representaciones se encuentran al aire libre, sin guardia”, Seglie dijo que la única posibilidad de mantener ese legado pasa por "la educación de los niños", pues ellos serán los dueños de esta herencia. “Hay que distinguir entre dos tipos de ataques patrimoniales: el deliberado —consecuencia de los atentados— y el que se hace por falta de conocimiento”, añadió el investigador.

Sus palabras fueron respaldadas por el doctor de la Universidad de Extremadura y coordinador del congreso, José Julio García Arranz, quien abogó por abrir un “proceso de sensibilización” en la sociedad para preservar los restos arqueológicos


elpais.com


j.luis [ Jueves, 24 Diciembre 2015, 10:03 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
Pinturas rupestres de los abrigos de Tortosilla



29_1450946884_760308

Las pinturas rupestres de los abrigos de Tortosilla se encuentran en el término municipal de Ayora (provincia de Valencia) en lo que se conoce como camino de Tortosilla.


Historia

En el verano de 1911 los hermanos Daniel y Pascual Serrano descubrieron el primer conjunto prehistórico de la Comunidad Valenciana: el Abrigo de Tortosillas, en Ayora. El hallazgo se enmarca en los sucesivos descubrimientos que desencadena en España y Francia el de la cueva de la Altamira (1879) y sobre todo la aceptación de su autenticidad en 1902.


20pintura_rupestre_en_castell_n_comunidad_valenciana_espa_a_1450946936_385926

Pinturas rupestres de los abrigos de Tortosilla

La noticia de su hallazgo atrajo a los grandes estudiosos del momento, el abate Henri Breuil, que era conocido como el padre de la prehistoria y uno de los pioneros en el estudio del arte Paleolítico, Hugo Obermaier y Joan Cabré, descubridor del primer friso con arte levantino en 1903. Su documentación conjunta del hallazgo, elabora en marzo de 1902, se dio a conocer a la comunidad científica internacional por Breuil, Serrano y Cabré a través de la prestigiosa revista francesa l'Antropologie. Poco después el propio Cabré incluye el conjunto en la primera gran obra de síntesis del arte rupestre español El arte rupestre en España (1915).


21abrigos_de_tortosilla_ayuntamiento_de_ayora

Abrigos de tortosilla (Ayuntamiento de Ayora)

Con la declaración como Bien de Interés Cultural de las cuevas, abrigos y lugares con arte rupestre por la ley de Patrimonio Histórico Español de 1985 el conjunto de tortosillas alcanzó la máxima categoría de protección a escala nacional. Pero su más reciente incorporación a la lista de Patrimonio Mundial por la UNESCO en 1998 lo eleva a la máxima consideración en materia de Patrimonio histórico a nivel mundial.

La visita a este conjunto se enmarca dentro de la amplia oferta patrimonial y cultural que Ayora ofrece a sus visitantes que podrán descubrir el arte Levantino y acercarse a las formas de vida de sus autores, explorando porqué y cómo fueron realizadas, o que motivó la elección del lugar, adentrarse en el paisaje habitado por aquellas poblaciones prehistóricas, hace 7000 y 8000 años.


Ubicación


22abrigo_de_tortosilla_ayuntamiento_de_ayora

Abrigo de tortosilla (Ayuntamiento de Ayora)

Se desconocen los motivos para la elección del lugar, pero el dominio del paisaje debió ser un factor muy importante. El abrigo se ubica en el extremo sur del término municipal de Ayora, al inicio del valle que recorre la comarca de norte a sur.


25_1450947200_510176 26_1450947210_604858

Más concretamente, se localiza la falda de la Muela de Tortosillas, junto al cerro del Bosque. Desde él se controla el acceso al amplio valle sobre el que destacan la Sierra del Mugrón, con el puntal de Meca, el Montemayor y delimitando el espacio hacia el este, la sierra de Enguera.


24abrigo_de_tortosilla_ayuntamiento_de_ayora

23abrigo_de_tortosilla_ayuntamiento_de_ayora

Pinturas rupestres de los abrigos de Tortosilla


Orígenes de la pintura

En la actualidad se sabe que el Arte Levantino está vinculado a los procesos de transformación que trae consigo la neolitización (5500-5000 a. C.). No obstante, los investigadores siguen debatiendo sobre las formas de vida de sus autores y se barajan dos teorías: que se trate de los últimos caza-recolectores (epipaleoítico) que habitaban estas tierras o de los primeros agricultores y ganaderos (neolítico).


La zona


30_1450947709_217380

Se sitúa en una zona de alto interés arqueológico con otros ejemplos de arte rupestre como el Abrigo del Sordo o la Cueva de la Vieja y yacimientos de gran importancia como le castellar de Meca y Arco de San Pascual.


El abrigo y el conjunto pictórico


27_1450947230_586149 28_1450947240_982991

La cavidad principal es de reducidas dimensiones ( a penas unos 3 m de anchura por 2 de profundidad) y de forma semiesférica, conserva un friso corrido en el que se pueden identificar los restos de 20 motivos pintados de tipo levantino y Esquemático.

Entre ellos destaca un arquero naturalista de gran tamaño con numerosos detalles como la indumentaria o los rasgos faciales. Junto a él observamos los restos de seis cérvidos naturalistas distribuidos a lo largo de todo el friso y otros detalles esquemáticos o indeterminados. Son muy interesantes tres superposiciones que demuestran que en el abrigo se pinta durante varias épocas y con estilos diferentes (levantino y esquemático).


Fuente: es.wikipedia.org, arampixel.es y ayora.es


j.luis [ Jueves, 24 Diciembre 2015, 10:44 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
Ídolo de Peña Tú


31pe_a_t

La peña Tú en dónde se encuentran los restos prehistóricos.

Peña Tú (Asturiano: El Peñatu) junto con el Ídolo de Peña Tú se encuentran en Puertas de Vidiago en el concejo de Llanes en Asturias.

El conjunto neolítico de pinturas y grabados aparecen reflejados en la cara orientada a levante de esta peña situada en la finalización de la Sierra Plana de la Borbolla, esta situación de las pinturas hace que la roca forme un abrigo natural para las pinturas lo que ha posibilitado su conservación hasta nuestros días, preservándola de los rigores meteorológicos.


37pe_a_tu

La roca es conocida desde la antigüedad por los habitantes de los pueblos cercanos si bien no es hasta 1914 cuando se realizan las primeras investigaciones arqueológicas de la roca,1 destacando desde el primer momento la figura que da nombre al enclave: el Ídolo.


Pinturas


36pe_a_tu_de_vidiago

Las pinturas están realizadas en color rojizo y representan de forma esquemática figuras humanas, de las que se puede destacar una en la que lleva una especie de bastón. Diferentes puntos rojos cuya interpretación hoy en día es desconocida. Dentro de este grupo de pinturas muchas de ellas hoy en día casi desaparecidas o con trazos muy endebles se halla también la figura de un animal cuadrúpedo.

Las pinturas se entremezclan con diferentes cruces grabadas en la roca hechas en la época de la cristianización para sacralizar las figuras paganas.

"Esto significa que la tribu no eran nomadas, ya que el hecho de dibujarlos significa honor a la cosecha..."


32imagen_de_las_pinturas_de_la_pe_a

Imagen de las pinturas de la peña.


Ídolo y puñal


33detalle_del_dolo_y_del_pu_al

Detalle del ídolo y del puñal.

Si bien las pinturas son de menor importancia debido a su modesta realización, lo que destaca del conjunto es el Ídolo y su puñal. El ídolo es un ejemplo extraordinario de arte que contrasta con el resto del conjunto. Se trata de una figura de un metro diez centímetros de alto representando la figura antropomorfa de una persona envuelta con una túnica o un ropaje decorado con rectas, trazos cortos y líneas en zig zag. El conjunto remata con un tocado con líneas que salen de él a modo de flecos.

De la figura humana se reflejan sólo los ojos, la nariz y el pie izquierdo.

A la izquierda del ídolo se encuentra dibujado un puñal hacia abajo. Según se cree esto nos indica que la figura hace referencia al enterramiento de un hombre cuyo cargo dentro de la tribu sería la de un gran guerrero o jefe. De hecho casi en la base de la roca se encuentra una cavidad que pudo ser usada para tal fin.

La creencia de que el conjunto se trata de un monumento mortuorio se ve reforzada por la existencia de una serie de túmulos y tumbas prehistóricas en la sierra.

Una posible interpretación simbólica del conjunto es la siguiente: La roca representaría a un dragón o cuélebre que había sembrado el temor entre los lugareños. En este conjunto estaría enterrado el guerrero que le dio muerte, y que aparece grabado en la roca con su mortaja y el arma con el que se enfrentó.


Aula didáctica


34edifico_en_el_que_se_alberga_el_centro_de_interpretaci_n

Edifico en el que se alberga el centro de interpretación.

Hoy en día existe un aula de interpretación del monumento al inicio del sendero que nos lleva a la cima en dónde se encuentra la roca.

Actualmente permanece cerrada excepto grupos. Para visitarla hay que contactar con la oficina de turismo de Llanes.


35pe_a_t_1

La peña Tú en dónde se encuentran los restos prehistóricos. Puertas de Vidiago en el concejo de Llanes en Asturias.



Fuente: es.wikipedia.org y commons.wikimedia.org


j.luis [ Jueves, 24 Diciembre 2015, 13:03 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
Petroglifo


38un_petroglifo_donde_se_ve_una_hilera_de_muflones_de_grandes_cuernos_cerca_de_moab_utah_estados_unidos_un_tema_recurrente_en_los_desiertos_norteamericanos

Un petroglifo donde se ve una hilera de muflones de grandes cuernos cerca de Moab, Utah, Estados Unidos; un tema recurrente en los desiertos norteamericanos.

Los petroglifos son diseños simbólicos grabados en rocas, realizados desgastando su capa superficial. Muchos fueron hechos por los hombres del período neolítico. Son el más cercano antecedente de los símbolos previos a la escritura. Su uso como forma de comunicación se data hacia el 10000 a. C. y puede llegar hasta los tiempos modernos en algunas culturas y lugares. La palabra proviene de los términos griegos petros (piedra) y glyphein (tallar). En su origen, fue acuñada en francés como pétroglyphe.

Este término no debe confundirse con el de pictografía, una forma de comunicación escrita mediante imágenes que se remonta al neolítico, aunque ambos pertenecen a la categoría general y más amplia del arte rupestre.


39petroglifos_al_sur_de_atacama_chile_cercano_a_las_instalaciones_del_observatorio_la_silla

Petroglifos al Sur de Atacama, Chile. Cercano a las instalaciones del observatorio La Silla.



Historia

Los petroglifos más antiguos datan del Paleolítico Superior o del Neolítico. Más adelante, hace alrededor de 7000 o 9000 años comenzaron a aparecer sistemas de escritura como las pictografías y los ideogramas. Los petroglifos siguieron siendo muy comunes y algunas sociedades menos avanzadas continuaron utilizándolos durante milenios, incluso hasta el momento de entrar en contacto con la cultura occidental. Se han encontrado en todos los continentes, exceptuando la Antártida, aunque se concentran especialmente en zonas de Suramérica, África, Escandinavia, Siberia, Islas Canarias, el suroeste de Norteamérica, istmo de Panamá1 y Australia.


40petroglifo_guanche_museo_de_la_naturaleza_y_el_hombre_de_santa_cruz_de_tenerife_espa_a

Petroglifo guanche, Museo de la Naturaleza y el Hombre de Santa Cruz de Tenerife (España).



Relación de petroglifos en el mundo


España


41petroglifo_en_roque_bentayga_gran_canaria_espa_a

Petroglifo en Roque Bentayga, Gran Canaria, España.


42petroglifos_de_aceitunilla_las_hurdes_c_ceres

Petroglifos de Aceitunilla (Las Hurdes), (Cáceres)

- Petroglifos de Freixo, Galicia, España;
- Petroglifos de Boallo2 (Baiñas), Vimianzo, Galicia, España;
- Petroglifos de Mogor, Marín, Galicia, España;
- Ecoparque Arqueolóxico Monte Tetón, Galicia, España de [1]
- Parque Arqueológico de Campo Lameiro, Galicia, España;
- Petroglifos en Taboexa, As Neves (Pontevedra), Galicia, España
- Petroglifos del Mijares Cirat, Castellón, España.
- Petroglifos en Las Hurdes, (Cáceres), España3 .
- Petroglifos en la Maragateria (León) España.
- Petroglifos del Parque Regional Carrascoy y El Valle, Murcia, España.4
- Yacimiento rupestre de Aripe, Tenerife, España;
- Petroglifos de Taganana, Tenerife, España;
- Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada de Gáldar, Gran Canaria, España;
- Parque Arqueológico del Bentayga, Gran Canaria, España;
- Parque Rural de Frontera, El Hierro, Islas Canarias, España;


43petroglifos_de_mogor_mar_n_galicia_espa_a

Petroglifos de Mogor, Marín (Pontevedra, España). Conocidos popularmente como Laberintos de Mogor, es una de las estaciones rupestres más reproducidas y analizadas de toda Galicia. Se encuentra en el lugar de A Barriada, situado en Mogor, una parroquia del ayuntamiento de Marín, provincia de Pontevedra. Forma parte del conjunto de arte rupestre de Terras de Pontevedra.

Se compone de tres conjuntos de grabados rupestres visibles, aunque existieron en la zona hasta siete grupos rocosos con grabados, entre ellos algunos de los escasos laberintos encontrados de momento en Galicia. Constituyen una muestra excepcional del denominado Grupo Galaico de Arte Rupestre, ejemplos de arte rupestre repartidos por toda la comunidad gallega y que tienen su origen entre los años 3.000 y 2.000 A.C.


44marin_mogor_petroglifo_3

El motivo del laberinto, característico de los petroglifos de Mogor, es atípico en el conjunto del arte rupestre gallego, conociéndose sólo cinco ejemplos, todos ellos en la provincia de Pontevedra... Leer más



Europa


45inscripci_n_llamada_el_zapatero_brastad_suecia

Inscripción llamada "El Zapatero", Brastad, Suecia.

- Rocas con inscripciones en forma de copa y anillo, en Northumberland, Condado de Durham y norte de Yorkshire, Inglaterra;
- Grabados rupestres de Tanum en Tanumshede, Suecia;
- Inscripciones en la roca en Alta y Møllerstufossen, Noruega;
- Parque Nacional de Mercantour, Francia;
- Newgrange, Irlanda;
- Sitios de arte rupestre prehistórico del valle del Côa, Portugal;
- Bagnolo stele, Italia;


46inscripciones_en_m_llerstufossen_noruega_datadas_de_hace_m_s_de_6000_a_os

Inscripciones en Møllerstufossen, Noruega, datadas de hace más de 6000 años.


África


47tadrart_acacus_1

Tadrart Acacus es una área desértica en el oeste de Libia y es parte del Sahara. Está cerca de la ciudad de Ghat. Tadrart significa 'montaña' en la lengua nativa de la zona. Tiene una gran variedad de arte rupestre. Las pinturas datan entre el 12000 a. C. y el 300 A.D. El área fue inscrita en la Unesco como Patrimonio de la Humanidad en 1985 por causa de la importancia de las pinturas en piedra. Son representadas figuras de animales de la región y hombres bailando o tocando música.

- Bidzar, Camerún
- Bambari, Lengo y Bangassou, sur de la República Centroafricana; Bwale al oeste
- Niola Doa, Chad
- Valle del río Niari, en la República del Congo, 250 km al suroeste de la capital, Brazaville
- Valle del río Ogooue, Gabón
- Akakus, Libia
- Yebel Uweinat, en el área fronteriza de Egipto, Libia y Sudán.
- Uadi Hammamat, Egipto
- Twyfelfontein, Namibia
- Inscripciones en forma de jirafa a tamaño natural en Dabous Rock, Montes Air, Níger


Asia-Pacífico


50petroglifos_en_cholpon_ata_kyrgyzstann

Petroglifos en Cholpon-Ata, Kyrgyzstann.


49petroglifo_horadado_en_la_roca_encontrado_en_los_refugios_bhimbetka_india

Petroglifo horadado en la roca encontrado en los refugios, Bhimbetka, India.

- Bhimbetka, India
- Petroglifos y arte rupestre en las regiones del norte, Pakistán
- Dampier, Australia Occidental
- Arhem Land / Parque Nacional de Kakadu, Australia septentrional
- Ocho yacimientos en Hong Kong: en la isla Tung Lung, Kau Sai Chau, Cheung Chau, Shek Pik en la Isla Lantau, Wong Chuk Hang, Big Wave Bay en Hong Kong y Lung Ha Wan en Sai Kung
- Chumysh, Kazajistán, cerca de Biskek (capital de la vecina Kyrgyzstán)
- Numerosos yacimientos en Kyrgyzstán, la mayoría en las Montañas Tie Shan; Cholpon-Alta, el Valle Talas, Siymaliytash (Saimaluu-Tash) y en la loma rocosa llamada Trono de Suleiman en Osh en el Valle Fergana.
- Petroglifos Angono en Rizal, Filipinas.


Latinoamérica


52petroglifos_en_el_valle_del_encanto_chile

Petroglifos en el Valle del Encanto, Chile.


51piedra_en_boca_de_potrerillos_m_xico

Piedra en Boca de Potrerillos, México.


53extra_o_petroglifo_al_sur_de_atacama_chile

Extraño Petroglifo al Sur de Atacama, Chile.


54petroglifo_en_iv_regi_n_de_chile_illapel

Petroglifo en IV región de Chile (Illapel).


55petroglifo_en_iv_regi_n_de_chile_illapel

Petroglifo en IV región de Chile (Illapel).


56petroglifo_en_la_sierra_de_famatina_la_rioja_argentina

Petroglifo en la Sierra de Famatina (La Rioja), Argentina.


57petroglifo_en_el_parque_nacional_talampaya_argentina

Petroglifo en el Parque Nacional Talampaya, Argentina.


58petroglifo_en_el_parque_arqueol_gico_de_san_agust_n_colombia

Petroglifo en el Parque Arqueológico de San Agustín, Colombia.


59petroglifo_en_el_monumento_nacional_guayabo_costa_rica

Petroglifo en el Monumento Nacional Guayabo, Costa Rica.

- Fuerte de Samaipata, Santa Cruz, Bolivia
- Cumbe Mayo, Cajamarca, Perú
- Valle del Encanto, Chile
- Petroglifos del Sendero El Colihue, Comuna Canela, IV Región Chile
- Parque Arqueológico Piedra Pintada, Estado Carabobo, Venezuela
- Parque Arqueológico y Paleontológico Taimataima, Estado Falcón, Venezuela
- Petroglifos de Miculla, Tacna, Perú
- Petroglifos zenúes, San Carlos de Colonisá, Colombia
- Petroglifos del Parque Arqueológico de San Agustín en Huila Colombia
- Petroglifos de Pátapo, Chiclayo, Perú
- Petroglifo de Toro Muerto, Arequipa, Perú
- Petroglifos de Yamón, Amazonas, Perú
- Petroglifos de Pusharo, Madre de Dios, Perú
- Zona arqueológica Boca de Potrerillos (Municipio de Mina, Nuevo León, México) (posiblemente el lugar con más petroglifos en el mundo con más de diez mil petrograbados)
- Petroglifos de Sitio Barriles, en Volcán (Chiriquí), Panamá
- Petroglifos de Caldera, en Boquete (Chiriquí), Panamá
- Petroglifos de La Pintada (Coclé), Panamá
- Petroglifos de Chiguirí Arriba (Coclé), Panamá
- Petroglifos en el Monumento Nacional El Farallón, Cañas, Guanacaste, Costa Rica.
- Petroglifos en el Monumento Nacional Guayabo, Cartago, Costa Rica.
- Petroglifos en el municipio de Tamesis se Antioquia, Colombia.
- Petroglifos de Balsapuerto-Yurimaguas, en Loreto, en el Perú.


Ecuador


60petroglifos_de_lim_n_indanza

- Limón Indanza. Los petroglifos que se hallan en zona de Limón Indanza son numerosos, conocidos por muchos, en proceso de investigación. La zona de la parroquia Santa Susana de Chiviaza se hallan dispersas un sinnúmero de rocas, con características muy similares a las existentes en la zona del cerro Catazho, donde se encuentra una roca muy grande en forma de cueva, con grabados de distintas formas; desde caras redondas, trazos en forma de animales, hasta figuras que representan seres humanos. Se desconoce la fecha y el tiempo en que fueron hechas debido a la falta de interés por darlos a conocer e investigarlos.


61petroglifos_de_lim_n_indanza

Expertos argumentan que fueron ejecutadas mucho más antes de la cultura Shuar y se cree que muchos petroglifos representaban algún tipo de lenguaje ritual o simbólico aún no desvelado. Debido a la ubicación de esta roca y el lugar en donde fueron grabadas estas figuras, no se encuentran deterioradas.


Perú


63petroglifos_de_quebrada_los_boliches_o_pipochinos

- Quebrada los Boliches o Pipochinos: Es una conformación de petroglifos con diferentes tamaños y orientaciones, las mismas que miden metro y medio de largo por tres metros de ancho y representan figuras zoomorfas así como también de serpientes, felinos, astros, aves, entre otros. De igual forma las piedras presentan grabados de círculos y líneas geométricas, su iconografía es propia de los años 7500 a 1000 a. C. Estos petroglifos han sido trabajados mediante la técnica de tallas superficiales; lo que permitía desgastar parte de la roca dejando aparecer el color natural gris claro.


62petroglifos_de_quebrada_los_boliches_o_pipochinos

Petroglifos de Quebrada los Boliches o Pipochinos, Perú

Quebrada los Boliches es el lugar que cuenta con el mayor número de petroglifos en la región Reconocido como Patrimonio Cultural de la Nación con R.D. Nº 1036 de fecha 29.10.2002. En la actualidad se encuentran en regular estado de conservación, debido a que personas han picado algunas rocas, con la intención de llevarse parte de las figuras. Así como también, algunas piedras han sido utilizadas para la construcción. Además, las autoridades competentes no toman medidas suficientes para protegerlos.


64petroglifos_de_quebrada_los_boliches_o_pipochinos

El nombre de Pipochinos, se lo dieron las dos personas que lo descubrieron, que se hacían llamar por apodo PIPO y al otro CHINO. Para llegar a ellos, se debe acceder por la carretera camino a la ciudad de Jaén, hasta llegar al puente Boliches.


67detalle_del_petroglifo_de_pusharo_1450957348_165614

- Petroglifo de Pusharo. Los Petroglifos de Pusharo son un conjunto de grabados en roca, posíblemente de origen amazónico, ubicado en las riberas del río Palotoa, en el Parque Nacional del Manú, en Perú y que fueron tallados entre los 1000 y 2000 d.c.


70totem_tambo

- Totem del Tambo es un gran petroglifo que representa la cara de un mono y otras figuras zoomorfas. Se encuentra no muy lejos del río Tambo en el departamento de Ucayali (Perú). El río Tambo es un río del Perú, que constituye la parte superior del curso del río Ucayali, y parte del curso principal del Río Amazonas. El río Tambo discurre por la vertiente oriental de los Andes peruanos, en la parte central del país.

Según varios investigadores el Totem del Tambo seria la representación de la cara de un mono, animal típico de la selva y símbolo de la lluvia y fertilidad. La piedra, de unos cinco metros de longitud, muestra un petroglifo en su parte frontal, que ilustra el rostro de un ser simiesco o antropomorfo. Probablemente, este magistral grabado era adorado por los pueblos indígenas, antepasados de los Ashaninka. En la parte posterior de la roca se pueden ver otros petroglifos, esta vez zoomorfos (peces).


71petroglifos_de_jinkiori

- Petroglifos de Jinkiori. Son un conjunto de símbolos de origen amazónicos gravados en una gran roca llamada "el monolito de Jinkiori". La roca se encuentra cerca al río Quero a dos horas de caminata desde la población de Pilcopata (departamento de Cusco).

Los petroglifos, que fueron incisos directamente en el monolito, recuerdan signos de culturas amazónicas: espirales, cadenas retorcidas, triángulos dobles. También se encuentra allí una extraña figura denominada “la clave”. Estas incisiones rupestres podrían ser representaciones abstractas de mitologías o concepciones cosmológicas, creadas por sujetos que se encontraban bajo la influencia de plantas alucinógenas como la ayahuasca (yajé). Probablemente los autores del petroglifos fueron antepasados de los Huachipaeri, indígenas que aun hoy viven en el valle de Kosnipata. Una de las características más interesantes del monolito es una especie de cuenca, probablemente de origen en parte artificial porque tiene partes pulidas en los bordes de la misma. Existe la hipótesis de que la cuenca era usada como recipiente donde poner el maíz para transformarlo luego en chicha. No obstante, existen otras teorías: la cuenca pudo haber sido usada para purificar a un adolescente sumergiéndolo en sus aguas de lluvia o para bautizar a un niño y hacerlo entrar, de esta manera, en el mundo de los adultos


Brasil


73pedra_de_ing

- Pedra de Ingá es actualmente uno de los monumentos arqueológicos más significativos del mundo. Está situada en el municipio de Ingá, en el interior del estado brasileiño de Paraíba. Se trata de un conjunto de grabados en una roca larga 24 metros y alta 3 metros.


72pedra_de_ing

La Pedra do Ingá está situada en el municipio de Ingá, en el Estado de Paraiba, en Brasil. En la Pedra do Ingá hay más de 400 grabados, algunos zoomorfos, otros que representan signos abstractos y otros que representan estrellas.


rocha_helder_da_pedra_de_ing_a

Inscription, Pedra de Ingá, Paraíba, Brazil.

Uno de los investigadores más notables que ha estudiado la Pedra do Ingá fue el brasileño de origen italiano Gabriele D'Annunzio Baraldi[1][2]. En su opinión, la roca sería el relato del diluvio universal escrito en un idioma muy similar al hitita, hablado en el II milenio antes de Cristo en la actual Turquía. Según apunta el investigador Yuri Leveratto, la hipótesis de Baraldi podría ser considerada real, y el mensaje escrito en la Pedra do Ingá podría estar escrito en nostrático, el idioma más antiguo de la humanidad. Algunos autores piensan que debido a la relación con los símbolos celtas piensan que los antiguos cartagineses con sus aliados celtas huyeron hasta aquí tras la derrota de los cartagineses frente a los romanos.


Colombia


69donama

- Piedra de Donama es una roca en la Sierra Nevada de Santa Marta, en el departamento de Magdalena, Colombia, en la cual están grabados muchos petroglifos, representando símbolos zoomorfos y abstractos. Sus dimensiones son aproximadamente 4 metros de diámetro y 3 de altura.


68donama

Se supone que los que hicieron esta talla fueron los Tayronas, en una época entre el 500 y el 1525. Hasta ahora se desconoce el significado de estos petroglifos. Algunos chamanes le dan varios significados simbólicos y espirituales.[cita requerida] Según el investigador italiano Yuri Leveratto la piedra de Donama podría ser la representacion simbólica de un cerebro.1 De hecho, la mente fue muy importante en la cosmogonía Tayrona y lo es en la actual filosofía de los Kogui e Ika.


Norteamérica


65petrogrifos_en_mesquite_springs

Petrogrifos en Mesquite Springs. Parque Nacional del Valle de la Muerte (California, EE. UU.)

- Parque Nacional de Arches (Utah, EE. UU.)
- Parque Nacional del Valle de la Muerte (California, EE. UU.)
- Parque Nacional Kejimkujik (Nueva Escocia, Canadá)
- Monumento Nacional de Lava Beds (Lago Tule, California, EE. UU.)
- Parque Estatal Petit Jean (Arkansas, EE. UU.)
- Parque Nacional del Bosque Petrificado (Arizona, EE. UU.)
- Monumento Nacional del Petroglifo (Nuevo México, EE. UU.)
- Parque Provincial del Petroglifo (Peterborough, Ontario, Canadá)
- Parque Provincial del Petroglifo (Nanaimo, Columbia Británica, Canadá)
- Petroglifos de Three Rivers (Nuevo México, EE. UU.)
- Parque Provincial de la Escritura en la Piedra (este del Milk River, Alberta, Canadá)
- Sedona (Arizona, EE. UU.)


Oriente Medio

- Wadi Rum, Jordania
- Wadi Faynan, Jordania
- "Rocas con Graffiti", a 110 km. al suroeste de Riyadh, en la carretera a La Meca, Arabia Saudí


66figuras_en_los_petroglifos

Figuras en los petroglifos de Wadi Rum. El Uadi Rum o Wadi Rum, también conocido como el Valle de la Luna, es un valle desértico situado a 1600 msnm en una región montañosa formada por granito y arenisca en el sur de Jordania, 60 km al este-nordeste de Aqaba. Es el uadi más largo de Jordania.


Tipos de Petroglifos

1. Abstractos: Son dibujos sin una geometría clara. Pueden estar solos o formando conjuntos.
2. Geométricos: Dibujos que si tienen una geometría clara. Cruces, esvásticas, círculos, cuadros ajedrezados, soles, etc.
3. Figurativos o representativos: Simbolizan figuras, ya sean humanas (huellas de pies) o animales (leones, jirafas, etc.).
4. Objetos: Representan objetos. Flechas, carros, barcos.

Al no ser una ciencia exacta las conjeturas hechas sobre el significado de los petroglifos son muy extensas. Pero en general según el tipo de petroglifo hay una explicación aproximada.

1. Abstractos: Representan dioses o constelaciones.
2. Geométricos: Marcar territorios, uso en ceremonias religiosas.
3. Figurativos o representativos: Buena suerte para la caza, búsqueda de la fertilidad femenina.
4. Objetos: Plegarias a los dioses para una buena caza o cosecha.


48arte_rupestre_en_tadrart_acacus

Arte rupestre en Tadrart Acacus. Es una área desértica en el oeste de Libia y es parte del Sahara.



Fuentes y agradecimientos: es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, panoramio.com, viajandoporperu.com, mapio.net y youtube.com


j.luis [ Domingo, 10 Enero 2016, 12:45 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
Unas casitas de hace 14.000 años

Arqueólogos españoles descubren en Tarragona el grabado más antiguo de representación de viviendas


35_1452426302_251104

Infografía que muestra cómo debió de ser el campamento tarraconense de Molí del Salt, en el municipio de Vimbodí i Poblet. / Grupo Arqueológico Molí del Salt

Hace 13.800 años un artista del Paleolítico grabó en una roca de esquisto lo que sería la referencia arquitectónica más antigua descubierta hasta hoy: el diseño de un campamento de siete cabañas semiesféricas a orillas de un río en el yacimiento tarraconense de Molí del Salt, en el municipio de Vimbodí i Poblet.

Según los arqueólogos españoles Marcos García Díez, profesor de la Universidad del País Vasco, y Manuel Vaquero, investigador de la Rovira i Virgili de Tarragona y director de la excavación, hasta este descubrimiento los restos más antiguos hallados que testimoniaban que el hombre ya no sólo representaba imágenes de animales totémicos —o que constituían el objetivo de la caza—, signos mágicos o figuras humanas, sino también aspectos de la vida diaria del hombre prehistórico, como la vivienda, correspondían al Neolítico, hace unos 8.000 años. La piedra grabada encontrada en Molí del Salt antecede, pues, en 6.000 años a dichos restos.

Paisajes y vida cotidiana fueron muy poco representados en el arte Paleolítico que, a juzgar por los restos encontrados en todo el planeta, se orientó sobre todo a la representación de animales y de signos mágicos o religiosos propios de una sociedad de cazadores.

Por ello, el descubrimiento de Molí del Salt, que ha sido refrendado por algunos de los principales etnógrafos y arqueólogos de la comunidad mundial y por la prestigiosa revista científica estadounidense Plos One, puede tratarse de uno de los primeros diseños arquitectónicos trazados por el hombre, al menos el más antiguo de los encontrados hasta hoy.


34_1452426246_319987

Detalles del fragmento de esquisto encontrado en Tarragona.

La piedra grabada podría muy bien representar, según García Díez, siete cabañas semicirculares junto a un río, “es decir, un típico campamento de cazadores recolectores del Paleolítico Superior, tal y como se cree que debieron ser tomando como referencia los poblados en los que viven los grupos humanos similares a los de nuestros ancestros de hace 14.000 años, como los kung africanos o algunos aborígenes de Australia”, ya que de dichas cabañas nunca se ha hallado un resto fosilizado, al haber sido construidas con materiales perecederos.

Grupos de arqueólogos llevan trabajando en el yacimiento de Molí del Salt desde 1999, pero fue en 2013 cuando salió a la luz este fragmento de esquisto que hoy se guarda en el Instituto de Paleoecología Humana de Tarragona. “Desde el principio ya vimos algo inusual en la piedra y durante el proceso de limpieza se revelaron con más claridad estos grabados que contrastan absolutamente con las representaciones de índole natural más frecuentes de los hombres de ese período”, dice Marcos García Díez.

Este arqueólogo, director de Cuevas Prehistóricas de Cantabria hasta 2010, apunta que un artista del Paleolítico Superior grabó de una sola vez las siete cabañas en la piedra —de 18 centímetros por 8,5 y con un grosor de 3,5 centímetros— encontrada a la entrada de una cueva y siendo su modelo el pequeño campamento que se alzaba a escasos metros. Lo que plasmó en la roca dicho artista puede ser hoy la representación de un paisaje humano más antigua de la que hay testimonio.

Para Manuel Vaquero, “el aspecto etnográfico del descubrimiento podría ser incluso más trascendente que el arquitectónico, ya que también nos da la primera imagen social de un grupo humano, probablemente compuesto por unas treinta personas”.

“Una imagen etnográfica, por cierto, muy difícil de obtener en excavaciones arqueológicas de ese período, en las que lo que solemos encontrar son evidencias de que en un yacimiento pudo haber un campamento, a partir de restos de hogares donde se cocinaba o agujeros que podrían haber sido producidos por los postes de las cabañas, pero es muy distinto la visión de dicho asentamiento”, añade el director de la excavación.

Vaquero resalta también la importancia, por su significado social, de que la piedra refleje un conjunto de viviendas y no una estructura aislada. “Y, además, la roca de Molí del Salt revela algo muy emocionante y de nuevo casi imposible de conseguir en un yacimiento prehistórico: la contemporaneidad; cuando hallamos restos tan antiguos diseminados a pocos metros de distancia es muy difícil establecer si pertenecen a distintos asentamientos separados en el tiempo por cientos o miles de años, pero estos grabados nos revelan que en un momento determinado hubo siete estructuras contemporáneas entre sí, seguramente unidades familiares”.


¿Un artista único?

El arqueólogo Manuel Vaquero considera que la roca de Molí del Salt introduce otra singularidad muy importante: “Que nunca se haya encontrado nada parecido a esto entre las miles de representaciones del arte rupestre halladas en España, Francia o Italia o en el resto de Europa —donde se cuentan por miles los restos del Paleolítico— nos indica algo también sobre el individuo que hizo esto, ya que se alejó de la iconografía del momento”.

Esto podría ser, pues, “una primera indicación de cómo pueden evolucionar las formas artísticas. Quizá el autor del grabado fuera un niño que todavía no había asimilado las normas sociales como las tenía un adulto de ese campamento de cazadores”.

El yacimiento de Molí del Salt es uno de los más importantes de Europa, debido a la cantidad impresionante de muestras que se obtienen en cada campaña anual, que consta de un mes de excavaciones. Alrededor de 5.000 restos de sílex, herramientas para fabricar pieles, puntas de proyectiles, conchas marinas se extraen cada año.


cultura.elpais.com


j.luis [ Lunes, 08 Febrero 2016, 10:08 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
Cuando el arte vivía en la cueva



01_1454922490_218018

Una de las obras de la exposición.

Ocurrió en los albores del siglo XX y fue una aventura extraordinaria. Un puñado loco de científicos y artistas se echaron al monte para inventariar algo cuyo valor solo podía compararse con el desconocimiento que de ello tenía la sociedad española. Estos hombres vivieron un periplo digno de las novelas de Verne o Salgari y se lanzaron a la busca de pinturas prehistóricas por los campos de España para inventariarlas.

El resultado de aquellos trabajos hercúleos puede verse estos días en la exposición Arte y Naturaleza en la Prehistoria. La colección de calcos de arte rupestre, organizada por el Museo Nacional de Ciencias Naturales, que exhibe las reproducciones que hicieron aquellos exploradores sabios. Un tesoro del que pocos sabían de su existencia y que se conservaba en los inagotables fondos de la institución.

Todo comenzó con el reconocimiento internacional de la autenticidad de las pinturas rupestres de Altamira a finales del XIX. La perfección de los dibujos cántabros hizo pensar a la comunidad científica internacional que eran falsificaciones contemporáneas; imposible tanta maestría en el primitivo. Admitida la veracidad, España se convirtió en destino de paleontólogos y antropólogos extranjeros, franceses sobre todo, en busca de unos tesoros que para los españoles carecían de importancia.

No para todos. Hombres tan preclaros como Santiago Ramón y Cajal, Eduardo Hernández Pacheco e Ignacio Bolivar, a la sazón director del Museo de Ciencias Naturales, MNCN, crearon en 1911 la Comisión de Investigaciones Paleontológicas y Prehistóricas, sociedad que encomendó el inventario de las pinturas, para preservarlas para el futuro.

Con el trazo de las cavernas como estrella Polar, mantuvieron entre 1912 y 1936 una activa hoja de ruta de expediciones por el solar patrio. Decimos bien: expediciones en el sentido más alto de la palabra. Irse entonces al abrigo de las covachas de la Araña, en Bicorp, Valencia, por poner un ejemplo, era más complicado que marchar hoy al Himalaya. Acarrear sobre las acémilas las pesadas placas de cristal para las fotos, preparar los macutos obviando casi todo para poder llevarlos a cuestas (en la expo hay una mochila como la que usaron aquellos titanes y pocos son los que logran levantarla un palmo del suelo), descifrar las indicaciones de labriegos y pastores, vencer la aversión del rústico, alcanzar por fin el abrigo y, agotados, aún tener que adecentar con una escoba de fortuna hecha con ramas de romero, el suelo tapizado de cagarrutas de cabras y sanguijuelas, para poder extender el triste catre donde dar mínimo reposo a los huesos.


Bisontes hiperrealistas

Al día siguiente fotografiar las pinturas y con paciencia inagotable y exquisitas maneras, calcar trazo a trazo miles de pinturas. Bisontes hiperrealistas, chamanes esquemáticos, ciervos heridos, un mamut impensable, el único gamo del que tenemos noticias, la hacendosa mujer encaramada en la escala, recogiendo miel de un panal que, de real que parece, dan ganas de meter el dedo para untarse con el irresistible néctar. Y así, día tras día, a lo largo de extenuadoras campañas más de 20 años.

Y qué decir de sus equipos. Sombreros de paja, burdas chaquetas de paño y pajaritas al cuello en lugar de Gore Tex y demás tejidos transpirables, térmicos, impermeables y cortavientos; mantas zamoranas en vez de duvet y poliamidas; el querosexo frente a las lámparas led... en la reproducción del gabinete científico que incluye la muestra, puede verse cómo era aquella equipación.

Una anécdota que cuenta Pacheco ilustra a la perfección el riesgo que corrían en aquellas singladuras por las espeluncas hispanas. En cierta ocasión estuvo a punto de volar por los aires, pues un paisano escamado con tantos científicos en 'su' cueva, decidió volarla con dinamita para encontrar la puerta que le llevara hasta el tesoro de los moros que, pensaba, se escondía en la cueva y era causa de tanta visita. Las pinturas, claro, desaparecieron, solo quedan un par de lascas que el sabio, mosqueado por la actitud del paisano, arrancó la víspera.

Desde entonces, los dibujos han permanecido almacenados en los fondos del MNCN hasta ahora. "La exposición es un homenaje a aquellos hombres que hicieron un trabajo impagable, sobre todo porque algunas de las pinturas que hicieron, han desaparecido de los abrigos donde estaban por causas naturales o humanas", explica Santiago Merino, director del Museo.

"Aunque se encontraban en buen estado, hemos restaurado las láminas y eliminado pequeñas impurezas que tenían", señala Begoña Sánchez, comisaria de la muestra. La restauración se ha efectuado en el Instituto de Patrimonio Cultural de España y resalta el increíble trabajo de los dibujantes Juan Cabré Aguiló y Francisco Benítez Mellado. "Sólo exponemos el 5 por ciento de los fondos, que son más de 2.400 dibujos y es seguro que se perdieron parte de ellos, fue un trabajo admirable", reconoce Sánchez. Pérdida que para nada oscurece el brillo de aquel esfuerzo de colosos, que nos lleva en un hermoso viaje a los tiempos donde el arte vivía en la cueva.

elmundo.es


j.luis [ Martes, 16 Febrero 2016, 22:46 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
Pinturas rupestres



El Patronato de Altamira estudiará si se pueden aumentar las visitas a la cueva

El Patronato ha decidido encargar a la Comisión de Seguimiento del Plan de Conservación Preventiva que determine en qué número se pueden ampliar los visitantes a la cueva original y en qué condiciones.


00_1455659129_416852

Pinturas rupestres en las Cuevas de Altamira.

El Patronato de Altamira ha decidido encargar a la Comisión de Seguimiento del Plan de Conservación Preventiva que determine en qué número se pueden ampliar los visitantes a la cueva original y en qué condiciones podría producirse el acceso.

La decisión la ha adoptado hoy el Patronato de Altamira, reunido en Santillana del Mar (Cantabria), según han explicado en una rueda de prensa posterior el secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, y el presidente regional, Miguel Ángel Revilla.

Ambos han apuntado que, además, se estudiará en qué medida se pueden introducir cambios en el sistema de elección de quienes acceden a la cueva -actualmente es un sorteo entre quienes acuden al museo los viernes- y si podrían tener algún encaje visitas "puntuales" y "muy excepcionales".

Esas visitas "singulares" deberían producirse siempre dentro de los principios de acceso igualitario a la cultura y los criterios que rigen en un museo estatal, como es Altamira, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

"Sabemos que se puede incrementar [el número de visitantes] pero tendremos que determinar en qué medida y, en ese marco de acceso, ver cómo fijar los criterios conciliables con el interés general para la entrada singular de determinadas visitas", ha resumido Lassalle.

El secretario de Estado ha precisado que ya en el Patronato del año pasado se admitió la posibilidad de aumentar el número de visitas, con lo que lo acordado hoy supondría un paso más: evaluar en qué número concreto podría producirse ese incremento y en qué condiciones.

Lassalle ha dicho que espera que para la próxima reunión del Patronato sea posible conocer el aumento sobre la cifra actual de cinco visitantes semanales, conforme los informes técnicos.

En ese contexto se ha planteado un nuevo tema de análisis, sobre el que el Patronato tendrá que decidir en el futuro: la forma de selección de quienes entran en Altamira, que podría ser un sorteo por internet.

Otra cuestión que va a tener que estudiar el Patronato es si podrían darse visitas puntuales y excepcionales a la cueva cumpliendo condiciones de igualdad. Revilla ha defendido en este sentido que figuras "de relieve mundial" pudieran entrar en Altamira como "alguna excepción que tendría que estar perfectamente detallado el por qué". "Eso ha quedado como una sugerencia, no hay nada aprobado al respecto", ha aclarado el presidente cántabro.

Este Patronato de Altamira ha nombrado a José María Ballester coordinador de la comisión que se va a encargar de los trabajos de conservación de la cueva original.

Ballester ha reconocido ante los periodistas que "siente el peso de la responsabilidad" porque esta cueva "no es un bien cultural más".

Asume esta tarea sin contraprestación económica, es funcionario internacional y crítico de arte, y en 1979 ingresó por oposición en el Consejo de Europa, donde ha ejercido funciones relacionadas con el patrimonio y la cultura.

El de hoy ha sido el primer Patronato tras el cambio de gobierno en Cantabria, y ha asistido como invitado el consejero de Industria y Turismo de esta comunidad, Francisco Martín, que propuso sacar a subasta algunas entradas para visitar la cueva original.

Martín ha apuntado ante el Patronato de la posibilidad de que se haga un sorteo telemático para acceder a Altamira y que no se limite a los visitantes del museo.

Ésta ha sido además la primera ocasión en la que ha asistido el presidente de la Fundación Botín, Javier Botín, mientras que el director territorial del Banco Santander, Carlos Hazas, ha participado en sustitución de la presidenta de la entidad, Ana Patricia Botín.


elmundo.es


j.luis [ Miércoles, 17 Febrero 2016, 11:31 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
El Patronato de Altamira estudiará ampliar los visitantes a la cueva

Los responsables del yacimiento estudian que se puedan sortear las visitas también por Internet



000_1455705091_518766

Visitantes en la neocueva de Altamira, el pasado abril.

El Patronato de la cueva de Altamira, reunido este martes en Santillana del Mar, estudiará ampliar el número de visitantes a la gruta, que alberga alguna de las pinturas prehistóricas más importantes del mundo, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Actualmente entran cinco visitantes a la semana, por sorteo. En 2015 accedieron 220 personas, pese a las protestas de los expertos, que consideran que cualquier ingreso en la cueva pone en peligro las pinturas.

Otra medida que se estudiará en las próximas semanas es que el sorteo para poder acceder al yacimiento original no se celebre sólo entre las personas que acuden el viernes a visitar el museo y la réplica de la cueva, como ocurre hasta ahora, sino que se pueda realizar también por Internet. "El objetivo es que se pueda programar con un cierto tiempo para alguien que esté en Madrid o en Japón", señalaron fuentes del Ministerio de Educación y Cultura. "Todavía no se ha tomado ninguna medida, se estudiará y será fruto del consenso", agregaron las fuentes que insistieron en que las visitas no han tenido impacto por ahora sobre el ecosistema de la cueva.

El Patronato, del que forman parte el Ministerio de Cultura, el Gobierno de Cantabria, el Ayuntamiento de Santillana del Mar y la Fundación Botín entre otras instituciones y personas, nombró también este martes a José María Ballester coordinador del Plan de Conservación de la Cueva. Este antiguo crítico de arte y funcionario internacional, que fue director de Cultura y Medio Natural del Consejo de Europa y que actualmente es responsable de Desarrollo Rural de la Fundación Botín, señaló que "nuestra preocupación es salvaguardar el patrimonio". "Creemos que la cueva puede estar abierta a unos pocos visitantes más, aunque jamás lo estará al turismo masivo. Simbólicamente me parece importante que puedan entrar de forma controlada, porque simbolizan el derecho que los ciudadanos tenemos de acceder a bienes de interés cultural", aseguró en conversación con este diario.

Sin embargo, la apertura de la cueva ha provocado las protestas de numerosos expertos en prehistoria y el envío de una carta a la Unesco por parte de prehistoriadores de la Universidad Complutense y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). La carta aseguraba que "el plan que incluye la apertura de la cueva a los visitantes pone en peligro un legado frágil de suma importancia para la comprensión de la sociedad paleolítica".

"Todo lo que sea abrir me parece mal, cuanto más peor", señaló este martes la prehistoriadora Teresa Chapa Brunet, profesora de la Complutense y una de las grandes expertas en arte parietal, después de conocer la noticia de la posible ampliación de las visitas. "Cada apertura empeora las condiciones de conservación de la cueva, me parece la peor solución que se puede tomar. Va en contra de la tendencia en el resto de europa. Es todo lo contrario de lo que hay que hacer: hay que invertir en réplicas. Es una mala decisión que sufrirá la cueva".

El Gobierno de Cantabria señaló en enero, a través de su consejero de Turismo, Francisco Martín, que iba a proponer al Patronato instaurar un sistema por el que se pudiesen subastar entradas por Internet. "Hay personas que están dispuestas a pagar muchísimo dinero por entrar a la cueva original. E incluso a establecer negocios", señaló Martín. Esta propuesta no será estudiada. Fuentes del Ministerio indicaron que no se ha planteado todavía ningún número de visitantes suplementarios concreto, hasta que no se realicen nuevos estudios.

La decisión de abrir la cueva a un puñado de visitantes se basó en las conclusiones de un plan de conservación preventiva encargado por el Ministerio y dirigido por el francés Gael de Guichen, que indicaba que la presencia de visitantes no afecta a las pinturas y que el proceso de deterioro que sufre el monumento se debe a causas naturales. Sin embargo, un estudio anterior del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), elaborado durante doce años bajo la dirección de dos de los mejores expertos en cuevas con pinturas parietales del mundo, Sergio Sánchez-Moral y Cesáreo Saiz-Jiménez, establecía que la presencia humana dañaba irremediablemente las pinturas. "Cualquier umbral de riesgo se ha superado" afirmaba sobre la presencia humana en la cueva. Según este trabajo, que pese a haber sido entregado en 2009 sólo está disponible en la web del Ministerio desde el pasado lunes, el mayor peligro eran microorganismos fotótrofos, que se alimentan de la luz.

En Francia, se inauguró esta primavera una réplica de la cueva de Chauvet, que junto a Altamira y Lascaux contiene las pinturas más importantes que hayan llegado hasta nosotros. Sus responsables esperaban 350.000 turistas en un año y han recibido 400.000 en los cinco primeros meses desde su apertura. En verano, esta prevista la apertura de una nueva réplica de Lascaux, que sufrió una crisis tan grave provocada por las visitas, aunque controladas, que estuvo a punto de destruir las pinturas.

Las pinturas de Altamira tienen unos 18.000 años de antigüedad y fueron descubiertas en 1879. Los visitantes permanecen sólo 37 minutos dentro del yacimiento y apenas unos minutos en la impresionante sala de los bisontes. Existe una réplica de la cueva, que fue visitada en 2015 por 263.753 personas, lo que supuso un incremento del un 7,46% respecto al año anterior.


elpais.com


j.luis [ Sábado, 27 Febrero 2016, 11:49 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
Muere el director del Museo de Altamira en un accidente en Burgos

José Antonio Lasheras dirigía el centro desde 1991.



00_1456570186_783082

El director del Museo de Altamira, José Antonio Lasheras, ha fallecido hoy en un accidente al colisionar frontalmente el vehículo en el que viajaba con otro turismo en la carretera N-627, a la altura del municipio burgalés de Quintanas de Valdelucio, según han informado fuentes de los servicios de emergencias.

Los dos turismos han colisionado por causas que no se han precisado y en uno de los vehículos han quedado atrapadas dos personas, que han sido trasladas al hospital Universitario de Burgos en estado grave. Al parecer, uno de los heridos es la mujer del director del Museo de Altamira.

La sala de operaciones del 112 ha trasladado el aviso del accidente a la Guardia Civil de Tráfico, a bomberos del Ayuntamiento de Burgos, bomberos de la Diputación de Palencia y al servicio público de salud, el Sacyl, que ha enviado al lugar una UVI móvil, una ambulancia de soporte vital básico, y al médico del centro de salud de Aguilar de Campoo. En el lugar del accidente, los facultativos de Sacyl han confirmado el fallecimiento de José Antonio Lasheras y han atendido y trasladado a los heridos al Complejo Asistencial de Burgos. Lasheras (Barcelona, 1956) dirigía el Museo de Altamira desde 1991.


elpais.com





Descanse en paz. José Antonio Lasheras, fallecido en trágico accidente de tráfico. Fue un gran investigador, relizando un gran trabajo en el Museo de Altamira.


j.luis [ Viernes, 01 Abril 2016, 16:21 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
En 1881 fueron calificadas como una falsificación de su descubridor, Marcelino Sanz de Sautuola efectuada en su prospección de 1876



La verdad sobre el falso fraude de las pinturas rupestres de Altamira


- Sus descubridores murieron en el más absoluto descrédito después de ser acusados de haber falsificado las pinturas

- La reapertura de la cueva al público el año pasado provocó un enfrentamiento entre la comunidad científica




0000_1459523737_430311

'Altamira' de Hugh Hudson, se estrana en cines el 1 de abril de 2016. Antonio Banderas en pleno éxtasis ante las pinturas de Altamira.

Hoy está casi olvidado el hecho de que los descubridores de las pinturas rupestres de Altamira murieran en el más absoluto descrédito, pues se les consideraba autores de una monumental superchería hasta que, en 1902, el historiador francés Cartailhac se retractó públicamente de haber negado la autenticidad de las pinturas. Ponía así fin a un debate que había amargado los últimos años de los descubridores de la cueva y de los defensores de su integridad profesional.

Afirmar la autenticidad de estas pinturas significó para el catedrático de la Universidad de Madrid Juan Vilanova y Piera uno de los peores baldones de su carrera, pues hubo de sufrir la indiferencia de sus colegas, cuando no el ataque directo, y vio cómo se extendía su desprestigio en escenarios nacionales e internacionales.

La polémica cueva de Altamira había pasado inadvertida durante siglos, pues una serie de derrumbamientos habrían cegado su entrada, hasta que se produjo una grieta, descubierta en 1868

La polémica cueva de Altamira había pasado inadvertida durante siglos, pues una serie de derrumbamientos habrían cegado su entrada, hasta que, quizá por las detonaciones de una cantera cercana, se produjo una grieta, descubierta en 1868 por Modesto Cubillas, aparcero de Marcelino Sanz de Sautuola, propietario de estas tierras, a quien comunicó el hallazgo. Sautuola poseía una amplia formación científica, especialmente en ciencias naturales, y sentía gran atracción por la prehistoria, pero no realizó la primera prospección de la cueva hasta 1876.

01_1459523905_360663

Dos años después, visitó las exposiciones del Pabellón de Ciencias Antropológicas de la Exposición Universal de París y, en 1879, mientras excavaba acompañado de su hija María, ésta le comentó: "Papá, allí hay bueyes pintados". El reconoció que no se le habría ocurrido nunca mirar el techo de la cueva, pues lo que hacía era buscar en el suelo materiales líticos y restos de la presencia humana. Pero ante la visión de aquellos dibujos, los relacionó inmediatamente con los bellos objetos de arte mobiliario observados en la exposición parisina.

Santander en la mira internacional

Inmediatamente, comunicó su descubrimiento al catedrático de Paleontología de la Universidad Central y una de las principales autoridades de la prehistoria, el valenciano Juan Vilanova y Piera, quien informó de ello a la Sociedad Geográfica. Tras recibir los Breves apuntes sobre algunos objetos prehistóricos de la provincia de Santander, de Sautuola, comunicó el hecho a la Sociedad Española de Historia Natural, donde se valoró justamente el hallazgo y se acordó solicitar al ministro de Fomento que "recompense como es debido estos servicios y estimule con su eficaz auxilio la exploración de esas cavernas".

Un artículo de Edouard Harlé en 1881 en la revista dirigida por Cartailhac, denunciaba que se trataba de un fraude realizado entre las dos primeras visitas de Sautuola, en 1876 y 1879

Este comisionó a Vilanova para que valorara los descubrimientos in situ, lo que hizo en septiembre de 1880 y desde entonces se convirtió en su mayor publicista, al glosar su importancia en dos conferencias en Santander, donde ya advirtió que las pinturas "sin género alguno de duda han de motivar las más serias discusiones, mezcladas tal vez de dudas, de sospechas y de no escasa crítica". Y es que no debemos olvidar que en esos momentos, las falsificaciones eran moneda corriente en el mundo de las antigúedades.

En el ámbito internacional, informó de ello ante IX Congreso Internacional de Antropología y Arqueología Prehistóricas que se celebró en Lisboa en septiembre de 1880, donde encontró el escepticismo mal disimulado de los asistentes y no consiguió que ninguno de ellos le acompañara a visitar las pinturas, para lo cual contaba con una subvención del Estado. En los meses siguientes, recibió el apoyo de prehistoriadores tan prestigiosos como Henri Martin y Emile Cartailhac.

Primeras dudas y censuras

La espectacularidad del descubrimiento no podía pasar desapercibida a la opinión pública y pronto se desató el interés por las pinturas y la discusión acerca de su interpretación. Mientras los espíritus más nacionalistas saludaban con entusiasmo la confirmación de la precocidad del genio español, las refutaciones responderían a que los prehistoriadores europeos no podían admitir la perfección de un arte primitivo realizado por el hombre salvaje, pues iba en contra de las ideas evolucionistas, entonces imperantes, de progreso gradual de la cultura.

El ataque más directo se produjo en una intervención del director de la Calcografía Nacional, Eugenio Lernús y Olmo, en la que refirió su visita a la cueva y acusó de fraude a Vilanova

Al mismo tiempo, se habían despertado los recelos, cuando no una cierta repulsa, debido a las posturas creacionistas de sus defensores y a la previsible utilización que pudieran hacer de las pinturas con el fin de sostener sus tesis. La primera censura vino, en septiembre de 1880, de la mano del erudito cántabro Ángel de los Ríos, en las páginas del diario santanderino El Impulsor, donde arremetía contra la antiguedad de las pinturas y contra la prehistoria en general, abriendo así una viva polémica con Sautuola en los diarios locales.

Perfección sospechosa

El público conoció la espectacularidad y belleza de las pinturas por el artículo de Miguel Rodríguez Ferrer, acompañado de las ilustraciones de José Argumosa, aparecido en La Ilustración Española y Americana, en octubre de 1880. Francisco Quiroga y Rafael Torres Campos inspeccionaron la cueva y negaron su autenticidad en el Boletín de la Institución Libre de Enseñanza (16 de noviembre de 1880) por la perfección de la técnica y de su ejecución.

Altamira ponía en duda una de las premisas sobre la cual se había fundamentado el estudio de la prehistoria: la certeza de que hubiese una prehistoria universal común a todos los seres humanos

También Cartailhac envió a Edouard Harlé en 1881 para disipar dudas y éste le envió un primer informe, utilizado por aquél para desmentir a Vilanova, que había vuelto a proponer sus tesis en el Congreso de la Asociación Francesa para el Progreso de las Ciencias reunido en Argel ese mismo año, con el deseo de conseguir una sanción internacional a sus tesis que le ayudara a acallar las críticas internas. Su protesta no sirvió de nada ante una denuncia realizada por alguien que no había visto las pinturas y tampoco consiguió que ninguno de los asistentes aceptara su invitación para visitarlas.

Ese verano apareció publicado el demoledor artículo de Harlé en la revista dirigida por Cartailhac, donde denunciaba que se trataba de un fraude realizado entre las dos primeras visitas de Sautuola, en 1876 y 1879. La primera persona que inspeccionó la cueva, Gabriel de Mortillet, se adhirió a la censura de Cartailhac. La consecuencia fue que el grupo más influyente de la prehistoria francesa rechazó la autenticidad de las pinturas. El enorme prestigio de estos investigadores hundió la reputación de Vilanova en Europa y en España. Tuvieron que transcurrir veinte años para que nuevos descubrimientos, ésta vez en Francia, le diesen la razón.


02_1459524030_448645

El ábate Breuil en una visita a Altaira en 1912 junto al arqueólogo Luis Siret, Hugo Obermaier y Hermilio Laclade del Río.

En la década de 1880, como ha puesto de relieve Francisco Pelayo, se produjo un duro enfrentamiento ideológico entre los miembros de la Sociedad Española de Historia Natural, con motivo principalmente de la teoría de la evolución. Esta polémica, junto a la oposición internacional, enrarecieron las posturas científicas de algunos socios ante el tema de Altamira.

Estudio en profundidad

En 1882, en el seno de la Sociedad, Jiménez de la Espada y Pérez Arcas pusieron de relieve la importancia del descubrimiento, lamentaron el descuido en que se hallaba el estudio de la cueva, y propusieron un estudio en profundidad para evaluar la autenticidad de las pinturas, mediante el examen de los restos de fósiles de bisontes hallados en la cueva y su comparación con los dibujos y con las dos especies actuales.

Por otro lado, en el Congreso de Antropología de Berlín y en la Asamblea de la Asociación Francesa para el Progreso de las Ciencias, reunida en La Rochelle (1882), a los que Vilanova no pudo asistir, el prehistoriador prusiano F. Jagor defendió públicamente la autenticidad de las pinturas.

En la Sociedad, fue Salvador Calderón y Arana quien, en 1884, recuperó el debate, sosteniendo que habrían sido ejecutadas tras la colonización de España por las civilizaciones orientales, alineándose así con las tesis orientalistas imperantes en la época. Ya no volvió a tratarse el asunto hasta 1886, en un escenario de claro enfrentamiento entre institucionistas y oficialistas, o lo que es lo mismo entre evolucionistas y fijistas. A principios de ese año, Vilanova informó del hallazgo de importantes materiales prehistóricos en hueso en unas cuevas cercanas a la gruta de la Virgen de Lourdes, que tenían incisos dibujos análogos a los de Altamira.

El descubrimiento fue precisamente resorte que levantó la polémica entre los defensores de la progresión y los que abrían la posibilidad de la decadencia y la regresión


03_1459524085_449879

Poco después, el institucionista Augusto González de Linares -amigo de Sautuola y discípulo de Vilanova-, en una disertación de corte perfectamente darwinista, planteó la posibilidad de que las pinturas estuvieran ejecutadas por los mismos hombres que tallaron los objetos que se encontraban en el suelo de la cueva. Su discurso fue agradecido por Vilanova, quien apeló de nuevo a la relación existente entre arte mobiliar y parietal.

Pasado el verano, el también institucionista Calderón se reafirmó en la postura expresada anteriormente y en una sesión del mes de noviembre, Vilanova se quejó del olvido en que había dejado Cartailhac las pinturas de Altamira en su reciente libro sobre prehistoria peninsular. Pero el ataque más directo se produjo en una intervención del director de la Calcografía Nacional, Eugenio Lernús y Olmo, en la que refirió su visita a la cueva y acusó de fraude a Vilanova. Afirmó que las pinturas respondían a "la expresión que daría un mediano discípulo de la escuela moderna" y mencionó al pintor mudo francés, Ratier, que había pasado una temporada en la zona en la época del descubrimiento.

De nada sirvieron las protestas de Vilanova ni sus razones sobre la similitud de las figuraciones magdalenienses de la Revue Historique, fundada en 1876 en oposición a la Revue des Questions Historíques, órgano de la escuela histórica católica y legitimista. En el campo de las ciencias de la Tierra, frente a la competencia de la escuela de Ingenieros de Minas de Freiberg, los discípulos de los grandes naturalistas de la Ilustración, desplegaron una investigación de altísimo nivel, sobre todo i en los campos más básicos en cuanto al conocimiento del terreno, no tan determinado por sus aplicaciones mineras: geología, geomorfología, paleontología e, incluso, la prehistoria y la antropología humana.

Enfrentamiento ideológico

Así, el catecismo metódico e hipercrítico hacia los excesos de autores ultracon-servadores galos y de una investigación española que se miraba con recelo, unido al ambiente de enfrentamiento ideológico que dividía la prehistoria, pero también todas las distintas disciplinas biológicas, explican esta actitud de recelo primero, luego de rechazo acerca de la autenticidad de unas pinturas, que sólo comenzó a ser aceptada cuando aparecieron muestras de arte rupestre en el propio suelo galo: país mucho más desarrollado y "fiable" que España, al tiempo que ya se habían multiplicado los ejemplos de arte mobiliario.

Y es que Altamira ponía en duda una de las premisas sobre la cual se había fundamentado el estudio de la prehistoria: la certeza de que hubiese una prehistoria universal común a todos los seres humanos y de que todo fuese un proceso evolutivo hacia un objetivo común.

El descubrimiento de las pinturas rupestres fue precisamente el resorte que levantó una polémica entre los defensores de la progresión, dominante entre el colectivo de prehistoriadores franceses, y los que abrían la posibilidad de la decadencia y la regresión, que se extendía entre los especialistas británicos, pues el argumento que iba a dilucidar este enfrentamiento era si realmente existían pruebas reales, arqueológicas, de la decadencia y la regresión o si se trataba meramente de una elucubración, al proyectar sobre la prehistoria procesos que se habían producido en épocas posteriores.

Las pinturas rupestres constituían esta prueba, que los defensores de un modelo evolutivo impugnaron vehementemente, hasta que nuevos descubrimientos hicieron que se fuera abandonando la idea de una secuencia cultural evolutiva, para ir asumiendo que los logros culturales se habían producido en columnas paralelas.


elmundo.es


j.luis [ Lunes, 04 Abril 2016, 12:50 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
0000_1459524809_145488

Fecha de estreno 1 de abril de 2016 (1h 37min)
Dirigida por Hugh Hudson
Reparto: Antonio Banderas, Rupert Everett, Allegra Allen
Todos los públicos


Sinopsis

Cantabria, 1879. Entre las verdes colinas y los altos picos rocosos de la costa de Santander, María Sautuola (Allegra Allen), una niña de 9 años, y su padre, Marcelino (Antonio Banderas), un hombre aficionado a la arqueología, descubren algo extraordinario que cambiará la historia de la humanidad: las primeras pinturas prehistóricas encontradas hasta la fecha, unos impresionantes bisontes a galope trazados con gran detalle. Sin embargo, Conchita (Golshifteh Farahani), la madre de María, al igual que los representantes de la Iglesia Católica, quedan perturbados por el descubrimiento. Consideran que estas pinturas hechas por prehistóricos “salvajes” son un ataque a la verdad de la Biblia. Sorprendentemente, la comunidad científica representada por el prehistoriador Émile Cartailhac (Clément Sibony) también acusa de fraude a Marcelino y su descubrimiento.Es entonces cuando la familia entra en una fuerte crisis, que además empeora cuando cierran la cueva. El mundo idílico de la joven María se derrumba y sus intentos por ayudar, solo empeoran las cosas. Este film basado en la historia real sobre el descubrimiento de las famosas pinturas rupestres de la cueva de Altamira, hoy Patrimonio de la Humanidad, y las consecuencias que tuvo este histórico hallazgo, está dirigido por Hugh Hudson (Greystoke, la leyenda de Tarzán, el rey de los monos, Carros de fuego). El prestigioso José Luis Alcaine (La Piel que Habito, Las 13 rosas) es el encargado de la fotografía. Y su reparto internacional cuenta con los actores Antonio Banderas (Knight of Cups, Los mercenarios 3), Golshifteh Farahani (Eden, Exodus: Dioses y reyes), Rupert Everett (Parade's End, Hysteria), Clément Sibony (El desafío (The Walk), The Tourist), Nicholas Farrell (Legend, Grace of Monaco), Tristán Ulloa (El tiempo entre costuras, Que se mueran los feos), Irene Escolar (Un otoño sin Berlín, Las ovejas no pierden el tren) y Allegra Allen como la niña protagonista.



Este finde estuve viendo ALTAMIRA, tenía ganas de conocer los pormenores que acaecieron con su sorpendente y polémico descubrimiento.

Me ha gustado, la historia como es conocida está basada en los protagonostas del descubrimiento, y Antonio Banderas en el papel de Marcelino, padre de la niña que descubrió la cueva, hace un buen papel como suele ser habitual en él, la niña Allegra Allen, y Golshifteh Farahani (Conchita, madre de la niña) también hacen una buena interpretación, dentro de un amplio abánico de actores secundarios. La ambientación y caracterización está muy logarada, es una película ilustrativa y agradable de ver.

Tengo la fortuna de haber visitado esos parajes, su museo y la neo cueva, que dicen que es una reproducción auténtica de la real, pues para ver la cueva es muy complicado, ya que sus visitas están restingidas, incluso el mismo Banderas no las vió, pues las imágenes que se grabaron de dentro de la cueva son de la neo cueva.


Mi valoración del 1 al 10 es de 8


j.luis [ Miércoles, 25 Mayo 2016, 10:50 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
ARQUEOLOGÍA / Paleolítico Superior



Descubren un 'santuario' en una cueva vizcaína con 70 pinturas rupestres de hace 14.000 años

Aunque la cueva de Atxurra es muy conocida por los espeleólogos, los grabados no habían sido hallados hasta ahora porque se encuentran en unas peligrosas repisas a unos cuatro metros de altura del suelo



04_1464170281_351281

El arqueólogo Diego Garate analiza las pinturas descubiertas en la cueva de Atxurra... Ver vídeo

Un equipo arqueológico de la Diputación de Bizkaia ha hallado en la cueva de Atxurra, en Berriatua (Bizkaia), un santuario que contiene 14 paneles con alrededor de 70 grabados de animales del paleolítico superior. Unas figuras, dominadas por caballos y bisontes, que en concreto pertenecen al periodo magdaleniense medio/superior de entre 12.500 y 14.000 años. "Es un hallazgo muy importante" ha señalado el arqueólogo Diego Garate, que descubrió las pinturas junto al espeleólogo Iñaki Intxaurbe.

La cueva de Atxurra, que permanecerá cerrada, fue excavada como yacimiento arqueológico por José Miguel de Barandiarán en 1934 y es muy conocida por los espeleólogos de la zona. Sin embargo, los grabados rupestres no habían sido hallados hasta ahora porque se encuentran en unas peligrosas repisas. Estas salas están situadas a unos cuatro metros de altura del suelo en una galería que está a casi 300 metros de la entrada y a la que se accede tras pasar arrastrándose por una gatera. Además, las figuras de los animales no son fáciles de ver al haber desaparecido la mayoría de los pigmentos negros, posiblemente carbón, y quedar los raspados en las piedras, hechos con herramientas de sílex.


02_1464168571_311810

Un detalle de una de las imágenes. EL MUMDO

Este hallazgo ha sido posible gracias a un proyecto de excavaciones arqueológicas que comenzó en 2014. Garate ha relatado que comenzaron a excavar en la entrada de la cueva, «donde se localizan los yacimientos arqueológicos y llega la luz solar». Sobre esos inicios, el arqueólogo ha confesado que el objetivo inicial era «certificar» que la cueva no tenía arte, ya que Atxurra ha sido «muy visitada» desde finales del siglo XIX y nadie había dado «jamás una noticia de la presencia de arte». «No se había encontrado hasta el momento porque todas ellas se encuentran en lugares semiocultos y de difícil acceso», ha señalado.

Al continuar el desarrollo natural de la cavidad, las pinturas se encuentran en repisas a tres y cuatro metros de altura, lo que provocó la necesidad de escalar las paredes del interior para dar con los 14 paneles con arte. «Es un santuario, es de champions», ha añadido.

Destaca la figura de un bisonte con una veintena de lanzas clavadas en la panza. «Este pobre es posiblemente al animal más cazado de toda Europa», ha comentado el arqueólogo, quien ha señalado que las pinturas rupestres de caza no suelen tener más de tres «proyectiles».

Según Garate podría tratarse de una de las cuevas «más potentes» de la zona del Cantábrico Oriental y de los Pirineos Occidentales. Las otras dos cuevas más grandes en esa región son la de Altxerri (Gipuzkoa), con 100 figuras animales, y la de Erberua (País Vasco francés), que tiene 80. Al termimar el estudio el arqueólogo intuye Atxurra, podría tener más de 70 figuras en la cueva. Ha manifestado que no lo pueden certificar aún, pero «visto el potencial de la cueva, es altamente probable que haya más de 100 figuras».

Respecto a lo que aporta este descubrimiento, Garate ha afirmado que «nos ayuda a conocer los contactos y las relaciones» entre la Cordillera Cantábrica y los Montes Pirenaicos. «Estamos en una zona de contacto», ha señalado, ya que Euskadi «ejerce de unión» entre la Península y el Continente. El País Vasco es el «nexo» entre el Cantábrico Central, el Pirineo Central y la zona de la Dordoña (Francia). Por ese motivo, el arqueólogo ha destacado la importancia de conocer «bien lo que tenemos en este triángulo» para comprender esos contactos entre las regiones y «los cambios que se dan en los estilos del arte en todo el paleolitico superior».


03_1464170469_783494

Falta por explorar la tercera parte de la cueva, con lo que podría haber más de 70 grabados

Hasta hace unos años se conocía «muy mal» el arte paleolítico del País Vasco, ya que casi no había «cuevas decoradas». Garate ha señalado que se ha pasado de tener tres cuevas en Bizkaia y dos en Gipuzkoa, a disponer de 15 y 12 respectivamente. «Ha habido una pequeña revolución en cuanto al conocimiento de esta zona que es clave para ello», ha añadido.

Por su parte, la Diputada de Bizkaia de Euskera y Cultura, Lorea Bilbao, ha destacado que se trata de un hallazgo «determinante y excepcional» en el conocimiento del arte parietal paleolítico. Para la diputada, los motivos de tal afirmación se basan en «la gran cantidad de paneles y figuras decoradas» localizadas y por la presencia de «algunos suelos intactos con material arqueológico».

La investigación arqueológica de la cueva de Atxurra continuará durante un periodo de tres años y se prevé lenta porque obligará a instalar andamios y equipos de seguridad para poder estudiar las pinturas situadas en las repisas y analizar el tercio final de la cueva.


elmundo.es / 20minutos.es



Sorprendente hallazgo. Enhorabuena a los descubridores de las pinturas rupestres.


j.luis [ Jueves, 26 Mayo 2016, 11:21 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
Hombre de neandertal


La primera construcción humana la hicieron los neandertales

Hace 175.000 años, esta especie levantó unos enigmáticos círculos de piedra en las profundidades de una cueva del sur de Francia


00_1464258082_631661

Un investigador estudia las construcciones de la cueva de Bruniquel, en Francia Etienne Fabre... Más info

Europa, hace unos 175.000 años. Los neandertales dominan el continente. Por razones totalmente desconocidas, un grupo se adentra en una profunda cueva del suroeste de Francia. Exploran las galerías hasta que la luz del día se extingue y luego quedan maravillados por las caprichosas formaciones calcáreas que iluminan con sus antorchas. En lo más profundo de la gruta empiezan a romper las estalagmitas que crecen en el suelo y las disponen de forma cuidadosa, como siguiendo un plan. Forman un gran círculo de más de seis metros de ancho y otro similar de menor tamaño. Dentro y fuera del gran círculo apilan varios montones de piedras.

Después, la entrada de la cueva queda sepultada y funciona como una enorme cápsula del tiempo que será abierta y explorada por Homo sapiens del año 1990. Por primera vez, una especie humana contempla los extraños anillos construidos por otra y se pregunta: ¿quién construyó todo esto y por qué?

Un estudio publicado hoy intenta responder a esa pregunta. Investigadores de Francia, Bélgica, China, Reino Unido y EE UU han realizado 18 dataciones de las estalagmitas y su entorno, situadas en la cueva gala de Bruniquel. También han datado varios fragmentos de huesos quemados. Su conclusión es que los círculos de piedra tienen 176.500 años, 2.000 años arriba o abajo. En aquella época, los neandertales eran los únicos que habitaban la zona así que estamos ante las construcciones más antiguas jamás atribuidas a estos homínidos y posiblemente a cualquier otra especie humana, incluida la nuestra.

En total hay unas 400 estalagmitas, 2,2 toneladas de piedra

La construcción tiene en total unas 400 estalagmitas, 2,2 toneladas de piedra, según el estudio, publicado en la revista Nature. Las mayoría tiene unos 30 centímetros aunque también hay fragmentos más pequeños que se usan para rellenar huecos. En algunos puntos hay hasta cuatro niveles apilados. En las seis formaciones, sobre la piedra, hay marcas de fuego. En otro punto hay un hogar con huesos quemados. Y todo a 336 metros de la entrada, en una oscuridad total.

Los autores señalan que esta construcción “no tiene precedentes” por su antigüedad y complejidad. “Hasta ahora no se conocían pruebas de que los neandertales se adentrasen en cuevas”, dicen, ni por supuesto construcciones en puntos tan profundos donde no llega la luz del día. Incluso en los tiempos muy posteriores cuando los primeros humanos modernos, los Homo sapiens, llegaron a Europa, hace unos 45.000 años, las construcciones de este tipo son muy escasas y sencillas, aseguran.

Levantar estos anillos requirió una organización del trabajo, una complejidad social “más desarrollada de lo que se pensaba hasta ahora” y que, a juzgar por las fechas que arrojan las dataciones, “surgió antes de lo que se pensaba”, dice el trabajo.

Carbonell: “estas construcciones deben tener un sentido simbólico o ritual"

La pregunta más interesante sobre este hallazgo es también la más difícil de responder. “Basados en la mayoría de incursiones en cuevas conocidas en el Paleolítico Superior podríamos asumir que se trata de un comportamiento simbólico o ritual, pero, ¿podrían haber servido para usos domésticos desconocidos o como simple refugio? Nuevos estudios intentarán responder a estas preguntas”, concluyen los autores con cautela.


01_1464258091_537877

La primera construcción humana la hicieron los neandertales.


Conclusiones polémicas

Otros expertos ajenos al estudio plantean dudas de que estemos ante verdaderas construcciones humanas. “Esto es tan distinto de todo lo que conocemos de la historia de los neandertales que da que pensar”, comenta Antonio Rosas, investigador del CSIC. “Especialmente porque estas construcciones se habrían hecho unos 100.000 años antes de las más antiguas conocidas hasta ahora” hechas por los sapiens. En su opinión, la hipótesis de que estas construcciones sean un simple producto de la naturaleza “no se ha contemplado lo suficiente”. “En otras cuevas se conocen formaciones similares, piscinas y marmitas que se forman por los procesos geológicos”, dice. “Pudo haber un terremoto, que se formasen más o menos estas estructuras y después alguien entrase a hacer fuego, es una pequeña duda dentro de que estamos ante un descubrimiento muy atractivo”, opina. Rosas también descarta que, de ser una construcción humana, se trate de un corral. “La ganadería comienza muchísimo después, hace unos 10.000 años”, resalta.

Para Eudald Carbonell, codirector de Atapuerca, la interpretación es muy diferente. Este paleoantropólogo dirige las excavaciones en el Abric Romaní, cerca de Barcelona, donde se han encontrado los restos de un antiguo asentamiento neandertal de hace unos 50.000 años. Las excavaciones han demostrado que esta especie dividía su espacio en diferentes estancias y dedicaba algunas exclusivamente a dormitorio, por ejemplo. La única construcción humana que podría rivalizar en antigüedad con las de Francia es un pequeño refugio de piedra hecho en Olduvai (Tanzania) hace unos 800.000 años, aunque es un caso controvertido, explica. En el caso de Bruniquel, la autoría humana es mucho más concluyente. Para Carbonell “estas construcciones deben tener un sentido simbólico o ritual, no pueden ser una cabaña, pues no tendría sentido construirla en un punto tan profundo”.


elpais.com


j.luis [ Domingo, 31 Julio 2016, 14:27 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
Vilafranca, nuevo referente en arte rupestre levantino

Hallazgo de una escena completa de una manada de jabalíes de hace 7.000 años



00_1469971598_265510

Las pinturas encontradas en Vilafranca.

Diversos arqueros y una manada completa de jabalíes, con diez adultos y tres crías representados en una escena de caza, materializan el excepcional hallazgo ubicado en Vilafranca y posiciona el patrimonio de este municipio castellonense en la élite del arte rupestre levantino por su importancia académica y cultural.

Los arqueólogos Inés Domingo y Dídac Román presentaron esta semana el descubrimiento, que complementa otro hallazgo de 2014 en el que se encontraron 12 figuras humanas y animales. En aquel, se representan escenas de caza en las que se pueden identificar a arqueros, toros y cabras.

El descubrimiento ha sido posible gracias a un proyecto de prospección, investigación y análisis, financiado por el Ministerio de Cultura y con el apoyo del Ayuntamiento. Los trabajos se están llevando a cabo en Vilafranca, han permitido localizar dos hallazgos excepcionales y además complementar el yacimiento ya conocido de la Covatina del Tossal del Mas de la Rambla, que cuenta con más de 40 figuras, algunas descubiertas en 2015 tras esta intervención.

El hallazgo dado a conocer esta semana es de una importancia “excepcional” según el criterio de una de las descubridoras, la doctora de la Universidad de Barcelona y de la Institución Catalana de Investigación y Estudios Avanzados (ICREA), Inés Domingo. “No hay una escena similar en los más de mil yacimientos de arte rupestre levantino en todo el arco mediterráneo. Es excepcional que haya una manada completa de jabalíes, con 13 figuras, cuando hasta la fecha lo máximo eran cinco y por regla general son uno o dos”, opina la investigadora.

La escena es similar a la de la Cova dels Cavalls, ubicada en el Barranco de la Valltorta. En ese caso se trata de ciervos y no jabalíes. A pesar de ello, la conexión entre ambos yacimientos es evidente. Domingo apunta incluso a que podría tratarse de un mismo autor o a que exista una conexión directa entre ambas escenas por la similitud que presentan. Los investigadores designaron esta zona del noroeste de Castellón para el estudio de prospección debido a la hipótesis de que los autores de estas pinturas eran cazadores-recolectores que seguían a las manadas de animales y ello hacía necesaria una comunicación entre los yacimientos del Bajo Aragón en Teruel y los del Barranco de la Valltorta en Castellón, mediante de las vías pecuarias que todavía hoy se utilizan.

La doctora Domingo es escéptica por lo que se refiere a la interpretación de las escenas, que podría responder a una expresión cultural, mitológica o simplemente servir de marcador de recursos. No obstante, el hecho característico más importante de este hallazgo es la confirmación de que existía interrelación entre ambos territorios y de que se comunicaban entre ellos.

Ambos yacimientos se datan hace aproximadamente 7.000 años y representarían la transición entre los grupos cazadores-recolectores nómadas hacía los primeros asentamientos fijos, determinados por el conocimiento de la agricultura y la domesticación de animales, aunque la caza seguía componiendo casi el 50% de la dieta.

En esta ocasión tampoco se ha dado a conocer la ubicación exacta del yacimiento a la espera de que se lleven a cabo trabajos de conservación y consolidación por parte de los técnicos de la Consejería de Educación, Investigación, Cultura y Deporte del gobierno valenciano, que ha ofrecido su colaboración. En este sentido, el alcalde de Vilafranca, Óscar Tena destacó en la presentación la importancia de “poner en valor este patrimonio rupestre de la provincia de Castellón para generar riqueza en los municipios de interior”.

La presencia humana continuada en el tiempo en el entorno del norte de la provincia de Castellón también tiene expresión en yacimientos ubicados en Vilafranca. La doctora Inés Domingo participa junto al arqueólogo de la Universidad de Barcelona, Dídac Román, en diversos proyectos de excavación en los enclaves de la Balma de la Roureda y de la Cova de la Foia.


pintura_de_jabal_encontrada_en_vilafranca

Pintura de jabalí encontrada en Vilafranca.

Precisamente esta misma semana ha finalizado una campaña de excavación en la Cova de la Foia en la que se ha hallado material lítico del periodo epimagdaleniense, en el Paleolítico Superior, correspondiente a puntas de flecha y raspadores utilizados para desgarrar y curtir la piel de los animales. Se trata de un yacimiento cuya datación oscilaría entre 11.500 y 10.000 años según la morfología de las puntas de flecha y que servía como refugio en el que se procesaban los productos derivados de la caza.

Vilafranca albergaría algunos de los asentamientos más antiguos de la provincia de Castellón, aunque por las características del suelo la presencia de restos óseos tanto humanos como animales no es frecuente. Además de la Cova de la Foia, el doctor Román también ha investigado diversos asentamientos en el paraje del Barranc de la Fontanella en el que existe una continuidad entre los últimos cazadores-recolectores de hace 9.000 años y asentamientos neolíticos de 4.000 años en los que ya se encuentran piezas cerámicas.

Vilafranca se plantea ahora explotar estos recursos, que la sitúan como referente en patrimonio prehistórico. Como apuntaba el alcalde, Óscar Tena, se hace necesario poner en valor los hallazgos. La primera tarea es consolidar los yacimientos para hacerlos visitables, pero mientras tanto se está desarrollando una herramienta informática en 4D para poder conocer e interpretar las escenas y los abrigos.

Las pinturas de la Covatina del Tossal del Mas de La Rambla ya son 100% visitables y existen paneles interpretativos para dimensionar las escenas y su importancia para conocer el modo de vida de los cazadores-recolectores. No obstante, en cuanto al patrimonio recientemente descubierto, desde el consistorio vilafranquino se espera poder desarrollar a un proyecto turístico de ámbito comarcal relacionado con el patrimonio de arte levantino presente en la comarca de Els Ports.


elpais.com


j.luis [ Miércoles, 07 Junio 2017, 09:10 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
Altamira sufre una subida de temperatura que alerta a los científicos

El Patronato mantiene el régimen de visitas aunque aumenta los métodos de control tras detectar cambios en el interior del yacimiento



000_1496823007_853656

Visitantes en la reproducción de Altamira, en Santillana del Mar. / Alejandro Ruesga

El Patronato de la cueva de Altamira, reunido este martes en Santillana del Mar, mantendrá el régimen de visitas en la gruta, patrimonio de la Humanidad de la Unesco, aunque aumentará los medios para controlar lo que ocurre en su interior, después de que se haya detectado una ligera subida en la temperatura (entre medio grado y un grado) y un aumento de la condensación de humedad en las paredes, lo que podría representar una serio problema a largo plazo para la conservación de las pinturas, que se encuentran entre las representaciones prehistóricas más importantes del mundo.

"Nos tenemos que adaptar a lo que diga la cueva", explica José María Ballester, coordinador del Plan Preventivo y de Conservación de la Cueva de Altamira y presidente de la Comisión de Seguimiento, el grupo de científicos que tiene la responsabilidad de estudiar el comportamiento de la cueva. Ballester asiste a las reuniones del Patronato, en el que están representadas todas las instituciones que tienen responsabilidad sobre el yacimiento —Gobierno de Cantabria, Ministerio de Educación y Cultura, Ayuntamiento de Santillana del Mar— además de los responsables del Museo de Altamira.

"Se ha comprobado un ligero calentamiento de la cueva", señala Ballester. "Se van a realizar mediciones e investigaciones en los próximos meses para ver si obedece a factores externos o internos y se van a tratar de identificar las causas", prosigue. Por ahora, se va a cambiar el ritmo de visitas y en vez de entrar cinco personas más un guía una vez a la semana, los viernes por sorteo, se dividirán en dos grupos de dos y tres personas para dejar reposar a la cueva. Además, los científicos han decidido que van a reducir sus entradas en la gruta al mínimo.

La apertura de la cueva a visitas controladas, en 2014, con la entrada de unas 240 personas al año, provocó una intensa polémica porque muchos expertos consideraron que podría poner en peligro las frágiles pinturas, de miles de años de antigüedad (los famosos bisontes tienen unos 15.000 años). El Patronato, que volverá a reunirse en otoño, también estudiará dividir las visitas en dos jornadas diferentes o cerrar totalmente la cueva, salvo para los expertos, una parte del año, y concentrar todas las visitas en otra.

Todavía no está claro si la condensación de agua y la subida de la temperatura están relacionadas con las visitas o si son producto de factores exteriores. En este último caso, la situación sería mucho más preocupante porque entonces poco se podría hacer. Los expertos han insistido en que lo más importante es saber con precisión lo que ocurre en la gruta para poder actuar en consecuencia antes de que se ponga en marcha un mecanismo que luego sea muy difícil de detener.
Aunque hay algunos huecos en las mediciones, la subida de temperatura se ha detectado más o menos en los últimos cinco años. La temperatura de Altamira, con una variabilidad estacional, se sitúa entre los 13 y los 14 grados. Este cambio en la temperatura, así como la presencia de microorganismos, fueron uno de los temas principales de la reunión de científicos previa al encuentro del patronato.

"Son cambios pequeños, pero en este tipo de arte que sean pequeños no quiere decir que no se les preste una gran atención", asegura Ballester. "Es un arte que no se puede restaurar, por eso solo podemos trabajar desde la conservación preventiva. Los pequeños problemas hay que tratarlos como si fuesen grandes. También es muy importante estudiar los microorganismos. Han aparecido manchas con suficiente insistencia y hay que atacarlas antes de que sean irremediables".

Por otro lado, al término de la reunión del Patronato se explicaron una serie de medidas para poner en valor todo el entorno de la cueva, con una inversión de 4,5 millones de euros entre este año y 2018 centrada principalmente en el museo, anunció el secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo. También se pondrá en marcha un proyecto para abrir al público la cueva de las estalactitas, ubicada junto a la de Altamira, que no contiene restos prehistóricos.

Altamira es una de las cuevas con dibujos policromados prehistóricos más importantes del mundo, junto a las de Lascaux y Chauvet, ambas en el sur de Francia y ambas totalmente cerradas al público. Chauvet nunca llegó a abrirse a visitantes y Lascaux se cerró después de sufrir una crisis que puso en peligro el arte paleolítico. "Creo que aquí el problema no es si se abre o no se abre, es cómo se conserva la cueva y qué otras medidas pueden tomarse para dinamizar el conjunto de Altamira, que puede tener un atractivo enorme: el museo, la neocueva, la cueva de las estalactitas, la sala de exposiciones, todo eso va creando un sitio que quita presión a la apertura de la cueva y permite que se haga el trabajo de conservación", señala Ballester.

elpais.com


j.luis [ Martes, 11 Julio 2017, 09:09 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
Hallados en Gipuzkoa unos grabados paleolíticos únicos en la Península

Entre las imágenes, grabadas en arcilla y datadas en unos 14.000 años, hay bisontes, caballos y una gran vulva de un metro de altura



01_1499760462_418657

De izquierda a derecha: Ainara Rodríguez, Javier Buselo y Sergio Laburu. / JAVIER HERNÁNDEZ | ATLAS
Ver vídeo

Un grupo de espeleólogos ha hallado en una cueva de Errenteria (Gipuzkoa) unas imágenes paleolíticas de animales de hace unos 14.000 años. Las reproducciones, grabadas en arcilla, son una quincena de bisontes, caballos y cérvidos, así como dos vulvas, una de ellas de un metro de altura. Los expertos consideran las reproducciones únicas en la Península Ibérica por la técnica empleada en ellas y su "excepcional" estado de conservación. La Diputación de Gipuzkoa ha clausurado la cueva para preservarlas, ya que, al estar realizadas sobre arcilla, son extremadamente frágiles. El Ayuntamiento de Errenteria pretende poner en valor estos hallazgos con visitas guiadas este mes de agosto.

El descubrimiento, realizado en abril, se ha dado a conocer este lunes en San Sebastián. El arqueólogo Diego Garate, promotor de los hallazgos de Aizpitarte y de otras cuevas, ha explicado durante la presentación que las imágenes, datadas en el Magdaleniense Medio, han sido modeladas sobre la arcilla con "una técnica desconocida hasta ahora" en otras cuevas de la Península Ibérica pero que enlaza con otros hallazgos realizados en el Pirineo central, en el Ariège francés. Al acto también han acudido Javier Busselo, miembro del grupo espeleológico Félix Ugarte, y la arqueóloga Olivia Rivero, además del diputado foral de Cultura, Denis Itxaso.

Olivia Rivero explicó que los grabados representan “un ejemplo claro de la maestría en la técnica del magdaleniense, tanto por las formas como por el control de las proporciones, a pesar de la dificultad de acceso del artista a la zona”, dijo ayer. También destacó los juegos de volúmenes que consiguen “con el uso de la arcilla y el contraste cromático”. Además, con un buril fueron modelando las partes clave, como los ojos, el cuerno, los pelos “para rematar el detalle”.

"Cuando me mandaron las imágenes por el móvil eran tan espectaculares que pensaba que me estaban engañando" y, al verlas al natural, "me quedé sin palabras", ha señalado al recordar cómo tuvo conocimiento del hallazgo. Algunas de ellas, realizadas en bajorrelieve, fueron localizadas en una chimenea de la cueva, denominada Aitzbitarte IV. A la zona, de muy difícil acceso, se llega tras ascender un tramo de unos diez metros y atravesar dos tubos semiverticales de otros ocho metros.

Según ha explicado este experto, el magnífico estado de los grabados se debe, además de a la inaccesibilidad del lugar, a las condiciones estables de temperatura y humedad de la galería, que las ha mantenido en una especie de "frigorífico" en el que nada ha cambiado en los últimos 14.000 años.

Uno de los bisontes y otro animal aún por determinar fueron realizados por artistas prehistóricos mediante un buril de sílex, utilizando también los dedos para crear volumen y planos de relieve diferenciados sobre la arcilla, con el fin de resaltar la perspectiva de las extremidades con extraordinaria minuciosidad.


Una vulva de un metro

El yacimiento tiene forma de "Y" en la que se diferencian varios grupos de representaciones, el primero de los cuales está integrado por el citado bisonte, realizado con "una maestría muy poco común", y otra figura animal que aún no ha sido concretada, mientras que en el segundo conjunto se puede observar una gran vulva de un metro de altura, junto a otro órgano femenino de estas características de menor tamaño.

El tercer grupo de imágenes está ubicado en una especie de "gatera" con un suelo de arcilla "intacto" que aún no ha sido explorado para no alterar su entorno pero en el que, desde la distancia, se aprecian varios bisontes y figuras.

Los especialistas, que también han encontrado la impronta de una mano humana sobre una de las paredes, estudian ahora cómo realizar el análisis de esta galería, para lo que manejan la posibilidad de utilizar perchas con cámaras o incluso un dron.

El yacimiento de Aitzbitarte se encuentra situado en una colina atravesada por una treintena de oquedades cársticas cuyo extraordinario valor arqueológico es conocido desde el siglo XIX, ya que fueron un hábitat de nuestros antepasados durante el Paleolítico y períodos posteriores, aunque las cuevas con mayor potencial son las denominadas Aitzbitarte III, IV y V, en las que en 2015 ya se encontraron otros grabados de unos 25.000 años de antigüedad.


elpais.com


j.luis [ Martes, 12 Septiembre 2017, 17:13 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
La nueva tecnología eleva el patrimonio rupestre en Cantabria

Halladas nuevas pinturas anteriores a Altamira en cuatro cuevas de la región



00_1505232521_635689

Trazo pareado, motivo prototípico de las fases más antiguas del arte paleolítico cantábrico construido a base de dos trazos convergentes en su parte superior, de la cueva de Los Murciélagos (Entrambasaguas, Cantabria). Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria.

Las técnicas científicas más punteras están siendo utilizadas para ampliar nuestro conocimiento de la memoria más remota de la humanidad. Un equipo del Museo de Prehistoria de Cantabria dirigido por el investigador Roberto Ontañón está recorriendo cuevas en las que había indicios de la presencia de arte paleolítico, pero no había sido totalmente confirmado. Ahora, gracias a nuevas técnicas de fotometría y de imagen, se han descubierto cuatro cavidades, con dibujos geométricos, según anunció este lunes el propio Ontañón. Actualmente existen unas 70 cuevas decoradas en la cornisa cantábrica, en el norte de España, y los científicos esperan que, con estas nuevas técnicas, el patrimonio se amplíe en un 10%.

"Nuestro objetivo es visitar las cuevas con nuevas tecnologías y revisar viejos avisos de presencia de arte que nunca había sido totalmente comprobados. Queremos dar una batida por estos sitios con sensores de última tecnología y poder ver y estudiar lo que no se puede percibir con el ojo desnudo. Estos descubrimientos suman nuevos puntos al mapa del arte paleolítico en esta zona", explica por teléfono Ontañón, uno de los más prestigiosos prehistoriadores españoles, que también es asesor de la Unesco.

Los yacimientos en los que se han descubierto nuevas manifestaciones artísticas son El Rejo (Val de San Vicente), Las Graciosas (Medio Cudeyo), Los Murciélagos (Entrambasaguas), Solviejo (Voto). Se trata de un proyecto de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte de Cantabria, que se puso en marcha el año pasado y que continuará hasta que se trillen de nuevo otras cuatro cuevas. En la mayoría se descubren dibujos geométricos, sobre todo de puntos de color entre rojo y ocre, que son muy característicos del arte parietal de la cornisa cantábrica. Muchos dibujos prehistóricos son muy difíciles de reconocer a simple vista, mucho más en las condiciones lumínicas de una cueva y miles de años después de haber sido realizados.


01_1505232802_963572

Imagen de síntesis que integra datos de fotogrametría y sensor multiespectral tomados del panel principal de la cueva de El Rejo (Val de San Vicente, Cantabria). Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria.

El equipo del Museo de Prehistoria de Cantabria utiliza la topografía mediante láser y escáner en 3D de las cuevas y la ortofotografía y fotogrametría de los paneles decorados, con vistas a la obtención de imágenes 3D de alta calidad y resolución. En otras palabras, reproducen en un ordenador lo que no se ve claramente en las paredes con una precisión absoluta. Los trazos localizados son, en general, puntos aislados o formando hileras. No se han encontrado nuevas representaciones de animales, salvo dibujos de ciervos en El Rejo.

Los dibujos están datados entre 28.000 y 22.000 años antes del presente, más antiguos que los bisontes de Altamira (pintados hace unos 16.000 años). No se encuentran entre el arte más antiguo de la zona (en Altamira hay muestras mucho más remotos y en la cueva del Castillo, en Cantabria, se encuentran dibujos parecidos realizados hace unos 40.000 años, que se encuentran entre los más antiguos del mundo).

La cornisa cantábrica es uno de los lugares del mundo con mayor concentración de arte prehistórico. "Era un lugar muy bueno para vivir durante los periodos glaciales", explica Ontañón. "El mar cantábrico tenía un efecto atemperador del clima y por esa estrecha franja entre las montañas y el mar pasaban manadas de animales salvajes como los caballos". La cornisa es, además, el lugar del mundo en el que cambió nuestra percepción de la prehistoria: el descubrimiento en 1868 de la cueva de Altamira abrió una nueva perspectiva sobre la humanidad. Tras años de debates e incredulidad, quedó claro que los seres humanos que vivían hace miles de años eran como nosotros, habitantes de un mundo espiritual.

elpais.com


j.luis [ Viernes, 23 Febrero 2018, 10:14 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
La obra de arte más antigua la hizo un neandertal

La especie extinguida es la autora de unas enigmáticas pinturas rupestres realizadas en tres cuevas españolas hace 65.000 años



00_1519377221_350120

Una pseudoescalera realizada hace 64.800 años en la cueva de La Pasiega (Cantabria). C.D Standish, A.W.G. Pike y D.L. Hoffmann

Ver vídeo

Si la humanidad encontrara vida inteligente en otro planeta sería la noticia del milenio. Esos nuevos seres astutos obligarían al ser humano a replantearse su propia existencia y sus relatos religiosos de la Creación. No seríamos excepcionales. No estaríamos solos. Por sorpresa, esa noticia del milenio llega hoy, pero en pasado: no estuvimos solos. Una nueva datación de unas enigmáticas pinturas rupestres garabateadas en tres cuevas españolas muestra que se ejecutaron hace unos 65.000 años, más de 20.000 años antes de que los humanos modernos, los Homo sapiens, llegaran a la península ibérica. Los artistas solo pudieron ser neandertales. El hallazgo es la portada de la revista Science.

Las implicaciones del descubrimiento son descomunales. Es la primera prueba irrefutable de que los neandertales, extinguidos hace unos 40.000 años, tuvieron “lenguaje, cognición avanzada y pensamiento simbólico”, según explica el arqueólogo portugués João Zilhão, coautor de la investigación. Los dibujos analizados son una mano en negativo ejecutada hace al menos 66.700 años en la cueva de Maltravieso (Cáceres), un depósito mineral cubierto de pintura en una pared de la cueva de Ardales (Málaga) y un signo lineal, similar a una escalera, realizado hace al menos 64.800 años en la cueva de La Pasiega (Cantabria). Son las obras de arte más antiguas que se conocen en el planeta.


01_1519377192_285229

La pseudoescalera neandertal, en un dibujo de las pinturas de La Pasiega realizado por el prehistoriador francés Henri Breuil en 1913 (las siluetas animales son posteriores). H. Breuil

Para Zilhão, el descubrimiento “acaba con la narrativa del Génesis, la de los humanos modernos saliendo de África como la especie elegida”. El investigador, de la Universidad de Barcelona, va incluso más allá de las conclusiones publicadas hoy en la revista Science. Zilhão cree que los llamados neandertales —con un cráneo con frente huidiza y un cuerpo más bajo y robusto— eran, en realidad, Homo sapiens. Los neandertales seríamos nosotros mismos.

“Los humanos modernos somos anormalmente homogéneos. En el pasado, la especie humana era más diversa que ahora, como ocurre en otras especies actuales. La variabilidad interna que hoy vemos en los chimpancés es mayor que la que veríamos en todos los humanos pasados y presentes si los considerásemos una sola especie”, reflexiona Zilhão. Según las etiquetas actuales, hace 80.000 años coexistían en la Tierra cinco especies humanas: Homo sapiens, neandertales, Homo floresiensis, Homo erectus y denisovanos. Para el arqueólogo, todas eran lo mismo. “En realidad, nunca hubo más de una especie humana”, sostiene.

“La evolución es muy compleja y tiendo a pensar que los humanos modernos actuales somos el resultado de un delta fluvial que se ha ido nutriendo en su camino evolutivo de una red de afluentes, en este caso de otras poblaciones arcaicas, como los neandertales, que han contribuido a nuestra conformación actual, tal como indican la genética y los fósiles”, opina la paleoantropóloga Josefina Zapata, de la Universidad de Murcia.


02_1519377170_292442

De izquierda a derecha, los investigadores Daniel Garrido, Marcos Garcia, Alistair Pike, Dirk Hoffmann, Carola Hoffmann y João Zilhão. UB

Zapata participa junto a Zilhão en otra investigación que se publica de manera simultánea en la revista Science Advances. Los científicos han vuelto a datar unas conchas marinas perforadas y pigmentadas aparecidas en la cueva de Los Aviones, en Cartagena (Murcia). La nueva datación sugiere una antigüedad de más de 115.000 años, más del doble que los 50.000 años calculados en 2010. Para los autores, el resultado confirma que los neandertales ornamentaban sus cuerpos con collares unos 30.000 años antes de que los llamados humanos modernos comenzaran a hacerlo en África. A juicio del paleoantropólogo Erik Trinkaus, de la Universidad Washington en San Luis (EE UU), estos nuevos estudios certifican que “los neandertales y los humanos modernos eran conductualmente y mentalmente equivalentes”.

Gracias a los últimos avances técnicos, en las nuevas dataciones se ha podido emplear el método del uranio-torio. Los investigadores han analizado muestras de unos pocos miligramos de carbonato de calcio tomado de la superficie de las pinturas rupestres. Cuando se forman estos materiales por precipitación, se acumulan trazas de uranio, que decae a torio a un ritmo conocido. La proporción de estos dos elementos químicos desvela la edad precisa de la muestra.


3_1519377146_816625

Conchas perforadas encontradas en la cueva de Los Aviones (Cartagena). J. Zilhão

La directora del Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana, María Martinón Torres, no comparte la idea de que neandertales y sapiens fueran la misma especie. “Los neandertales eran marcadamente diferentes en su morfología, en sus adaptaciones biológicas —por ejemplo a climas completamente diferentes—, en su secuencia genética perfectamente distinguible e incluso en su sistema inmune. Y, aunque hubo cruces fértiles [sexo con descendencia entre neandertales y sapiens], también sabemos que hubo problemas de infertilidad, lo que significa que no éramos totalmente compatibles”, afirma la paleoantropóloga.

Martinón, que no ha participado en las nuevas investigaciones, cree que hay dos posibilidades: o la capacidad artística surgió de manera independiente en neandertales y sapiens, “ya que ambos tenían grandes cerebros”, o la heredaron de un ancestro común, hace unos 500.000 años. “A ver si se derriba finalmente la teoría de que los neandertales se extinguieron porque eran cultural y simbólicamente inferiores a los humanos modernos”, sentencia.

El prehistoriador Marcos García Diez, de la Universidad Isabel I (Burgos), subraya otro hallazgo importante de su equipo. En la cueva malagueña de Ardales, los neandertales pintaron al menos en dos momentos diferentes, con 20.000 años de diferencia. “Conservaron una tradición simbólica durante miles de años. El espacio, la cueva, también era simbólico. Alguien tenía que decir: Este es nuestro espacio. Esta es nuestra ermita”.


elpais.com


j.luis [ Lunes, 24 Septiembre 2018, 11:05 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
Cueva de Altamira: ‘la Capilla Sixtina del arte paleolítico’

Convertida en un icono mundial por representar el primer arte de la humanidad, hoy se cumplen 139 del hallazgo del tesoro pictórico que albergan el techo y las paredes de la cueva



000_1537783410_997860

VER VÍDEO Y MÁS INFORMACIÓN

El descubrimiento de la cueva de Altamira significó un vuelco a las conclusiones que se tenían hasta finales del siglo XIX sobre el hombre prehistórico: de ser considerado salvaje e incapaz de crear una obra artística, pasó a ser definido como un ser con una sensibilidad y una técnica sorprendentes.

La casualidad fue el germen del hallazgo de una pequeña abertura que daba entrada a la cueva, excavada en roca natural, en 1868. De hecho, un perro fue el que dio la pista de lo que había entre unas grietas, aunque pasaron 11 años hasta que las pinturas fueron descubiertas por una niña de 8 años mientras acompañaba a su padre en busca de restos de huesos y sílex en su interior. Pero la historia se volvió tan compleja como inverosímil, al negar el mundo científico que el primer tesoro pictórico prehistórico conocido hasta el momento se correspondiera con arte paleolítico.

Sin embargo, en 1902 llegó ese reconocimiento universal sobre la autenticidad de las pinturas y las disquisiciones de la ciencia empezaron a centrarse en la precisión cronológica de la ocupación de la cueva, las técnicas empleadas y su finalidad.

La entrada a la cueva de Altamira, situada a dos kilómetros del municipio cántabro de Santillana del Mar, fue descubierta en 1868 por un tejero asturiano llamado Modesto Cubillas. En un día de caza liberó a su perro, atrapado entre las grietas de unas rocas cuando perseguía a una presa, y dio con la entrada. La noticia, que comunicó a sus vecinos a la vuelta, no tuvo la menor trascendencia porque se creyó que era una más entre las cientos de grutas que había en ese terreno de origen kárstico.

Pero Cubillas también se lo comunicó a Marcelino Sanz de Sautuola, un rico propietario local perteneciente a una distinguida familia de la alta sociedad cántabra (bisabuelo de Emilio Botín, el que fuera presidente del Banco Santander), aficionado a la paleontología y considerado un erudito en la zona, aunque no la visitó hasta 1875 o 1876. Cuando lo hizo la recorrió en su totalidad y reconoció algunos signos abstractos, a los que no dio importancia por no considerarlos una obra humana.

El 24 de septiembre de 1879, Sautuola regresó por segunda vez a la cueva de Altamira, pero en esta ocasión acompañado por su hija María Sanz de Sautuola y Escalante, de ocho años. Su intención era excavar la entrada de la cueva para hallar algunos restos de huesos y sílex, tal y como había visto en la Exposición Universal de París un año antes.

Pero el verdadero descubrimiento lo realizó la niña. Se adentró en la cueva hasta llegar a una sala lateral y allí descubrió unas pinturas en el techo. Sautuola quedó sorprendido al contemplar el grandioso conjunto de pinturas de aquellos extraños animales que cubrían casi la totalidad de la bóveda y al año siguiente publicó un pequeño tratado de apariencia científica titulado ‘Breves apuntes sobre algunos objetos prehistóricos de la provincia de Santander’, en el que defendía el origen prehistórico de las pinturas e incluía una reproducción de ellas.

Marcelino Sautuola presentó sus conclusiones al catedrático de Paleontología de la Universidad de Madrid, Juan Vilanova, que hizo suya la misma tesis, aunque fue rechazada por los científicos más especializados y reconocidos en estudios prehistóricos y paleontológicos en Europa: los franceses Cartailhac, Mortillet y Harlé.

El rechazo a que las pinturas fueran consideradas prehistóricas fue generalizado a finales del siglo XIX. Se concluyó de manera reiterada que no eran tan antiguas e incluso hubo quienes afirmaron que habían sido hechas por algún pintor moderno pero mediocre, dando a entender que Sautuola había alojado en su casa a un pintor, dejando la sombra de la duda sobre el hallazgo.

La cuestión de fondo hay que buscarla en el contexto histórico de continua controversia y enfrentamiento entre ciencia y religión, entre evolución y creación, que existía en la década de los años ochenta y noventa del siglo XIX. Para Sautuola y Vilanova, los humanos primitivos habían sido creados por Dios con la capacidad estética y la habilidad necesaria para componer obras como las que se hallaban en Altamira. En cambio, desde posiciones darwinistas y transformistas, la humanidad había pasado por diferentes estadios evolutivos y era necesario alcanzar un determinado umbral para poder realizar las pinturas rupestres de la cueva cántabra, algo que no se daba en este caso.

Las pinturas de Altamira fueron el primer conjunto pictórico prehistórico de gran extensión conocido en el mundo, lo que también contribuyó a generar dudas y desconfianza sobre su antigüedad. Con todo en su contra, ni la ardiente defensa de Vilanova en el Congreso Internacional de Antropología y Arqueología, celebrado en Lisboa en 1880, ni el empeño de Sautuola por demostrar su autenticidad y valor evitó la descalificación de Altamira y los informes desfavorables a nivel internacional y también en España.

La muerte de Sautuola en 1888 y la de Vilanova en 1893 parecía condenar definitivamente las pinturas de Altamira a ser un fraude moderno, pero su valor fue poco a poco avalado por los frecuentes hallazgos de otras piezas de arte similares en numerosas cuevas europeas.


00_1537783651_937224

Un paseo por la cueva de Altamira

A finales del siglo XIX, principalmente en Francia, se descubrieron pinturas rupestres asociadas a los hallazgos realizados en niveles arqueológicos paleolíticos de Altamira y unidos a restos de animales extinguidos en la península, como el mamut, el reno o el bisonte. Émile Cartailhac, que había sido uno de los más grandes opositores a la autenticidad de Altamira, tras el descubrimiento de grabados y pinturas a partir de 1895 en las cuevas francesas de La Mouthe, Combarelles y Font-de-Gaume, reconsideró su postura y tras visitar la cueva de Altamira, escribió en la revista ‘L’Antropologie’ (1902) un artículo titulado ‘La grotte d’Altamira. Mea culpa d’un sceptique’ (La cueva de Altamira. Mea culpa de un escéptico). Ese artículo supuso el reconocimiento universal del carácter paleolítico de las pinturas de Altamira.

Las pinturas y grabados de la cueva pertenecen a los periodos Magdaleniense y Solutrense, principalmente y, algunos otros al Gravetiense y al comienzo del Auriñaciense. De esta forma, se puede asegurar que la cueva fue utilizada durante varios periodos, sumando alrededor de 22.000 años de ocupación dentro del Paleolítico Superior, desde hace unos 35.600 hasta hace 13.000 años, cuando la entrada principal de la cueva quedó sellada por un derrumbe.
El estilo de la mayoría de sus obras se enmarca en la denominada escuela franco-cantábrica, caracterizada por el realismo de las figuras que representa, ya que contiene pinturas polícromas, grabados, pinturas negras, rojas y ocres que representan animales, figuras antropomorfas, dibujos abstractos y también no figurativos.

Ha recibido calificativos como “Capilla Sixtina” del arte rupestre y fue la primera cueva decorada que se descubrió y la que continúa siendo la más espléndida. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1985 y en 2008 se hizo una extensión de la nominación a otras 17 cuevas del País Vasco, Asturias y la propia Cantabria, pasándose a denominar el conjunto Cueva de Altamira y arte rupestre paleolítico del norte de España.

La cueva de Altamira es relativamente pequeña, ya que solo tiene 270 metros de longitud. Presenta una estructura sencilla formada por una galería con escasas ramificaciones y termina en una larga galería estrecha. La temperatura y la humedad del aire se mantienen constantes a lo largo de todo el año con rangos de valores de entre 13,5-14,5ºC y 94-97%, respectivamente.

El estudio de la composición de la roca se realizó en la década de los sesenta del pasado siglo y ello también permitió realizar las réplicas que posteriormente se situarían en el Museo Arqueológico Nacional en Madrid y en el Deutsches Museum de Múnich.

En las excavaciones se han identificado, al menos, cinco derrumbes importantes de la cueva a lo largo de su historia, y en la actualidad se definen varias zonas dentro de ella, siendo las más importantes el Vestíbulo y la Sala de los Polícromos: cerca de la entrada es donde sus habitantes pasaban la mayor parte del día, ya que era el único lugar iluminado por la luz del Sol. Ahí cocinaban, fabricaban armas y utensilios para su vida diaria… Donde solo se puede acceder con luz artificial, en el interior de la cueva, es donde aparecen decenas de animales salvajes en techos y paredes: caballos, ciervos, jabalíes… ya que también eran capaces de hacer fuego.

La sala más importante de todas se conoce como Sala de los Polícromos, donde el animal protagonista es el bisonte. Para pintarlos utilizaron piedras afiladas para grabar la imagen en la roca o carbón y otros minerales que machacaban y después mezclaban con agua o grasa animal. Así fabricaban pintura de diferentes colores como el ocre o el amarillo y utilizaban los dedos, las manos, tampones, e incluso soplaban pintura a través de pequeños huesos de ave huecos para que saliera disparada contra la piedra. Como la parte interior de la cueva está totalmente oscura utilizarían lámparas de tuétano que fabricaban con la grasa extraída de los huesos de los animales para poder pintar.

Los hombres del Paleolítico conocían muy bien los animales que pintaban, ya que vivían de la caza y se pasaban horas observándolos para poder atraparlos y alimentarse de ellos. Además de pintarlos en diferentes posturas y movimientos, aprovecharon las zonas que sobresalían del techo y de las paredes para pintar encima los animales y conseguir que parecieran más reales.

A principios de la década de los setenta, la cueva de Altamira era visitada por más de 173.000 personas, lo que alteraba de manera muy peligrosa las condiciones ambientales que la habían preservado durante milenios. Un fotógrafo se percató del deterioro de los pigmentos en 1977 y las autoridades decidieron cerrarla hasta 1982, año en que se abrió con restricciones, al poderla visitar solo 8.500 personas al año.

La medida duró hasta el año 2002, en el que se terminó una réplica exacta de la cueva de Altamira, lo que hoy se denomina como Neocueva, y en la que se utilizaron los mismos elementos para pintar que los antiguos habitantes. En la actualidad, más de 250.000 personas al año visitan la Neocueva de Altamira.

En la cueva original de Altamira, desde el 10 de abril de 2015 pueden entrar cinco personas una vez a la semana, por sorteo y durante 37 minutos, acompañados siempre por dos guías con la intención de preservar el máximo exponente mundial del arte rupestre paleolítico en el mundo, aunque la medida no estuvo exenta de polémica entre quienes se mostraron favorables a su reapertura controlaba y quienes pedían lo contrario por poner en riesgo las pinturas.


01_1537783772_826805

En 2014 las cámaras ruedan en Altamira.



elpais.com


j.luis [ Viernes, 04 Enero 2019, 13:41 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
Murciélagos, esqueletos y estalactitas: así se halló la Cueva de Nerja hace seis décadas

Los descubridores del conjunto malagueño, declarado Bien de Interés Cultural, recuerdan su aventura, de la que se cumplen 60 años el 12 de enero



000_1546605308_853247

Los descubridores de la cueva de Nerja Francisco Navas Montesinos, los hermanos Miguel y Manuel Muñoz Zorrilla y José Torres Cardenas, junto con la viuda de José Luis Barbero de Miguel, en el interior del conjunto. / García-Santos

Fueron en busca de murciélagos. Los vieron salir de una grieta y decidieron adentrarse en las entrañas de la montaña para conocer su refugio. Todo iba bien, hasta que una serie de estalagmitas y estalactitas les impidió el paso. No se dieron por vencidos. Volvieron al día siguiente con un martillo y un par de linternas. Consiguieron pasar la barrera a base de golpes y descubrieron un enorme espacio repleto de extrañas formas rocosas. Su felicidad continuó hasta que se toparon con dos esqueletos. Les entró el pánico. “¿Y si nos quedábamos nosotros también encerrados ahí?”, recuerda José Torres, uno de aquellos cinco chavales que, en 1959 y sin saberlo, habían dado con un lugar de gran valor para la ciencia, la Cueva de Nerja. Un lugar con formaciones que se remontan a 800.000 años y que acoge una gran galería de arte prehistórico formada por cerca de 600 motivos. El conjunto fue declarado Bien de Interés Cultural en 1985 y Zona Arqueológica en 2005.


04_1546606257_149242

El próximo 12 de enero se celebra el 60 aniversario de aquella travesura adolescente. Entre los festejos, la fundación pública que gestiona el espacio —que posee un presupuesto de 4,3 millones de euros para 2019— ha preparado un homenaje a aquellos muchachos que cambiaron para siempre la historia de su localidad. Serán la imagen de la ciudad en la próxima edición de la Feria Internacional de Turismo (FITUR). Y durante el mes de abril ejercerán como guías a quienes quieran reconstruir con ellos su primera excursión tierra adentro. Hoy, un tercio de los casi 300.000 metros cuadrados de cueva son visitables. Una experiencia que realizan 450.000 personas cada año. En Málaga, solo el Museo Picasso le supera en visitas.

Gracias a su aventura, hoy se sabe que la cavidad estuvo habitada desde hace 25.000 años, aunque hay estudios aún no concluidos que estiman que hay huellas del ser humano de hace 40.000 años. Cada pocas semanas se descubren objetos y elementos relevantes de diferentes etapas de la historia de la humanidad, que se pueden conocer el museo ubicado en el casco urbano de Nerja.


01_1546605507_915310

Fotografía facilitada por la Fundación Cueva de Nerja de pinturas rupestres que representan focas. / EFE

Todo ello lo ignoraban quienes simplemente querían descubrir el escondrijo de tantos murciélagos. Su historia podría titularse Los cinco y la cueva secreta y formar parte de la serie de libros infantiles de la escritora inglesa Enid Blyton. José tenía entonces 16 años. Procedía de Sevilla y Maro —pedanía de Nerja donde se ubica la cueva— era el nuevo destino de su padre, Guardia Civil. Allí había hecho unos amigos que le quisieron enseñar un lugar que para ellos era mágico. Lo habían explorado años antes de manera muy rudimentaria, pero jamás hasta tan adentro como aquel 12 de enero de 1959. Quien dirigía las operaciones era Francisco Navas, con 21 años y el mayor de un grupo que también formaban Manuel Muñoz, con 18 años y su hermano Miguel, de 13. “Pasé mucho miedo”, rememora el más pequeño de la misión. El quinto protagonista, José Luis Barbero —que tenía entonces 15 años— falleció en 2007.


02_1546606389_563808

Cuando los cinco salieron de la cavidad "aterrados al ver los esqueletos" que habían encontrado en la que hoy se conoce como Sala de los Fantasmas, nadie les creyó. Por eso se dirigieron a la escuela. Ninguno estudiaba por aquel entonces —habían empezado a trabajar desde pequeños y pisaban más el campo para recoger leña, cuidar el ganado o recolectar hierba que las aulas—, pero confiaban en el maestro, Carlos Saura, que era poco mayor que ellos. El docente les creyó. Se corrió la voz. Y el 12 de junio de 1960 la Cueva de Nerja se abría al público con el lanzamiento de la primera edición del Festival de Música y Danza que hoy sigue celebrándose y ellos mismos ejerciendo de guías a las visitas. “Hicimos un cursillo, porque no teníamos ni idea de espeleología ni nada de lo que había dentro de las galerías”, recuerda ahora Manuel Muñoz.


05_1546606417_850664

Algunos permanecieron con esa labor solo unos años, pero otros le dedicaron su vida al singular espacio hasta 50 años de su vida profesional, como Muñoz. Y los cinco tienen al menos a un hijo trabajando allí. Dicen sentir “un orgullo increíble” por aquel descubrimiento “que fue pura casualidad y gracias a un cúmulo de circunstancias”, como recuerda Francisco Navas. Hoy, junto al hueco en el suelo por el que entraron la primera vez, se levanta un monumento que recuerda a estos cinco chavales. Se ubica en la llamada Plaza de los Descubridores. Una aventura que les cambió la vida.


00_1546605419_754010

La sala de la Lanza, parte de las galerías Nuevas de la Cueva de Nerja. / García-Santos


Un aniversario repleto de actividades

Visitas guiadas con el acompañamiento de un cuarteto de música clásica o un grupo flamenco serán algunas de las novedades que la Fundación Cueva de Nerja ha previsto para la celebración del 60 aniversario de su descubrimiento. Todo comenzará los días 11 y 12 de enero con diversos actos como pasacalles, rutas guiadas y actuaciones musicales, además de la inauguración de nuevos espacios.


03_1546606279_741799

Las visitas se podrán realizar a partir de entonces en una decena de idiomas, ya que las audioguías incorporarán las explicaciones en chino, japonés, coreano y sueco. Durante junio y julio se creará una programación exclusiva para el festival de música que se celebra cada verano en el recinto. “Cada mes de 2019 estará dedicado a un aspecto concreto, ya sea la música, la infancia o los propios descubridores”, explica José María Domínguez, gerente del monumento, que pretende potenciar el turismo de experiencias. “Como la ruta nocturna, sin luz eléctrica y solo con frontales, que realiza Miguel Joven —Tito en la serie Verano Azul— para que cada visitante se sienta un espeleólogo”, añade Domínguez, que subraya la importancia de mantener “un equilibrio exacto entre la promoción y la conservación del espacio”. El lugar, además, ha renovado su logotipo, que será el protagonista del décimo de Lotería Nacional del sábado 12 de enero.


elpais.com


j.luis [ Sábado, 05 Enero 2019, 11:02 ]
Título del mensaje: Re: ARTE RUPESTRE
Suspendidas de forma “provisional” las visitas experimentales a la cueva de Altamira

Los responsables del yacimiento detectaron una "perturbación en la concentración de anhídrico carbónico" en el interior de la cavidad, aunque consideran que es "natural y estacional"



000_1546682519_154037

Visitantes de la reproducción de la cueva de Altamira, en abril de 2015. / Alejandro Ruesga

Pese a sus decenas de miles de años, la cueva de Altamira está viva. “Es un organismo que respira y que es influido por las condiciones atmosféricas exteriores”, explica por teléfono Juan Manuel Vicent García, investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y miembro de la comisión que monitorea la llamada Capilla Sixtina del arte paleolítico y sus célebres pinturas rupestres. Y precisamente a ello atribuye el Museo de Altamira la suspensión “excepcional y provisional” de la visita a la cueva prevista para este viernes 4 de enero: se detectó una "perturbación en la concentración de anhídrido carbónico" en el interior de la cavidad, "natural y estacional" que, según el centro, es "determinada por la situación climática en el exterior".

“Se trata de una acción preventiva que se mantendrá hasta que se recuperen los valores de referencia establecidos”, informa el centro en varios mensajes en Twitter. Es decir, la duración del parón dependerá de lo que tarde la cueva en volver a la normalidad. Desde que Altamira reabriera sus puertas en febrero de 2014, tras 12 años de cierre, es tan solo la segunda vez que se suspenden las visitas semanales —cada viernes, acceden cinco personas, escogidas por sorteo—: la anterior cancelación se produjo el 14 de diciembre y también fue anunciada en Twitter por el centro, aunque no trascendió. “El invierno ya de por sí es el periodo en el que la cueva ventila menos y tiene valores de CO2 más altos. Debido a la climatología de Cantabria en estos meses, se han detectado alteraciones que no son normales, de ahí que hayamos decidido suspender el acceso de cualquier persona y evitar que haya otras aportaciones de CO2”, agrega Pilar Fatás, directora del Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira.

Vicent García prefiere no valorar la suspensión, ya que aún no ha estudiado la documentación correspondiente, pero sí explica cómo funciona el Plan de Conservación Preventiva aprobado por el Patronato del Museo de Altamira. Y lo compara con el protocolo de contaminación del Ayuntamiento de Madrid: hay una serie de variables que son analizadas de forma constante y automática; si se registran alteraciones en algunas de ellas, se activan las contramedidas previstas, de distintos niveles, según la gravedad del problema. Y entre las primeras, como forma de prevención, está la suspensión de las visitas. Correspondería a algo así como prohibir aparcar en el centro, por seguir con el símil. “Parar el acceso es una de las medidas más inmediatas según el protocolo”, confirma Fatás.

La directora excluye que lo ocurrido reavive la polémica sobre la oportunidad de abrir la cueva a las visitas, y el daño que esas pueden causar a las pinturas rupestres, que ha generado un choque de opiniones ininterrumpido desde 2014: “Lo importante es informar bien y que no se cree alarma. Es una alteración natural, que se produciría también si la cueva estuviera cerrada”. Justo en 2014, Vicent García cofirmó con otros expertos un artículo que se oponía a permitir el acceso, y desde entonces ha mantenido su rechazo a las visitas.

Fatás tampoco ve razones para que se acelere una reunión del Patronato de Altamira, que tiene la última palabra sobre la gestión de la cueva y lleva sin convocarse desde junio de 2017. A la sazón, se indicó que se estudiaría la estacionalización de las visitas experimentales, según recoge la agencia Europa Press. Más habitualmente se junta la comisión de seguimiento, que asesora las decisiones sobre Altamira y está compuesta por representantes de la Administración Pública y del museo (estatal), de la Universidad de Cantabria y del CSIC. Su próxima reunión está prevista hacia finales del invierno, aunque sus miembros relatan que se mantienen en contacto permanente. Porque la cueva está viva y puede cambiar en cada instante.


elpais.com




Powered by Icy Phoenix