RIVERA, Diego »  Mostrar los mensajes de    a     

FORO DE XERBAR


Galerí­a Pintores Extranjeros - RIVERA, Diego



j.luis [ Sábado, 16 Junio 2007, 23:20 ]
Título del mensaje: RIVERA, Diego
Este trabajo recopilatorio esta dedicado a Diego Rivera, uno de mis pintores favoritos, realizó sobre todo murales con temas sociales, es considerado como uno de los grandes artistas del siglo XX. Sin duda -para mí- el mejor latino americano y un referente mundial.


0rivera_portrait

Diego Rivera es considerado como el máximo exponente del muralismo mexicano, junto a José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros son conocidos internacionalmente como “Los tres grandes”.

Tras su estancia en España y Francia estuvo influido por las formas cubistas de Pablo Picasso, el impresionismo de Renoir, la composición de Cézanne y otros artistas de la época.

En 1921, Rivera regresó a México, donde representó un papel determinante en el renacimiento de la pintura mural iniciado por otros artistas y patrocinado por el gobierno. Se dedicó a pintar grandes frescos, sobre la historia y los problemas sociales de su país, en los techos y paredes de edificios públicos, ya que consideraba que el arte debía servir a la clase trabajadora y estar fácilmente disponible o a su alcance.


0diego_rivera_con_frida_kahlo_su_tercera_esposa

Diego Rivera con Frida Kahlo, su tercera esposa.

Se casó en 1929 con la pintora Frida Kahlo.

Fue uno de los fundadores del Partido comunista mexicano. Su fama lo llevó a exponer y trabajar en Estados Unidos, donde realizó importantes obras. Diego Rivera fue también prolífico en su obra de caballete, con una visión muy alegre y también sensual del folclore de su país. Fue un dibujante magistral y estupendo colorista, demostró un gran talento para estructurar sus obras.


0mural_de_rivera_que_muestra_la_vida_de_los_aztecas_en_el_mercado_de_tlatelolco_palacio_nacional_de_la_ciudad_de_m_xico

Mural de Rivera que muestra la vida de los aztecas en el mercado de Tlatelolco. Palacio Nacional de la Ciudad de México.

Espero que la recopilación que he realizado del artista mexicano, resulte interesante a los amantes del arte que frecuentan esta sección y contribuya en la divulgación de su grandiosa y original obra.




0monumento_a_diego_rivera_en_la_plaza_de_san_jacinto_en_san_ngel

Monumento a Diego Rivera en la Plaza de San Jacinto en San Ángel.



Cronología biográfica de Diego Rivera (1886-1957)


0rivera

- 1886. José Diego María, nace el día 8 de diciembre, en Guanajuato, junto a su hermano gemelo José Carlos María. Sus padres don Diego Rivera, químico, maestro rural y editor de un periódico de tendencias liberales, y doña María del Pilar Barrientos.

- 1888. Muere José Carlos María, su gemelo a la edad de un año y medio.

- 1891. Nace Maria del Pilar, hermana menor de Diego.

- 1892. La familia del artista se traslada a la ciudad de México, donde se quedarán de forma permanentemente.

- 1896. Con diez años, ingresa en la Academia de San Carlos. Tiene como maestros a Santiago Rebull, José Salomé Pina, Félix Parra y José María Velasco. La obra que ejecuta revela la huella del extraordinario paisajista Velasco, y el clasicismo de Ingres que encarna Rebull. En esta misma época conoce al grabador José Guadalupe Posada, cuya personalidad y labor le impresionan profundamente.

- 1902. El tipo de enseñanza, académica, rígida, de un realismo fotográfico, que implanta el nuevo director de San Carlos, Antonio Fabrés, hace que Rivera salga de las aulas y empiece a trabajar de manera independientemente.

- 1907. Es el año de su primera exposición que le vale una beca del Gobernador del estado de Veracruz, Sr. D. Teodoro Dehesa, gracias a la cual viaja a España. Ingresa a la Academia madrileña, y es en el taller del pintor Chicharro donde se inicia en el 'realismo español', conociendo y frecuentando lo más sobresaliente del arte y la intelectualidad española. Produce una serie de lienzos que demuestran excepcional soltura y fuerza de composición. Durante su estancia en España, Rivera se hizo amigo de Ramón del Valle-Inclán y de la pintora María Gutiérrez Blanchard.

- 1908. Se instala en París y un año después hace viajes de estudio y trabajo por Bélgica, con su amiga María Blanchard, es en este país se encuentra con Angelina Belff, en la ciudad de Brujas. Ella era una pintora rusa, ambos se enamoran y se casan. En noviembre, Diego vuelve a París. Allí estudia con el pintor académico Victor-Octave Guillonet. Por primera vez, presenta numerosas obras en la exhibición en la Societé des Artistes Independants. Conoce la obra de Cézanne, y queda impresionado. Regresa a México donde pasa una pequeña temporada, y celebra una nueva exposición de sus obras. Presencia el principio de la Revolución Mexicana.

- 1911. Regresa a Europa, se instala de nuevo en París, donde participa en el Salón de Otoño. Se deja influir por el neoimpresionismo (puntillismo) y hace unos paisajes en este estilo durante una corta estancia en Cataluña, España.
1912 Vuelve a París, donde expone nuevamente con los Independientes. El matrimonio se estableció en el 26 de la rue de Depart.


0diego_rivera_en_1932

Diego Rivera en 1932.

- 1913. Empieza a trabajar en el estilo cubista, creando un importante número de obras. Pasa una corta temporada en Toledo, donde pinta una serie de telas, paisajes de la ciudad, que expone en el Salón de Otoño. Expone colectivamente con el Groupe Libre de la galería de Berheim Jeune. Prepara para la exhibición de la Societé de Artistes Independants, obras cubistas. El cubismo para Rivera fue muy interesante. Trabajó en este estilo entre los años 1913 y 1917 sin la estética completa del cubismo. Dominó las técnicas de construcción formal aprendidas de Cézanne. Su estilo era la integración entre la composición del cuadro de elementos mexicanos, con los colores brillantes y las técnicas, con textura más eficaz a sus óleos, y el paisaje y la naturaleza muerta con elementos esencialistas más que temáticos. Algunos ejemplos son: 'Maternidad', 'El Arquitecto', 'Mujer de Verde', 'Retrato de Maximiliano Volonchine'.

- 1914. Conoce a Juan Gris y Pablo Picasso. Este le expresa su admiración y pasan horas charlando. Su primera exposición individual fue en abril, en la Galería Berthe Weill, esta fue su única exposición individual en Europa. Coincide con el comienzo de la Primera Guerra Mundial. Durante este tiempo, viajaba a Mallorca en julio con Angelina Beloff, Jacques Lipchitz, María Blanchard y otros amigos. Durante el primer año de la guerra, fueron a Mallorca primero, Barcelona en septiembre, y finalmente a Madrid. Rivera expone su trabajo en 'Los pintores íntegros', un exhibición organizada por Gómez de la Serna. En este año Diego y Angelina parten de nuevo hacia París, y aquí, Diego se encuentra con Marevna Vorobieva, quien se convertiría en su amante.

- 1915. Nace su hijo Diego. Pierre Kevendy, asistente de Apollinaire el crítico de arte más importante de París, critica la obra de Rivera en 'Sur le cubisme'. La 'lucha' se llamó, 'l'affaire Rivera' sobre el cubismo y su figuración tradicional. Poco tiempo después, su hijo, Diego Rivera Beloff murió.


foto_in_dita_de_diego_rivera_en_la_casa_azul_con_un_ni_o_de_identidad_desconocida

Foto inédita de Diego Rivera en la Casa Azul, con un niño de identidad desconocida.


- 1915-20. Permanece en París, trabajando intensamente. Insatisfecho con las limitaciones del cubismo, encuentra en la obra de otros artistas franceses los elementos que integrarán su vasto fondo cultural y su personalidad artística: la sensualidad de Renoir, el equilibrio estructural de Cézanne, la síntesis decorativa y el brillante colorido de Gauguin. En 1919 nace su segunda hija, fruto de su amor con Marevna Vorobieva, Marika Rivera Vorobieva. El año siguiente comienza una relación con Elen Fisher. Sostiene discusiones con David Alfaro Siqueiros sobre la necesidad de transformar el arte mexicano, creando un movimiento nacional y popular.

- 1921. Viaja por Italia, donde absorbe ávidamente las enseñanzas de los maestros antiguos, de cuyos cuadros y frescos hace estudios y bocetos. En julio, fue a México. El primer programa de murales de su amigo José Vasconcelos dio a Rivera una posición de arte por Vasconcelos. Los dos fueron a Yucatán para mirar por los sitios de Chichén Itzá y Uxmal. Rivera tenía una relación con Lupe Rivas Cacho, "la pinguica". También, conoció Lupe Marín. Con José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros, los otros dos muralistas por excelencia de México, constituye el Sindicato de Pintores. Al recoger las lecciones, imágenes y emociones de la Revolución Mexicana, crea las primeras obras murales públicas que han identificado el nombre de México con el arte moderno. La vida mexicana, su gente, su colorido, formas, fiestas populares, paisajes, su gran pasado indígena, sus tragedias y las justas ambiciones y esperanzas del pueblo para una mejor existencia, son los elementos con que Rivera, maduro y seguro de sí mismo y de sus propósitos, integra su arte. Desde su regreso, y al choque con la vitalidad plástica del país, surge su verdadera personalidad artística e inconfundible.

- 1922. Iniciador en México, y en el siglo actual, de la gran pintura mural, ejecuta su primera obra en el auditorio de la Escuela Nacional Preparatoria (Anfiteatro Bolívar), con el tema de 'La Creación'. Desde entonces, Rivera alterna su labor de muralista con su intensa producción de dibujos, acuarelas y pintura de caballete. En esta época se casa con Guadalupe Marín, con quien tiene dos hijas, Lupe y Ruth.

- 1923-28. Realiza los frescos de la Secretaría de Educación Pública, obra mural que afirma poderosa y definitivamente su personalidad, en la que reúne y describe con gran maestría, sus conceptos sobre la vida del pueblo mexicano, en el trabajo, en la lucha social, en las fiestas populares.

- 1926-27. Trabaja en los murales de la Escuela Nacional de Agricultura, en Chapingo, que son un canto a la tierra.

- 1927. En septiembre de este año, realiza un viaje a la Unión Soviética, invitado por la Comisión de Educación Pública de este país, en donde realiza una colección de dibujos, acuarelas y óleos basada en las observaciones efectuadas durante las fiestas de conmemoración del décimo aniversario de la Revolución Rusa.

- 1928. Vuelve a México en agosto de este año para terminar sus murales en la Secretaría de Educación Pública. Se divorcia de Guadalupe Marín.


10frida_kahlo_y_diego_rivera_estuvieron_diez_a_os_casados

Frida Kahlo y Diego Rivera estuvieron diez años casados


- 1929. Se casa con la pintora Frida Kahlo, el 21 de agosto.

- 1929-30. Decora el Salón del Consejo del Departamento de Sanidad, con grandes desnudos simbólicos de la salud y la vida. En estos años también realiza los murales del Palacio de Cortés, en Cuernavaca, Morelos, en los que expresa sus primeros conceptos sobre la historia de México, e inicia la monumental decoración de la escalera del Palacio Nacional.

- 1930. Se traslada a los Estados Unidos, y expone su obra de pintura de caballete en el California Palace of the Legion of Honor, en San Francisco, California.

- 1931. Pinta la escalera del Luncheon Club del San Francisco Stock Exchange con una alegoría sobre la gran riqueza natural e industrial de California. Realiza un fresco en la residencia de Mrs. Sigmund Stern, en Fresno, California. Trabaja en la California School of Fine Arts, de San Francisco, donde hace un homenaje a la industria moderna, aplicada a la construcción de edificios. Termina este intenso año con una exposición, la más importante celebrada en los Estados Unidos de su obra, en el Museum of Modern Art, de Nueva York. Con motivo de ella, ejecuta cuatro tableros movibles para dar idea de su obra mural.

- 1932. Se presenta el Ballet H.P. (Horse Power), con música de Carlos Chávez y escenografía y trajes de Rivera (1927-1928), en la Academia de la Música de Filadelfia, por la Compañía de Opera de esta ciudad. Dirigió la orquesta Leopoldo Stokowski. Tras una corta estancia en México, inicia el 'Retrato de Detroit' que ejecuta en el patio del Detroit Institute of Arts. Con objeto de documentarse debidamente, dedica largas semanas al estudio de fábricas, talleres, máquinas y obreros, cuyas imágenes traslada a esta enorme composición, considerada por el mismo como una de sus obras más importantes.

- 1933. Realiza la decoración mural del Rockefeller Center, de Nueva York, destruida antes de ser terminada, por figurar en ella un retrato de Lenin. Pinta veintiún frescos movibles sobre la historia de los Estados Unidos para la New Worker's School, de Nueva York, empleando para su realización el dinero que recibió por los murales del Rockefeller Center.

- 1934. Regresa a México, y decora el recién terminado Palacio de Bellas Artes, el mural originalmente destinado al Rockefeller Center, introduciendo en él algunas modificaciones, pero conservando la idea central de un mundo futuro dominado por el hombre de preparación técnica.

- 1935. Concluye la enorme composición sobre la historia de México que comenzó en la escalera central del Palacio Nacional en 1929.

- 1936. Sobre el tema de fiestas populares ejecuta para el Hotel Reforma cuatro grandes tableros movibles, nunca expuestos, ya que en unos de ellos, el titulado 'La dictadura', aparecían, satíricamente representados, algunos personajes políticos que impidieron que la obra se exhibiera.

- 1937. Recibe a León Trotsky y a su mujer Natalia Sedova en la Casa Azul, donde viven Frida y él.

- 1936-40. Se dedica exclusivamente a la pintura de caballete. Crea paisajes de gran fantasía, retratos, así como la famosa serie de bailarinas negras.

- 1939. Rompe su relación con Trotsky, tras una tremenda discusión, y se divorcia de Frida Kahlo, aun así se volvieron a casar poco después.

- 1940. Por encargo del San Francisco Junior College, de San Francisco, California, realiza en esa ciudad una gran pintura mural para la Golden Gate International Exposition, en la que se exponen sus ideas sobre la creación de una cultura continental, unión de las antiguas tradiciones del Sur y la vida industrial norteamericana.

- 1943. Ejecuta una serie de murales para el Salón Ciro's, del Hotel Reforma. También decora, con una increíble interpretación del proceso histórico-médico, dos muros del Instituto Nacional de Cardiología, de la ciudad de México.

- 1944-45. Inicia una nueva serie de murales en el Palacio Nacional, sobre la vida del México prehispánico.


13diego_rivera_y_frida_kahlo

Diego Rivera y Frida Kahlo


- 1947-48. Pinta un mural en el comedor del Hotel del Prado, titulado 'Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central', en el que se refiere ampliamente a la historia nacional, su tema favorito. Una frase de Ignacio Ramírez, el 'Nigromante', haciendo referencia a este mural, hizo que algunos sectores de la sociedad se opusieran a dicho mural, esta actitud provocó que la dirección del hotel, haciéndose eco de esa actitud, cubriese la pintura, impidiendo al público su contemplación.

- 1949. En el Museo Nacional de Artes Plásticas ubicado en el Palacio de Bellas Artes de la ciudad de México, se celebró la Exposición Nacional por los cincuenta años de labor artística de Diego Rivera, la más grande y completa de cuantas exposiciones individuales se hayan efectuado en México, estuvo integrada por mil ciento noventa y seis obras, entre óleos, acuarelas y dibujos. Es el homenaje que su país rindió al genio y a su inmensa labor del artista.

- 1950. Participa con una sala especial en la XXV Bienal de Venecia, Italia. Un crítico lo llama 'autor de la Capilla Sixtina de México', refiriéndose a la decoración que hizo en la Escuela Nacional de Agricultura en Chapingo, por considerarla la más completa y mejor de sus obras murales. En el corredor del Palacio Nacional, contiguo a sus otros murales que tratan la historia de México, ejecuta un fresco en que hace una rica interpretación arquitectónica y etnográfica de la cultura prehispánica de El Tajín, Veracruz.

- 1951. Para el mismo corredor del Palacio Nacional crea los proyectos de murales en que presenta los productos agrícolas que México, aportó al mundo, como el maíz, el cacao, el tomate y otros. Siendo uno de los fundadores de El Colegio Nacional, dicta puntualmente, como cada año desde que se inició, un ciclo de conferencias acerca de temas artísticos y políticos.

- 1952. Pinta con técnica mixta y sobre tela un mural titulado 'Pesadilla de guerra y sueño de paz' sobre la injusta guerra intervencionista de Corea. Por aparecer en el mural, con intención crítica, símbolos populares de algunas naciones, no se exhibe la pintura, y el hecho causa un escándalo nacional e internacional. Se dice que este mural se encuentra en Pekín, pero no se sabe. Decora la parte principal de la fachada del Estadio de la Ciudad Universitaria con técnica esculto-pictórica, utilizando piedras de colores naturales. Su tema son figuras portando la antorcha olímpica. Las obras fueron suspendidas, pero el artista dejó a la UNAM los dibujos que abarcan el proyecto completo de la ornamentación exterior del Estadio.


2el_gran_creador

Imagen inédita extraída de los archivos de la Casa Azul. En la fotografía se puede ver a Rivera en su taller de San Ángel.

- 1953. Decora la fachada del Teatro de los Insurgentes con mosaico de vidrio. El mural trata la historia del teatro y de la danza en México. El actor Cantinflas es la figura principal. Pinta con técnica mixta sobre tela el mural titulado 'Gloriosa Victoria', sobre el tema de la intervención norteamericana en Guatemala. Se asegura que dicha obra se encuentra en la República Popular de Polonia.

- 1954. En la residencia del productor de cine Santiago Reachi en Cuernavaca, Morelos, realiza una serie de murales transportables en tela con el tema de tradiciones populares y un mosaico de vidrio, 'Baño en el río', para el exterior de la casa. Muere en julio Frida Kahlo, su esposa. Sobreponiéndose a su pena, continúa intensamente su labor muralista en el Palacio Nacional, donde desarrolla uno de los temas centrales de la historia de México, la llegada de los conquistadores. Esta obra incluye dos retratos de Hernán Cortés, cuya interpretación 'de fuera a dentro y de dentro a afuera' como dijo un filósofo, despertó una discusión apasionada. En el vestíbulo del hospital 'La Raza' ejecuta al fresco un mural titulado 'El pueblo en demanda de salud', en el que se refiere al alto nivel de la medicina prehispánica y al importante papel de la medicina como moderno servicio social.

- 1955. En el mes de junio, le diagnostican un cáncer, sin embargo prosigue activamente su labor en San Pablo Tepetlapa, al sur de la ciudad de México, donde construye el Museo Anahuacalli, según su propio proyecto arquitectónico. Este monumento lo donará al pueblo con su riquísima colección de casi sesenta mil piezas de arte prehispánico y con un terreno de cuarenta y seis mil metros cuadrados en el que planeaba instalar una ciudad de las artes. Inicia también el museo consagrado a la memoria de Frida Kahlo, en la casa de Coyoacán, donde nació. En agosto hace un viaje a la Unión Soviética para ponerse en manos del Dr. Funkin, cirujano oncólogo de un afamado hospital en Moscú, en donde le aplica la bomba de cobalto para controlar el cáncer, que empieza a invadirlo. En julio se casa con la editora Emma Hurtado. Viaja a Polonia y Checoslovaquia.

- 1956. A su regreso de la URSS vive la mayor parte del tiempo en Acapulco, en donde pinta una serie de cuadros sobre su viaje a la URSS y el mar de Acapulco. En la casa de Dolores Olmedo, donde se aloja, deja una decoración sobre el tema de Quetzalcóatl-Tláloc. Legaliza con un fideicomiso que se firma en el mes de septiembre, las donaciones del Anahuacalli y el museo de Frida Kahlo. Nombra presidenta vitalicia a su antigua amiga y principal coleccionista Dolores Olmedo. En diciembre cumple los setenta años y se le rinde un gran homenaje de alcance nacional e internacional con un sinnúmero de fiestas, asambleas y ferias. Recibe millares de cartas, tarjetas y telegramas. En este homenaje se honra al gran artista y al ciudadano.

- 1957. Celebra una importante exposición con doscientas cincuenta obras de caballete. En El Batán, casa de Dolores Olmedo en la ciudad de México, ejecuta una gran decoración en mosaico, sobre Tláloc, para un espejo de agua. Continúa activamente sus estudios y proyectos, que dejará inconclusos, sobre su historia de México en el corredor del Palacio Nacional, proyectos que se refieren a Cuauhtémoc, a la época virreinal, la de la Independencia y la actual; los proyectos para los murales sobre la Independencia para el Museo Nacional de Historia, otro para la Escuela de Ciencias Químicas de la UNAM; los murales sobre el teatro y el cine en el Teatro Jorge Negrete y el proyecto de un fresco sobre Zapata en la casa del actor Emilio Fernández. Igualmente elabora proyectos para frescos y esculto-pinturas en el museo del Anahuacalli.

El 24 de noviembre de 1957, muere en la ciudad de México, siendo enterrado en la Rotonda de los Hombres Ilustres como reconocimiento a su inmensa e incomparable labor en la historia del arte de México.



Los enigmas de Diego Rivera


7_1415879420_643965

El estudio de Diego. La Casa Museo Diego Rivera - Frida Khalo, ubicada en San Ángel (México DF) alberga el estudio del muralista.


9los_colores_de_diego

Los colores de Diego. Estudio del pintor.


8la_casa_azul

La Casa Azul. Construida por el padre de Frida en 1904, fue testigo del nacimiento y la muerte de la pintora. Fue tras su matrimonio con Diego cuando la casa adquirió su carácter mexicano: se pinta de azul y Diego construye el estudio de Frida.


11estudio_de_frida_kahlo

Estudio de Frida Kahlo


21diego_rivera_y_frida_kahlo

22diego_rivera_y_frida_kahlo

23diego_rivera_y_frida_kahlo

24diego_rivera_y_frida_kahlo

27diego_rivera_y_frida_kahlo

12diego_rivera_y_frida_kahlo

25diego_rivera_y_frida_kahlo

16frida_kahlo_and_diego_rivera

17frida_y_diego


16frida_kahlo_and_diego_rivera

Diego Rivera y Frida Kahlo, fotografías sin datar


28diego_rivera_y_frida_kahlo

Diego Rivera y Frida Kahlo en 1931 en la casa del matrimonio Burbank, Santa Rosa (California-EE UU), en 1931 (Colección Museo Frida Kahlo)


12diego_rivera_y_frida_kahlo_en_1933

Diego Rivera y Frida Kahlo en 1933


12diego_rivera_y_frida_kahlo_en_1940

Frida Kahlo y Diego Rivera en 1940


18diego_rivera_y_frida_kahlo_en_1941

Frida Kahlo y Diego Rivera en 1941


19frida_kahlo_and_diego_rivera_in_coyoac_n_mexico

20frida_kahlo_and_diego_rivera_in_coyoac_n_mexico

Frida Kahlo y Diego Rivera en Coyoacán, México


14frida_kahlo_y_diego_rivera_2

Las mujeres de Diego Rivera. Su primera esposa de fue la pintora rusa Angelina Belfo, a quien conoció en Brujas en 1910. En 1914 tuvo un romance con Marevna Vorobieva, quien fue su amante durante varios años, con ella tuvo una hija, Marika. En diciembre de 1922, ya divorciado, se casó con Lupe Marín, una indígena que limpiaba la casa en donde éste vivía. Con ella tuvo dos hijas: Lupe (nacida en 1925) y Ruth (en 1926). De ésta se divorció 1928. También tuvo una relación con Tina Modotti (amiga y modelo suya), hasta 1927. En 1955, después de la muerte de Frida Kahlo, se casó con Emma Hurtado. Falleció el 24 de noviembre de 1957, a los 70 años, en Coyoacán -Ciudad de México- a causa de un cáncer. Sus restos fueron colocados en la Rotonda de los Hombres Ilustres. Cuando murió su amor más importante, Frida Kahlo, escribió: “Yo me he dado cuenta que lo más maravilloso que me ha pasado en mi vida ha sido mi amor por Frida”.


26diego_rivera_visita_a_frida_kahlo_en_el_hospital_poco_antes_de_fallecer_sta

Diego Rivera visita a Frida Kahlo en el hospital, poco antes de fallecer ésta


30jos_clemente_orozco_el_archivo_contiene_retratos_de_los_grandes_amigos_de_kahlo_y_rivera_como_ste_del_artista_jos_clemente_orozco_colecci_n_museo_frida_kahlo

José Clemente Orozco, uno de los grandes muralista mexicanos, amigo personal de Kahlo y Rivera (Colección Museo Frida Kahlo)


15frida_kahlo_y_diego_rivera_1

Frida Kahlo y Diego Rivera: un intenso amor. Amor polémico, escandaloso, tormentoso. Esa fue la relación que tuvieron ambos artistas. Dedicaron su vida al arte, y entre ambos se admiraban. Aunque entre ellos hubo infidelidad (primero por parte de él, y luego por parte de ella, quien estuvo tanto con hombres como con mujeres), los unía una pasión indescriptible. Estuvieron juntos hasta que Frida murió, en 1954.


3el_ltimo_exilio_de_leon_trotsky

El último exilio de Leon Trotsky. El líder bolchevique logró asilo político en México en enero de 1937 gracias a la mediación de Diego Rivera ante el general Cárdenas, entonces presidente del país. En la foto, el desembarco de Trotsky y de su esposa Natalia Sedova en el puerto de Veracruz, donde fueron recibidos por Frida Kahlo.


4trotsky_y_diego

Trotsky y Diego. Las incógnitas sobre el distanciamiento entre el líder de la revolución bolchevique y Rivera son todavía una cuestión controvertida. Si fue la decisión de Trotsky de no permitir que Diego interviniera en la redacción de la IV Internacional o si fue el alineamiento del muralista con el stalinismo para obtener su readmisión en el PC lo que provocó su ruptura está aún por determinar.


5los_amigos_de_trotsky

Los amigos de Trotsky. Leon Trotsky, Natalia Sedova, Jacqueline Lamba, André Breton, Frida Kahlo y Diego Rivera (al fondo).


6pesadilla_de_guerra_sue_o_de_paz

Pesadilla de Guerra, Sueño de Paz. Recreación del mural perdido de Diego Rivera. En la obra, el artista plantea la paz entre el bloque comunista y el capitalista, para lo que se sirve de las figuras de Stalin y Mao Tse-Tung, que ofrecen la pluma de la paz a Estados Unidos, Reino Unido y Gran Bretaña, personificados en el Tío Sam, John Bull y Marianne.




Su obra


0portrait_of_diego_rivera_1937

Autorretrato de Diego Rivera. 1937



Murales de Diego Rivera en el Palacio Nacional de México


46palacio_nacional_m_xico_d_f_m_xico_2013_10_16_dd_119

El Palacio Nacional, ubicado en la Ciudad de México, es la sede del Poder Ejecutivo Federal de México. Su construcción se inició en 1522 como segunda residencia privada de Hernán Cortés sobre parte del palacio del huey tlatoani Moctezuma Xocoyotzin. Luego fue adquirido por la corona y destinado como sede del Virrey de la Nueva España. Durante aquél periodo sufrió un gran incendio y fue semidemolido en 1692 para ser posteriormente reconstruido por las autoridades virreinales. Consumada la Independencia de México fue sede de los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial de los diferentes regímenes republicanos y monárquicos del país, siendo en la década de 1930 su última gran remodelación.


47balc_n_principal_del_palacio_nacional_m_xico_d_f_m_xico_2013_10_16_dd_103

Balcón central de Palacio Nacional, desde el cual, el Presidente de México encabeza las Ceremonias del Grito de independencia el 15 de septiembre y el Desfile militar del 16 de septiembre.


48_palacio_nacional_mexico_interior

Interior del Palacio Nacional (Claustro).

Construido sobre 40.000 m2, se encuentra ubicado al oriente de la Plaza de la Constitución en el Centro Histórico de la Ciudad de México, en la Delegación Cuauhtémoc del Distrito Federal... Más info del Palacio Nacional de México


Los murales

Entre 1929 y 1951, el muralista Diego Rivera realizó cinco murales en la segunda planta en el tejado central, y el espacio de la escalera principal. Los cuales fueron restaurados durante el año 2009, con motivo de los festejos del Bicentenario de la Independencia Mexicana.

Los murales de Palacio Nacional fueron pintados por el artista mexicano Diego Rivera, los cuales fueron realizados entre los años de 1929 y 1951, las obras narran con una extraordinaria síntesis e iconografía periodos significativos de la historia de México, ahí están representados el México precolombino y el México de la tercera década del siglo XX, sin omitir los periodos de la Conquista, el Porfiriato y la Revolución Mexicana. La composición y el modo de relatar los hechos históricos es muy parecida a las técnicas que utilizaron los antiguos mexicanos en sus pinturas y códices.

Aunque a un inicio estas obras tenían un fin educativo, hoy en día son un gran legado para la plástica mexicana. Dentro de los murales que podemos apreciar está el de la escalinata principal del Palacio Nacional, esta obra llamada México a través de los siglos,o,Epopeya del pueblo mexicano, representa a México en diversas etapas históricas. La narración visual es cronológica y esta lectura inicia a nuestra derecha, hecho seguramente simbólico para el artista, el recorrido visual tiene inicio con la obra El mundo prehispánico, 1929, donde el personaje central es el legendario Quetzalcóatl, situado debajo de un templo y un sol invertido rodeado de discípulos, el siguiente mural describe la lucha del pueblo y ejército mexicano contra la invasión norteamericana (1846-1848). En éste se aprecian detalles que resaltan la defensa de la ciudad de México. En el arco central del fresco de la escalera, Diego Rivera pinta lo que para él serían las dos grandes hazañas revolucionarias en la historia de México: la Independencia y la Revolución de 1910, en la siguiente obra se ilustra el Porfiriato y la Revolución Mexicana. La última parte de esta gran narración visual titulada México de hoy y mañana, 1945, muestra diversos hechos revolucionarios del siglo XX y ejemplifica la opresión de obreros y campesinos; así como las arraigadas creencias religiosas del pueblo. Aquí quedó reflejado el ideal comunista de Diego Rivera y sus aspiraciones políticas y sociales para el México del futuro.

En los pasillos del primer piso del Palacio Nacional se encuentran otros murales de Rivera, sin perder la temática inicial, el primero de ellos, La gran ciudad de Tenochtitlán, datado en 1945, donde se aprecia este islote rodeado de montañas y volcanes.

Nuestro segundo mural, La cultura Purépecha, establecida en los estados de Michoacán y parte de Jalisco, narra escenas de la industria textil.

La cultura Zapoteca, establecida principalmente en la región central de Oaxaca es otro mural que representa la vida cotidiana caracterizada por actividades artesanales como el trabajo de la filigrana de oro para la creación de joyas. El trabajo del oro y la joyería fueron algunas de las actividades económicas más importantes para este pueblo.

La siguiente obra de Rivera se titula La Cultura Totonaca, 1950, cultura situada al norte de Veracruz. En la parte central de este mural, se ve la ciudad de Tajín, en ella se practicaba el juego de pelota y la danza del volador.

Seguido de este mural se encuentra La producción de hule, pequeña obra que relata el uso que le daban a la savia del árbol del Tule, con la cual elaboraban las pelotas utilizadas en el juego ceremonial.

El Cultivo del maíz, la siguiente obra, se refiere a la importancia que este grano tenía para la gastronomía mesoamericana y que junto con el frijol, el chile y la calabaza se convirtieron en la base de la alimentación indígena.

En La Cosecha del cacao se expone este hermoso árbol cuyo fruto mezclado con agua produce el chocolate, bebida ceremonial reservada para los nobles y sacerdotes. El cacao también tuvo funciones monetarias para las diferentes transacciones comerciales a lo largo y ancho de Mesoamérica.

La Industria del Maguey y el Amate, 1951, muestra cómo esta planta fue aprovechada de diferentes maneras, por ejemplo de techumbre en la construcción de las casas, en la producción de bebidas embriagantes como: aguamiel, mezcal y pulque, ésta última, una poderosa bebida chamánica. Además, su fibra es empleada hasta la fecha para la manufactura de vestidos, escudos y sandalias.

El último mural titulado El Desembarco de los Españoles en Veracruz, aborda con gran simbolismo el tema de la llegada de los barcos españoles a las costas de Veracruz y la Conquista de México.


7celebrations_and_ceremonies_detail_3

5mural_in_the_national_palace_in_mexico_city

8colorer

8feather_and_gold_art_detail

12maize_rivera

14mexico_from_conquest_to_present_detail_fifth_bow

17mexico_from_conquest_to_present_left_view

9_celebrations_and_ceremonies_totonaca_culture_full

11_la_gran_tenochtitlan

13_mexico_from_conquest_to_present_central_view

15_mexico_from_conquest_to_present_detail_middle_bow

16_mexico_from_conquest_to_present_detail_second_bow

18_mexico_today_and_tomorrow_2

19mural_de_diego_rivera

20x_murales_del_palacio_nacional

22_murales_rivera_indianer_vor_tenochtitlan

23_murales_rivera_markt_in_tlatelolco_1

24_murales_rivera_markt_in_tlatelolco_2

27_murales_rivera_treppenhaus_1_revolution

29_murales_rivera_treppenhaus_2_mexikanischer_adler

30_murales_rivera_treppenhaus_3_kaiser_maximilian

26murales_rivera_papier

28murales_rivera_treppenhaus_11_arbeiter_mit_kapital

31murales_rivera_treppenhaus_5_reaktion

33rivera_mural_palacio_nacional_mexico_from_conquer_to_present_detail_2

34rivera_mural_palacio_nacional_mexico_from_conquer_to_present_detail

36the_great_tenochtitlan_detail_2

39the_great_tenochtitlan_detail

41the_maize

32_murales_rivera_treppenhaus_6

35mural_in_the_national_palace_in_mexico_city

37_the_great_tenochtitlan_detail_3

38_the_great_tenochtitlan_detail_5

42_tlacuilo_diego_rivera

43topiltzin

40_the_great_tenochtitlan_right

Murales de Diego Rivera en el Palacio Nacional de Mexico D.F.


1murales_rivera_ausbeutung_durch_die_spanier

La colonización o llegada de Hérnan Cortés a Veracruz. México prehispánico y colonial. Diego Rivera. 1951. Ciclo de frescos sobre un marco de metal móvil. 11 cuadros murales en el pasillo que conduce al claustro. 11 planta. Superficie pintada: 198.92 m2. Palacio Nacional. Ciudad de México.


10indian_mexico_by_diego_rivera_in_the_palacio_nacional

El ántiguo mundo indígena. Epopeya del pueblo mexicano. México prehispánico. Diego Rivera. 1929. Ciclo de frescos. Escalinata con 3 monumentales murales. Superficie pintada: 410.47 m2. 7.49 x 8.85 m. Vista total de la pared norte. Palacio Nacional. Ciudad de México


0el_oro_del_quinto_del_rey_fue_fundido_por_los_orfebres_de_azcapotzalco_para_ser_enviado_a_espa_a_mural_de_diego_rivera_mexico_city_palacio_nacional

El oro del quinto del rey fue fundido por los orfebres de Azcapotzalco para ser enviado a España, mural de Diego Rivera. Mexico City - Palacio Nacional. Obra de Diego Rivera


0vista_de_m_xico_tenochtitlan_desde_el_mercado_de_tlatelolco_mural_de_diego_rivera_mexico_city_palacio_nacional

Vista de México-Tenochtitlan desde el mercado de Tlatelolco, mural de Diego Rivera. Mexico City - Palacio Nacional. Obra de Diego Rivera


0tenochtitlan_mural_de_diego_rivera_mexico_city_palacio_nacional

Tenochtitlan, mural de Diego Rivera. Mexico City - Palacio Nacional


44view_on_the_staircase_with_rivera_mural_palacio_nacional

Vista general de los murales de Diego Rivera en el Palacio Nacional de Mexico D.F.



Otras obras


41primer_mural_del_instituto_nacional_de_cardiolog_a

Primer mural del Instituto Nacional de Cardiología. Obra de Diego Rivera


42segundo

Segundo mural del Instituto Nacional de Cardiología. Obra de Diego Rivera. Murales de Diego Rivera en el Instituto Nacional de Cardiología


1diego_rivera_fragmento_de_sue_o_de_una_tarde_dominical_en_la_alameda_central

Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central, fragmento. Diego Rivera. 1946-47, Fresco, 15,60 × 4,70 metros. Es la principal obra en exhibición permanente del Museo Mural Diego Rivera.


30casa_sobre_el_puente

Casa sobre el puente. 1909. Óleo sobre lienzo, 147 x 120 cm. Museo Nacional de Arte. MUNAL-INBA. Ciudad de México. Obra de Diego Rivera


31_1415895963_468959

La Casteñeda o el Paseo del los Meláncolicos. 1904. Óleo sobre lienzo. Franz Mayer Museum. Mexico City. Mexico. Obra de Diego Rivera


32la_era_1904_leo_sobre_lienzo_100_x_114_6_cm_museo_casa_de_diego_rivera_guanajuato

La era. 1904. Óleo sobre lienzo. 100 x 114.6 cm. Museo-Casa de Diego Rivera. Guanajuato. Obra de Diego Rivera


33paisaje_zapatista

Paisaje zapatista. 1915. Óleo sobre tela. 145 x 125 cm. Museo Nacional de Arte. CNCA-INBA. Ciudad de México. México. Obra de Diego Rivera


34vista_de_toledo

Vista de Toledo. 1912. Óleo sobre lienzo. 112 x 91 cm. Fundación Amparo R. de Espinosa. Yglesias. Puebla. Obra de Diego Rivera


35fusilero_marino

Fusilero marino. 1914. Óleo sobre tela. 113,9 x 69,9 cm. Museo Casa Diego Rivera. CNCA-INBA. Guanajuato. México. Obra de Diego Rivera


36jesus_t_acevedo

Jesus T. Acevedo. 1915. Óleo sobre lienzo. Museo de Arte Alvar y Carmen Carrillo Gil. Mexico City. Mexico. Obra de Diego Rivera


37la_mujer_del_pozo

La mujer del pozo. 1913. Óleo sobre lienzo. 144 x 123 cm. Museo Nacional de Arte. MUNAL-INBA. Ciudad de México. Obra de Diego Rivera


38_1415896313_963555

Maternidad - Angelina y el niño Diego. 1916. Óleo sobre lienzo. 132 x 86 cm. Museo de Arte Alvar y Carmen T. de Carrillo Gil. MCG-INBA. Ciudad de México. Obra de Diego Rivera


39retrato_de_ram_n_g_mez_de_la_serna

Retrato de Ramón Gómez de la Serna. 1915. Óleo sobre tela. 109,2 x 90,2 cm. Colección Plácido Arango. Madrid. España. Obra de Diego Rivera


40retrato_del_pintor_zinoviev

Retrato del pintor Zinoviev. 1913. Óleo sobre tela. 97,5 x 79 cm. Museo Regional de Guadalajara. INAH. México. Obra de Diego Rivera


41la_calle_de_vila

La Calle de Ávila. 1908. Óleo sobre lienzo. Museo Nacional de Arte. Mexico City. Mexico


42unos_viejos_a_las_afueras_de_toledo

Unos viejos a las afueras de Toledo. 1912. Óleo sobre lienzo. Collection of Dolores Olmedo. Mexico City. Mexico. Obra de Diego Rivera


48cabeza_de_cabra

Cabeza de cabra. 1895. Lápiz sobre papel. 12.5 x 9.5 cm. Colección Rafael Coronel. Cuernavaca. Obra de Diego Rivera


49alegor_a_de_california

Alegoría de California. 1930 - 1931. Fresco. Pintura murales y en el techo. Escalera principal entre las plantas 10 y 11. Superficie pintada: 43.81 m2. Obra de Diego Rivera


50am_rica_prehisp_nica

América Prehispánica. 1950. Óleo sobre lienzo. 70 x 92 cm. Colección herencia de Licio Lagos. Ciudad de México. Obra de Diego Rivera


51atardecer_en_acapulco

Atardecer en Acapulco. 1956. Óleo y témpera sobre lienzo. 30 x 40 cm. Colección herencia de Licio Lagos. Ciudad de México. Obra de Diego Rivera


52baile_en_tehuantepec

Baile en Tehuantepec. 1928. Óleo sobre tela. 199 x 162 cm. Colección privada. USA. Obra de Diego Rivera


53ba_ista_de_tehuantepec

Bañista de Tehuantepec. 1923. Óleo sobre lienzo. 63 x 52 cm. Colección Marte R. Gómez. Museo Casa de Diego Rivera. Guanajuato


54bodeg_n

Bodegón. 1957. Óleo sobre lienzo. 85 x 65 cm. Museo del Hermitage. San Petersburgo. Rusia. Obra de Diego Rivera


55cargador_de_flores

Cargador de Flores. 1935. Oil and témpera on masonite. 121,9 x 121,3 cm. Museo de Arte Moderno de San Francisco. California. USA. Obra de Diego Rivera


67festival_de_las_flores

Festival de las flores. 1925. Óleo sobre lienzo. 147.3 x 120.7 cm. Los Angeles County Museum of Art. Los Angeles. USA. Obra de Diego Rivera


115vendedora_de_flores

Vendedora de Flores. 1949. Oil on masonite. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Madrid. España. Obra de Diego Rivera


116vendedora_de_pinole

Vendedora de pinole. 1936. Óleo sobre lienzo. 81.4 x 60.7 cm. Museo Nacional de Arte. MUNAL-INBA. Ciudad de México. Obra de Diego Rivera


100_1415900624_539953

Niña con Alcatraces. 1941. Oleo sobre tela. Obra de Diego Rivera


59desnudo_con_alcatraces

Desnudo con alcatraces. 1944. Óleo sobre aglomerado. 157 x 124 cm. Colección Emilia Gussy de Gálvez. Ciudad de México. Obra de Diego Rivera


66espalda_desnuda_de_una_mujer_sentada

Espalda Desnuda de una Mujer Sentada. 1926. Red chalk and charcoal. Museo de Arte Moderno de San Francisco. California. USA. Obra de Diego Rivera


68estudio_del_pintor

Estudio del pintor. 1954. Óleo sobre lienzo. 178 x 150 cm. Colección de la Secretaría de Hacienda Crédito Público. Ciudad de México. Obra de Diego Rivera


72el_pintor_el_escultor_y_el_arquitecto

El pintor, el escultor y el arquitecto. De ciclo "Visión política del pueblo méxicano". Diego Rivera. 1923 - 1928. Escalinata y segundo piso de la secretaría de Educación Pública-SEP. Ciudad de México. Obra de Diego Rivera


70entrada_a_la_mina

Entrada a la mina. Del Ciclo "Visión política del pueblo mexicano". (Patio del trabajo). Diego Rivera. 1923. 4.74 x 3.50 m. Planta baja. Pared este. Obra de Diego Rivera


71el_trapiche

El trapiche. Del Ciclo "Visión política del pueblo mexicano". (Patio del trabajo). Diego Rivera. 1923. 4.82 x 3.66 m. Planta baja. Pared norte. Obra de Diego Rivera


69en_el_vi_edo

En el Viñedo. 1920. Óleo sobre lienzo. Colección Privada. Obra de Diego Rivera


60d_a_de_muertos

Día de muertos. 1944. Óleo sobre aglomerado. 73.5 x 91 cm. Museo Nacional de Arte Moderno. MAM-INBA. Ciudad de México. Obra de Diego Rivera


61dia_de_muertos_la_ofrenda

Dia de Muertos-La Ofrenda. 1923-1924. Fresco. Secretaría de Educación pública. Tribunal de Fiestas. Mexico City. Mexico. Obra de Diego Rivera


65_1415897773_578632

El día de San Juan. 1931. Colección del Banco Nacional de México. Mexico City. Mexico. Obra de Diego Rivera


58desfile_del_1_de_mayo_en_mosc

Desfile del 1º de Mayo en Moscú. 1956. Óleo sobre lienzo. 135.2 x 108.3 cm. Colección Fomento Cultural Banamex. Ciudad de México. Obra de Diego Rivera


56cruzando_la_barranca

Cruzando la barranca. Del Ciclo "Historia de Cuernavaca y Morelos". Diego Rivera. 1930 - 1931. 4.35 x 5.24 m. Pared oeste. Obra de Diego Rivera


57cultura_totonaca

Cultura Totonaca. México prehispánico y colonial. Diego Rivera. 1950. 4.92 x 5.27 m. Panel 6. Pared norte. Obra de Diego Rivera


62detroit_industry_north_wall

Detroit Industry, North Wall. 1932-1933. Fresco. Instituto de Arte e Imagen de Detroit. Michigan. USA. Obra de Diego Rivera


63detroit_industry_south_wall

Detroit Industry, South Wall. 1932-33. Fresco. Instituto de Arte e Imagen de Detroit. Michigan. USA. Obra de Diego Rivera


64el_buen_gobierno

El Buen Gobierno. 1924. Fresco. Universidad Autónoma de Chapingo. Administration Building. Chapingo. Mexico. Obra de Diego Rivera


73el_reparto_de_tierras

El Reparto de Tierras. 1924. Fresco. Universidad Autónoma de Chapingo. Administration Building. Chapingo. Mexico. Obra de Diego Rivera


74fiesta_tehuana

Fiesta Tehuana. 1928. Óleo sobre lienzo. IBM Corporation. New York. USA. Obra de Diego Rivera


75figura_simbolizando_la_raza_asi_tica

Figura simbolizando la raza asiática. El agua, origen de la vida. Diego Rivera. 1951. Ciclo de fresco sobre poliestireno y goma. Suelo y 4 pinturas murales. Total 224 m2. Cárcamo del río Lerma. Chapultepec-Park. Ciudad de México. Obra de Diego Rivera


76figura_simbolizando_la_raza_negra

Figura simbolizando la raza negra. El agua, origen de la vida. Diego Rivera. 1951. Ciclo de fresco sobre poliestireno y goma. Suelo y 4 pinturas murales. Total 224 m2. Cárcamo del río Lerma. Chapultepec-Park. Ciudad de México. Obra de Diego Rivera


77fuerzas_subterr_neas

Fuerzas Subterráneas. 1926. Fresco. Universidad Autonoma de Chapingo. Chapel Eest Wall. Chapingo. Mexico. Obra de Diego Rivera


83la_constante_renovaci_n_de_la_lucha_revolucionaria

La constante renovación de la lucha revolucionaria. Del ciclo "Canto a la tierra" (La revolución social). Diego Rivera. 1926 - 1927. 3.54 x 3.57 m. 4º pared. Parte izquierda. Obra de Diego Rivera


78germinaci_n

Germinación. Del ciclo "Canto a la tierra" (La revolución natural). Diego Rivera. 1926 - 1927. 3.54 x 3.48 m. 3º pared. Parte derecha. Obra de Diego Rivera


95maduraci_n

Maduración. Del ciclo "Canto a la tierra" (La revolución natural). Diego Rivera. 1926 - 1927. 3.54 x 3.67 m. 3º pared. Parte derecha. Obra de Diego Rivera


80historia_del_teatro_en_m_xico

Historia del teatro en México. 1953. Mosaico de vidrio. 12.85 x 42.79 m. Teatro de los Insurgentes. Ciudad de México. Obra de Diego Rivera


81hombre_en_una_encrucijada

Hombre en una Encrucijada. 1934. Fresco. Museo del Palacio de Bellas Artes. Mexico City. Mexico. Obra de Diego Rivera


84la_creaci_n

La creación. 1922 - 1923. Fresco experimental con encaústico y pan de oro. Superficie. 109.64 m2. Anfiteatro Simón Bolivar. Escuela Nacional Preparatoria. Colegio de San Ildefonso. Actualmente Museo de San Ildefonso. Ciudad de México. Obra de Diego Rivera


85_1415899528_673181

La dictadura. Carnaval de la vida mexicana. Diego Rivera. 1936. Fresco sobre cuatro panales transportables. Superficie de cada uno: 3.89 x 2.11 m. en total 24.80 m2. 2ª planta del pabellón de escaleras del palacio de Bellas Artes. Ciudad de México. Obra de Diego Rivera


79historia_de_m_xico_el_antiguo_mundo_ind_gena

Historia de México-El antiguo Mundo Indígena. 1929-1935. Fresco. National Palace. North Wall. Mexico City. Mexico. Obra de Diego Rivera


86la_elaboraci_n_de_un_fresco

La elaboración de un fresco. 1931. Fresco. 5.68 x 9.91 m. Originalmente en la California School of Fine Arts. San Francisco Art Institute. San Francisco. USA. Obra de Diego Rivera


87la_fiesta_del_ma_z

La fiesta del maíz. Del Ciclo "Visión política del pueblo mexicano". (Patio del trabajo). Diego Rivera. 1923 - 1924. 4.38 x 2.39 m. Planta baja. Pared sur. Obra de Diego Rivera


88la_molendera

La molendera. 1924. Encaústica sobre lienzo. 106.7 x 121.9 cm. Museo de Arte Moderno de México. México. USA. Obra de Diego Rivera


89la_sangre_de_los_m_rtires_revolucionarios_fertilizando_la_tierra

La Sangre de los Mártires Revolucionarios fertilizando la Tierra. 1926. Fresco. Universidad Autonoma de Chapingo. Extemplo, pared este. Chapingo. Mexico. Obra de Diego Rivera


94los_explotadores

Los Explotadores. 1926. Fresco. Universidad Autonoma de Chapingo. Extemplo, pared este. Chapingo, Mexico. Obra de Diego Rivera


90las_ilusiones

Las Ilusiones. 1944. Óleo sobre lienzo. Museo de Arte Sao Paulo. Sao Paulo. Brasil. Obra de Diego Rivera


91las_manos_del_dr_moore

Las manos del Dr. Moore. 1940. Óleo sobre lienzo. 45.7 x 55.9 cm. San Diego Museum of Art. San Diego. USA. Obra de Diego Rivera


92las_sand_as

Las Sandías. 1957. Óleo sobre lienzo. Collection of Dolores Olmedo. Mexico City. Mexico. Obra de Diego Rivera


93las_tentaciones_de_san_antonio

Las tentaciones de San Antonio. 1947. Óleo sobre lienzo. 90 x 110 cm. Museo Nacional de Arte. MUNAL-INBA. Ciudad de México. Obra de Diego Rivera


96los_hijos_de_mi_compadre

Los hijos de mi compadre. 1930. Óleo sobre metal. 42.5 x 34 cm. Fomento Cultural Banamex. Ciudad de México. Obra de Diego Rivera


97manos_de_la_naturaleza_brindando_el_agua

Manos de la naturaleza brindando el agua. Del ciclo "El agua, origen de la vida". 1951. Vista general con parte de las paredes y suelo adyacentes. Obra de Diego Rivera


99mujeres_tehuanas

Mujeres tehuanas. Del Ciclo "Visión política del pueblo mexicano". (Patio del trabajo). Mural. 1923. 4.76 x 2.14 m. Planta baja. Pared norte. Obra de Diego Rivera


119viernes_de_dolores_en_el_canal_de_santa_anita

Viernes de dolores en el canal de Santa Anita. Del Ciclo "Visión política del pueblo mexicano". (Patio de las fiestas). Diego Rivera. 1923 - 1924. 4.56 x 3.56 m. Planta baja. Pared oeste. Obra de Diego Rivera


101m_xico_folkl_rico_y_tur_stico

México folklórico y turístico. Carnaval de la vida mexicana. Diego Rivera. 1936. Fresco sobre cuatro panales transportables. Superficie de cada uno: 3.89 x 2.11 m. en total 24.80 m2. 2ª planta del pabellón de escaleras del palacio de Bellas Artes. Ciudad de México. Obra de Diego Rivera


98realizzazione_di_un_affresco_che_rappresenta_la_costruzione_di_una_citt

Realizzazione di un affresco che rappresenta la costruzione di una città. 1931. Fresco. 6,95 x 9,15 m. San Francisco Art Institute. San Francisco, USA. Obra de Diego Rivera


103noche_del_rico

Noche del Rico. 1928. Fresco. North wall. Secretaría de Educación pública. Tribunal de Fiestas. Mexico City. Mexico. Obra de Diego Rivera


104_1415902603_318368

Paisaje Simbólico. 1940. Óleo sobre lienzo. Museo de Arte Moderno de San Francisco. California. USA. Obra de Diego Rivera


102ni_a_parada

Niña Parada. 1937. Obra de Diego Rivera


108retrato_de_la_ni_a_elenita_carrillo_flores

Retrato de la niña Elenita Carrillo Flores. 1952. Óleo sobre lienzo. 55 x 105 cm. Colección de Elena Carrillo. Ciudad de México. Obra de Diego Rivera


114retratos_de_modesta_e_inesita

Retratos de Modesta e Inesita. 1939. Óleo sobre lienzo. 99 x 69 cm. Colección herencia de Licio Lagos. Ciudad de México. Obra de Diego Rivera


105retrato_de_carlos_pellicer

Retrato de Carlos Pellicer. 1942. Óleo sobre aglomerado. 55 x 43 cm. Colección de la familia de Carlos Pellicer. Ciudad de México. Obra de Diego Rivera


106retrato_de_cuca_bustamante

Retrato de Cuca Bustamante. 1946. Óleo sobre lienzo. 158 x 122.5 cm. Museo de Arte Moderno de México. México. USA. Obra de Diego Rivera


107retrato_de_dolores_olmedo

Retrato de Dolores Olmedo. 1955. Óleo sobre lienzo. Collection of Dolores Olmedo. Mexico City. Mexico. Obra de Diego Rivera


110retrato_de_lupe_mar_n

Retrato de Lupe Marín. 1938. Óleo sobre lienzo. 171.3 x 122.3 cm. Museo Nacional de Arte Moderno. MAM-INBA. Ciudad de México. Obra de Diego Rivera


109retrato_de_la_sra_do_a_elena_flores_de_carrillo

Retrato de la Sra. Doña Elena Flores de Carrillo. 1953. Óleo sobre lienzo. 140 x 221.5 cm. Colección de Elena Carrillo. Ciudad de México. Obra de Diego Rivera


111retrato_de_natasha_zak_lkowa_gelman

Retrato de Natasha Zakólkowa Gelman. 1943. Óleo sobre lienzo. 115 x 153 cm. Colección de Jacques y Natasha Gelman. Ciudad de México. Obra de Diego Rivera


112retrato_de_ruth_rivera

Retrato de Ruth Rivera. 1949. Óleo sobre lienzo. 199 x 100.5 cm. Colección de Rafael Coronel. Cuernavaca. Obra de Diego Rivera


113retrato_de_tina_modotti

Retrato de Tina Modotti. 1926. Carboncillo sobre papel. 48.5 x 31.5 cm. Lola Downin Peck Fund from Estate of Carl Zigrosser. Museum of Art. Philadelphia. Philadelphia. USA. Obra de Diego Rivera


43cabeza_de_mujer_bretona

Cabeza de mujer bretona. 1910. Óleo sobre lienzo. 129 x 141 cm. Museo-Casa de Diego Rivera. Guanajuato. Obra de Diego Rivera


44el_matem_tico

El Matemático. 1918. Óleo sobre lienzo. Collection of Dolores Olmedo. Mexico City. Mexico. Obra de Diego Rivera


45muchacha_bretona

Muchacha bretona. 1910. Óleo sobre lienzo. 100 x 80 cm. Museo Casa de Diego Rivera. Guanajuato. Obra de Diego Rivera


46retrato_de_adolfo_best_maugard

Retrato de Adolfo Best Maugard. 1913. Óleo sobre lienzo. Museo Nacional de Arte. Mexico City. Mexico. Obra de Diego Rivera


47retrato_de_angelina_beloff

Retrato de Angelina Beloff. 1917. Lápiz sobre papel. 33.7 x 25.4 cm. The Museum of Modern Art. Nueva York. USA. Obra de Diego Rivera


117zapata

Zapata. Del Ciclo "Historia de Cuernavaca y del Estado de Morelos". Mural. 1930 - 1931. 2.14 x 0.89 m. Vista este del arco central con pilares que dividen el pasillo. Obra de Diego Rivera


118volc_n_en_erupci_n

Volcán en erupción. 1943. Acuarela sobre papel. 44 x 31 cm. Museo Casa Diego Rivera. Guanajuato. Obra de Diego Rivera


125the_making_of_a_fresco_showing_the_building_of_a_city_1931

The Making of a Fresco Showing the Building of a City. 1931. Obra de Diego Rivera


126sue_o_de_una_tarde_dominical_en_la_alameda_central

Sueño de una Tarde Dominical en la Alameda Central. 1947-1948. Fresco sobre paneles transportables. 4.8 x 15 m. Museo Mural Diego Rivera. Ciudad de México. Obra de Diego Rivera


127sue_o_de_una_tarde_dominical_en_la_alameda_central

Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central (detalle central) 1947-1948. Museo Mural Diego Rivera. Ciudad de México. Obra de Diego Rivera


120unidad_panamericana

Unidad panamericana. 1940. Fresco sobre diez paneles transportables. Altura total 6.74 m. Longitud Total 22.5 m. Superficie pintada 151.88 m2. City College of San Francisco. San Francisco. USA. Obra de Diego Rivera


121unidad_panamericana

Unidad panamericana. 1940. Fresco sobre diez paneles transportables. Altura total 6.74 m. Longitud Total 22.5 m. Superficie pintada 151.88 m2. City College of San Francisco. San Francisco. USA. Obra de Diego Rivera


122unidad_panamericana

Unidad panamericana. 1940. Fresco sobre diez paneles transportables. Altura total 6.74 m. Longitud Total 22.5 m. Superficie pintada 151.88 m2. City College of San Francisco. San Francisco. USA. Obra de Diego Rivera


123unidad_panamericana

Unidad panamericana. 1940. Fresco sobre diez paneles transportables. Altura total 6.74 m. Longitud Total 22.5 m. Superficie pintada 151.88 m2. City College of San Francisco. San Francisco. USA. Obra de Diego Rivera


124tierra_fecunda_con_las_fuerzas_naturales_controladas_por_el_hombre

Tierra Fecunda, con las Fuerzas Naturales Controladas por el Hombre. 1926. Fresco. Universidad Autonoma de Chapingo Chapel. Chapingo. Mexico. Obra de Diego Rivera



Otros enlaces interesantes

http://es.wikipedia.org/wiki/Diego_Rivera
http://www.diegorivera.com/
http://www.riveramural.org/rivera/mural/index.html
http://www.fbuch.com/diego.htm
http://members.aol.com/fkahlofan/rivera.htm
http://www.arts-history.mx/museos/mu/index.html
http://www.ocaiw.com/catalog/index....hor=609&lista=1



0museo_casa_estudio_diego_rivera_y_frida_kahlo

Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo


0museo_mural_diego_rivera

Museo Mural Diego Rivera


0entrada_del_museo_dolores_olmedo_pati_o

Museo Dolores Olmedo Patiño


0anahuacalli_museum_mexico_city

Museo Anahuacalli



0sepulcro_de_diego_rivera_en_la_rotonda_de_las_personas_ilustres

Sepulcro de Diego Rivera en la Rotonda de las Personas Ilustres.



0portrait_of_diego_rivera

Diego Rivera. Autorretrato dedicado a Irene Rich. 1941. Óleo sobre lienzo. 61 x 43 cm. Smith College Museum of Art. Northampton. Massachusetts.



Este trabajo-homenaje lo he dedicado al genial pintor mexicano Diego Rivera, que dominaba todas las técnicas y estilos, dedicados preferentemente a la temática social, con esta presentación he disfrutado mucho, pues me ha servido para profundizar en el conocimiento de su magnífica obra, espero los que vean esta recopilación les resulte interesante y disfruten como yo.


Fuentes y agradecimientos: pintura.aut.org, es.wikipedia.org, cad-mexico.over-blog.org, elpais.com, abc.es, elmundo.es, 20minutos.com.mx, centromujer.es, culturacolectiva.com, latinamericanart.com, blogs.elespectador.com y otras de Internet


xerbar [ Domingo, 17 Junio 2007, 00:10 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
J.Luis gracias por esta nueva y extensa exposición de Rivera. Este pintor si que me suena. De la obra que has expuesto me quedo con "La elaboración de un fresco" y "Retrato de Natasha Zakólkowa Gelman"

Un Saludo.


j.luis [ Domingo, 17 Junio 2007, 13:16 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
Xerbar, me alegro que te guste Rivera, y te "suene" sin duda es uno de los grandes del siglo XX, quizá le perdía su escesiva radicalidad en la militancia izquierdista, pero dejando eso aparte era un gran artista, y el legado que nos deja es digno de admiración y buen gusto.



Saludos.


j.luis [ Viernes, 06 Julio 2007, 21:47 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
El muralismo mexicano



4_1415830553_399163
Los tres pilares del muralismo mexicano.

El Muralismo es un movimiento artístico iniciado en México a principios del siglo XX, creado por un grupo de intelectuales pintores mexicanos después de la revolución Mexicana, reforzado por la gran depresión y la primera guerra mundial. Famosos por su gran escala y su contenido político-social, mediante los murales, los artistas buscaron educar a las masas, generalmente iletradas, haciéndoles saber más sobre su cultura para apreciar sus orígenes.

Los muralistas vivieron tres etapas primordiales: los veinte, los treinta y la comprendida desde los cuarenta hasta 1955. En cada periodo los temas y las técnicas fueron específicos y así el muralismo encontró una definición más clara como movimiento. Los muralistas mexicanos trabajaron sobre una superficie de hormigón (concreto) o sobre la fachada de un edificio, pero también les importó muchísimo la textura y los ángulos en los cuales plasmarían sus murales. La consistencia de sus temas radicaba en retratar la actualidad social y política del país vinculada con el viejo legado colonial. Los murales de Diego Rivera expresaban en especial la revolución, aunque en un principio su meta fue representar a los miembros mayoritarios de México, constituidos principalmente por campesinos, indígenas y mestizos.

Existen murales en la mayoría de los edificios públicos de la Ciudad de México y de otras ciudades.

Aunque es considerado un movimiento artístico, el Muralismo también se puede considerar un movimiento social e incluso político.


3_celebrations_and_ceremonies_totonaca_culture_full

Celebraciones y ceremonias de la cultura Totonaca, de Diego Rivera en el Palacio Nacional

Durante la dictadura de Porfirio Díaz (1876-1910) el país se desarrolló económicamente, beneficiando sólo a la elite. Entre las ideas de Porfirio Díaz para desarrollar el país estaban la de hacer México más francés, relegando en cierta forma la cultura autóctona e intentando crear una imagen superior a la de la realidad mexicana. Durante su dictadura algunos nativos fueron trasladados a otras tierras y maltratados a fin de dar las mejores tierras a los inversores extranjeros, razones que llevaron a algunos grupos políticos a buscar un cambio.


3obra_de_gerardo_murillo_1875_1964_conocido_como_dr_atl

Obra de Gerardo Murillo (1875-1964), conocido como Dr. Atl

El deseo por una verdadera transformación aumentó y se comenzaron a hacer demandas más radicales, que buscaban una revolución social, política y económica. Los mestizos, la clase media y baja se unieron contra Porfirio Díaz. La revolución inició con Francisco I Madero y su Plan de San Luis en 1910, y se prolongó durante 10 años después de que Porfirio Díaz dejara el país y se trasladara a Francia.

Cuando Álvaro Obregón llegó al poder muchos cambios fueron implementados. Tres millones de hectáreas de tierras fueron redistribuidas a los campesinos, los programas educativos fueron mejorados así como se asignaron fondos para fomentar las artes. Parte de estos fondos fueron utilizados por los muralistas para expresar con orgullo su pasado indígena y educar a la gente.


2biblioteca_central_de_la_unam_y_sus_murales

Biblioteca central de la Universidad Nacional Autónoma de México en Ciudad Universitaria en México, D.F. Mural de Juan O'Gorman.

José Vasconcelos fue contratado por Álvaro Obregón como secretario de Educación Pública de México en 1921. Cuando Vasconcelos encontró que el 90% de la población era analfabeta, buscó una manera de enseñar a la gente mucho más sencilla de entender. José Vasconcelos patrocinó a Dr. Atl Gerardo Murillo, (conocido como el sucesor de José María Velasco) Dr. Atl fue pintor y maestro considerado el padre del muralismo. Dr. Atl fundó el Centro Artístico en la Ciudad de México unos años antes. El Centro Artístico buscaba la creación de un arte nacional, utilizando los principios modernos para expresar sus ideas a través de murales. Dr. Atl invitó a animados jóvenes artistas a unirse a su programa, como Roberto Montenegro, Ramón Alva, José Clemente Orozco, Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, entre otros.


0mural_en_acapulco_realizado_por_diego_rivera

Mural en Acapulco, realizado por Diego Rivera.


Movimiento Muralista

El período revolucionario consistió en una independencia espiritual y cultural de Europa y el orgullo comenzó a ser evidente en la literatura, arquitectura, música, danza y arte.6 Artistas e intelectuales mexicanos participaron en la construcción de una nueva identidad nacional. Buscaban consolidar los ideales sociales creados en la revolución, destacando el nacionalismo dentro de su arte, además de cambiar las ideas raciales preexistentes contra los indígenas, ideas que se habían creado durante el periodo colonial.

En 1922 surgió un grupo llamado Sindicato Revolucionario de Obreros Técnicos y Plásticos (Unión Revolucionaria de Obreros Técnicos, Pintores, Escultores y Afines). Este grupo expresó las ideas socialistas a través del arte y muralismo, también quería incluir artesanos, talladores de madera y tejedores textiles que no fueron considerados artistas, lo cual hizo a una gran parte de la población a entender la importancia de los murales y sentirse incluidos en el movimiento. También imprimió información sobre el grupo, que terminó siendo un periódico semanal fácilmente accesible a la mayoría del pueblo, llamado “El Machete”.

En 1923 el muralismo se volvió muy conocido dentro y fuera de México. “Los tres grandes” David Alfaro Siqueiros, Diego Rivera y José Clemente Orozco continuaron pintando con los fondos del Departamento de Educación José Vasconcelos hasta que fue él sustituido por José Manuel Puig Casauranc, quien continuó apoyando solamente a Diego Rivera.


2fragmento_de_mural_la_hispanidad_de_josep_renau_casino_de_la_selva_cuernavaca

Fragmento de Mural La Hispanidad de Josep Renau Casino de la Selva. Cuernavaca.

Uno de los murales más conocidos por su polémica y contenido fue "Man at the Crossroads", un mural encargado por Nelson Rockefeller. Se presentó por primera vez como una contienda entre Pablo Picasso, Henri Matisse y Diego Rivera. Los tres negaron inicialmente la solicitud, debido a las restricciones que se pidieron para la pieza. Las directrices fueron que tenía que ser monocromático y decorativo. Después de algunas negociaciones Diego Rivera aceptó el proyecto, siempre y cuando pudiera utilizar el color y hacer una narración.

Eran tiempos de lucha, que inspiraron a Rivera para representar los acontecimientos políticos en su mural. Representó al mundo capitalista. Al un lado de la tecnología, mostrando a Charles Darwin y la teoría de la evolución, así como la gente de clase baja reprimida por la gente de clase alta. En cambio, la otra parte de la obra representaba el mundo socialista, donde dibujó a Friedrich Engels, Karl Marx y León Trotski. La parte más polémica de este trabajo, fue que pintó a Lenin en el centro, sosteniendo sus manos con un ruso y un soldado americano negro, para representar la unidad de la nación. Aunque Diego Rivera explicó sus ideas y puntos de vista políticos a Nelson Rockefeller antes de pintar el mural, Nelson le pidió a modificarlo después de haber sido aceptado, Diego se negó a modificarlo y el mural fue destruido.

Después de este incidente, se le prohibió a Diego Rivera pintar en los Estados Unidos durante algún tiempo, lo cual motivó a la comunidad artística de Nueva York a tomar acción, el incidente junto a algunos expresionistas abstractos, a pensar en lo acontecido, así se les dio una plataforma para expresar sus puntos de vista acerca de la política y el arte público.

Un año más tarde, Diego Rivera volvió a pintar el mismo mural en el Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México, donde representó a la orientación comunista como un símbolo de esperanza, también en representación de las luchas de la Primera Guerra Mundial. Estos recuerdos fueron significativas cuando el mural fue pintado y también debido a la amistad de Rivera con Trotsky, que fue a México en exilio por orden de Stalin después de la muerte de Lenin.


0detalle_de_un_mural_de_jos_clemente_orozco_en_la_biblioteca_baker_dartmouth_college_hanover_new_hampshire

Detalle de un mural de José Clemente Orozco en la Biblioteca Baker, Dartmouth College, Hanover, New Hampshire.


Triunfos del Muralismo

El muralismo cambió en muchos la manera de pensar acerca de los indígenas mexicanos, destacando su cultura y la enseñanza de su historia, así como influyó en los artistas del momento, tanto nacionales como internacionales en escala y contenido, muchos incluían ahora problemas de relevancia social en sus pinturas y buscaban hacer su arte útil para el público, comunicando sus pensamientos acerca de la política de la izquierda, así como provocando conciencia social.

La idea de expresar ideas políticas y sociales en murales influyeron a muchos artistas del momento en México y Estados Unidos, así como llevó al desarrollo de nuevos estilos como el Movimiento Chicano en el sur de Estados Unidos.


1homenaje_a_los_muralistas_de_mexico

Homenaje a los muralistas de Mexico. Muro exterior vista del Polyforum Cultural Siqueiros en la ciudad de México


Artistas

- Gerardo Murillo (1875-1964), conocido como Dr. Atl, fue el seudónimo del pintor y escritor mexicano Gerardo Murillo Cornado. Otras disciplinas en las que participó: la exploración, geología, filosofía, historia, crítica de arte, política; era apasionado de la vulcanólogo; estilista, doctor, profesor; practicó la caricatura, el ensayo y el periodismo.
- Diego Rivera (1886-1957): Trabajó durante un tiempo en Europa y fue amigo de Picasso y de Modigliani entre otros. A su regreso a México, buscó el influjo del arte maya y azteca, interesándose también por las artes populares. En sus murales recrea la cultura prehispánica y trata de responder con su carácter populista a las necesidades de las masas.
- David Alfaro Siqueiros (1896–1974) fue un pintor y militar mexicano
- José Clemente Orozco (1883-1949). Realizó numerosos murales en edificios públicos, con un impetuoso estilo narrativo que va de lo patético a lo trágico, del realismo al simbolismo, siempre dentro de la más estricta orientación mexicanista.
- Rufino Tamayo (1899-1991), fue un pintor mexicano. Es considerado como uno de los pintores mexicanos de mayor importancia del siglo XX, siendo además uno de los primeros artistas latinoamericanos que consiguió un reconocimiento y una difusión de su obra internacionales
- Roberto Montenegro (1887-1968) fue un pintor, litógrafo y escenógrafo, hijo del coronel Ignacio Montenegro y de María Nervo (tía de Amado Nervo). Roberto Montenegro fue un precursor y protagonista del arte contemporáneo de México y difusor del arte y la cultura mexicana en el extranjero.
- Federico Cantú (1907-1989) fue un pintor, grabador Muralista y escultor mexicano.
- Pablo O'Higgins (1904-1983) murales de la Secretaria de Educación Pública y de la Escuela de Agricultura de Chapingo.
- Pedro Nel Gómez Agudelo (1899-1984) fue un ingeniero, urbanista, filósofo, escultor colombiano y uno de los más importantes muralistas latinoamericanos del siglo XX.
- Gabriel Flores García (1930-1993) fue un pintor, dibujante y muralista mexicano.
- Josep Renau Berenguer (1907-1982) fue un pintor, fotomontador, muralista y militante comunista español, hijo de José Renau Montoro, profesor de dibujo en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos de Valencia.
- Juan O'Gorman (1905-1982), fue un destacado pintor y arquitecto mexicano. Los más destacados son los de la habitación «Independencia» en el Castillo de Chapultepec. En la escalera principal se encuentra en enorme mural que representa las etapas de la historia más representativas del país y que incluye un centenar de personajes importantes como fueron: Cuauhtémoc, Moctezuma, Hernán Cortés, Miguel Hidalgo, José María Morelos y Pavón, Porfirio Díaz, Emiliano Zapata, y Francisco Villa entre otros.


0_polyforumsiqueiros01

El mural La Marcha de la Humanidad en la Tierra y hacia el Cosmos fue pintado por el artista mexicano David Alfaro Siqueiros el cual cubre el "Foro Universal" del Polyforum Cultural Siqueiros. Este mural es, por su tamaño, el más grande pintado en toda la historia.


Obras

- Palacio Nacional: murales de Diego Rivera.
- Escuela Nacional Preparatoria: murales de Diego Rivera, José Clemente Orozco, Fermín Revueltas, Fernando Leal, Ramóm Alva.
- Oficinas centrales de la Secretaría de Educación Pública (SEP): murales de Diego Rivera, Adolfo Best, Cirilo Almeida Crespo, David Alfaro Siqueiros, Roberto Montenegro y Amado de la Cueva.
- Palacio de Bellas Artes:murales de Diego Rivera, José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros, Jorge González Camarena, Rufino Tamayao, Manuel Rodríguez Lozano, Roberto Montenegro.
- Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec: murales de Juan O´Gorman, David Alfaro Siqueiros, Jorge González Camarena.
- Polyforum Cultural Siqueiros, en el Hotel de México.
- UNAM: mural en mosaico de Juan O'Gorman en la Biblioteca Central de la Ciudad Universitaria.
- Casino de la Selva: murales de Josep Renau, José Reyes Meza, David Alfaro Siqueiros, Jorge González Camarena, entre otros.
- Escuela Preparatoria de Jalisco: murales de Jorge Navarro.
- Tribunal Supremo de México.
- Universidad de Guadalajara.


3indian_mexico_by_diego_rivera_in_the_palacio_nacional

El ántiguo mundo indígena. Epopeya del pueblo mexicano. México prehispánico. Diego Rivera. 1929. Ciclo de frescos. Escalinata con 3 monumentales murales. Superficie pintada: 410.47 m2. 7.49 x 8.85 m. Vista total de la pared norte. Palacio Nacional. Ciudad de México


Enlace interesante sobre los muralistas mexicanos



Fuentes: es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org y taringa.net


j.luis [ Domingo, 30 Septiembre 2007, 20:50 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
México rinde homenaje a Diego Rivera en el 50 aniversario de su muerte.

El Palacio de Bellas Artes de Ciudad de México, acoge una exposición en la que destacan 23 murales portátiles, nunca antes expuestos juntos




40detalle_del_mural_gloriosa_victoria_extraviado_durante_50_a_os

Detalle del mural 'Gloriosa victoria', extraviado durante 50 años.

A 50 años de su muerte, el muralista mexicano Diego Rivera (1886-1957) inunda con su arte el Palacio de Bellas Artes de Ciudad de México, con una exposición que pone el énfasis en 23 murales portátiles, nunca antes expuestos juntos.

Entre las piezas exhibidas destacan 23 murales que el artista diseñó para ser transportados, además de bocetos y otros elementos que permiten entender el proceso de elaboración de los trabajos de una de las máximas figuras del muralismo mexicano. "Suena a contradicción, a paradoja, pero Rivera crea este concepto de hacer murales que se puedan mover para su exposición de Nueva York de 1931", según la directora del museo del Palacio de Bellas Artes, Roxana Velásquez.

Mural perdido

Rivera creó los murales para una muestra que tuvo lugar en el Museo de Arte Moderno neoyorquino (MOMA, por su sigla en inglés). "El Palacio de Bellas Artes es el lugar ideal, primero porque aquí ya hay murales de Diego, segundo por el tamaño de salas, que permite poner esta obra de tamaño enorme, y tercero porque es donde se veló a Diego", ha declarado el director del Museo Anahuacalli Diego Rivera, Carlos Philips Olmedo.

El experto fue uno de los artífices de la negociación que logró, tras dos años de conversaciones, obtener el mural Gloriosa victoria, hallado en 2000 en las bodegas del Museo Pushkin de Moscú y extraviado por 50 años. El mural muestra la intervención estadounidense en Guatemala, con el presidente norteamericano Dwight D. Eisenhower representado como una bomba, lo que hizo que su exhibición se censurara en EE UU

Tras su participación en la muestra de Bellas Artes, Gloriosa victoria será trasladada al Museo Diego Rivera Anahuacalli y al Museo Dolores Olmedo de la capital mexicana.

Philips Olmedo deseó que la exposición se acerque al éxito obtenido por la dedicada en junio a la pintora Frida Kahlo por el centenario de su nacimiento (1907-1954), quien fue esposa de Rivera y que atrajo a cerca de 400.000 personas en dos meses.

Entre otros contenidos de la exposición destaca el trabajo realizado por Rivera para el Colegio de Obreros de Nueva York, el boceto titulado Pin-up girls y los ensayos para el mural del edificio de la Secretaria de Educación Pública en Ciudad de México, una pieza de casi 1.200 metros cuadrados, que el artista realizó entre 1923 y 1929.



EL PAIS


j.luis [ Martes, 13 Noviembre 2007, 23:00 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
EL ÚNICO QUE REALIZÓ CON DOBLE CARA



Exhiben al público un mural de Diego Rivera después de 20 años oculto


La obra está realizada con la técnica del mosaico veneciano. Encierra un fuerte carácter político, ya que representa la lucha de clases




r_o_juchit_n_pintado_entre_1953_y_1956_por_diego_rivera

'Río Juchitán', pintado entre 1953 y 1956 por Diego Rivera. (Foto: EFE)

MÉXICO.- Un mural del pintor mexicano Diego Rivera (1886-1957) que llevaba sin ver la luz más de veinte años será exhibido de nuevo al público en el museo Centro Cultural Muros de la ciudad de Cuernavaca, en el centro de México.

El mural 'Río Juchitán', pintado entre 1953 y 1956, fue diseñado inicialmente para decorar el jardín de la casa de Cuernavaca del productor de cine mexicano Santiago Reachi, socio de Cantinflas y Jacques Gelman en 'Posa Films'.

Cuando el domicilio fue vendido en 1960 al mecenas mexicano Manuel Suárez y Suárez, creador del Casino de la Selva, un célebre centro de reunión de intelectuales, el mural se integró en su patrimonio y fue trasladado a principios de los ochenta al célebre Hotel de México de la capital, donde se erige hoy en día el World Trade Center.

En el momento en que cerró aquel hotel, la obra fue a parar a un almacén en el que ha permanecido ha estado hasta ahora.

La particularidad de este mural, explicó la directora del museo de Cuernavaca, Susan Grilo, es que se cree que es el único que Diego Rivera realizó con doble cara, es decir, su composición muestra el anverso y el reverso de la escena, con lo que el pintor invita al público caminar a su alrededor.


1183709361_extras_ladillos_1_g_0

Detalle de 'Río Juchitán'. Autor: Diego Rivera. (Foto: EFE)

Además, como la obra estaba diseñada para permanecer en un jardín al aire libre y junto a una piscina, Rivera la hizo con la técnica del mosaico veneciano, resistente al agua.

"El mural es una visual de Río Juchitán, una llamada al atractivo geográfico y de las mujeres de la zona del Istmo de Tehuantepec", en el estado sureño de Oaxaca, dijo Grilo, quien considera que esta región conquistó a Rivera como la Polinesia, al pintor Paul Gauguin.
Carácter político de su obra

El tema principal es la relación del ser humano con el agua y por ello en el mosaico se ve a un grupo de mujeres realizando actividades cotidianas en el río: lavan ropa, se asean y bañan a sus hijos. Sin embargo, explicó Grilo, "este mural no se escapa del carácter político de todas las obras de Rivera".

En otra escena se observa a un niño que llega al río acompañado de un hombre que señala con una mano y toma al chiquillo con la otra, dos personajes que resultan cualitativamente distintos de los demás porque usan ropa, sombrero y calzado, no se mojan en el río y se dirigen fuera de los linderos del agua.

La representación de dos mundos contrapuestos en una aparente muestra de la lucha de clases, tema recurrente en la obra de Rivera, de tendencia comunista.

La composición, que mide 1,54 metros de alto por 8,72 metros de largo, cuenta con un área total trabajada de 26,87 metros cuadrados, pesa aproximadamente cuatro toneladas y está valorada en unos dos millones de dólares.

La directora del Centro Cultural Muros reconoció que no se pueden permitir pagar esa cantidad para hacerse con el mural y deben conformarse con tenerlo como préstamo por cinco años renovables, gracias a un acuerdo con la familia Suárez.

La pintura se colocará en el jardín de la entrada del museo para que se pueda ver desde la calle, pues "así no se viola el espíritu de Diego y su filosofía de acercar el arte al pueblo", dijo Grilo.

No puede estar anclado en el suelo por los movimientos de la tierra, que podrían dañarlo, así que se encuentra sostenido por cables de acero y anclas movibles.

El museo, que posee la segunda mayor colección de la esposa de Diego Rivera, Frida Kahlo, con 19 de pinturas, desvela este mural el mismo año en que se cumplen cincuenta años de la muerte del pintor y los cien años del nacimiento de la artista, homenajeados con diversos actos y exposiciones en México y en el extranjero.

elmundo.es


j.luis [ Sábado, 24 Noviembre 2007, 13:37 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
'UN HOMBRE ENTREGADO A SU ARTE', SEGÚN SU HIJA


México recuerda a Diego Rivera, el pintor de la Revolución, a los 50 años de su muerte

Una gran exposición enel Palacio de Bellas Artes de México D.F. recuerda la fecha

Su hija presidirá una ceremonia en el Panteón Civil de la capital, donde está enterrado




38_1415883293_180075

Parte de la serie 'Historias de las religiones', expuesta en el Palacio de Bellas Artes. (Foto: REUTERS/Andrew Winning)

CIUDAD DE MÉXICO.- Con un imponente legado artístico que lo ha convertido en un símbolo del México del siglo XX, el muralista Diego Rivera (1886-1957) recibe estos días homenaje tras homenaje en su país, con motivo del quincuagésimo aniversario de su muerte, que se cumple este sábado.

Marcadas por su amor por la pintora Frida Kahlo (1907-1954), la afición por la parranda, su activismo comunista y su compromiso con la Revolución mexicana a través del arte, las obras de Rivera adornan múltiples espacios urbanos del país, especialmente de Ciudad de México.

"Era un hombre entregado a su arte", evoca Guadalupe Rivera Marín, hija del artista, nacida en 1924 de su unión con Guadalupe Marín.

El Palacio de Bellas Artes capitalino, uno de los escenarios más importantes de la nación, le dedica desde septiembre la muestra 'Epopeya mural'. La exhibición presenta 170 piezas del artista, realizadas en México y EEUU entre 1922 y 1956. Entre ellas está el mural 'Gloriosa victoria', perdido durante 50 años y localizado en el 2000 en las bodegas del Museo Pushkin de Moscú.

La muestra lleva hasta el momento cerca de 200.000 visitantes, aún lejos de la marca de 400.000 de la exposición dedicada a Frida Kahlo, que se celebró de junio a octubre en el Palacio de Bellas Artes, con motivo del centenario de su nacimiento.

Carlos Phillips Olmedo, director del Museo Anahuacalli Diego Rivera, también en Ciudad de México, destacó en la inauguración de la muestra que la importancia de Frida es "iconográfica", mientras que la de Rivera es "histórica".

Pero antes del genio hubo un aprendiz, forjado en los cánones europeos en la Academia de San Carlos mexicana y retratado en las fotografías como un joven con la seguridad de su talento escrita en la cara.


00_1415882792_488262

Detalle de 'Gloriosa victoria', un mural de Diego Rivera que estuvo perdido durante más de medio siglo. (Foto: REUTERS


El estudiante y el acuarelista

De este período surge 'Nacimiento de un pintor', exhibición inaugurada esta semana en el Museo Mural Diego Rivera de la capital mexicana que cuenta con los ejercicios de dibujo del artista en su aprendizaje.

"Fue un gran estudiante, se le reconoció ampliamente en sus años en la Academia de San Carlos", dijo sobre él la comisaria de la muestra, Susana Pliego. La exposición incluye dos libretas de bocetos de Rivera nunca expuestas, una con un Vía Crucis y otra con dibujos de su viaje en barco a Europa en 1906.

En la casa-museo donde nació el artista, en el estado central Guanajuato, se presenta de octubre a enero la muestra 'Acuarelas', con 55 pinturas con esa técnica y 30 fotografías.

También programan exposiciones el Museo Dolores Olmedo, 'Retratista'; el Museo Nacional de Arte, 'Diego Rivera. Gráfico/ Hipergráfico', y el Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo, 'Imágenes escritas, 1921-1957', todos en la capital. Este último centro coordinará asimismo cinco exposiciones fotográficas itinerantes, a exhibir en Centroamérica, Paraguay, España, Argentina y México.

Además, la próxima semana se estrenará el documental 'Un retrato de Diego', de Gabriel Figueroa y Diego López, nieto de Rivera. El filme contiene imágenes del artista rodadas en 1949 y halladas medio siglo después, enriquecidas con declaraciones de personalidades de la cultura como el ensayista mexicano Carlos Monsiváis.

La hija del muralista, Guadalupe Rivera Marín, se ha mostrado "muy satisfecha" por los muchos actos en memoria de su padre, especialmente después de que "se tratase de borrar la memoria de Diego Rivera y todo lo que sea nacionalismo revolucionario" desde sectores políticos y mediáticos en los últimos 20 años.

Rivera Marín creó la Fundación Diego Rivera para recuperar la figura de su padre, a fin de hacer contrapeso a la extrema popularidad de Frida, que estaba eclipsando a su progenitor.

Este sábado, cuando se cumplen los 50 años de la muerte del muralista, su hija presidirá una ceremonia conmemorativa en la Rotonda de los Hombres Ilustres del Panteón Civil de Dolores en Ciudad de México, donde está sepultado.



50 años sin Diego Rivera


050_a_os_sin_diego_rivera

Con un imponente legado artístico que lo ha convertido en un símbolo del México del siglo XX, el muralista Diego Rivera (1886-1957) recibe estos días homenaje tras homenaje en su país, con motivo del quincuagésimo aniversario de su muerte. El Palacio de Bellas Artes capitalino, uno de los escenarios más importantes de la nación, le dedica desde septiembre la muestra 'Epopeya mural'. En la exposición del Palacio de Bellas Artes, en México D.F., se exhibe 'Gloriosa victoria', perdido durante 50 años y localizado en el 2000 en las bodegas del Museo Pushkin de Moscú.


31_1415883029_217029

Aspecto de la muestra 'Nacimiento de un pintor', donde se presentan algunos de los bocetos del pintor, en el Museo Mural Diego Rivera de Ciudad de México. (Foto: EFE/Mario Guzmán)


32_1415883068_344726

Un restaurador trabaja en el mural de Diego Rivera 'México a través de los siglos', en el Palacio Nacional de México. (Foto: REUTERS/Andrew Winning)


33_1415883108_810926

Uno de sus bocetos, exhibido en la exposición 'Nacimiento de un pintor', en el Museo Mural Diego Rivera de la capital.


34_1415883138_660415

Otra serie de bocetos presentados en el museo que lleva el nombre del pintor en México D.F. (Foto: EFE/Mario Guzmán)


35_1415883174_200715

Un visitante contempla el mural 'Vino, mujeres y flores', en el Palacio de Bellas Artes de México. (Foto: REUTERS/Andrew Winning)


36_1415883202_162192

Volumen publicado por la editorial Taschen sobre Rivera, dirigido tanto a expertos como a aficionados al arte del mexicano. Es un libro de gran formato, de 672 páginas, con fotografías de Rafael Doniz y Francisco Kochen. (Foto: EFE/David de la Paz)


37_1415883234_768301

Guadalupe Rivera Marín, hija del muralista, ha explicado a EFE que más que seducir activamente a las mujeres las "fascinaba". "Sí se enamoraba fácilmente, pero también a las mujeres les encantaba. No era que él tuviera una actitud de seducción, sino que era un verdadero caballero, a la antigua usanza, muy fino de trato, muy correcto, atento, generoso". (Foto: EFE/David de la Paz)


39_1415883330_283320

Un boceto de Emiliano Zapata, en el Palacio de Bellas Artes. (Foto: REUTERS/Andrew Winning)



EL MUNDO / REUTERS / EFE






FELICIDADES EN EL 50ª ANIVERSARIO DE LA MUERTE DEL GRAN ARTISTA MÉXICANO DIEGO RIVERA.


j.luis [ Miércoles, 10 Septiembre 2008, 19:21 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
Un ladrón roba una docena de cuadros, entre ellos un Rivera, en Los Ángeles



MADRID.- La policía de Los Ángeles busca una docena de cuadros valorados en millones de dólares que han sido robados de una casa particular, informa el diario 'Los Angeles Times'. Entre las obras robadas, se encuentran pinturas de artistas como Marc Chagall y Diego Rivera.

Las pinturas sustraídas incluyen también obras de Hans Hofmann, Chaim Soutine, Arshile Gorky, Emil Nolde, Lyonel Feininger y Kess Van Dongen. Sus propietarios son un matrimonio millonario.

Los primeros detalles desvelados por el detective Donald Hrycyk apuntan a que un ladrón entró en la casa, cerca de Ventura Boulevard y el Freeway 405 en la mañana del 23 de agosto. Al parecer, desbloqueó la puerta lateral aprovechando que la asistenta estaba ausente y evitó que le detectara el sistema antirrobo.

Después, el ladrón cogió los cuadros de dos habitaciones cercanas a esa puerta. Mientras descolgaba las obras de las paredes, los dueños se encontraban dentro de la casa, en otra habitación situada en la parte trasera. "Alguien hizo esto muy rápidamente", dijo Hrycyk.

El agente de policía cree que el ladrón estaba familiarizado con las rutinas de los dueños o bien ha sido realmente afortunado. También explicó que las obras están valoradas en cientos de miles de dólares y que será muy difícil que el ladrón pueda venderlas, ya que al ser obras importantes, los posibles compradores quieren una garantía sobre su origen.

La policía ofrece una recompensa de 200.000 dólares por cualquier pista que pueda identificar al ladrón y conducirle hasta los cuadros.


EL MUNDO


j.luis [ Miércoles, 24 Septiembre 2008, 12:52 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
Mural de Diego Rivera en el Instituto Nacional de Cardiología



41primer_mural_del_instituto_nacional_de_cardiolog_a

Primer mural del Instituto Nacional de Cardiología. Obra de Diego Rivera.

La primera mitad del siglo veinte vio el nacimiento en nuestro país del movimiento de los muralistas que, en el ámbito posrevolucionario, se erigió como un testimonio de alabanza al progreso. Los muralistas desdeñaron el caballete y eligieron el gran formato de las paredes para llevar su mensaje a toda la población. Era éste un mensaje de exaltación a los grandes movimientos sociales, técnicos y científicos de México y del mundo. Una de las áreas que más interés despertó en los muralistas fue la medicina. No sólo representaba una ciencia en constante evolución, sino que además tenía un importantísimo componente social e ideológico como derecho fundamental del ser humano del nuevo siglo. Los murales de Rivera en la Secretaría de Salud y los de Siqueiros en el Hospital de la Raza y el Centro Médico Nacional son una muestra de la admiración y el respeto que los muralistas sentían por la ciencia médica. Es por lo tanto muy fácil entender por qué en 1944 el doctor Ignacio Chávez pensó en Diego Rivera para decorar el vestíbulo del auditorio del recién construido Instituto Nacional de Cardiología de la Ciudad de México. Chávez quería ilustrar “los momentos culminantes de la creación científica, los descubrimientos más fecundos, los hombres de radiación mayor” (1) e inmediatamente estuvo seguro de que el mejor modo de conseguirlo era mediante dos grandes murales. Esos dos frescos resumirían volúmenes y volúmenes de historia de la cardiología en sólo cuarenta y ocho metros cuadrados y con un toque puramente mexicano.

El primer mural está dedicado a los anatomistas, los fisiólogos, los patólogos y los clínicos que lograron definir la estructura del corazón y del sistema circulatorio. Está iluminado por el fuego que surge de la pira de la izquierda, en la cual arde un condenado. Un grupo de soldados y sacerdotes dirige hacia la hoguera a un hombre que no es otro que Miguel Servet, el primero en describir la circulación pulmonar y en proponer que la “aireación” de la sangre se llevaba a cabo en los pulmones (aunque algunos autores afirman que este mérito le corresponde a Ibn al Nafis, un médico árabe que vivió tres siglos antes de Servet). Servet fue condenado a muerte en 1553 por los calvinistas, pero no por sus revolucionarios descubrimientos médicos, sino por sus escritos teológicos, entre los que destacan De trinitatis erroribus y Christianismi restitutio (2). Rivera utilizó la luz del fuego para darle dramatismo a todo el mural e intentó simbolizar la lucha de la ciencia, del progreso y de la razón contra los dogmas establecidos. En la base del mural se encuentra un busto de piedra que representa a Galeno de Pérgamo, el médico más importante de la Antigüedad, cuyas enseñanzas perduraron muchos siglos después de su muerte y se convirtieron en verdades inamovibles hasta que fueron refutadas por otros anatomistas. Debido a que en su época, dos siglos antes de Cristo, estaban prohibidas las disecciones de cadáveres humanos, Galeno realizó sus experimentos en animales y extrapoló sus hallazgos al hombre. Aun cuando esto provocó que tuviera muchos errores, él fue el primero en demostrar que los vasos sanguíneos estaban llenos de sangre y que el origen de ésta era el corazón (3). Es el único personaje de los murales que no está representado en carne y hueso, quizás para recalcar el hecho de que sus preceptos fueron inalterables durante mucho tiempo. En la esquina inferior derecha del fresco se encuentran tres de los anatomistas que más ayudaron a describir la estructura cardiaca. El primero de abajo hacia arriba es Andreas Vesalio, padre de la anatomía descriptiva gracias a su obra magna De humanis corporis fabrica (1543). A diferencia de Galeno, Vesalio sí realizó disecciones en seres humanos y por lo tanto sus aseveraciones y dibujos crearon un concepto renovado de la forma y la función del cuerpo (4). Sigue a Vesalio, Marcelo Malpighi, el más importante de los anatomistas del siglo XVII y padre de la histología. Sus trabajos con el microscopio ayudaron a corroborar la teoría de la circulación, ya que fue el primero en observar la existencia de los capilares en los pulmones de la rana: (5) […] es tal el trayecto errante de estos vasos, que proceden de la vena de este lado y de la arteria en el otro lado, que los vasos no mantienen ya una dirección recta, sino que parecen formar una red de conexiones de los dos vasos (4). A la derecha de Malpighi, Rivera colocó a Raymond Vieussens, un médico francés de Montpellier que en su libro Traité nouveau de la structure et des causes du mouvement naturel du coeur describió la circulación coronaria y realizó importantes conjeturas sobre la composición de la sangre (6).

Flanqueando al busto de Galeno se encuentran dos fisiólogos que, junto con Servet, ayudaron a describir la circulación de la sangre: a la derecha el italiano Andreas Cesalpino y a la izquierda el inglés William Harvey. A Cesalpino se le atribuye (por parte de los historiadores italianos) la primera descripción de la circulación general, (4) aunque nunca probó experimentalmente sus teorías y es por ello que hasta el día de hoy Harvey es considerado el padre de la circulación. Desde su cátedra en Pavía, Harvey realizó centenares de disecciones de cadáveres humanos y de animales vivos y observó el movimiento del corazón y la naturaleza de las venas y de las arterias. Harvey se dio cuenta de que la sangre bombeada por el corazón era tanta que no podía provenir de la ingesta de agua como algunos postulaban, y de que todas las venas y arterias del cuerpo estaban conectadas entre sí. Estas observaciones lo llevaron a la publicación de su libro Exercitatio anatomica de motu cordis et sanguinis in animalibus o Del movimiento del corazón y la sangre en los animales (1628), en el cual describió detalladamente el recorrido que realizaba la sangre del ventrículo izquierdo a las arterias y luego, a través de las venas, de regreso al corazón (7). Este esquema sería completado por las observaciones histológicas de Malpighi.

El último en este grupo de anatomistas y fisiólogos es Giovanni Battista Morgagni, de quien Rudolph Virchow dijo: “[…] comenzando con Morgagni y como resultado de su trabajo, el dogmatismo de las viejas escuelas fue destruido y la medicina moderna inició” (8). Sus estudios se enfocaron a realizar una correlación de la anatomía con la patología y la clínica y el fruto de su trabajo fue De sedibus et causis morborum per anatomen indagatis libri quinque o El asiento y las causas de la enfermedad investigadas anatómicamente en cinco libros. Entre sus aportaciones a la cardiología se encuentra la descripción de la endocarditis, las lesiones valvulares, la pericarditis y los aneurismas aórticos (9). Rivera lo representó como un maestro que muestra a sus estudiantes la relación entre lo encontrado en la necropsia y los datos clínicos de un enfermo y lo utilizó como vínculo con el siguiente peldaño del mural: los primeros clínicos. Los dos primeros personajes de este grupo examinan a una mujer de cabellera rubia. Uno de ellos, sentado, coloca las manos sobre su pecho. No es otro que Joseph Leopold Auenbrugger, quien ideó por primera vez el método de la percusión para detectar la densidad de los diferentes tejidos, al observar a los productores de vino hacer lo mismo con sus barriles (10).

Junto a él se encuentra Jean Nicolas Corvisart, famoso clínico francés del siglo XVIII que divulgó las enseñanzas de Auenbrugger y describió la diferencia entre la hipertrofia y la dilatación del corazón. Corvisart fue, además, el médico personal del emperador Napoleón Bonaparte (11). A la izquierda de ambos, el joven médico francés, René Laennec, acerca su invento, el estetoscopio, al pecho de un paciente. Laennec inventó esta herramienta médica imprescindible al realizar un cucurucho de papel para escuchar el corazón de una paciente a la cual le avergonzaba que le colocara su oído directamente sobre el seno. Murió en 1826 a los 45 años, víctima de la tuberculosis, pero su herencia clínica perdura hasta nuestros días (12).

Los últimos dos médicos de este grupo, Joseph Skoda y Jean Baptiste Bouillaud se destacaron por su participación en la enseñanza de la medicina. Este último, quien en el mural coloca un estetoscopio sobre el pecho de un paciente, realizó además la primera descripción clínica detallada de la endocarditis (13).

En la parte superior del primer mural Rivera agrupó a los hombres que ayudaron, a principios del siglo XX, a construir el mapa eléctrico del corazón. De izquierda a derecha vemos primero a Ludwig Aschoff (realizando la disección de un corazón) y a Sunao Tawara (de espaldas al espectador), que describieron y caracterizaron las vías de comunicación eléctrica entre las aurículas y los ventrículos (14, 15). Les siguen dos hombres que trabajan con un microscopio: son Arthur Keith y William Flack, descubridores del nodo sinoauricular, marcapasos del corazón, que hoy en día lleva su nombre (4).

Los dos últimos investigadores son Wilhelm His, que muestra a sus alumnos el haz de conducción eléctrica que él descubrió en el tabique cardiaco, y Ev Purkinje, el primero en observar la red conductora terminal en el músculo ventricular (16).


42segundo

Segundo mural del Instituto Nacional de Cardiología. Obra de Diego Rivera.

A diferencia del primer mural, el segundo está iluminado por el azulado brillo de la luz eléctrica que baña los aparatos de los investigadores que, según Chávez: “no contentos con explorar mediante las manos, los ojos y los oídos, empezaron a recurrir a los instrumentos” (1). En este mural Rivera representó a los pensadores que usaron la farmacología, la radiología y la electricidad para ampliar los horizontes de la cardiología. En el centro del panel se encuentra un grupo de clínicos contemporáneos de Chávez (algunos de ellos sus maestros y amigos) explorando a los pacientes ante la atenta mirada de sus alumnos. Es muy interesante apreciar cómo a través de ambos murales Rivera enfatiza la vocación docente de la medicina y su misión como creadora de conocimientos, rodeando a los personajes de estudiantes de todas las razas y nacionalidades. De hecho, en las notas que Ignacio Chávez le proporcionó a Rivera para ayudarlo en la realización de los murales, le solicitó tomar en cuenta que el cuadro debía [...] subrayar que el progreso científico en nuestro ramo, lo mismo que en cualquier otro, no ha sido patrimonio de ninguna raza ni de ninguna cultura cerradamente nacionalista (1).

En la esquina inferior izquierda del mural, Rivera colocó a aquellos investigadores que ayudaron al descubrimiento y la interpretación de la presión arterial. El primero es el reverendo inglés Stephen Hales, representado en plena realización de su famoso experimento, con el que logró demostrar la existencia de la presión arterial al conectar un tubo de vidrio a la arteria crural de una yegua (17). Este método, aunque novedoso, era poco práctico, por lo que la presión arterial no pudo ser medida satisfactoriamente hasta 1881, cuando Karl von Basch, colocado arriba y a la derecha de Hales, inventó el esfigmomanómetro aneroide cuyo diseño general subsiste hasta nuestros días. Von Basch figura en la historia, además, como el médico personal del Emperador Maximiliano de Habsburgo durante su estancia en México. Acompañó al emperador en sus últimos días, estuvo presente en su embalsamamiento y fue el encargado de transportar su cadáver de regreso a Austria (18). Arriba y a la izquierda de Von Basch está Victor Pachon, famoso médico francés e inventor del método osciloscópico para medir la presión arterial (19).

Es importante destacar que Chávez le proporcionó a Rivera dibujos y fotografías de los investigadores, de los aparatos y de los experimentos para ayudarlo a mantener la autenticidad del mural. En el siguiente peldaño del mural se encuentra Carl Ludwig, fisiólogo alemán del siglo XIX e inventor del quimiógrafo, primer aparato utilizado en los laboratorios para realizar registros y representado junto a él en el mural. Así mismo fue el primero en inventar una técnica para mantener órganos vivos al sumergirlos en soluciones específicas. Su aportación más importante a la cardiología fue la descripción de los mecanismos reguladores de la presión arterial (20). Junto a él se encuentra Etienne Jules Marey, fisiólogo apasionado con el movimiento del cuerpo humano y en especial del corazón, quien mejoró y refinó el uso del esfigmomanómetro, el miógrafo, el cardiógrafo y el neumógrafo (21).

Completan el grupo, directamente por encima de Marey, Sir James Mackenzie y Karl Wenckebach, estudiosos de las arritmias y autores de la primera descripción de la fibrilación auricular (22) y del bloqueo de conducción auriculoventricular (23), respectivamente. En la parte inferior y central del mural vemos a un hombre con un matraz y varias plantas en sus manos. Es William Withering, médico inglés transformado en botánico por carecer de clientela. Withering dedicó su vida a la investigación de las propiedades farmacológicas de las plantas y el fruto de su trabajo fue la descripción de la Digitalis purpurea, usada hasta nuestros días para el tratamiento de la insuficiencia cardiaca (24). A su lado se encuentra el cardiólogo alemán Albert Fraenkel, descubridor de la ouabaína, un poderoso glucósido cardiaco obtenido de la estrofantina, un compuesto extraído a su vez de las plantas africanas del género Strophanthus (25). Además de sus aportaciones a la cardiología, Fraenkel es famoso por haber descrito la bacteria Streptococcus pneumoniae, principal causa bacteriana de otitis media, sinusitis y neumonía en el mundo.

A la derecha de Withering y de Fraenkel se encuentra Jean Baptiste Senac, que nos muestra su obra Traité de la structure du coeur, de son action et de ses maladies, importantísimo libro de referencia que se utilizó hasta bien entrado el siglo XIX y en el que se describió por primera vez el espectro de manifestaciones clínicas de la insuficiencia cardiaca congestiva (26). Junto a él se encuentra William Heberden, estudioso de los dolores del pecho que en 1768 describió un padecimiento caracterizado por la aparición súbita de dolor torácico muy intenso al realizar un esfuerzo, que cedía al descansar y que se acompañaba de angustia y ansiedad. Heberden llamó a ese padecimiento angina pectoris (angina de pecho) y es conocido con ese nombre hasta nuestros días (27).

Inmediatamente por encima de Heberden encontramos a dos médicos que parecen explorar juntos a un paciente. Sintiendo el pulso del enfermo vemos a William Stokes, médico irlandés que describió junto con John Cheyne el patrón respiratorio que lleva el nombre de ambos (respiración de Cheyne-Stokes) (28) y, con Adams, el síndrome caracterizado por síncopes ocasionados por bloqueos de la conducción eléctrica en el corazón (4). Junto a él se encuentra Ludwig Traube, apasionado de la fisiología renal y de la hipertensión, a la cual bautizó como “esencial” creyendo que los pacientes hipertensos “necesitaban” tener la presión arterial elevada para poder vencer la resistencia de las arteriolas renales (29).

En la esquina inferior derecha del mural, Rivera colocó a Luigi Galvani, quien demostró la existencia de la “electricidad animal” al observar cómo los músculos de las ancas de una rana sufrían contracciones al aplicárseles una corriente eléctrica. Los experimentos de Galvani en el siglo XVIII fueron la piedra angular para comprender el funcionamiento del corazón y de su aparato conductor y sirvieron como base para la creación de la electrocardiografía (4).

Una luz mortecina alumbra la siguiente sección del mural, en la que Wilhelm Roentgen observa sorprendido la mano de su esposa impresa gracias a la acción de los rayos X. Aun cuando Roentgen no realizó aportaciones a la cardiología, Chávez le solicitó a Rivera que lo incluyera en el mural por ser el iniciador de la imagenología. Recordemos que los murales fueron pintados y diseñados antes de la invención de las modernas técnicas de imagenología como la ecocardiografía, la tomografía o la resonancia magnética. Quizá por eso Chávez escogió para la “sección de radiología” del fresco a Friederich Moritz y Agustín Castellanos, muy poco mencionados en los textos de historia de la cardiología. El primero de ellos ideó el método de la ortodiagrafía, en la cual se realizaba un trazado del corazón tomando como referencia los rayos X proyectados sobre una pantalla fluorescente (30). Rivera lo representó sosteniendo en su mano uno de estos laboriosos y complicados trazos que fueron cayendo en desuso poco a poco. Castellanos, que es el único latinoamericano en los murales, fue un médico cubano que creó la cavografía y la aortografía retrógrada para observar el corazón utilizando medios de contraste. Las técnicas inventadas por Castellanos sirven aún hoy como fundamento para la realización de las arteriografías y el cateterismo cardiaco e incluso se dice que llegó a ser considerado para recibir el Premio Nobel (31).

En la parte más superior y central del mural Diego Rivera pintó a aquellos que, usando la “electricidad animal” demostrada por Galvani, idearon un sistema para trazar sobre el papel la actividad eléctrica del músculo cardiaco. El padre del electrocardiógrafo, Willem Einthoven, médico holandés nacido en la isla de Java, sostiene un trazo obtenido con su recién construido aparato. Las investigaciones de Einthoven a principios del siglo XX fueron inspiradas por los trabajos de Augustus Desiré Waller, que se encuentra representado junto a él en el mural aplicando un par de electrodos sobre el pecho de un paciente. Waller utilizó el electrómetro capilar para registrar la actividad eléctrica del corazón y producir trazos rudimentarios a los cuales llamó “cardiograma” (32). Este avance impresionó a Einthoven que, sin embargo, se mostró decepcionado por la baja calidad de estos registros y decidió mejorarlos. Para ello utilizó un galvanómetro de cuerda que registraba con mayor precisión las ondas producidas por el corazón e incluso conectó este aparato a un hospital cercano utilizando una línea telefónica. Además de inventar el electrocardiógrafo, Einthoven bautizó a las ondas cardiacas como “P, Q, R, S y T”, nomenclatura utilizada hasta nuestros días. Por todos estos descubrimientos y por abrir el camino para los grandes avances de la cardiología del siglo XX, Einthoven fue recompensado con el Premio Nobel de Medicina de 1924 (33).

En el mismo grupo Chávez solicitó a Rivera la inclusión de sir Thomas Lewis y Frank N. Wilson, que observan juntos un registro electrocardiográfico. El primero fue el responsable de la introducción del electrocardiógrafo a Inglaterra y de su producción en masa, así como de interesantes trabajos sobre las arritmias, especialmente sobre la fibrilación auricular (presentó el primer trazo electrocardiográfico mostrando esta patología) (19). Al segundo se le debe la concepción, en la década de los treinta, de las derivaciones unipolares de las extremidades y de las derivaciones precordiales que permitieron aumentar la capacidad diagnóstica del trazo electrocardiográfico (30). A la izquierda de los electrocardiografistas se encuentran dos personajes que se dedicaron al estudio de las malformaciones congénitas del corazón: Karl Rokitansky y Maude Abbott. Rokitansky, profesor de anatomía patológica en la Universidad de Viena en el siglo XIX, se interesó en el estudio de la embriología y de las malformaciones congénitas, sobre todo las del corazón. Describió con detalle las malformaciones de la aorta, la arteria pulmonar, las válvulas del corazón y el conducto arterioso y fue considerado por muchos como el mayor patólogo de su tiempo (34). Abbott, la única investigadora incluida en los murales, fue la fundadora de la Academia Internacional de Patología y la propietaria de la colección más grande de casos de malformaciones cardiacas congénitas en el mundo (35).

El último grupo, ubicado en el centro del mural, está formado por cardiólogos contemporáneos de Ignacio Chávez. Chávez aprovechó este espacio para rendirle homenaje a aquellos médicos que fueron sus maestros durante su estancia en Francia y para representar de un modo políticamente adecuado a los más poderosos e influyentes cardiólogos de la época que serían, en un futuro y como el propio Chávez, fundadores y presidentes de la Sociedad Internacional de Cardiología (36). En el centro del grupo se encuentra Pierre Carl Potain, clínico del Hospital de la Charité de París que describió el “ritmo de galope” que caracteriza a la insuficiencia cardiaca (23). Escucha el corazón de un hombre mientras lo rodean sus discípulos, entre los cuales destacan dos que lo observan atentamente: son Henri Huchard a la izquierda y Henri Vaquez a la derecha, maestros de Chávez en París. Huchard pasó a la historia por haber establecido el vínculo entre la hiperuricemia y la hipertensión al describir la esclerosis de las arteriolas renales en los pacientes con gota, en los envenenados por plomo y en los consumidores de comida grasosa (37). Vaquez, por su parte, fue el primero en presentar un caso de policitemia vera (38). Los últimos tres personajes, James Bryan Herrick, Charles Laubry y Paul Dudley White aún estaban vivos al momento de la realización del mural y de la inauguración del Instituto Nacional de Cardiología. Herrick (con barba blanca y anteojos) es famoso por haber descrito el primer caso de anemia de células falciformes y por sus importantes trabajos referentes a las secuelas a largo plazo del infarto agudo al miocardio (39). Laubry, quien también observa a su maestro Potain, fue el primer presidente de la Sociedad Internacional de Cardiología al ser fundada ésta en 1950 y maestro de Chávez (33). White es reconocido por sentar las bases de la práctica cardiológica actual en los Estados Unidos y fue el segundo presidente de la Sociedad Internacional de Cardiología (40)(el tercero sería el mismo Ignacio Chávez, coordinador del mural) (33).

Ningún comentario sobre los murales de Diego Rivera en el Instituto Nacional de Cardiología estaría completo sin mencionar los espacios que fueron dedicados por el pintor, en ambos murales, a las medicinas tradicionales del mundo. Al pie del primer mural están representadas la medicina tradicional china y la medicina helénica, mientras que en el segundo se ilustra la medicina de los pueblos del África negra y la medicina mexicana precolombina. Al colocar estas representaciones en la base de ambos murales Rivera acentúa el mensaje de la ideología muralista en cuanto al papel esencial de la raza indígena como forjadora del mundo moderno. Este mismo mensaje se hace notar en el mural de Rivera en el Hospital de La Raza en el cual realiza una apología de la medicina precolombina. Es interesante recalcar que la reseña realizada por Chávez sobre los murales no menciona la presencia de estas representaciones, centrando toda su atención sobre los investigadores y descubridores occidentales. Sin embargo, es posible y hasta lógico que cuando Rivera leyó las notas en las que Chávez le solicitaba que el mural “marcara la proyección ascendente en el conocimiento” (1), el pintor decidiera construir los cimientos de su obra usando como materia prima a los pueblos indígenas que tanto admiraban él y sus contemporáneos. Los murales del Instituto Nacional de Cardiología son una muestra única en nuestro país de la colaboración entre la ciencia y el arte para crear una obra que no sólo sorprende por su compleja composición y por su dramatismo, sino que además le obsequia al observador una mirada única e integral hacia el centro mismo de la historia de la cardiología.


R E F E R E N C I A S B I B L I O G R Á F I C A S

1 Chávez I. Diego Rivera. Sus frescos en el Instituto Nacional de Cardiología, Sociedad Mexicana de Cardiología, México (1946). 2 De Micheli A. Miguel Servet y la circulación sanguínea pulmonar. Archivos de Cardiología de México 73-3 (2003) 171-4. 3 Tan SY. Galen (130-201 A.D.): History’s Most Enduring Medic. Singapore Medical Journal 43-3 (2002) 116-17. 4 Acierno L. Historia de la Cardiología, Editorial Edika-Med, Barcelona (1997). 5 Jay V. Marcello Malpighi. Archives of Pathology and Laboratory Medicine 123 (1999) 879. 6 Debus AG. Chemistry and Medical Debate: Van Helmont to Boerhaave, Science History Publications, Canton M.A. (2001). 7 Valdez R. William Harvey. Elementos 35 (1999) 47-51. 8 Virchow R. Morgagni and the Anatomic Concept. Bulletin of the History of Medicine 7 (1929) 975-990. 9 Ventura H. Giovanni Battista Morgagni and the Foundation of Modern Medicine. Clinical Cardiology 23 (2000) 792-94. 10 Chrobak L. History of Chest Percussion. Acta Medica Supplement 44-1 (2001) 45-8. 11 Paidhungat JV. Jean Corvisart First Day Cover and Stamp of France 1964. Journal of the Association of Physicians of India 50 (2002) 437. 12 Jay V. The Legacy of Laennec. Archives of Pathology and Laboratory Medicine 124 (2000) 1420-21. 13 Da Cunha GP. A Obra de Bouillaud-uma Contribuição Fundamental ao Conhecimento da Doença Reumática. Arquivos Brasileiros de Cardiología 55-1 (1990) 35-41. 14 Fye WB. Ludwig Aschoff. Clinical Cardiology 22 (1999) 545-46. 15 Suma K. Sunao Tawara: A Father of Modern Cardiology. Pacing and Clinical Electrophysiology 24-1 (2001) 88-96. 16 Jay V. The Extraordinary Career of Doctor Purkinje. Archives of Pathology and Laboratory Medicine 124 (2000) 662-663. 17 Freis ED. “Chapter 164: Historical Development of Hypertensive Treatment” en Laragh JH y Brenner BM (edit.), Hypertension: Pathophysiology, Diagnosis and Management, Second Edition, Raven Press, Nueva York (1995). 18 Martínez M. Cuatro médicos personales del Emperador Maximiliano de Habsburgo. 1864-1867. Boletín Mexicano de Historia y Filosofía de la Medicina 6-1 (2003) 17-23. 19 Chávez R, De Micheli A. Epistemiology on Sphygmomanometry. Revista de Investigación Clínica 54-1 (2002) 84-91. 20 Bauereisen E. Carl Ludwig as the Founder of Modern Physiology. The Physiologist 5 (1962) 293-9. 21 Mannoni L. Étienne-Jules Marey. Bulletin de la Sémia 1 (2002). 22 Flegel KM. From Delirium Cordis to Atrial Fibrillation: Historical Development of a Disease Concept. Annals of Internal Medicine 122-11 (1995) 867-73. 23 Corvalán JE. A treinta y cuatro años de la muerte de Georg Karl Wenckebach, in memoriam. Revista de la Facultad de Ciencias Médicas, Universidad Nacional de Córdoba 60-1 (2003) 35-37. 24 Ventura H. Historical Vignettes in Heart Failure. History of Heart Failure. Congestive Heart Failure 10-4 (2004) 203. 25 Scholz H. Some Historical Aspects of the Development of Cardiovascular Drugs. Zeitschrift fur Kardiologie 91-4 (2002) 34-42. 26 Sanabria A. Historia de la patogenia y sintomatología de la insuficiencia cardiaca congestiva. Hipertensión Experimental y Clínica 1-2 (1992) 4-7. 27 Jay V. The legacy of William Heberden. Archives of Pathology and Laboratory Medicine 124 (2000) 1750-51. 28 Pearce JM. Cheyne-Stokes respiration. Journal of Neurology Neurosurgery and Psychiatry 72 (2002) 595. 29 Comroe JH. How to Succeed in Failing without Really Trying. The American Review of Respiratory Disease 114-3 (1976) 629-34. 30 Orthodiagraphy. California State Journal of Medicine 19-8 (1921) 303. 31 Arauz M, Pérez A. Dres. Agustín W. Castellanos González y Raúl A. Pereira Valdés. Cuadernos de Historia de la Salud Pública 2 (1999) 31-6. 32 Mehta NJ, Khan IA. Cardiology’s 10 greatest discoveries of the 20th century. Texas Heart Institute Journal 29-3 (2002) 164-71. 33 De Micheli A. El centenario del electrocardiógrafo de Einthoven. Parte I. Archivos de Cardiología de México 71-2 (2001) 160-6. 34 Jay V. The legacy of Kart Rokitansky. Archives of Pathology and Laboratory Medicine 124 (2000) 345-6. 35 Waugh D. Maudie: The Life and Times of McGill’s Maude Abbott. Modern Pathology 5-6 (1992) 597-9. 36 Martínez-Ríos MA. Professor Ignacio Chávez. Clinical Cardiology 23 (2000) 929. 37 Johnson R, Fieg D, Herrera-Acosta J et al. Resurrection of Uric Acid as a Causal Risk Factor in Essential Hypertension. Hypertension 45 (2005) 18-20. 38 Tefferi A. Polycythemia Vera: A Comprehensive Review and Clinical Recommendations. Mayo Clinic Proceedings 78 (2003) 174-194. 39 James T. Homage to James B. Herrick: A Contemporary Look at Myocardial Infarction and at Sickle-Cell Heart Disease. The 32nd Annual Herrick Lecture of the Council on Clinical Cardiology of the American Heart Association. Circulation 101-15 (2000) 1874-87. 40 Lüderitz B. Paul Dudley White. Journal of Interventional Cardiac Electrophysiology 3 (1999) 193.


Fuente: cad-mexico.over-blog.org


j.luis [ Martes, 25 Noviembre 2008, 10:39 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
Le Clézio revive en un libro el amor revolucionario de Frida Kahlo y Diego Rivera



12275348140gk5

El Premio Nobel de Literatura Jean Marie Le Clézio. (Foto: REUTERS)


Ver trabajo dedicado a Frida Kahlo: http://www.foroxerbar.com/viewtopic.php?t=5126


MADRID.- Él, pintor muralista, Diego Rivera, y ella, su musa y también artista, Frida Kahlo. Dos creadores unidos por las nuevas formas de amar y la fe en la revolución mexicana. El Premio Nobel de Literatura 2008 Le Clézio relata la tormentosa y apasionada historia de amor de una pareja fuera de lo común en el libro 'Diego y Frida'.

Le Clézio describe el primer choque de miradas, el dolor y la soledad de Frida, acosada por la enfermedad y la desgracia, la fe en la revolución, su encuentro con Trotski y Breton, la aventura americana, el papel de ambos en la renovación del mundo del arte... y su tormentosa historia de amor en tiempos de revolución.

"La boda de un elefante y una paloma". Este fue el comentario del padre de Frida cuando ella le anunció su intención de casarse con Diego Rivera, el genio de los muralistas mexicanos.

Ella es una mujer frágil pero tenaz, rebelde, pintora iconoclasta; él, un hombre que le dobla la edad, un terrorífico coloso con reputación de devorador de mujeres, comunista y ateo, que osa pintar frescos en los que incita a tomar los machetes y los fusiles para derrocar la trinidad demoníaca de México: la burguesía, el clero y la clase política.

Según el autor, las imágenes que Diego y Frida nos han dejado "son imágenes de amor, de búsqueda de la verdad, en las que la sensualidad se mezcla siempre con el sufrimiento, imágenes que siguen siendo igual de fuertes, igual de necesarias".

Viajero y académico

Jean Marie Gustave Le Clézio, galardonado con el Premio Nobel de Literatura 2008, nació en Niza en 1940. Cursó su enseñanza primaria y secundaria en el liceo de Niza y continuó sus estudios en el Collège Littéraire Universitaire de la misma ciudad. Durante 1959-1960 vivió en Inglaterra.

Desarrolló pronto una intensa labor académica que le llevó por las universidades de Bristol, Londres, Perpiñán, Bangkok, México D.F., Boston, Austin y Albuquerque (Nuevo México, EEUU. Su obra está marcada por sus viajes por todo el mundo. Ha viajado por Europa, África del Norte y Tailandia, y ha vivido en México. Además del Nobel de Literatura, cuenta entre sus galardones con el Premio Renaudot (el más importante de las letras galas), que obtuvo con apenas veintitrés años, con su obra 'Le procès verbal', y el Premio Paul Morand de la Academia Francesa por la obra 'Desert'. De sus restantes libros cabe citar: 'Onitsha', 'Pawana', 'La cuarenta' y 'El pez dorado', entre otras.


EL MUNDO


j.luis [ Jueves, 16 Julio 2009, 19:21 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
El gran mural de Rivera recupera su color


000000p

00001fys

lahistoriademxico192935j

thehistoryofmexico11929

La historia de México. 1929-35. FrescoS. Palacio Nacional. México DF. México

El mural de la historia de México pintado por Diego Rivera (1886-1957) en el Palacio Nacional de la capital mexicana está siendo sometido a un proceso de restauración y conservación que le devolverá su esplendor a tiempo para las celebraciones del bicentenario de la independencia del país, en 2010. "Es una visión del México anterior y el actual, pero más que nada es una visión histórica de hechos y acontecimientos de movimientos sociales, y sobre todo la presencia del ser humano alcanzando la meta que es la libertad del trabajo", indicó ayer el coordinador del proyecto, Alejandro Morfín. Entre 1929 y 1951 Rivera pintó más de 274 metros cuadrados de murales en los arcos de la escalinata y el segundo piso del edificio, retratando la historia de México desde la época prehispánica hasta el siglo XX.


autorretrato1907leosobr

Autorretrato de Diego Rivera a los 21 años. 1907. Óleo sobre lienzo. Museo Dolores Olmedo Patino, Mexico City, México

Morfín recordó que hacía años que no se llevaba a cabo "una intervención completa integral" sobre esa obra del famoso muralista mexicano, que dejó incompleta al morir en 1957. Además de las labores de restauración, los trabajadores del Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico y Mueble del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) están realizando también un registro e informe actualizado de las condiciones en que se encuentra la obra pictórica.


0muraldediegoriverasobr

Mural de Diego Rivera sobre Quetzalcoatl en el Palacio Nacional de México


lahistoriademxicoelantib

lahistoriademxicoelanti

lahistoriademxicoelantim

La historia de México. El antiguo mundo de los indios. 1929-35. Fresco. Palacio Nacional. México DF. México


Enlace muy interesante: http://lozzanoart.blogspot.com/2009/05/diego-rivera.html


Fuentes: lozzanoart.blogspot y elpais.


j.luis [ Lunes, 31 Agosto 2009, 23:04 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
La casa de la playa de Diego Rivera

Rivera trabajó en la finca durante los tres últimos años de su vida




lacasapertenecaalacolec

La casa pertenecía a la coleccionista Dolores Olmedo, amiga de Rivera. Sus herederos la pusieron en venta el año pasado pero no ha encontrado comprador


Las autoridades mexicanas estudian convertir en centro cultural una casa decorada con murales del pintor en Acapulco

Las autoridades mexicanas estudian la compra de una casa con vistas al mar en Acapulco, propiedad de los herederos de la fallecida coleccionista Dolores Olmedo, en cuyas paredes su amigo, el pintor Diego Rivera (1886-1957), dejó cinco murales con motivos prehispánicos. "Es una casa en un lugar extraordinario de Acapulco, con unos murales en sí maravillosos, de Diego Rivera, que han sido restaurados por el Centro de Restauración de Bellas Artes hace relativamente poco tiempo", ha dicho el titular de la Secretaría Cultural y Artística del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Fernando Serrano Migallón.

El funcionario considera que el lugar tiene "un valor artístico notable" por los murales y por la actividad artística que desarrolló poco antes de morir el que fuera esposo de la también pintora Frida Kahlo (1907-1954). Serrano considera que es "viable" hacerse con la casa y convertirla en un "centro cultural en el más amplio sentido", con actividades didácticas, conciertos, espectáculos y otro tipo de actividades. "Para poder proceder a hablar seriamente con los dueños del terreno tendrían que coincidir tres voluntades: la del municipio de Acapulco, la del estado de Guerrero, y la del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes", ha explicado.

La propiedad, edificada en los años cuarenta del siglo pasado, conocida como Exekatlkalli o La Casa de los Vientos, tiene 3.000 metros cuadrados con una superficie construida de 544. Salió al mercado el año pasado a un precio inicial de 6 millones de dólares (4,1 millones de euros) pero hasta el momento no ha encontrado comprador, asegura la familia. En un estudio localizado dentro de la finca trabajó durante los tres últimos años de su vida el artista Diego Rivera, quien pintó allí una serie de 25 atardeceres y creó cinco murales con mosaico veneciano, cuatro inspirados en motivos prehispánicos y marinos y el quinto recordando un viaje suyo a Rusia en 1955.


detalledeunmuralpintado

Detalle de un mural pintado por Diego Rivera


Naturaleza y arte

El predio se encuentra en la calle Inalámbrica, en las faldas del cerro conocido como La Pinzona, con vistas sobre la bahía, y en él pasó el artista entre 6 y 8 meses cada uno de los tres últimos años de su vida. Dolores Olmedo (1908-2002), mecenas de arte y modelo de Rivera, legó la propiedad a dos de sus nietos con la pretensión de que el lugar fuera usado con fines culturales, un deseo que podría o no cumplirse dependiendo de la voluntad de los herederos.

El representante de Conaculta ha estado en contacto con la familia pero reconoce que todavía "no hay nada concreto". Carlos Philips Olmedo, hijo de la coleccionista, albacea de la familia y negociador con Conaculta, explica que la puesta en venta de la casa se ha hecho a cualquier interesado pero reconoce que sus dueños, "que viven en EE.UU., prefieren que se quede en manos de alguna institución cultural en México". En caso de que cristalice algún plan que cumpla con el deseo de los Olmedo "se buscaría un precio menor" al fijado inicialmente para cumplir con el anhelo de los dueños de la casa.

"La intención de ellos es buscar una cosa permanente y que se maneje con seriedad", agrega Philips Olmedo, quien admite que hay interés de Conaculta aunque este organismo está buscando más apoyos de otras institucones de Guerrero, el estado donde se encuentra Acapulco. Algunos especialistas en la obra de Rivera sostienen que lo mejor sería retirar los murales y trasladarlos a otro lugar pero la familia no está dispuesta a hacerlo por considerar que el conjunto "es una unidad". "Esta es una casa de capricho. Tener los murales de Diego Rivera es, una de dos, o con fines culturales, o como capricho de alguien. Ahorita hasta ahora no ha habido ningún caprichoso que se acerque a los seis millones", agregó Philips Olmedo. El albacea reconoce que todavía no ha logrado "juntar a todas las partes para hablar en serio" de sus planes, algo que le gustaría hacer aunque sin apresurarse, porque a los legítimos propietarios de La Casa de los Vientos "no les urge vender".


EL PAÍS


j.luis [ Martes, 31 Agosto 2010, 23:42 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
Diego Rivera y Frida Kahlo, en los nuevos billetes de 500 pesos mexicanos



losbilletesconlaimagend

Los billetes con la imagen de Rivera y Frida. | Efe

Los artistas plásticos mexicanos Diego Rivera (1886-1957) y Frida Kahlo (1907-1954) son, a partir de esta martes, el anverso y el reverso de los nuevos billetes de 500 pesos mexicanos (unos 40 dólares), según ha informado el Banco de México (Central).

Con este billete termina la presentación de una serie que cubre distintos valores de la moneda mexicana y que fue emitida por el Banco Central mexicano con motivo de conmemorarse en 2010 los 200 años de la independencia del país y los 100 años de la revolución mexicana.

Si bien ni Rivera ni Kahlo, que fueron pareja, participaron directamente en el movimiento social que inició en 1910 (Rivera viajó a varios países latinoamericanos y a Europa durante la revolución, según su biografía) y Kahlo era muy pequeña en ese entonces, fueron importantes exponentes de la cultura que nació del cambio político que se registró en el país.

Diego Rivera formó junto con José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros "la gran tríada muralista de México del siglo XX", señala el Banco de México, que agrega que su estilo fue "vigoroso y original".

La descripción oficial de la nueva moneda, que por tener a Rivera y Kahlo seguro será de colección, según algunos analistas, señala que "la imagen en el frente del billete es de Diego Rivera y en el reverso es de Frida Kahlo". Las dos figuras son autorretratos de los propios artistas.


EL MUNDO


j.luis [ Martes, 22 Febrero 2011, 22:42 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
Frida Kahlo y Diego Rivera a Turquía por primera vez



fridaydiegorivera1931

Frida Kahlo y Diego Rivera. 1931

Las obras de los famosos pintores mexicanos Frida Kahlo y Diego Rivera visitan Turquía por primera vez, en una exposición que permite ver las importantes diferencias entre los trabajos de ambos y que ha despertado un gran interés entre el público.

En la exposición "Frida y Diego" del Museo Pera de Estambul se pueden contemplar unas 40 obras de ambos artistas, entre óleos, acuarelas y dibujos.

También se exponen imágenes de los autores realizadas por diversos fotógrafos -entre ellas, las famosas instantáneas a color de Nickolas Muray, que fue amante de Frida Kahlo durante una década- y la película "Vida y muerte de Frida Kahlo" , rodada en 1966 por Karen y David Crommie.

La muestra se ha podido llevar a cabo gracias al trabajo e insistencia de la comisaria de la muestra, Helga Prignitz-Poda, que lleva 40 años estudiando el arte mexicano y fue la organizadora de la gran retrospectiva sobre Frida Kahlo expuesta en Berlín y Viena el pasado año.


fridakahlodiegoriverafo

Frida Kahlo y Diego Rivera en una fotografía.

"Desde hace años planteaba a los museos turcos traer arte mexicano, pero sólo el Pera accedió" , explica Prignitz-Poda, quien vive a caballo entre Berlín y Estambul.

La oportunidad se presentó al término de las retrospectivas sobre Frida Kahlo en Centroeuropa, desde donde han llegado las piezas de la colección Gelman, la única que accedió a exponer en Estambul.

Por ello, la muestra del Museo Pera es bastante pequeña, aunque incluye "algunas de las mejores obras" de Kahlo, según la comisaria, por ejemplo "La Tehuana" , "Autorretrato con monos" o "El abrazo de amor del universo..." .


dibujomou

Frida Kahlo (retrato y autorretrato)

En Turquía, la figura de Kahlo despierta interés, pero no hay mucho conocimiento sobre su obra, explica la experta, y por eso se muestra "sorprendida" de la buena respuesta del público, que forma filas en la entrada durante los fines de semana y ha agotado el catálogo de la exposición.

Además, la colección Gelman accedió a prestar al museo turco obras de Diego Rivera, para que acompañen a las de quien fuera el amor de su vida.

"Juntando a Frida y a Diego la exposición ofrece la visión de su historia de amor imposible, una historia muy relacionada con el dualismo mexicano de la luna y el sol. Dos astros que no pueden acercarse más, pero dependen el uno del otro", ejemplificó Prignitz-Poda.

De Rivera, conocido sobre todo como muralista, se exponen los óleos que el pintor comunista vendía a los turistas.

La contraposición permite diferenciar el arte de ambos amantes: uno abierto, luminoso y sensual, pero plano -el de Rivera- y el otro profundo, intenso, a veces sombrío y con varios niveles de significado -el de Kahlo-.

La exposición en el Museo de Pera se podrá visitar hasta el próximo 20 de marzo y, durante las próximas semanas, se organizarán actividades paralelas.


autorretratoconmono1938

Autorretrato con mono. 1938 de Frida Kahlo


fridakahlocuadrohenryfoa

Frida Kahlo, cuadro Henry Ford Hospital o la cama volando. 1932


El museo Pera de la ciudad de Estambul en Turquía albergará hasta el próximo 20 de marzo la exposición “Frida y Diego”.



diariocritico.com / blogodisea.com


j.luis [ Miércoles, 07 Septiembre 2011, 19:22 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
Exposición en Málaga del mexicano



El cubismo inédito de Diego Rivera



30277132

La obra inédita 'Retrato de M. O. Voloshin'. | J. Domínguez

Por primera vez en la historia del arte el Museo del Patrimonio Artístico de Málaga recoge en una exposición inédita un análisis cronológico y estilístico de la etapa cubista del pintor Diego Rivera. Así lo ha asegurado este miércoles Luis-Martín Lozano, comisario de la muestra 'Diego Rivera, cubista. De la Academia a la Vanguardia. 1907-1921', que estudia a través de 30 obras las distintas propuestas del mejicano dentro de este movimiento así como los motivos que le llevaron a abandonarlo para adentrarse en otras tendencias.


93233823

Cuadro titulado 'Retrato de un español'.

Diego Rivera, uno de los artistas más relevantes de América en el siglo XX y marido de Frida Kahlo, entró por primera vez en contacto con el cubismo en España, donde se empapó de influencias prevanguardistas que le permitieron asimilar a su llegada a París en 1909 "lo que en Francia se veía de manera distinta". Inquieto en lo teórico, Rivera abraza así al cubismo desde el estudio de grandes pintores de la historia del arte, produciendo unas 250 obras de este género entre 1912 y 1916.


80457460

'Retrato del escultor Oscar Miestchaninoff'.

A partir de este momento, el mejicano se convirtió en un pintor prolífico que avanzaba a grandes pasos. Su cubismo se sustentó en las teorías del color y estaba interesado en el movimiento y en la percepción de lo que él llamaba 'la cuarta dimensión del espacio'. Esto hizo que su estilo fuera totalmente excepcional en el arte, enfrentándose incluso a una concepción visual no acostumbrada.


28351076

'Naturaleza muerta con botella de licor'.

En 1915 Diego empezó a desilusionarse con el movimiento cubista, que pasó a convertirse en una mercancía de consumo perdiéndo su carácter subversivo. Agotado el concepto de vanguardia, el pintor mejicano desiste del lenguaje cubista en sus márgenes meramente decorativos y decide releer a los grandes clásicos de este movimiento y recuperar la pintura figurativa, lo cual marca la pauta de su siguiente etapa como muralista.


96764072

El alcalde frente a la obra 'Dos mujeres'.

La muestra que alberga el museo hasta el 28 de agosto recoge de forma única en Europa la etapa netamente cubista de este artista con cinco obras inéditas a nivel continental y una que se descubrió gracias a esta exposición titulada 'Retrato de M.O. Voloshin'. Esta iniciativa, organizada por la Fundación Unicaja, supone una seleccón de sus mejores obras hechas con técnicas como acuarela o lápiz grafito sobre papel y óleo sobre distintos soportes como tela, madera o corcho.



99899117

La obra titulada 'Desnudo'.

Su temática abarca desde paisajes y bodegones hasta retratos y escenas costumbristas, mostrando un variado itinerario etilístico que abarca desde el impresionismo hasta el postmodernismo. Los cuadros, que tras ser expuestos en Málaga viajarán a Sevilla, proceden tanto de colecciones privadas como de museos americanos y europeos como el Instituto Veracruzano, el Museo de Guadalajara o la National Gallery of Art de Washington, entre otros.


27626299

'La casona de Vizcaya'



elmundo.es


j.luis [ Miércoles, 07 Septiembre 2011, 19:28 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
En la Casa de la Provincia, hasta el 30 de octubre



Diego Rivera, mirada cubista


Unicaja ha reunido una treintena de obras que el pintor hizo entre 1907 y 1921

Algunas piezas, ahora en manos privadas, nunca se habían mostrado al público

La exposición, ya vista en Málaga, revisa una etapa básica del mexicano




Ver Vídeo: http://www.elmundo.es/elmundo/2011/...1315413249.html



La producción europea del pintor mexicano Diego Rivera se expone en la Casa de la Provincia de Sevilla -radicada en la Plaza del Triunfo- en una muestra inédita que repasa sus obras de temática cubista y de otros estilos vanguardistas del periodo 1907-1921.

Treinta pinturas componen la exposición 'Diego Rivera. Cubista' que se ha inaugurado este miércoles, tras su paso por Málaga, y que recoge parte de los cuadros que el artista realizó durante su estancia Europa, siendo España el país donde comenzó su andadura en la vanguardia.

Para el comisario e historiador de arte, Julio Niebla, lo inédito de la exhibición radica en que, por primera vez, se hace una selección de las obras cubistas y vanguardistas que Rivera pintó en Europa, entre las que se encuentran algunas pertenecientes a colecciones privadas que "nunca antes" se habían mostrado al público.

Préstamos de centros americanos y europeos

Las pinturas proceden también de un decena de centros americanos y europeos como el Instituto Veracruzano, el Museo Voloshin de Ucrania, la Fundación Televisa o la National Gallery de Washington, ha detallado Niebla.

El profesor y también comisario de la muestra Luis Martín Lozano ha explicado la importancia del paso de Rivera por España que le generó un "sentido de arraigo" a Europa, a la vez que descubrió otros estilos fuera del academicismo que aprendió en su país de origen.

Dentro del arte de vanguardia europeo, el marido de Frida Kahlo se convirtió en un "gran pintor cubista", ha comentado el comisario, aunque Rivera practicó el puntillismo, el futurismo o la vanguardia neoclásica, y se inspiró en artistas como Pablo Picasso, Auguste Renoir o Paul Cézanne.

El cuadro que no expuso en Sevilla

Como anécdota Lozano ha contado que el cuadro 'La casona de Vizcaya' se incluye en la colección, obra que el artista mexicano quiso exponer en Sevilla y que tras serle denegada su propuesta, la expuso en Zaragoza, donde ganó un premio, y en Madrid.

La complejidad de los préstamos y el requerimiento de estas obras dentro de los espacios culturales que ocupan impiden que la exposición pueda hacerse a largo plazo, por lo que la oportunidad de ver la obra europea de Rivera finalizará en Sevilla el próximo 30 de octubre, ha recordado el profesor.


elmundo.es


j.luis [ Miércoles, 16 Noviembre 2011, 10:05 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
Diego Rivera vuelve al Nueva York de la crisis


El MoMA expone cinco de los ocho murales que el museo encargó al pintor mexicano en 1931


"Fue clarividente en su observación de esta ciudad", dice el director del centro. Los Rockefeller financiaron las pinturas a pesar de su carga crítica


fondoscongeladosobraeje

'Fondos congelados', obra ejecutadaa por Diego Rivera en 1931 que se expone de nuevo en el MoMA

Ochenta años después de haber pintado por encargo del MoMA en 1931 ocho extraordinarios murales portátiles, el pintor mexicano Diego Rivera (Guanajuato, 8 de diciembre de 1886-México, 24 de noviembre de 1957) regresa con cinco de ellos al museo neoyorquino. Esas obras constituyen la base de la exposición Diego Rivera: murales para el MoMA, que estará abierta hasta el 14 de mayo y en la que también se incluyen acuarelas del Nueva York industrial de los años treinta, una serie de deliciosos dibujos realizados durante un viaje a Moscú y en los que retrató desde escenas familiares a manifestaciones del Partido Comunista, una insólita portada de la revista Fortune y algunos de los bocetos preparativos de dos de los tres frescos que no se muestran (uno de los murales se ha perdido y dos están en manos privadas).


muralporttildediegorive

Mural portátil de Diego Rivera ’Guerrero indio’ realizado en 1931 en Nueva York.

La fuerte carga crítica y social de todos ellos continúa siendo inquietantemente actual. En concreto el titulado Fondos congelados no podría ser más apropiado para describir el momento que hoy vive Estados Unidos. Bajo un paisaje de rascacielos imponentes se divisan una serie de grúas que subraya el boom de la construcción que vivió Nueva York mientras estaba sumido en los efectos de la crisis del 29. Frente a ellas, figuras anónimas de trabajadores esperando el tren. Justo debajo, Rivera pintó una especie de almacén en el que cientos de personas sin rostro duermen hacinadas y vigiladas por un policía, como símbolo de esa mano de obra despersonalizada que alimentó la economía durante aquella crisis o quizás a los sin techo. En el estrato inferior del cuadro hay un banco donde varias personas esperan turno, un policía vigila la puerta y una señora, al otro lado de una reja, cuenta sus riquezas.


dediegorivera

'Taladro neumático', obra de ’Diego Rivera

El paralelismo con la crisis actual y con las denuncias contra la desigualdad económica que se lanzan desde el movimiento Ocupa Wall Street no se le escapó a Glenn Lowry, director del MoMA, quien durante la presentación de la muestra fue contundente: "Lo interesante de Rivera es lo clarividente que fue en sus observaciones sobre Nueva York hace 80 años. Con toda la prosperidad que se ha creado, con todos los cambios que se han producido, los problemas no se han resuelto aún. Por eso no puedo pensar en mejor metáfora de Ocupa Wall Street que la estratificación social que se revela en el mural Fondos congelados. Hasta que colectivamente, no solo en este país sino en muchos otros, no encontremos formas más efectivas de compartir la riqueza, este tipo de imágenes va a seguir siendo parte de nuestro mapa mental". Como muralista, Rivera plasmó su ideología comunista en muy diversos edificios públicos: en varios puntos del centro histórico de la Ciudad de México, en la Escuela Nacional de Agricultura de Chapingo, y en otras ciudades mexicanas como Cuernavaca y Acapulco, así como en San Francisco, Detroit y, obviamente, Nueva York.


diegoriveraralizestosmu

Diego Rivera ralizó estos murales de gran tamaño en los años 30 cuando vivía en Nueva York.


diegoriverarelizlosfres

Diego Rivera relizó los frescos con la historia mexicana y también con imágenes del Nueva York de La Gran Depresión.

Además de Fondos congelados, en la exposición pueden verse otros cuatro murales, de dos metros por 1,20 metros, concebidos precisamente para ser portátiles. Su efecto es muy diferente al de la grandiosidad de los frescos que Rivera realizó en México. Pero pese a sus pequeñas dimensiones, la fuerza de sus imágenes no se pierde. Tres de ellos se centran en la revolución mexicana, mostrando escenas de trabajadores hostigados por su patrón, un retrato del revolucionario Zapata y a un guerrero azteca con la máscara de un jaguar asesinando a un conquistador español. El cuarto mural se titula Planta eléctrica y muestra la fascinación de Rivera por el desarrollo industrial.


reproduccindelaobraelec

Reproducción de la obra ’Electric Power’ (1931-1932) del mexicano Diego Rivera, uno de los cinco trabajos que centran la exposición del museo neoyorquino de Arte Moderno (MoMA).

La exposición también es significativa desde el punto de vista de la relación de los artistas con sus mecenas, algo que sí ha cambiado bastante respecto a aquella época. Resulta increíble pensar que la familia Rockefeller, que contribuyó económicamente a financiar los murales a través del MoMA, permitiera que un artista criticara su riqueza y su clase social tan abiertamente. También resulta interesante pensar cómo se percibían entonces las ideas de izquierdas, que llegaban a tener cabida en revistas tan conservadoras como Fortune Magazine, quien le encargó a Rivera una portada en la que el mexicano dibujó la plaza Roja de Moscú y colocó en el centro la hoz y el martillo del partido
comunista.


dediegorivera

'The Uprising' (1931) obra del mexicano Diego Rivera, uno de los cinco trabajos que centran la nueva exposición del museo neoyorquino de Arte Moderno (MoMA).


diegoriverapintandounod

Diego Rivera pintando uno de los murales de Nueva York

El Rivera muralista vuelve al MoMA 80 años después, ver reportaje y vídeo: http://www.hoyesarte.com/exposicion...os-despues.html

Hasta el 14 de mayo de 2012 podrá verse en el Museo de Arte Moderno neoyorquino (MOMA) la muestra ’Diego Rivera: Murales para el Museo de Arte Moderno’.



elpais.com / rtve.es


j.luis [ Sábado, 04 Mayo 2013, 09:48 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
Nellie Campobello, una niña en la revolución mexicana



user_50_6a00d8341bfb1653ef019101c282ac970c

Sueño de una tarde dominical en la alameda, de Diego Rivera.

Leí a Nellie Campobello (1900-1986) en mi primer año de universidad en Berkeley y no supe más de ella. Quedaron los otros autores de ese curso sobre la revolución mexicana y sus consecuencias –Juan Rulfo y compañía-, pero ella, más allá de algún trabajo académico, fue prácticamente olvidada. Hace un par de semanas saqué de la biblioteca Cartucho, el libro que había leído de ella, y me sorprendí: la fuerza de esa prosa se mantenía intacta, al igual que sus imágenes elocuentes.


user_50_6a00d8341bfb1653ef017eeaca007e970d

Nellie Campobello

Si la literatura es, entre otras cosas, encontrarle una perspectiva nueva a una historia conocida, estos relatos de la revolución mexicana son por demás originales. En Cartucho, un libro de corte autobiográfico, Campobello adopta la mirada de una niña en las postrimerías de la revolución, y la niña nos hace ver una lucha que no está ni en Azuela ni en Martín Luis Guzmán ni en los otros grandes narradores de ese período. La narradora dibuja perfiles rápidos y precisos, como el de Elías Acosta, un soldado que regalaba balas a los niños y “se ponía a hacer blanco en los sombreros de los hombres que pasaban por la calle”, y los de tantos muertos abandonados en las calles de Chihuahua, como Zequiel y su hermano: “tenían los ojos abiertos, muy azules, empañados, como si hubieran llorado. No les pude preguntar nada, les conté los balazos…”. Muchos de esos relatos nacen de la madre de la niña, que admira a Pancho Villa y le transmite esa admiración; para la niña, Villa nació con la revolución, “antes nunca existió”. Villa es el bandido que defiende a los pobres, un caudillo capaz de llorar después de un discurso sobre la dignidad de los campesinos; sus hombres, admirados por las “buenas e ingenuas” mujeres del Norte, son “los centauros de la sierra de Chihuahua” (la edición original, de 1931, es mucho más “villista” que la definitiva, de 1940; críticos como Jorge Aguilar Mora señalan que esa defensa a ultranza de Villa fue la que complicó la entrada de Cartucho al canon).

La Obra reunida de Nellie Campobello, publicada por el Fondo de Cultura Económica (2008), incluye sus dos libros más importantes, Cartucho y Las manos de mamá.

Consulta AQUÍ la serie complete SEGUNDAS OPORTUNIDADES


Por EDMUNDO PAZ SOLDÁN / elpais.com


j.luis [ Miércoles, 03 Julio 2013, 09:45 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
La Royal Academy of Arts de Londres presenta en julio de 2013 la muestra México: una revolución en el arte, 1910—1940, con 120 obras de Rivera, Orozco y Siqueiros


Arte en el epicentro de la revolución


La Royal Academy expone los tesoros pictóricos y fotográficos de México que sirvieron de espejo creativo al turbulento período 1910-1940



user_50_0_baile_en_tehuantepec_de_diego_rivera

'Baile en Tehuantepec', de Diego Rivera, una de las estrellas de la exposición 'México: una revolución en el arte'.

La etnicidad de los rostros, el entorno que celebra la diversidad regional de un gran país o el mismo colorido de los típicos vestidos con sus faldas holgadas: el trazo de Diego Rivera se pone al servicio de la exaltación de la cultura popular de su tierra, en un cuadro ejecutado durante una era de grandes cambios a principios del siglo XX que anunciaban el México moderno. Baile en Tehuantepec preside desde esta semana una exposición de la Royal Academy de Londres consagrada a tres décadas (1910-1940) de revolución, de turbulencias políticas y de renacimiento cultural que fascinaron al mundo. Y en las que el arte fue su epicentro.

México era en aquel tiempo the talk of the town, una expresión anglosajona de la que el comisario de la muestra, Adrian Locke, se sirve para describir la atracción que un momento histórico y su eclosión artística suscitaron a nivel internacional. Si el arte mexicano había decidido dejar de mirar a Europa como fuente de inspiración, en pro de la reivindicación de la identidad nacional, eran entonces el Viejo Continente y también Estados Unidos —sus artistas e intelectuales— los que lo habían convertido en su foco de atención predilecto.

Las figuras de Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros, “los tres grandes”, destacan aunque no acaparan una muestra que ha logrado reunir 120 pinturas y fotografías de una gran diversidad de autores, prestadas por colecciones públicas y privadas americanas y europeas. Fueron ante todo un trío de muralistas pero, frente a la imposibilidad física de trasladar al Reino Unido esa parte significativa de su producción, son sus cuadros los que engarzan el recorrido en la Royal Academy, que arranca cronológicamente desde la revolución mexicana de 1910.

Las imágenes tomadas por Manuel Ramos, uno de los primeros fotógrafos mexicanos de prensa; de Walter H. Horne, cuyas postales de escenas bélicas en el mundo tuvieron gran distribución en los EE UU de la época, o del alemán Hugo Brehme registran a un pueblo en armas durante la revolución nacida del derrocamiento del elitista y oligarca régimen de Porfirio Díaz.


user_50_barricada_1931_de_jos_clemente_orozco

Barricada, de José Clemente Orozco

Pocos años más tarde, José Clemente Orozco evocaría en su obra Barricada (1931) las figuras de los combatientes, con sus composiciones diagonales y su paleta reducida de colores. Al igual que otros pocos artistas, como Rufino Tamayo o María Izquierdo, su obra incide en los valores universales del individuo, frente al profundo sesgo ideológico del grueso de sus compañeros de generación.


user_50_carnaval_en_huejotzingo_1939_de_jos_ch_vez_morado_forma_parte_del_museo_de_arte_de_phoenix

Carnaval en Huejotzingo (1939), de José Chávez Morado, forma parte del Museo de Arte de Phoenix.

Hay obras como Carnaval en Huejotzingo (1939), de José Chávez Morado o Mujeres mayas (1926) de Roberto Montenegro, la exposición se enfoca en la interacción estética entre creadores mexicanos y extranjeros a partir del concepto de la pintura nacional, y cómo ésta sirvió de espejo de los cambios políticos y sociales del país.

Porque el nuevo orden que surge de aquellos años convulsos concibe el arte como símbolo de la creatividad y del empuje político y social de la nación. Y, por tanto, como pieza fundamental en la representación de los principios de la revolución. En 1921, el entonces ministro de Educación, José Vasconcelos, convence a Diego Rivera para que abandone su dilatada aventura parisiense —años de experimentación con los novísimos estilos— y encabece en México un programa de patrocinio estatal de sus artistas. Los murales que Rivera plasmó en edificios públicos, junto a las firmas de Orozco y del muy comprometido David Alfaro Siqueiros, celebran las raíces precolombinas, denostan a los conquistadores españoles y glorifican la utopía del triunfo sobre el capitalismo. La oportunidad de reconstruir un mundo idílico y de acercar a las masas iletradas una narrativa visual.

La exposición de la Royal Academy recoge testimonios gráficos del contexto de la época, como la fotografía de un grupo de trabajadores leyendo el periódico El Machete, fundado por Alfaro Siqueiros. La fuerza del retrato que realizó de Emiliano Zapata (1931) ilustra cómo el artista centró su obra pictórica en el espíritu de la revolución y en una ideología comunista sin fisuras que acabó colisionando con el más contemporizador Rivera.

Frente a la acogida que Rivera y su tercera mujer, la artista Frida Kahlo, brindaron a Leon Trotski en su exilio en México DF, Alfaro Siqueiros llegó a ser acusado de participar en el asesinato del ruso en 1940. Una vez citada Kahlo, más cotizada en el mercado de la posteridad que su marido, debe anotarse que su obra de carácter introspectivo tiene un papel secundario en la exposición de la Royal, donde se muestra uno de sus famosos autorretratos.


user_50_edward_burra_el_paseo_1938

‘El Paseo’, de Edward Burra

El tránsito del museo londinense por esa era dorada del arte mexicano recoge los trabajos de tantos extranjeros que decidieron recalar en un México en plena transformación. Desde la modernidad de las instantáneas de la italiana Tina Modotti y del americano Edward Weston hasta las pinturas del británico Edward Burra (El Paseo, 1938) o del estadounidense de origen alemán Josef Albers.

El surrealista André Breton o el fotógrafo Robert Capa son solo algunos de los otros nombres que testimoniaron o participaron en aquel seísmo. En 1940, el Museo de Arte Contemporáneo de Nueva York abría sus puertas a Veinte siglos de arte mexicano. El reconocimiento y proyección internacional de un movimiento que, a caballo entre la política del arte, cambió para siempre la faz y la percepción exterior de México.


elpais.com / excelsior.com.mx


j.luis [ Viernes, 14 Noviembre 2014, 12:23 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
2.600 dólares por bailar sobre la tumba de Diego Rivera


La fiesta de una actriz en la Rotonda de las Personas Ilustres de México levanta indignación pero pocas responsabilidades



1405376960_643516_1405378409_noticia_grande

Invitación al festejo organizado en la Rotonda de Personas Ilustres.

Ver vídeo 'De Rotonda de las Personas ilustres a salón de fiestas'

Algunos de los hombres y mujeres más importantes en la historia y cultura de México yacen en la Rotonda de las Personas Ilustres. Ahí están las tumbas de Diego Rivera, Juan O’Gorman, Agustín Lara, Amado Nervo, Rosario Castellanos y decenas de mexicanos a los que, en teoría, el país guarda especial respeto. El silencio que rodeaba a los mausoleos este lunes contrasta con el frenesí habitual del Distrito Federal y también debió de contrastar con los mariachis que llevó Claudia Cervantes, una actriz que celebró ahí el 13 de junio su cumpleaños para “celebrar la vida donde vive la muerte”, según sus propias palabras.

Cervantes llevó al cementerio luces, sillas, alcohol. La fiesta tuvo hasta patrocinadores y consiguió el “permiso” (que en teoría no debería de haberse otorgado) de la delegación Miguel Hidalgo, el barrio más rico del Distrito Federal, donde vive Carlos Slim y que gobierna Víctor Hugo Romo, militante del Partido de la Revolución Democrática, la mayor formación de izquierdas del país y que tiene en la Ciudad de México su principal bastión.

La actriz, quien en todas las entrevistas que ha concedido a la prensa rosa mexicana recuerda que es sobrina del expresidente Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012), invitó a su fiesta a la revista TVNotas, uno de los medios con mayor tirada del país. “¡Qué original!”, tituló la publicación. “Por ‘caer’ en viernes 13 y con luna llena, Claudia Cervantes quiso celebrar su ‘cumple’ 35 ¡en un panteón!”, continúa. “Todos reímos, vencimos nuestros miedos y la pasamos genial”, explicó la festejada al semanario, que difundió el artículo el 24 de junio.

Las imágenes muestran a un grupo de personas brindando entre las tumbas de, entre otros, los muralistas David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco. Algunos de los invitados, montados en una moto. Se organizó también un concurso con “pistas” escondidas en los mausoleos. La propia actriz aparece fotografiada, en una postura sugerente, sobre el mausoleo de la escritora y diplomática Rosario Castellanos. Su hijo, Gabriel Guerra Castellanos, dijo indignado en su perfil de Twitter. “Mentiras descaradas y medias verdades son el hilo conductor de lo que dicen @cervantesclau [Claudia Cervantes] y @vromog [Romo, el encargado de la delegación]”. La indignación entre los descendientes de los expresidentes, poetas, pintores, músicos y filósofos ahí enterrados fue unánime.

Que una ciudadana mexicana, en teoría común y corriente, organice una fiesta en el que, en teoría, es uno de los lugares más respetados de México, despierta muchas preguntas. Algunas, muy repetidas desde que el periódico La Jornada publicó el 9 de julio la historia que TVNotas había difundido dos semanas antes. ¿La Rotonda de las Personas Ilustres está disponible para eventos privados? ¿De quién es la responsabilidad legal de la Rotonda? ¿Se causaron daños? ¿Qué castigo se tomará contra los responsables? Para responder algunas y entender los entresijos de la historia es necesario adentrarse en las muchas y variadas contradicciones de México.

La Rotonda de las Personas Ilustres muestra un estado de abandono. Si bien el Instituto Nacional de Antropología e Historia mexicano (INAH) dijo esta semana —una vez desatado el escándalo— que la fiesta de Cervantes no había causado daños a las tumbas, el tiempo ha provocado serios deterioros al homenaje a los hombres y mujeres más importantes de México. Algunos de los mausoleos tienen moho; otros, vitrales rotos y los bustos están oxidados o sucios. A otros les faltan letras. Para hacer el recorrido a través del sitio hay que seguir las indicaciones y un guardia vigila que se respeten las reglas. Un letrero subraya que está prohibido hacer fotografías con equipo profesional sin un permiso.

El mantenimiento de la Rotonda de las Personas Ilustres corre a cargo de la Secretaría de Gobernación (Ministerio de Interior), que incluso ofrece un paseo virtual en su página oficial por los mausoleos. El sitio donde yacen presidentes, pintores, poetas y músicos que han puesto en alto el nombre de México es también responsabilidad del INAH. Ninguna obra de restauración debe de realizarse sin un permiso del instituto. Mas el Panteón de Dolores, donde se encuentra, es gestionado por la delegación Miguel Hidalgo del Distrito Federal.


000_1415964230_636567

Tumba de Diego Rivera en la Rotonda de las Personas Ilustres de México.

Pero cuando el escándalo se desató, todos los dedos apuntaron al Gobierno de la delegación Miguel Hidalgo. El Distrito Federal está dividido en 16 delegaciones. La más poblada, Iztapalapa, tiene 1,8 millones de habitantes: más que Barcelona. Pero hablar de Iztapalapa, una zona obrera de la capital, y de Miguel Hidalgo es un reflejo diáfano de la desigualdad de México, el país donde viven el segundo hombre más rico del mundo y 53,3 millones de pobres. En la delegación Miguel Hidalgo, de poco más de 300.000 habitantes, viven algunas de las personas más adineradas del país, están las oficinas centrales de varios corporativos de grandes empresas de América Latina y la mayoría de las embajadas extranjeras en México.


1405376960_643516_1405389421_sumario_grande

Víctor Hugo Romo (al micrófono) y Claudia Cervantes (de rojo) en un acto oficial en la capital de México.

La Miguel Hidalgo, como la conocen los capitalinos, es gobernada por Víctor Hugo Romo: un hombre que se transporta en bicicleta, tiene tarjetas de presentación en forma de bicicleta y que aseguró al periódico Reforma que el escándalo al menos había servido para “llamar la atención sobre la Rotonda” y “que más gente quiera ir”. Romo, que dijo que Cervantes era una “conocida”, pese a que la actriz es una invitada frecuente a sus eventos políticos, le ha acompañado sobre el templete en algunos discursos e incluso cantó una canción en su informe de actividades anual, despidió a uno de sus funcionarios, Rafael Del Val Ruiz, a quien señaló como el responsable del permiso, que, en teoría, otorgó sin que él (el delegado) lo supiese. En una grabación obtenida por el periódico El Universal, Del Val Ruiz afirma lo contrario. “No se mueve un dedo sin su consentimiento [de Romo]”, se lamenta. “¡Qué chingadera! ¿cómo disfrazas estas pendejadas?”.

Romo apareció la mañana de este lunes ante los medios de comunicación y mostró una carta firmada por Del Val Ruiz donde dice que él mismo autorizó la fiesta que provocó su despido sin consultarlo con su hasta entonces jefe. Para zanjar el asunto, el político de izquierdas que gobierna una de las zonas más ricas de México anunció que Cervantes había pagado una multa de unos 2.600 dólares, apenas una cuarta parte del ingreso promedio de un habitante de la Miguel Hidalgo, por “violar” el permiso que se le había otorgado. La actriz y cantante reflexionó a su vez: “Todos en la vida hemos cometido una rotondez”.


elpais.com / Noticia publicada el 15 JUL 2014


j.luis [ Lunes, 01 Diciembre 2014, 11:12 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
EE UU, un país latinoamericano


Felipe Fernández-Armesto reivindica en un libro las raíces hispánicas en esta nación



1417385615_973953_1417385929_noticia_grande

Fernández-Armesto, tras la entrevista. / LUIS SEVILLANO

La década de 1850 trajo la fiebre del oro a California. Miles de inmigrantes acudieron en busca del deseado metal. De aquella época datan las andanzas de Joaquín Murrieta, el bandolero de origen mexicano que resistía a la conquista anglosajona de California. Su vida inspiró algunas de las aventuras de El Zorro. Y este, con el tiempo, a otros personajes ya sin el distintivo hispano, como El Llanero solitario o el Cisco Kid, de O. Henry. “La tradición de los superhéroes norteamericanos procede de las raíces hispanas, del ejemplo modélico de El Zorro, esa persona al margen de la sociedad que se convierte mágicamente en un individuo al servicio de ella. El extranjero, el extraño, que se convierte en salvador”, argumenta el historiador Felipe Fernández-Armesto, que brama entre risas: “Todos los grandes superhéroes, salvo Superman, heredan esa estética de cubrirse la cara antes de ejercer sus poderes”.

La relevancia de El Zorro en la historia de Estados Unidos puede resultar anecdótica, pero para Fernández-Armesto (Londres, 1950) es un ejemplo más de hasta qué punto las raíces hispanas están implantadas en el país, algo que aborda en su nuevo libro Nuestra América: una historia hispana de Estados Unidos (Galaxia Gutenberg en colaboración con la Fundación Rafael del Pino); de ese pasado desconocido en un país cada vez más hispanohablante e hispanocultural, y cuyos ciudadanos han aprendido la historia “como si hubiera ido conformándose exclusivamente de este a oeste”, lamenta el historiador. “Pero no hay tejido posible sin una fuerte urdimbre que la cruce perpendicularmente de abajo arriba. La historia hispana de Estados Unidos constituye esa urdimbre: un eje norte-sur en torno al cual se formó Estados Unidos, que se cruza con el eje este-oeste que suele primar en la perspectiva convencional. Hacer visible la contribución hispana es como inclinar el mapa hacia un lado y ver Estados Unidos desde un punto de vista inusual”.

Doctor en Historia por la Universidad de Oxford y actualmente profesor de la Universidad de Notre Dame, en Indiana, Fernández-Armesto, de padre español, sitúa la génesis del libro en una visita a la Academia de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en Colorado, un enclave de tradición conservadora, donde hace años dio unas charlas. Con uno de los profesores mantuvo una larga conversación sobre inmigración. No diferían demasiado. Hasta que el militar sacó a colación que el problema radicaba en que todo el mundo debía aprender la lengua nativa. “Estoy completamente de acuerdo”, le respondió el historiador: “Todo el mundo tendría que aprender español”. Ante la incredulidad del militar, prosiguió. “¿Cómo se llama el Estado en el que estamos? Como era Colorado, me dio la razón”, ríe Fernández-Armesto durante una conferencia en Madrid, donde recuerda el relato con el que inicia el libro. Sobre hasta qué punto los estadounidenses son conscientes de su pasado hispano, el historiador incide en una posterior entrevista: “En absoluto, pero los hispanos tampoco. En ciertas zonas, como el sur del Estado de Florida, el sistema educativo ha abarcado la presencia y el pasado hispano. Pero, en términos generales los estadounidenses son muy ignorantes de su historia. La educación a nivel básico en Estados Unidos es un proceso de mitificación. Lo que saben son historietas, no historia. La educación sigue siendo un proceso poco ambicioso, que consiste en evitar que la gente joven salga a la calle y así convertirles en buenos ciudadanos que aceptan todos los mitos básicos fundamentales de la formación del país”.


1417385615_973953_1417386101_sumario_grande

Fragmento de Unidad Panamericana,de Diego Rivera. / City College of San Francisco

A través de la obra, un ensayo que poco tiene de exhaustivo estudio académico, el autor busca “estimular una reflexión más que acumular conocimientos” y desvelar esa parte de la historia “que no se ha enfatizado lo suficiente”. Desde las primeras colonias españolas en Puerto Rico, hasta el papel que jugaron los españoles en la expansión de la California de mediados del siglo XIX, con un lenguaje mordaz, repleto de ingenio, Fernández-Armesto también reivindica por qué Estados Unidos “es y tiene que ser” un país latinoamericano, y rechaza la dicotomía entre los hispano y lo anglosajón. “Esos vicios del caudillismo, de los pronunciamientos y la intervención militar en los conflictos son rasgos característicos tanto de las colonias españolas como de las inglesas. En el siglo XIX los países más desgraciados eran hispanos. Eso dio lugar al mito de la superioridad protestante y anglosajona. España y sus repúblicas han sido víctimas de esa tendencia, de menospreciar a lo hispano y ensalzar lo anglosajón. Esa herencia es aún hoy un punto de contacto entre los pueblos a ambos lados del océano”.

Más allá del aprecio al héroe marginal, en lugares como Texas o California, destaca el historiador, se aprecia el legado de la cultura hispana: “Hay vestigios de la tradición de la jurisprudencia española, de la presencia del código civil en las leyes. También en Luisiana, pero tal vez más por herencia francesa. Las estructuras políticas derivan de modelos ingleses”.

La creciente presencia hispana en el día a día de Estados Unidos se percibe también en la obra. Fernández-Armesto no cree, sin embargo, que haya una serie de rasgos comunes entre la actual población hispana. “Me gustaría que así fuera, pero lo único que les une es la inmigración”, con un componente claro: “Claro que hay hispanos que han contribuido en la vida académica, empresarial, pero en términos masivos siguen siendo mano de obra barata. En ese sentido, valoran más sus prioridades morales que sus necesidades económicas. Por eso veo más natural que acaben recurriendo al Partido Republicano”.


elpais.com


j.luis [ Sábado, 29 Agosto 2015, 12:25 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
Exposición en Ciudad de México


El Pop Art de Diego Rivera y Frida Kahlo

Una muestra señala su influencia sobre el movimiento artístico del pasado siglo



000_1440847367_876413

Figura de Frida Kahlo presente en una de las obras expuestas en Ciudad de México.

"Nos vamos a Estados Unidos güerita", le propuso Diego Rivera a Frida Kahlo en noviembre de 1930. Los dos hicieron entonces sus maletas, empacaron ideologías, trapos y pinceles y comenzaron una relación artística y afectiva con el "enemigo gringo" que marcaría para siempre sus vidas. Hoy, una curiosa exposición que se celebra en Ciudad de México, en la Galería del Reloj del Parque Lincoln con el patrocinio de Tommy Hilfiger, ofrece ahora una nueva versión de lo que supuso ese encuentro. Esta vez no habla de lo que ambos artistas crearon en Estados Unidos, o de las influencias de esa estancia en su obra, esta vez habla de lo que lo ellos dejaron: Pop Art.

La muestra pretende mostrar la influencia de ambos artistas en esa corriente artística que años después deslumbró al mundo haciendo del consumismo cotidiano un arte. "Diego y Frida registraron elementos de la vida americana. Ellos representaron lo que más simbolizaba Norteamérica. El Pop Art usa la iconografía, la realidad procesada del consumismo. De alguna manera es una corriente artística que se vanagloria y se mofa también de esa sociedad consumista", explica a EL MUNDO, Diego López Rivera, nieto del genial pintor que con sorna responde a lo que le ha costado arrastrar el famoso apellido de su abuelo: "Treinta años de terapia, pero ya me voy curando".

En todo caso, la muestra no pretende decir que los dos artistas mexicanos son los creadores de esa corriente artística nacida en Inglaterra en 1952 por el denominado Grupo Independiente, y de la que los norteamericanos Andy Warhol y Roy Lichtenstein probablemente son sus dos figuras más representativas; sencillamente coloca a ambos de forma indirecta en su proceso creador: "Ninguna corriente artística nace de una sola matriz, todas tienen muchos afluentes. Diego y Frida forman parte de las que crearon el Por Art. Cuando Frida pinto una bandera americana en una de sus obras no sabía que Jasper Johns lo haría también dos décadas después y que las banderas se convertirían en símbolos artísticos", dicen en la exposición.

Quizá, de manera más visionaria, hay un texto de 1932 de Diego Rivera que versa sobre uno de los grandes mitos de la iconografía estadounidense, Mickey Mouse, en el que define ese concepto que comenzaba a fraguarse de arte asociado al consumo de masas. "Si observamos las características de las caricaturas animadas mostradas en el cine, encontraremos que están realzadas con el más puro y definitivo estilo gráfico, que son productos sociales de la mayor eficacia, dibujos gozosos y simples que logran hacer descansar a las masas de hombres y mujeres agobiados, que hacen reír a los niños hasta cansarlos y prepararlos para dormir mientras los adultos relajan a sus anchas. Los estetas del futuro encontrarán que Mickey Mouse fue uno de los héroes genuinos del arte estadounidense de la primera mitad del siglo XX".

Antes, Rivera y Frida habían conseguido revolucionar los Estados Unidos con su arte comprometido y social. Ellos llegan allí tras una dura disputa diplomática entre ambos estados que se produjo por la decisión del Gobierno mexicano de nacionalizar todos sus recursos naturales del subsuelo. Con la herida de la gran depresión aún abierta, el comunista Diego sirve de puente entre ambos mundos. "Él pinta unos muros en Cuernavaca por encargo del embajador norteamericano y a cambio pide poder viajar a Estados Unidos", recuerda su nieto.


00_1440847386_197024

Una de las obras presentes en la exposición 'Diego Pop y Frida Pop'

Allí empieza la producción artística de ambos. Primero en la industrial Detroit de Ford, donde un mural de Rivera en el que retrata a la masa obrera trabajando fue defendido por los propios trabajadores de la factoría que rodearon durante semanas la fábrica cuando fue amenazado de destruirse por considerar que tenía un mensaje subversivo. "Los trabajadores querían la obra porque reflejaba a la perfección sus vidas", explica López.

Por entonces él era una celebridad, fue el segundo artista tras Matisse en gozar de una exposición individual en el Moma de Nueva York, y ambos se codeaban con la alta sociedad estadounidense. Ella pintó un famoso retrato del botánico Luther Burbank, donde es mitad hombre y mitas árbol alimentándose de un cadáver, y él representó California usando la imagen de una tenista, Hellen Willis Moody, que por entonces era muy famosa pero que para las altas clases sociales era una plebeya que no podía representar sus vidas. "Ella me parecía representar California mejor que nadie", contestó él en ese esfuerzo por no pisotear sus principios, que en todo caso a lo largo de su vida fueron muy variables. "Era un hombre lleno de contradicciones", reconoce su propio nieto.

Sin embargo, el mural que Diego debía pintar en el r, el entonces gran rascacielos de Nueva York y símbolo del gran capitalismo norteamericano, acabó con el complicado romance de la pareja y Estados Unidos. "Él decidió pintar la figura de Lenin en el mural y un periodista que fue a visitar la obra mientras se realizaba lo vio y al día siguiendo se montó un gran escándalo cuando tituló que Rockefeller patrocinaba que se pagara una loa al comunismo. El magnate pidió que retirara la figura del cuadro, a lo que él se opuso y el sueño americano de ambos se acabó", explica Rivera. Se le pagó el trabajo y la obra fue demolida.

Meses después ambos dejaron el país y vuelven a México. Su legado, sin embargo, perduró para siempre. Diego Pop y Frida Pop, nombre de esta exposición multidisciplinar y original muestra, son otra nueva cara y revisión de esa genialidad dulce y amarga que son ambos artistas. Su universal obra, casi como sus vidas, sigue prestándose a interpretaciones.


elmundo.es / FOTOS: JAVIER BRANDOLI


j.luis [ Lunes, 31 Agosto 2015, 14:07 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo


01_1441026294_504191

El Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo está conformado por cuatro edificios: tres casas-estudios y un laboratorio fotográfico, que fueron diseñadas y construidas por el destacado arquitecto y artista mexicano Juan O´Gorman para Diego Rivera y Frida Kahlo quienes habitaron el inmueble a partir de 1934.


02_1441026307_522226

El espacio se convierte en museo de INBA a partir de 1986, dedicado a la promoción, conservación y difusión de la vida y obra de Diego Rivera, Frida Kahlo y Juan O'Gorman.


03_1441026334_908831

Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo


estudiodiegorivera.bellasartes.gob.mx


j.luis [ Viernes, 02 Octubre 2015, 16:21 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
Lupe, Frida y Diego: los años locos

Elena Poniatowska revive una época de México a través de la despiadada figura de Lupe Marín, segunda esposa de Diego Rivera



00_1443799087_922410

Lupe Marín (i.) y Frida Kahlo. Ver vídeo

La princesa Hélène Elizabeth Louise Amélie Paula Dolores Poniatowska mira de frente cuando habla. No titubea y nunca pierde la sonrisa. Ni siquiera cuando su respuesta apuñala.

— ¿Siente nostalgia?

— Me da tristeza pensar que voy a morir.

A sus 83 años, la escritora y periodista anda triste. Piensa que México, la gran pasión de su vida, se desmorona. Muy lejos queda la época en que el país apuntaba al infinito. “México es muy inferior a su pasado. Hubo un tiempo en que iba hacia arriba como un fuego de artificio. Para los pintores no había otro cielo. Pero todo eso se ha perdido. Ahora es un país perdido, perdido por la sangre de Ayotzinapa”.

Dos veces única retrata a Lupe Marín, el eslabón central entre dos genios mexicanos: Diego Rivera y Frida Kahlo

En este crepúsculo, la ganadora del Premio Cervantes 2013 ha decidido no dar su brazo a torcer y acaba de publicar, en México, Dos veces única (Seix Barral). La novela, basada en una larga serie de entrevistas y una investigación rigurosa, rescata esa época áurea a través de Lupe Marín (1895-1983), un eslabón central entre dos genios mexicanos: el muralista Diego Rivera y el poeta Jorge Cuesta. Esposa de ambos, madre de sus hijos, pero también su sombra, Lupe Marín fue una figura única que quedó diluida bajo el fulgor de su sucesora, Frida Kahlo. “Frida se tragó completamente a Lupe. Frida era la gran amante de Rivera, la creadora, la pintora, la sufriente, la que se vestía como una inmensa flor, llena de ramas, frijoles y trigo. A su lado, Lupe era la madre de sus hijos”, se ríe la autora.


01_1443799098_607307

La periodista y escritora Elena Poniatowska Amor en su casa de México. / Saúl Ruiz (EL PAÍS)

En el retrato de Poniatowska, Diego Rivera (cuya relación con su segunda mujer la escritora noveló en 1978 con el títuo de Querido Diego, te abraza Quiela) se alza como un ser voraz e ilimitado, que absorbe hasta la médula a sus esposas, un gigante que en los años veinte andaba con dos pistolones al cinto y una mirada nublada por la gloria. Fue ese Rivera el que se enamoró de la salvaje Lupe. “Él se quedó apantallado al verla. Ella era formidable, valiente, gallarda; lo contrario del estereotipo mexicano de la abnegada mujercita que se sacrifica por sus hijos, que vive persignándose y siempre pide perdón”.

La novela, bajo el imán de Lupe Marín y Diego Rivera, ilumina los años locos mexicanos. El asesinato de presidente Álvaro Obregón (seis tiros a quemarropa), la ilusión del comunismo, la muerte de Trotsky. Los Orozco, Siqueiros, Villaurrutia, Modotti, Revueltas, Cartier-Bresson, Gorostiza… En la reconstrucción de ese paraíso perdido, Poniatowska hace sentir el cuchillo de su prosa. Nadie escapa. No hay personajes limpios. Entre los aromas de vainilla y la exuberancia del crisol mexicano, la autora deja correr un río oscuro. La propia protagonista emerge primitiva, visceral, cargada de odio. “Lupe era capaz de destruir”, indica la escritora.

Lupe Marín fue una figura única que quedó diluida bajo el fulgor de su sucesora, Frida

Cuatro años duró el matrimonio entre Rivera y Marín. Tuvieron dos hijas. Los celos, los engaños del pintor y, posiblemente, las limitaciones intelectuales de Lupe apagaron la pasión. Pero no la admiración de ella por el genial muralista (1886-1957). Durante décadas le seguiría, aunque no sin odio. Frida Kahlo fue el primero. Marín denigró a su sucesora, la artista del vientre desecho y la columna quebrada. Este rencor tiene una escena en la novela. 21 de agosto de 1929. En la boda de Kahlo y Rivera, Lupe, fuera de sí, consumida por la envidia, se lanza hacia la novia, levanta su enagua y grita ante todos los invitados: “Miren, miren por qué par de piernas me cambió Diego Rivera”. Ese alacrán es Lupe Marín.

Frida se lo perdonó y la dejó entrar en la vida de la pareja. Sin odio, muy por encima. Poniatowska lo explica: “Diego compartía con Frida una relación pasional que jamás tuvo con Lupe, porque Frida se le ofrendaba cada día. Frida vivía y pintaba para él. Lupe nunca lo amó de esa forma. Nunca entró en el misterio de Diego”.


Traición y soledad

Lupe Marín buscó otros amores. Su segundo matrimonio fue con el poeta y químico Jorge Cuesta (1903-1942). Un estallido de pasión al que siguió el desprecio. “Lupe nunca dejó de compararlo con Rivera”. Bajo el peso del menosprecio, la relación se rompió en pocos años. Y el enciclopédico y torturado autor de Canto a un dios mineral inició su deriva. Su caída marca el punto culminante de la novela. Intoxicado por las drogas que él mismo fabricaba, el poeta enloquece. Intenta reventarse los testículos con un picahielos, vive en un torbellino persecutorio. Lupe, como un reptil, le habla al médico de sus presuntos incestos, sus aberraciones sexuales, su homosexualidad reprimida. Cuesta, afeitado y limpio, se ahorca en el manicomio. En este pozo negro chapotea a gusto el personaje. “Lupe traiciona a Cuesta”, zanja Poniatowska.

Lupe nunca lo amó de esa forma. Nunca entró en el misterio de Diego”

Elena Poniatowska


Novela o verdad, el retrato es implacable. El resto es decadencia. Lupe muere pudorosa pero distante, abrazada a su nieto menos querido. Es 1983 y ya nadie la recuerda.

“Lupe es un personaje dostoyevskiano, que sigue sus impulsos. Puede matar a sus hijos y salvar a sus nietos”, concluye la autora. Su voz suena cercana. Está sentada de espaldas a un pequeño jardín de plantas salvajes. El sol de México ilumina sus cabellos blancos. Aunque esté triste, sonríe.


elpais.com


j.luis [ Sábado, 21 Noviembre 2015, 12:15 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
La muestra no llegó a inaugurarse por el golpe de Estado en Chile en 1973.


La exposición pendiente 1973-2015. Orozco, Rivera y Siqueiros



05_1448104993_199040

Un total de 76 obras integran la muestra “La exposición pendiente, 1973-2015. Orozco, Rivera y Siqueiros”, la cual será inaugurada el próximo jueves en el Museo Nacional de Bellas Artes de Santiago de Chile, 42 años después de su fecha original.

La muestra “La exposición pendiente, 1973-2015. Orozco, Rivera y Siqueiros”, fue inaugurada hoy (por el 19 Nov 2015) en el Museo Nacional de Bellas Artes de esta capital, en donde asistieron el ex embajador de México en Chile, Otto Granados Roldán, y el ministro presidente del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, Ernesto Ottone, entre otras autoridades.


01_1448104279_544471

Un total de 76 obras integran la muestra “La exposición pendiente, 1973-2015. Orozco, Rivera y Siqueiros”, la cual será inaugurada el próximo jueves en el Museo Nacional de Bellas Artes de esta capital, 42 años después de su fecha original.

Se trata de una parte de las 169 obras de los mexicanos José Clemente Orozco, Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros que debían ser expuestas en el museo a partir del 13 de septiembre de 1973 y que, producto del golpe de Estado acaecido dos días antes, fue suspendida.


000_1448104300_547237

Los organizadores de la exposición abrieron este lunes por algunos minutos las puertas de las salas donde se están montando los cuadros para que un grupo de invitados apreciara las obras de los artistas, las que pertenecen a la colección del Museo de Arte Carrillo Gil.

El jefe de Cancillería de la Embajada de México en Chile, Oscar Esparza Vargas, dijo a Notimex tras el recorrido que “con esta exposición se puede reeditar la exposición pendiente desde 1973 en el mismo lugar donde estuvo montada en ese año”.

Añadió que “es muy importante para México y esta exposición es la parte culminante de la conmemoración de todo el programa de actividades para conmemorar el 25 aniversario del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre México y Chile”.


03_1448104320_397583

La directora del Museo de Arte Carrillo Gil, Vania Rojas, comentó por su parte que “acá están las obras de los tres principales muralistas mexicanos, con la escuela del arte moderno mexicano post-revolucionaria”.

Detalló que en la exposición “hay una selección muy interesante y significativa de las obras de Orozco, hay obras de Diego Rivera cubista, cuando trabaja en París en los años 20, y las obras de Siqueiros que representa a los grandes murales internacionales”.

Respecto a las razones por las cuales ahora se trajeron sólo 76 de las 169 obras que se montaron en 1973 explicó que se debió a “protocolos de seguridad. Sólo se pueden sacar del país un porcentaje razonable de obras que son monumento-patrimonio”.


00_1448104388_304068

“En 1973 no existían estos protocolos, entonces el maestro Fernando Gamboa (curador de la muestra ese año) se tomó la libertad de traer una gran cantidad de piezas y volarla en un mismo transporte aéreo”, recordó.

Puntualizó que en esta ocasión las obras fueron trasladadas en más de siete vuelos desde México, con siete comisarios distintos y curadores en los dos países.

Reveló que los cuadros viajaron por 70 ciudades del mundo antes de llegar a Chile en septiembre de 1973, año a partir del cual “la colección como tal, por la gran complejidad de movimiento que implica, no había vuelto a salir de México”.

El director del Museo de Bellas Artes, Roberto Farriol, acotó en tanto que “no ha sido fácil montar esta exposición, ésta es la segunda vez que intentamos llevarla a cabo en mi período a cargo del museo y afortunadamente lo logramos”.


02_1448104421_949971

Agradeció la gestión que realizó para traer las obras a este país el ex embajador de México en Chile y actual subsecretario de Planeación y Evaluación de Políticas Públicas de la Secretaría de Educación Pública de México, Otto Granados Roldán.

Comentó que el ex diplomático, quien dejó la embajada en Chile a fines de septiembre pasado, “fue un pilar fundamental de esta iniciativa”, la cual permanecerá en el Museo de Bellas Artes hasta el 21 de febrero de 2016.

El curador del Museo de Arte Carrillo Gil, Carlos Palacios, aseveró por su parte que se trata de una “notable” representación de Orozco, Rivera y Siqueiros porque “se trata de un panorama de los temas, intereses y estilo de los tres artistas”.


04_1448104263_451052

“Hemos reconstruido la historia, la terrible situación que vivió la fallida apertura de la exposición en 1973, la angustia de un curador (Fernando Gamboa) que ve el riesgo que corre la muestra” tras el golpe militar del 11 de septiembre de 1973, comentó.

A los cuadros se une el testimonio escrito de Gamboa, museógrafo y comisario de exposiciones mexicano que era el curador de la muestra en 1973, respecto de los difíciles días que vivió tras el golpe militar del 11 de septiembre de ese año, incluido el asalto al Palacio de La Moneda que observó desde su hotel.


15835_primera_nota_tematica_para_el_mural_de_chapultepec_ca_1956_1957_alfaro_siqueiros_jose_david_piroxilina_sobre_papel1

Vania Rojas de Siqueiros

La exposición de Orozco, Rivera y Siqueiros fue montada en el Museo Nacional de Bellas Artes tres días antes del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 y las obras sólo retornaron a México 15 días después en un avión de Aeroméxico en el cual también viajaron varios chilenos perseguidos que se exiliaron en el país del norte.


pendiente

La exposición pendiente 1973-2015. Orozco, Rivera y Siqueiros. Museo Nacional de Bellas Artes de Santiago de Chile. Hasta el 21 de febrero de 2016.



Fuentes: noticiasmvs.com / statuquo.mx / vanguardia.com.mx / edicionesespeciales.elmercurio.com / izq.mx


j.luis [ Sábado, 21 Mayo 2016, 09:46 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
Un ‘rivera’ es la obra latinoamericana más cara

El argentino Eduardo Costantini paga 15,7 millones de dólares por el cuadro ‘Baile en Tehuantepec’



00_1463820411_736811

'Baile en Tehuantepec', de Diego Rivera.

La compra de la obra más cara de la historia del arte latinoamericano nació de un flechazo. El promotor inmobiliario y coleccionista argentino Eduardo Costantini se enamoró del cuadro del muralista mexicano Diego Rivera Baile en Tehuantepec en 1995, en una subasta de Sotheby's en Nueva York. Pero había viajado hasta allí por otra obra, el Autorretrato con loro y chango, de Frida Kahlo. No tenía dinero para los dos y finalmente optó por el pequeño cuadro de la pintora de Coyoacán. El lienzo de Rivera fue a parar a otras manos en esa oportunidad, pero 21 años después, el fundador y presidente del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba) no ha dejado escapar una segunda: compró la obra por 15,7 millones de dólares, una cifra récord.

La adquisición se fraguó hace un par de semanas, detalla Costantini, cuando recibió un correo electrónico desde Nueva York en el que le informaban que los herederos del empresario canadiense Edgar Bronfman habían puesto a la venta el cuadro. "No estaba preparado. Hace 21 años que la tengo en mi mente, pero era una obra muy hermética, había desaparecido de los circuitos artísticos", señala y asegura que la noticia le provocó "una fuerte movilización emocional y financiera que culminó felizmente con la compra de la obra".

En 1995 el óleo sobre lienzo de 2,007 metros de alto por 1,63 de ancho se vendió por tres millones de dólares, una cifra que batió un récord para el maestro mexicano. Dos décadas después, la misma obra ha vuelto a destrozar todas las marcas, pero su valor se ha quintuplicado en este periodo. Aún así, en esa subasta de Sotheby's, Kahlo superó por unos 100.000 dólares a su marido con la obra mejor valorada del arte latinoamericano. Ahora, Rivera le arrebató el cetro que ostentaba con Dos desnudos en el bosque, que remite al apasionado romance vivido entre la pintora y la artista Dolores del Río y que se vendió por 8 millones de dólares hace una semana en una subasta.

El cuadro duplicó el valor del último récord, que ostentaba Kahlo con Dos desnudos en el bosque

"Hay muy pocas obras de arte latinoamericano que son icónicas y superlativas", dice Costantini, quien considera que Baile en Tehuantepec es una de ellas. "Es difícil explicar por qué una obra tiene energía y vibración, pero ésta claramente lo tiene", continúa. "Para mí Rivera es el artista más importante en la historia del arte moderno latinoamericano".

El lienzo, pintado en 1928, representa un tributo de Diego Rivera a las costumbres y tradiciones del pueblo de Tehuantepec, situado en el sur de México. Las mujeres llevan sus huipiles y vestidos bordados tradicionales, y tienen el pelo trenzado con cintas de colores vivos. Los hombres visten camisa blanca de algodón, pantalones y un sombrero de terciopelo típico de la época.

El cuadro fue exhibido por primera vez en Estados Unidos en 1930 en el Metropolitan Museum of Art y en 1931 integró la célebre retrospectiva de Diego Rivera en el MoMA neoyorquino, entre otras exposiciones. Tras ser adquirido por Costantini, en octubre se presentará en el Philadelphia Art Museum, en febrero de 2017 estará en la feria ARCO Madrid y en marzo llegará al Malba, donde volverá a reunirse con el autorretrato de quien fue su tercera esposa, comprado 21 años antes. Formará parte de las piezas emblemáticas de la colección del museo, como Abaporu, de Tarsila do Amaral y el Retrato de Gómez de la Serna, en estilo cubista de Rivera. "Las obras uno no las compra cuando quiere, sino cuando aparecen", expresa el coleccionista, feliz de contar con una obra con la que soñó desde el primer día.


01_1463820362_355056

'Baile en Tehuantepec' fue exhibido por primera vez en Nueva York.



Costantini: "Argentina está rezagada"

Eduardo F. Costantini compagina sus negocios inmobiliarios con su pasión por el arte latinoamericano. La noticia de la adquisición de Baile en Tehuantepec se ha conocido en plena celebración de la 25 edición de arteBA, que se ha convertido en la tercera feria de arte contemporáneo más visitada del mundo, pero tiene al mercado como uno de sus puntos débiles. Frente a los 15,7 millones pagados por el cuadro de Rivera, la pieza récord del arte argentino es obra de Helmut Ditsch, Cosmigón, vendida en 1,5 millones de dólares el pasado marzo.

Para Costantini, Argentina necesita “fortalecer aún más el coleccionismo local”. “Tenemos muy buenos artistas y en términos de mercado no están apreciados en su justa medida”, señala el coleccionista, quien opina que “Argentina está rezagada respecto a Brasil y México”. “Tendríamos que tener instituciones con programas de adquisición, programas internacionales, nos está faltando que tengan mayor envergadura”, analiza.

Los artistas mejor valorados del país deben su reconocimiento al éxito internacional. El último ejemplo es Víctor Grippo, uno de los artistas que representarán a Argentina en la próxima Bienal de San Pablo. Grippo, conocido por sus instalaciones químicas, atrajo la atención de comisarios extranjeros en los últimos años y su obra La papa dora a la papa/ La conciencia ilumina la conciencia fue una de las primeras obras vendidas en arteBA y fue a parar a manos de un coleccionista brasileño. También el provocativo artista plástico León Ferrari vio como se disparaba el valor de sus obras una vez triunfó en el exterior, en especial cuando fue distinguido con el León de Oro al mejor artista en la Bienal Internacional de Venecia en 2007.


elpais.com


j.luis [ Jueves, 14 Julio 2016, 09:04 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
.


Inédito Diego Rivera



Bocetos para 'Alegoría de California'


21_1468482566_913449

Diego Rivera quiso pintar a Lenin en un mural para el Rockefeller Center de Nueva York, a una tenista como símbolo de California, a los obreros deprimidos en plena Gran Depresión. Y lo hizo. Aunque las ampollas que levantó obligaran a la familia Rockefeller a destruir su pintura por ser explícitamente comunista y otro de sus murales fuera sacudido por una demanda. Hoy se exponen por primera vez algunos de los bocetos de su andadura en Estados Unidos. La obra inédita de uno de los pintores latinoamericanos más cotizados del mundo llega a la Ciudad de México.


22_1468482724_129456

La mujer que retrató Rivera en varios bocetos antes de pintar su primer mural en Estados Unidos era la tenista Helen Wills Moody. El artista consideró que "la fortaleza de una mujer podría representarla a través de esta deportista", explica Erika Contreras, investigadora y organizadora de la exposición Diego Rivera: re-visiones de Norteamérica. La decisión de usar su rostro como símbolo de California despertó duras críticas y optó por cambiarle algunos rasgos en el trabajo final. Pero Wills seguía estando detrás de la mujer que abraza las "virtudes productivas" de la entidad norteamericana.


23_1468482744_333453

La tenista olímpica Wills, fue retratada en diferentes posiciones para cubrir el techo del mural 'Alegoría de California'. Las críticas apuntaron directamente a que hubiera colocado como personaje central a una famosa de la época y no a alguien irreal que representara la generalidad de la región. Pero él destacó que la tenista olímpica había dado a conocer California en el mundo y que por su "inteligencia y juventud merecía ser tomada como símbolo del Estado", cuenta en un estudio Dina Comisarenco, especialista en el artista.


24_1468482811_320774

Este es un boceto del mural completo de 'Alegoría de California', en la Bolsa de San Francisco. Aunque las primeras ideas del artista sobre este mural se han expuesto en el Museo de Arte Moderno (MoMa) de esa ciudad, nunca habían cruzado las fronteras hacia México.
Foto: (INBA)


26_1468482865_940780

'Alegoría de California'. La obra final en la Bolsa de San Francisco. Los bocetos previos le sirvieron a Rivera para completar el primer mural que pintaría en Estados Unidos en 1931, cuando ya era un artista reconocido en el país.



Detalles para Industria de Detroit


27_1468483003_273383

Después de su obra en la Bolsa de San Francisco, Rivera firma un contrato con el Instituto de Arte de Detroit en 1932 para elaborar un enorme mural de dos pisos que representara la realidad industrial de la ciudad. Se convirtió en una de las obras más controvertidas del artista, tanto políticos como religiosos criticaron que fomentara la guerra de clases, que se burlara de Jesús, que promoviera la igualdad racial. La tacharon de propaganda marxista. El mural fue demandado por el principal diario de la capital. Rivera dibujó en una libreta de 24 centímetros por 16 todos los aspectos que observaba en los obreros de la zona, especialmente del sector automotriz, antes de completarla. Este es uno de ellos, hecho con carboncillo en 1932.


28_1468483107_887610

Los bocetos sobre Detroit no se han expuesto nunca hasta ahora. Pertenecían a una coleccionista mexicana, que prefiere guardar el anonimato. Erika Contreras, investigadora y organizadora de la exposición, explica que el mecenas de este mural fue Edsel Bryant Ford, el hijo del magnate Henry Ford. Por ello la mayoría de las imágenes de los paneles muestran el trajín de los obreros en las fábricas de coches.


29_1468483251_805002

"Son trazos muy sintéticos, a veces de uno solo. Quería mostrar los detalles de su vestimenta, del equipo de producción y del engranaje. Su intención era mostrar las herramientas como extensión del cuerpo de los trabajadores, como si el hombre se fundiera con la máquina para crear algo nuevo", explica Contreras.


30_1468483283_137220

La obra 'Industria de Detroit' finalizada en 1933, en el Instituto de Arte de la ciudad. Uno de los murales favoritos de Rivera. El pintor tomó nota de la actividad industrial, entrevistó a los obreros, a los mayordomos y al personal administrativo. En siete meses elaboró los esbozos sobre la actividad dentro de la fábrica, de los trabajadores en acción, de la maquinaría y la organización de la producción. También se ayudó de unas fotografías para afinar el realismo en los detalles de las cadenas y las líneas de ensamble. Los bocetos previos a la obra ven la luz por primera vez en esta exposición.



Influencia de Rivera en los artistas estadounidenses


31_1468483356_278057

Retrato de Diego Rivera por el escultor estadounidense y japonés Isamu Noguchi en 1936. El artista conoció a Rivera y viajó a México atraído por la cultura prehispánica. Este retrato es un homenaje al pintor mexicano que se puede contemplar en la exposición de la Ciudad de México.


32_1468483406_452861

La pintora y escultora estadounidense Louise Nevelson hizo este retrato de Rivera en 1932. Nevelson fue asistente del mexicano durante su polémica obra en el Rockefeller Center de Nueva York, donde quiso pintar a Lenin en uno de los símbolos del capitalismo estadounidense. La obra fue destruida en 1934 y la trasladó al Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México llamada: 'El hombre controlador del universo'. Sus trabajos en el país vecino se complementan con fotografías y documentos de aquella época, especialmente de San Francisco, Detroit y Nueva York entre 1930 y 1940, cuando es invitado a pintar en la Golden Gate International Exposition. Diego Rivera: re-visiones de Norteamérica estará disponible del 7 de julio al 30 de octubre en el Museo Mural del artista, en el centro de la capital mexicana.



Fuente: elpais.com / Elena Reina México / Fotos: (INBA) e (Instituto Nacional de Bellas Artes)


j.luis [ Martes, 21 Febrero 2017, 17:25 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
Inauguración de la exposición “México 1900-1950 - Diego Rivera, Frida Kahlo, José Clemente Orozco y las vanguardias”


02_1487781404_627462

Con más de 200 obras expuestas y una diversidad de artistas célebres como Diego Rivera, Frida Kahlo o Rufino Tamayo, la exposición brinda un panorama de la efervescente creatividad artística del país en la primera mitad del Siglo XX. Una creatividad en el corazón de la identidad mexicana, que se construyó basada en la pintura, la escultura, la arquitectura, el urbanismo, la música, la literatura, el cine y las artes aplicadas.


03_1487781433_583467

“México 1900-1950”, una exposición deseada por las más Altas Autoridades francesas y mexicanas, se vio beneficiada con el apoyo de François Hollande y del Presidente mexicano Enrique Peña Nieto, de los miembros del Consejo Estratégico Franco-Mexicano, del Instituto Nacional de Bellas Artes y de la Secretaría de Cultura de México, así como de la Reunión de Museos Nacionales.


04_1487781465_609277

La exposición, que se presentará al público del 5 de octubre 2016 al 23 de enero de 2017, se inscribe también en el marco de una cooperación cultural muy fructífera entre ambos países:


La cooperación cultural franco-mexicana


05_1487781527_354943


Un patrimonio que fascina a los franceses


06_1487781549_114998

La vitalidad de estos intercambios se ha expresado a través de varias exposiciones de gran relevancia en estos últimos años, que lograron un amplio éxito con el público en general: Diego Rivera y Frida Kahlo en Museo de l’Orangerie, Francia-México: miradas cruzadas fotográficas, en el Instituto Francés de América Latina, o también “Mayas, revelación de un tiempo sin fin”, en el Museo del Quai Branly. Esta última, así como la que se dedicó a Teotihuacán en 2009, son las dos exposiciones que han atraído al mayor número de visitantes desde la creación del Museo, dando fe de esta manera –si acaso fuese necesario─ que el patrimonio mexicano sigue fascinando al público francés.


07_1487781607_270583

A la inauguración estuvieron presentes Agustín Arreaga, curador de la exposición, Sylvie Hubac, directora de La Reunión de los Museos Nacionales-GranPalacio (Rmn-Gp) así como los embajadores de Francia en México, Maryse Bossière y de México en Francia, Juan Manuel Gómez Robledo.


ambafrance-mx.org


j.luis [ Miércoles, 22 Febrero 2017, 17:31 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
Tres muestras de Diego Rivera para 2017



02_1487781046_530958

Durante la segunda mitad de 2017 llegará al Museo del Palacio de Bellas Artes la exposición Picasso-Rivera. Diálogos con la antigüedad, muestra que primero se inaugura el 4 de diciembre en el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles, con 150 obras, y en la que se analizarán las técnicas artísticas innovadoras que ambos artistas implementaron. Así lo dieron a conocer responsables del Museo Mural Diego Rivera.

A propósito de la ceremonia conmemorativa por el 130 aniversario del natalicio de Diego Rivera, María Cristina García Cepeda, titular del Instituto Nacional de Bellas Artes, señaló que durante 2017 las instituciones seguirán velando por la conservación del legado y promoción de la obra del autor de los murales de Palacio Nacional de la Ciudad de México, y el próximo año serán tres exposiciones.

De acuerdo con información proporcionada por el Museo Mural Diego Rivera, la muestra Picasso-Rivera. Diálogos con la antigüedad será un análisis comparativo entre la trayectoria de ambos pintores, “que explora y comprende sus propuestas artísticas e innovadoras, y busca señalar sus puntos de encuentro a partir del mundo antiguo, mediterráneo y precolombino”

Otra muestra que se inaugurará en 2017, será Diego Rivera y la experiencia en la URSS, en colaboración con el Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo, que reunirá por primera vez la obra que hizo Rivera sobre las posguerras y el pensamiento comunista.

En el segundo trimestre del próximo año también se inaugurará La gráfica mexicana en los testimonios de Diego Rivera, exposición que se alojará en el Museo Nacional de la Estampa y otra actividad de divulgación será la edición de Muralistas mexicanos: Diego Rivera, a cargo de Ana María Torres Arroyo, la cual inaugurará la serie de monografías dedicadas a los artistas que pintaron o participaron en crear los murales del Palacio de Bellas Artes.

María Cristina García, destacó que Diego Rivera es un artista imprescindible en el panorama de la plástica mexicana del siglo XX, “fue un exponente del muralismo mexicano, fincó sus ideales en nuestras raíces e historia, se interesó en el arte prehispánico y popular. Su obra constituye uno de los capítulos más importantes de la historia de las artes visuales del país”, señaló ayer en el Museo Mural, en donde se realizó la ceremonia conmemorativa.

cronica.com.mx


j.luis [ Miércoles, 22 Febrero 2017, 17:40 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
Real Academia de Bellas Artes de San Fernando


Eduardo Costantini: “La culminación del coleccionismo es la donación”

El fundador del Malba inaugura una muestra en Madrid con obras de su propiedad



01_1487694072_202983

Eduardo Constantini, fundador del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, posa en la Real Academía de San Fernando ante 'Baile en Tehuantepec' de Diego Rivera. / Kike para EL PAÍS

Gracias a la generosidad de Eduardo Costantini (Buenos Aires, 1946), Buenos Aires disfruta del mejor museo de arte latinoamericano del mundo. El Malba se creó en 2001 gracias a la donación de 200 obras procedentes de su colección. Por eso, no es de extrañar que considere que “la culminación del coleccionismo es la donación”. “No entiendo que el fin de coleccionar sea acumular para guardar en almacenes o pasillos. Soy de los que cree que el público, el máximo posible, tiene que disfrutar de la obra de los artistas. La sociedad tiene derecho a aprender y a disfrutar”.

En la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando se inaugura hoy, coincidiendo con el protagonismo de Argentina en Arco, una exposición con 13 obras de la colección personal de este empresario. Elegidas por la académica y crítica Estrella de Diego, la muestra incluye a algunos de los artistas más representativos de la colección, de Lucio Fontana a León Ferrari, Xul Solar, Víctor Grippo, Lidy Prati, Yente y las fotógrafas alemanas Grete Stern o Annemarie Heinrich.

En la exposición queda demostrado que Costantini es un coleccionista con alma de cazador. Es capaz de esperar años con su elegante silencio hasta que la pieza esté en su punto de mira para lanzarse a por ella. En la Academia se materializó ayer un sueño que perseguía desde 1995: encontrarse con el Baile en Tehuantepec (1928), una de las obras más imponentes de Diego Rivera que consiguió adquirir hace un año pero que no había disfrutado hasta ayer por el largo proceso de adquisición. La compra constituyó un récord para el arte latinoamericano, 14,8 millones de euros. En Buenos Aires, el rivera formará parte de su colección personal de más de 600 obras que atesora, aparte de las del Malba, museo en el que luce Autorretrato con loro y chango de Frida Kahlo, que el financiero sí pudo adquirir por 2,8 millones de euros en la subasta de 1995.

Sobre el destino de ese conjunto de más de 600 obras (muchas se han mostrado temporalmente en el Malba), explica: “No puedo predecir cual será el destino de estas pues tengo siete hijos. Eso sí, hay una parte que es de mi libre disposición con la que exclusivamente yo puedo decidir”, explica antes de añadir que, como visitante habitual de Arco, advierte que está dispuesto a comprar.


El reencuentro con Diego Rivera

El empresario argentino Eduardo Constantini es un coleccionista con alma de cazador. Es capaz de esperar años con su elegante silencio hasta que la pieza esté en su punto de mira para lanzarse a por ella. Ayer, en la Academia de Bellas Artes de San Fernando, escenificó un sueño que perseguía desde 1995: encontrarse con el Baile en Tehuantepec (1928), una de las obras más imponentes de Diego Rivera que consiguió adquirir hace un año pero con la que no se había reencontrado hasta ayer. La compra constituyó un récord para el arte Latinoamericano, 15,7 millones de dólares, no demasiado si se compara con la emoción que ayer embargaba al coleccionista. En Buenos Aires, el Rivera formará parte de la colección personal de más de 600 obras de Constantini, pero estará cerca del MALBA de cuyos fondos forma parte el Autorretrato con loro y chango de Frida Kahlo que el financiero sí pudo adquirir por 3 millones de dólares en la subasta de 1995.

elpais.com


j.luis [ Jueves, 06 Julio 2017, 17:46 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
"Abandona a tu Diego Rivera": por qué Frida Kahlo no es un icono feminista

Hoy cumpliría 110 años una pintora brillante que el capitalismo ha manoseado y convertido en icono feminista sin reflexión: ha explotado sus señas físicas y ha obviado su relación de sumisión y dependencia hacia Diego Rivera. 



000_1499359238_228634

Es sencillo amar a Frida. Es natural sentirla hermana y huérfana al mismo tiempo, porque todos nos reconocemos en el dolor, y ella de eso sabía con ciencia estoica. Uno se admira al pensar en esa mujer flaca y menuda soportando aquella poliomielitis temprana, sobreviviendo al accidente en bus que le arrebató la virginidad, resistiendo a la parálisis en cama, tragando cirugía y desgracia. Una tras otra, una tras otra. La pintura nunca le había interesado -se había dedicado a jugar al fútbol y al boxeo para fortalecer su exánime pierna derecha, después soñó con ser médico-, pero, al verse clavada en el colchón, le dio por mirarse hacia adentro y volcarse en el lienzo en forma de color, flores, sueño, calavera, corazón y simio.
Tenía espinas en el corazón, Frida. Era una mujer talentosa y herida, resistente en la miseria. En vida la aplaudieron Picasso, Kandinski, Bretón y Duchamp, pero tuvo que morirse para que llegase el reconocimiento unánime, como pasa siempre. Pudo abandonar y no lo hizo. 

"La hábil máquina del capitalismo ha mutado el significado de Frida y ya nadie escucha su dolor. El escaparate está empañado. Pocos recuerdan quién fue"

"Al final del día, podemos aguantar mucho más de lo que pensamos que podemos", decía. Contaba la pintora que hay personas con estrella, pero que ella era de las "estrelladísimas, eso se lo aseguro". Sin embargo, la hábil máquina del capitalismo ha mutado el significado de Frida y ya nadie escucha su dolor. El escaparate está empañado. Pocos recuerdan quién fue.

El milagro de la mercadotecnia

Se ha convertido en esa camiseta de Los Ramones que tantos llevan sin haberlos escuchado nunca. Se despertó una mañana y era un pin del Che Guevara, una frase de motivación, una taza agradecida de Coelho. Pero hay algo más: aparte del manoseamiento, a Frida Kahlo se la ha aupado -gracias al dios de la mercadotecnia, que todo lo puede- como un símbolo feminista, como un icono potentísimo de la igualdad.
 
Pero no es lo mismo ser un emblema pop que un referente femenino, quizá porque las marcas identifican al público sólo superficialmente y el movimiento feminista prospera con ideas y convicciones, no con diosas: la pugna por la igualdad real parte de una convicción íntima y de una trayectoria personal. Las efigies son tramposas, y más cuando tienen una razón de ser claramente monetaria. ¿No será que nos inculcan madres superioras feministas para que acabemos necesitando bolsos con sus caras?

"La pasarela no es tonta y la ha exprimido también para lucrarse con su estilo en alta costura: ahí diseñadores como Dolce&Gabana, Alexander McQueen, Jean Paul Gaultier John Galliano o Karl Lagerfeld"

No es incompatible admirar a Frida Kahlo -y reconocer sus claroscuros- con cuestionar lo que se ha hecho con su figura. Se la ha limpiado, fijado y dado esplendor, hasta vaciarla de contenido original y volverla una copia de sí misma. Se la ha convertido en la mujer pura, llana y hueca que no fue; se la ha neutralizado en objetos para que no moleste al gran público.

El márketing aglutina, simplifica, olvida rápido o recuerda mal, y flaco favor se le hace a las mujeres si se las obliga a compararse eternamente con otras. Kahlo es símbolo, en gran parte, por sus características físicas: sus recogidos llenos de pimpollos, su ceja única, sus vestidos mexicanos. La pasarela no es tonta y la ha exprimido también para lucrarse con su estilo en alta costura: ahí diseñadores como Dolce&Gabana, Alexander McQueen, Jean Paul Gaultier John Galliano o Karl Lagerfeld. Reventando de imitación.



00_1499359367_188589

Merchandising de Frida Kahlo.

Es divertido observar cómo muchos celebran su ambigüedad estética como argumento clave para erigirla como "icono feminista" -ya el término acongoja-. Resulta un tópico muy manido -y patriarcal, al final- eso de celebrar que una mujer rompa el canon femenino para parecerse más al hombre. ¿En qué momento la androginia ha pasado de ser una característica -tan válida como otra- para volverse un valor? 

La clave: la relación enferma con Rivera

Pero, sin duda, la cuestión más importante a la hora de combatir esa intención del sistema de comercializar la sombra de Frida como una mujer que poner como ejemplo a nuestras hijas es su relación destructiva, enferma y sumisa con su amor. Rulaba por internet un la foto de un paño en el que aparecía Frida dibujada con una suerte de pasamontañas y un mensaje exquisito: "Abandona a tu Diego Rivera".


01_1499359387_797579

Frida Kahlo y Diego Rivera.

En 2014, la editorial Impedimenta recuperó Querido Diego, te abraza Quiela, un libro valiente en el que la premio Cervantes Elena Poniatowska destapaba por fin la figura de Diego Rivera, al que describía como un auténtico monstruo a partir de su relación con su primera mujer, Angelina Beloff. Aunque en España pasó más desapercibido tras su primera publicación -hace unos 30 años- en México fue un pelotazo porque desenmascaró al pintor, que hasta entonces había sido encumbrado como héroe de la progresía y de la intelectualidad izquierdista.

"Quizá 2017 sea ya un buen año para quedarnos con el talento artístico de Frida pero no con su educación emocional; para no aceptar el pack completo. Quizá sea un buen momento para abandonar a nuestro Diego Rivera"

Ese individuo cruel, egoísta, infiel y maltratador psicológico también fue el gran amor de Kahlo, que, a pesar de reunir la fortaleza para desmarcarse a ratos de sus abusos -y contraatacar sus deslealtades, por ejemplo, viviendo libremente su sexualidad y teniendo relaciones con mujeres y hombres-, siempre se sometió a su yugo, a sus regresos, a su voluntad intermitente. Rivera la engañó hasta con su propia hermana y ella acabó perdonando también esa humillación. 
Diego Rivera-Frida Kahlo son el gran exponente del menoscabo y la dependencia que provoca el amor romántico, porque hasta el pacto que crearon era engañoso. Ella sólo aceptó sus infidelidades para no perderle, no porque creyese en un amor abierto. Kahlo renunció a sus deseos y sus valores para que Diego no se marchase de su lado.


02_1499359472_555219

Diego Rivera y Frida Kahlo.

Hoy, 6 de julio, hace 110 años que nació una gran mujer que, lamentablemente, no supo decir "basta", que creció en el síndrome de Estocolmo y que se revolcó en el dolor. En un mundo masacrado por la violencia de género -y en un país donde han asesinado a 885 mujeres en los últimos 15 años-, quizá sea un buen momento para revisar los referentes que el capitalismo nos ha puesto en las manos. Quizá sea un buen momento para no eternizarlos, para sobreponernos, para mirarlos con conciencia crítica y no sólo comercial; para quedarnos con su talento artístico pero no con su educación emocional; para no aceptar el pack completo. Quizá sea un buen momento para abandonar a nuestro Diego Rivera.

elespanol.com


j.luis [ Sábado, 22 Julio 2017, 09:48 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
México / Palacio de Bellas Artes


Picasso contra Rivera: pelea de gallos en el arte moderno

El Palacio de Bellas Artes de la capital mexicana inaugura una exposición que muestra las afinidades y las fobias entre el artista español y el mexicano



000_1500713280_185817

Obras de Rivera y Picasso, en la exposición. / Carlos Juica

En 1915, Diego Rivera señaló con el dedo mojado a Pablo Picasso y le acusó de plagio. Se habían conocido un año antes en París: Europa estaba en guerra y ellos se emborrachaban de política y arte nuevo con Matisse, Apollinaire y Modigliani. El mexicano, cinco años más joven, aprendía cubismo del español y le llamaba “amigo y maestro”. Picasso le respondía: “querido Diego, estamos de acuerdo en todo”.

Hasta que una tarde Rivera le visitó en su estudio cuando estaba trabajando en un cuadro que se parecía demasiado a su Paisaje zapatista. La composición en triángulo, la mesa, los árboles del fondo. ¿el maestro copiando al pupilo? Picasso se defendió diciendo que era una pieza antigua. Rivera pasó el dedo por el lienzo. La pintura aún estaba húmeda. A partir de entonces, se rompió la sintonía entre dos de los prohombres del arte moderno, dos egos como dos transatlánticos.

Las analogías, afinidades y fobias personales y artísticas entre ambos autores son el hilo conductor de la exposición Picasso y Rivera, conversaciones a través del tiempo, inaugurada este viernes en el Palacio de Bellas Artes de Ciudad de México con 40 obras de los protagonistas, provenientes de casi una decena de instituciones, y piezas de la Antigüedad que explican sus respectivos mundos.


00_1500713290_660962

Los curadores y el director del Palacio Nacional durante la inauguración de la muestra. / Carlos Juica

Los dos tuvieron una formación académica clásica, fueron pintores precoces, comunistas y outsiders en Paris. “Cuando se conocen, Picasso ya llevaba más de una década viviendo en Francia. Se suele pensar que era parte de la élite bohemia de la época, pero en realidad siempre estuvo desplazado del centro”, cuenta Michel Govan, director de Los Ángeles County Museum of Art, donde primero se exhibió la muestra durante el año pasado.

“La amistad entre los dos se fragua en gran medida porque los dos hablaban español en ese ambiente francés –continúa Govan– y porque los dos sentían esa condición de outsiders, que en su vida y en su obra les hacía constantemente echar la mirada atrás, volver a sus orígenes”. Las piezas que abren la exposición son dos autorretratos, ambos de 1906. Junto a Rivera, una escultura mexica con forma de serpiente. Al lado de Picasso, una escultura de arte ibérico, hombre atacado por un león. Los ojos almendrados del retrato picassiano, “que se llegó a pensar que eran influencia africana”, corresponden con los de la escultura ibérica.

Los dos se identificaron más adelante con figuras míticas. Uno con la serpiente emplumada, Quetzalcoatl, la deidad mexica de la creación, la unidad de todos los elementos. El otro, con el Minotauro grecolatino, la contradicción entre lo racional y lo irracional. Para Diana Magaloni, una de las curadoras de la muestra, ahí está otra de las diferencias: “El universo de Picasso era más solipsista, obsesivo y autorreferencial. Rivera, sin embargo, abrió su discurso hacia una investigación de la historia y la civilización”.


01_1500713301_194541

Detalle de la exposición en el Palacio de Bellas Artes. / Carlos Juica

Desde la época cubista, mientras Picasso fracturaba la realidad de un modo más formal –botellas, periódicos– Rivera introducía pirámides, nopales, sarapes o golas barrocas. “Siempre estuvo presente una idea de mestizaje”, explica otro de los curadores, Juan Coronel, delante de Retrato de Ruth Rivera, una obra figurativa de 1949, donde aparece la hija del pintor frente a un espejo: el reflejo es de una mujer negra, su rostro de perfil es indígena y va vestida con una túnica romana.

Ya enemistados, los dos experimentaron un viraje hacia cierto clasicismo a partir de la década de los 20. Rivera volvió a México para ponerse al servicio de la cruzada muralista que tenía como misión recomponer el imaginario popular después de la Revolución. “El verdadero mexicano es el indio que posee su propia herencia de arte clásico”, reza una cita de Rivera junto a su obra de 1931, la canoa enflorada, ya con unas dimensiones mayores y con personajes y motivos indígenas como protagonistas épicos. A su lado, La flauta de Pan, del mismo año, dos jóvenes retratados de cuerpo entero por Picasso con proporciones armónicas, casi áureas.

La muestra recoge también las indagaciones explícitamente históricas de ambos artistas. La ilustración de Rivera del manuscrito maya Popol Vuh, y la serie picassiana de la Metamorfosis de Ovidio, violenta y monstruosa, o los grabados de Suite Vollard, su interpretación de la antigüedad clásica a través de escenas de tauromaquia y mujeres.

No han arrancado ningún mural de Rivera para la muestra ni tampoco han traído a cuestas desde Madrid el Guernica de Picasso. Pero la pregunta es inevitable: ¿Influyó el mexicano en el gran fresco sobre los horrores del bombardeo alemán al pueblo vasco? El director del Palacio de Bellas Artes, Miguel Fernández responde: “Pese a estar distanciados, cada uno seguía conociendo la obra del otro. Con todas las cautelas, podemos afirmar que si Picasso inspiró el cubismo de Rivera, este inspiró el muralismo político del Guernica”.

elpais.com


j.luis [ Viernes, 05 Abril 2019, 12:30 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
20 fotos inéditas de Frida Kahlo y Diego Rivera se subastan en Nueva York

Las fotografías realizadas por el estadounidense Nickolas Muray estarán a la venta en Nueva York este viernes con un precio de salida de 14.000 euros



000_1554463519_194235

Frida Kahlo acostada en una cama y con la cabeza vendada (1940). / Nickolas Muray

Frida Kahlo con la cabeza envuelta en vendas, Diego Rivera con una máscara antigás y otras fotografías nunca antes vistas en las que se muestran a los pintores mexicanos en su cotidianidad serán subastadas este viernes 5 en Nueva York.
Las imágenes tomadas por Nickolas Muray, fotógrafo estadounidense y esgrimista olímpico, datan de alrededor de 1925 a 1946 y forman parte de los 78 retratos de le hizo a la pareja, que conoció en 1931 a través de Miguel Covarrubias, otro gran exponente mexicano de la pintura, con quien trabajó en la revista Vanity Fair, donde colaboraba como caricaturista.


00_1554463490_644890

Diego Rivera leyendo el periódico con dos hombres desconocidos. / Nickolas Muray

Hay por lo menos 20 imágenes de Kahlo, de Rivera o de ambos posando juntos. La especialista de Sotheby's, Aimee Pflieger, dijo a Associated Press que "es la primera vez que un grupo tan grande de fotografías de este artista, de Nickolas Muray, sale a la venta".

Muchas fotos de Kahlo tomadas por Muray son ampliamente reconocibles, como aquella de 1939 en que la pintora aparece con el cabello entretejido en una corona de hilo púrpura y un rebozo magenta intenso alrededor de los hombros. Algunas se exhiben actualmente en el Museo de Brooklyn (EEUU), en una exposición titulada Frida Kahlo: las apariencias pueden engañar.


02_1554463460_940315

De izquierda a derecha: Diego Rivera con una máscara antigas y Rivera y Kahlo posando juntos. / Nickolas Muray

"Estas fotografías son diferentes, son retratos mucho más íntimos", señala Pflieger sobre las imágenes a subastarse este viernes como parte de la venta de fotografías de Sotheby's. Cada una con un precio de salida de 14.000 euros.
La colección se exhibe desde la semana pasada en la sede de la casa de subastas en Nueva York, y también puede verse en su página web.


elmundo.es


j.luis [ Lunes, 02 Diciembre 2019, 15:44 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
FERIA INTERNACIONAL DE LIBRO DE GUADALAJARA



Cuando Rivera pintó a Tagore

La relación intelectual entre México y la India, invitada en la cita, se remonta a las políticas educativas de los años veinte



00_1575297820_158996

Mural La Creación de Diego Rivera en el Anfiteatro Simón Bolívar de Ciudad de México. SGCS/UNAM

El primer mural de Diego Rivera, La creación, decora el anfiteatro Simón Bolívar en Ciudad de México. En los ángulos superiores, dos mujeres aladas ataviadas con el clásico sari indio mantienen posturas de meditación: representan la ciencia y la sabiduría. Años más tarde, el mismo pintor plasma en los muros de la Secretaría de Educación Pública de México una imagen burlesca de otro indio, Rabindranath Tagore: el premio nobel, de larguísima barba blanca, aparece tocado con un embudo y no es la única figura de la que se mofa el muralista en esa obra. Algo ha pasado en tan poco tiempo para distanciar de ese modo la idea que Rivera tiene del pensamiento indostánico. Y en todo caso, ¿era el pintor de Guanajuato un yogui de la primera mitad del siglo XX?

La relación intelectual entre México y la India que esta semana celebra feliz matrimonio en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara viene de lejos. Puede decirse que impregnó la formación y la cultura oficial del país norteamericano durante 40 años, desde que José Vasconcelos se hizo cargo de la educación nacional en 1922, hasta 1964, cuando finalizó su segundo periodo al frente de ese cargo uno de sus discípulos, Jaime Torres Bodet. La responsabilidad de todo ello descansa en altos nombres de la cultura mundial: Tolstoi, Romain Rolland, Gandhi, Vasconcelos, Gabriela Mistral y, por supuesto, Rabindranath Tagore.

A caballo entre los siglos XIX y XX, la influencia del modernismo capta la atención de los intelectuales. Si la realidad no gusta, bien puede uno zafarse de ella viajando en el tiempo o en el espacio, lo que confiere cierto exotismo de aires cosmopolitas al movimiento estético y literario. “Vasconcelos y sus amigos del Ateneo estaban decepcionados con Europa, sobre todo desde la Guerra Mundial, al tiempo que persistía su resistencia hacia los valores que representaba Estados Unidos. Ellos ven las civilizaciones occidentales en decadencia y tratan de impulsar cierto renacimiento espiritual. En México, entonces, no existían los estudios de filosofía y aquellos jóvenes ateneístas se enriquecían con lecturas de los maestros alemanes. Van buscando cierta espiritualidad laica y miran hacia el indigenismo americano, pero también hacia prácticas indias como el yoga, el vedantismo o el budismo para formular una verdad; se trataba de una mezcla del espíritu cristiano con el indostánico”, explica Sandra Zetina, historiadora del Arte del Instituto de Investigaciones Estéticas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Abogado, político, pensador, educador, filósofo, José Vasconcelos es un nombre clave en esta historia. Por dos ocasiones se exilia a Estados Unidos, donde abunda en las culturas que le ocupan la mente. Una de ellas, hacia 1915. “Cada anochecer, tras el baño en mi pensión de seis dólares semanarios el cuarto, cenaba en el restaurant popular que hallaba al paso. Siempre uno distinto para elegir algún manjar nuevo aunque ya prevalecía el tipo de comida standard. Por huirlo me regalaba, incluso en los puestos al aire libre, el par de soft shell crabs —jaibas tiernas riquísimas—, o los ostiones fritos, todo sin regla y a la hora que entra el antojo ; a veces antes, a veces después de la lectura. Consumaba ésta en la Biblioteca de mi barrio. Allí empecé las lecturas indostánicas de Max Muller y Oldenberg, sin omitir el caos teosófico de la Blavatzky y la Bessant”, contó en su libro Ulises Criollo.

Posteriormente, en su etapa como secretario (ministro) de Educacion, y muchos años antes de relacionarse con el nazismo, Vasconcelos reniega de los modelos formativos que imperan entonces, el positivismo, lo empírico, la hegemonía de lo tecnológico. Él aspira a dotar a la educación formal de un aire más humanista, espiritual, a sustituir la competencia por la cooperación y la solidaridad, como bien recoge el artículo de Fabio Moraga Valle Las ideas pedagógicas de Tolstoi y Tagore en el proyecto vasconcelista de educación. En este texto se detalla la influencia de los dos grandes literatos en el pensador mexicano y en su concepto educativo. En el artículo de Moraga Valle se detalla aquella cruzada que emprende Vasconcelos por alfabetizar México siguiendo un modelo que tiene su influencia en los misioneros cristianos, pero también en las aulas que fundaron Tolstoi y Tagore en sus países. Es una música conocida: educación al aire libre, reflexiva, cooperativa. Escribió Vasconcelos de Tagore y de Gandhi: “Las únicas figuras que admiro están desprovistas de sangre y lucro”. Tagore, decía, reúne “talento, genio y apostolado”.

Desde Europa, “atento seguidor de la posrevolución mexicana” de 1910, seguía los pasos de Vasconcelos otro literato que consiguió el nobel de literatura (1915), el francés Romain Rolland, un puente entre Asia, Europa y Latinoamérica, explica en su texto Moraga Valle. Rolland vinculó el modelo formativo de Vasconcelos con el de Tagore. La nobel chilena Gabriela Mistral, que trabajaba codo con codo con el mexicano, y su amiga Palma Guillén visitaron a Rolland en su exilio suizo: “Le oímos asombradas lo que va contando del movimiento social mexicano y su conocimiento perfecto de la reforma educacional de Vasconcelos. No le interrumpimos, ni afianzamos su elogio del amigo con el nuestro, por gozar, palabra a palabra, del juicio”.

Tagore, con su premio nobel ya bajo el brazo (1913) seguía de educador en su tierra. No solo daba clases, sino que elaboraba libros de texto. Al otro lado del mundo, Vasconcelos no descansa como primer secretario de Educación de México. El edificio que acogió los esfuerzos por la alfabetización y la cultura en aquellos años posrevolucionarios gira porticado en varios pisos sobre un soberbio patio central. No hay una pared sin la pintura de Diego Rivera, que emprendió aquel trabajo con ese afán comunista que alecciona al pueblo y ensalza los valores del trabajo. Sin cobrar por ello, le informan al visitante. Pero aquel espíritu meditativo, el nuevo pensamiento llegado de mundos lejanos, basado en milenarias tradiciones que representa el pintor había representado en mujeres aladas en postura de yoga va decayendo a la par que su amistad con Vasconcelos. Y al llegar a los últimos piso de la Secretaria de Educación, sus pinceles hacen chanza del viejo Tagore y sus largas barbas, chacota de la que tampoco se libran en el mural otros intelectuales orientalistas mexicanos del momento.

“Vasconcelos y Rivera acabaron fatal. En El desastre, donde Vasconcelos describe su proyecto educativo, apenas le dedica unas frases a Rivera”, cuenta la investigadora Sandra Zetina. En unas pocas palabras relata un viaje juntos al Yucatán en el que el gordo pintor no sabe montar a caballo y bufaba con el esfuerzo. Dice que es un buen pintor, pero nada menciona de su dedicación por aquellos murales que decoraron el impulso educativo mexicano. Por su parte, Rivera refiere aquel proyecto pictórico didáctico como algo que surgió entre él y el presidente del Gobierno, Álvaro Obregón. Estaba borrando de la foto a Vasconcelos. “Es todo fabulado, hay cartas en las que Rivera agradece a Vasconcelos su apoyo para llevar a cabo estas pinturas”, afirma Zetina.

En 1922, el original pensador mexicano abandona la Secretaría de Educación, pero su proyecto impregnó la educación mexicana durante 40 años. Aquellos aires orientalistas nunca fueron abandonados del todo. Las ideas del “misionero iluminado” las siguió en diferentes gobiernos su discípulo Jaime Torres Bodet. Vasconcelos salió de nuevo hacia Estados Unidos y siguió sus lecturas orientalistas y sus prácticas de yoga. “Aunque finalmente acabó en el nazismo, siempre fue un pensador original e interesante”, le despide Sandra Zetina.


elpais.com


j.luis [ Sábado, 15 Febrero 2020, 10:31 ]
Título del mensaje: Re: RIVERA, Diego
‘Vida Americana’. Whitney Museum. Nueva York. Hasta el 17 de mayo de 2020.


Los muralistas mexicanos que revolucionaron el arte estadounidense

Una exposición en Nueva York reivindica la influencia de los pintores mexicanos en Estados Unidos, como Rivera y Orozco, que allanaron el camino hacia un arte más politizado



000_1581758541_913036

'El hombre controlador del universo' (1934), de Diego Rivera, copia alterada del mural destruido por Rockefeller, en el Palacio de Bellas Artes de México. Banco de México Diego Rivera Frida Kahlo Museums Trust / Artists Rights Society (ARS)

La historia podría empezar por el final, en la última sala de la exposición que el Whitney dedica a la influencia mexicana en la pintura estadounidense entre 1925 y 1945. Está presidida por una reproducción de El hombre controlador del universo, el mural que Nelson Rockefeller encargó a Diego Rivera, antes de destruirlo al descubrir que el pintor había introducido una inoportuna adenda en forma de retrato de Lenin en la fase final de su ejecución, como demuestran dos bosquejos de 1933 prestados por el Museo Anahuacalli, reflejo de un proyecto original mucho menos escandaloso. Presenciar esa copia alterada que el mismo Rivera pintó en el Palacio de Bellas Artes de la capital mexicana nos recuerda una obviedad: que el máximo exponente del tropismo muralista en territorio estadounidense es, en realidad, una obra desaparecida.

De la misma manera, el rastro de los pintores mexicanos en el relato oficial sobre el paso a la modernidad pictórica en Estados Unidos se ha ido volviendo invisible. La muestra aspira a revertir esa situación. Su tesis es que, sin esos murales, el arte estadounidense habría seguido estancado en el academicismo decimonónico. Y que, sin el poderoso influjo de José Clemente Orozco o David Alfaro Siqueiros, Jackson Pollock nunca habría llegado a pintar sus drip paintings en la posguerra. La exposición aspira a “reorientar o incluso reescribir la historia del arte” —en palabras de su comisaria, Barbara Haskell, autoridad en materia de expresionismo abstracto y otras escuelas del siglo XX— para desvincular el arte estadounidense de la primacía de las vanguardias europeas y acercarlo a la frontera sur, en el marco del reequilibrio del canon operado por los museos del país con una mezcla de convicción y relativo oportunismo.

El recorrido arranca con una evocación de los tropos más trillados del arte posrevolucionario en México —esa flora tropical, ese sincretismo indígena—, pero no tarda en escoger otros focos de interés. El principal es el proceso de politización del arte estadounidense, que vio en las propuestas del muralismo un modelo conveniente a imitar. En el fondo, los dos países tenían mucho en común: aspiraban a encontrar un estilo propio, alejado de los dictados del viejo mundo, para reforzar su especificidad cultural y su cohesión social, de la que ambos iban bastante necesitados. La muestra enuncia una teoría intrépida: que los muralistas tuvieron “una influencia más profunda y penetrante” que la Escuela de París, en palabras de Haskell. Si la historia no ha retenido sus nombres, es solo por el clima político de la posguerra, cuando el macartismo impidió que se siguiera adulando a viejos pintores foráneos y comunistas.

La parte más estimulante de la exposición es el ejercicio comparativo que propone. A ambos lados de la frontera, entró en vigor un nuevo sistema de valores que permitió que el oprimido se convirtiera en un héroe, rompiendo con la explotación de los indígenas del Yucatán hasta el Porfiriato y con las férreas leyes de segregación racial en Estados Unidos. El pintor Alfredo Ramos Martínez reivindicó en uno de sus cuadros a la Malinche, la esclava oaxaqueña que hizo de intérprete a Hernán Cortés, despojándola de su estatus de traidora y convirtiéndola en una especie de Marianne mexicana, madre de la nueva patria mestiza. De la misma manera, los pintores estadounidenses adoptaron a obreros, clases agrícolas y descendientes de esclavos como sujetos pictóricos, prefigurando un arte de espíritu cívico que dialogaba con la realidad política. Fue un cambio radical en un país donde, solo un par de décadas atrás, los pintores seguían dibujando truchas saltando sobre el curso fluvial.

La exposición lo ejemplifica con los murales afroamericanos de Charles White, las epopeyas sobre el esclavismo de Aaron Douglas o los retablos épicos de Thomas Hart Benton, mentor de Pollock y figura de la escuela regionalista, que quiso renunciar a la sensibilidad europea para empezar a tratar asuntos estadounidenses. El Whitney detecta en este periodo un primer uso propagandístico del arte, germen de su futura función durante el New Deal de Roosevelt y de las identity politics o políticas de la representación que tanto marcan la actualidad.

La muestra, que concentra dos centenares de obras que nunca habían coincidido en las mismas salas, se centra en el joven Pollock como catalizador del fenómeno. A los 17 años, el pintor quedó fascinado por el fresco dedicado a Prometeo que Orozco pintó en un comedor universitario de Pomona (California). La calificó como “la mejor obra del hemisferio oeste” y luego colgó una reproducción en su taller. Además, formó parte del taller experimental que Siqueiros abrió en Nueva York en 1936. Los experimentos del pintor mexicano, que introdujo el soplete y el aerógrafo en sus sombríos murales californianos, críticos con el dogma estadounidense escondido tras el águila calva, también se infiltraron en la obra de Philip Guston o Reuben Kadish, que trabajaron a su lado en México. “La llegada de Siqueiros a Los Ángeles fue tan importante como el desembarco de los surrealistas en Nueva York”, dejó escrito el segundo.

La exposición también refleja la peligrosidad creciente del arte de Rivera, auténtica estrella del movimiento, en territorio estadounidense. Su mural para el Instituto de Arte de Detroit era una oda a la industria salvadora en tiempos de la Gran Depresión, donde la clase obrera simbolizaba a un país unido para salir de la crisis. El que le encargó el City College de San Francisco, Pan-American Unity, contraponía el brillante futuro del continente frente a una Europa dominada por Hitler. La paradoja es que, mientras Rivera era celebrado, los programas de repatriación se aceleraban, señalando al inmigrante como culpable del descalabro económico. Cualquier parecido con la actualidad es pura coincidencia.

El mural de Rockefeller fue destruido en 1934 y sustituido por otro de Josep Maria Sert, American Progress, que celebraba el poderío estadounidense a través de figuras titánicas y retratos de personajes consensuales, como Lincoln y Emerson. Pese a todo, el poder de la obra de Rivera siguió latiendo bajo el yeso. Lo demuestra la escala heroica escogida por el expresionismo abstracto o la propia técnica del dripping, que la muestra atribuye a la influencia de Siqueiros y sus accidentes controlados sobre el lienzo. Seguiría transparentando en las contraculturas de posguerra, surgidas del drama íntimo del no asimilado, de quien no logra comulgar con la fe de la sonrisa obligatoria y sigue viendo, por mucho que se esfuerce, un punto negro cada vez que mira al sol.


08_1581759669_583045

Detalle de los murales de Rockefeller del español Josep Maria Sert, American Progress.



La influencia de México en EE UU a través de los murales

Una selección de los artistas que cruzaron la frontera y contribuyeron con su arte a la politización del país



01_1581758753_827451

Construction Worker (study for Blueprint for Living, a Federal Art Project mural, Red Hook Community Building, Brooklyn, New York), 1940. Marion Greenwood. Frances Lehman Loeb Art Center, Vassar College, Poughkeepsie, Nueva York.


02_1581758783_623233

'Soldiers of the People’s Front (The Zero Hour)', 1936–37. Eitarō Ishigaki. Museo de Arte Moderno, Wakayama, Japón.


03_1581758819_242004

Me and My Parrots, 1941. Frida Kahlo. Colección privada. © 2020 Banco de México Diego Rivera Frida Kahlo Museums Trust, Mexico, D.F. / Artists Rights Society (ARS), New York.


11_1581759051_446789

The Driller (mural, Rikers Island, New York), 1937. Harold Lehman. Smithsonian American Art Museum, Washington, DC.


05_1581758919_940972

Barricada, 1931. José Clemente Orozco. Museum of Modern Art, Nueva York. © 2019 Artists Rights Society (ARS), New York / SOMAAP, Mexico City. Image © The Museum of Modern Art / Licensed by SCALA / Art Resource, NY


06_1581758949_214813

'My Nieces', 1940. María Izquierdo. Museo Nacional de Arte, INBAL, Mexico. Artists Rights Society (ARS), New York / SOMAAP, Mexico City.


09_1581758998_253256

'Vendedora de Alcatraces', 1929. Alfredo Ramos Martínez. Colección privada. The Alfredo Ramos Martínez Research Project.


Álex Vicente / elpais.com
Fotos: Estate of Harold Lehman / Smithsonian American Art Museum




Powered by Icy Phoenix