CLAUDE MONET »  Mostrar los mensajes de    a     

FORO DE XERBAR


Galerí­a Pintores Extranjeros - CLAUDE MONET



j.luis [ Jueves, 22 Marzo 2007, 16:50 ]
Título del mensaje: CLAUDE MONET
Este trabajo recopilatorio está dedicado a Claude Monet, fue un pintor muy imaginativo y con un original estilo “de trazos yuxtapuestos que, al mezclarse en la retina, consiguen el efecto pretendido” fue uno de los abanderados del movimiento impresionista francés y para muchos un genio.


1claude_monet_1899_nadar_crop2

Claude Oscar Monet (París, Francia, 14 de noviembre de 1840 - Giverny, 5 de diciembre de 1926) fue un pintor impresionista francés.

Nació en París el 14 de Noviembre de 1840, en el seno de la familia de un comerciante de ultramarinos venido a menos que se vio obligado, cuando el hijo tenía cinco años, a trasladarse a las costas atlánticas de Le Havre.

Monet recibió sus primeras lecciones artísticas en la escuela de la mano de François-Charles Ochard, alumno del pintor neoclásico Jacques-Louis David. Al estar más interesado por los dibujos graciosos y caricaturas que por adquirir una formación artística, a los 15 años ya tenía relativa fama como caricaturista, realizando un buen número de caricaturas de ciudadanos de Le Havre por las que cobraba entre 10 y 20 francos, consiguiendo una pequeña fortuna de 2.000 francos. A los 17 años falleció su madre, la única persona con cierto talento artístico de la familia. La pérdida supuso un duro golpe para el joven, quien establecerá una estrecha relación con su tía, Marie-Jeanne Lecadre, interesada por la pintura (era una pintora aficionada además de compañera -tras enviudar- del pintor parisino Armand Gautier). Ese mismo año, Claude decidió abandonar el instituto para dedicarse a la pintura. Tras conocer a Eugène Boudin, con quien se inició en el paisaje y la pintura al aire libre, el padre de Claude no admitió la decisión de su hijo, pero, gracias a la persuasión de la tía Marie-Jeanne, aceptó a regañadientes. Para que la formación del joven en París no significara un peso para la economía familiar solicitó, en dos ocasiones, una beca al ayuntamiento de Le Havre, aunque Monet empleó sus ahorros para irse a la capital, a pesar de la negativa paterna.

A principios de abril de 1859 llegó a París, donde visitó a Constant Troyon, quien le aconsejó que tomara lecciones de dibujo y que acudiera a copiar al Louvre. También le recomendó acudir al taller de Thomas Coiture, pero el joven artista eludió la enseñanza académica y acudió a la Académie Suisse, taller propiedad del alumno de David, Charles Suisse, quien ofrecía a sus alumnos absoluta libertad para trabajar ante modelos vivos. Aquí conocería a Pissarro, entablando ambos una estrecha amistad. Durante esta estancia empieza a tomar contacto con los realistas en la "Brasserie des Martyrs" donde Monet acude a realizar caricaturas para ganarse la vida. Se interesará por Courbet, al que poco después conocerá, sin renunciar a las enseñanzas de Delacroix o Daubigny.

En 1861 le toca hacer el servicio militar en Argelia, en la legión africana, durante un periodo de un año. La delicada salud del joven -enfermó de tifus a comienzos de 1862- motivó su regreso a Le Havre por un periodo de seis meses. En esta temporada continuó trabajando con Boudin y conoció a Jongkind. Su tía Marie-Jeanne exoneró al joven del servicio militar al pagar 3.000 francos pero le puso como condición continuar sus estudios pictóricos en París. En el otoño de 1862 Monet regresaba a París, acudiendo al taller de Auguste Toulmouche por indicación de la familia. Este le aconsejó que acudiera al estudio de Charles Gleyre donde permaneció hasta 1864 cuando el maestro cerró su taller por una dolencia ocular. Aquí conoció Monet a tres compañeros con los que entabló estrecha amistad: Renoir, Sisley y Bazille, intimando especialmente con este último. Junto con sus compañeros de estudios se dedicará a la pintura al aire libre en Chailly, en el bosque de Fontainebleau. Tras una estancia en Normandía junto con Bazille, en el verano de 1864 visita a su familia en Saint-Adresse, se ve desprovisto de la manutención.


0claude_monet_impression_soleil_levant_1872

Claude Monet. Impresión, sol naciente, 1872. Museo Marmottan Monet, París

El éxito obtenido por Monet en el Salón de los Rechazados con su Desayuno en la hierba motiva al joven Monet a realizar una obra con temática similar pero realizada al aire libre. No llegó a concluir esta empresa pero trabajó en diversos estudios donde aparece Camille Doncieux, una joven de 19 años con la que empieza a mantener relaciones. Envía sus primeras obras al Salón oficial, realizadas al aire libre, siendo recibidos con simpatía por la crítica. Sin embargo, su próxima experiencia en el Salón será negativa. En 1867 envía Mujeres en el jardín que será rechazado y criticado negativamente por Manet. A esta decepción tiene que añadir Monet el embarazo de Camille por lo que se traslada a Saint-Adresse para comunicárselo a su familia, que recibe la noticia con disgusto -a pesar de que el padre del pintor tenía un hijo de una relación con su criada-. Durante este verano, Camille tendrá a su primer hijo, Jean, el 8 de agosto de 1867. Los problemas económicos serán una constante durante buena parte de la vida de Monet.

En 1868 intenta suicidarse sin éxito por esta razón pero en verano las cosas parecen ir mejor y se traslada a la costa normanda con Camille y Jean, tomando parte en una exposición en Le Havre. Al año siguiente la penuria económica continuó y durante la estancia en Bougival no tenían dinero para calefacción, luz o alimentos para el bebé. Renoir, que vivía en los alrededores les ayudaba como podía. Curiosamente, esta época de penuria será en la que ambos artistas trabajen con mayor placidez, trabajando con una pincelada impresionista que descompone el objeto en manchas y trazos de color. El 28 de marzo de 1870 se casan Camille Doncieux y Monet, contando con la presencia de Courbet como testigo. Para evitar ser llamado a filas ante la inminente guerra que se avecina se traslada a Trouville, desde donde partieron a Inglaterra al estallar la Guerra Franco-Prusiana. En Londres apenas estuvieron seis meses, interesándose más por visitar los museos -donde pudo contemplar las obras de Turner y Constable- que por pintar. Durante su estancia londinense pasará a formar parte de los artistas protegidos del galerista Paul Durand-Ruel.

En 1871-72 pinta los márgenes del Sena desde una sencilla barca transformada en 'atelier', la zona que desde ella retrata es en particular la de Argenteuil.

En 1872 pinta la obra que bautizará el movimiento que él representa: "Impression, soleil levant" un paisaje de Le Havre que, expuesto en el salón de Nadar, suscitará el desdén de un crítico de Le Charivari, que motejó a Monet y a sus amigos con un adjetivo: "Les impressionistes". Poco podía sospechar el sorprendido periodista que con aquella palabra desdeñosa se introducía una de las glorias máximas de la pintura, tan fugaz como inolvidable.


116claude_monet_caricature_of_l_on_manchon

Claude Monet. Caricatura del notario Léon Marchon, 1855/1856, Art Institute of Chicago

"Monet es el "ojo cabrón", el maravilloso ojo, de acuerdo con su pintura. Yo me quito el sombrero ante él. Es el mejor Impresionista. Es el "ojo" único, la mano única, el único al que obedece el crepúsculo con sus diáfanos matices y sus colores bien ajustados, sin que, en cambio, sus cuadros parezcan obedecer a un método" Paul Cézanne (pintor francés considerado el padre del arte moderno) a Ambroise Vollard.

En 1874 junto a Renoir efectúa la primera exposición extraacadémica, en el estudio del fotógrafo Nadar, la reacción de la prensa es acre y sarcástica. Se destacaba el cuadro de Monet llamado 'Impresión: Sol Naciente' (realizado en 1871; actualmente está en el museo Marmottan de París). Muere el 5 de diciembre de 1926 a los 86 años en Giverny, 80 kilómetros al oeste de París.


1cl_mentel_monet_in_seinen_gaerten

Monet en su jardín. Al fondo, se ve el puente japonés.

Ningún pintor del grupo fue tan puramente impresionista como Monet. En su obra el factor dominante es un claro esfuerzo por incorporar el nuevo modo de visión, sobre todo el carácter de la luz, mientras que la composición de grandes masas y superficies sirve únicamente para establecer cierta coherencia. Por su parte, Renoir fue el pintor que nos convence de que la estética del Impresionismo fue, sobre todo, hedonista. El placer parece la cualidad más evidente de su obra, el placer inmediato y ardiente que produce en él la pintura. Nunca se dejó agobiar por problemas de estilo y llegó a decir que el objeto de un cuadro consiste simplemente en decorar una pared y que por eso era importante que los colores fueran agradables por sí mismos.

De todos los impresionistas, Monet fue el que con más énfasis practicó el pleinerismo, es decir la práctica de la pintura al plein-air (en francés: 'aire pleno, total' y también - y ese es el significado que aquí más nos importa-: AIRE LIBRE). La pintura al aire libre. Aunque existe gran cantidad de pintores paisajistas previos a Monet, se nota en ellos que la factura de sus obras ha sido realizada principalmente dentro del taller tras un previo esbozo. Hasta la segunda mitad de S. XIX, las pinturas (óleo, temple) eran realizadas artesanalmente y envasadas en frascos, vejigas, etc. La invención de los pomos (un positivo producto de la Revolución industrial), permitió a los pintores llevar sus óleos o temperas al aire libre, bajo el sol, sin que estos elementos se secaran u oxidaran rápidamente como había sucedido hasta entonces. Bien que este aporte industrial no bastó: se requirió de genios, y un genio para la pintura al plein-air (y para la pintura universal) nos ha resultado Monet.

Al aire libre, bajo la luz solar, pudo minuciosamente observar y plasmar casi inmediatamente, a "brochazos", a plena macchia, Monet los efectos de la luz sobre los objetos, los cambios, las vibraciones de esa luz; es por tal razón que la pintura de Monet nos resulta especialmente vital, aunque su vitalidad sea una serena vitalidad, llena de armonías.


claude_monet_japanese_bridge

Claude Monet. Nenúfares, c. 1899. Musee d'Orsay, Paris.

En 1890 se estableció en Giverny, pueblo cercano a París y, sin embargo, a salvo del tráfago urbano; allí en torno a su casa construyó una suerte de "jardín japonés", en el que se destaca el estanque con ninfeas, y nenúfares. Inspirado en ese ambiente, aunque estuviera casi ciego ya, inició en 1906 la serie de cuadros que tienen por tema a tales plantas florales acuáticas (los cuadros de ninfeas y nenúfares pueden admirarse actualmente en el museo parisino de La Orangerie).

Todo puede deducirse de una simple afirmación que Monet hizo en diversas ocasiones:

El motivo es para mí del todo secundario; lo que quiero representar es lo que existe entre el motivo y yo.


2pierre_august_renoir_claude_monet_reading

Claude Monet leyendo el periodico por Pierre-Auguste Renoir, 1872.

Monet pintó casi hasta el momento de su muerte acaecida el 5 de diciembre de 1926 en Giverny.

Espero que este trabajo guste a los compañer@s del foro de xerbar y amantes del arte que frecuentan esta sección.





0retrato_del_pintor_claude_monet_por_pierre_auguste_renoir_1875

Retrato del pintor Claude Monet por Pierre-Auguste Renoir, 1875




Algunas obras de Monet


0autoportret_claude_monet_1886

Claude Monet. Autorretrato, 1886


00_1410088451_215773

Claude Monet. Autorretrato, 1917. Óleo sobre lienzo. 70 x 55 cm. Museo de Orsay. París


11_1410088331_615609

Madame Louis Joachim Gaudibert. 1868. Óleo sobre lienzo. 217 x 138,5 cm. Museo de Orsay. París. Obra de Claude Monet


10_1410088399_118943

Mujer en el jardín de Saint-Adresse. 1867. Óleo sobre lienzo. Museo del Hermitage. San Petersburgo. Rusia. Obra de Claude Monet


12_1410088603_360515

Bazille y Camille. 1865. Óleo sobre lienzo. 36 5/8 x 27 1/8 in. The National Gallery of Art. Washington. USA. Obra de Claude Monet


117camille_con_vestido_verde_1866_kunsthalle_bremen

Camille con vestido verde, 1866, Kunsthalle Bremen. Obra de Claude Monet


13_1410088671_722859

Camille in the Garden with Jean and His Nurse. 1873. Óleo sobre lienzo. Colección Privada. Obra de Claude Monet


14_1410088725_853505

Camille Monet and Her Son Jean. 1875. Óleo sobre lienzo. 100 x 81 cm. The National Gallery of Art. Washington. USA. Obra de Claude Monet


15_1410088787_152885

Camille Monet en traje japonés. 1876. Museum of Fine Arts. Boston. U.S.A. Obra de Claude Monet


16_1410088848_362495

Camille Monet on the Beach at Trouville. 1870. Óleo sobre lienzo. Colección Privada. Obra de Claude Monet


17_1410088916_364480

Madame Monet on a Garden Bench. 1873. Óleo sobre lienzo. Colección Privada. USA. Obra de Claude Monet


18_1410088976_723406

Meditación; Madame Monet en el sofá. 1870-1871. 48 x 75 cm. Museo de Orsay. París. Obra de Claude Monet


36_1410090084_105222

Camille en su lecho de muerte. 1879. 90 x 68 cm. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Claude Monet


37_1410090148_979815

Madame Monet and Child. 1875. Óleo sobre lienzo. Museo de Bellas Artes de Boston. Massachussetts. USA. Obra de Claude Monet


38_1410090232_727983

La Esquina de un apartamento. 1875. Óleo sobre lienzo. 81,5 x 60,5 cm. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Claude Monet


39_1410090283_167244

La femme au métier. 1875. Obra de Claude Monet


40_1410090353_454087

El Almuerzo. 1873. Óleo sobre lienzo. 160 x 201 cm. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Claude Monet


41_1410090415_943287

Descanso bajo los lilos. 1873. Óleo sobre lienzo. 50 x 65 cm. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Claude Monet


42_1410090477_931498

The Beach at Trouville. 1870. Óleo sobre lienzo. 38 x 46 cm. The National Gallery. Londres. Obra de Claude Monet


19_1410089048_966224

The Red Kerchief: Portrait of Camille Monet. 1860-1870. Óleo sobre lienzo. 99 x 79,3 cm. Museo de Arte de Cleveland. Ohio. USA


20_1410089114_676433

Breakwater at Trouville, Low Tide. 1870. Óleo sobre lienzo. 54 x 66 cm. Szepmuveszeti Museum. Budapest. Hungria. Obra de Claude Monet


21_1410089179_805399

Fishing Boats at Sea. 1868. Óleo sobre lienzo. Museo Hillstead. Farmington. USA. Obra de Claude Monet


0claude_monet_the_luncheon

The Luncheon. 1868. Obra de Claude Monet


22_1410089244_639808

Garden at Sainte-Adresse. 1867. Óleo sobre lienzo. 98,1 x 129,9 cm. The Metropolitan Museum of Art. New York. USA. Obra de Claude Monet


23_1410089308_260407

La Urraca. 1868-1869. 89 x 130 cm. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Claude Monet


24_1410089371_322419

Playa de Sainte-Adresse. 1867. Óleo sobre lienzo. Instituto de Arte de Chicago. Chicago. USA. Obra de Claude Monet


26_1410089441_627983

Comida en la hierba. 1866, Óleo sobre lienzo. Museo Pushkin de Bellas Artes de Moscú. Moscú. Rusia. Obra de Claude Monet


28_1410089559_623991

Déjeuner sur l'herbe. Parte derecha. 1865-1866. Óleo sobre lienzo. 248 x 217 cm. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Claude Monet


27_1410089506_274226

Mujeres en el jardín. 1866-1867. Óleo sobre lienzo. 255 x 205 cm. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Claude Monet


29_1410089632_862222

Bodegón; Pieza de ternera. 1864. 24 x 33 cm. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Claude Monet


32_1410089816_779964

Still Life of Pheasants and Flowers. 1880. Óleo sobre lienzo. Minneapolis Institute of Arts. Minneapolis USA. Obra de Claude Monet


30_1410089690_698145

Flowers. 1869. Óleo sobre lienzo. Museo J. Paul Getty. Los Angeles. California. USA. Obra de Claude Monet


31_1410089760_194111

Crisantemos. 1878. 54,5 x 65 cm. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Claude Monet


33_1410089871_810592

Jerusalem Artichoke Flowers. 1880. Óleo sobre lienzo. The National Gallery of Art. Washington. USA. Obra de Claude Monet


35_1410090003_652981

Sunflowers gauguin. 1901. Óleo sobre lienzo. Museo del Hermitage. San Petersburgo. Rusia. Obra de Claude Monet


34_1410089927_970457

Nenúfares rosa. 1898 Óleo sobre lienzo. 81,5 x 100 cm. Obra de Claude Monet


43_1410090601_688833

Boulevard des Capucines. 1873. Óleo sobre lienzo. 79,4 x 59 cm. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Claude Monet


44_1410090657_661996

Calles de la Estación de St. Lazare, vistas desde el tunel de Batignolles. 1877. Óleo sobre lienzo. Private Collection. France. Obra de Claude Monet


45_1410090715_469941

Charing Cross Bridge. 1899. Óleo sobre lienzo. 65 x 81 cm. Santa Barbara Museum of Art. Bequest of Katherine Dexter McCormick in memory of her husband. Stanley McCormick. Obra de Claude Monet


46_1410090770_422112

El carnaval en el Boulevard des Capucines. 1873. Óleo sobre lienzo. Museo Pushkin de Bellas Artes de Moscú. Moscú. Rusia. Obra de Claude Monet


47_1410090832_815551

El Parlamento de Londres, rayo de Sol en la niebla. 1904. Óleo sobre lienzo. 81 x 92 cm. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Claude Monet


48_1410090924_909238

Estación St. Lazare, Los muelles. 1877. Óleo sobre lienzo. Colección Particular. Francia. Obra de Claude Monet


49_1410090981_611431

Hôtel des Roches Noires, Trouville. 1870. Óleo sobre lienzo. 81 x 58,5 cm. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Claude Monet


118la_calle_montorgueil_con_banderas_1886

La calle Montorgueil con banderas, 1886. Obra de Claude Monet


50_1410091061_258898

La catedral de Rouen a pleno sol. "Rouen Cathedral (The Portal and the Tour Saint-Romain, Bright Sun; Harmony in Blue and Gold)". 1893-1894. Óleo sobre lienzo. 107 x 73 cm. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Claude Monet


51_1410091163_952873

La estación de Saint-Lazare. 1877. Óleo sobre lienzo. 75,5 x 104 cm. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Claude Monet


52_1410091225_639143

Le Boulevard des Capucines. 1873. Óleo sobre lienzo. 80 x 60 cm. The Nelson Atkins Museum of Art. Kansas City. Obra de Claude Monet


53_1410091286_246788

Le Pont de Rome. 1877. Oil on canvas. 64 x 80 cm. Musée Marmottan Claude Monet. París. Francia. Obra de Claude Monet


54_1410091345_885082

Llegada del Tren de Normandía a la estación de Saint Lazare. 1877. Óleo sobre lienzo. Instituto de Arte de Chicago. Chicago. USA. Obra de Claude Monet


55_1410091415_332822

Rue Montorgueil, Paris. Festival del 30 de Junio de 1878. 1878. Óleo sobre lienzo. 81 x 50,5 cm. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Claude Monet


56_1410091477_874619

Ponte Charing Cross, il Tamigi. 1899-1901. Oleo sobre lienzo.<P>73 x 100 cm. Museo de Bellas Artes de Lyon. Lyon. Francia. Obra de Claude Monet


57_1410091531_760265

Palazzo da Mula at Venice. 1908. Óleo sobre lienzo. The National Gallery of Art. Washington. USA. Obra de Claude Monet


58_1410091588_288895

Palacio Ducal de Venecia. 1908. Óleo sobre lienzo. 81 x 100 cm. Museo de Brooklyn. New York. USA. Obra de Claude Monet


59_1410091656_810596

Saint-Germain l'Auxerrois. 1866-67. Canvas. 79 x 98 cm. Nationalgalerie. Berlín. Alemania. Obra de Claude Monet


60_1410091714_398503

Snow Effect at Véthauil. 1878-1879. Óleo sobre lienzo. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Claude Monet


61_1410091797_721019

The Magpie, Snow Effect, Outskirts of Honfleur. 1869. Óleo sobre lienzo. Colección privada. Obra de Claude Monet


62_1410091858_672817

The Seine at Asnières. 1873. Óleo sobre lienzo. Colección Privada. Obra de Claude Monet


63_1410091950_159672

View Toward the Batignolles Tunnels. 1877. Óleo sobre lienzo. 60 x 72 cm. Colección privada. Obra de Claude Monet


64_1410092019_507152

Almiar cerca de Giverny. 1889. Óleo sobre lienzo. 64 x 81 cm. Museo Pushkin de Bellas Artes de Moscú. Moscú. Rusia. Obra de Claude Monet


65_1410092085_526434

Bulbfield and Windmill Near Leyden. 1886. Óleo sobre lienzo. State Museum. Amsterdam. Holanda. Obra de Claude Monet


66_1410092148_693750

El estanque de los nenúfares. Tambíen conocido como. "Los nenúfares blancos". 1899. Óleo sobre lienzo. 89 x 93 cm. Museo Pushkin de Bellas Artes de Moscú. Moscú. Rusia. Obra de Claude Monet


67_1410092204_485498

El estanque de los nenúfares, armonía rosa. 1900. Óleo sobre lienzo. 89,5 x 100 cm. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Claude Monet


68_1410092260_124275

El estanque de los nenúfares, armonía verde. 1899. Óleo sobre lienzo. 89,5 x 100 cm. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Claude Monet


69_1410092317_810767

El estanque en Montgeron. 1876-1877. Óleo sobre lienzo. 173 x 193 cm. Museo del Hermitage. San Petersburgo. Rusia. Obra de Claude Monet


70_1410092383_266735

El jardín de Hoschedé en Montgeron. 1877. Óleo sobre lienzo. 172 x 192 cm. Museo del Hermitage. San Petersburgo. Rusia. Obra de Claude Monet


71_1410092442_972118

El puente japonés. Aprox. 1910. Óleo sobre lienzo. 89,5 x 116,3 cm. The Museum of Modern Art. Nueva York. USA. Obra de Claude Monet


72_1410092502_266080

Garden in Bordighera, Impression of Morning. 1884. Óleo sobre lienzo. 65,5 x 81,5 cm. Museo del Hermitage. San Petersburgo. Rusia. Obra de Claude Monet


73_1410092566_241965

Japanese Garden at Giverny. 1900. Óleo sobre lienzo. Instituto de Arte de Chicago. Chicago. USA. Obra de Claude Monet


74_1410092632_405879

Gladioli. 1876. Óleo sobre lienzo. Instituto de Arte e Imagen de Detroit. Michigan. USA. Obra de Claude Monet


75_1410098246_999105

El puente del ferrocarril en Argenteuil. 1874. Óleo sobre lienzo. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Claude Monet


76_1410098305_788514

El puente Europa en la estación de Saint-Lazare. 1877. Obra de Claude Monet


77_1410098366_713297

Fields of Bezons. 1873. Canvas. 57 x 80 cm. Nationalgalerie. Berlín. Alemania. Obra de Claude Monet


78_1410098429_564520

Haystack in Winter, Giverny. 1891. Óleo sobre lienzo. Instituto de Arte de Chicago. Chicago. USA. Obra de Claude Monet


79_1410098492_691961

Houses at the Edge of a Field. 1873. Óleo sobre lienzo. Nationalgalerie Staatliche Museen. Berlin. Alemania. Obra de Claude Monet


80_1410098562_237946

La escarcha. 1880. Óleo sobre lienzo. 61 x 81 cm. Abadía de Montserrat. Barcelona. Obra de Claude Monet


81_1410098620_683646

Las amapolas. 1873. Óleo sobre lienzo. 50 x 65 cm. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Claude Monet


82_1410098678_634806

Las Tullerías. 1875. Boceto. 50 x 75 cm. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Claude Monet


83_1410098733_102878

Los pavos. 1877. Óleo sobre lienzo. 174,5 x 172,5 cm. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Claude Monet


84_1410098790_733613

Marine View, Sunset. 1874. Óleo sobre lienzo. Museo de Arte de Filadelfia. Filadelfia. USA. Obra de Claude Monet


85_1410098847_341503

Monet's Garden at Vétheuil. 1881. Óleo sobre lienzo. The National Gallery of Art. Washington. USA. Obra de Claude Monet


86_1410098905_114017

Monet's Home in Argenteuil. 1874-1876. Óleo sobre lienzo. 23 3/4 x 28 7/8 inches. Mr. and Mrs. Martin A. Ryerson Collection <P>at the Art Institute of Chicago. USA. Obra de Claude Monet


87_1410098969_722815

Nenúfares. 1920. Óleo sobre lienzo. 200 x 425 cm. Mrs. Simón Guggenheim Fund. The Museum of Modern Art New York. U.S.A. Obra de Claude Monet


88_1410099023_551879

Nenúfares rosa. 1920. Óleo sobre lienzo. 200 x 425 cm. Mrs. Simón Guggenheim Fund. The Museum of Modern Art New York. U.S.A. Obra de Claude Monet


89_1410099081_222566

Ninfeas. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Claude Monet


90_1410099138_333105

On the Seine at Bennecourt. 1868. Óleo sobre lienzo. Instituto de Arte de Chicago. Chicago. USA. Obra de Claude Monet


91_1410099193_797162

Path in the Ile Saint-Martin, Vetheuil. 1880. Óleo sobre lienzo. Metropolitan Museum of Art. New York. USA. Obra de Claude Monet


92_1410099253_807586

Pioppi. 1891. Oleo sobre lienzo. 82 x 81,5 cm. The Metropolitan Museum of Art. New York. USA. Obra de Claude Monet


93_1410099304_466958

Poplars along the River Epte, Autumn. 1891. Óleo sobre lienzo. 100 x 65 cm. Colección Privada. Obra de Claude Monet


94_1410099357_537427

Poppy Field Near Giverny. 1885. Óleo sobre lienzo. Museo de Bellas Artes de Boston. Massachussetts. USA. Obra de Claude Monet


95_1410099415_906443

Pourville Flood Tide. 1882. Óleo sobre lienzo. Brooklyn Museum of Art. Brooklyn. USA. Obra de Claude Monet


96_1410099476_491377

Railway Bridge at Argenteuil. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Claude Monet


97_1410099531_253028

The Artist's Garden at Giverny. 1900. Óleo sobre lienzo. 81 x 92 cm. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Claude Monet


98_1410099606_965957

The Hay Ricks; Late Summer, Giverny. 1891. 60,5 x 100,5 cm. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Claude Monet


99_1410099656_321698

The Ice Floes. 1880. Óleo sobre lienzo. Shelburne Museum. Shelburne. USA. Obra de Claude Monet


100_1410099710_836728

The Bridge at Bougival. 1869. Óleo sobre lienzo. Currier Gallery of Art. Manchester. USA. Obra de Claude Monet


101_1410099802_948798

The Prairie. 1874. Óleo sobre lienzo. Nationalgalerie Staatliche Museen. Pruessischer Kulturbesitz. Berlin. Alemania. Obra de Claude Monet


102_1410099856_256649

The Promenade, Argenteuil. 1872. Óleo sobre lienzo. The National Gallery of Art. Washington. USA. Obra de Claude Monet


103_1410099908_717077

The Robec Stream, at Rouen. 1872. 50 x 65 cm. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Claude Monet


105_1410099958_257069

The Seine at Argenteuil. 1875. Óleo sobre lienzo. Museo de Arte Moderno de San Francisco. California. USA. Obra de Claude Monet


106_1410100011_217544

Tren en la nieve. 1875. Óleo sobre lienzo. 59 x 78 cm. Museo Marmottan de París. París. Francia. Obra de Claude Monet


107_1410100065_174144

Tulip Fields in Holland. 1886. 65,5 x 81,5 cm. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Claude Monet


108_1410100118_136402

Two-Path at Argenteuil, Winter (Chemin de Halage á Argenteuil). 1875. Oil on canvas. 60 x 100 cm. Obra de Claude Monet


122claude_monet_la_canoa_sobre_el_r_o_epte

La canoa sobre el río Epte, c. 1890, óleo sobre lienzo - 133 cm. x 145 cm. Museo de San Pablo. Obra de Claude Monet


109_1410100180_301185

Water Garden at Giverny. 1904. Óleo sobre lienzo. Museo del Louvre. París. Francia. Obra de Claude Monet


110_1410100232_972296

Water Lilies. 1906. Óleo sobre lienzo. 87,6 x 92,7 cm. Instituto de Arte de Chicago. Chicago. USA. Obra de Claude Monet


111_1410100300_315633

Un coin de L´ Étang à Giverny. 1918-1919. Óleo sobre lienzo. 117 x 83 cm. Museo de Bellas Artes de Grenoble. Grenoble. Francia. Obra de Claude Monet


112_1410100370_873030

Water Lilies (The Clouds). 1903. Óleo sobre lienzo. 74,6 x 105,3 cm. Colección Privada. Obra de Claude Monet


113_1410100417_581671

Waterlilies, Green Reflection. 1916-1923. Museo de l'Orangérie. París. Francia. Obra de Claude Monet


114_1410100469_444597

Wheatstacks (End of Summer). 1890-1891. Óleo sobre lienzo. 60 x 100 cm. Instituto de Arte de Chicago. Chicago. USA. Obra de Claude Monet


115_1410100543_803116

Zaandam. 1871. 48 x 73 cm. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Claude Monet


0claude_monet_mus_e_de_lorangerie_paris

Argenteuil. 1875 (musée de lOrangerie, Paris). Obra de Claude Monet


120claude_monet_la_pointe_de_la_h_ve_at_low_tide_google_art_project

La Pointe de la Hève at Low Tide. 1865. Obra de Claude Monet


121claude_monet_waterlilies_1904

Waterlilies. 1904. Obra de Claude Monet



Enlaces interesante sobre Monet

http://es.wikipedia.org/wiki/Claude_Monet

http://www.artehistoria.jcyl.es/genios/pintores/2775.htm



1claude_monet_1899_nadar_crop

Claude Monet en el año 1899. Fotografía tomada por Nadar


Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado este trabajo recopilatorio dedicado al pintor francés Claude Monet. Sin duda un genio. Empezó pintando al estilo Realista y a mitad de su carrera derivó al Impresionismo, convirtiéndose en uno de sus máximos exponentes.

Este trabajo está dedicado a Maca -la mejor posteadora del foro de xerbar- que al parecer le gusta la obra de Monet de una manera especial.



Fuentes y agradecimientos: pintura.aut.org, es.wikipedia.or, commons.wikimedia.org, artcyclopedia.com, es.wahooart.com, artehistoria.jcyl.es y otras de Internet.


xerbar [ Jueves, 22 Marzo 2007, 17:13 ]
Título del mensaje: Respuesta: MONET
J.Luis de nuevo gracias por ampliar la galería con esta aportación de Monet. Nos está quedando una galería de arte espectacular que creo que muy pocos rincones de internet se pueden permitir el lujo de tener y todo gracias a tu magnífico trabajo.

Un Saludo.


maca [ Jueves, 22 Marzo 2007, 18:48 ]
Título del mensaje: Respuesta: MONET
Gracias J.luis, me gusta muchísimo Monet (para los dos).


j.luis [ Jueves, 22 Marzo 2007, 19:06 ]
Título del mensaje: Respuesta: MONET
Bueno maca, como te gusta mucho Monet, te dedico el trabajo... esta noche como tengo que editarlo para añadir 16 imágenes marineras que me faltan, lo pondré sin falta.


VA POR TI MACA.



Saludos.


Mariol [ Jueves, 22 Marzo 2007, 19:54 ]
Título del mensaje: Respuesta: MONET
¡Qué cuadros más bonitos los de Monet!

Me quedo con estos tres:
"Madame Louis", "Mujeres en el jardín" y "The Garden of the Princess".


maca [ Jueves, 22 Marzo 2007, 20:19 ]
Título del mensaje: Respuesta: MONET
Gracias J.luis, eres muy detallista


mumo [ Miércoles, 18 Abril 2007, 07:38 ]
Título del mensaje: Re: MONET
Jose Luis, muchisimas gracias por la exposición que has preparado. Tengo que decir que Monet también es uno de mis favoritos, sobretodo por como trata la naturaleza y en especial las flores. Yo me quedo, de siempre, con las amapolas, aunque he podido descubrir otras maravillas.
Gracias de nuevo
Mumo


mumo [ Miércoles, 18 Abril 2007, 07:42 ]
Título del mensaje: Re: MONET
Me había olvidado de votar y le doy un 10 total

Mumo


j.luis [ Miércoles, 18 Abril 2007, 09:05 ]
Título del mensaje: Re: MONET
Gracias mumo, veo que te ha gustado la exposición; seguro que Monet, estaría encantando con tu valoración.



[smilie=up.gif]



Saludos


j.luis [ Viernes, 04 Mayo 2007, 21:29 ]
Título del mensaje: Re: CLAUDE MONET
62 OBRAS REUNIDAS EN SU MAYOR RETROSPECTIVA EN 30 AÑOS

Nueva York se rinde a los encantos de Monet. La galería exhibe dos obras de coleccionistas privados nunca antes vistas por el público



00_1410087894_854826

'Adolphe Monet en el jardín de Le Cocteau', de Claude Monet, en Wildenstein & Company en New York. (Foto: REUTERS)

NUEVA YORK.- Los amantes del impresionista Claude Monet tienen una cita en Nueva York. Una de las galerías más prestigiosas ha reunido 62 obras del pintor, dos de ellas nunca antes mostradas en público, en la retrospectiva más importante realizada en los últimos 30 años en la ciudad de los rascacielos.

La exhibición de Wildenstein & Company, entre el 27 de abril y el 15 de junio, ofrecerá 21 cuadros que provienen de museos y 41 de coleccionistas privados, de nacionalidad francesa y estadounidense principalmente.

Las dos obras que nunca habían sido mostradas pertenecen a los herederos de la familia Monet: 'Adolphe Monet en el jardín de Le Cocteau', de 1867, que muestra al padre de Monet leyendo a la sombra de un jardín bañado por el sol, y un paisaje de la villa italiana de Bordighera.

Los organizadores de la muestra perciben el atractivo casi universal del pintor francés: "Hace que uno se sienta bien en la vida. La gente se siente feliz cuando mira un Monet", explica el comisario de la muestra, Joseph Baillio.

Un empeño familiar

Guy Wildenstein, bisnieto de Nathan Wildenstein, quien hace 130 años fundó la galería de París, utilizó el famoso apellido de su familia para convencer a los coleccionistas de que le prestaran algunas de sus posesiones más preciadas.

Uno de ellos, conocido porque nunca presta sus cuadros, cedió cuando Wildenstein le dijo que la muestra era en homenaje a su padre, quien pasó 50 años trabajando sobre un catálogo de Monet y murió en 2001. "Me miró y me dijo: 'Sólo dígame cuáles quiere'. Yo estaba al borde del llanto", contó Wildenstein. "Tiene tres Monet" y nos prestó dos de ellos.

El público reconocerá muchas de sus primeras pinturas de la campiña francesa y los posteriores nenúfares, pero la muestra también incluye piezas posteriores, menos conocidas y cada vez más abstractas, con pinceladas gruesas, que parecen haber influenciado a artistas del siglo XX como los cubistas y Jackson Pollock. También hay cartas originales escritas por el hombre que vivió entre 1840 y 1926, y que definió al impresionismo francés.

Las ganancias del museo serán destinadas a una fundación para el estudio sobre el cáncer de pecho.



ELMUNDO.ES


j.luis [ Jueves, 17 Mayo 2007, 12:38 ]
Título del mensaje: Re: CLAUDE MONET
Los ojos enfermos de Monet y Degas


Un oftalmólogo simula las afecciones de dos maestros impresionistas



00_1410087803_742923

¿Qué intentó expresar el pintor en la obra? "Eso depende de lo que viese el artista al mirarla", dice el profesor de Oftalmología de la Universidad de Stanford, Michael F. Marmor. Hijo de coleccionistas de arte, la deformación profesional le ha hecho cuestionar el enigma.


Problemas en la vista llevaron a Monet y Degas a evolucionar hacia la abstracción

Marmor publica en The Archives of Ophtalmology un experimento que sostiene que los cambios de estilo que Degas y Monet acusaron en sus últimos años no responden a una evolución hacia el arte abstracto o expresionista, como defienden muchos críticos de arte, sino a las afecciones oculares que sufrieron con la edad. Degas tuvo una degeneración macular que le nublaba la vista, Monet sufrió cataratas. "Su época más abstracta coincide con los años en los que veía tras el filtro borroso y amarillento de la enfermedad", dice el científico. "Tras ser operado, volvió a su estilo anterior".

La cuestión no es tanto que los pintores viesen el mundo distinto y por eso pintasen raro, sino que sabiendo que ya no veían bien, trataron de compensarlo en su obra (Degas acabó pintando sobre lienzos enormes). La ironía: "Al mirar sus cuadros no eran capaces de juzgar si lo que acababan de pintar era, de hecho, lo que querían haber pintado", dice Marmor.

Para explicar el lío, lo mejor es ver a través de sus ojos. Con un programa informático, Marmor aplica filtros que imitan las afecciones. Mire las imágenes. Las de la derecha muestran como Monet pintó entre 1918 y 1924, cuando sus cataratas eran más graves, el Puente japonés de Giverny. Donde nosotros vemos radicales naranjas y azules, él veía el mejunje verde amarillento que muestran las imágenes de la derecha. Las cataratas le privaron de su sutil paleta de colores visual, esencia de su estilo. Monet lo compensó a ciegas. "Al final escogía los colores por la etiqueta y cuando se operó destruyó muchos de los cuadros de ese periodo", dice Marmor,

Degas tuvo mejor suerte con la enfermedad que le tocó. "Nosotros vemos una tremenda evolución de su trazo a medida que se hace mayor y ve peor", dice Marmor: "Es menos refinado, sus perfiles menos suaves, su pincelada más hosca". Sin embargo, su afección difuminaba estas diferencias. "Él sabía que sus trazos eran más torpes, pero cuando se alejaba para mirar el cuadro, lo que veía era una figura suave y bien sombreada". "En cierto modo, la naturaleza de su afección le dio confianza para seguir pintando hasta el final de sus días", concluye Marmor, que aclara que su teoría no explica el arte, pero dice mucho de los obstáculos a los que se enfrentaron los pintores.

¿Cómo han reaccionado los críticos de arte a la tesis del oftalmólogo? "Muchos lo encuentran útil para entender mejor al artista", dice Marmor, "otros creen que los médicos no deberíamos meter las narices en lo que no nos incumbe".

Marmor apoya su investigación en documentos históricos, sobre todo cartas en las que los artistas hablan de su visión pero no mencionan su intención consciente de evolucionar hacia el arte abstracto. Y huye de las especulaciones.

¿Puede que las figuras alargadas de El Greco se debiesen al astigmatismo? "Eso es un mito, no tiene fundamento ni histórico ni médico", dice dando extensas explicaciones de ambos ámbitos.

¿Y que Van Gogh sufría una extraña afección que altera la percepción de los colores? "Otro bulo", dice Marmor, "a Van Gogh, simplemente, le gustaba el amarillo".




MUY INTERESANTES ESTAS TEORÍAS DE LAS ENFERMEDADES E INFLUENCIA EN LA VISTA DE ESTOS GRANDES PINTORES IMPRESIONISTAS.


j.luis [ Lunes, 08 Octubre 2007, 15:08 ]
Título del mensaje: Re: CLAUDE MONET
Cinco personas entran al Museo Orsay y dañan un Monet


El cuadro presenta una raja de unos 10 centímetros de longitud.- Los cinco sujetos se colaron en el museo en la madrugada del sábado al domingo



00_1410087556_882761

Estado en el que ha quedado el cuadro de Monet 'Le pont d'Argentueil' después de que un grupo de cinco personas entraran en el Museo de Orsay y propinaran un puñetazo al lienzo.

Un grupo de cinco personas, aparentemente en estado ebrio, entraron en la madrugada del sábado al domingo al Museo de Orsay por una puerta trasera y perforaron de un puñetazo el cuadro El puente de Argenteuil, de Claude Monet, según explicaciones dadas por la ministra de Cultura francesa, Christine Albanel.

Los responsables de este acto fueron sorprendidos por una cámara de seguridad entrando por una puerta trasera del museo, tras varios intentos de acceder por otras zonas del edificio. Acto seguido sonó la alarma y los intrusos escaparon, no sin antes dañar la pintura del artista impresionista. Ninguno de ellos fue detenido y no había indicios de que estuvieran armados, ha confirmado Albanel.

El cuadro tiene una raja horizontal estimada en unos diez centímetros que deja a la vista algunos hilos del lienzo. Albanel se ha preguntado "cómo pudo ser posible que un grupo sea capaz de entrar en el Museo de Orsay por una puerta". "Quizás fue un fallo del cerrojo", ha señalado.

Este suceso, ocurrido durante la celebración de La Noche en vela que todos los años tiene lugar en la capital parisina, aunque el Museo De Orsay no estaba abierto en la citada noche. El hecho supone "un duro golpe, ya que se trataba de nuestra memoria, nuestra herencia, de la que estamos orgullosos y que ha sido víctima de un acto criminal", ha concluido la ministra.

ELPAIS.COM


ES LAMENTABLE QUE LOS BORRACHOS HAYAN DAÑADO EL CUADRO DE MONET..., PERO Y LAS MEDIDAD DE SEGURIDAD ¿COMO CONSIGUIERON ENTRAR SEMEJANTES ELEMENTOS EN ESE ESTADO AL MUSEO ORSAY Y QUE NO SE DIERAN CUENTA SUS CUIDADORES?



ELPAIS.com / EP


xerbar [ Lunes, 08 Octubre 2007, 15:47 ]
Título del mensaje: Re: MONET
Pues si que estos individuos se han pasado bastante y como bien dices la seguridad del museo ha dejado mucho que desear.

Un Saludo.


j.luis [ Miércoles, 25 Junio 2008, 12:51 ]
Título del mensaje: Re: MONET
Subastan un cuadro de Monet por un precio récord de 51,6 millones de euros


Se trata de un lienzo de su famosa serie 'Nenúfares'
Otro de sus cuadros se subastó en Nueva York por 23,7 millones de euros




00_1410087341_260476

La obra "Le bassin aux nymphéas", lienzo pintado en 1919 de la famosa serie de "Nenúfares" de Claude Monet (1840-1926), batió hoy el récord en subasta del pintor impresionista al venderse por 40,9 millones de libras (51,6 millones de euros) en una puja de la casa Christie’s de Londres. / EFE

Un lienzo de la famosa serie "Nenúfares" de Claude Monet ha batido el récord en subasta del pintor impresionista al venderse por 40,9 millones de libras ( unos 51,6 millones de euros) en una puja de la casa Christie's de Londres.

"Le bassin aux nymphéas", de un metro por dos, fue pintado por Monet (1840-1926) en 1919, hacia el final de su carrera, en Giverny, y es, según la casa Christie's, el trabajo más significativo dedicado a esas flores que se ha ofrecido hasta ahora en subasta en Europa.

La obra, que tenía un precio estimado de entre 20 y 30 millones de euros, pulverizó así la anterior marca del artista establecida en mayo pasado por "Le Pont sur le chemin de fer d'Argenteuil", que se vendió en Nueva York por 23,7 millones de euros.

Monet y los nenúfares

A lo largo de su vida, Monet reflejó en numerosas obras sus adorados nenúfares, aunque en cuadros de menor tamaño, antes de embarcarse en 1914 en una serie sobre ese tema en lienzos de mayores dimensiones.

Esas pinturas darían paso a sus "Grandes Decorations", los celebrados paneles decorativos que ahora se exhiben en el Museo de la Orangerie en París y que Monet ofreció a Francia tras el armisticio de la Primera Guerra Mundial, en 1918, cuando aún no las había terminado.

La obra ahora subastada es una de las cuatro que el artista firmó y fechó en 1919.

De las otras tres que componen la serie, una está en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, otra fue vendida en 1992 por la entonces abultada cifra de 12,1 millones de dólares (unos 7,7 millones de euros al cambio actual) y la tercera fue tristemente partida en dos.

La obra de Monet es la joya de una subasta de arte impresionista y moderno durante la que también se van a ofrecer al mejor postor obras de Paul Cézanne (1839-1906), Edgar Degas (1834-1917) y Pablo Picasso (1881-1973).

RTVE.ES


j.luis [ Martes, 21 Julio 2009, 18:06 ]
Título del mensaje: Re: CLAUDE MONET
Monet exhibirá en Londres su impresionismo más puro


La exposición podrá visitarse desde el 12 de octubre y el 26 de febrero de 2010

El pintor tendrá una gran exposición en el Thyssen de Madrid el próximo año




00_1410087212_632502

Los amantes del impresionista Claude Monet tienen una cita próximamente en Londres. La galería londinense Helly Nahmad acogerá este otoño una exposición retrospectiva del pintor, uno de los más importantes de la escuela impresionista francesa. La exhibición, que se inaugurará el 12 de octubre y que estará abierta hasta el 26 de febrero de 2010, ofrecerá 350 de sus obras.

Un catálogo a todo color que refleja los diversos estilos del artista durante la década de 1870. Este estudio refleja los viajes de Monet a Londres y Venecia, y el conjunto de obras que inició en el cambio de siglo, las cuales representan la esencia de estas grandes ciudades envueltas por los efectos de la atmósfera y de la densa niebla con humo o la luminosa luz.

Ningún pintor del grupo fue tan puramente impresionista como Monet (1870-1926). De todos ellos, fue el que con más énfasis practicó la pintura al aire libre. Bajo la luz solar, pudo observar minuciosamente y plasmar casi inmediatamente, a "brochazos", los efectos de la luz sobre los objetos, los cambios, las vibraciones de esa luz.

Así, la galería Helly Nahmad presenta escenas típicas de los veranos de Monet junto al río Sena en los años 70 del siglo XIX, en Argenteuil, destino familiar muy cerca de París. De la misma forma, Monet refleja en sus lienzos imágenes de la pequeña aldea de Vétheuil, donde también acudía con su familia y amigos.

Esta exposición proporcionará al espectador una forma de observar el mundo exterior, pues la esencia de estas obras de arte es su poder para cambiar la forma de ver las cosas. Ya se trate de embarcaciones de vela por el río, palacios italianos o monumentos londinenses, ahora se pueden percibir tal y como los vio Monet.

Sin embargo, no sólo podrán disfrutar del francés los visitantes de la galería londinense, sino también los que visiten el Museo Thyssen en Madrid el próximo año. Monet será el protagonista de una gran exposición.


EL MUNDO


j.luis [ Jueves, 14 Enero 2010, 00:23 ]
Título del mensaje: Re: CLAUDE MONET
Recuperado un Monet robado hace casi una década


00_1410086073_718002

La policía polaca rescata el cuadro 'La playa de Pourville', sustraido en Poznan en 2000

La policía polaca recuperó hoy el cuadro de Claude Monet La playa de Pourville, robado hace diez años del Museo Nacional de Arte de Poznan, en el oeste de Polonia, donde desde entonces colgaba una copia del original desaparecido.

La pintura, la única del autor impresionista existente en una colección polaca, se encontraba oculta en una vivienda de la ciudad de Olkusz, en el sur del país. Los agentes detuvieron a un hombre de 47 años sospechoso del robo del cuadro, valorado en unos cinco millones de dólares.

La playa de Pourville fue sustraída el 19 de septiembre de 2000 de la sala en la que se exponía, donde no existían cámaras de vigilancia ni cristales especiales para proteger las telas.

La precariedad de las medidas de seguridad facilitaron el trabajo del ladrón, que, al más puro estilo cinematográfico, se limitó a cortar el lienzo para sacarlo del marco y sustituirlo por una falsificación.

El museo de Poznan adquirió el cuadro en 1906, cuando la ciudad todavía pertenecía a Alemania, cuarenta años antes de pasar a ser territorio polaco como consecuencia de los acuerdos que siguieron al fin de la II Guerra Mundial.

El francés Claude Monet pintó este cuadro en 1882, dentro de una serie de paisajes de la costa de Pourville, en el norte de Francia.


EL PAÍS


j.luis [ Jueves, 23 Septiembre 2010, 09:08 ]
Título del mensaje: Re: CLAUDE MONET
Monet busca plusmarca en París


El Grand Palais espera batir récords de afluencia con la muestra más grande del pintor

Más de 90.000 entradas han sido vendidas antes de la inauguración

Se quiere superar los 800.000 visitantes de la muestra 'Picasso y los maestros'




0claude_monet_posa_ante_sus_legendarios_nen_fares_para_el_objetivo_del_fot_grafo_henri_manuel_en_giverny_a_principios_de_los_a_os_veinte_fundaci_n_claude_monet_1410086546_907589

Claude Monet posa ante sus legendarios Nenúfares, para el objetivo del fotógrafo Henri Manuel en Giverny, a principios de los años veinte

París administra justicia poética a Claude Monet (1840-1926). El gigante del impresionismo, relegado en otras épocas y en su propio país a vulgar pasatiempo de salón burgués, vuelve a Francia exactamente 30 años después de la última vez. Y mucho han cambiado las cosas en el terreno de la crítica y de la relevancia cultural para el pintor desde entonces. Lo que permanece inmutable es su enorme atractivo para el público: casi 90.000 entradas se han vendido ya en Internet antes de la inauguración de hoy para asistir a la muestra del majestuoso Grand Palais. Con 170 obras, la exposición es la más grande nunca dedicada al artista.


04_1410086399_435527

Retrato de un Maestro. Oleo sobre lienzo titulado Autoportrait, pintado en 1917.

Para responder a tanto interés el museo abrirá por primera vez sus puertas todos los días de la semana. El objetivo es batir la marca registrada por la exposición de Picasso y los maestros de hace dos años, que atrajo a casi 800.000 visitantes. "Se trata de un recorrido muy coherente, porque en realidad hay varios pintores en Monet que se encajan y que finalmente desembocan en esa creación de nenúfares que solo le pertenece a él", explica Sylvie Patin, comisaria general del Museo de Orsay, prestatario de unas 40 obras para la muestra. "El arte de Monet no se limita a su papel como jefe de fila de los impresionistas, sino que se renovó convirtiéndose en el pintor de series y precursor de la modernidad. Cuanto más avanzaba en su trabajo, más quería captar la luz", añade Patin, una de las cinco personas expertas en Monet encargadas de preparar la exposición.


08le_parlement_effet_de_soleil_1903

Le Parlement, effet de soleil (1903).

La trayectoria del inquilino temporal del Grand Palais, una de las más singulares de la historia del arte, desemboca en un final del camino sublime; en la explosión de luz y de color de los legendarios nenúfares. El viaje cuenta con paradas apasionantes. Desde sus pinturas del bosque de Fontainebleau, cerca de París, y sus primeras pinceladas de las costas normandas, hasta las series de paisajes, pasando por sus estampas parisienses como las vistas de la estación de trenes de Saint-Lazare y sus postales del mar Mediterráneo. El paroxismo de Monet se articula en torno a 1890, cuando el pintor, dueño ya de cierto estatus, adquirió su casa de Giverny. En ella se retiró a partir de 1893. Y allí hizo construir su estanque con nenúfares y un pequeño puente japonés, tema inmutable de inspiración creativa hasta el final. "Giverny es indisociable de Monet: el lugar en el que el pintor creó la naturaleza", explica Patin.


03_1410086361_594887

El Sena congelado. Oleo sobre linezo titulado Glaçons sur la Seine à Bougival, pintado entre 1867 y 1868.

En esa época alcanza su cúspide creativa, que inició con una veintena de lienzos de pajares, cinco de los cuales se exhiben en la exposición. También se han rescatado cinco de la casi treintena que realizó a partir de la catedral de Rouen, desde tres diferentes puntos de vista. Se trata de un trabajo minucioso e incluso obsesivo por captar la luz en diferentes momentos del día. Monet explicó en una de sus numerosas y valiosas cartas -en las que, al estilo de Van Gogh, la pintura era tan importante como la letra-, que llegó a tener pesadillas en las que el monumento gótico se derrumbaba para desparramarse en una orgía de colores.


06_1410086464_655914

El Invierno decadente. Oleo sobre lienzo titulado La debâcle, temps gris, pintado en 1880.

La exposición se desmarca en este punto de su condición de mera monografía al exponer frente a estas cinco obras la respuesta pop que articuló Roy Lichtenstein. El estadounidense las descubrió en 1968. Pintó cinco series de 15 obras, de las cuales cinco están presentes en la exposición, en tonos amarillos, rojos y azules. Su homenaje a Monet también le llevó a reproducir la catedral y los pajares en una serie de litografías que expuso en 1969 en la galería de Leo Castelli en Nueva York, templo del arte pop.


02_1410086315_593009

Campo de amapolas. Oleo sobre lienzo titulado Les Coquelicots à Argenteuil, pintado en 1873 por Monet.

La muestra se detiene también en algunas de las facetas menos conocidas de Monet, como su trabajo de retratista o de pintor de naturalezas muertas. Destaca una enorme pintura de Camille Doncieux, su primera compañera, a la que dibujó hasta en su lecho de muerte.


05_1410086438_571031

Efecto de la nieve en una mañana. Oleo sobre lienzo titulado Meule, effet de neige, le matin, pintado por Monet en 1891.

Es inevitable resaltar en la muestra una ausencia abismal dado su carácter simbólico: Impressions soleil levant, la vista del puerto normando de Le Havre que da nombre al movimiento impresionista. Su dueño, el museo Marmottan-Monet, no quiso cederlo. El centro prepara su propia exposición, a partir de principios de octubre y en la que mostrará por primera vez su colección del pintor en su integridad.


07_1410086527_236602

Monet en Giverny. Un retrato del pintor impresionista francés Claude Monet (1840- 1926) mientras posa junto a una obra.


EL PAÍS


j.luis [ Viernes, 22 Octubre 2010, 16:35 ]
Título del mensaje: Re: MONET
El Hotel de Roches Noires en Trouville de Monet. Historia de este cuadro.



zelhotelderochesnoirese

El Hotel de Roches Noires en Trouville. Obra de Claude Monet. 1870. Óleo sobre tela, 80 cm x 55 cm. Musée d'Orsay, París.

Recién casado y arruinado, Monet fue a pasar el verano a Trouville. Allí pintó esta obra maestra que no encontró comprador; así que se marchó, dejando impagada la factura del hotel.


LA EPOCA

La guerra (que terminó el 1 de septiembre con el desastre de Sedán) y su reciente matrimonio con Camille Doncieux decidieron a Monet a descansar en Trouville en el verano de 1870. Sabía asimismo - como reconoce Sophie Fourny en su obra- que las vistas de Trouville pintadas por Boudin se vendían bien. Así pues, decidió que también él plantaría allí su caballete. El Hotel de Roches Noires, que una generación después tan caro sería a Marcel Proust, resultó un hallazgo. Bajo el Segundo Imperio, Trouville se había convertido en un lugar muy de moda y Monet esperaba encontrar comprador para algunas telas ejecutadas durante sus vacaciones. Pero se equivocó: a finales del verano, siempre sin un céntimo, partió para pedir dinero a la familia dejando al hotelero una factura impagada.


LA COMPOSICION

Este cuadro perfectamente compuesto y equilibrado recuerda de inmediato las vistas de la orilla del mar de Boudin, un Boudin de pincelada muy impresionista.

Aquí nada está netamente definido, pero todo contribuye a captar la riqueza barroca del hotel y su rigurosa arquitectura. Sólo algunas nubes vienen a turbar la quietud del cielo, y las banderas que ondean al viento producen la exacta sensación de la brisa marina. En el paseo frente al hotel, sentada bajo una sombrilla blanca, Camille, la joven esposa de Manet, añade una nota de despreocupación y de farniente... Mientras tanto, a lo lejos, atronaba la guerra.


LA HISTORIA

El Hotel de Roches Noires formó parte de la colección Jacques Laroche, el cual lo donó al Estado francés, bajo reserva de usufructo, en 1947. El cuadro entró en las colecciones nacionales en 1976.

Esta orilla del mar era familiar a Monet. Muy cerca, en Hornfleur, su maestro Eugene Boudin le enseñó a utilizar el óleo y las telas. También fue en Normandía, en Sainte-Adresse, donde pintó sus maravillosas terrazas tres años después.

Curiosa historia la del cuadro "El Hotel de Roches Noires en Trouville" de Claude Monet


Fuente: taller54.com


Aprovechando esta información de Monet, he reeditado la cabecera, subiendo nuevas imágenes.


j.luis [ Miércoles, 14 Diciembre 2011, 12:45 ]
Título del mensaje: Re: CLAUDE MONET
Monet vuelve al Savoy un siglo después



00_1410086992_470660

'Waterloo Bridge, Effet De Brouillard', de Monet. | AP

La vista del puente londinense de Waterloo que el pintor impresionista francés Claude Monet trazó en 1901, ha vuelto esta semana a la habitación del hotel Savoy de la capital británica donde fue pintado.

La mañana del 25 de enero del primer año del siglo XX, Monet plasmó en colores pastel la perspectiva que observaba desde el balcón de la habitación con vistas al río Támesis en la que se alojaba, donde el cuadro ha vuelto más de cien años después. La obra, en tonos azules, muestra los arcos del puente en un día brumoso y pertenecía a un coleccionista privado de Suiza desde 1947 hasta que fue vendida este año.

La galería londinense Trinity House, que mostró hoy la obra a Efe, vuelve a sacar ahora el cuadro a la venta por 1,5 millones de libras (1,7 millones de euros, 2,3 millones de dólares). Tras haberlo mostrado durante unos días en la habitación 618 del hotel de lujo donde Monet se alojó varias veces en vida, el Savoy, de cinco estrellas, ha ubicado la pintura en un pequeño museo, en la planta baja del establecimiento.

Monet, fascinado por la bruma de Londres
El balcón donde se sentó el pintor para crear la obra fue derruido en una de las diversas remodelaciones que ha sufrido el edificio del Savoy a lo largo del último siglo, pero el ventanal de la habitación continúa mostrando el puente de Waterloo desde la misma perspectiva que cautivó al artista francés.

En uno de los viajes de Monet a la capital británica, su equipaje se retrasó unos días, por lo que el artista se vio privado de sus lienzos, pinceles y pinturas. Mientras esperaba el material, compró en una tienda de Charing Cross papel y colores pastel, con los que compuso el paisaje del puente de Waterloo que ahora sale a la venta. El francés pintó una larga serie de dibujos durante aquella estancia en Londres, de la que sobreviven 26 obras, cinco de las cuales son del puente de Waterloo. Esas obras se encuentran actualmente en diversas colecciones alrededor del mundo, entre ellas en el museo Orsay de París y el Smithsonian de Washington.

A Monet le fascinaba la bruma que aparece en Londres en algunos días de invierno más que su arquitectura, hasta el punto de que, en una carta que dirigió a su mujer, afirmó que "Londres sería una ciudad bastante fea si no fuera por la niebla".



elmundo.es


j.luis [ Martes, 24 Junio 2014, 09:40 ]
Título del mensaje: Re: MONET
Unos 'Nenúfares' de Monet alcanzan los 39 millones de euros


Se trata del segundo mejor precio que alcanza una obra del impresionista holandés

'Retrato de una mujer', de Picasso, se subastó por 6,7 millones de euros




14035944864212

El lienzo subastado que Monet pintó en 1906

Un cuadro de la serie 'Los nenúfares' de Claude Monet fue vendido ayer en Londres por 31,72 millones de libras (39,7 millones de euros o 54 millones de dólares), el segundo mejor precio del artista impresionista francés en una subasta.

La obra, pintada en 1906 y considerada uno de los iconos de la cumbre del impresionismo, fue la estrella de la puja de 46 lotes de arte moderno e impresionista de la casa Sotheby's que recaudó un total de 122 millones de libras (152,6 millones de euros o 207,7 millones de euros) en la capital británica.

La pintura de Monet (1840-1926) superó las estimaciones previas y eclipsó las expectativas de récord puestas sobre la venta de 'Composición con rojo, azul y gris' de Piet Mondrian, que finalmente se adjudicó por 15,20 millones de libras (19 millones de euros o 25,8 millones de dólares).

Este cuadro alcanzó el segundo mejor precio en la historia del pintor holandés pero quedó lejos del máximo estimado por la casa de subastas, que ascendía a 22 millones de euros, y muy por debajo del récord del autor, que se estableció en 21,5 millones de euros en una subasta en 2009.

El récord de Monet en una subasta lo mantiene otro cuadro de la célebre serie 'Los Nenúfares', que fue vendido en 2008 en la casa londinense Christie's por 41 millones de libras (51,3 millones de euros o 69,7 millones de dólares).

El artista impresionista francés comenzó a trabajar en 1905 intensamente en una serie de cuadros donde recreó los nenúfares que flotaban en el estanque de su jardín de Giverny, un motivo artístico que le fascinó durante las dos últimas décadas de su vida y que recogió en unas 60 obras.

Cada una de ellas está considerada una obra maestra del francés en la que juega con los trazos de su pincel para reflejar, en abstracto y en diferentes paletas cromáticas, los reflejos y la luz de estas plantas flotando en el agua.

En la subasta de Sothebys celebrada en Londres, que inaugura la temporada estival de pujas dedicadas a las Vanguardias del siglo XX, se vendieron otras dos piezas del artista francés que alcanzaron el tercer y cuarto mejor precio de la tarde.

Así, 'La Seine à Argenteuil' ('El Sena en Argenteuil' -norte de Francia-, 1875) recaudó 8,5 millones de libras (10,6 millones de euros o 14,5 millones de dólares) y 'Antibes, vue du plateau Notre-Dame' ('Vista de Antibes desde Notre Dame', 1888) alcanzó 7,9 millones de libras (9,9 millones de euros y 13,5 millones de dólares).

Entre los lotes se vendió además 'Retrato de una mujer' (1937) del pintor español Pablo Picasso (1881-1973) por 5,34 millones de libras (6,7 millones de euros o 9,1 millones de dólares).

Del mismo artista fue subastado 'L'Atelier', un cuadro pintado entre 1961 y 1962, adjudicado por 3,55 millones de libras (4,4 millones de euros o 6 millones de dólares).

En otra subasta de arte moderno celebrada unas horas antes también en Londres, la casa Bonhams adjudicó por 902.500 libras (1,3 millones de euros o 1,53 millones de dólares) el cuadro 'Bouquet de roses' ('Ramo de rosas') de Paul Gauguin, una obra casi inédita del pintor francés.

En línea con esta programación que tiene como protagonistas a autores como Henri Matisse, Pablo Picasso, Paul Gauguin, Joan Miró o Paul Klee entre otros, la casa Christie's de la capital británica celebrará mañana una subasta de 'Maestros de las vanguardias'.

La estrella de la tarde serán cuatro esculturas del suizo Alberto Giacometti (1901-1966), entre las que se encuentran la 'La main' ('La mano', 1947), que podría alcanzar los 15 millones de libras (18,7 millones de euros o 25,5 millones de libras), así como también se ofertarán bajo el martillo obras Matisse, Picasso y Mondrian


elmundo.es


j.luis [ Domingo, 07 Septiembre 2014, 10:12 ]
Título del mensaje: Re: MONET
El hombre que pone día y hora a los cuadros

Donald Olson acaba de situar la hora del nacimiento del impresionismo
El astrofísico precisa el momento en que Monet pintó 'Impresión, sol naciente'
Van Gogh y Munch también saben de su habilidad
Cálculos del sol naciente, tablas de mareas, observaciones metereológicas del cielo...
Le gusta llamarse «detective celestial»



claude_monet_impression_soleil_levant_1872

Claude Monet, 1872. Impresión, sol naciente (Impression, soleil levant). Óleo sobre lienzo, 47 cm × 64 cm. Museo Marmottan-Monet, París.

Un mal día Claude Monet se arrojó al Sena. Lo rescataron y siguió curtiéndose en un fracaso que lo abismó en la miseria. Gracias a sus salvadores pudo salir de pobre, quedar como material incendiario de una novela romántica y fundar el Impresionismo. El nombre del movimiento se lo puso el crítico Louis Leroy, tras contemplar en el Salón de los Rechazados uno de los nueve cuadros que presentó Monet titulado Impresión, sol naciente. Tomada del natural, muestra las neblinas del puerto mientras el sol despunta tiñendo de anaranjado mar y cielo. La atmósfera difumina las formas, que preanuncian el arte abstracto.

El óleo sobre lienzo fue pintado a las 7.35 del 13 de noviembre de 1872 en una habitación de un hotel en Le Havre, Francia. Ese dato de precisión no se habría podido obtener mediante la investigación histórica. Lo ha conseguido el astrofísico Donald Olson que, con su equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Texas, ha datado uno de los instantes fundacionales del arte moderno. Es el principal practicante mundial de la astronomía forense, el examen de obras clásicas de la literatura y el arte que incluyen referencias a fenómenos celestes.

Para establecer con exactitud el momento del nacimiento del impresionismo los investigadores utilizaron análisis topográficos, cálculos astronómicos del sol naciente, tablas de mareas y observaciones meteorológicas del mar y el cielo. El equipo visitó el lugar y recopiló también las escasas pruebas documentales relacionadas con el cuadro.
El misterio del acantilado

No ha sido la única vez que Olson ha sorprendido con sus incursiones histórico astronómicas. Una tarde de finales del XIX, alrededor de 1880, Monet documentó una puesta de sol en la costa normanda. La pintura muestra el acantilado de Falaise d'Aval. Durante los últimos 131 años, ese lienzo ha estado cifrando el secreto de su génesis. Historiadores del arte habían logrado determinar que en el invierno de 1883 Monet estuvo tres semanas en Normandía y pintó El acantilado de Étretat. Puesta de sol. El grupo de astrónomos forenses de Olson viajó al lugar y, aprovechando que la pintura muestra la puesta del sol en relación a objetos fijos -el arco y el acantilado-, cotejó tablas históricas de mareas con las posiciones del sol y la luna durante la estancia del artista. Mediante la medición de las anfractuosidades -cavidades- topográficas de la costa, localizó el punto de vista preciso de Monet: un lugar en la playa rocosa de Jambourg, bajo un acantilado sobresaliente. También determinaron las posiciones de los cuerpos celestes y la altura de las mareas, utilizaron la altura de la Aiguille para calcular la hora exacta del sol sobre el horizonte, escudriñaron en las cartas que por entonces escribió el artista y, voilà, lograron determinar el momento exacto, minuto arriba, minuto abajo: El acantilado de Étretat fue pintado el 5 de febrero de 1883 a las 16.53, hora local. El descubrimiento lo ha publicado en su edición del pasado febrero el Sky & Telescope Magazine.

Olson, de 66 años, empezó a mirar en el cielo de las pinturas y a calcular magnitudes. Se describe como un «detective celestial» porque le gusta resolver enigmas de las obras de arte mediante pistas astronómicas. Monet no es el primer artista en recibir el «tratamiento Olson», hace unos años el astrofísico viajó a Noruega para confirmar sus sospechas acerca de las causas de la puesta de sol de color rojo sangre que inspiró El grito de Edvard Munch. Ese lienzo, fundador del Expresionismo, refleja el infierno interior del autor. Cuenta Munch que mientras el sol se ponía, caminaba con dos amigos y el cielo se tiñó de sangre, se detuvo y vio lenguas de fuego sobre la ciudad, empezó a temblar de miedo y sintió que un grito infinito se perdía en la naturaleza. Olson ha demostrado que aquellas lenguas de fuego eran nubes de polvo y gas que la erupción del volcán Krakatoa lanzó a la atmósfera en 1883.

Las computadoras y las matemáticas llevan a Olson muy lejos. Junto con su colega Russell Doescher, viajó a Asgardstrand, la ciudad turística noruega donde Munch pintó el lienzo Muchachas en el muelle en el verano de 1901. Hay dos elementos en el cuadro que han intrigado durante todos estos años: el globo amarillo en el cielo, que unos han identificado como el sol y otros como la luna, y la misteriosa ausencia de su reflejo en las aguas del fiordo tranquilo. El dúo demostró inequívocamente que el disco que aparece en el cuadro es la luna poniente. Además, dieron con la explicación de la extraña ausencia del reflejo de la luna en el agua: su luz es bloqueada por la casa.

También Van Gogh ha sido sometido a las incursiones histórico astronómicas de Olson, quien se interesó por la misteriosa estrella que aparece en el cuadro La Casa blanca de noche. Descubrió que el objeto que brilla en el cielo es Venus y que la tela se pintó el 16 de junio de 1890 a las 20 horas, seis semanas antes de su suicidio. Olson analizó también Paisaje a la salida de la luna: el disco lunar se eleva sobre las montañas, inundando con sus rayos anaranjados un campo de trigo tras la silueta de un afloramiento rocoso. Fue capaz de determinar el punto exacto de Francia en donde Van Gogh avistó la luna creciente. También el día y la hora: 13 de julio 1889 a las 21.08.

¿Cuándo capturó Ansel Adams su célebre fotografía con luz de luna del Half Dome? Después de un viaje hasta los acantilados en el Parque Nacional de Yosemite y de la meticulosa observación de la imagen -la cantidad de nieve en el suelo, la fase de la luna y la profundidad de las sombras en la cúpula de granito-, Olson concluyó que la imagen había sido tomada a las 16.14 el 28 de diciembre de 1960.

Algunos historiadores de arte le han reprochado la intrusión de la investigación científica en la creatividad, pero Olson se defiende alegando que su trabajo mejora la grandeza de las obras de arte que estudia, «no se puede arruinar la mística de una pintura mediante un análisis técnico», ha dicho a la revista Smithsonian. «Todavía tienen el mismo impacto emocional. Sólo separamos lo real de lo irreal». Así es, su trabajo no cambia nuestra percepción de Monet, Van Gogh, Munch o Adams, si acaso la enriquece.

elmundo.es


j.luis [ Lunes, 28 Diciembre 2015, 17:18 ]
Título del mensaje: Re: CLAUDE MONET
Un Monet es subastado en China por la cifra récord de 2,9 millones de euros

El cuadro 'La châpelle de Notre-Dame de Grâce, Honfleur' del pintor Claude Monet.



03_1451319490_900643

Claude Monet - 'La capilla de Nuestra Señora de la Gracia, en Honfleur', de 1864, se ha convertido en la pintura más cara subastada en el país.

Un cuadro de Claude Monet, 'La châpelle de Notre-Dame de Grâce, Honfleur' ('La capilla de Nuestra Señora de la Gracia, en Honfleur'), de 1864, se ha convertido en la pintura más cara subastada en China, al ser vendida por 20,7 millones de yuanes (2,9 millones de euros, 3,2 millones de dólares).

Según informó la agencia oficial Xinhua, esta fue la más cara de las piezas vendidas este fin de semana durante una subasta de la firma local Xiling Yinshe en la ciudad de Hangzhou, capital de la provincia oriental de Zhejiang, cuna del sector privado chino y hogar de muchos potenciales compradores.

El precio alcanzado por esta pintura del impresionista francés, que, en una composición muy moderna, muestra una arboleda y sólo la parte de la torre y el pórtico de acceso a la mencionada capilla, bajo la luz de un día gris de Normandía, sobrepasa al de otras grandes subastas celebradas en China recientemente.

La venta de pintura occidental más rentable en el país en los últimos años había sido una obra del cubista español Pablo Ruiz Picasso, aunque no sobre un lienzo, sino sobre cerámica.

Se trata del 'Grand vase aux danseurs' ('Gran jarrón de los bailarines') de Picasso (1881-1973), pintado sobre un jarrón de terracota blanco, decorado por el artista malagueño en 1950, que fue vendido por la filial local de Christie's por 3,03 millones de yuanes (450.199 euros, 488.511 dólares) en abril pasado.

Otras obras de grandes pintores de los últimos dos siglos, incluidos el propio Picasso y su compatriota Salvador Dalí, alcanzaron también grandes sumas en subastas en China en los últimos años, aunque por debajo de los tres millones de yuanes.

En la subasta en que se adjudicó ahora un nuevo propietario para el cuadro de Monet se vendieron en total 12 obras, en la que la agencia oficial llama la "primera venta de obras maestras occidentales de China" (es decir, organizada por una entidad china, y no foránea como la casa británica Christie's).

Las 12 piezas fueron vendidas por un total de 52,8 millones de yuanes (7,4 millones de euros, 8,1 millones de dólares).

Entre ellas están incluidas una de las naturalezas muertas que tanto cultivó el italiano Giorgio Morandi, que se vendió por 9,43 millones de yuanes (1,3 millones de euros, 1,4 millones de euros), y una obra del post-impresionista francés Paul Gauguin "Deux vaches dans le pré" ("Dos vacas en el prado"), de 1884.

Esta pintura de Gauguin, que en 2013 fue vendida precisamente por Christie's en Nueva York por 423.750 dólares, se adjudicó ahora en Hangzhou por más del doble de aquella cantidad, 6,67 millones de yuanes (940.900 euros, 1,03 millones de dólares).

Las subastas de otoño de la compañía china Xiling Yinshe cuentan con 32 sesiones de subasta, en las que se ponen a la venta 4.600 objetos de colección, incluidos, además de pinturas y esculturas, antiguas caligrafías chinas, tinteros tradicionales, sellos, piezas de jade, monedas y relojes de mesa, de pared y de pulsera.


elmundo.es


j.luis [ Jueves, 28 Enero 2016, 14:08 ]
Título del mensaje: Re: CLAUDE MONET
Monet y el festín de color en los jardines impresionistas

La Royal Academy de Londres muestra 120 obras sobre la naturaleza



000_1453986504_263943

Tríptico de los Nenúfares, que Monet pintó entre 1916 y 1919 y que se exhibe e la epxosición de la Royal Academy de Londres hasta el 30 de abril.

Puede que sea Claude Monet (1840-1926) el artista que automáticamente se asocia con la pintura al aire libre. La figura esencial de los impresionistas dedicó su obra al paisaje desde sus primeros años en Sainte-Adresse hasta los últimos días de su vida en Giverny. Él mismo llegó a escribir que debía a las flores el hecho de haberse convertido en artista. Jardinero y horticultor devoto, sus cuadros de paisajes son un ejemplo de experimentación extrema que después inspirarían a los pioneros de la abstracción, pero también, sobre todo en la segunda parte de su vida, esos paisajes fueron una respuesta a las transformaciones y convulsiones de comienzos del siglo XX. Frente a la deshumanización de una sociedad industrial cada vez más agresiva y frente a la Primera Guerra Mundial, Monet optó por refugiarse en los paisajes con más vehemencia que nunca. La exposición que desde el 30 de enero y hasta el 20 de abril se puede ver en la Royal Academy de Londres, Painting the Modern Garden, tiene a Monet como eje central (35 lienzos) y sobre él (hasta un total de 120 obras) discurren todos los grandes artistas impresionistas, postimpresionistas y vanguardistas de principios del siglo XX. Paul Klee, Emil Nolde, Gustav Klimt , Wassily Kandinsky o Henri Matisse junto a los españoles Sorolla, Rusiñol y Mir son algunos de los grandes nombres.

Ann Dumas, conservadora de la Royal Academy y una de las comisarias, explica que la finalidad es mostrar cómo el paisaje ha sido —y sigue siendo, opina— un campo de experimentación permanente para los artistas. El caso de Monet supone un hito en el género porque su entrega fue tal que adquirió profundos conocimientos de botánica. Y como gran hito de la exposición, además de los numerosos préstamos de colecciones particulares, señala el grandioso tríptico de los Nenúfares (1916-1919), que se ha podido reconstruir con obras dispersas en los museos de Arte Nelson-Atkins, de Kansas City, el Museo de Arte de Cleveland y el Museo de Arte de Saint Louis de Missouri.

Respuesta a la guerra

Estos grandes paneles agrupados en una sola sala guardan una estrecha relación con la panorámica que el artista cedió a la nación francesa en 1922 y que en la actualidad están alojadas permanentemente en el Musée de l’Orangerie de París. “Esta gigantesca obra ilustra como pocas”, señala Dumas, “la respuesta de Monet a la tragedia de la guerra; una época de sufrimiento en la que muchos artistas quisieron estar en el campo de batalla y otros eligieron responder con su pintura”.

La exposición estará organizada por temas, guiando al visitante por la evolución del tema del jardín, desde la plasmación de conceptos impresionistas de luz y atmósfera hasta escenas oníricas y de fantasía; lugares para realizar atrevidos experimentos; santuarios donde refugiarse y recuperarse; y, en definitiva, señales de un mundo en el que todo vuelve a su curso: un paraíso recobrado.

La primera sala exhibe obras de Monet, Renoir o Pissarro. Las flores de los almendros, las dalias y los lirios ocupan al completo los lienzos de manera que los colores se funden en masas difusas de rojos, verdes, azules o amarillos. Después se muestran los jardines internacionales y la forma en la que las plantas originarias del nuevo mundo conviven en los tradicionales paisajes europeos. Los artistas construyen sus propios espacios verdes, como el alemán Max Lieberman o el español Joaquín Sorolla. La exposición incluye apartados dedicados a los bellísimos libros de botánica que conocieron y manejaron muchos de estos artistas. En numerosas vitrinas se da cuenta del origen de los volúmenes, quienes fueron sus propietarios y parte de la correspondencia que los artistas mantuvieron entre sí sobre el cuidado de las plantas. En uno de estos documentos se detalla el sistema de riego de Monet consiguió crear para sus jardines.


Cuadros de Mir, Sorolla y Rusiñol

Los paisajistas españoles tienen un importante espacio es la exposición londinense. Joaquín Sorolla (Valencia, 1863- Cercedilla, Madrid, 1923) está representado con una decena de obras prestadas por su casa museo madrileño y por la Hispanic Society de Nueva York. Son vistas de la naturaleza que contempló y plasmó en Marruecos, Sevilla, Valencia y Barcelona. Cipreses, rosales, chopos y geranios dan cuenta de un concepto del paisaje en el que la figura humana es secundaria o ni aparece.

Joaquín Mir (Barcelona 1873-1940) escribió que Santiago Rusiñol (Barcelona, 1861-Aranjuez, 1931) era el poeta que mejor hablaba con los colores. Ambos artistas y amigos comparten espacio en el apartado destinado a los Jardines del silencio, obras en las que la figura no aparece por ninguna parte. Los ocho lienzos de Rusiñol son paisajes llenos de melancolía realizados en Granada, Aranjuez y la isla de Mallorca.


http://cultura.elpais.com


j.luis [ Jueves, 23 Febrero 2017, 17:22 ]
Título del mensaje: Re: CLAUDE MONET
Monet en primera persona

Un documental retrata al pintor impresionista a través de sus más de 3.000 cartas personales



02_1487866838_299070

'Catedral de Rouen', una de las vistas realizada por Monet.

"Solo pienso en mis catedrales. Empiezo a trabajar a las siete de la mañana y no me siento hasta las seis de la tarde. Lo he dejado todo, a ti, a mi jardín... Cada día descubro algún aspecto nuevo. La luz está cambiando drásticamente, es más blanquecina, el sol está más alto. Estoy exhausto. He tenido pesadillas: la catedral se derrumbaba encima de mí, parecía de color azul, o rosa, o amarillo", le escribía Claude Monet a su segunda esposa, Alice Hoschedé, en febrero de 1892. Este es solo un fragmento de las 3.000 cartas que se conservan del pintor impresionista, a partir de las cuales Phil Grabsky ha realizado el documental Yo, Claude Monet, que se estrena hoy, jueves.

En esa carta enviada desde Rouen mientras pintaba la serie de las catedrales de esta ciudad plasma lo que define al Monet persona (París, 1840- Giverny, 1926) y al Monet artista (inmortal): la obsesión por su trabajo, el amor a sus dos esposas y la persecución de la luz. Constantes en su correspondencia junto con la petición de dinero a su marchante y a amigos como Manet.

Las salas de los más de cuarenta cines en los que se proyecta en España se convertirán en una suerte de sala de museo. Un ficticio museo Monet, en el que se irán sucediendo sus pinturas en la gran pantalla —como si toda la obra tuviera el gran tamaño de los nenúfares de su último periodo en Giverny, paneles que hoy están en el Museo de la Orangerie de París—, salpicadas con fotografías del pintor y su familia que, junto con la narración en primera persona, trasladan al espectador a la Francia de mediados del siglo XIX y principios del XX.

Casi todo el mundo tiene algo de voyeur y al placer de curiosear cómo era la casa de Giverny, en la que el pintor vivió la mitad de su vida, con el decimonónico horror vacui que le llevaba a colgar multitud de cuadros en las paredes, se añade la información que aporta la correspondencia. "Nací rebelde, desde muy pequeño me costaba acatar las normas", escribe en la primera epístola, solo un prólogo del padre del impresionismo, el que lo hizo amanecer, una ruptura definitiva con la academicista manera de pintar.

Leer —en este caso, escuchar— las cartas de alguien siempre nos acerca a esa persona. Es una intromisión en su intimidad que, en este caso, sirve para conocer a Manet más allá de lo que la historia del arte ha contado. Es lo que él cuenta de sí mismo a sus más allegados y no lo que quería mostrar en público. Se descubre obsesivo, ansioso por trabajar y llegar lejos: "Todo aquel que afirme que ha terminado un cuadro es tremendamente arrogante. Terminar algo significa que está completo, que es perfecto". En octubre de 1885 le escribe a su esposa: "Querida Alice, Étretat [localidad francesa] es asombroso. Me irrita mi incapacidad de plasmar todo mejor, tendría que usar ambas manos y pintar cientos de lienzos...". Quince años más tarde dice desde Londres: "El Támesis era puro oro. He empezado a pintar como un loco, cada una de las maravillas de este día duraba menos de cinco minutos, era como volverse loco".

Son varios los motivos por los que Monet deja de pintar: la falta de dinero y la muerte de sus esposas. En 1878, mientras cuida a su primera mujer, Camille, que está en cama, se muestra "aterrorizado" con la idea de que pueda morir. Meses más tarde, tras el fallecimiento de esta, le cuenta a Pissarro que está desbordado, que no sabe cómo organizar su vida con sus dos hijos. Los problemas económicos le llevan a estar tiempo sin pintar por no tener dinero para "comprar colores". Y no solo al principio de su carrera, incluso después de la primera exposición  impresionista, en 1874, la situación se repite. "La indiferencia del público me afecta profundamente. Cuando la prensa nos vilipendiaba podíamos consolarnos pensando que eso demostraba nuestra valía; de no haber sido así, nadie se habría molestado en atacarnos", le escribió a Paul Durand-Ruel, su marchante, en 1883.


03_1487866908_687586

El Parlamento de Londres al atardecer (1903), de Monet.

El tercer motivo para no pasarse el día pintando era el jardín de su casa de Giverny, otra de sus obsesiones, que al final revertirá en su pintura, ya que lo representa decenas de veces. Ni sus cataratas y otros problemas de visión que sufre al final de su vida le impiden seguir trabajando. La   Primera Guerra Mundial, que estalla cuando Monet tiene 74 años, tampoco le frena: "Verano 1914. Ha cundido el pánico por la guerra. Si esos salvajes insisten en matarme tendrían que hacerlo entre mis cuadros, junto con la obra de mi vida".

Los destinatarios de las cartas al final de su vida cambian. Algunos a los que escribía en otros momentos pasan a ser tristes protagonistas de sus epístolas: "He tenido que venir a París para el entierro de Degas", redacta en octubre de 1917. Dos años más tarde repetirá un argumento parecido: "Dolorosa pérdida de Renoir, con él se va parte de mi vida. Las batallas y el entusiasmo de juventud. Es muy duro, soy el último superviviente del grupo". Su pincelada se va apagando rodeado de su jardín y lejos de las alabanzas que por fin le profesaban: "He hecho lo que he podido como pintor. No quiero que se me compare con los grandes maestros del pasado".


elpais.com


j.luis [ Martes, 07 Noviembre 2017, 10:16 ]
Título del mensaje: Re: CLAUDE MONET
El exilio del impresionismo

Una muestra en la Tate Modern reúne las obras que maestros como Monet o Pisarro realizaron en su estancia en Gran Bretaña



01_1510045935_742598

Uno de los cuadros de la serie 'Londres, el Parlamento', de Monet, que se exponen en la Tate. TATE MODERN

Las casas del Parlamento de Westminster, imponente sede del poder en el Reino Unido, deben su imagen probablemente más famosa a la visión de un extranjero con pasaporte francés. Claude Monet convirtió ese palacio a orillas del río Támesis en un obsesivo y multicolor objeto artístico que encabeza una exposición de la Tate Britain londinense dedicada a los trabajos de un grupo de artistas galos exiliados temporalmente en la capital británica. Hoy reconocemos en sus nombres como integrantes del movimiento impresionista precursores del arte moderno.

“Cualquiera pensaría que nunca ha habido pintores en París”, escribió el crítico de arte Théodore Duret en 1871, a raíz de la huida masiva de miles de nacionales, entre ellos muchos artistas, de los estragos de la guerra franco-prusiana que había arrancado un año antes. En aquella época ninguno tuvo que afrontar las restricciones que hoy en día se temen tantos ciudadanos europeos en la era del Brexit: todos fueron acogidos sin más por los prósperos británicos, dispuestos a abrazar las influencias externas que sumaban enteros. En su desembarco buscaron el amparo de las redes establecidas por otros expatriados, al tiempo que comenzaban a tantear un paisaje urbano y social muy distinto del propio y acabaron explorándolo en una variedad de trabajos.

Un centenar de obras conforma el relato que la Tate Britain traza sobre esos artistas refugiados bajo el título Impresionistas en Londres, hasta el 7 de mayo de 2018. De la fijación de Camille Pissarro por el perfil rural de los suburbios de la capital o el trazado urbanístico de casitas pareadas a los cuadros en los que James Jacques Joseph Tissot retrata los juegos sociales de las clases británicas más pudiente, pasando por la fascinación común del mismo Pissarro, de Alfred Sisley y sobre todo de Monet por lo que acontecía en la ribera del Támesis y su envoltura nebulosa.


Los deportes

La muestra pone el acento en la originalidad con la que los impresionistas y sus colegas ejecutaron las representaciones de Londres, eligiendo unas temáticas que los artistas victorianos consideraban demasiado prosaicas. El entusiasmo de los recién llegados franceses por los deportes británicos se refleja en escenas de partidas de críquet, en regatas y eventos del mundo del remo donde las costumbres y códigos dejan muy clara además la división de clases.
Los inmensos parques londinenses son otro sujeto recurrente de esas pinturas como espacios sociales de interacción y libertad, en contraste con sus más pequeñas y restrictivas réplicas francesas (en muchas plazas de París estaba prohibido pisar el césped).


00_1510045967_163733

'Baile a bordo' (1874), de Tissot, uan de las obras expuestas en la muestra. TATE MODERN


Eludir el frente

La mayoría de esos autores se llevaron sus pinceles a la capital británica en calidad de exiliados de las miserias de la guerra, para eludir ser reclutados frente al poderoso ejército prusiano o en la categoría tan actual de emigrantes económicos. Monet no tenía un duro cuando recaló en una modesta pensión londinense con su mujer, retratada en 1871, con pose melancólica, en uno de los cuadros que exhibe la Tate. Mecenas como el cantante de ópera y coleccionista Jean-Baptiste Faure o el marchante Paul Durand-Ruel (considerado el padrino de los impresionistas, de los que compró y vendió millares de cuadros) auspiciaron y financiaron sus trabajos. En palabras de Monet, “Durand-Ruel nos salvó a todos”.

Lejos de la luz que tanto inspiró a los impresionistas en su Francia natal, Claude Monet se dejó seducir en su corto exilio por la perenne niebla londinense de entonces y los efectos atmosféricos en el Támesis. Muchos años más tarde, el casi sexagenario y ya reconocido artista, quiso regresar de nuevo a esas “impresiones del pasado”.

Durante tres inviernos consecutivos (1899-1901) se instaló en el hotel Savoy para consagrarse a un recorrido por aquel río a través de una serie de lienzos en los que trabajó simultáneamente, y entre los que sobresale la colección centrada en las casas del Parlamento de Westminster. El despliegue de la Tate Britain ha conseguido reunir seis de los cuadros de ese grupo, hoy dispersos por Estados Unidos, Francia y Alemania, en el que es el punto más fuerte de la exposición. Su autor eligió para concluirlos el año 1904 en que Gran Bretaña y Francia firmaban el fin de sus escaramuzas y conflictos con la Entente Cordiale. Todo un simbolismo.

elpais.com


j.luis [ Viernes, 06 Abril 2018, 19:08 ]
Título del mensaje: Re: CLAUDE MONET
Londres celebra a Monet como el artista que intentó pintar el aire

La dedica una exposición histórica a la relación del impresionista con la arquitectura. La muestra reúne gran cantidad de piezas de colecciones privadas



01_1523038069_792822

Una mujer observa los cuadros de la catedral de Rouen de Monet, ayer en la National Gallery de Londres. / WILL OLIVER - EFE

Durante los primeros balbuceos de la revolución impresionista por él abanderada, pudo ser considerado como un lunático por los críticos parisienses. Pero a su muerte, el 5 de diciembre de 1926 en su jardín de Giverny, Claude Monet era ya el artista más venerado por los franceses y un verdadero campeón del naciente mercado.

Nada parece haber cambiado mucho desde entonces. El interés del coleccionismo por aquel grupo de pintores prodigiosos permanece intacto y su obra se revisa anualmente en centenares de exposiciones por todo el mundo. También el año pasado, cuando tres muestras impresionistas ocuparon los primeros lugares entre las más visitadas según The Art Newspaper. Y entre tanta hipérbole, Monet merece un lugar especial; la última antológica a él consagrada en Londres se celebró en la Royal Academy hace dos décadas y sumó 813.000 visitantes. Esa ciudad acoge esta vez otra exposición que promete marcar época al investigar la importancia de la arquitectura en su obra. Es en la National Gallery y se podrá ver del 9 de abril hasta el 29 de julio.

En la fachada del edificio de Trafalgar Square, las banderolas exhiben, en un extraño día soleado, fragmentos del Gran Canal pintado por Monet en 1908, una de las 75 obras incluida en la exposición. Gabriele Finaldi, director del museo, se mostraba ayer, durante la presentación a la prensa, convencido de la importancia de esta muestra de uno de los artistas más admirados por los ingleses. “Los jardines, los campos o, como ahora vemos, los edificios, son un pretexto para su obsesión por experimentar”, explica Finaldi, que aclara que la mayor dificultad para organizar esta exposición ha sido localizar las obras que se encuentran en colecciones privadas. “Empezamos hace tres años, al poco de dejar de ser director adjunto del Prado”, explica Finaldi, “y una vez localizadas estas, todo ha sido fácil porque a los coleccionistas les gusta colaborar con este museo”.

Richard Thomson, catedrático de la Universidad de Edimburgo y uno de los mayores expertos mundiales en Monet, coincide con Finaldi en considerar que la gran aspiración del artista fue una tan sublime como atrapar el aire. Así lo atestiguan unas palabras recogidas en una entrevista publicada en 1895: “Otros pintores pintan un puente, una casa, un barco... Yo quiero pintar el aire que envuelve el puente, la casa, el barco; la belleza de la luz en la que se encuentran”.

Y a eso también se enfoca el montaje. Concebido para ensalzar la locura del color de la paleta del artista y mostrar una sociedad en rápido proceso de cambio a través de sus edificios, el recorrido está dividido en tres grandes áreas —La aldea y lo pintoresco, La ciudad y lo moderno y El monumento y lo misterioso— y enmarcado entre sus inicios a mediados de la década de 1860 y 1912, año en que expone sus series dedicadas a la ciudad de Venecia.

Al primer golpe de vista, la poderosa asociación de Monet con la naturaleza parece emborronar la apreciación de las formas arquitectónicas que protagonizan estos cuadros. Pero en la contemplación más detenida se observa que la arquitectura suplanta los campos para mostrar la admiración que el artista siente por las transformaciones radicales de la ciudad entre finales del XIX y comienzos del XX. El comisario señala cómo el artista plasma su admiración por la grandeza de un monumento histórico (San Giorgio Maggiore, 1908), su disfrute ante la vitalidad de las calles abarrotadas de una ciudad (El Pont Neuf, 1871) o la soledad de un chamizo en un acantilado (La cabaña del aduanero, 1888).

Una de las novedades que más impactan al entonces joven Monet son los ferrocarriles. Ejemplo de ello es La estación de Saint-Lazare (1877), uno de los cuadros esenciales de la colección permanente de la National Gallery que se incluye en la exposición. Ubicada junto al domicilio parisino de Monet (siempre pintaba lugares próximos a su vivienda, señala Finaldi) y realizada en puro acero y vidrio, para el artista simbolizaba el mejor ejemplo del progreso de la Belle Époque. En las 12 versiones que realiza a diferentes horas del día, recoge el movimiento de los viajeros con el mismo interés con el que plasma el trabajo de las máquinas, el vapor de los trenes y la transformación de la arquitectura iluminada por el sol.


02_1523037930_726591

Cuadro 'Street in Sainte-Adresse' de Claude Monet (1867).


Desde Saint-Lazare

Partiendo metafóricamente de la estación parisina de Saint-Lazare, la cita londinense presta especial atención a las series de Monet. Hay cinco cuadros de escenas holandesas de los viajes que efectuó a principios de la década de 1870, 10 pinturas de Argenteuil y los barrios de París de mediados de 1870, siete representaciones de la catedral de Ruan ejecutadas entre 1892 y 1895, ocho óleos de Londres pintados entre 1899 y 1904, y nueve lienzos con paisajes de Venecia realizados en 1908, situados en la última sala de la exposición.

Monet inició el conjunto a Londres en el otoño de 1899 durante un viaje emprendido con su esposa para visitar a su hijo Michel. Allí se dedicó a plasmar desde diferentes ángulos y a distintas horas la espesa niebla que envuelve al parlamento británico visto desde el Támesis. A lo largo de otras dos estancias posteriores, llega a pintar hasta 37 veces el mismo paisaje arquitectónico hasta conseguir la casi total disolución de las formas del edificio. La exposición de estos cuadros en la galería de su marchante Durand-Ruel en París, en 1904 supuso su primer gran éxito ante los coleccionistas y ante una crítica que hasta entonces le había considerado un lunático.

Y el resto es historia de la inagotable fascinación del público por el genio impresionista.

El arte no entiende de Brexit

A la vista de la siempre interesante oferta de exposiciones en Londres, vibrante también estos días, puede concluirse sin temor a la equivocación que los museos de la ciudad han decidido ignorar las marejadas geopolíticas derivadas del Brexit. Ninguna de las instituciones emblemáticas parece decidida a dar la espalda a Europa.

Además de la espectacular exposición que la National Gallery dedica a Monet, la Tate Britain brinda su muestra de primavera a los impresionistas que huyeron a Gran Bretaña a causa de la guerra: Impresionistas en Londres. Artistas franceses en el exilio (1870-1904).

En la Tate Modern, donde se acaba de despedir la obra del italiano Amedeo Modigliani, la estrella de la temporada es Pablo Picasso con 1932. Amor, fama, tragedia, muestra que llegó procedente de París.

Por último, en la misma National Gallery hasta el 21 de mayo se puede ver una pequeña exposición, de esas que llaman de gabinete, en la que por vez primera se confrontan los dos únicos autorretratos conocidos de Bartolomé Esteban Murillo. La ocasión llega con el 400º aniversario del pintor.

elpais.com


j.luis [ Jueves, 10 Mayo 2018, 12:18 ]
Título del mensaje: Re: CLAUDE MONET
La subasta de los tesoros de los Rockefeller entusiasma a los coleccionistas

'Joven con una cesta de flores' de Picasso se vende por 115 millones en una subasta en la que Matisse y Monet batieron marcas



02_1525950700_285540

Empleados de Christie´s ajustando el lienzo de Monet. / TOLGA AKMEN - EFE

Mucho antes que Bill Gates, Jeff Bezos y Ken Griffin estuvo David Rockefeller. Empezó a construir su colección de arte en los años 1950 y 1960, junto a su esposa Peggy. Entonces no había tantas grandes fortunas compitiendo por las obras más preciadas. El magnate decidió antes de morir subastarla entera para destinar el dinero a caridad. Emergieron así lienzos como Fillette a la coberbeille fleurie de Pablo Picasso, vendida este martes por 115 millones de dólares (97 millones de euros) en un noche en la que se recaudaron 645 millones en dos horas.


00_1525950476_511107

Empleados de Christie´s ajustando el lienzo de Picasso. / TOLGA AKMEN - EFE

Las subastas de primavera en Nueva York arrancan con fuerza seis meses después de que el Salvator Mundi de Leonardo da Vinci destrozara todos los récords. Christie´s parte la temporada esta vez en dos semanas. La primera está dedicada entera a los tesoros que David y Peggy Rockefeller acumularon durante su matrimonio, en la que está considerada como la mayor colección privada que sale a subasta en la historia del arte.

Marc Porter, presidente de Christie´s para las Américas, explica que les llevó un año preparar la subasta. El lienzo de la joven desnuda sosteniendo una cesta de flores era la pieza más valiosa de las más de 2.000 que integra la colección. Picasso lo pintó cuando tenía 23 años. David Rockefeller lo adquirió a la hermana de Leo Stein. Su valor antes de empezar la puja se estimaba en 70 millones. La subasta arrancó en 90 millones. El martillo cayó dos minutos después en 102 millones, cantidad a la que se sumó la comisión.


01_1525950499_443628

Obra de Henri Matisse / AP

La profusión de arte que llenó sus seis mansiones no tiene igual. Como indica Porter, tenía un gran conocimiento del mercado y fue tan astuto como su padre al invertir. Le ayudó haber presidido gran parte de su vida el consejo del Museo de Arte Moderno (MoMA). Eso le dio acceso a las obras más preciadas que salían a la venta. Su madre, Abby Aldrich, fue una de las creadoras de la institución.

El magnate adquirió así Odalisque couchée aux magnolia de Henri Matisse. Se vendió por 80,75 millones, superando el anterior récord del artista con Les coucous, tapis bleu et rose. Los Rockfeller fueron uno de los grandes promotores del arte moderno y de los primeros en entrar en ese mercado. Le gustaban los colores intensos. Ayudaron a entender el nuevo canon de artistas como Cézanne, Braque, van Gogh o Gauguin.

Quedan pocas obras de esta categoría y con tanto gusto en manos de coleccionistas privados como el Nympheas en fleur de Claude Monet, subastado por 84,68 millones y con el que el artista marca también un nuevo récord. Son obras que los coleccionistas llevan décadas siguiendo.


02_1525951042_279658

Claude Monet’s ‘Nymphéas en fleur’


Precios asequibles

En total se van a subastar medio millar de pinturas hasta el viernes y algunas de ellas se ofrecen a precios asequibles, cuando se comparan con las obras maestras. Pomme, de Pablo Picasso, abrió la noche con 3,97 millones. De ahí escaló a 31,81 millones con La table de musicien de Juan Gris y 35,18 millones para La Vague de Paul Gauguin. La noche siguió con La rade de Grandcamp de Georges Seurat (34 millones), Fleurs dans un vase de Paul Gauguin (19,4 millones) y Exterieur de la gare Saint-Lazare, effet de soleil de Claude Monet (32,9 millones), junto a Mural I, Mural II y Mural III de Joan Miró (20 millones).


04_1525950649_259355

Joan Miro (1893-1983) Mural I, Mural II, Mural III

Tras este primer lote en el que se subastaron 44 obras, la colección de David y Peggy Rockefeller bate sin dificultad los 484 millones recaudados hace nueve años con la de Yves Saint Laurent y Pierre Bergé. Durante las semanas previas se especuló con que la venta podría acercarse a los 1.000 millones cuando caiga definitivamente el martillo el viernes. La familia repartirá el dinero entre el MoMA, la Asociación de las Américas y otras organizaciones sin ánimo de lucro.

El nieto de John Rockfeller falleció hace un año, a los 101 años. Su familia era lo más cerca que se puede encontrar a la nobleza en un país sin reyes. Eso hizo que el valor de los artículos más pequeños que se subastaron por Internet se dispararan. “Esta atracción no es tanto porque fuera una celebridad”, explica Porter, “sino porque era un gran coleccionista, desde la pinturas más caras a las piezas decorativas más simples”.

“Compraban arte porque les atraía no por el retorno de la inversión”, apunta el presidente de Christie´s para las Américas. La colección incluye muebles antiguos de estilo inglés, piezas de cerámica, porcelanas, alfombras persas, figuras africanas y otras reliquias. Ni los organizadores eran capaces de estimar el dinero que iba a generar los objetos de menor valor. Un pinza de oro para billetes partía a un precio de 800 dólares, tras 50 ofertas superó los 26.000 dólares (22.000 dólares).

“El amor por el arte y las cosas bellas eran el centro de la casa”, dice su hijo David, que espera que los nuevos dueños le dejen poder alguna vez visitar los cuadros con los que se crió durante la niñez. Unas 50.000 personas visitaron la muestra previa durante la gira antes de llegar a Nueva York. El objetivo mínimo de 500 millones que se daba para toda la subasta se superó rápido. Las joyas de su mujer se ofrecerán en junio.


03_1525950544_285450

David Rockefeller y su esposa. / Peggy - AP


elpais.com


j.luis [ Martes, 31 Julio 2018, 12:27 ]
Título del mensaje: Re: CLAUDE MONET
Trío de pintores al aire libre

La exposición 'Monet/Boudin', que se exhibe en el Thyssen, nos proporciona algo más que el emparejamiento de ambos artistas



untitled_1533035058_540925

'La playa en Trouville' (1870), de Claude Monet. THE NATIONAL GALLERY

La exposición Monet/Boudin,que ahora se exhibe en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza de Madrid, nos proporciona algo más que lo que sucintamente enuncia su título con el emparejamiento de Eugène Boudin (1824-1898) y de Claude Monet (1840-1926), el iniciador y el iniciado en la pintura “al aire libre”, cuyos respectivos papeles magistrales se revirtieron con el paso del tiempo, un poco como así lo ordena la ley de la vida.

Sin dejar de tener pleno sentido didáctico, esta volátil coyunda entre este par de geniales paisajistas de distinta generación, el uno representante del llamado preimpresionismo, y el otro, quien llevó al impresionismo a su cota más elevada, hay en su relación ese exceso característico del arte que no acaba de cuadrar en los manuales, porque de suyo es misterioso. El por qué Boudin, concentrando toda su atención en las nubes, representaba el horizonte como una mudable vaporosidad de inasibles acentos delicados, mientras que Monet, más dramáticamente operístico, dominaba el suyo mediante rompientes de luz que transformaban por completo el mismo motivo al simple paso de las horas.

De origen social, formación, edad, mentalidad y carácter muy dispares, sin la atención que le prestó Boudin, quizás el adolescente Monet no se hubiera dedicado a la pintura y, de haberlo hecho, es casi seguro que no se hubiese dedicado al género del paisaje, pues sus precoces dotes como caricaturista le habrían predispuesto mejor al retrato o su vis melodramática pudiera haberle convertido en un seguidor de Courbet. Pero, ahondando más en el menesteroso azar, sin la incorporación al dúo anterior del pintor J. B. Jongkind (1819-1891), un estrafalario y alcoholizado maestro holandés que hizo carrera en Francia, ninguno de los tres habría alcanzado la alta cota de respectiva calidad que los convirtió en los imprescindibles eslabones del paisaje moderno.

Es mediante este trenzado de extrañas confluencias como teje su misterioso rumbo el arte, tirando de inesperados hilos hasta hacer palmariamente visible lo oculto. En este caso, una perspectiva nueva para observar la naturaleza, que no se nos ofrece de una manera compacta y homogénea, sino infinitamente variada. Los tres comprendieron el latido palpitante de la luz, pero cada uno de ellos aportó al conjunto algo singular: Johan Barthold Jongkind, la arquitectura elástica de la composición; Boudin, la densidad vaporosa de su celaje; Monet, la milagrosa transformación de un mismo motivo con el simple paso temporal de nuestro planeta en relación con el sol. De manera que el problema de la representación de un paisaje ya no era la fijación topográfica de su perfil, sino la constante renovación de su apariencia.

Porque, en definitiva, en la naturaleza nada vive y muere, sino que todo continuamente se transforma. Esto se puede explicar de muchas maneras, pero solo el arte nos lo hace físicamente viable.


Francisco Calvo Serraller / elpais.com


j.luis [ Martes, 31 Julio 2018, 12:27 ]
Título del mensaje: Re: CLAUDE MONET
Del 26 de junio al 30 de septiembre


Exposición «Monet-Boudin» en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza



000_1533034809_120922

Claude Monet, «El deshielo en Vétheuil» (detalle), 1880, © Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, Madrid

«Monet/Boudin» es la primera exposición monográfica dedicada a la relación entre el gran pintor impresionista Claude Monet y su maestro Eugène Boudin, uno de los principales representantes de la pintura francesa al aire libre de mediados del siglo XIX. La presentación conjunta de su obra arrojará luz sobre los años de aprendizaje de Monet y ofrecerá otra perspectiva sobre las carreras de ambos artistas y los orígenes del movimiento impresionista.


00_1533034794_633978

Eugène Boudin, «Figuras en la playa en Trouville» (detalle), 1869, Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en depósito en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza

La exposición reúne en torno a un centenar de obras de los dos pintores y muestra cómo Boudin, hacia el final de su carrera, pasó de ser mentor y maestro a convertirse en un gran admirador de la audacia de su discípulo, que en ocasiones hizo suya. Entre sus intereses artísticos comunes, la muestra enfatiza su mutua fascinación por la iconografía de la vida moderna, plasmada en escenas de veraneantes en la playa de Trouville, por los efectos cambiantes de la luz, que protagonizaron la mayor parte de los pasteles y óleos de ambos pintores, y, finalmente, por la naturaleza semisalvaje de los acantilados de las costas de Bretaña y Normandía.


musement.com


j.luis [ Miércoles, 15 Mayo 2019, 09:18 ]
Título del mensaje: Re: CLAUDE MONET
‘Meules’ de Monet marca un nuevo récord para una obra impresionista

El valor estimado del cuadro excedía los 55 millones de dólares (49 millones de euros), pero la puja se cerró en 110,7 (98 millones de euros)



000_1557908291_695398

'Meules' de Claude Monet en una imagen de archivo. DON EMMERT - AFP

Pocas obras inspiran tanto al verlas como Meules, de Claude Monet. Y por eso no era una casualidad que Harry Dalmeny tuviera el radiante lienzo a sus espaldas mientras dirigía la gran noche de subasta en Sotheby´s. El valor estimado del cuadro estrella excedía los 55 millones de dólares (49 millones de euros). La cifra la superó con facilidad. La puja se cerró en 110,7 millones de dólares (98 millones de euros) —incluida la comisión— y marcó así un nuevo récord tanto para el artista como para una obra de arte impresionista.

Es el más glorioso y efusivo trabajo de la célebre serie Haystacks. El cuadro, que data de 1890, fue revolucionario por la vibrante paleta de colores que utilizó el artista francés. Como explica August Uribe, “la perspectiva es única” y la composición es dinámica, con robustas líneas diagonales que convergen hacia el centro del cuadro. Así consigue un profundo sentido de armonía que hacer sentirse bien al verlo.

La obra, que fue adquirida por primera vez en 1892 por Bertha Honoré Palmer a través del corredor de arte de Claude Monet, está en perfectas condiciones. Era, además, la tercera vez que se veía en público. La última vez que se subastó fue en 1986, por 2,5 millones de dólares. Esta última puja duró ocho minutos y participaron siete interesados, que hicieron 44 ofertas hasta caer el martillo.

Los Palmer destinaron buena parte de su vasta fortuna a invertir en grandes obras de arte. La mujer del empresario de Chicago quedó cautivada con el cuadro cuando lo vio en una exhibición en París en 1891. Se planteó revenderlo, pero cambió de opinión y volvió a EE UU con el Meules así como con otras ocho pinturas de la serie Haystacks. Era una gran entusiasta del artista. También tuvo cuatro Poplars, tres de la catedral de Rouen y tres de la serie Seine.

Meules está considerado un símbolo del impresionismo y una de las imágenes más célebres en la historia del arte. Es, además, uno de los cuatro trabajos de la serie Haystacks que salió a subasta este siglo. De los 25 lienzos que creó el artista a comienzos de la década de 1890, es uno de los ocho ejemplares que permanece en manos privadas, como explica Uribe. Los otros 17 pertenecen a museos.

La venta marca así un momento crucial para el artista, no solo por ser uno de los diez precios más altos pagados en una subasta, sino porque supone también un cambio de guardia. Este martes también se subastó Femme au chein, de Pablo Picasso, por 54,9 millones. También del artista español se subastó Mousquetaire a la pipe, por 20,8 millones. El valor estimado de las dos obras era de 30 millones.

elpais.com




Powered by Icy Phoenix