LEONARDO DA VINCI »  Mostrar los mensajes de    a     

FORO DE XERBAR


Galerí­a Pintores Extranjeros - LEONARDO DA VINCI



hyperborea [ Viernes, 17 Noviembre 2017, 13:23 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
Esa estrategia de vender una tabla antigua con los metodos del arte modernos supongo que ha sido provechosa. Pero claro no puedes comparar una obra de Leonardo con una de koons, por mucho que se cotice el arte moderno, Leonardo da Vinci es Leonardo da Vinci, juega en otra liga y es normal que se paguen precios desorbitados viendo lo escasas que son sus obras y que la mayoria estan en museos. A mi me parecio un Leonardo desde la primera vez que la vi, y es verdad que está muy machacada (la cara, el orbe y todo eso) pero la mano que bendice y su manga son de una delicadeza y un talento para captar la forma y la luz que no creo que hubiera un maestro con esa capacidad en esa epoca, ademas pese a ese realismo se nota la personalidad del artista , no es una mera imitacion tiene esa capacidad de embellecer propia de Leonardo (acuerdate de los dibujos anatomicos, que pese a ser imagenes terribles, las presenta bellamente). No quiero ni imaginarme como debia ser la "ultima cena" recien acabada , debia ser una maravilla.

No me extraña que los que poseen obras del circulo de Leonardista quieran que se les reconozca como obra del artista, pero es que no cuela, no tienen esa calidad y esa magia. Solo lo hacen por el vil metal.

En cuanto al otro articulo, hay errores en las fotos (supongo que es culpa del periodico que ha publicado la noticia:

- La "madonna Dreyfus" no esta aceptada por todos, aunque si fuera una de las primeras obras es normal que no tenga el nivel y la calidad tipica que vemos en otras obras.

- La foto de la "virgen de las rocas" de Londres no es de esa obra sino de la que dicen que es la tercera versión pero que a mi me parece una copia de un alumno.

- La foto de la "anunciación" que hay en francia es en verdad la de los uffizzi en Florencia, osea italia. De todas formas esa obra no se atribuye completamente a el, se suele atribuir a una colaboración con Lorenzo di Credi o directamente de una obra de este ultimo.

- La foto de "La virgen de las rocas " del Louvre no es la que hay en francia, sino la misma foto que han puesto para la de Londres.

- La mayor metida de pata es decir que "la ultima cena " está en Francia, cuando es una pintura mural y está en Milan (ya le gustaria a los franceses tener esa obra)

- La foto de "la anunciación" de los Uffizzi es la que hay en el Louvre.

Quedaría la "Bella princesa" que creo que tambien es atribuible al maestro florentino.


j.luis [ Sábado, 18 Noviembre 2017, 10:02 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
Por supuesto que Leonardo juega en otra liga. La liga de las estrellas..., las de los Miguel Ángel, Rafael, Botticelli, Velázquez, Vermeer, Caravaggio, Durero, El Bosco, Mantegna, Tintoretto, Tiziano, Piero della Francesca, Veronés, Ucello, Rembrandt, Van Eyck, Pieter Brueghel el Viejo, Van der Weyden, Rubens, y algunos más, pero claro estas grandes figuras están fichadas en los grandes museos y muy excepcionalmente pasan por una subasta.




En cuanto a la publicación de EL PAÍS -según comentas- el que lo firma es poco escrupuloso con la información vertida en el artículo.






Saludos.


hyperborea [ Sábado, 18 Noviembre 2017, 16:24 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
Claro, pero dentro de esa liga hay artistas más cotizados que otros. En el caso de Leonardo que apenas tiene 20 pinturas certificadas y que sepamos que hizo, imaginate un rara avis. Creo que Miguel Angel si saliera a la venta alguna escultura suya, seguro que tendria unos precios grandes pero tendria que ser uina obra maestra, no un boceto o algo que fuera trabajo de taller. Los otros no sé si cotizarian tanto en el sentido que hay mucha obra de ellos, no sé, Tiziano tiene obra en mucha cantidad, Rembrandt tambien tiene mucha obra.

Si, se nota que el del articulo no estaba muy por la labor porque decir que la "ultima cena" esta en Francia, tiene delito.


j.luis [ Domingo, 19 Noviembre 2017, 12:08 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
Los artistas comentados, es cierto que son más prolíficos que Leonardo y al tener gran número de obras reconocidas les resta caché individualmente. Más bien me quería referir a qué esos grandes maestros, al estar sus obras muy consolidadas en museos de renombre no es nada probable ni deseable verlos en una subasta. Por supuesto al nivel individual de Leonardo hay muy pocos y su récord, -creo- que se mantendrá mucho tiempo como un referente muy difícil de superar.




Pero qué pasaría si alguna vez el Prado tuviese que vender en subasta 'las meninas' de Velázquez o 'El jardín de las Delicias' de El Bosco por poner dos ejemplos ¿Cuánto valdrían? o 'el Guernica' de Picasso, o la 'Ronda de noche de Rembrandt..., y así grandes obras de referencia de los grandes museos, creo que se desataría una guerra de precios incontrolable. Así que después de todo tenemos que dar gracias que las grandes obras están en museos públicos o estatales o en colecciones privadas que tienen museos, pero con acceso público. No me imagino qué pasaría si las grandes obras maestras cayeran en manos privadas a través de subastas.





Saludos.


hyperborea [ Lunes, 20 Noviembre 2017, 13:21 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
El problema , y esto lo vi en un documental sobre la burbuja del mercado de subastas del arte, es que las obras de los pintores clasicos o antiguos suelen estar controladisimo porque los coleccionistas no suelen vender, de vez en cuando alguno vende uno porque los herederos no suelen valorar esas obras.

No creo que eso pasara, es patrimonio del estado y deberia haber pasado algo muy grave , una crisis que no veas como para que el estado tuviera que vender una de las obras importantes de los museos. No sé a que precio subirian las meninas, o el jardin de las delicias o la ronda de noche, pero creo que podria subir a unos precios exorbitados, creo que hasta más que este Leonardo (que es una obra en mal estado y que no se puede decir que sea su mejor obra, aunque lo que se conserva minimamente bien es impresionante). Esperemos que nunca pase eso de que un estado tenga que vender su patrimonio artistico y cultural, y este caiga en manos de especuladores.


j.luis [ Jueves, 07 Diciembre 2017, 10:50 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
Un príncipe saudí, el propietario del ‘Salvator Mundi’ de Da Vinci, el cuadro más caro de la historia

'The New York Times' revela que Bader al Saud fue quien pagó 450 millones por la obra

El Louvre de Abu Dhabi anuncia que la expondrá próximamente




000_1512640077_704323

El cuadro "Salvator Mundi" en la casa de subastas Christie en octubre. / Kirsty Wigglesworth - AP

Tras tres semanas de misterio, la identidad del comprador de la obra de arte más cara de la historia finalmente fue conocida. El nuevo propietario del cuadro Salvator Mundi, una interpretación de Cristo de Leonardo Da Vinci, es el príncipe saudí Bader bin Abdalá bin Mohamed bin Farhan al Saud, según una investigación del The New York Times. La obra del genio del Renacimiento italiano fue adjudicada el mes pasado por 450 millones de dólares, más del doble que los casi 180 millones de dólares pagados en 2015 por Las mujeres de Argel (versión 0), de Pablo Picasso.

La revelación del Times publicada este miércoles se conoce el mismo día en que se anunció que el cuadro será expuesto en el Louvre de Abu Dabi. La única sucursal de la prestigiosa institución parisina fuera de Francia tiene unas 600 obras y es considerada "el primer museo universal en el mundo árabe". El Louvre de Abu Dabi ya tiene en sus paredes otro Da Vinci, La Belle Ferronnière, prestado por el Louvre de París.


00_1512640103_315808

Salvator Mundi es la única obra de Da Vinci que queda en manos privadas, de acuerdo con Christie's.

La casa Christie's, que organizó la venta de Salvator Mundi, no ha revelado la identidad del comprador, lo que desde la realización de la subasta había generado especulaciones sobre quien había adquirido la obra.

Un misterio que el diario neoyorquino ha solucionado a partir de documentos que ha obtenido. Según una noticia fechada en Londres, el dueño del cuadro más caro de la historia es un príncipe “poco conocido” que integra una “remota rama” de la familia real de Arabia Saudí. Además, de acuerdo con el portal del grupo energético Energy Holdings, de cuyo consejo de administración el príncipe Bader es vicepresidente, el saudí tendría negocios en los sectores de las telecomunicaciones, inmobiliario, de la energía y del reciclaje.




elpais.com





Era de esperar; que un príncipe o jeque árabe fuese el comprador.


hyperborea [ Jueves, 07 Diciembre 2017, 18:19 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
No sé, pero ese precio o lo pagama un consorcio de empresarios o un tipo muy rico, pero mucho. Y viendo que ninguno de los supuestos mayores millonarios parecen muy interesados en el arte (como el fundador de Microsoft que esta invirtiendo su dinero en el tercer mundo y en campañas para el control de natalidad en esos países, cosa admirable) pues podía caber la posibilidad de un jeque o alguien de allí. Lo que resulta interesante es que siendo musulman, haya comprado un cuadro que representa al mesias de los cristianos (aunque supongo que aquí lo de menos es el tema). TAmbien esta bien que se exponga en la sede del Louvre que hay allí.


j.luis [ Sábado, 23 Diciembre 2017, 13:52 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
Da Vinci, un ecologista en el siglo XV

‘El libro del agua’ reúne los textos sobre temas acuáticos escritos por el pintor de ‘La Gioconda’, incluidas sus premoniciones de posibles desastres medioambientales



00_1514033358_578373

Plano topográfico con los ríos Arno y Mugnone, al oeste de Florencia (1504), acuarela de Leonardo da Vinci. / BIBLIOTECA REAL DEL CASTILLO DE WINDSOR

“Como el agua en un cesto”: el líquido inasible y escapista que se va —y eso incluye estigmas de sequía—, el todo fluye de Heráclito porque ningún río es el mismo… y la furia creadora de Leonardo da Vinci (Vinci, Italia, 1452 - Amboise, Francia, 1519), aquel pintor de madonnas, maravillas y medias sonrisas, urbanista, arquitecto, astrofísico, escultor, filósofo, anatomista, geómetra, utopista aéreo… también aquel escritor caótico que tomaba notas de derecha a izquierda, y también un obsesivo navegante del agua en todas sus expresiones: hasta 7.000 folios dejó escritos o dibujados sobre el líquido elemento el padre de La Gioconda. Un mundo de letra y garabato incrustado en códices renacentistas, una obsesión sin corpus estable que ahora renace en forma de libro, El libro del agua (Abada Editores), gracias a la perseverancia de Juan Barja y Patxi Lanceros.

Tan solo existen dos precedentes de la obra que ahora llega a las librerías. El primero de ellos se remonta ni más ni menos que a 1643 y es obra de Luigi Maria Arconati, quien en Del moto e misura dell’acqua trató de unificar los escritos de Leonardo sobre la cuestión. Puede decirse que aquel libro nació como consecuencia del éxito editorial —si es que de este concepto puede hablarse refiriéndose a los siglos XVI y XVII— del célebre Trattato della pittura que compendia todo el saber artístico del genio. La otra referencia es un poco más reciente, de 2012 exactamente, y se titula Das Wasserbuch (El libro del agua). El libro fue publicado por la editora alemana Schirmer und Mosel.

En multitud de manuscritos de Da Vinci pueden encontrarse referencias al agua en todas sus variantes, pero dos son las obras que los expertos consideran como gérmenes del libro que siempre quiso escribir y nunca escribió: el Códice Leicester, de 1508 y hoy propiedad de Bill Gates; y el Códice F, de 1504 y que se conserva en el Instituto de Francia. “Sabemos que siempre existió en Leonardo la intención clara de hacer ese libro, pero nunca consiguió hacerlo. Nosotros no hemos querido cerrarlo, sino dejarlo abierto, que se le vean las tripas, reuniendo los textos que él escribió sobre el tema del agua y que están dispersos en diversos códices”, explica Fernando Guerrero, responsable de la editorial Abada.

Patxi Lanceros y Juan Barja han invertido cerca de dos años de trabajo en este ambicioso proyecto editorial. Gran parte de ese tiempo lo han pasado estudiando y traduciendo los códices de Da Vinci desperdigados por todo el mundo, desde el castillo de Windsor hasta la Biblioteca Nacional de España, pasando por la Biblioteca Vaticana, la colección Gates, el Instituto de Francia y el Museo Británico, entre otros.

Una obra inexistente

“Este es un libro que no ha existido nunca, aunque el propio Leonardo Da Vinci hablaba de ‘il mio libro del acqua’, con lo cual lo que hemos hecho ha sido construirlo. Da Vinci se pasó toda su vida tomando notas, de derecha a izquierda y de forma muy desordenada, un papel por aquí, otro por allá, y esos fragmentos están repartidos por todo el mundo”, explica Juan Barja. En su opinión, las tesis metamórficas que Da Vinci expone aquí son comparables a las expuestas 200 años después.
“Y tiene una cierta idea ecológica del fin del mundo, su carácter premonitorio es asombroso”. Leonardo se hace eco aquí de una vieja tesis medieval: la del hombre como microcosmos y el mundo como macrocosmos. “Pero él le da la vuelta al concepto, y así sostiene que el flujo del agua son las venas del mundo y que el mundo, en contra de lo que dice Aristóteles, no será eterno sino que terminará, y que lo hará por el agotamiento del agua”, matiza Barja.

En ese sentido resulta especialmente premonitorio uno de los textos, recogido en el Códice Arundel del Museo Británico (1504-1516), y que los responsables de esta edición han utilizado a modo de epílogo bajo el título Final: en seco. En él escribe un Leonardo da Vinci disfrazado de activista ecologista avant la lettre: “Y los ríos perderán sus aguas, y la fructuosa tierra no podrá impulsar desde sí ningún renuevo, y no crecerá sobre los campos la inclinada belleza de la espiga; y así morirán los animales, no pudiendo nutrirse con el fresco herbazal de los prados; (…) y los hombres, tras múltiples intentos, de igual manera perderán la vida, falleciendo por fin la especie humana. Y la tierra fértil, rica en frutos, quedará convertida en un desierto…”.

Los flujos de la vida

Pero no solo de ecologismo retroactivo hay chispazos en las 260 páginas de este libro. Si Da Vinci estudió, dibujó y escribió sobre anatomía, mecánica, dinámica, geometría, arquitectura, urbanismo, botánica, filosofía, naturaleza, física y mil y un campos más, este libro constituye un compendio —a veces un punto de partida— de otras tantas disciplinas. Juan Barja sostiene que los escritos de Da Vinci sobre el agua sirven como clave interpretativa de la teoría del tiempo, la teoría de la memoria, la de la conciencia, la del cambio y la de los movimientos de masas.

Imposible encontrar prueba alguna al respecto, pero cabe reflexionar acerca de los hipotéticos paralelismos, concomitancias, analogías y metáforas establecidos por Da Vinci a la hora de utilizar la imagen de los flujos del agua como espejo de otros flujos de la vida real: ¿políticos? ¿económicos? ¿culturales?

“Desde luego, yo creo que él tenía muy clara la potencia de la metáfora”, admite Patxi Lanceros, profesor de Filosofía Política y de Teoría de la Cultura en la Universidad de Deusto y coeditor del libro. “La gran metáfora del flujo, del gran río, del movimiento, la marejada, las oleadas, todas esas imágenes que te sirven para abarcar lo inabarcable… ahora por ejemplo hablamos de oleadas de la migración, o de la marejada de la globalización… y Da Vinci, para hablar del movimiento empleaba, claro, la metáfora del agua, que es el más móvil de todos los elementos”.



¿Fue de verdad universal el Diluvio Universal?


01_1514033538_755326

Autorretrato de Da Vinci (1513).

El libro del agua recoge prácticamente todo lo que el maestro del Renacimiento escribió en torno al tema o, al menos, todo aquello que hoy es susceptible de ser rastreado. El volumen se estructura en seis capítulos. En el primero, Leonardo da Vinci da cuenta “del libro por venir” y propone un índice de materias a tratar.
En el segundo recorre y analiza las metamorfosis y procesos que unen y separan elementos (agua, aire, tierra, fuego) y figuras (punto, línea, volumen). El tercero es cuestión de dinámica, una de las ciencias a las que más atención prestó el genio. El cuarto capítulo versa sobre las distintas formas que puede presentar el agua, desde la gota ínfima hasta el infinito mar. El quinto presenta los proyectos —realizables o irrealizables— que en torno al agua tenía Da Vinci en la cabeza. Y el sexto, titulado Del diluvio y otras inundaciones, reúne diferentes consideraciones físicas, teológicas, literarias o pictóricas del autor sobre la cuestión.

Da Vinci pone en duda la versión bíblica y se interroga sobre si el Diluvio fue universal o no, incluso “si aconteció o no en toda la tierra, y no parece que así haya sido”.

No menos interesante es la parte gráfica. El volumen reúne hasta 79 reproducciones de otras tantas obras del artista: molinos de agua, cauces de ríos, costas, canales, tormentas, diluvios, riadas, remolinos, corrientes, aparatos de hidrotecnia, proyectos para rompeolas y otras obsesiones acuáticas… todo ello ejecutado en tintas y sanguinas, acuarelas, lápiz negro y pluma, siempre sobre papel.

elpais.com






Como siempre Leonardo fue un adelantado muchos siglos a los tiempos que le tocó vivir.





HIPERBOREA, FELICES FIESTAS


hyperborea [ Sábado, 23 Diciembre 2017, 16:07 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
Si, es verdad , el agua esta muy presente en los pensamientos y en la obra de Leonardo. Lei que de joven presencio un desbordamiento de un rio y en parte eso hizo que estuviera siempre preocupado por la fuerza destructiva del agua. Muchos de sus proyectos tenian que ver con rios: Por ejemplo, el desvio del rio Arno para que no pasara por pisa, en la guerra entre florentinos y pisanos

Será interesante ese libro, espero poderlo ojear dentro de un tiempo.

Felices fiestas.


j.luis [ Martes, 16 Enero 2018, 16:53 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
Elemental

Para Leonardo, conocer era dibujar. No bastaba con la palabra; era imprescindible cazar las cosas con su representación, como si la línea fuera la red de pesca del entendimiento



00_1516117991_551622

'La divina proporción' (conocido también como el 'Hombre de Vitruvio'), de Leonardo da Vinci.

Felices aquellos que vivieron épocas más esforzadas, cuando no había que pedir permiso a nadie para aprender. En el colosal legado gráfico de Leonardo da Vinci (7.000 folios) hay reflexiones y dibujos sobre mecánica, anatomía, geografía, zoología, aeronáutica, arte, pero el grupo mayor trata sobre el agua. Fue una obsesión del sabio desde su juventud y el elemento que más cerca estuvo, para él, de ser un organismo viviente y con alma, es decir, un dios. Anotó sus movimientos, formas, beneficios, cursos, domesticación, peligros, pero no en un tratado de hidráulica, sino en una verdadera mitología. Trata el agua como si fuera Poseidón.

Sin embargo, para Leonardo, conocer era dibujar. No bastaba con la palabra; era imprescindible cazar las cosas con su representación, como si la línea fuera la red de pesca del entendimiento. Lo que llamamos arte era, aún, ciencia. Los dibujos sobre la vida del agua son de los más portentosos: torbellinos, tifones, cataratas, tempestades, remolinos y el diluvio, todo lo dibujó, con preferencia por los estados anímicos del agua más turbulentos y belicosos. También, claro está, las máquinas que se le podían oponer, los ingenios técnicos capaces de paliar su destrucción.

Un poeta y un filósofo, Barja y Lanceros, han reunido una buena antología de estos dibujos y escritos sobre el agua (Abada Ed.). No es un libro para leer, sino para mirar y pensar. Sin embargo, creo que hay un modo de leerlo muy apropiado y este es entrar en él como si fuera un presocrático o leyéramos poemas. “Cuando va corriendo turbia y mezclada con tierra, y el polvo y la niebla, entremezclados igualmente con aire, como entremezcla el fuego sus ardores con todo”, dice, por ejemplo. Puro Empédocles o quizás Lucano.

Félix de Azúa / elpais.com


j.luis [ Sábado, 03 Marzo 2018, 10:55 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
¿Y si la ‘Mona Lisa’ se va de paseo?

La ministra de Cultura francesa propone que la obra de Leonardo da Vinci sea expuesta en otros puntos del país. El cuadro no ha salido del Louvre desde 1974



00_1520070908_496732

La 'Gioconda', de Leonardo da Vinci. MUSEO DEL LOUVRE

¿Podría abandonar las salas del Louvre el cuadro más importante entre las 35.000 obras que se exponen en el museo parisiense? La ministra francesa de Cultura, Françoise Nyssen, volvió a especular este jueves con la posibilidad de que La Gioconda abandone el recinto del Louvre, del que no ha salido desde hace 44 años a causa de su frágil estado de conservación. Nyssen lleva varias semanas insinuando su voluntad de romper con esa regla no escrita. “¿Por qué debemos prohibirnos desplazar a La Gioconda?”, dijo en un discurso a finales de enero. Esta semana insistió en esa posibilidad. “Quiero que la punta de lanza de toda mi acción sea luchar contra la segregación cultural. La oferta cultural existe. ¿Por qué tiene que estar confinada a ciertos lugares y no ser accesible para todos?”, se preguntó en una entrevista en la emisora Europe 1.

Nyssen, ferviente partidaria de la descentralización de la cultura, opina que los franceses que no viven en París tienen tanto derecho como los capitalinos a acceder a una obra que pertenece a las colecciones públicas. La ministra comparó el caso de la obra de Leonardo da Vinci con del Tapiz de Bayeux, que saldrá de Francia, por primera vez en 950 años, para ser expuesto en Inglaterra en 2022. “Vamos a estudiarlo seriamente”, afirmó Nyssen sobre un posible desplazamiento de la Gioconda, asegurando que hablaría de nuevo con el presidente del Louvre, Jean-Luc Martinez, al que ya interpeló en público en enero sobre esta cuestión. Por su parte, el alcalde de la ciudad de Lens, Sylvain Robert, en la cuenca industrial del norte francés, donde una segunda sede de la pinacoteca parisiense fue inaugurada en 2012, ya ha movido ficha. El concejal ha solicitado formalmente el préstamo de la obra a través de una carta dirigida al presidente, Emmanuel Macron. El equipo de fútbol de la ciudad, el Racing Club de Lens, también se ha sumado a la causa. En febrero incluso desplegó una banderola durante uno de sus partidos donde figuraba la imagen de la Mona Lisa.

La última vez que la obra de Da Vinci salió del Louvre fue en 1974, cuando fue expuesta en Tokio y en Moscú por decisión del Elíseo y contra la opinión de los conservadores del museo. La perspectiva de volver a perder el cuadro de vista no parece entusiasmar al Louvre, que no quiere renunciar a su obra más conocida, la que más visitantes atrae, que es conservada con extremo mimo desde hace décadas. El cuadro está pintado sobre una fina plancha de madera de álamo, con una fisura en el reverso que no es restaurable. En la actualidad, la Mona Lisa se conserva en una pequeña cámara isoterma para evitar los cambios de temperatura y de humedad. “Hay que ir con cuidado con la preservación. Pero tener opiniones disruptivas es una forma de pensar por la que tengo estima”, apostilló Nyssen este jueves.

Las primeras voces contrarias a los planes de futuro de la ministra empiezan a pronunciarse. “La cuestión del desplazamiento del cuadro de Leonardo da Vinci se discute desde hace mucho tiempo entre científicos y responsables de colecciones, incluso dentro del propio Museo del Louvre. La decisión tomada hace ya muchos años es inapelable. Por razones de conservación, la Gioconda no puede moverse y no debe ser prestada, sea donde sea”, expresó el historiador del arte Didier Rykner en La Tribune de l’Art, recordando que el cuadro solo abandona su cámara de protección una vez al año para ser examinado por los expertos del museo.

En los últimos años, el Louvre se ha negado en distintas ocasiones a prestar esta obra. En 2011, rechazó una petición llegada de Florencia. “Incluso cuando la descolgamos para examinarla una vez al año, no la llevamos al laboratorio, sino que la estudiamos en la sala. Dos horas fuera de la protección isoterma son suficientes para constatar que la hendidura aumenta”, explicó a Le Figaro el entonces director del departamento de Pintura del Louvre, Vincent Pomarède, advirtiendo de que “un viaje podría provocar daños irreversibles”. Según informaciones aparecidas en la prensa francesa, el museo parisiense también se negó a cederla temporalmente al nuevo Louvre Abu Dhabi, que deseaba exponer la obra de Da Vinci en su interior.

elpais.com


j.luis [ Martes, 03 Abril 2018, 16:46 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
El arte y la personalidad de Da Vinci en un maravilloso libro ilustrado


Ralph Steadman recorre la vida y la obra del artista en Yo, Leonardo

Destacan sus fabulosas ilustraciones, influídas por el famoso pintor




00_1522770175_772872

Portada de 'Yo, Leonardo'. / Libros del zorro rojo

Ha habido muchos grandes artistas en la historia de la humanidad pero si tuviésemos que elegir al artista total sería Leonardo da Vinci (1452-1519), porque además de pintor, escultor, ingeniero, matemático, inventor y arquitecto también fue científico, escritor, filósofo, músico, poeta, botánico, urbanista... Todo un prodigio de imaginación que sigue influyendo a artistas y científicos de hoy en día. Como al ilustrador Ralph Steadman que, en 1983, dedicó un fabuloso libro ilustrado al pintor, Yo, Leonardo (Libros del zorro rojo) que ahora se edita en español en una preciosa edición.

Un libro que se basa en los pensamientos del propio Leonardo, recogidos en sus famosos cuadernos que contienen dibujos, diagramas científicos y reflexiones sobre la naturaleza de la pintura. Un volumen que reconstruye su vida de una forma muy original y prestando especial atención a su obra.


01_1522770199_517418

Páginas de 'Yo, Leonardo'

Y en el que destacan las espectaculares ilustraciones de Ralph Steadman, que homenajean a Leonardo pero, a la vez, crean su propio universo en el que destaca el gran sentido del humor del dibujante y su gusto por la caricatura.

Destacar que Ralph Steadman, considerado uno de los mejores ilustradores del mundo, realizó este libro en 1983, pero sigue tan fresco y original como el primer día, al igual que le pasa a los dibujos y cuadros de Leonardo, que siguen excitando nuestra imaginación, como sólo pueden hacerlo los grandes genios del arte y la ciencia.


02_1522770217_563029

Ilustración de 'Yo, Leonardo'


Una obra de arte

Las ilustraciones de Ralph Steadman son auténticas obras de arte que imitan a los dibujos y bocetos de Leonardo, añadiendo un genial toque de humor a través de la caricatura (ver a Leonardo y a Miguel Ángel tirándose los trastos es impagable). Incluso imita los bocetos del pintor.

El autor confiesa que se obsesionó tanto con Leonardo que llegó a pintar su propia versión de La Última Cena en la pared de su dormitorio; a construir una máquina equivalente a la de Da Vinci que logró alzar el vuelo; y a recorrer aquellas ciudades y paisajes italianos transitados por el pintor, tratando, así, de imaginar cómo era habitar la mente imaginativa de un espíritu sin límites.

Destacar su dominio de la tinta con la que recrea a la perfección el Renacimiento, el ambiente artístico de la época y la situación política. Siempre de una forma realmente imaginativa.


03_1522770255_477882

Ilustración de 'Yo, Leonardo'


La vida de Leonardo contada por él mismo

El libro se basa en los escritos de Leonardo y en los acontecimientos históricos que rodearon a su figura. De esta forma asistimos a un apasionante relato de la época a través de las obsesiones de Da Vinci, sus inventos, los encargos artísticos de los monarcas, su obsesión por volar, la rivalidad con Miguel Ángel, la génesis de La Última Cena, los encuentros con la Mona Lisa...

Su obsesión por el conocimiento comenzaría desde muy pequeño: "Sentía el anhelo de mover montañas e inventé diversas máquinas destinadas a tal proeza, lo que puso a mi madre al borde de la desesperación en numerosas ocasiones".

En el libro se recrean esos primeros inventos, como una catapulta para gatos o un despertador que parece sacado de los inventos del TBO (siempre con mucho sentido del humor). Una imaginación desbordada que no tardó en llamar la atención de los grandes artistas de la época, por lo que da Vinci ingresó en el taller del gran artista Verrochio (que trabajaba para Lorenzo de Medici) donde enseguida despuntó. Por ejemplo, si le pedían un color de pintura que no existía, él lo creaba. Y durante esa época también se ganaba un dinero extra dibujando retratos.


04_1522770288_931366

Ilustración de 'Yo, Leonardo'

Su inquietud también lo llevó a diseccionar el cuerpo humano (literalmente), a pesar de que en aquella época estaba prohibido, lo que explica sus enormes conocimientos anatómicos. También destacaron sus estudios de la perspectiva y su pericia como pintor que lo llevó a perfeccionar la técnica del "sfumato".

Tras abandonar a Verrochio (con 26 años) a Vinci se puso a las órdenes de Ludovico Sforza que le encargó una impresionante estatua ecuestre de su padre, Francisco I Sforza, que estuvo varios años inacabada (era común que la mente de Leonardo saltara constantemente de un proyecto a otro dejando muchos de ellos sin terminar). Para cuando Leonardo quiso terminar la estatua, el bronce fue utilizado para la fabricación de cañones para defender Milán de las tropas francesas. En esa época tan convulsa a Leonardo también le pidieron que creara máquinas de guerra.


Su rivalidad con Miguel Ángel


05_1522770345_194136

La rivalidad entre Leonardo y Miguel Ángel

En el libro Leonardo también nos cuenta su rivalidad con Miguel Ángel (1475 -1564) el otro gran pintor y escultor de la época, que incluso lo retó para pintar unos frescos, con el objetivo de demostrar quién de los dos era mejor.

"Miguel Ángel se puso a trabajar con tal fervor que incluso instaló una cama allí mismo. Lo irritaba que yo hubiera comenzado mi obra meses antes que él; para él aquello era peor que un insulto y procuró ganarme no solo en excelencia, sino también en rapidez de ejecución".

Sin embargo sus compromisos hicieron imposible que ninguno acabase sus respectivas obras.


06_1522770365_144625

Ilustración de 'Yo, Leonardo'

En el libro también queda patente su obsesión por volar, para lo que ideó máquinas con las que estuvo a punto de conseguirlo e incluso inventó un paracaídas.

Su pericia en todas las artes y las ciencias le llevó a ser solicitado por otros grandes personajes de la época como Maximiliano Sforza (en Milán) o el Papa León X, de la poderosa familia de los Medici (en Roma). Y sus últimos años los pasó en Francia al servicio del rey Francisco I.

Por supuesto, el libro también presta especial atención a la creación de las dos obras más famosas de Da Vinci: La última cena ("La pintura de La Última Cena se convirtió en un espectáculo que todo el mundo quería ver") y La Gioconda ("Había aceptado pintar el retrato de una dama cuyo rostro era de otro mundo […]. Para contentarla y hacerla sentir a gusto, contraté a un grupo de juglares para que, en su rostro -pero sobre todo en su corazón-, hubiera siempre una sonrisa").


Por JESÚS JIMÉNEZ (@vinetabocadillo) / rtve.es


j.luis [ Jueves, 05 Abril 2018, 09:20 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
Leonardo también cometía errores

Una ambiciosa biografía sobre Da Vinci indaga en el talento innovador del sabio renacentista y en su habilidad para combinar arte y ciencia



01_1522916413_365960

Cuando rondaba esa inquieta y trascendental edad que son los 30, Leonardo da Vinci escribió una carta al señor de Milán en la que enumeraba las razones por las que este debía proporcionarle un empleo. Había disfrutado de cierto éxito como pintor en Florencia, pero encontró problemas para terminar sus encargos y buscaba nuevos horizontes. En los 10 primeros párrafos, Leonardo se jactaba de sus habilidades en ingeniería, sin olvidar su capacidad para proyectar y diseñar puentes, canales, cañones y edificios públicos. No fue hasta el undécimo párrafo, al final, que añadió que, además, era artista: “También puedo esculpir en mármol, bronce y yeso, así como pintar, cualquier cosa tan bien como el mejor, sea quien sea”.

No mentía. Con el tiempo, realizaría dos de las pinturas más célebres de la historia: la Última cena y la Mona Lisa; pero Leonardo se consideraba asimismo, y por igual, ingeniero y científico. Con una pasión lúdica y obsesiva, realizó estudios innovadores de anatomía, de fósiles, de pájaros, del corazón humano, de máquinas voladoras, de óptica, de botánica, de geología, de corrientes de agua y de armamento. Así se convirtió en el arquetipo del hombre del Renacimiento, una inspiración para todos los que creen que “las infinitas obras de la naturaleza”, por citar al propio Leonardo, se hallan entretejidas en un todo lleno de maravillosos patrones. Su capacidad para combinar arte y ciencia, simbolizada por su dibujo de un hombre completamente proporcionado con los brazos extendidos dentro de un círculo y un cuadrado, conocido como el Hombre de Vitruvio, lo convirtió en el genio más innovador de la historia.

Sus investigaciones científicas conformaron su arte. Leonardo arrancó la piel de los rostros de los cadáveres, delineó los músculos que mueven los labios, para pintar después la sonrisa más inolvidable del mundo. Estudió cráneos humanos, hizo dibujos en sección de huesos y de dientes para transmitir el sufrimiento de la extrema delgadez de San Jerónimo. Exploró la matemática de la óptica, mostró cómo inciden los rayos de luz en la córnea para conseguir la mágica ilusión del juego de perspectivas de la Última cena.

Leonardo se consideraba asimismo, y por igual, ingeniero y científico. Con una pasión lúdica y obsesiva

Mediante la conexión de sus estudios de luz y de óptica con su arte, logró dominar el sombreado y la perspectiva para modelar objetos en una superficie bidimensional de modo que estos aparentaran ser tridimensionales. Esta capacidad de “hacer que una simple superficie plana manifieste un cuerpo relevado [que figure relieve], y como fuera de ella”, según Leonardo, era “la intención primaria del pintor”. En buena medida gracias a su labor, la dimensionalidad se convirtió en la innovación suprema del arte renacentista.

Al envejecer, Leonardo prosiguió con sus investigaciones científicas, que no había puesto únicamente al servicio de su arte, sino también para satisfacer un anhelo instintivo a la hora de desentrañar la profunda belleza de la creación. Cuando buscaba y rebuscaba una teoría que explicase por qué el cielo es azul, no solo pretendía dar forma a su pintura, sino que además lo hacía por una natural, particular y maravillosa curiosidad.
Sin embargo, ni siquiera cuando Leonardo reflexiona sobre por qué el cielo es azul, puede separar la actividad científica de su arte. Juntos constituyeron el alimento de su pasión, que consistía en dominar todo lo que había que saber sobre el mundo, incluido el lugar que ocupamos en él.


02_1522916354_668628

La 'Mona Lisa'. / Getty

Da Vinci sentía un hondo respeto por la naturaleza en conjunto y sintonizaba con la armonía de sus patrones, que veía reproducidos en toda clase de fenómenos, fueran estos grandes o pequeños. En sus cuadernos aparecen dibujados rizos de cabello, remolinos de agua y turbulencias de aire, junto a notas en las que intenta explicar los fundamentos matemáticos de dichas espirales. Mientras me hallaba en el castillo de Windsor contemplando los torbellinos de energía de los “dibujos del diluvio”, que Leonardo realizó hacia el final de su vida, le pregunté a su conservador, Martin Clayton, si creía que los había concebido como obras de arte o de ciencia. Nada más plantearlo, me di cuenta de que resultaba absurdo. “No creo que Leonardo hiciera esa distinción”, respondió. (…)

La imaginación de Leonardo impregna todo lo que toca: sus producciones teatrales, sus planes para desviar ríos, sus proyectos de ciudades ideales, sus bocetos de máquinas voladoras y casi todos los aspectos de su arte, así como de su ingeniería. Su carta al señor de Milán representa un ejemplo de esta imaginación, ya que sus dotes como ingeniero militar en esa época no eran más que sus propias figuraciones. Su cometido inicial en la corte milanesa no fue el de constructor de armas, sino el de diseñador de celebraciones y espectáculos. Incluso en el apogeo de su carrera, la mayoría de sus inventos eran más visionarios que prácticos. (…)

Asimismo descubrí, al principio con estupor y luego con satisfacción, que Leonardo no siempre era un gigante. Cometía errores. Se iba por la tangente, en sentido literal, enfrascado en problemas matemáticos que no consistían sino en un mero pasatiempo. No hace falta recordar que dejó muchos cuadros inacabados, en especial la Adoración de los Reyes, San Jerónimo y la Batalla de Anghiari. La consecuencia se traduce en que hoy se conservan solo unas 15 obras que pueden ser, total o parcialmente, atribuidas a él.

Aunque la mayoría de sus contemporáneos lo considerasen amistoso y afable, Leonardo se muestra a veces oscuro y angustiado. Sus cuadernos ofrecen una ventana a su mente febril, imaginativa, maníaca y, en ocasiones, exaltada. Si hubiera sido un estudiante de principios del siglo XXI, podrían haberle recetado medicamentos para aliviar sus cambios de humor y su trastorno de déficit de atención. No resulta necesario estar de acuerdo con el tópico del artista como genio atormentado para creer que parece una suerte que Leonardo no contase con ayuda externa para ahuyentar a sus demonios mientras invocaba a sus dragones.


03_1522916324_577760

Dibujos de desnudos masculinos de Leonardo Da Vinci. / Fratelli Alinari - Getty

En uno de los peculiares acertijos que contienen sus cuadernos, encontramos el siguiente enigma: “Surgen enormes figuras de aspecto humano y, cuanto más te acercas a ellas, más disminuye su inmenso tamaño”. La solución es: “La sombra que proyecta un hombre de noche con una luz”. Aunque lo mismo pudiera decirse de Leonardo, no creo que su talla se acorte al descubrirse su condición humana. Tanto su sombra como su realidad se hacen acreedoras de grandeza. Sus fallos y excentricidades nos permiten identificarnos con él, sentir que podemos emularlo y apreciar aún más sus momentos de éxito. El siglo XV de Leonardo, de Colón y de Gutenberg fue una época de descubrimientos, de exploración y de difusión del conocimiento mediante las nuevas tecnologías; en definitiva, parecida a la nuestra. Por eso tenemos mucho que aprender de Leonardo.

Fragmento de ‘Leonardo da Vinci. La biografía’, de Walter Isaacson, que Debate publica el 5 de abril.
Traducción de Jordi Ainaud i Escudero.

elpais.com


hyperborea [ Sábado, 19 Mayo 2018, 14:49 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
El dia del libro me regalaron ese libro sobre Leonardo. Bueno, tiene algo de aire de libro de autoayuda (el tipo se dedica un poco a eso, y no es un entendido en arte). Lo que he podido leer del libro es muy agradable aunque sigo prefiriendo el de charles Nicholls porque profundiza más en la persona y hay más datos. La verdad es que esta muy actualizado en cuanto a datos y se nota que el tipo ha trabajado en el libro. Cuando me lo acabe comentare más cosas.


j.luis [ Sábado, 19 Mayo 2018, 16:08 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
Hola Hyperborea, hace tiempo que no sabemos de ti. Espero que sigas bien.

Respecto al libro que comentas parece interesante..., y más viendo de ti, que eres un especialista en Leonardo.




Ya nos contarás.


hyperborea [ Lunes, 21 Mayo 2018, 08:59 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
bueno, he estado algo enfermo y encima tuve un accidente de bicicleta hace unos meses y con el frio y la humedad que ha habido todo el invierno y parte de la primavera, pues no he estado muy bien , tambien un poco depre.

Por lo que parece "el San Jeronimo" fue retocado en 1510 o por alli, despues de que Leonardo hubiera concluido unos estudios de anatomia, sobretodo en el cuello. Segun parece esta pintado de forma diferente al resto del cuadro (supongo como pintaba el artista en esas fechas). Comenta que en un estudio se dieron cuenta que los musculos del cuello pintados originalmente no estaban representados correctamente (pone como ejemplo un estudio para el judas de "la ultima cena" en el que se representa ese mismo grupo muscular como uno, cuando en realidad son 2 musculos). Esto demuestra que Leonardo retocaba sus cuadros durante años, incluso años despues. Bueno, ya sabia que el proceso de Leonardo era lento y reflexivo y muy dado a retrabajar zonas o replantearse cosas del cuadro. Creo que esto demostraria porque no entregaba cuadros, o acababa haciendo que se pintaran a la vez una replica (como en "la Gioconda") porque asi tenia un cuadro que entregar y el seguia con el proceso de perfeccionamiento de forma indefinida. Seguramente "la Adoración" hubiera seguido trabajando en ella durante años sino se hubiera ido a Milan, de hecho dejo la obra en casa de un amigo.


xerbar [ Lunes, 21 Mayo 2018, 09:27 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
hyperborea me alegro de volver a leerte y de que ya estés recuperado de esas incidencias.

Un Saludo.


j.luis [ Lunes, 21 Mayo 2018, 09:42 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI


Hyperborea, en primer lugar alegrarnos de que ya estés mejor.


Sobre Leonardo es increíble lo perfeccionista que llegó a ser. También sabes que lo era por que siempre tenía varios proyectos a la vez... Era tantas cosas: además de pintor, era escultor, arquitecto, urbanista, también científico, paleontólogo, anatomista, botánico, escritor, filósofo, ingeniero, inventor, músico, poeta... ¿Quién da más?




Sencillamente un genio.


hyperborea [ Miércoles, 23 Mayo 2018, 09:41 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
creo que Leonardo pintaba para satisfacerse a si mismo, y no para satisfacer a su clientela, me explico, otro artista como Perugino hubiera hecho obras al gusto del cliente aunque tuviera que renunciar a sus gustos, y hubiera trabajado más rapido. Pero el no hizo eso, lo cual lo convierte , tal vez, en el primer artista moderno ya que no se deja manejar por clientes y pinta para quien quiere, y si le gusta una obra no la entrega. TAmbien, y esto es algo que a mi tambien me pasa, cuando trabajas en obras tan personales, te duele profundamente desprenderte de ellas y más cuando te tiras tanto tiempo en pintar un cuadro. Porque la tecnica de Leonardo era lenta, las veladuras implica tiempos de secado lentos y más en esos tiempos (ahora los colores estan más uniformizados ya que se producen industrialmente, porque antes cada pigmento tenia su indice de absorcion de aceite, y eso hacia que los tiempos de secado fueran diferentes de un color a otro).

TAmbien el caracter de Leonardo era muy particular, tenia mucha seguridad en si mismo, en su individualidad y en su talento, pero tambien cierta inseguridad. Si te das cuenta, cuando acabo su formación en el taller de Verrocchio se quedó como trabajador, en vez de montarse su taller y no creo que eso fuera por falta de talento o de que su obra necesitara evolucionar o el aprender más. Creo que Leonardo no hubiera funcionado como los artistas de su epoca, si te fijas siempre que puedo se busco trabajos alternativos y prefirio ganarse la vida fuera de la pintura. Supongo que eso implicaba que preferia su libertad antes que doblegarse a la voluntad de los clientes. Se saltaba los contratos como le daba la gana pintando lo que el creia que debia pintar en vez de doblegarse a los gustos del cliente, abandonaba las obras cuando queria o no las entregaba y seguia durante años trabajando en ellas. Era un artista "dificil", otro artista con menos talento hubiera tenido más exito y hubiera vivido de otra forma, compañeros suyos como Perugino, Ghirlandaio, Lorenzo di Credi, etc.... Una vez lei que Miguel Angel ganó mucho más que Leonardo, no me extraña viendo la diferencia de velocidad y de trabajo que desarrollaron en su vida. Y que conste que eso no va en detrimento a la figuar de Leonardo.


hyperborea [ Miércoles, 23 Mayo 2018, 15:18 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
xerbar escribió: [Ver Mensaje]
hyperborea me alegro de volver a leerte y de que ya estés recuperado de esas incidencias.

Un Saludo.
Gracias,


j.luis [ Martes, 29 Mayo 2018, 16:58 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
Exposición en Madrid: 'Leonardo Da Vinci. Los rostros del genio

'Leonardo Da Vinci. Los rostros del genio' mostrará por primera vez en España el único autorretrato del artista

La exposición se celebrará en Madrid del 29 de noviembre de 2018 al 19 de mayo de 2019, mostrará en exclusiva y por primera vez en España la 'Tavola Lucana', el único cuadro que según los expertos podría ser considerado el verdadero autorretrato de Leonardo.



00_1527609322_838047

La 'Tavola Lucana', considerado el verdadero y único autorretrato de Leonardo.

La muestra, con la que Madrid se suma a la conmemoración del quinto centenario del fallecimiento del genio renacentista, tendrá dos espacios expositivos, el Palacio de las Alhajas y la Biblioteca Nacional, donde se mostrarán, entre otros, los Códices Madrid I y Madrid II, dos manuscritos en los que el genio renacentista dejó cumplida huella de algunos de los temas que llegó a dominar, como la ingeniería, la mecánica, la hidráulica y el arte.

El coordinador general de Alcaldía, Luis Cueto, junto con el embajador de Italia, Stefano Sannino; la directora de la Biblioteca Nacional de España, Ana Santos; el director de la Fundación Montemadrid, José Guirao, y el experto en Leonardo Da Vinci y comisario de la exposición, Christian Gálvez, presentarán 'Leonardo Da Vinci. Los rostros del genio', este martes, 29 de mayo, a las 12.00 horas, en el Palacio de las Alhajas, se de la Fundación Montemadrid.


03_1527610267_799274

'Plano de Imola' de Leonardo da Vinci (1502).


Enlaces:

http://www.traveler.es/experiencias...nido-2019/12126

http://www.europapress.es/madrid/no...0529154300.html



lavanguardia.com / milenio.com


j.luis [ Jueves, 07 Junio 2018, 18:57 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
Walter Isaacson | Biógrafo


“Da Vinci no fue un oscuro notario más porque era un hijo bastardo”

El autor de 'Steve Jobs' e 'Innovadores' publica una nueva y brillante aproximación al genio del Renacimiento



00_1528393382_824371

El biógrafo Walter Isaacson, ayer en Madrid. Álvaro García

De haber nacido dentro del matrimonio que Piero, su padre, contrajo con Albiera, una rica heredera florentina, Leonardo da Vinci hubiera tenido que seguir la línea familiar que entroncaba con su tatarabuelo. “Suerte que era bastardo. Se habría convertido en un oscuro notario más”, comenta Walter Isaacson, su biógrafo más reciente.

Menos mal… El 15 de abril de 1452, el abuelo Antonio anotaba: “Me nació un nieto… Le pusieron de nombre Leonardo”. Su madre, Caterina, era una campesina del pueblo sobre la que algunos conjeturaron que se trataba de una esclava árabe, incluso china. Gracias a ese detalle, el niño quedaba fuera de todo derecho –que no atención- por parte paterna y podía recibir una educación más heterogénea. Así, y con una curiosidad compulsiva, paso a paso, nació uno de los escasos y más asombrosos genios de la innovación y el arte que ha parido la humanidad.

Y un referente para el mundo de hoy, sostiene Isaacson. La luz con que se iluminó Steve Jobs, otro de sus personajes contados en una obra de referencia, lo mismo que Albert Einstein, Benjamín Franklin o Henry Kissinger. Hombres que de algún modo u otro, entre hallazgos, ímpetu y obsesiones, cambiaron el mundo en que vivían. No siempre para bien. “La biografía es un género efectivo para contar qué nos ocurre”, asegura el autor en Madrid, donde ha venido a presentar el libro publicado por Debate.

Da Vinci se erige en el más audaz modelo renacentista. “Un hombre que supo de qué manera ciencia y arte andan absolutamente conectados. Alguien que aparece en uno de esos cruces dentro de la historia en que se da un avance crucial. En su caso, cuando se entremezclan grandes enigmas de la astronomía, la ingeniería, la anatomía y el arte con la aparición de la imprenta. En Jobs ocurre justo cuando tres inventos que nacen por separado, la computación, la red y el microchip, explotan y transforman nuestras vidas”, afirma Isaacson.

Ninguna disciplina le resultaba ajena. Y de los genes notariales adaptó algo crucial para sus métodos: la anotación constante por escrito en miles de páginas. “El papel es tecnología punta. Con Leonardo he conseguido algo que no había logrado con Steve Jobs. Ni los ingenieros de su equipo pudieron recuperar miles de correos que me hubieran ayudado a escribir su biografía por un fallo en el sistema. Sin embargo, los cuadernos de Leonardo ahí siguen, 500 años después”.

Llenos de dibujos con lo que pudo llevar a cabo o lo que sencillamente soñó. Ahí radica la clave de lo que debe acompañar al genio. El trabajo en equipo: “Las mentes capaces de crear ideas innovadoras deben contar con alguien que las lleve a cabo, sino, sencillamente, se quedan en alucinación”, asegura Isaacson. Pero en el caso de Leonardo se daba todo: la capacidad visionaria llevada a la práctica, la adelantada y aplicada por otros siglos después, el estudio pormenorizado de la anatomía, la astronomía, la geología, la óptica, la perspectiva, la geometría, las matemáticas cara a confluir en los dos campos en que se consideraba imbatible: la ingeniería y el arte.

De hecho, según fuera el caso, daba prioridad a una sobre otra. Cuando de Florencia quiso salir, agobiado por la presión de los encargos, pidió trabajo en Milán. Pasó del reino de los Medicis al de los Sforza. En una carta donde compila sus habilidades destaca la pericia para construir armas, puentes, presas… “Además pinto…”, añade al final. Le contrataron como productor de espectáculos. “Deseaba ir a Milán para ampliar sus estudios en una universidad más abierta, conocer y rodearse de nuevos talentos que le hicieran aprender matemáticas, anatomía, botánica…”.

Nada en vano. Aquellos biógrafos que se desesperan con la teórica dispersión en tantos campos de Leonardo, se equivocan, según Isaacson. Todo confluye en su arte. Y concretamente en el misterio de una obra maestra, la Mona Lisa. “La pintó durante 16 años. Murió con ella al lado. No la dio por concluida. Todos los conocimientos del funcionamiento del cuerpo y la naturaleza, los mecanismos del sistema nervioso que producen la sonrisa acaban en este cuadro. Eso es lo que marca la diferencia. Ahí vemos su genio”.

También comprendemos la obsesión del poder por atraerlo a su órbita. La capacidad de adaptarse a sus mecenas fue otro de los rasgos distintivos de su figura. Elegante y atractivo, seductor y llamativo. Arreglado a la última moda, con un toque estrambótico de artista sin complejos, ropajes empedrados y túnicas rosáceas. Transparente y cabal en la valentía con que vivió su homosexualidad frente al caso más atormentado de su paisano y oponente florentino, Miguel Ángel, Da Vinci era toda una leyenda ya en vida.

No sólo anduvo a expensas de los Medicis en Florencia y los Sforza en Milán. Sirvió en un triángulo diabólico a los Borgia en época de Maquiavelo. “Pero acabó espantado de aquello. No siempre el poder congrega a los mejores para que sirvan a buenos propósitos”, comenta Isaacson. Da Vinci supo apartarse de ese círculo y acabar en un ambiente más noble, junto a Francisco I de Francia: “Era un rey muy refinado. Quiso introducir en la corte lo mejor del espíritu florentino renacentista y contrató a Leonardo”.

Allí llegó, más avejentado a sus 65 años de lo que aparentaba para su edad. Se instaló y se convirtió en uno de los personajes más influyentes del trono. No sólo por su pericia práctica en la ingeniería, el arte y la arquitectura. El rey lo admiraba como filósofo. En Ambois murió, cuentan que en brazos del monarca. El arte de Ingres, tiempo después, así lo plasmó. Pero como gran parte de su vida, salvo lo que se empeñó en dejar bien cotejado sobre un papel, aquello es un misterio.


El péndulo de la democracia y Pedro Sánchez

Aparte de biógrafo, Walter Isaacson ha sido durante 16 años presidente del Instituto Aspen. “Una de las personas que han colaborado con nosotros es hoy presidente del Gobierno en España: Pedro Sánchez”. El líder socialista ha participado en algún encuentro promovido por esta organización que analiza liderazgos y mezcla disciplinas para tratar de comprender el mundo de hoy. Isaacson ha dejado el cargo en mayo. Pero llega a España desde Italia, donde ha quedado preocupado por el ascenso del populismo. No sólo ahí. También en Hungía, Polonia, Reino Unido. España es hoy una excepción al resto”. Y eso que Isaacson llega convenientemente espantado de la América de Trump. Y entonando una especie de mea culpa colectivo: “Durante muchos años, la globalización y el desarrollo de las nuevas tecnologías, que yo he visto como un progreso, han dejado de lado a las clases medias y desfavorecidas. Estamos pagando esas consecuencias de desatención. Pero la democracia es un péndulo. Y en Estados Unidos hemos vivido épocas peores, como el macartismo o la caza de brujas. Pasará”. Lo malo es lo que se lleva en medio por delante. ¿Tendrá remedio?


Jesús Ruiz Mantilla / elpais.com



TÍTULO: 'LEONARDO DA VINCI'


01_1528394201_522744

Autor: Walter Isaacson.
Editorial: Debate (2018).
Formato: tapa dura (584 páginas).
Precio: 24,60€


hyperborea [ Viernes, 22 Junio 2018, 12:56 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
no me creo que Leonardo hubiera funcionado como notario, aunque hubiera sido hijo reconocido. En verdad no era un hijo bastardo, sino natural, porque tenia el apellido del padre y de la familia, aunque no fuera reconocido legalmente, algo que hubiera obligado a que fuera notario y siguiera con el oficio de la familia.


Por cierto. Noticia nueva. Dicen que han encontrado su primera obra, no sé si sera verdad pero me tengo que leer los articulos, aunque no me creo que sea un autorretrato, pero quien sabe


http://www.lavanguardia.com/cultura...a-da-vinci.html

http://www.cubadebate.cu/noticias/2...i/#.Wyzg66f7Rph

https://www.heraldo.es/noticias/oci...01-1361024.html


j.luis [ Domingo, 29 Julio 2018, 19:32 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
00_1532884594_283968

Título: Leonardo da Vinci, La Biografía
Autor: Walter Isaacson
Editorial: DEBATE
Fecha de publicación: 2018
Nº de páginas: 584 págs.
Encuadernación: Tapa dura
Precio: 25,90 €


El aclamado autor de los best sellers Steve Jobs y Einstein nos vuelve a cautivar con la vida del genio más creativo de la historia en esta fascinante biografía.

Basándose en las miles de páginas de los cuadernos manuscritos de Leonardo y nuevos descubrimientos sobre su vida y su obra, Walter Isaacson teje una narración que conecta el arte de Da Vinci con sus investigaciones científicas, y nos muestra cómo el genio del hombre más visionario de la historia nació de habilidades que todos poseemos y podemos estimular, tales como la curiosidad incansable, la observación cuidadosa y la imaginación juguetona. Su creatividad, como la de todo gran innovador, resultó de la intersección entre la tecnología y las humanidades. Despellejó y estudió el rostro de numerosos cadáveres, dibujó los músculos que configuran el movimiento de los labios y pintó la sonrisa más enigmática de la historia, la de laMona Lisa. Exploró las leyes de la óptica, demostró como la luz incidía en la córnea y logró producir esa ilusión de profundidad en laÚltima cena.

La habilidad de Leonardo da Vinci para combinar arte y ciencia -esplendorosamente representada en el Hombre de Vitruvio- continúa siendo la regla de oro de la innovación. La apasionante vida de este gran hombre debe recordarnos la importancia de inculcar el conocimiento, pero sobre todo la voluntad contagiosa de cuestionarlo: ser imaginativos y pensar de manera diferente.


Comentario:

Por supuesto que conocia a Leonardo da Vinci, o eso creía. Si bien soy su admirador de siempre, aunque debo reconocer que lo que más conocía de él eran sus cuadros y sus ilustraciones y de manera aleatoria su intervención en otras disciplinas. He de admitir que he leído mucho sobre Leonardo, incluso tengo varios libros, aunque estos están principalmente dedicados al mundo de las artes. También desde hace años le tengo dedicado un trabajo en el foro de xerbar. Que en colaboración con Hyperborea, un gran admirador y estudioso del genio florentino: hemos estado al tanto y actualizando sus contenido de las nuevas publicaciones o noticias relevantes, que 500 años después siguen interasando al mundo de las artes y la ciencia.

Si hubiera que señalar a los diez personajes más destacados de la Historia Universal, Leonardo da Vinci figuraría entre ellos y posiblemente en cabeza. He terminado de leer las 500 páginas de la nueva biografía de Walter Isaacson, que además de ser objetiva es brillante y enriquecedora, y su lectura me ha entusiasmado por su gran interés y contenido, revelando facetas desconocidas de su vida y mostrando su gran curiosidad por temas tan dispares, que van desde su faceta más conocida de pintor, pasando por anatomista, ingeniero militar e hidráulico, arquitecto, urbanista, paleontólogo, botánico, científico, escritor, filósofo, inventor, músico, escultor, artista o empresario teatral.

Por todo lo leído y comprendido en el libro mi admiración por el personaje se ha acrecentado. De no creer tanta sabiduría y tantas anticipaciones en un siglo de tinieblas como el XV, pocos como Leonardo han comprendido la dimensión del hombre que pintó Mona Lisa y diseñó las primeras máquinas voladoras.

Según artículo de Luis Maria Ansón, y estoy de acuedo con él: No era Leonardo ni soberbio ni presuntuoso, pero sabía muy bien la consideración que se merecía: “Puedo esculpir en mármol, bronce y yeso, así como pintar cualquier cosa tan bien como el mejor, sea quien sea”, escribió al soberano Sforza de Milán cuando pidió trabajo. Y quien sea era Miguel Ángel. También Rafael, Mantegna, Fra Angélico, Bellini, Chirlandajo, cercano el aliento de Tiziano, Tintoretto y Veronese.

Lo que demuestra el libro de Isaacson es que Leonardo da Vinci se consideró siempre un científico, con especiales facultades para la invención, la investigación, la ingeniería y la anatomía. Queda claro, conforme al biógrafo, que Leonardo no contraponía, sino que armonizaba el arte y la ciencia. Y que sus inquietudes abarcaban todas las cuestiones humanas porque tal vez no haya existido nunca un hombre tan universal como él en el área del conocimiento. Nada escapaba a su curiosidad y a su estudio.

Walter Isaacson ha escudriñado los principales escritos de Leonardo, además del Tratado de la pintura, y, entre ellos, los códices de Madrid; también el códice Leicester, sobre el agua; el Arundel, sobre arquitectura y mecánica; el Forster, sobre maquinaria y geometría; el turinés, sobre el vuelo; o el trivulziano, sobre las aves. No rechaza Isaacson la biografía clásica de Giorgio Vasari, que se publicó en 1550 y que ha vertebrado una buena parte de las obras escritas sobre el genio. La completa con una investigación rigurosa de aspectos desconocidos de la vida y la obra del pintor de La Virgen de las rocas.

Para la cultura popular, Leonardo da Vinci es un pintor genial comparable a Miguel Ángel, Rafael Sanzio, Tiziano, Rembrandt, Rubens, o nuestros Velázquez, Goya o Picasso. Pero la nueva biografía subraya que estamos ante un hombre universal, por encima del pintor, del escultor, del arquitecto, del ingeniero, del matemático o del científico. Leonardo da Vinci es el pasmo de la condición humana. Siempre tenía una larga lista de deberes de los más variopinto.

Un libro excepcional, el autor ha logrado reunir una documentación extraordinaria de infinidad de fuentes, de lo mejor que leído, que siempre lo tendré a mano para consultarlo, recordarlo y como no recomendarlo.

Mi valoración es de 10 sobre 10


j.luis [ Viernes, 31 Agosto 2018, 12:31 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
El misterioso origen del ‘Salvator Mundi’, el cuadro más caro de la historia

Una nueva investigación pone en duda la procedencia del cuadro de Da Vinci, comprado por el Louvre Abu Dabi por más de 380 millones



000_1535715047_352116

El cuadro "Salvator Mundi" en la casa de subastas Christie en octubre. / KIRSTY WIGGLESWORTH - AP

El Salvator Mundi de Leonardo Da Vinci, adquirido el pasado noviembre por el Louvre Abu Dabi por la cifra histórica de 450 millones de dólares (algo más de 380 millones de euros) vuelve a generar debate entre los expertos del Renacimiento. Según la revista especializada The Art Newspaper, una nueva investigación de Jeremy Wood, un profesor de Historia del Arte de la Universidad de Nottingham, en Reino Unido, ponen en duda la proveniencia del famoso cuadro.

Como lo explica la publicación, si bien la obra fue realizada para el rey de Francia Luis XII y su esposa Ana de Bretaña entorno al 1500, no volvió a aparecer hasta el siglo XVII en Inglaterra, en posesión del rey Carlos I. Los expertos siempre habían pensado que la adquisición del cuadro se hizo a través de su esposa, la princesa francesa Henrietta Maria, y que la obra se quedó en los apartamentos de la pareja real hasta su ejecución en 1649. Pero según las investigaciones de Wood, el Salvator Mundi en realidad no se encontraba en la propiedad de Greenwich sino en la residencia en Chelsea de James, tercer marqués —y futuro Duque de Hamilton—, entre 1638 y 1641.

Una versión que corrobora Margaret Dalivalle, citada por la revista: “Entendí inmediatamente de que se trataba de una obra de mayor importancia cuando leí la descripción del cuadro en el inventario de Hamilton (…) que lo describe con mucha precisión”. Y añade: “El cuadro estaba en una colección ligada casi incestuosamente a la colección real. El Rey, según un documento del 18 de octubre de 1638, quería tener la selección de pinturas compradas por Hamilton en Venecia, amenazando el pago de derechos de aduana, y la predilección del rey y la reina por Leonardo está documentada".

La especialista explica que no encontró la mínima prueba que confirme que Henrietta María trajo el cuadro, que fue registrado como parte de su dote en 1649, a Francia.

Según The Art Newspaper, las investigaciones de los especialistas del mercado del arte del siglo XVII se centrarán, a partir de ahora, en el examen de las obras que Hamilton compró a los coleccionistas venecianos y en el análisis de los cuadros que heredó de sus ancestros.

Hace unas semanas, Matthew Landrus, un especialista británico del Renacimiento, aseguraba que la obra, adquirida por un príncipe saudí en la subasta que organizó Christie en octubre 2017, y que el museo expondrá al público el próximo 19 de septiembre, no fue realizada por el maestro italiano sino por uno de sus alumnos: Bernardino Luini. “Ojalá se consiga resolver todas las incógnitas que rodean la obra antes de la exposición que el Louvre de Paris consagrará al pintor en octubre 2019”, concluye la publicación.



elpais.com


j.luis [ Martes, 04 Septiembre 2018, 10:28 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
Abu Dabi pospone la presentación del ‘Salvator Mundi’ sin dar ninguna explicación

El cuadro más caro de la historia no se podrá ver este mes tal y como estaba previsto



000_1536053280_585535

El cuadro "Salvator Mundi", atribuido a Leonardo da Vinci

Las sorpresas en torno a Salvator Mundi, el cuadro más caro de la historia, se suceden. Después de que un nuevo estudio pusiera en cuestión su origen, ahora el Departamento de Cultura y Turismo de Abu Dabi ha anunciado que la presentación oficial de la obra, prevista para el 18 de septiembre, se pospone. En su comunicado, emitido ayer por Twitter, las autoridades no dan más explicaciones sobre la puesta de largo de este cuadro atriubuido a Leonardo Da Vinci, adquirido el pasado noviembre por el príncipe saudí Bader al Saud por la cifra histórica de 450 millones de dólares (algo más de 380 millones de euros) y cedido después al Louvre Abu Dabi para su exposición. "Daremos más información en breve" es todo lo que dicen. El medio oficial de Abu Dabi, The National, especula con la posibilidad de que el cuadro sea finalmente expuesto en noviembre, con motivo del primer aniversario de su adquisición.


Aunque existen dudas entre algunos expertos incluso sobre la verdadera autoría de la pintura, la historia oficial y tumultuosa de esta obra de arte asegura que Salvator Mundi se pintó en el mismo marco temporal que la Mona Lisa. La composición es muy similar y son un perfecto ejemplo del misterio que rodea su trabajo. Su historia también es extraordinaria. La pintura decoró la estancia privada de Henriqueta María de Francia, esposa del rey Carlos I de Inglaterra, en el palacio en Greenwich. Desapareció tras ser subastada en 1736. Sir Charles Robinson la compró en 1900 pensando que era un trabajo de un discípulo de Leonardo.

La obra maestra de Da Vinci quedó de nuevo en el olvido, perdida entre otros trabajos artísticos que integraban su colección. La pintura, que había sido manipulada, fue consignada a la casa de subastas Sotheby´s para su venta en 1958. Se pagaron por ella 50 millones de euros. Volvió a desaparecer hasta que reemergió en una pequeña subasta hace 12 años. El redescubrimiento movilizó a expertos en el trabajo de Leonardo, que certificaron su autenticidad. El príncipe saudí que la adquirió en noviembre del pasado año por un precio récord puso la guinda a una historia sin parangón.


Seller24h [ Sábado, 08 Septiembre 2018, 23:13 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
Excelente post! El padre del arte en mi opinión, el mejor de todos los tiempos.


j.luis [ Viernes, 19 Octubre 2018, 08:57 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
Leonardo da Vinci tenía estrabismo, según un estudio de sus retratos

La posición de los ojos en obras en las que pudo ser el modelo sugiere esta divergencia ocular



01_1539935848_911016

Este 'San Juan Bautista', expuesto en el Museo del Louvre, parece ser estrábico. El problema es que no hay pruebas de que sea el propio Leonardo.

Leonardo da Vinci pudo ser un estrábico divergente. Esa es la conclusión a la que llega un neurocientífico británico tras analizar varios supuestos retratos y autorretratos del pintor. Va incluso más allá: la exotropía habría facilitado al maestro italiano su genial capacidad para representar la profundidad en superficies planas. Sin embargo, tanto paleopatólogos como oftalmólogos consideran aventurado diagnosticar que da Vinci tuviera estrabismo solo viendo unos cuadros en los que ni siquiera se sabe con certeza si él hizo de modelo.

Si se pudieran juntar en una misma sala la decena de obras analizadas en el estudio, alimentarían aún más las fantasías y leyendas que rodean al genio italiano. Tres estatuas hechas por Andrea del Verrocchio cuando da Vinci era su discípulo usaron a la misma persona, o una muy parecida, como modelo. En las tres se aprecia que uno de los ojos tiene la mirada desviada. Para muchos, entre los que se incluye el especialista en neurociencia visual y autor del estudio, el profesor de la Universidad de la City de Londres Christopher Tyler, la persona que aparece en mármol o en terracota es un joven Leonardo.

La desviación ocular o exotropía es más evidente en dos de los cuadros de Leonardo, su San Juan Bautista, pintado en torno a 1508-1513, y el Salvator Mundi, la obra más cara de la historia. Incluso en dos de sus míticos dibujos, el renacentista Hombre de Vitruvio y su Autorretrato, ya anciano, Tyler aprecia cierta divergencia ocular. Para él, no hay duda de que la persona que aparece en las distintas obras tenía estrabismo divergente. Incluso, estima el ángulo de desviación observado en cada una de las obras.

El estudio da por supuesto que el hombre representado en estatuas y pinturas es el propio Leonardo

De los distintos grados de divergencia, Tyler infiere que da Vinci podía controlar su estrabismo."El análisis del alineamiento de los ojos concuerda con un diagnóstico de exotropía intermitente, lo que sugiere que Leonardo da Vinci tenía una tendencia exotrópica de unos -10.3º en reposo, pero que podía volver a ortotropía [ambos ojos miran al mismo punto] cuando enfocaba, como cuando revisa su propio rostro para un autorretrato", escribe Tyler.

En el estudio, publicado en JAMA Ophthalmology, el investigador británico explica que la exotropía intermitente "se asocia generalmente con una buena visión estereoscópica cuando los ojos están rectos" pero se pierde cuando el ojo se desvía. "Si ves el mundo con solo ojo, debido a la supresión del otro cuando se desvía, la escena visual parece mucho más plana y, por tanto, más fácil de trasladar al lienzo", detalla en un correo Tyler. Así que tener una deficiente visión binocular podría ser una ventaja a la hora de llevar las escenas tridimensionales a una superficie.


02_1539935781_510606

El 'Salvator Mundi', atribuido a da Vinci muestra una ligera divergencia hacia afuera del ojo izquierdo que concordaría con un estrabismo divergente. Pero nada prueba que el modelo del cuadro sea el propio Leonardo. / JAMA - Network

"Este tipo de diagnóstico retrospectivo es arriesgado y, en mi opinión, bastante ingenuo", critica Michael F. Marmor, profesor de oftalmología y biología humana en el Byers Eye Institute de la Universidad de Stanford (EE UU). Y lo es por varias razones. "Primero, es dudoso que estas obras representen a da Vinci. La relación entre estos trabajos es muy circunstancial y dudosa y ¡todas las caras parecen diferentes!", añade. "Los artistas comenten errores en sus autorretratos. Rembrandt cambiaba la posición del ojo, Van Gogh pintada los suyos unas veces azules, otras verdes y hasta marrones. Las licencias artísticas mandan y los ojos eran, sospecho, añadidos al cuadro en el último momento. Pero sí, incluso las fotografías de gente normal muestran algo de estrabismo cuando miran hacia un lado", completa el autor del libro The Artist's Eyes (Los ojos del artista, no editado en español).

Marmor también descarta que, en todo caso, el estrabismo le aportara algo a da Vinci. "Los que tenemos visión normal no tenemos problemas para ver las imágenes en dos dimensiones de los libros o las fotografías y los artistas con buena percepción de la profundidad tampoco los tienen para pintarlas. Los pocos artistas estrábicos que se sabe que lo eran, como Durero o Barbieri, Il Guercino, "pintaron maravillosas obras con fina perspectiva", explica.

El paleopatólogo italiano Francesco Galassi usa los registros históricos para diagnosticar males que aquejaron a personajes del pasado, como Julio César, el rey visigodo Alarico I o Dante Alighieri. Pero, en el caso de da Vinci, cree que el científico británico va demasiado lejos. "Lo que se puede afirmar sobre este estudio oftalmológico es que en las obras de Leonardo hay ejemplos interesantes de representaciones antiguas de estrabismo, pero considerar estas obras como auténticos autorretratos del maestro me parece exagerado", sostiene. Para Galassi, solo si se hallara dónde está enterrado Leonardo da Vinci habría una posibilidad de diagnosticar sus enfermedades. Pero no cree que "se pueda reducir la compleja naturaleza del genio a simples elementos biológicos".

elpais.com


j.luis [ Jueves, 08 Noviembre 2018, 20:02 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
Florencia celebra al “verdadero” Leonardo, el científico y visionario

Los Uffizi abren una ambiciosa muestra con el ‘Código Leicester’, gran tratado sobre el agua de Da Vinci, propiedad de Bill Gates. Supone el primer hito de su quinto centenario



00_1541703709_111356

El 'Códice Leicester', en la galería de los Uffizi (Florencia). / Claudio Giovannini - AP

Las revoluciones, también las científicas, suelen derramar sangre. Y algunas de las anotaciones que Leonardo Da Vinci (1452-1519) escribió en aquel volumen de 72 páginas y que anticiparon tantos descubrimientos siglos después, podrían haberle costado la vida. No era buena idea, por ejemplo, andar por ahí en 1506 con la ocurrencia de que el mundo existía desde mucho antes que el hombre o que los castigos del cielo, en realidad, no iban a llegar en forma de diluvio, sino a causa de todo lo contrario.

Pasaron 500 años y decenas de misiones de la NASA para que otras reflexiones, como la que apuntaba a la existencia de agua en la Luna pudieran ser confirmadas. El Código Leicester, el monumental tratado de Leonardo Da Vinci sobre el agua, ha vuelto a Florencia 36 años después para certificar todas aquellas predicciones revolucionarias y comenzar a celebrar el medio milenio de su muerte, que se vivirá a partir de enero.

Lo que hoy se conoce como Código Leicester, un acercamiento protoecologista a algunas de las principales cuestiones sobre el origen de la vida y la mecánica de los fluidos, formaba parte de los escritos que en 1519 Francesco Meliz se llevó de Francia a Milán. Notas dobladas sobre sí mismas e insertadas unas dentro de las otras que formaban un álbum de 32 hojas rasgadas, con su diminuta escritura especular (de derecha a izquierda, solo legible con un espejo) y donde plasmaba sus diagramas sobre los movimientos del agua. Un oasis dentro de las 30.000 páginas que debió de escribir —de las que 7.000 han sobrevivido hasta hoy— que certifican la horizontalidad de un artista dedicado a la física, la arquitectura, la botánica, la escultura o la filosofía.

“Hay una jerarquía de conocimiento que le hace muy conocido por su obra gráfica. Para mí, el verdadero Leonardo está en los códices que ha dejado y no en su pintura. Estaría bien que este año se expliquen estos tesoros casi ilegibles”, señala Paolo Galuzzi, director del Museo Galileo y comisario de la muestra El Código Leicester de Leonardo da Vinci: agua, microscopio de la naturaleza.

El manuscrito, elaborado entre 1506 y 1508 en Florencia y Milán, llegó la pasada semana a la Galería de los Uffizi en un embalaje especial dentro de una caja procedente de EE UU. Bill Gates, su propietario desde que en 1994 lo compró en una subasta por 30 millones de dólares —es el único de los grandes códices que no es propiedad de un Estado—, lo ha cedido para que se construyese una muestra multimedia para la que también ha aportado tecnología. Los dibujos están animados y seis pantallas interactivas permiten escudriñar las páginas del documento escrito más caro del mundo.

La muestra supone un hito entre todas las que podrán verse en 2019 alrededor del genio renacentista. No hay que esperar grandes exposiciones con su obra pictórica. Eike Schmidt, director de los Uffizi, cree imposible reunir en una muestra ese tipo de trabajos —hay 21 en el mundo— y tampoco sería lo más adecuado. “Son obras que no se pueden transportar a cualquier sitio. Se pondría en riesgo piezas únicas destinadas a llegar a futuras generaciones”. Las grandes piezas de Leonardo que posee la Galería de los Uffizi no se moverán de Florencia. De hecho, acaban de ser colocadas en una sala especial que permitirá dialogar a Bautismo de Cristo con La Anunciación y Adoración de los Reyes Magos.

Por ello, Galluzzi cree que era fundamental que el Códice volviese a Florencia este año —en la ciudad se celebrarán otras tres muestras de menor relevancia—, pero a través de un montaje que “hiciese hablar un documento que, de otro modo, sería ilegible”. “Anticipa varios elementos. Nadie había hecho antes ni después en mucho tiempo un análisis de la composición del agua, de cómo se mueve, qué daños produce o qué beneficios aporta su energía. Nadie había intentado conocer las leyes que la gobiernan”.

El Códice Leicester, que escribió a los 55 años, es uno de los primeros modelos donde se reconoce una transformación que Leonardo había empezado a asumir los años precedentes, en los que todavía prefería expresarse con el diseño. “Aquí pasó a una fase más severa, se convirtió en un humanista renegando de los orígenes. Dialoga con los filósofos y astrónomos, no con los artesanos. Busca las causas de los fenómenos. No trata de producir máquinas, sino los principios que las rigen”.

Leonardo nunca llegó a compilar un volumen con todas las ideas sobre el fluido que riega las venas del mundo. Juan Barja, director del Círculo de Bellas Artes y coautor con Patxi Lanceros de El libro del agua (Abada Editores), lo hizo siglos después por él. “Lo importante es que tiene una visión asombrosa de la dinámica de fluidos, pero la desborda y se convierte en una tesis sobre un tiempo no lineal de la historia, que es como se dan en la realidad”, señala Barja. Una propuesta que incluso utilizó Sergei Eisenstein para mover masas en películas como Huelga.

Pero la correspondencia también se encuentra en la propia obra de Leonardo. Schmidt cree que aplicó algunos elementos estudiados en el Códice en cuadros como Bautismo de Cristo. “Es el resultado de una visión científica del agua, pero hay una relación directa entre sus estudios científicos y la observación de la naturaleza y lo que pintaba. Su ojo no distingue entre arte y ciencia. Y hoy estamos volviendo a una visión parecida a la suya. En la edad digital, en los descubrimientos subatómicos, estamos de nuevo ante una visión integrada”.


01_1541703653_318270

Un visitante en la exposición sobre Leonardo da Vinci. TIZIANA FABI


50.000 visitantes en la primera semana

Leonardo Da Vinci asegura a los museos un gran movimiento de caja. Incluso si la muestra en cuestión es compleja y carece de sus grandes obras pictóricas. La última vez que se expuso el códice de Leonardo en Florencia —en el Palazzo Vecchio, en 1982—, unas 400.000 personas visitaron la muestra. Esta vez los Uffizi esperan una cifra incluso mayor. En la primera semana, ya han acudido a la exposición unas 50.000 personas.

La muestra, uno de lo hitos de la programación de este año en los Uffizi, se ha inaugurado en plena temporada baja. Se trata de una las estrategias del director de la galería, Eike Schmidt, para regular los flujos de visitantes y dotar de estabilidad a las propuestas del museo durante todo el año. “Pero es en esta época cuando queremos ofrecer muestras de gran impacto”, señala Schmidt.


elpais.com


enmalo [ Miércoles, 28 Noviembre 2018, 01:36 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
j.luis escribió: [Ver Mensaje]
Este trabajo recopilatorio está dedicado al italiano Leonardo Da Vinci -quizá junto a Miguel Ángel- el mayor gran genio de las artes. Fue famoso pintor, escultor, arquitecto, ingeniero y científico, además realizó numerosas investigaciones científicas en anatomía, óptica e hidraúlica anticipandose a muchos de los avances de la ciencia moderna. Sus teorías se basan en una precisa observación y documentación.

02_1527609563_844517Leonardo da Vinci (1452-1519), nació el 15 de Abril de 1452 en Vinci (Toscana) cerca de Florencia, Italia. Dejó gran parte de su producción pictórica inacabada, fué un artista extremadamente innovador e influyente, su etilo en un comienzo es similar al de su maestro Verrocchio para ir evolucionando, mas tarde, hacia un estilo mas libre.

Leonardo nació en Anchiano, cerca de Vinci, Italia; antes de que se adoptaran las convenciones de nombres actualmente vigentes en Europa, por lo que a su nombre de pila se añadió el de su padre (Ser Piero) y la localidad de nacimiento siendo entonces "Leonardo di ser Piero da Vinci". Sin embargo, Leonardo acostumbraba firmar sus trabajos como Leonardo o Io, Leonardo (yo Leonardo), es decir, sin emplear el nombre de su padre, lo que induce a pensar que era hijo ilegítimo.

Leonardo creció con su padre en Florencia. A lo largo de su vida Leonardo se mantuvo como vegetariano por razones éticas. Sus primeros bocetos eran de tal calidad que tan pronto como su padre los mostró al pintor Andrea del Verrocchio este tomó al joven de catorce años como aprendiz. Posteriormente Leonardo montó su propio taller como pintor independiente en Florencia.

En 1506 Leonardo se encuentra con el Conde Francesco Melzi, de quince años, hijo de un aristócrata de Lombardía y que poseía una gran apostura. Luego de tempestuosas escenas de celos, Salai acepta un nuevo arreglo en su relación con Leonardo y los tres llevan a cabo varias giras a través de Italia. Aunque Salai fue siempre presentado como su discípulo, jamás produjo la más mínima obra. Melzi, de todos modos, se convirtió en su discípulo y compañero de toda la vida.

Entre 1482 y 1499 trabajó para el duque de Milán Ludovico Sforza y mantuvo su propio taller, en el que trabajaban varios aprendices. Setenta toneladas de bronce que habían sido reunidos para la realización de la estatua de un caballo llamada "Gran Cavallo" se fundieron para fabricar armas para el Duque en un intento de salvar Milán de los franceses bajo el reinado de Carlos VIII de Francia en 1495.

Leonardo permaneció en Milán por un tiempo, hasta que una mañana se encontró con que arqueros franceses estaban usando su modelo de arcilla a escala real para el "Gran Cavallo" como blanco de práctica para el tiro. Abandonó entonces Milán, junto a Salai y su amigo Luca Pacioli (que era inventor y contador), yendo a Mantua, mudándose de nuevo a los dos meses hacia Venecia y volviendo a Florencia a finales de abril del 1500.

Desde 1513 a 1516 vivió en Roma, donde en ese momento trabajaban pintores como Rafael y Miguel Ángel; no tuvo sin embargo mucho contacto con estos artistas. De todas maneras se cree que la presencia de Leonardo fue de importancia capital para el cambio de sitio del "David", la obra maestra de Michelangelo, quien al parecer estaba disgustado por ello.

En 1518 Salai abandonó a Leonardo y retornó a Milán, donde más adelante pereceria en un duelo. El rey llegó a convertirse en un amigo cercano del artista.

Falleció una semana antes de su 67 cumpleaños en Cloux, Francia, en 1519 en los brazos del rey Francisco. De acuerdo a sus deseos, 60 mendigos siguieron su ataud. Fue enterrado en la capilla de Saint-Hubert en el castillo de Amboise. Melzi fue su principal heredero y albacea, pero Salai no fue olvidado: recibió la mitad del viñedo de Leonardo.

Leonardo es bien conocido por su obra pictórica, entre la que destacan La Gioconda (actualmente en el museo del Louvre de París) y La última cena. Sin embargo, hasta nuestros días sólo han llegado 70 pinturas y ninguna de sus esculturas.

Leonardo era un pintor compulsivo que a menudo planeaba grandes obras pictóricas para abandonarlas sin terminar. En 1481 se le encargó la decoración del altar La adoración de los Magos. Después de grandes proyectos y numerosos bocetos, la obra fue abandonada sin terminar cuando Leonardo se trasladó a Milán.

Allí invirtió algunos años planeando y realizando modelos de la estatua de un monumental caballo de bronce de 8 metros que iba a alzarse en Milán. A causa de la guerra con Francia, el proyecto nunca se llevó a cabo. Por iniciativa privada, se construyó en 1999 en Nueva York una estatua construida según sus planos que fue donada a la ciudad de Milán, donde se erigió.

De regreso a Florencia, recibió el encargo para la ejecución de un mural público junto con Miguel Ángel, que fue el elegido para ornar la pared opuesta. Tras realizar una gran variedad de estudios para el proyecto, abandonó la ciudad.

Sus detallados estudios de la anatomía, como por ejemplo el Hombre de Vitruvio, son quizá más impresionantes que sus trabajos pictóricos, al igual que sorprenden aún sus trabajos sobre ingeniería, los pájaros, el vuelo y otras áreas que suscitaron su insaciable curiosidad.

Sus elucubraciones sobre temas técnicos y científicos eran registrados por Leonardo con minuciosidad y en ellos se combinaba perfectamente el arte con la ciencia para representar de la mejor manera posible la materialización de sus ideas. Sin embargo, con cierto afán críptico, como si no quisiera desvelar del todo sus descubrimientos, Leonardo, que era zurdo, realizaba sus escrituras reflejadas, escribiendo de izquierda a derecha.

En 1502 Leonardo proyectó un puente de 240 m de luz que formaba parte de un proyecto de construcción para el Sultán Bayaceto II de Constantinopla. La obra jamás se realizó, sin embargo, en 2001, la idea se resucitó para la construcción de un puente en Noruega basado en el diseño de Leonardo.

Dotado de una aguda capacidad de observación, su aproximación a la ciencia nunca destacó por sus explicaciones teóricas ni por recurrir a experimentos; en cambio, para comprender los fenómenos que le interesaban los describía y dibujada hasta sus últimos detalles; planeando realizar una gran enciclopedia basada en detallados dibujos de todo lo conocido.

Sus notas contienen dibujos de numerosas innovaciones como diversas máquinas para volar, un helicóptero, armas de fuego, tanques armados, un submarino y un dispositivo con engranajes que se cree era una máquina para calcular.


Entre 15 y 20 obras verdaderas:

De Leonardo Da Vinci solo están autentificadas entre 15 y 20 obras. El profesor de Historia del Arte del Trinity College de Londres Martin Kemp descubrió en 2009 —gracias a una huella dactilar— un dibujo (33 x 23,9 centímetros) hecho con tizas de colores y tinta sobre pergamino que representa a Bianca Sforza, hija ilegítima del duque de Milán. El retrato fue bautizado como La bella principessa, pero algunos dudas de la atribución. La National Gallery de Londres expuso en 2011 el óleo Salvator Mundi, descubierto meses antes en Nueva York y atribuido a Da Vinci. Robert Simon, de la Universidad de Columbia, certificó la obra vendida en 2013 al multimillonario ruso Dmitry Rybolovlev por 114 millones de euros. La clave para atribuirla fue cómo está pintada una bola de cristal que sostiene Cristo. En 2013 se anunció el descubrimiento de El Retrato de Isabel de Este, hallado en el búnker de una adinerada familia suiza. Carlo Pedretti, máxima autoridad en Da Vinci, aseguró que era una réplica casi exacta del carboncillo de 1500 que se conserva en el Museo del Louvre.


Curiosidades:

El 3 de enero de 1496 ensayó una de sus máquinas para volar sin éxito.

Leonardo nunca publicó o distribuyó los contenidos de sus manuscritos que permanecieron inéditos hasta el siglo XIX cuando

Practicó las técnicas del sfumato (Eliminar los contornos netos y precisos de las lineas y diluir o difuminar estos en una especie de neblina que produce el efecto de inmersión en la atmósfera) y del claroscuro (modelar las formas a través del contraste de luces y sombras).

A continuación hago una recopilación de su obra, espero que os resulte interesante.





fotos_florencia_galeria_uffizi_012

Leonardo da Vinci, estatua en la plaza de los Uffizi. Florencia. Italia




Resumen Biográfico

Leonardo da Vinci. Nació el 15 de abril de 1452 en Vinci, cerca de Florencia. [b]En 1460 se trasladó junto a su familia a Florencia, donde se formó. En torno a 1466 asistió al taller de Andrea del Verrocchio, donde se inicia en diversas actividades, desde la pintura de retablos y tablas hasta la elaboración de grandes proyectos escultóricos en mármol y bronce.


1510_after_francesco_melzi

Retrato de Leonardo Da Vinci (1508), atribuido a Francesco Melzi.

En 1472 fue admitido en el gremio de pintores de Florencia y en 1476 todavía se le menciona como ayudante de Verrocchio, en cuya obra El bautismo de Cristo (c. 1470, Uffizi, Florencia), pintó el ángel arrodillado de la izquierda y el paisaje de matices neblinosos. Su primer encargo fue un retablo para la capilla del Palazzo Vecchio, del ayuntamiento florentino aunque no llegó a ejecutarse. Su primera gran obra, La adoración de los Magos (Uffizi), que dejó inacabada, se la encargaron los monjes de San Donato de Scopeto, cerca de Florencia, hacia 1481.

Otras obras de este periodo son: la Madonna Benois (c. 1478, Ermitage, San Petersburgo), el retrato de Ginebra de Benci (c. 1474, Galería Nacional, Washington) y el inacabado San Jerónimo (c. 1481, Pinacoteca Vaticana). En 1482 se puso al servicio de Ludovico Sforza, duque de Milán, tras haberle escrito una carta en la que el artista se ofrecía como pintor, escultor, arquitecto, además de ingeniero, inventor e hidráulico y donde afirmaba que podía construir puentes portátiles, que conocía las técnicas para realizar bombardeos y el cañón, que podía hacer barcos así como vehículos acorazados, catapultas y otras máquinas de guerra y que incluso podía realizar esculturas en mármol, bronce y terracota. Además, ayudó al matemático italiano Luca Pacioli en su célebre obra La divina proporción (1509).


33216853

Escultura dedicado a Leonardo da Vinci, basada en el dibujo del hombre vitruvio, 2006. Toscana, Italia

La obra más importante del periodo en Milán son las dos versiones de la Virgen de las rocas (1483-1485, Louvre, París; década de 1490-1506-1508, National Gallery, Londres), donde aplica el esquema compositivo triangular que encierra a la Virgen, el Niño, san Juan y el ángel, y donde aplica por primera vez la técnica del sfumato. De 1495 a 1497 trabaja en su obra maestra La última cena, pintura mural para el refectorio del monasterio de Santa Maria delle Grazie, Milán. Además realizó otras pinturas, dibujos y modelos para la cúpula de la Catedral de Milán.

Su mayor encargo fue el monumento ecuestre en bronce a tamaño colosal de Francesco Sforza, padre de Ludovico, para su ubicación en el patio del castillo Sforzesco. Sin embargo, en diciembre de 1499, la familia Sforza fue expulsada de Milán por las tropas francesas. La estatua quedó inacabada y fue destruida por arqueros franceses que la usaron como diana. En 1500 regresó a Florencia.


chateau_amboise_melanieleleu_fotolia_com

Château d'Amboise surplombe la Loire à Amboise dans le département d'Indre-et-Loire. Il fait partie des châteaux de la Loire. France (En su interior está la tumba de Leonardo da Vinci).

En 1502 comenzó a servir a César Borgia, duque de Romaña, hijo del papa Alejandro VI. En su calidad de arquitecto e ingeniero mayor del duque, supervisó las obras en las fortalezas de los territorios papales del centro de Italia. En 1503 fue miembro de la comisión de artistas encargados de decidir sobre el adecuado emplazamiento del David de Miguel Ángel (1501-1504, Academia, Florencia), y además ejerció de ingeniero en la guerra contra Pisa.

Al final de este año comenzó a planificar la decoración para el gran salón del Palacio de la Signoria con el tema de la batalla de Anghiari. Realizó numerosos dibujos y completó un cartón en 1505, pero nunca llegó a realizar la pintura en la pared. El cartón se destruyó en el siglo XVII. Durante su segundo periodo florentino, realizó varios retratos, de los que sólo se conserva el de La Gioconda (1503-1506, Louvre, París), también conocido como Monna Lisa, al identificarse a la modelo con la esposa de Francesco del Giocondo que llevaba ese nombre, aunque se han barajado varias hipótesis sobre su verdadera identidad. Parece ser que sentía una gran predilección por esta obra ya que la llevaba consigo en sus viajes.


vitruvian

Leonardo da Vinci. Homo Cuadratus o más conocido cómo "El hombre de Vitruvio"

En 1506 vuelve a Milán al servicio del gobernador francés Carlos II Chaumont, mariscal de Amboise. Un año después le nombraron pintor de la corte de Luis XII de Francia, que residía por entonces en la ciudad italiana. Durante los seis años siguientes pasó su tiempo entre Milán y Florencia. De esta misma época parece ser la segunda versión de la Virgen de las rocas y Santa Ana, la Virgen y el Niño (c. 1506-1513, Louvre, París). Desde 1514 a 1516 Leonardo vivió en Roma bajo el mecenazgo de Giuliano de Medici, hermano del papa León X. Se alojaba en el Palacio del Belvedere en el Vaticano, ocupándose fundamentalmente de experimentos científicos y técnicos.

Leonardo da Vinci fue estrictamente vegetariano, llamó a los omnívoros "devoradores de cadáveres". También parece ser que fue homosexual y que sufrió persecución por este hecho estando a punto de enfrentarse a la Inquisición. Queda evidenciado sus relaciones con sus aprendices, especialmente con Salai. En Florencia, cuando Leonardo era aprendiz de Verrochio, se presentó una denuncia contra el pintor acusándolo de pederasta. Sus protectores consiguieron que eludiera el juicio público. En cualquier caso, Leonardo permaneció soltero y sin hijos.


6063645318_b96a89d25d_o

Leonardo da Vinci. Ginevra de Benci. 1474. Temple sobre tabla. 42,7 x 37 cm. The National Gallery of Art. Washington. USA.

En la parte científica se puede ver su interés por los estudios anatómicos del cuerpo humano, basados en las autopsias de cadáveres que realizaba, a pesar de que esta práctica estaba prohibida en el siglo XV. Se cree que pudo diseccionar unos treinta cadáveres con los que dibujó con detalle y claridad gran parte de los órganos del cuerpo.

En 1516 pasó a vivir en Francia, a la corte de Francisco I, donde pasó sus últimos años en el castillo de Cloux, cerca de Amboise. Allí falleció el 2 de mayo de 1519. La Mona Lisa, más conocida como la Gioconda, esa mujer de rostro enigmático pintada por Leonardo da Vinci, inmortalizada en uno de los cuadros más famosos del mundo, existió realmente: era Lisa Gherardini, segunda mujer de Francesco del Giocondo, un rico comerciante de seda florentino, según el historiador florentino Giuseppe Pallanti, que llegó a la conclusión de que la figura pintada por Leonardo entre 1503 y 1506 fue real.


1leonardo_cre_la_ltima_cena

Leonardo creó La última cena, su mejor obra, la más serena y alejada del mundo temporal, durante esos años caracterizados por los conflictos bélicos, las intrigas, las preocupaciones y las calamidades. La dio por terminada, aunque él, eterno insatisfecho, declaró que tendría que seguir trabajando en ella. Fue expuesta a la vista de todos y contemplada por muchos. La fama que el «gran caballo» había hecho surgir se asentó sobre cimientos más sólidos. Desde ese momento se le consideró sin discusión uno de los primeros maestros de Italia, si no el primero. Los artistas acudían desde muy lejos al refectorio del convento de Santa Maria delle Grazie, miraban la pintura con detenimiento, la copiaban y discutían. El rey de Francia, al entrar a Milán, acarició la idea de desprender el fresco de la pared para llevárselo a su país. Durante su realización se tejieron innumerables leyendas en torno al maestro y a su obra. Los relatos de Bandello y Giraldi, dedicados por lo demás a temas radicalmente distintos, recogen también la génesis de La Última Cena.


5jes_s_en_la_ltima_cena_de_leonardo_da_vinci

Jesucristo, detalle de la Última Cena de Leonardo... Más info


2castillo_de_clos_luc_en_amboise_francia

El Castillo de Clos-Lucé en Amboise (Francia) fue la última residencia de Leonardo y actualmente es un museo en honor a él. En esta mansión pasó Leonardo da Vinci los últimos tres años de su vida, entre 1516 y el día en que falleció, el 2 de mayo de 1519; una semana después hubiera cumplido los 67 años de edad.


3recreaci_n_pict_rica_de_la_muerte_de_leonardo_en_los_brazos_de_francisco_i_recreaci_n_tradicional_de_la_muerte_del_genio_museo_de_louvre_francia

Recreación pictórica de la muerte de Leonardo en los brazos de Francisco I. Recreación tradicional de la muerte del genio. Museo de Louvre, Francia.

Se ha hablado mucho de sus últimos momentos, acompañado por el rey de Francia, Francisco I, en cuyos brazos se dice que murió. Curiosamente, en la cabecera de su cama, que todavía reposa en la misma habitación de la mansión, también se encontraba su retrato de la Madonna Elisa Gherardini, mujer del marqués de Giocondo, la celebrada Mona Lisa.

En los sótanos de esta mansión es posible observar los numerosos modelos dibujados por Leonardo, como un tanque, un puente de asedio o el precursor de un helicóptero. En sus jardines, de los que se dice que se conservan casi como en 1519 se han instalado maquetas de algunas de las piezas de ingeniería que, adelantándose hasta en cuatro siglos, Leonardo imaginó.


4leonardodavinci_tomb

Tumba de Leonardo da Vinci en la capilla de Saint-Hubert, en Amboise, Francia.




SU OBRA


'La Gioconda'


687px_mona_lisa_by_leonardo_da_vinci_from_c2rmf_retouched

El cuadro La Gioconda, también conocido como La Mona Lisa, es una obra pictórica de Leonardo Da Vinci. Adquirida por el rey Francisco I de Francia a principios del siglo XVI, desde entonces es propiedad del Estado Francés, y actualmente se exhibe en el Museo del Louvre de París.

Su nombre oficial es Gioconda (alegre, traducido del italiano al castellano), en honor a la tesis más aceptada acerca de la identidad de la modelo: la esposa de Francesco Bartolomeo del Giocondo, al que debe su apodo y que realmente se llamaba Lisa Gherardini.

Es un óleo sobre tabla de álamo de 77 x 53 cm, pintado entre 1503 y 1506, y retocado varias veces por el autor. Se considera el ejemplo más logrado de sfumato, técnica muy característica de Leonardo, si bien actualmente su colorido original es menos perceptible por el oscurecimiento de los barnices. El cuadro está protegido por múltiples sistemas de seguridad y ambientado a temperatura estable para su preservación óptima. Es revisado constantemente para verificar y prevenir su deterioro.

Además, se han usado herramientas tecnológicas para la investigación de enigmas que rodean la obra. Por medio de estudios históricos se ha determinado que la modelo podría ser una vecina de Leonardo, que podrían conocerse sus descendientes y que la modelo podría haber estado embarazada. Pese a todas las suposiciones, las respuestas en firme a los varios interrogantes en torno a la obra de arte resultan francamente insuficientes, lo cual genera más curiosidad entre los admiradores del cuadro.

La fama de esta pintura no se basa únicamente en la técnica empleada o en su belleza, sino también en los misterios que la rodean. Además, el robo que sufrió en 1911, las reproducciones realizadas, las múltiples obras de arte que se han inspirado en el cuadro y las parodias existentes contribuyen a convertir a La Gioconda en el cuadro más famoso del mundo, visitado por millones de personas anualmente.


6francisco_i_de_francia_quien_posey_el_cuadro_de_la_gioconda_por_alg_n_tiempo_obra_de_jean_clouet

El rey Francisco I de Francia, quien poseyó el cuadro de 'La Gioconda' por algún tiempo. Obra de Jean Clouet (1475–1540). Pintado c. 1530, oil on oak panel, 96 × 74 cm. Museo del Louvre.


7mona_lisa_by_leonardo_da_vinci_from_c2rmf_retouched

'La Gioconda' se exhibe tras el cristal antibalas en el Louvre.

Historia. La Gioconda es el retrato más famoso de la historia y quizás el cuadro más famoso de la pintura occidental. Su fama se debe probablemente a las múltiples referencias literarias, a las diversas interpretaciones sobre la protagonista y al robo escandaloso ocurrido el 21 de agosto de 1911.

Es además la última gran obra de Leonardo, si se tiene en cuenta que siguió retocándola hasta sus últimos años. Después de terminar el cuadro, Leonardo llevó su obra a Roma y luego a Francia, donde la conservó hasta su fallecimiento. Se sabe que pasó a manos del rey francés Francisco I, quien la habría comprado a un valor de 12.000 francos (4.000 escudos de oro), aunque no está claro si fue en 1517, antes de la muerte del artista, o con posterioridad a su fallecimiento en 1519. Tras la muerte del rey, la obra pasó a Fontainebleau, luego a París y más tarde al Palacio de Versalles. Sin embargo, está comprobado que permaneció en las colecciones reales francesas y que en el siglo XIX, Napoleón Bonaparte lo tuvo guardado en el Palacio de las Tullerías tras una temporada en su residencia. Con la Revolución francesa llegó al Museo del Louvre, donde se encuentra actualmente; Napoleón lo retiró de allí para colocarlo en su cámara personal. Finalmente regresó al museo, donde se alojó hasta 2005 en la Sala Rosa, y fue trasladada en ese año al Salón de los Estados. Es pertinente decir que la mayoría de datos acerca del cuadro se poseen gracias al trabajo biográfico del pintor contemporáneo Giorgio Vasari.


9mona_lisa_detail_face

Detalle del rostro craquelado.

Técnica. Leonardo dibujó el esbozo del cuadro y después aplicó el óleo diluido en aceite esencial. La técnica empleada, conocida con el término italiano sfumato, consiste en prescindir de los contornos netos y precisos del "Quattrocento" y envolverlo todo en una especie de niebla imprecisa que difumina los perfiles y produce una impresión de inmersión total en la atmósfera, lo cual da una sensación de tres dimensiones a la figura.

El cuadro se pintó sobre una tabla de madera de álamo recubierta por varias capas de enlucido.Se conserva en una urna de cristal de 40 mm de espesor a prueba de balas, tratada de manera especial para evitar los reflejos. La cámara que alberga el cuadro está diseñada para mantener una temperatura constante de 20 °C y 50% de humedad relativa, lo cual busca garantizar las condiciones óptimas para la estabilidad de la pintura.

La pintura tiene una grieta vertical de 12 centímetros en la mitad superior, probablemente debido a la eliminación del marco original, aunque un estudio con infrarrojos revela que la grieta puede ser tan antigua como la misma tabla; dicha grieta fue reparada entre mitad del siglo XVIII y principios del XIX mediante dos remaches en forma de mariposa fijados por el reverso. De ellos, uno se soltó posteriormente. En la actualidad, se ha determinado que la fisura es estable y no ha empeorado con el tiempo.

Sin embargo, para descartar cualquier peligro, en 2004 se conformó un equipo de curadores franceses, quienes vigilan permanentemente el estado de la pintura, previniendo cualquier alteración provocada por el tiempo.


10mona_lisa_detail_hands

Detalle de las manos.

Descripción de la obra. En este retrato, la dama está sentada en un sillón, y posa sus brazos en los apoyos del asiento. En sus manos y sus ojos puede verse un claro ejemplo característico del esfumado, y también puede destacarse el juego que hace con la luz y la sombra para dar sensación de volumen.

Aparece sentada en una galería, viéndose a los lados, cortadas, las bases de unas columnas. La galería se abre a un paisaje inspirado en las vistas que Leonardo pudo alcanzar a divisar en los Alpes, cuando hizo su viaje a Milán. El paisaje posee una atmósfera húmeda y acuosa que parece rodear a la modelo. Se ha intentado localizar el aparente recodo del Arno o una porción del Lago de Como, sin haber llegado a conclusiones definitivas. Muchas veces se ha tratado de compaginar uno y otro lado del paisaje tras la modelo, pero la discordancia entre ambos lados no permite que se diseñe un modelo continuado de la imagen. Debe tenerse en cuenta que el lado izquierdo parece estar más alto que el derecho, entrando en contraste con la física, puesto que el agua no puede encontrarse estática a desnivel en el terreno. Al respecto, el historiador de arte, E.H. Gombrich, expresa que:

En consecuencia, cuando centramos nuestras miradas sobre el lado izquierdo del cuadro, la mujer parece más alta o más erguida que si tomamos como centro la derecha. Y su rostro, asimismo, parece modificarse con este cambio de posición, porque también en este caso las dos partes no se corresponden con exactitud...


8_gioconda_copia_del_museo_del_prado_restaurada

La copia de La Gioconda que se encuentra en el Museo del Prado de Madrid puede ayudar a imaginar el aspecto original de la obra. Fue pintada por un alumno destacado de Leonardo da Vinci, h. 1503-16. Posiblemente su autor fuese Francesco Melzi.

Más info de La Gioconda de Leonardo



Otras obras


dama_con_armi_o

Dama con Armiño. También conocida como: "Retrato de Cecilia Gallerani". 1483-1484. Óleo sobre tabla. 54 x 39 cm. Galería Czartoryski. Cracovia. Polonia. Obra de Leonardo da Vinci. La identidad de esta joven, durante muchos años desconocida, se ha fijado por fin en una de las amantes de Ludovico Sforza, Duque de Milán. Se trata de Cecilia Gallerani, que siguió a Ginevra de Benci cuando ésta se casó. La joven aparece retratada con un armiño en los brazos. Este animal se usaba para cazar ratones, pero además, probablemente se trata de una alusión al nombre de la muchacha, puesto que armiño en griego se pronuncia "galé". Estos juegos eran muy comunes, como el del citado retrato de Ginevra u otros de la época. El retrato fue tan retocado en épocas posteriores que llegó a dudarse de la intervención de Leonardo en el mismo. El fondo no debía de ser negro en origen, sino que posiblemente tuviera elementos paisajísticos. Destaca, por otro lado, la desproporción existente entre la mano y el rostro de la muchacha, una mano estilizada y elegante que acentúa el porte regio de la modelo. El cuadro pasó a poder del rey de Francia, admirador de Leonardo y conquistador de Milán. Durante la Revolución Francesa su destino fue el príncipe Czartoryska, en cuya colección se mantiene hasta nuestros días.



la_belle_ferronni_re

La Belle Ferronière. También conocida como: "Portrait of a Lady at the Court of Milan". 1495. Óleo sobre tabla. 63 x 45 cm. Museo del Louvre. París. Francia. Obra de Leonardo da Vinci. Tanto el autor como la identidad de la modelo están muy discutidos hoy día. Generalmente se considera obra de Leonardo, aunque algunos críticos prefieren considerar que se trata de una pintura de su discípulo Boltraffio. Sin embargo, la pose de la muchacha, su expresión a un tiempo misteriosa y melancólica, el suavísimo modelado de las facciones a través de la luz, hacen pensar en la experta mano de Leonardo más que en Boltraffio, que no era un gran artista, pese a imitar el estilo de su maestro.La identidad de la muchacha es también un problema. El título por el que se la conoce es La Belle Ferronière. Desde la muerte de Leonardo se ha conservado en las colecciones reales de Francia (recordemos que Luis XII fue el último protector de Leonardo, quien murió en Francia). Por ello, algunos creen que se trata de la amante de Enrique II, rey francés, conocida por dicho sobrenombre. Sin embargo, la posible fecha de realización hace pensar que se trata del retrato de otra de las numerosas amantes del duque de Milán, Ludovico. Sería así el retrato de Lucrezia Crivelli, muy similar a los retratos de otras amantes de Ludovico como Cecilia Gallerani o Ginevra de Benci, todas ellas mujeres muy jóvenes de una belleza misteriosa que Leonardo captó de manera inigualable.



80_leonardo_da_vinci_ginevra_de_benci_1474_78

Retrato de Ginevra de Benci. Obra de Leonardo da Vinci. 1476 h. Óleo sobre tabla, 38,8 x 36,7 cm. National Gallery (Washington). Ginevra de Benci era hija de un amigo de Leonardo da Vinci, Amerigo di Giovanni Benci. Pese a ciertas dudas en la atribución del cuadro a Leonardo, la belleza y poder del retrato son valores indudables. La pose de la muchacha marca un tipo que Leonardo utilizará en la mayoría de sus retratos femeninos. Ella está levemente estilizada, de tres cuartos y vista de medio plano, del que se supone que faltan las manos sobre el pecho (ver el Estudio de manos femeninas). La modelo posee una expresividad poco frecuente, con un rostro serio y penetrante, que impone su presencia psicológica en el mundo del espectador. Es una anticipación de la Gioconda. Se tardó algún tiempo en identificar a la joven. La pista principal se encuentra en la botánica, disciplina que interesaba grandemente a Leonardo. Decimos esto por dos razones. La primera son los árboles que prestan el decorado de fondo a la silueta femenina. Se trata de enebros, cuyo nombre en italiano, ginepro, son fonéticamente muy similares a Ginevra. Además, existe un emblema al dorso de la tabla del retrato, que consiste en una rama de laurel cruzada con una rama de palmera. Ambas encierran un lema en latín: Virtutem Forma Decorat, que quiere decir, La Belleza es el ornamento de la Virtud. Este emblema parece ser que podría corresponder a la heráldica de Bernardo Bembo. La vida de Ginevra nos cuenta que en 1474 se casó con Luigi Bernardini di Lapo Nicolini, cuando ella contaba con 17 años. Su matrimonio fue desgraciado por los problemas financieros de su marido, y por problemas de salud de ella, que aparecieron a partir de 1480. Tras este deterioro, tuvo una relación de carácter platónico con el embajador de Venecia en Florencia, el citado Bernardo Bembo, padre del cardenal Pietro Bembo.



81_isabella_d_este

Retrato de Isabella d'Este. Obra de Leonardo da Vinci. 1500 h. Material: Yeso y pastel sobre papel, 63 x 46 cm.. Museo Nacional del Louvre. Isabel d'Este fue una de las personalidades más fascinantes de su época. Era la duquesa de Mantua y se hallaba ligada por lazos familiares con los Sforza de Milán, además de con otras poderosas familias italianas. Su cultura e inteligencia eran proverbiales y su colección de arte es uno de los legados más importantes en la historia del arte.Isabel conoció a Leonardo en Milán y le pidió que le hiciera un retrato. El artista realizó un apunte, o según algunos autores, otros dos más. Cuando Milán fue tomado por los franceses, Leonardo huyó temporalmente a Mantua, momento en el que Isabel le ofreció su protección y mecenazgo. Por razones desconocidas, Leonardo no aceptó y parece que tampoco concluyó el retrato, a pesar de que Isabel utilizó a todos sus agentes y contactos diplomáticos para presionar a Leonardo allí donde estuviera. No obstante, existe la hipótesis de que además de los bocetos, Leonardo realizara una priemra pintura, ya que este dibujo presenta agujeros que indican que fue pasado a tabla. En cualquier caso, todo lo que nos queda es este perfil, impresionante pese a su mal estado conservación. El perfil es poco frecuente en Leonardo. El dibujo está realizado a carboncillo -negro-, sanguina -roja- con ligeros toques de amarillo en el vestido y adornado con estarcido (perforaciones en el papel que forman guirnaldas y adornos, como la cinta del pelo o el encaje del escote).



baco_o_san_juan_bautista

Baco (o san Juan Bautista). Obra de Leonardo da Vinci. 1513 h. Temple y óleo sobre tabla pasando por lienzo. 177 x 115 cm. Museo del Louvre. París. Francia. Viendo el San Juan del Louvre ya comentamos lo difícil que se hizo de aceptar este cuadro, tan blando y ambiguo. El mismo caso le ocurrió a este San Juan - Baco. El personaje apareció en las colecciones de Francisco I de Francia, último protector de Leonardo, como un San Juan en el desierto. Pero la obra provocaba el rechazo de todos, porque era indecoroso: el joven imberbe posee una belleza deliberadamente femenina, un exceso de desnudez y por si esto fuera poco, el desierto consiste en un paisaje lleno de vegetación y un lago. Todas estas razones llevaron a que en el siglo XVII el santo fuera transformado: se le pintó una corona de pámpanos (símbolo del dios del vino Baco), se le añadió la piel de pantera como vestido y la cruz fue transformada en un tirso...



83leonardo_da_vinci_vergine_delle_rocce_louvre

La Virgen de las Rocas. También conocido como: "La Virgen con el Niño, San Juanito y un ángel". Obra de Leonardo da Vinci. 1483-1486. Óleo sobre tabla. 199 x 122 cm. Museo del Louvre. París. Francia. Leonardo recibió el encargo de un tríptico con una Madonna, hecho junto a los artistas milaneses Ambrogio y Evangelista de Predis. Ambrogio se encargó de los dos paneles laterales, con dos ángeles músicos, Evangelista era el encargado de retocar, rellenar y realizar los marcos, y "el florentino", Leonardo, tenía que hacer el panel central, con la Virgen, el ángel y los niños. El cliente era la Hermandad de la Inmaculada Concepción de Milán, que ajustó el pago y la entrega de la obra para el año 1485. Sin embargo, no aceptó esta primera obra y Leonardo realizó la segunda Virgen, de la National Gallery. Por esta causa, se conservan peticiones de pago posteriores, prolongándose casi diez años el cumplimiento del contrato.

Más info de la La Virgen de las Rocas



82leonardo_da_vinci_virgin_of_the_rocks_national_gallery_london

La Virgen de las Rocas. Obra de Leonardo da Vinci. 1506 h. Óleo sobre tabla, 189,5 x 120 cm. National Gallery de Londres. Leonardo recibió un encargo, el veinticinco de abril de 1483 para realizar una Madonna. El cliente era la Hermandad de la Inmaculada Concepción, con la que Leonardo entró en contacto a través de los hermanos Evangelista y Ambrogio de Predis. Los monjes recibieron una primera versión de la Virgen de las Rocas, que hoy se encuentra en el Louvre, rechazada por ciertas inconveniencias formales. Esa primera versión fue comprada por el rey de Francia. La segunda versión es la que ahora vemos, con ligeros cambios: el ángel no mira al espectador ni está señalando. Simplemente acompaña al Niño, que ha cambiado de lugar y bendice a San Juanito, también en otro lugar. La segunda versión tardó en ser entregada varios años más de lo estipulado en el contrato, y se conservan peticiones de pago más alto de lo establecido. Finalmente, en 1506-1508 se debió concluir la obra.
Mas info de las dos 'Vírgenes de las Rocas' de Leonardo: http://es.wikipedia.org/wiki/La_Virgen_de_las_Rocas



1st_anne9

Sagrada Familia. También conocido como: 'La Virgen y el niño con Santa Ana' o 'Santa Ana, la Virgen, niño y el cordero'. Obra de Leonardo da Vinci. 1508-1510. Óleo sobre tabla. 168 x 130 cm. Museo del Louvre. París. Francia. Ésta es una de las más prodigiosas composiciones de Leonardo. Es la última versión del tema. La primera es el llamado Cartón de Burlington House; la segunda era también un cartón, que se encuentra perdido pero que los biógrafos de Leonardo en su época describieron minuciosamente. Y la versión final, que contemplamos ahora. La escena parece una traslación casi literal del ideal neoplatónico del amor divino, intemporal y perfecto. Si atendemos a la composición, la impresión de un sólo sujeto de la escena está clara: los tres personajes forman un continuo tanto en la presencia física como en sus acciones. La mirada de los tres conduce al espectador por una suave curva hacia la derecha, que termina en el cordero, símbolo de la pasión y el motivo de la acción. Santa Ana, madre de la Virgen, sostiene en sus rodillas a María. Ambas poseen la misma edad, la misma dulzura, los mismos rasgos físicos. Santa Ana contempla a su hija sin intención de intervenir, que sí tenía en el Cartón Burlington. María se esfuerza con cariño en apartar a Jesús del cordero, de la muerte segura a la que se tendrá que enfrentar. El Niño, mientras, se aferra obstinadamente al animalito, que vuelve su cabeza para mirarle. El cuadro está inacabado, lo que ya parece una marca propia del autor, que terminó muy pocas obras. Sin embargo, el paisaje de fondo está tratado minuciosamente. Al igual que las figuras protagonistas, el paisaje carece de rasgos particulares, no está sometido al tiempo, ni a las estaciones, ni mucho menos a la acción del hombre. Es un paisaje universal, el paisaje sin pecado que queda tras la venida de Dios al mundo.

Más info en la Wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/La_Vir...As_y_Santa_Ana_(Leonardo)



85_ltima_cena_da_vinci_5

La última cena. 1495-1497. Fresco. 460 x 880 cm. Refectorio del Convento de Santa María delle Grazie. Milán. Italia. Obra de Leonardo da Vinci. Entre 1495 y 1497 se terminó esta Ultima Cena de Leonardo, que tanta trascendencia ha tenido para la historia del arte posterior. Se encuentra muy deteriorada desde el mismo momento de su realización, y ha ido empeorando con el tiempo, las restauraciones y los repintes. En la época de Leonardo era frecuente medir la habilidad de un pintor por su capacidad para pintar al fresco. Esta técnica es muy exigente y precisa de una gran labor previa para poder ejecutar el trabajo metro a metro, sin repintes, sin bocetos, sin correcciones. Leonardo jamás controló esta técnica. A cambio, inventó un método personal que le permitía corregir lo ya pintado. Sin embargo, los aglutinantes empleados o la calidad de los pigmentos no fue la óptima, y el color se degradó a los pocos meses de ser ya terminada. A ello se suman los problemas de humedad del refectorio, así como diversos avatares históricos: dos restauraciones en el siglo XVIII, el uso del refectorio como arsenal en la guerra de 1800, nuevas restauraciones... El encargo de la Ultima Cena lo efectuó Ludovico el Moro, duque de Milán. Lo quería para el monasterio de Santa María delle Grazie, que había convertido en la capilla familiar de los Sforza. El duque solía ir a cenar los jueves con el abad, y pidió a Leonardo que adornara la sala con este fresco. La composición de Leonardo ha resultado crucial. Su éxito se basa en la fuerza psicológica de la escena. Contra lo habitual hasta el momento, el pintor no centra la escena en el momento de la consagración del pan, la institución de la Eucaristía, sino en el momento en el que Cristo denuncia la traición de uno de los discípulos. Ante su palabra, cada discípulo reacciona de una manera diferente, lo que permite realizar a Leonardo un completo estudio de los temperamentos humanos: la cólera, la sorpresa, la incredulidad, la duda... la culpabilidad. Judas no está, como tradicionalmente, a un extremo de la mesa, sino en medio, sin hablar con nadie. No sólo eso. La manera tradicional de organizar un grupo tan abundante en un friso horizontal, se solía colocar dos grupos de seis a ambos lados de Cristo. Pero Leonardo los distribuye en grupos de tres. Destaca a Cristo no con los atributos conocidos, como el halo de santidad, sino con una ventana tras él, abierta al paisaje, cuya luz natural destaca su figura. La composición tuvo un enorme éxito y su repercusión alcanzó la obra de artistas tan consagrados como Alberto Durero, que llegó a variar incluso la composición de un grabado suyo para distinguirlo de la obra del italiano.



1024px_l_annonciation_by_leonardo_da_vinci_from_c2rmf_retouched

Anunciación. 1478-1482. Óleo sobre tabla. 14 x 59 cm. Museo del Louvre. París. Francia. Obra de Leonardo da Vinci. Esta obra es atribuida a Leonardo por muy pocos autores. Tradicionalmente se cree de Ghirlandaio o de Lorenzo de Predis. En cualquier caso parece evidente que era una obra del taller de Verrocchio que sus colaboradores habituales llevaron a cabo. La intervención de Leonardo, un Leonardo muy joven, es discutida. Se quiere creer que la composición general es suya, así como parte del ángel y el manto de la Virgen. Sin embargo, respecto a la composición, si es de Leonardo habría que decir que se somete a ciertos convencionalismos que se creían abandonados ya por el joven artista.



2leonardo_da_vinci_annunciazione_google_art_project

Anunciación. 1472-1475. Óleo sobre tabla. 98 x 217 cm. Galería de los Uffizi. Florencia. Italia. Obra de Leonardo da Vinci. Desde que se conoce esta tabla con la Anunciación, se creyó que era de Doménico Ghirlandaio, un excelente pintor contemporáneo de Leonardo da Vinci. Pero en 1867 se descubrieron datos, dibujos, bocetos que permitían atribuir el cuadro a Leonardo. Fue un encargo para el convento de San Bartolomé en Monte Olivetto, de donde pasó a los Uffizi tras conocerse su verdadero autor. Lo más posible es que ambos pintores trabajaran juntos en la pintura, o que se trate de una obra del taller de Verrocchio, reservándose el paisaje de fondo para Leonardo. Esta última hipótesis se basa en que el pupitre donde la Virgen está leyendo así como las arquitecturas detrás de ella son diseños típicos de Verrocchio. La composición del cuadro está dividida en dos mitades desiguales. Una es la mitad que ocupa el ángel, respaldado por el jardín y el bosquecillo de fondo. La otra es la mitad de la Virgen, respaldada por edificios y elementos arquitectónicos. La manera de dar unidad a estas dos mitades es doble. Por un lado, la acción: el ángel se inclina hacia la Virgen en el saludo, gesto ante el que María reacciona. Además, tras los dos personajes, un murete corrido, que tan sólo se interrumpe para enmarcar la mano del ángel que saluda y la vara de azucenas, unifica la escena, que de esta manera posee un continuo espacio-temporal.

Más info



leonardo_andrea_del_verrocchio

El Bautismo de Cristo. Obra realizada por Leonardo junto con Andrea del Verrocchio, su maestro. 1475-1478. Óleo sobre tabla. 177 x 151 cm. Galería de los Uffizi. Florencia. Italia. El cuadro con el Bautismo de Cristo pertenece a Verrocchio. El concepto de autor no era el mismo en la Florencia del siglo XV que hoy día. Allí, el maestro de taller era un empresario que aseguraba a sus clientes la calidad y la satisfacción de las fechas, exigencias y necesidades de la obra. Obviamente, la mayor intervención del maestro en un cuadro concreto aumentaba su valor. Pero lo normal es que la obra fuera una tarea colectiva, en la que todos los oficiales participaban cada uno en su especialidad. Por ello, consideramos ésta la primera obra al óleo de Leonardo, puesto que es la primera vez en que se ha registrado sin lugar a dudas su intervención. En efecto, Leonardo trazó sobre la composición original de su maestro, Verrocchio, el paisaje de fondo, inconfundible y totalmente alejado de la dura rotundidad de los elementos del paisaje en primer plano. También añadió, ya terminado el cuadro, el angelito de perfil, de una belleza turbadora a quien el otro ángel parece mirar con rostro estúpidamente admirativo. También de Leonardo es el suave difuminado del torso de Cristo, que destaca contra el modelado duro, casi pétreo, del pecho del Bautista.

Más info



leonardo_da_vinci_adorazione_dei_magi_google_art_project

La Adoración de los Magos. Obra de Leonardo da Vinci. 1481-1482. Temple y Óleo sobre tabla. 243 x 246 cm. Galería de los Uffizi. Florencia. Italia. En 1481 Leonardo recibió un encargo de los monjes del monasterio de San Donato en Scopeto, cerca de Florencia. Los monjes tomaron todo tipo de precauciones para que el pintor terminara su obra, pues ya empezaba a ser proverbial el abandono de Leonardo respecto a todas sus pinturas. Sin embargo, como podemos apreciar, el artista nuevamente dejó inacabado el proyecto, esta vez a causa de su partida y establecimiento en la corte de Milán. El resultado que dejó es un esbozo monocromático, en espera de ser rellenado por los colores, con grandes contrastes entre zonas vacías y negros. La composición es tremendamente compleja e inusual para el tema, que suele ser tratado de una manera muy solemne y estática. Por el contrario, Leonardo ha planteado una escena multitudinaria, agitada, violenta, llena de personajes (más de cincuenta nada menos) y en diferentes grupos. El grupo protagonista los constituye la pirámide central formada por María, Jesús, y los ancianos que le ofrecen sus regalos al Niño. A los lados de este grupo, en los extremos derecho e izquierdo del cuadro, dos personajes, uno viejo y otro joven, se consideran tradicionalmente la Filosofía (como actitud contemplativa) y la Acción. Tras ellos, una multitud de personajes forman un arco de diferentes acciones. Son el séquito de los Reyes Magos, los pastores, los ángeles, todos ellos sacudidos por la reacción emocional del advenimiento del Mesías. Las escenas de lucha al fondo han sido muy discutidas. Se pueden considerar desde posibles puntos de vista: la lucha del mundo del pecado, la caída de la civilización hebrea y la descomposición de su cultura (simbolizada en los edificios en ruinas) o tal vez sea un episodio concreto de la historia de la Orden monacal que encargó la obra.

Más info



user_50_leda_y_el_cisne_leonardo

Leda y el cisne es el título de una obra del pintor renacentista italiano Leonardo da Vinci realizada en el periodo 1510-1515. Actualmente sólo se conserva una copia en la Galería Borghese de Roma, que está pintada al temple sobre tabla y mide 112 cm. de alto y 86 cm. de ancho. El original, heredado en su día por Salai y el que se tasó más alto, desapareció. En 1625 está documentada la Leda de Leonardo en Fontainebleau, pero con una descripción ligeramente distinta, ya que menciona "dos huevos a los pies de la figura, de cuyas cáscaras se ve que han salido cuatro niños" (Cassiano del Pozzo).

Representa a Leda, reina de Esparta y Zeus, metamorfoseado en cisne, a los pies de Leda se encuentran los cascarones que ella ha puesto y de los que salen Helena, Clitemnestra y los dioscuros gemelos Cástor y Pólux. El estilo de Leonardo está muy bien reflejado. Parece ser el único desnudo de sus obras; muestra el interés de Leonardo por la antigüedad grecolatina, acentuado tras su estancia en Roma entre 1513 y 1516. Mas en su época, esta pintura fue tratada por sus contemporáneos como un tema muy erótico debido no solo a la desnudez y lozana gracilidad de la joven representada sino a su pose en sugerente contraposto (postura frontal sinuosa) constituido en el esquema (no visible) del esbozo a partir de una espiral que se eleva desde los pies contorneándole el cuerpo hasta la cima de la cabeza de delicados y dulces rasgos, reforzado queda el erotismo por la sonrisa entre candorosa e insinuante de Leda mientras sostiene al largo cuello del cisne (cuello que se puede interpretar como fálico por sus formas). Aquí se puede observar toda su técnica sobre la perspectiva aérea. En primer plano las líneas de los contornos son más vivos y a medida que la imagen se va alejando, pierde nitidez, debido a las imperceptibles partículas de la atmósfera.

La Leda de Leonardo fue tan famosa que se hicieron numerosas copias. De todas ellas la Leda con el cisne (Leda col cigno) es una de las que más tiempo se atribuyó directamente a la mano de Leonardo. Hoy se asume que es una copia y no precisamente del original, sino una recreación a partir del cartón realizada por un discípulo leonardesco Cesare da Cesto. Esta copia está documentada en la Galería Borghese en Roma desde 1693.


study_for_the_kneeling_leda

Study for a kneeling Leda (Estudio para la Leda y el cisne arrodillándose). 1503-1507. Tiza negra, lápiz y tinta sobre papel. 12,6 x 10,9 cm. Boijmans Van Beuningen Museum. Rotterdam. Holanda. Obra de Leonardo da Vinci.



leb04359_jpg_pv15d9e4badcfa8917

Batalla de Anghiari. 1550. Fresco. Colección Privada. Munich. Obra de Leonardo da Vinci. Antes de 1550 un pintor anónimo realizó esta copia del fresco original con la Batalla de Anghiari de Leonardo, que pintó en 1505. El fresco original está perdido. El veinticuatro de octubre de 1503 Leonardo, de regreso en Florencia, ingresa como huésped en el monasterio de Santa María Novella, para poderse dedicar en exclusiva al diseño del fresco con la Batalla. El encargo respondía al deseo del gobierno florentino para redecorar la Sala de la Signoría, en el Palazzo Vecchio. Los trabajos comenzaron dos años después, y Leonardo los recuerda de la manera siguiente: "El seis de junio de 1505, viernes, hacia la una comencé la pintura en el palacio. En el momento de dejar el pincel, el tiempo cambió a lo peor, y la campana empezó a tocar, llamando a los hombres al juicio. Y el cartón se perdió. El agua se derramó como un vaso roto. Y súbitamente el tiempo empeoró aún más y una gran lluvia cayó hasta el anochecer. Y estaba tan oscuro como la noche". Esta tétrica ambientación parece rodear de un halo mágico al momento de la creación leonardesca. En efecto, el encargo era de trascendental importancia, y todos los esfuerzos de los miembros del consejo se habían orientado a asegurar que Leonardo concluiría el trabajo. Sin embargo, como podemos ver, no fue así. Leonardo aplicó para la Batalla su peculiar técnica de trabajo al fresco, que tan pésimos resultados dio para la Ultima Cena. El deterioro inmediato de los pigmentos y el abandono del trabajo para ir a trabajar a la corte francesa tal vez motivaron a Leonardo a escribir esas líneas tan lúgubres, como si un mal designio hubiera marcado el fracaso de la obra. La pintura fue cubierta con un parapeto para protegerla, tras el abandono de Leonardo. Se esperaba que él u otro artista se decidieran un día a terminarla. Pero nadie se atrevió a concluir el diseño de Leonardo y en 1557 se remodeló el Salón. El resultado es que Vasari, biógrafo de Leonardo, tapó el fresco inacabado y lo sustituyó por otro propio con la misma Batalla. El tema fue elegido para destacar la independencia de Florencia, en lucha con sus vecinas Venecia y Mantua.

artehistoria.com

Más info sobre La Batalla de Anghiari



CONTINÚA MÁS ABAJO...


Sin duda Da Vinci, uno de los mejores exponentes.


j.luis [ Domingo, 09 Diciembre 2018, 15:12 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
Los historiadores de arte, contra la exposición sobre Leonardo comisariada por Christian Gálvez

Un grupo de catedráticos critica el “intrusismo” del presentador, artífice de la muestra en Madrid sobre el genio renacentista



000_1544364645_200121

Christian Gálvez, comisario de la exposición sobre Leonardo en el Palacio de las Alhajas. En vídeo, una muestra de la exposición. Foto: Victor Sainz

La propuesta de Christian Gálvez en torno a la figura de Leonardo da Vinci, una muestra en el Palacio de las Alhajas, en Madrid, titulada Los rostros del genio, acompañada de un conjunto de piezas expuestas en la zona de tránsito de la Biblioteca Nacional (BNE), como preludio a la exposición de los Códices Madrid I y Madrid II del genio renacentista, ha provocado una denuncia de intrusismo profesional contra el popular presentador del programa de televisión Pasapalabra. La queja la firma el Comité Español de Historia del Arte (CEHA), entidad que agrupa a más de 500 catedráticos de la materia. En el comunicado, del pasado jueves, los expertos censuran la complicidad en el proyecto de Ana Santos, directora de la BNE, bajo cuyo paraguas institucional se ha organizado la doble exposición.

La declaración de los catedráticos responde a las quejas recibidas por varios asociados, entre ellos el profesor Benito Navarrete, de la Universidad de Alcalá de Henares. Escuchadas las inquietudes y vista la doble exposición, la asociación ha decidido “denunciar por intrusismo profesional” a Gálvez, quien, “apoyándose en una popularidad televisiva y en sus conocimientos sobre la figura de Leonardo traducidos en obras de ficción con, a veces, dudosas bases histórico-documentales, le han permitido situarse en referente sociológico sin ningún aval de carácter científico”, dicen en su nota. Reconocen la capacidad mediática de Gálvez, “a la que se unen las diversas fundaciones, empresas e instituciones y sus lógicos intereses comerciales y de imagen”, pero lamentan en el texto que “se ha difundido una imagen de gran exposición que no se corresponde con la realidad”.

Preguntada ayer por este diario, Santos se negó a pronunciarse sobre el texto. Dijo que no lo había leído y que solo lo hará cuando la queja sea oficial. “Nadie me lo ha mandado ni lo he visto publicado”, explicó.

La parte de la que es autor intelectual Gálvez se expone en el Palacio de las Alhajas, y propone una revisión de “Leonardo en vaqueros”, según dijo el presentador el día de la presentación, el pasado 28 de noviembre. Con afán didáctico, sitúa su figura con recursos audiovisuales, maquetas y experiencias de realidad aumentada. El intrusismo es para los historiadores doble. Galvez “ni es experto reconocido científicamente en la figura de Leonardo ni en la cultura de su época”. “Tampoco es”, añaden, “profesional en lo que se refiere a la curaduría [sic] de exposiciones”.

Nada tienen los historiadores que oponer al trabajo de Elisa Ruiz, catedrática de Paleografía y gran experta en la obra manuscrita del artista florentino, que se responsabiliza de la instalación de los dos Códices y de su entorno histórico. Sí critican, en cambio, que la BNE se asocie al proyecto. “En esta ocasión, creemos que se han buscado unos malos compañeros de viaje, los cuales han diluido el trabajo que se viene haciendo con todo rigor en la Biblioteca Nacional”.

La directora de la BNE valoró el día de la inauguración en el Palacio de las Alhajas, propiedad de Montemadrid, que "las instituciones se unan para proyectos de este calibre". También declinó pronunciarse sobre la propuesta de Gálvez, porque no la "había visto". Ayer dijo que aún no había sacado tiempo para ello. “Lo que puedo decir es que me parece positivo que si 30.000 personas, por ejemplo, prefieren ver esta exposición en lugar de irse a ver espectáculos llenos de agresividad, todo habrá valido la pena.” Y añade el dato de que desde que se abrió la muestra de los Códices, las visitas han aumentado un 400% en la BNE".

El 27 de noviembre, Santos, ante las quejas de Navarrete y otros profesores, contestó por escrito al presidente del CEHA, Rafael López Guzmán: “En la BNE, se van a exponer los Códices Madrid y la comisaria de la exposición es la profesora Elisa Ruiz, cuyo prestigio y calidad académica queda fuera de duda. En la parte de la escalera, zona no destinada a exposiciones, sino espacio de tránsito de personas, se han colocado algunas reproducciones de gran tamaño de máquinas y objetos, réplica de las contenidas en los Códices”. Y añadía: “De la selección de estas reproducciones se ha hecho cargo el señor Gálvez, al igual que altruistamente ha financiado todos los gastos de la exposición. Por lo tanto, la afirmación del señor Navarrete falta a la verdad y está basada en una entrevista [en El Mundo a Gálvez], sin haberse molestado en contrastar la información”.


Un cuestionado autorretrato hallado en 2008

En el Palacio de Alhajas de Madrid no se expone obra original, salvo el cuestionadísimo autorretrato conocido como Tavola Lucana, que fue descubierto en el sur de Italia, en 2008, y considerado falso por varios expertos en la obra del genio florentino.

Según se explicó en la presentación, el proyecto ha sido concebido por Christian Gálvez y realizado junto a la empresa Iniciativas y Exposiciones, socios en esta iniciativa privada, en la que colaboran Mediaset España, donde Gálvez presenta Pasapalabra, y la editorial Penguin Random House (Aguilar, sello del grupo, ha publicado su último libro, Gioconda descodificada, el tercero de sus dedicados al pintor).


Ángeles García / elpais.com


j.luis [ Miércoles, 12 Diciembre 2018, 11:10 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
La experta en Leonardo que según Christian Gálvez le avala: “Disiento de su parecer desde que le conocí”

La catedrática Elisa Ruiz asegura que presentó su dimisión como comisaria de la muestra en la Biblioteca Nacional. El presentador se declara "sorprendido"



000_1544609210_353139

Christian Gálvez, conductor de 'Pasapalabra', presenta su exposición sobre Leonardo da Vinci.

El comisario de la exposición Leonardo da Vinci: los rostros del genio en el Palacio de las Alhajas, el presentador de televisión Christian Gálvez, ha respondido a las críticas de “intrusismo profesional” recibidas desde el Comité Español de Historia del Arte (CEHA). Y lo ha hecho asegurando que su muestra cuenta con el asesoramiento y el respaldo de distintos especialistas, entre otros, de Elisa Ruiz, catedrática de Paleografía, gran experta en la obra manuscrita del artista florentino. Ruiz es comisaria de una exposición paralela a la de Gálvez en la Biblioteca Nacional de España (BNE) sobre los códices Madrid I y Madrid II del genio renacentista. Ambas citas sirven para celebrar el quinto centenario de la muerte del artista.

Sin embargo, Ruiz remitió este lunes al comité de historiadores del arte un duro comunicado en el que asegura: "En ningún momento me he asociado con el señor Gálvez, bien al contrario, disiento de su parecer desde que le conocí y no he vuelto a tener ninguna relación con él". Ruiz sostiene que llegó incluso abandonar el proyecto, por sus desencuentros con el presentador, aunque finalmente aceptó seguir adelante con la exposición.

"Creo entender que como se me está criticando por intrusismo, no quiere verse salpicada, hasta cierto punto lo comprendo. Es cierto que hubo discrepancias entre nosotros, pero ¿en qué comité científico no las hay? Ahora mismo no mantenemos la relación profesional. Si se desvincula, que se desvincule, pero la verdad: me ha pillado por sorpresa”, ha contestado Gálvez esta tarde en conversación telefónica.

El CEHA, entidad que agrupa a más de 500 catedráticos de la materia, criticó la falta de "rigor científico" de la muestra del Palacio de las Alhajas, aunque no incluyó en sus críticas el trabajo de Ruiz, que se puede ver en la BNE, en una "exposición que continúa la línea de otras de enorme interés para la cultura y fuentes artísticas y que, sin duda, suponen un avance importante en la investigación así como en la transferencia de conocimiento a la ciudadanía en general", según le escribió el presidente del CEHA, Rafael López Guzmán, a la directora de la institución, Ana Santos.

En una misiva enviada por la junta directiva del CEHA a sus socios el viernes pasado, se criticaba el "intrusismo" de Gálvez. El presentador de Pasapalabra explica a EL PAÍS: “Yo he sido un intruso toda mi vida. Empecé magisterio y no lo terminé, porque me llamaron de la tele y ese tren solo pasa una vez. Luego me dejaron de llamar y trabajé como vendedor en una tienda de juguetes. Ahí era de nuevo intruso por no saber de marketing. Después me escogieron en un cásting para ‘Caiga quien caiga’ y como no era periodista, de nuevo intruso. Lo mismo me pasó con mi primer libro”.

El comunicado de Ruiz marca distancias con el presentador. "La dirección de la BNE en marzo de este año me propuso comisariar una exposición en esta sede sobre los dos manuscritos de Leonardo para conmemorar el V Centenario de su muerte. Se me informó de que un tal señor Gálvez iba a hacer otra en el Palacio de las Alhajas. Mantuve varios contactos con dicho señor, que resultaron totalmente infructuosos e incompatibles a efectos de colaboración. En el mes de mayo el interesado hizo un escrito en contra de mi persona y lo envió circularmente a doña Ana Santos, directora de la Biblioteca Nacional, a don Miguel Albero, director cultural, a don Sergio Martínez, jefe del Servicio de Exposiciones e ignoro si a alguien más", escribe la catedrática.

"Cuando tuve noticia de este hecho, presenté mi dimisión como comisaria de la exposición de la Antesala de la Biblioteca Nacional a la dirección. Cometí el error de no mantener esta decisión a instancias de la institución. Se me rogó que prosiguiera con el proyecto por no haber tiempo ni persona adecuada para realizarlo", continúa Ruiz. Sostiene que aceptó finalmente seguir adelante pero impuso tres condiciones: "No mantener en lo sucesivo ninguna relación con el señor Gálvez ni depender bajo ningún concepto de esta persona. No percibir ni un céntimo por este trabajo profesional. Realizar mi proyecto expositivo exclusivamente en colaboración con los Servicios de la Biblioteca Nacional".

“Estoy sorprendido", aclara Gálvez. "Figura como parte del comité técnico científico y así se ha dejado constancia en las presentaciones de mayo, del 29 de julio y del 28 de noviembre, así como en las notas de prensa y comunicados de la exposición. Además, participa en el catálogo de la muestra, que se publicará en dos o tres semanas y lo publicará Penguin Random House. Estuvo metiendo correcciones en el libro hasta el 21 de noviembre".

“Lo que no se está teniendo en cuenta es que no se trata de una exposición artística, sino que pretende ser biográfica y didáctica", continúa el presentador. "Yo soy un comunicador, y conozco mis limitaciones. Ojalá me dejaran comisariar una exposición en el Museo del Prado, pero ya sé que eso no va a pasar. En este caso, soy investigador independiente, y he tenido que pasar por los requerimientos, que no son pocos, del Leonardo DNA Project, grupo internacional de estudio científico del genio al que pertenezco. No pretendo sentar cátedra. Pero me hace gracia, porque hoy en día Leonardo sería un intruso. Recordemos que en su época, la Florencia de los Médicis, fue cuando se empezaron a abrir las bibliotecas a la gente. Solo pretendo tender un puente entre Leonardo y la gente. Si la gente quiere cruzar ese puente, fenomenal. Y si quieren pasar a nado, también me parece bien”.

A su vez, la directora de la BNE ha señalado que la institución ha detectado un aumento en el número de carnés y visitantes a otras exposiciones tras inaugurar la muestra comisariada por Ruiz en la Biblioteca Nacional y por Gálvez en el Palacio de las Alhajas. Santos ha destacado que, desde su inauguración, el 29 de noviembre y hasta el 7 de diciembre, 5.539 personas han pasado por esta muestra —que finaliza el próximo 19 de mayo de 2019— "y esto está suponiendo un aumento de visitantes para el resto de las exposiciones". También comparte la información de que el viernes, pese al puente, se dieron de alta el doble de carnets de alta a la BNE de un día normal.

elpais.com





El polémico presentador se ha metido en un jardín que le queda grande. Caber sabe del tema, pero lo que trata es de desacreditar a especialistas muy reconocidos con su teorías y muchos de éstos se han revelado poniendo en entredicho.


j.luis [ Domingo, 16 Diciembre 2018, 11:56 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
Christian Gálvez: “Solo soy un intruso apasionado”

El presentador de 'Pasapalabra' siente pasión por la cultura y seguirá con su trabajo pese a las críticas por su exposición sobre Leonardo da Vinci



000_1544957697_222194

Christian Gálvez en el Palacio de las Alhajas de Madrid que acoge la exposición 'Leonardo da Vinci. Los rostros del genio'. En vídeo, una muestra de la muestra. Foto: C Sainz

Christian Gálvez es el presentador más sonriente y cercano de Mediaset, conductor de un refugio educativo en una cadena, Telecinco, cuya seña de identidad son los realities. Lleva más de 10 años al frente de Pasapalabra, un programa al que llegó tras conocer en primera persona la cara menos favorable de la televisión. Amante de la historia y de Leonardo da Vinci, se ha estrenado como comisario de arte y ha sido acusado de intrusismo por historiadores de arte. “Solo soy un intruso apasionado que persigue con honestidad la ilusión de acercar la cultura a la gente”, respondió a EL PAÍS este jueves en un descanso de la grabación de su programa refiriéndose a la polémica.

Se define a sí mismo como “un espíritu renacentista, un tipo con ganas de hacer muchísimas cosas y que valora la multidisciplina y la polimatía”. Rechaza establecer unos límites inquebrantables —“¿qué es intrusismo? ¿quién establece esos límites?”— y considera un sinsentido relegar el conocimiento a un grupo reducido. “Siempre he considerado justo democratizar la cultura. Me gusta crear, me gusta apostar, me gusta divulgar”, añade el presentador, quien siendo un escolar cayó rendido ante el placer de aprender.

Llegó a la televisión con 15 años con un papel en Médico de familia, el primero en una de las series en las que trabajó, entre ellas, La casa de los líos (1996) o Al salir de clase (1998). Su salto a presentador llegó con Desesperado Club Social, un programa infantil en el que trabajó entre 1999 y 2000. Y recibió su primer golpe cuando el magazine fue cancelado y se quedó sin trabajo. “Tenía 21 años y pensaba que lo tenía todo hecho. Dije ‘bueno, me llamarán. Y nunca llamaron”, recordó en Chester, con Risto Mejide.

Resignado a tener que ganarse la vida de otra manera, buscó un nuevo trabajo fuera de la televisión. “Tuve que reciclarme, ponerme a trabajar en una juguetería, de lunes a domingo, 12 horas al día, por 700 euros. Cada vez que alguien entraba en la tienda me decían ‘uy, pero si tú eres el de la tele’”, recuerda. La mala racha terminó cuando empezó de reportero en Caiga quien caiga, donde trabajó entre 2005 y 2007. El programa le sirvió para decidir hacia dónde quería enfocar su carrera. Cubriendo la Berlinale hizo una broma que sentó mal al actor Keanu Reeves y que terminó con Gálvez expulsado del festival. Fue una lección.

“Me di cuenta de que quería hacer televisión, pero no a cualquier precio. No quería reírme de nadie. A partir de ahí, cambié el chip”. Lo hizo con lo que en su página web considera que ha sido su “mayor oportunidad profesional”, presentar Pasapalabra, un reto después del éxito de su anterior presentadora, Silvia Jato, que Gálvez ha consolidado y por el que ha sido premiado con el Premio Ondas en 2008 y varios TP de Oro.

No todo en el concurso ha sido bueno. Hace seis años sufrió una lesión en la espalda y estuvo a punto de quedarse en silla de ruedas. El contratiempo le cambió la vida. Aún en tratamiento, optó por pedir el alta voluntaria y seguir haciendo su trabajo. “Venía con corsé a trabajar. Normalmente hacemos tres programas cada tarde, de tres a ocho y media, y en aquella época tardábamos más de doce porque grababa un programa y tenía que tumbarme una hora. Así todos los días”, ha contado.

Recuperado de todo aquello, compagina las grabaciones del concurso con los frecuentes viajes por la Italia renacentista, el estudio y la escritura, dos aficiones que le han llevado a publicar cinco libros y se han convertido en una dedicación.

En su proyecto más ambicioso, su salto a comisario de la muestra Leonardo da Vinci: los rostros del genio, se ha visto en el foco mediático desde su inauguración. Quien fuera un reportero atrevido y descarado en Caiga quien caiga sigue empeñado, por encima de cualquier crítica, en generalizar la cultura. “¿Quién es un intruso? ¿Quién establece esos límites? Que se critique una exposición sobre el Renacimiento es impertinente. Cuando las cosas se hacen con pasión, con respeto y con rigor, son pertinentes”. Por eso, asevera, no ha pensado ni un segundo en tirar la toalla. “Por supuesto que pretendo seguir dedicándome a esto. Creo que voy por el buen camino porque no he faltado el respeto a nadie, no he mentido a nadie. Soy investigador y soy feliz con lo que hago, me hace mejor profesional y mejor persona. Además, la gente se ha volcado. Solo por ver que hay gente que sale [de la exposición] con una sonrisa y con una mínima capacidad de aumentar su curiosidad, yo me considero muy feliz”.


Casado con la gimnasta Almudena Cid


00_1544957791_342939

Christian Gálvez con su mujer, la gimnasta Almudena Cid.

El popular presentador está casado con Almudena Cid, gimnasta olímpica y escritora de cuentos sobre una niña que lucha con todas sus fuerzas por lograr su sueño. Se conocieron cuando ella acudió como invitada a Pasapalabra y, tal y como ha comentado Gálvez, surgió un flechazo entre ellos. Tienen la misma edad, 38 años, se casaron hace ocho y Cid fue su principal apoyo con el accidente de la espalda y lo sigue siendo ahora. En medio de la polémica, la gimnasta ha compartido en Instagram una fotografía de su marido junto a un cariñoso mensaje: “Te miro, te observo y siento una ADMIRACIÓN desbordante”.


elpais.com


j.luis [ Martes, 18 Diciembre 2018, 17:02 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
La polémica de Christian Gálvez y Leonardo: la fina línea entre la divulgación y el espectáculo vacío

Los especialistas defienden que la difusión del arte y la ciencia es imprescindible y puede permitirse licencias, siempre que no se exceda un límite: el rigor



000_1545137166_891300

Reproducción de una obra de Leonardo en el vestíbulo de la Biblioteca Nacional. VÍCTOR SAINZ

Desde que se inauguró el pasado 29 de noviembre, con motivo del V centenario de la muerte de Leonardo da Vinci, una doble exposición sobre el genio florentino bajo el paraguas de la Biblioteca Nacional de España (BNE) —una en el Palacio de las Alhajas y otra en su sede del paseo Recoletos—, la institución ha notado un aumento de visitantes a esta y también al resto de sus exhibiciones y en el número de carnés. Pero, a cambio, ha sufrido una singular polémica por las acusaciones de falta de rigor e intrusismo a la parte comisariada por el popular presentador del programa Pasapalabra, Christian Gálvez, un declarado fanático de la figura de Da Vinci, la cual ha plasmado en varios libros de ficción y ensayo; ningún reproche ha habido, sin embargo, a la parte de la exhibición dirigida por la catedrática Elvira Ruiz y que muestra en la propia biblioteca los códices Madrid I y II del artista junto a una selección de otras obras emblemáticas de la BNE.

Sean injustas o no esas acusaciones (en este artículo encontrarán opiniones en los dos sentidos), lo cierto es que la propia controversia plantea preguntas trascendentales sobre la cultura del espectáculo y la necesaria divulgación del arte y la ciencia, y sobre los monopolios perdidos del saber en esta acelerada sociedad del siglo XXI.

“La difusión y la vulgarización de alguien de la talla de Leonardo es hasta una necesidad, porque la cultura no tiene que llegar únicamente a unas pequeñas élites de entendidos; ¡bienvenida esta capacidad de difusión!”, declara el catedrático de Historia Medieval de la Autónoma de Barcelona José Enrique Ruiz-Domènec, uno de los siete miembros del comité técnico científico de la muestra.

En el lado opuesto está, sin embargo, el profesor de Historia del Arte de la Universidad de Alcalá de Henares Benito Navarrete: “Cuando hicimos, el profesor Alfonso Pérez Sánchez y yo, la exposición del joven Murillo —para la que nos pasamos cuatro años de investigación—, no nos pareció mal, para publicitarla, ponerle un piercing al autorretrato del pintor. Y fuimos muy criticados por ello. Lo que quiero decir es que al primero que le gusta la publicidad es a mí, pero siempre partiendo de un producto que sea científico y, si no, cuando menos riguroso. Y este no lo es”, aseguraba por teléfono el pasado viernes, ratificándose en la opinión que ya expresó hace unas semanas en un artículo publicado en este diario.

Efectivamente, todos los expertos consultados están de acuerdo en que en la divulgación vale casi todo, con un límite: el rigor, es decir, no cometer errores ni mentir ni manipular. Así que la pregunta es si se han traspasado esos límites en Leonardo da Vinci. Los rostros del genio, una muestra llena de reproducciones de cuadros y de los ingenios diseñados por el maestro florentino, con mucho contenido multimedia de apoyo y, en el centro de la polémica, la Tavola Lucana, única obra original de la exhibición. Se trata de un supuesto autorretrato de Leonardo descubierto por el historiador italiano Nicola Barbatelli —otro miembro del comité técnico científico—, y que el propio Gálvez asegura que lo es al 99,9%. Sin embargo, sin pruebas definitivas que lo demuestren, otros especialistas, incluidos algunos de los más importantes expertos en el artista, dicen que es falso. “Y no hace falta ser experto en Leonardo para acercarse y darse cuenta de que ni siquiera es una pintura del siglo XVI", insiste Navarrete.

Así, a su artículo crítico, titulado El conocimiento y la posverdad, le siguió ocho días después una carta de protesta del Comité Español de Historia del Arte (CEHA) –una de las asociaciones más representativas del sector— en la que se quejaban del “intrusismo” de Gálvez y de que se hubiera difundido “una imagen de gran exposición que no se corresponde con la realidad”. El remate fueron las declaraciones de Elisa Ruiz, gran experta en la obra manuscrita de Leonardo y responsable de esa otra parte de la exhibición que muestra los códices Madrid I y II de Leonardo en la sede de la Biblioteca Nacional, en las que se desvinculó totalmente del presentador: “Disiento de su parecer desde que le conocí”, dijo. Poco antes, Gálvez se había defendido de los reproches destacando el asesoramiento y el respaldo de distintos especialistas, entre otros, el de Ruiz.

Las licencias y sus límites

No era así en el caso de la paleógrafa, pero sí en el de al menos otros dos miembros del comité científico técnico con los que ha conseguido contactar este diario: el historiador Ruiz-Domènec y el catedrático de Medicina Legal y Forense y director del Laboratorio de Identificación Genética en la Universidad de Granada, José Antonio Lorente. El historiador admite que no se trata de una exposición al uso —“de poner 30 cuadros y colgarlos y analizarlos”—, pero asegura que consigue su objetivo, que es la difusión al gran público, sin renunciar al rigor: “Tiene todas las garantías”, “no hay ningún error ni errata”. Y, respecto al único elemento polémico, que sería la originalidad de la Tavola Lucana, añade: “Es un tema de debate, como ocurre con todo lo que se refiere al mundo de Leonardo, especialmente de su pintura”.

Lorente añade: “La divulgación por definición debe permitir las licencias, es etimológico: divulgar es poner las cosas al alcance de la gente común. [La muestra] tiene originales, copias, reproducciones, obras verdaderas, alguna de la que se puede dudar (la duda es importante, huyamos de los dogmáticos propietarios de la verdad), y sobre todo, esta exposición tiene un diseño para disfrutar, comprender, razonar, dudar, soñar y aprender, ¿se puede pedir algo más?", asegura en [b]una contestación por correo electrónico.

Sin embargo, sobre la duda y el debate, la catedrática de Historia Contemporánea en la Universidad Complutense Elena Hernández Sandoica matiza: "Es necesario, a todas luces, que la divulgación cuente en su base con los resultados científicos acordados (o los más relevantes y no discutidos) en la comunidad científica correspondiente”, teniendo en cuenta que las humanidades y las ciencias sociales siempre están sujetas a interpretaciones, pero sin que eso quiera decir “que no haya interpretaciones más válidas y correctas que otras, siempre y en todo lugar”.

Sociedad de masas

En todo caso, teniendo en cuenta que tal vez se trata en este caso de "un conflicto entre un/una experto/a y un divulgador, más o menos creativo, que se ve amplificado de entrada por su difusión en los medios, exacerbándolo". Hernández advierte: "En la sociedad de masas, toda exhibición cultural es precisamente 'de masas'. Y los 'expertos', 'intelectuales' o como queramos llamarnos a estas alturas debemos estar preparados para cualquier 'exceso' interpretativo por parte de quienes nos acompañen en la exhibición o representación de cualquier objeto o proyecto cultural".

Algunos han visto en esta polémica un problema de celos, de proteccionismo corporativo y cerrazón académica. “Analizar una exposición de este tipo con criterios puramente académicos es una torpeza impropia del siglo XXI”, dice Lorente, y añade: “Busquemos alianzas y puntos de encuentro, dejemos a un lado celos, discrepancias y ganas de notoriedad atacando a una persona de un alto perfil público”.

El profesor de Ciencias Políticas de la Complutense y fundador de Podemos Juan Carlos Monedero escribía el lunes 10 en Twitter: “Si la Universidad denuncia por intrusismo una exposición de enorme éxito sobre Leonardo Da Vinci, lo único que hacen es tirarse piedras sobre su rancio tejado. O la Universidad se actualiza, especialmente en las humanidades y ciencias sociales, o muere”. E insistía el viernes en contestación a este periódico: “Como dice Bob Pop —que no sé si es catedrático pero tiene razón— sobran influencers y faltan referentes, pero la culpa, añado yo, es de los referentes. Que tendrán que aprender a llegar. Y eso pasa por salir de los fríos muros de las academias. Porque el problema no es que se sustituya a los historiadores, sino que la academia no tenga tanto prestigio social como para defender a la sociedad de los mentirosos que pueblan las tertulias y los telediarios”.

Christian Gálvez, por su parte, ha defendido en todo momento la honradez de sus esfuerzos: “Solo soy un intruso apasionado que persigue con honestidad la ilusión de acercar la cultura a la gente”, declaraba la semana pasada a EL PAÍS. “¿Qué es intrusismo? ¿quién establece esos límites?”, se preguntaba.

El profesor Navarrete asegura no obstante que el problema aquí nunca fue de intrusismo, sino, insiste, de rigor: “Todos los contenidos de la muestra están centrados fundamentalmente en dar una imagen de Leonardo que no se corresponde con la realidad, artificiosa, fantasiosa, heredera de la literatura de Dan Brown. Hay fuentes, claro, el problema es hacer una exposición espectáculo, con una obra en el centro que no es de Leonardo y construir todo el discurso en función de eso". Y añade: “Y no, esto no es una cuestión de discusión o de controversia, es una cuestión de que tú no puedes engañar al público porque objetivamente [la tavola] no es de esa época”.

El papel de la Biblioteca Nacional

Y mucho menos, añade, una institución pública puede avalarla, lo cual es, quizá, el mayor error de todo este asunto. Pese a que la parte del Palacio de las Alhajas está concebida por Gálvez y la firma Iniciativas y Exposiciones, y cuenta con la colaboración de empresas como Mediaset España —cadena que emite Pasapalabra—, y la editorial Penguin Random House, “ves los logos y ves la cartelería y los anuncios y está claro que es una exposición con dos sedes”, dice el historiador del arte.

La directora de BNE, Ana Santos, después de casi tres semanas de polémica, ha preferido no participar en este reportaje. Sin embargo, la cuenta de la institución en Twitter hizo el miércoles balance en un largo hilo. En él señala como suya la muestra dirigida por la profesora Ruiz en su sede mientras, con cierta distancia, habla de la parte de Gálvez —que incluye varias réplicas de artilugios diseñados por Leonardo en el vestíbulo de la biblioteca— como una "colaboración" que ha generado un debate: "Abre vías de reflexión muy importantes sobre distintas formas de cooperación en el espacio público y cultural".

"Tal y como está, sin la tavola, sin pretensiones, no hubiera pasado nada si la Biblioteca Nacional no se hubiera involucrado", opina Navarrete. El profesor Ruiz-Domènec, por su parte, insiste en que se trata de “una polémica hinchada” y resume: “Prefiero que empecemos a discutir sobre los rostros de Leonardo que sobre la mala situación de Isco”.


elpais.com


j.luis [ Lunes, 24 Diciembre 2018, 11:52 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
Christian Gálvez carga contra su compañera de la exposición sobre Leonardo da Vinci

El presentador de 'Pasapalabra' ha aprovechado su paso por 'Viva la vida' para defenderse de los académicos que le acusan de ser un "intruso"



00_1545648574_745038

Christian Gálvez, en Telecinco. (Mediaset).

Nuevo capítulo alrededor de la polémica entre los historiadores del arte y el presentador Christian Gálvez. La principal asociación española de historiadores del arte, el Comité Español de Historia del Arte (CEHA), ha acusado al presentador de 'Pasapalabra' de practicar el "intrusismo y falta de rigor científico" por su papel de comisario en la exposición 'Leonardo da Vinci: los rostros del genio'.

[Christian Gálvez, acusado de "intrusismo profesional" por historiadores del arte]

Por su parte, el presentador de Telecinco, que ya ha amenazado con abandonar el proyecto si la Biblioteca Nacional lo decide, ha aprovechado su paso por el programa de Emma García, 'Viva la vida', para criticar a un "cierto sector dentro de la historia del arte".

"Lo que ha pasado es que un círculo de personas, que piensan que no se puede democratizar la cultura en este país, me han señalado como intruso", ha comenzado explicando Gálvez. El presentador ha asegurado que los historiadores le han señalado por trabajar en Telecinco.

"Hay gente que piensa que el conocimiento tiene que quedarse en círculos muy cerrados y parece que te tienen que dar permiso para poder divulgar", ha continuado Gálvez. "Se han equivocado en el foco", ha apuntado el presentador de 'Pasapalabra'.


Criticas a su compañera y académica Elisa Ruiz

Tras estallar la polémica, Elisa Ruiz, comisaria de la exposición sobre Leonardo mostrada en la Biblioteca Nacional, envió una carta a la CEHA en la que expresaba "no mantener ninguna relación en lo sucesivo" y haber mantenido unas reuniones con Christian que "resultaron totalmente infructuosos e incompatibles a efectos de colaboración".

Además, la comisaria de la muestra en la Biblioteca Nacional ha confesado que presentó su dimisión como comisaria tras conocer que Christian Gálvez envió una carta en contra de su persona a Ana Santos, directora de la BNE, y al director cultural de la institución, Miguel Albero. Una confesión que ha recibido respuesta por parte del presentador de televisión durante su entrevista con Emma García.


01_1545648624_926131

Elisa Ruiz y Christian Gálvez. (Telecinco).

Según Gálvez, "es curioso que reniegue de la exposición una persona que ha estado trabajando conmigo desde enero hasta mayo y que hasta noviembre estaba mandando correcciones del catálogo". Tal y como ha explicado el presentador, la académica "no dirige una exposición independiente, la parte de la Biblioteca está bajo el paraguas de la misma exposición". "Le han dado un arco a alguien que no sabe disparar", ha sentenciado el presentador".


elconfidencial.com


j.luis [ Martes, 19 Febrero 2019, 13:33 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
¿Lo pintó Leonardo da Vinci o un ayudante? ‘Salvator Mundi’ pone en jaque el rigor del Louvre

Los expertos del museo francés no han facilitado todavía la atribución con la que tratarán el cuestionado cuadro en la gran exposición del próximo otoño



000_1550579482_867673

'Salvator Mundi', atribuido a Leonardo da Vinci. En vídeo, la polémica respecto a la autoría de la obra. AP / EPV

La historia del arte avanza a golpe de intuiciones y retrocede a base de arbitrariedades. En un nuevo capítulo de una ciencia que trabaja con más hipótesis que pruebas, el Museo del Louvre de París se enfrenta a la incorporación de Salvator Mundi en la nueva exposición que la institución francesa prepara sobre Leonardo da Vinci para el próximo otoño: será un homenaje al quinto centenario de la muerte del pintor en el castillo del rey Francisco I, en Amboise, en el Loira. “Es una oportunidad única para que el Louvre reúna la mayor cantidad posible de las 17 pinturas ahora atribuidas a Leonardo", según especialistas, para unirse a las cinco grandes obras del museo de París”, anuncian desde la institución. Lo que figure en la cartela de Salvator Mundi –incluido en la muestra– será decisivo para el futuro del cuadro más caro de la historia del mercado del arte (450 millones de dólares) y del centro con más prestigio en la investigación del maestro renacentista.

Si dan por buena la atribución que reventó los precios en noviembre de 2017, las finanzas del príncipe saudí Badr ben Abdallah –que lo adquirió para que fuera el icono estrella de la sede del Louvre en Abu Dabi– no se verán resentidas. Si confirman que es obra de taller, la comunidad científica dormirá tranquila. En 2011 la National Gallery atribuyó a Leonardo el cuadro cuando lo incorporó a una exposición temporal sobre el pintor. El interés del Louvre en Abu Dabi pone en jaque el rigor científico del museo francés, porque los expertos no han facilitado todavía la atribución con la que tratarán la polémica obra y anuncian que hasta octubre no darán a conocer su decisión. De hecho, el propio Louvre de Abu Dhabi canceló la presentación del cuadro el pasado septiembre y todavía no lo han colgado de sus paredes.

Desde que se vendiera en noviembre de 2017, en Christie's Nueva York, esta pintura sin historia ha pasado a convertirse en una pintura sin partidarios. La última voz crítica en sumarse contra la autoría que disparó la venta es la de Jacques Frank, asesor del Louvre en proyectos de restauración de la obra de Leonardo, que aseguró al diario The Telegraph que en el Louvre “saben que la obra no es un Leonardo”. El experto declara haber escrito a Emmanuel Macron, el presidente francés, para advertirle de que no inaugure la muestra con el Salvator Mundi señalado como obra de Leonardo. “Sería un escándalo”, dice Franck, que explica al diario que Francia no puede permitirse la “humillación” del Louvre al exhibir una obra pintada por uno de sus ayudantes en el taller.

Obra cara sin pedigrí

Entre los negacionistas de Salvator Mundi se encuentra el historiador Frank Zöllner, el perito con la llave del catálogo de Leonardo, que estima en su última revisión un total de 31 pinturas, con obras del taller incluidas, como la Mona Lisa del Museo del Prado. Para Zöllner el cuadro más caro de la historia es “un producto de alta calidad del taller de Leonardo” o incluso de un seguidor posterior. Matthew Landrus, historiador de la universidad de Oxford y experto en el genio renacentista, sostiene que la pintura es obra de Bernardino Luini, asistente de Leonardo en su taller. El investigador italiano Alessandro Vezzosi (director del Museo Ideale da Vinci) publicará en breve un estudio sobre todas las obras al detalle y en el que asegura que Salvator Mundi está demasiado restaurada como para atribuirlo por completo al maestro: “Tiene la cara plana, de aspecto borroso y una mirada inexpresiva”.

Desde que se vendiera en noviembre de 2017, en Christie's Nueva York, esta pintura sin historia ha pasado a convertirse en una pintura sin partidarios

El taller de Leonardo es en todas sus dimensiones un misterio. Sobre todo en sus últimos 20 años de producción. La primera generación de ayudantes tenía una personalidad muy fuerte y la siguiente camada tuvo vínculos estéticos más fuertes con el maestro, como es el caso de Sarai y Melzi. Es muy difícil distinguir la personalidad plástica de cada uno y se ignora por completo su producción. Esto complica aún más las atribuciones de ayudantes y maestro.

Todas las críticas apuntan a que estemos ante una pintura sin pedigrí, pero muy cara. No ha sido hasta que ha salido a la luz cuando se ha investigado a fondo. Antes se pensaba que había sido realizada para el rey Luis XII de Francia y su consorte, quien se la encargó (en 1500) poco después de la conquista francesa de Milán. Posteriormente, el cuadro aparece en Inglaterra, en el siglo XVII, en manos de Carlos I y de su esposa Henrietta María, quien se lo llevó consigo hasta la ejecución del rey, en 1649. Sin embargo, una investigación reciente de Jeremy Wood indica que la pintura de Leonardo estuvo en la residencia del primer duque de Hamilton, en Chelsea, entre 1638 y 1641, tal y como indica su inventario. Lo que es imposible determinar es si el Salvator Mundi de Hamilton —identificado como “obra de Leonardo”— es el de Abu Dabi… porque al menos hay 20 copias del Salvator circulando por el mundo. De hecho, algunos expertos indican que la pintura que está ahora atribuida a Giampietrino en el Museo Pushkin de Moscú podría ser la que figura en el inventario de Carlos I y Hamilton, no la de Abu Dabi.

Mágico Leonardo

Leonardo es uno de los personajes de la historia del arte con menos pruebas que limiten su pasado y, por tanto, uno de los que mayores posibilidades ofrecen para la hipótesis. Estos días se ha celebrado un intenso debate en el seno de la Biblioteca Nacional sobre las elucubraciones que han convertido a Leonardo en la mayor reconstrucción literaria e histórica del último siglo y medio. Los historiadores del arte no suelen contar con muchas pruebas, pero a su favor tienen sobresalientes habilidades literarias para hacer creíble su certidumbre a la hora de atribuir, montar y desmontar los acontecimientos sobre un cuadro.

Un asesor del Louvre declara que "sería un escándalo” y una "humillación" para el Louvre incluir la pintura como obra de Leonardo

El propio Vincent Delieuvin, conservador jefe de la pintura del siglo XVI del Louvre, declaraba a este periodista hace años que la diferencia entre La Gioconda del Louvre y la Mona Lisa del Prado era “el pincel mágico de Leonardo”. Y aclaraba que para distinguir entre el autor de la tabla del museo madrileño —sea de quien sea— y de la tabla del museo francés hay que acudir a la lírica: “Los dos usan los mismos materiales, pero la obra de Leonardo es poesía”. El conservador francés comprobó que en todas las copias coetáneas que se hicieron de las obras de Leonardo, “los rostros son muy pesados, mientras que los suyos son verdaderamente divinos”.


elpais.com


j.luis [ Jueves, 07 Marzo 2019, 13:31 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
Cuando la Mona Lisa se quitó el sujetador: los senos más misteriosos sí los pintó Da Vinci

Aunque se creyó que era obra de sus alumnos, hoy se revela que fue pintada por un artista zurdo y con 'efecto esfumato', sellos del italiano.



02_1551954394_624184

La Monna Vanna.

La Mona Lisa es la mujer más seductora de la historia: sin ser exactamente bella, sin estar en absoluto sana. Hay algo magnético en su gesto sencillo, en sus ojos enigmáticos y en su forma de torcer la boca con una media sonrisa cargada de secretos. En sus rasgos empiezan todas las novelas. Es uno de esos personajes empapados de símbolos que valen más por lo que callan -por lo que siempre han callado- que por lo que dicen.

De ella dicen que padecía alopecia universal, temblor de tipo parkinsoniano, sífilis, sordera, síndrome de Gilles de la Tourette, parálisis de Bell, hipotiroidismo y un largo etcétera. Hasta el colesterol disparado. De ella cuentan que estaba embarazada o que acababa de dar a luz -así lo establecieron un grupo de investigadores canadienses al descubrir un pequeño velo que solían llevar las mujeres encinta-. De ella relatan que le fueron borradas las cejas, que era feliz en un 83%, que era sólo una versión femenina del propio Da Vinci.

Pero hay algo más: un boceto de esta misma mujer de los mil cuentos donde pueden vérsele los senos. Un ‘top-less’ de la Mona Lisa que ha desconcertado a los expertos durante décadas. Durante mucho tiempo se pensó que este dibujo al carbón del siglo XVI era obra de los estudiantes del artista. Sin embargo, hoy, tras cientos de estudios, tienden a pensar que fue producido en gran parte, si no entero, por el propio maestro del Renacimiento.

Los expertos en el Louvre han sometido al dibujo a unas pruebas que detallan que su busto y sus manos son demasiado similares a las de la Mona Lisa. El análisis también ha revelado que gran parte del trabajo fue realizado por un artista zurdo, subrayando así la teoría de que Da Vinci lo firmó. La obra, conocida como Monna Vanna, luce el efecto de esfumato, una técnica que solía usar Leonardo y que consiste en involucrar en la pieza colores difuminados para generar un ambiente espectral, fantasmagórico.

La obra se encuentra en el museo Condé en Chantilly, al norte de Francia, y pertenecía al duque D’Aumale, el hijo del último rey de Francia, Louis-Philippe, quien lo adquirió en 1862. El duque pensaba que era una obra original de Leonardo y muchos eruditos del siglo XIX se mostraron de acuerdo, pero otros, más adelante, comenzaron a señalar que era un trabajo de sus alumnos.

Las reivindicaciones de que la obra es de Leonardo volvieron a aparecer en 2017, pero finalmente la fuerza del argumento decayó al descubrirse también que un artista diestro se habría encargado de parte de las líneas paralelas o de eclosión. Ahora el nuevo análisis cuenta que estos trazos pudieron haberse agregado más tarde.


elespanol.com


j.luis [ Viernes, 08 Marzo 2019, 09:39 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
Hyperborea, espero que te encuentres bien de salud, que ya comentabas hace tiempo que andabas con problemas.

Se te echa de menos en el foro y especialmente en este tema que dominas como pocos.





Saludos.


j.luis [ Jueves, 21 Marzo 2019, 17:49 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
Desvelado el misterio de la 'Gioconda desnuda': su autor fue Leonardo da Vinci

Tras años de investigación, expertos en la obra del maestro han determinado que ese dibujo salió del pincel de Leonardo

La Gioconda de Chantilly fue pintada después de la obra del Louvre, pero sin utilizar a la misma modelo





000_1553186849_641997

A la izquierda, la Gioconda de Chantilly; a la derecha, la Gioconda del Louvre.

Han sido necesarios años de investigación para que los más reputados expertos en la obra de Da Vinci de todo el mundo hayan determinado que el dibujo sobre cartón conocido como la 'Gioconda desnuda' salió, casi con total seguridad, del pincel del maestro florentino. A esa conclusión han llegado después de que un microscopio revelase algo oculto a simple vista, que el autor de los trazos era zurdo, como Leonardo.

Al igual que otros grandes artistas de su época, Da Vinci no firmaba sus obras, lo que ha obligado a los expertos a utilizar métodos materiales para atribuir sus cuadros controvertidos. Es el caso de la Gioconda que se conserva en el palacio de Chantilly (Francia), envuelta en una controversia sobre su origen.

El dibujo, que guarda un evidente parecido con el icono del Museo del Louvre, también salió del imaginario de Leonardo: "Los análisis muestran que la obra fue pintada en el taller de Leonardo con la muy probable participación del propio maestro", ha asegurado a Efe Mathieu Deldicque, el conservador del Museo Condé, que desde mediados del siglo XIX alberga el dibujo en los fondos de Chantilly, al norte de París.

Los expertos comenzaron por datar la obra, lo que permitió situarlo a finales del siglo XV o principios del XVI, dentro del periodo de vida del artista (1452-1519). Las marcas de fábrica demuestran que el papel procede del norte de Italia, donde tenía su taller Da Vinci.


Un microscopio localiza la última pieza del puzle

Únicamente faltaba por localizar la última pieza del puzle, que apareció en el rostro de la Gioconda, en su brazo izquierdo y en el seno que muestra orgullosa. Un microscopio delató, por los trazos, que el autor era zurdo, como Da Vinci.
Con todos esos elementos, los expertos consideran que acaban siglos de controversia, la que ha rodeado el misterio de la hermana desnuda de la célebre Mona Lisa.

Deldicque asegura que se trata de un dibujo preparatorio de una gran obra, que como era costumbre en la época se hacía sobre cartón. Sin embargo, a diferencia de otros bocetos, este sale de la mano de un gran artista, como pone de manifiesto su factura, pero también el hecho de que el autor introdujo algunas modificaciones en busca de la excelencia, como el hecho de que acortó los dedos de la mano.

También se sabe que fue pintado después de la obra del Louvre, inspirada en ella, pero sin utilizar a la misma modelo.

"Leonardo pintó Giocondas desde 1603, estaba muy interesado en esa composición y decidió desnudarla. Para él representaba la belleza universal y, al desnudarla, quiso hacer una alegoría del amor, de la seducción", sostiene el experto.


Otras Giocondas desnudas

La de Chantilly, según Deldicque, fue pintada al final de la vida del florentino, cuando la edad había dejado ya huella en su salud, estaba parcialmente paralítico, pintaba menos y lo hacía de forma muy lenta.

Leonardo quiso abrir a sus alumnos una nueva vía sobre la enigmática figura femenina que le persiguió toda su vida y que se convirtió en un icono del Renacimiento italiano y francés.

Existen otras Giocondas desnudas en el mundo, pero en ninguna otra hay indicios de que salieran del pincel de Leonardo. Para avanzar en la comprensión del dibujo y en el influjo que tuvo en la época, el Museo Condé va a organizar a partir del próximo 1 de junio una gran exposición, con motivo del 500 aniversario de su fallecimiento, en la que tiene previsto reunir a todas las Giocondas desnudas conocidas, sobre todo las que se conservan en el Hermitage de San Petersburgo y en el Museo Da Vinci de Toscana (Italia).

Habrá otras procedentes de Suiza, Inglaterra o Praga, asegura Deldicque, que considera "extraordinario" poder verlas todas juntas, "una oportunidad para analizarlas en profundidad, comprender todos los elementos que rodean a esta composición enigmática".

Adquirida a elevado precio por el duque de Aumale, el mayor coleccionista de Francia en el siglo XIX, las dudas sobre si correspondía a Da Vinci comenzaron en la centuria siguiente, dando así origen a una controversia que ahora los expertos consideran superada.


RTVE.es/EFE


j.luis [ Lunes, 29 Abril 2019, 16:21 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
Encuentran un mechón de pelo de Leonardo Da Vinci para rastrear su ADN

El pelo del maestro será mostrado por primera vez el próximo 2 de mayo



000_1556551253_377717

Imagen de archivo de una exhibición de Leonardo Da Vinci en Italia (Giuseppe Cacace / AFP)

Dos investigadores italianos han encontrado un mechón de pelo atribuido al genio renacentista Leonardo Da Vinci en una colección privada en Estados Unidos y creen que será útil para rastrear su ADN, han informado este lunes en un comunicado.

“Hemos descubierto y recuperado un mechón de pelo de Leonardo. Con otro resto suyo, esta extraordinaria reliquia permitirá seguir buscando su ADN”, anunció el director del Museo Ideal de Leonardo en Vinci (centro), Alessandro Vezossi, y la historiadora Agnese Sabato.

Hemos descubierto y recuperado un mechón de pelo de Leonardo. Con otro resto suyo, esta extraordinaria reliquia permitirá seguir buscando su ADN”

El pelo de este genio universal será mostrado por primera vez en una rueda de prensa en Vinci el próximo 2 de mayo, día en el que se conmemorarán los quinientos años de su muerte en 1519 en Francia, donde vivió sus últimos años protegido por el rey Francisco I.

En la rueda de prensa se ilustrará una serie de documentos que demostrarían la “antigua procedencia francesa” del cabello y además se inaugurará la exposición “Leonardo Vive” con motivo de esa efeméride, señala Vezossi.

En la rueda de prensa se ilustrará una serie de documentos que demostrarían la “antigua procedencia francesa” del cabello

En opinión de la experta Sabato el descubrimiento es “el elemento que faltaba para dar concreción científica” a sus investigaciones sobre los familiares del genio, quien murió sin hijos y que se encuentra sepultado en el castillo de Amboise (centro de Francia).

La misma Sabato y Vezzosi anunciaron en 2016 que habían logrado encontrar descendientes vivos de Leonardo en línea indirecta, en concreto de su padre Piero y su hermano Domenico.

“Gracias a los análisis genéticos de este resto, que serán cruzados con los exámenes del ADN de los descendientes vivos y de las sepulturas que hemos encontrado en los últimos años, ahora es posible proceder a buscar el ADN del genio”, celebró la experta.


lavanguardia.com


j.luis [ Jueves, 02 Mayo 2019, 15:26 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
Cinco siglos de una obsesión: Leonardo da Vinci

El genio renacentista murió el 2 de mayo de 1519, en Francia, entregado a una forma de pintar que sus contemporáneos criticaron y que hoy pervive



00_1556807148_160708

Visitantes del Museo de Louvre, en París, fotografían 'La Gioconda', en una imagen del año pasado. PEDRO FIÚZA GETTY IMAGES

Quiere que su cuerpo sea llevado en procesión, que se digan por él tres misas mayores y 30 menores, que se repartan 18 kilos de cera para alumbrar con cirios las iglesias y que, para su funeral, haya 70 velones que serán llevados por 70 pobres a los que se pagará a tal efecto. Las últimas voluntades de Leonardo da Vinci -cuyo paso mortuorio hoy calificaríamos de performance propia de Santiago Sierra- se cumplen el dos de mayo de 1519, hoy se cumplen cinco siglos. Muere a los 67 años, en la mansión francesa de Cloux (hoy Clous Lucé), al servicio del rey Francisco I. Leonardo vive su momento más dulce al borde de la muerte.

Por primera vez, y gracias al monarca francés de 21 años, trabaja sin preocupaciones y se sirve de su ayudante Melzi para esquivar sus dolencias y rematar tres obras (La Gioconda, San Juan Evangelista y Santa Ana con el Niño) y producir festejos para el rey. Tres años de paz y gratitud en los que digiere una vida truncada por la barbarie de las guerras y los reproches de quienes no llegan a comprender sus retrasos. Leonardo lanza la misma súplica, una y otra vez, a sus cuadernos: “Dime si alguna vez se hizo algo”. Duda de todo lo que ha hecho, duda por el desprecio que mina su confianza. Se plantea este dilema -crudo y cruel- ante lo construido y lo abandonado. Si alguna vez se hizo algo fue por obsesión (y resistencia).

Para Miquel Barceló Leonardo asume el derecho a fracasar

“Esa obsesión está ahí, en Leonardo, y en mí. Es algo ajeno a ti. Es un monstruo que se pega a la piel y está latente. Discuto con él cada mañana y de manera acalorada. Es un matrimonio con mi otro yo, que me irrita muchísimo”, cuenta el artista Juan Genovés (Valencia, 1930) para explicar qué le ocurre a un pintor que es esclavo de un tema. Asume que la pintura es un ser vivo, hecho de un material ingobernable y que cuando entra en su estudio, dice, grita e imita animales.

Un alma libre

“Cinco siglos no son nada. Le pasó a Leonardo, pero también lo encontramos en los artistas primitivos de las cuevas de Lascaux. Eso no es espontaneidad. Eso también es fruto de una obsesión”, cuenta Soledad Sevilla (Valencia, 1944). Reconoce que está cómoda en la obsesión, hasta que llega un momento en que le parece que el cuadro está resuelto y deja de interesarle la pelea. “Es lo que me reconforta. Lo demás, lo que está fuera del estudio, no tanto”, asegura. Para María Dávila (Málaga, 1990), entre las imágenes procesadas y las pintadas, la obsesión es más “una búsqueda de algo que no sé qué es, pero es muy personal”.

Quizá ese sea el mayor reto del artista: asumir que la pintura no es esclava del pintor, ni del mercado. “Cuando se busca una fórmula que facilita las cosas, el arte se malogra en su alma, aunque guste muchísimo. Por eso Leonardo es una rareza si lo comparas con Rafael o Rubens. El arte debe ser así”, explica Antonio López (Tomelloso, 1936). El arte debe ser sin prisas, sin necesidad de acabar. Entregado a la ejecución. Una pintura infinita. Ni acabada, ni abandonada.

Soledad Sevilla dice que lo que está fuera del estudio, no le reconforta tanto como la obsesión de la pintura

Dilatar el tiempo eternamente y recrearse en la frontera que separa el éxito del fracaso. Esto es lo que más llama la atención a Miquel Barceló (Felanitx, 1957), que ha reconocido en alguna ocasión que admira a Leonardo por su valentía, por los riesgos que asume en sus experimentos y, a fin de cuentas, por el derecho que se da a fracasar. “El fracaso es un derecho humano del artista”, asegura Barceló, que desconfía de la buena marcha de la pintura. Prefiere el sufrimiento, porque las cosas que empiezan bien, “acaban mal".

Hernán Cortés (Cádiz, 1953) es un retratista rápido, en dos años remata sus cuadros... salvo el retrato de Gonzalo Santalucía de niño, con el que estuvo más de dos décadas tratando de resolver ese cabello ensortijado. “Mucho tiempo después, estaba con otro retrato y me dio la clave. Veinte años de tortura y lo resolví en dos días”, dice. Cortés cree que “los buenos pintores son obsesivos”, aunque “la obsesión ante el cuadro inacabado puede llevarte a una deformación monstruosa”.

Una criatura monstruosa

¿Es La Gioconda un monstruo? ¿Es lentitud o precisión? ¿Es obsesión o repetición? Vasari dice que para pintar el retrato de la esposa de Francesco del Giocondo trabajó cuarto años, “pero no lo terminó”. El Louvre retrasó la fecha del cuadro hasta la defunción del artista tras la aparición del paisaje de Mona Lisa del Museo del Prado. Tal y como demuestran los análisis del museo francés, las variaciones que realiza a lo largo de ese tiempo fueron mínimas: levanta un poco los ojos y retrasa el nacimiento del pelo. Sabe muy bien lo que busca y no se desprende de ello en 16 años.

Esta actitud enardece a sus más feroces detractores, como el Papa León X, que observa cómo el artista empieza a estudiar los óleos para elaborar el barniz, ante lo que el pontífice exclama: “Ay de mí, éste no sirve para hacer nada, pues empieza a pensar en el final antes de dar comienzo a la obra”. Un pintor cerca de la naturaleza es un pintor en construcción. Un pintor contra el tiempo es un pintor de obra inacabada. Un pintor detrás de la verdad es un pintor con problemas. Un pintor incomprendido no es un pintor, es un problema.

Un pintor contra el tiempo es un pintor de obra inacabada. Un pintor detrás de la verdad es un pintor con problemas

Luis Gordillo (Sevilla, 1934) apunta sobre Leonardo que su diversidad de intereses hoy le llevarían al hambre. Pero lo cierto es que el pintor renacentista fue toda su vida un migrante en busca de trabajo. “Mi obsesión es patológica: si no pinto, me deprimo. Es un fármaco contra las angustias. El arte es otro yo, con si hubiera construido otro con el que tengo una relación muy intensa, para bien y para mal”, explica Gordillo, que cuenta una experiencia similar a la de Genovés.

La pintora Vicky Uslé (Santander, 1981) es una de las autoras de la nueva abstracción más interesantes y reflexiona por escrito sobre esta obsesión en la que lo importante no tiene fin: “Cómo salir de una conversación, sin perder la fluidez, hacia el exterior de nuestro propio mundo y persona. Frustraciones conversan y susurran en una batalla de latidos donde surgen los descubrimientos”. En su conversación se enriquece y nutre su experiencia, ensimismada y desposeída, de lo inesperado. La deliberación prorrogada que Leonardo mantuvo con La Gioconda nunca finalizó y sólo el tiempo parece haberla rematado.


06_1556955958_666700

Leonardo da Vinci, el genio italiano que murió en Francia. Da Vinci fue enterrado en una capilla, en el Castillo de Amboise.


elpais.com


j.luis [ Jueves, 02 Mayo 2019, 15:58 ]
Título del mensaje: Re: 500 Años Sin Leonardo Da Vinci: Un Genio En Diez Obras EFE (CELIA SIERRA) Jueves, 2 Mayo 2019 - 14:54 Compart
500 años sin Leonardo da Vinci: un genio en diez obras

La ciencia, la ingeniería civil y militar, la anatomía humana o la planificación urbanística, en la cabeza del genio renacentista

Aunque la faceta más explotada de Leonardo da Vinci es la de pintor, el ingenio y la imaginación del artista trascendió el mundo del arte y alcanzó a campos tan distintos como la ciencia, la ingeniería civil y militar, la anatomía o la planificación urbanística.


00_1556808616_787580

500 años de la muerte de Leonardo da Vinc (Ilustración: Rodrigo Acevedo Musto)

A continuación, una selección de diez obras resumen el vasto currículum del genio renacentista.


01_1556808873_346460

La Gioconda: la más enigmática y la más famosa de todas. La incógnita sobre la identidad de la modelo, su gesto (¿sonrisa o indiferencia?) y la relación del pintor con la obra la han convertido en el cuadro más famoso del mundo. Está considerada como el testamento vital de la última etapa del artista, la más mística de todas. Cerca de diez millones de personas lo visitan cada año.


02_1556808898_606198

Hombre de Vitruvio: Leonardo interpreta con genio y precisión en el cuerpo humano las ideas sobre las proporciones del arquitecto romano Vitruvio. Usó como unidad de medida el dedo, las extremidades, la mano o el pié, para crear un todo en el que las partes están armónicamente relacionadas.


03_1556808924_360742

Autorretrato: Da Vinci realizó muchos dibujos durante su vida. Bocetos de cuadros, estudios de anatomía o proyecciones de inventos. También el único autorretrato conocido del artista. El dibujo, elaborado con la técnica de "la sanguina", que le da un característico tono rojo, muestra un Leonardo con aspecto anciano, con barba, pelo largo y numerosas arrugas repartidas por su rostro.


04_1556808949_145254

La última cena el momento en el que Jesús revela a sus discípulos quién le traicionará ha sido retratado por numerosos artistas, pero ninguno ha generado tantas teorías como la obra de Da Vinci. El enigma y el misterio que rodea al fresco van desde la identidad de los retratados hasta la posición de las manos. El que más rentabilidad sacó al cuadro fue el escritor Dan Brown, que con su "Código Da Vinci" vendió más de 80 millones de copias.


05_1556808975_373244

El feto en el útero, estudios de anatomía: Da Vinci manejaba el escalpelo con la misma habilidad que el pincel. Diseccionó cadáveres durante toda su vida y retrató con detalle órganos como el cerebro, el corazón o un cráneo diseccionado. Una de sus obras más famosas es este estudio (1511 aproximadamente), elaborado con tiza roja que muestra el útero durante un embarazo, con un feto en posición de nalgas.


06_1556809001_642382

La dama del armiño: este cautivador retrato de la joven Cecilia Gallerani, la amante del Duque Ludovico de tan solo 16 años, está considerado el primer retrato verdaderamente moderno, por la profundidad psicológica que contiene la pose de la modelo, medio girada, y la expresión de su cara, llena de matices.


07_1556809023_696423

Hélice de Helicóptero: es difícil escoger solo uno de los numerosos inventos que Da Vinci diseñó en el campo de la aviación. Entre sus bocetos se encuentra una aeronave con alas curvas, un planeador con alas móviles, un paracaídas o la primera hélice horizontal. Esta última sería el primer paso para que, varios siglos después, una máquina fuera capaz de elevar un vuelo vertical en 1907.


08_1556809050_623629

Salvator Mundi: la obra más cara de la historia (subastada por 450 millones de dólares) y también la única de Da Vinci en manos privadas. En ella se puede ver a un Jesucristo con fondo de penumbra, la mano derecha alzada levantando dos dedos en señal de bendición y, en la izquierda, una esfera de cristal. La imagen del pintor retrata a un Jesucristo como si fuera un "un ser humano", según los expertos.


09_1556809079_812545

Tanque. Quizá la más desconocida del genio era su faceta en el campo del armamento. Además de una ballesta gigante, un cañón que lanzaba balas en varias direcciones y otros ingenios bélicos, Da Vinci diseñó un tanque con una forma similar a un platillo volante, que incorporaba ruedas que se accionaban con manivelas. Este curioso invento y otros tantos se encuentra en los códices en los que plasmaba sus proyectos.


10_1556809108_393523

Ciudad ideal: el genio renacentista proyectó su ciudad ideal alejada de los viejos e insalubres núcleos medievales de angostas calles, formada por edificios altos y calles subterráneas cuando ni siquiera se había inventado la excavadora. Esta fisonomía es la que hoy presentan muchas de nuestras ciudades, con túneles para el metro y altos edificios de pisos.


elmundo.es


j.luis [ Jueves, 02 Mayo 2019, 16:09 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
500 años sin Leonardo Da Vinci: viaje a la mente más brillante de la mano de expertos

Un día como hoy pero de 1519 en Cloux, Francia, a los 67 de edad, murió este artista fuera de serie. ¿Pero quién fue realmente? ¿Por qué se lo considera una de las personas más inteligentes que pisó este planeta? Infobae Cultura dialogó con los especialistas José Emilio Burucúa, Andrea Giunta y Martín Hadis



00_1556809547_505904

Leonardo Da Vinci, una de las mentes más brillantes de la historia de la humanidad

No hay viaje en el tiempo que nos permita comprender lo que ocurría en la mente de Leonardo Da Vinci, excepto por la voz de los estudiosos de su obra y su vida, personas que se animaron a traspasar los obstáculos del espacio y del tiempo para intentar entender cómo pensaba el hombre más brillante de la historia de la humanidad. ¿Cabe una etiqueta tan grandilocuente? "Sí, es así", dice José Emilio Burucúa al otro lado del teléfono en diálogo con Infobae Cultura. Para este notable ensayista e historiador del arte, doctor en Filosofía y Letras, Da Vinci "es una de las personas que más se acerca al ideal del saber total. No sólo un saber adquirido, sino un saber que se renueva permanentemente a partir de la investigación tanto estética como científica. Es el hombre que cumple nuestros deseos más amplios: el de la curiosidad, sobre todo. Aristóteles daba tres reglas en este sentido: el animal curioso, el animal político y el animal que ríe. A Da Vinci esa definición le cabe como a muy pocos".

Fue pintor, anatomista, arquitecto, paleontólogo, botánico, científico, escritor, escultor, filósofo, ingeniero, inventor, músico, poeta y urbanista

Para Martín Hadis —informático, lingüista, antropólogo— también es apropiado hablar de Leonardo como la mente más extraordinaria. "Por innovar en tantas áreas y por ver en todos los siglos más allá de su propia época. Fue a la vez artista e ingeniero, pensador e inventor. Y en todas esas facetas creó e innovó de una manera increíble", le dice a Infobae Cultura.

Hay una palabra que define su destreza: polímata —persona cuya sabiduría abarca conocimientos sobre campos diversos de la ciencia, arte y humanidades—, ya que fue pintor, anatomista, arquitecto, paleontólogo, botánico, científico, escritor, escultor, filósofo, ingeniero, inventor, músico, poeta y urbanista. El Renacimiento fue el tiempo en el que desarrolló su creatividad, que se expresa en el punto justo en que la humanidad pasó de la Edad Media a la Edad Moderna. Todos los cambios culturales que se estaban viviendo —donde la ciencia racional empezaba a destronar la hegemonía de la religión con inventos como la imprenta, la brújula y el telescopio galileano— quedan reflejados en sus obras, ya no sólo artísticas, sino también políticas y filosóficas.


01_1556809582_368324

“Autorretrato”, de un lado, y del otro, una de las obras más perfectas de Leonardo: “El Hombre de Vitruvio” o “Estudio de las proporciones ideales del cuerpo humano”

La distancia temporal es demasiado grande y los cambios que atravesó el mundo hasta llegar a lo que es hoy son enormes. Bastará con poner un buen ejemplo: cuando la expedición capitaneada por Cristóbal Colón llegó a América —escena profundamente simbólica si las hay: aquel acontecimiento histórico del 12 de octubre de 1492—, Da Vinci tenía cuarenta años. Es decir, es contemporáneo a un mundo que a nuestros ojos ya se nos presenta lejanísimo.

Vayamos al punto inicial, su nacimiento. Fue el sábado 15 de abril de 1452 y si bien es el descendiente de una rica familia de nobles italianos, fue hijo ilegítimo, ya que su madre no era la esposa del canciller y embajador de la República de Florencia, Piero Fruosino di Antonio, sino una de sus amantes: Caterina, muchacha pobre y de familia campesina, probablemente esclava de Oriente Medio. ¿Cuánto lo habrá determinado durante su vida esa impureza de origen? Murió unos días después de que un sacerdote lo confesara y le concediera la extremaunción, el 2 de mayo de 1519 en Cloux, Francia, a los 67 de edad. De aquel hecho, hoy se cumplen quinientos años.

De inventos y matices

¿Quién fue realmente Leonardo Da Vinci, o mejor dicho: qué fue? ¿Por qué es una de las mentes más brillantes de la historia de la Humanidad? ¿Cuál fue su contribución a las sociedad contemporánea? "Hay tantos de sus inventos que siguen en uso hoy en día —dice Hadis— que resulta difícil hacer una muestra. Para solo decir algunos: el paracaídas, robots, los helicópteros, el ancestro de la ametralladora moderna, el anemómetro. Y cuatro siglos antes de los hermanos Wright, Leonardo ya estaba diseñando los antepasados de los aviones modernos."

Por su parte, Burucúa asegura que el legado "es un modelo de consecuencia, un modelo de probidad intelectual: un tipo que nunca aceptó nada dado definitivamente sino que siempre todo debía ser sometido al escalpelo de la crítica. Es un modelo de actitud frente al conocimiento". Y da como ejemplo el esfumado, un descubrimiento estético pero también filosófico: técnica pictórica que, al aumentar varias capas de pintura extremadamente delicadas, proporciona a la composición unos contornos imprecisos que dan la sensación de claroscuro.


02_1556809629_881020

La obra más famosa de Leonardo Da Vinci: La Gioconda

"Consiste en pasar muy gradualmente —explica—, muy lentamente de la luz a la sombra. Es una especie de parábola estética. Ya sea un cuerpo humano o un bosque, sus obras muestran que el paso de la luz a la sombra es tajante y violento, pero siempre hay tonos intermedios. Si bien en los personajes retratados hay un aura de inquietud y misterio de movimiento, nunca sabemos si vienen de la luz a la sombra o de la sombra a la luz. Es fantástico porque también lo es como símbolo de estas transiciones que buscaba en otro plano: el comportamiento del agua o de las nubes. Le encontraba una dinámica que transformaba constantemente las cosas. Es una de las grandes lecciones que nos deja: la complejidad de lo real y la necesidad de los matices".

El Milagro de Milán

Además de La Mona Lisa, el cuadro que se ha transformado en una suerte de influencer pop y del que más se ha escrito, una de sus obras más célebres es La última cena, pintura mural que hizo entre 1495 y 1498 en el refectorio del convento dominico de Santa Maria delle Grazie, en Milán. Para muchos expertos e historiadores del arte, una de las mejores obras pictóricas del mundo. Así como muchos materiales que se perdieron de Da Vinci, estuvo a punto de dejar de existir. Sin embargo ocurrió un milagro: el Milagro de Milán. Pese a sus posturas críticas contra la Iglesia, Da Vinci creía en Dios y en su divinidad, pero ¿a qué le hubiera atribuido lo ocurrido con su pintura en 1943?

"En agosto de 1943, poco después del arresto de Mussolini —cuenta la historia del arte Andrea Giunta en diálogo con Infobae Cultura—, los bombardeos estratégicos realizados por los aliados arreciaron sobre la ciudad de Milán. El 12 de agosto de ese año 504 aviones descargaron 380.000 bombas incendiarias. La ciudad perdió la tercera parte de sus edificios. El 14 de agosto y los días subsiguientes las bombas cayeron sobre el convento de Santa Maria Delle Grazie, en cuyo refectorio se encuentra La última cena. Las fotos revelan hasta qué punto había sido protegido el emblemático fresco, ubicado en la única pared que quedó en pie después del bombardeo. Sin embargo, los monjes dominicos atribuyeron su supervivencia a que el 15 de agosto era el Día de la Asunción de la Virgen, patrona del convento. El hecho se conoce como el Milagro de Milán".


03_1556809676_741189

Milan, La última cena de Leonardo da Vinci cubierta y salvada durante el bombardeo del 15 de agosto de 1943


En busca del intelecto de Leonardo

Ante la pregunta de si hubo otras mentes similares a la de Da Vinci, con ese saber total, con esa expansión intelectual hacia casi todas las áreas, Burucúa no lo duda. "Sí, por supuesto, las hubo", responde y agrega: "De otras civilizaciones se puede mencionar a Confucio, y en el mundo antiguo tal vez Aristóteles sea el que más se le parezca. O Leon Battista Alberti, un hombre de una enorme cultura que investigó los temas más dispares, y que fue un espíritu universal. Alberto Durero quizás no tanto como Leonardo pero fue un tipo de una vastísima cultura. Pico della Mirandola o Pietro Pomponazzi fueron espíritus enormes. En el siglo XVIII un tipo como Diderot está muy cerca".

Y en esa lista pensada en voz alta pone a un argentino: "El Dr. Juan Martín Maldacena puede estar muy cerca", dice Burucúa. "Un tipo como Max Weber sabía todo lo que se podía saber: desde la matemática y la física hasta la sociología. No está tan lejos: murió en la década del veinte. Linus Pauling, el químico norteamericano, que fue dos veces Premio Nobel, de Química y de la Paz, es un espíritu total, un espíritu universal y murió hace poco. Algunas filósofas del siglo XX han alcanzado cumbres del saber. Hannah Arendt, por ejemplo".

¿Y en la actualidad? Burucúa duplica la apuesta y se ríe. "No, para nada. No es imposible que existan mente así en esta actualidad. De hecho, posiblemente haya muchos y no nos damos cuenta. Pero pienso en un niño o en los adolescentes de 13 años: tienen esa capacidad exploratoria de lo real, esa curiosidad, muy propia de Leonardo. Claro, nadie va a poder colocarse a la vanguardia de la totalidad de los saberes de hoy, aunque él sí lo estaba".


04_1556809722_205419

“La última cena” es una pintura mural original de Leonardo da Vinci ejecutada entre 1495 y 1498


Hacia el fin de los enigmas

Es cierto, la época en la que vivió Leonardo Da Vinci era muy diferente y muchas de las cosas que la ciencia hoy ha develado aún permanecían ocultas. Pero ¿y ahora? ¿Han cesado los enigmas? Burucúa responde de esta forma: "Del universo ignoramos un 98%. Los enigmas son enormes, monumentales, colosales. ¿En qué consiste la materia oscura o la energía oscura? De eso sabemos muy poco. En el plano de la física y la cosmología estamos en pañales, todavía. Nosotros no tenemos una teoría de la vida pero Leonardo sí. No podemos dar una definición de la materia viva y qué es lo que la diferencia de la materia no viva. Posiblemente no exista una frontera. Tampoco tenemos muy bien definido qué es el ser humano: no está muy claro dónde está esa frontera con lo animal. Hay ahí muchísimo para trabajar. Tal vez la humanidad es un momento tardío de una forma peculiar de lo animal. Hay tantísimo por saber. Por ejemplo, de lo que nos rodea sobre el fondo de los mares es poco lo que sabemos".

La pregunta por internet es inevitable. ¿De qué modo podría ayudarnos aquel jardín borgeano, el de los senderos que se bifurcan, a establecer un estado de situación? "Sería muy interesante que alguien, utilizando una herramienta tan simple como internet, viendo el estado de las disciplinas que transitó Leonardo, especifique cómo está hoy la cuestión. Ahí se vería que es tan dinámico y profuso todo lo que nos queda por hacer. No creo que lo estructural se haya modificado. Desde que empezamos con el razonamiento, el conocimiento es una larguísima e interminable construcción y yo no creo que pueda terminar alguna vez", concluye.


infobae.com


j.luis [ Jueves, 02 Mayo 2019, 16:20 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
Leonardo Da Vinci, el genio universal que Italia y Francia se disputan 500 años después de su muerte

La Liga se rebela contra la decisión de la anterior Administración de ceder todas las obras del artista florentino para la gran exposición que prepara el Louvre y cuestiona su entrega



00_1556810400_590049

Fotomontaje con seis de las mejores obras de Leonardo Da Vinci. (Wikipedia / LV)

El 2 de mayo de 1519, a los 67 años, Leonardo da Vinci moría en la mansión de Clos Lucé en el valle del Loira, donde había pasado sus últimos años después de sentirse poco valorado en su país natal. A su lado estaban su gran discípulo, Francesco Melzi, y seguramente también el rey francés Francisco I, su último mecenas. Hoy se cumplen 500 años de esta fecha y, como entonces, Italia y Francia se disputan el legado de una figura universal.

El V centenario llega cuando las relaciones entre estas dos naciones europeas y vecinas no viven sus mejores momentos. Hace solo dos meses, sufrían una crisis sin precedentes después de que el embajador francés tuviese que abandonar a toda prisa el Palazzo Farnese como modo de protesta del Gobierno galo al apoyo del Movimiento 5 Estrellas a los chalecos amarillos. Desde que los grillini y la Liga se encuentran en el Ejecutivo italiano, ha habido un cruce de reproches y subidas de tono entre ambas administraciones que han cruzado una línea peligrosa. Se han criticado por todo, desde por trifulcas en la frontera por el cruce de inmigrantes, a por reclamaciones históricas como la quincena de terroristas de izquierda italianos que siguen cobijados en Francia.

Las relaciones diplomáticas entre Francia e Italia no pasan por su mejor momento desde que el M5E apoyó a los ‘chalecos amarillos’

Las celebraciones de Leonardo no han sido una excepción. Italia ha decidido enzarzarse en una cruzada contra el Louvre por los ambiciosos planes del museo parisino para las conmemoraciones, una gran exposición con la mayor parte de la obra pictórica del genio florentino que tendrá lugar en otoño. La subsecretaria del Ministerio de Bienes Culturales y Turismo italiano, Lucia Borgonzoni, de la Liga, decidió que el acuerdo que había estipulado la anterior administración para ceder todos los cuadros de Leonardo que se exponen en los museos del país era una vergüenza, así que optó por tirarse para atrás y a día de hoy no está claro que vayan a viajar. “Aunque muriera en Francia, Leonardo es un genio italiano, y no vamos a regalarles todo a cambio de nada. Por algo se llamaba Leonardo, no Leonardò como le llaman ellos”, dijo entonces Borgonzoni pronunciando en francés.

Harto de la competencia de artistas mucho más jóvenes como Miguel Ángel y Rafael, estrellas en alza en Italia, Leonardo decidió aceptar con la edad de 64 años la invitación del joven Francisco I, que le puso un sueldo muy generoso a cambio de convertirlo en “el primer pintor, ingeniero y arquitecto del rey”. Da Vinci llegó a Francia en 1516 y se instaló en la mansión de Clos Lucé, que hoy es un museo dedicado al genio, muy cerca del castillo de Amboise en que Francisco había pasado parte de su infancia. En esa época, el rey tenía sólo 23 años, pero su madre, Luisa de Saboya, ya sabía que Leonardo permitiría florecer a su hijo, que terminó fascinado por todos sus conocimientos científicos. Como él mismo pidió al rey, la tumba de Leonardo se encuentra en la capilla del castillo, un centro de peregrinación de los devotos del artista.

Aunque muriera en Francia, Leonardo es un genio italiano, y no vamos a regalarles todo a cambio de nada. Por algo se llamaba Leonardo, no Leonardò como le llaman ellos”

Lucia Borgonzoni Subsecretaria del Ministerio de Bienes Culturales y Turismo italiano

Leonardo se llevó a Francia tres de sus obras maestras: La Gioconda, La Virgen, el niño y Santa Ana y San Juan Bautista. Hoy todas se encuentran expuestas permanentemente en el museo del Louvre, que cuenta con cinco de sus obras. Con menos de 20 cuadros y 22 dibujos que han llegado hasta nuestros días, los italianos sienten que Francia tiene demasiado. No es banal que el ministro del Interior, Matteo Salvini, haya bromeado con retornar a “La Gioconda a su país”. Los recelos son tantos que incluso ya en agosto de 1911, el carpintero italiano Vincezo Peruggia decidió llevarse la Mona Lisa del Louvre para devolverla a Italia. El robo fue tan descabellado –durante más de dos años, la pintura descansó envuelta en una tela roja junto al canal Sant Martin- que creó un mito y convirtió a la pintura renacentista en el cuadro más famoso del mundo. Peruggia, un inmigrante italiano, se pensaba que Napoleón lo había robado y tenía un deber con su país.

Las tensiones recientes no han impedido que Italia se haya volcado completamente con las celebraciones. Muchos de sus museos, desde la Galería De los Uffizi de Florencia, la Pinacoteca Ambrosiana de Milán o las Galerías de la Academia de Venecia dedican muestras especiales a Da Vinci. Este mismo jueves, su pueblo natal, Vinci, reabre el Museo Ideal de Leonardo con una presentación muy singular: dos historiadores del arte mostrarán por primera vez ante la prensa y los expertos un mechón de pelo que supuestamente pertenecía al mismo Leonardo con el que esperan rastrear sus herederos a través del ADN.


lavanguardia.com


j.luis [ Sábado, 04 Mayo 2019, 08:34 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
La diplomacia del arte se impone en la pelea por Leonardo da Vinci

El presidente francés, Emmanuel Macron, y su homólogo italiano, Mattarella, exhiben unidad tras las tensiones por el préstamos de cuadros del artista al Louvre



03_1556955171_403423

El presidente italiano, Sergio Mattarella (izquierda), y el francés, Emmanuel Macron, este jueves en la mansión de Clos-Lucé. PHILIPPE WOJAZER REUTERS

Francia e Italia sellaron este jueves la ‘paz leonardina’. Después de meses de batalla cultural por los préstamos de unos cuadros de Leonardo da Vinci al museo del Louvre, en París, el presidente francés, Emmanuel Macron, y su homólogo italiano, Sergio Mattarella, celebraron juntos el quinto centenario de la muerte del genio renacentista con una cumbre en los castillos del Loira donde el pintor de La Gioconda vivió sus últimos años. Leonardo, según Macron, “es el vínculo histórico y cultural que une Italia y Francia”.

Lo que une, a veces, también puede separar. Y esto es lo que sucedió entre finales de 2018 y principios de 2019, cuando Leonardo da Vinci, lejos de propiciar la armonía entre los vecinos transalpinos, contribuyó a emponzoñar la relación. Las diferencias sobre gran exposición de Louvre, prevista para otoño, se sumaron a una sucesión de desencuentros que desembocaron a principios de febrero en la retirada temporal del embajador francés en Roma. Si la cultura contribuye al entendimiento de los pueblos, en este caso fue lo contrario.

Todo empezó a complicarse en noviembre, cuando la subsecretaria italiana de Bienes Culturales, Lucia Borgonzoni cuestionó un acuerdo suscrito en 2017 con el Louvre por el anterior gobierno italiano. El acuerdo estipulaba que Italia prestaría al museo parisino las obras de Leonardo da Vinci en su posesión. Estas debían incluir, entre otras, el Hombre de Vitruvio, que se encuentra en la Academia de Venecia; la Cabeza de muchacha, de la Galería Nacional de Parma; y la Anunciación, de los Uffizi. La única excepción era la Adoración de los magos, cuyo estado desaconsejaba el traslado. Estas obras completarían la colección de Louvre, que tiene un tercio de los cuadros de Leonardo, entre ellos los que trajo a Francia cuando llegó en 1516 invitado por Francisco I, además de la obra que realizó al final de su vida.

Para la subsecretaria Borgonzoni —miembro La Liga de Matteo Salvini, hombre fuerte del Gobierno italiano, cabeza visible del frente nacionalpopulista europeo y, como tal, adversario en la UE del europeísta Macron—, ceder estas obras a Francia suponía una afrenta a Italia. El caso de Léonard de Vinci —así le llaman los franceses— es lo que ahora se llamaría apropiación cultural por parte de un país que sabe cultivar y promocionar a los genios, independientemente de donde hayan nacido.

“Leonardo es italiano, en Francia solo murió. No era Leonardó [sic] como le llaman ellos, sino Leonardo, y darle al Louvre todos estos cuadros significa dejar a Italia al margen de un gran evento cultural”, dijo Borgonzoni al diario Il Corriere della Sera. “Con todo el respeto por la autonomía de los museos: el interés nacional no puede colocarse en un segundo rango. Los franceses no pueden tenerlo todo”.

Leonardo da (o Léonard de) Vinci, sin quererlo y medio milenio más tarde, se convirtió en el proyectil en una pelea intraeuropea, en el símbolo de todo lo que opone a los gobiernos de París y Roma. Desde la política de inmigración hasta la visión sobre el futuro de Europa. Desde la insinuación, por parte de Macron, de que Salvini representaba lo que llamó la “lepra nacionalista”, al apoyo de Salvini y sus aliados de la revuelta de chalecos amarillos contra Macron. La llamada a consultas del embajador francés marcó una inflexión. Tras regresar el embajador a Roma a mediados de febrero, uno de los primeros actos entre ambos gobiernos fue la reunión en Milán en la que los ministros de Cultura de ambos países, Franck Riester y Alberto Bonisoli, desbloquearon el contencioso. Francia, como se había comprometido antes, prestará a Italia cuadros de Rafael para una retrospectiva en 2020.

En la mansión de Clos-Lucé, donde vivió Leonardo, y en los castillos de Amboise y de Chambord, Macron y Mattarella —un presidente pero no dispone del poder de su homólogo francés— escenificaron el jueves la reconciliación. También exhibieron su sintonía personal, muy lejos del rechazo mutuo entre Macron y Salvini. Visitaron la tumba del artista y por la tarde asistieron a un coloquio de jóvenes franceses e italianos con el escritor Alessandro Baricco, el arquitecto Renzo Piano y los astronautas Thomas Pesquet y Samantha Cristoforetti. “La amistad entre Italia y Francia”, dijo Mattarella, “está a prueba de todo”.


elpais.com


j.luis [ Sábado, 04 Mayo 2019, 08:42 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
Macron y Mattarella honran a Leonardo da Vinci

Los presidentes de Francia e Italia visitaron este jueves la tumba donde presuntamente se encuentran los restos del insigne artista del Renacimiento, en el marco del 500º aniversario de su muerte en suelo francés.



04_1556955529_191817

Sergio Mattarella y Emmanuel Macron frente a la tumba de Leonardo da Vinci. / Reuters

Fue una ceremonia sobria que permitió un paréntesis tras meses de tensiones entre París y el gobierno populista de Roma.

Emmanuel Macron y su par italiano Sergio Mattarella se dieron cita a las 11:30am en el Castillo de Amboise para visitar la tumba donde se cree reposan los restos de Leonardo da Vinci.

Un importante dispositivo de seguridad fue desplegado para esta visita de Estado, que supuso el cierre total de la ciudad, con gran afluencia turística en esta época.

Macron y Mattarella subrayaron la fuerza de los lazos bilaterales, más allá de las querellas entre los gobiernos de ambos países.

“La amistad entre Italia y Francia, reafirmada hoy por el presidente Macron y yo, es la prueba de ello”, dijo Mattarella durante su visita a Amboise.

A finales de 2018, la sub-secretaria de estado italiana Lucia Borgonzoni anunció el deseo de Italia de renegociar el préstamo de obras al Louvre en el marco del 500º aniversario de la muerte de da Vinci, señalando que “Francia no puede quedarse con todo”. Borgonzoni se refería al acuerdo firmado entre Francia y el pasado gobierno italiano por el cual Italia se comprometía a prestar un cierto número de obras para que fueran expuestas en una gran exposición en el Louvre que abrirá en octubre próximo.

Aún no se sabe si el “Hombre de Vitruvio” atravesará los Alpes para la muestra que prepara el museo parisino, pero el jueves Macron y Mattarella dieron una imagen de renovada armonía, al menos en lo que concierne a da Vinci.

El 2 de mayo de 1519, el pintor y sabio nacido en 1452 en Florencia, falleció en el castillo de Clos-Lucé de Amboise, en el centro de Francia, luego de vivir tres años bajo el protectorado del rey francés Francisco I.

Leonardo, quien era entonces uno de los artistas más importantes del Renacimiento, vivía en Amboise desde el otoño de 1516, cuando Francisco I le hizo una invitación a instalarse en una cómoda residencia al lado del Castillo real, llamada en aquel entonces la Casa Cloux, hoy conocida como Clos-Lucé.

Allí Leonardo, quien ya no pintaba, se dedicó a continuar sus investigaciones científicas y a varios proyectos artísticos para Francisco I. Se cree también que participó en el diseño de otro castillo muy famoso del Valle del Loira, el castillo de Chambord.


http://es.rfi.fr / Por María Carolina Piña Publicado el 02-05-2019


j.luis [ Miércoles, 08 Mayo 2019, 08:36 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
Descubren en el Reino Unido un retrato inédito de Leonardo da Vinci

La obra fue realizada probablemente por uno de sus ayudantes entre 1517 y 1518



01_1557300945_131802

Nuevo retrato de Da Vinci hallado en Londres. Royal Collection - Trust

Un boceto inédito de un retrato de Leonardo da Vinci, probablemente realizado por uno de sus ayudantes, fue presentado el jueves en el Reino Unido, coincidiendo con el 500º aniversario de la muerte del maestro renacentista.

La obra, que se estima fue realizada entre 1517 y 1518, es uno de los dos únicos retratos de Leonardo da Vinci hechos durante su vida que han sobrevivido a través de los siglos. El otro, famosísimo, es obra de Francesco Melzi, su discípulo más fiel.

Ambos serán presentados al público en una gran exposición en Londres dedicada a Da Vinci en el Palacio de Buckingham del 24 de mayo al 13 de octubre, según ha anunciado en un comunicado el Royal Collection Trust, la organización responsable de la conservación del patrimonio real británico.

Fue precisamente mientras llevaba a cabo una investigación para preparar esta exposición cuando Martin Clayton, director de pinturas y dibujos del Royal Collection Trust, identificó el inédito retrato entre las numerosas obras de la colección.

El boceto fue "probablemente" realizado por "un ayudante no identificado de Leonardo", en una hoja de papel de estudio, en la que también hay bocetos de patas de caballo realizados por el propio Da Vinci, añade el comunicado.

"Si comparamos este boceto con el retrato de Leonardo da Vinci de Francesco Melzi, hay fuertes indicios de que también es una representación" del maestro del Renacimiento, explica Clayton. "Nariz elegante y lisa, la línea de la barba que sube diagonalmente de la mejilla a la oreja, [...] pelo largo y ondulado", detalla el citado en el comunicado. En este dibujo, Leonardo da Vinci "tiene unos 65 años y aparece un poco melancólico, cansado del mundo", añade.

La exposición contará con otra primicia: los estudios de manos efecutados por Da Vinci para La adoración de los Reyes Magos, una pintura inacabada. Estos bocetos, que habían desaparecido con el tiempo, serán visibles utilizando la tecnología ultravioleta.

El brillante pintor y científico, nacido en la localidad italiana de Vinci el 15 de abril de 1452 de una relación ilegítima entre un hombre rico y una campesina adolescente, murió el 2 de mayo de 1519 en Francia.

elpais.com


j.luis [ Jueves, 09 Mayo 2019, 16:19 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
500 años de su muerte



El mechón de pelo de Leonardo da Vinci apunta a España

Ahora, gracias al ADN, se podría aclarar si es cierto que Leonardo pudo venir a España acompañando a su abuelo paterno, Antonio da Vinci, que comerciaba con Mallorca y Barcelona. ¿Vino además el pintor, en un viaje secreto, a España en 1504, ya mayor?



000_1557414158_445295

El mechón. Ver vídeo. Un coleccionista de EEUU hizo llegar a dos expertos de Vinzi, Vezzosi y Sabato, un anillo y un manojo de de cabellos que podría los sucesores genéticos del genio. LETIZIA MUGRI / VÍDEO: NACHO MORENO

El 2 de mayo de 1519 -este jueves se cumplieron 500 años-, Leonardo da Vinci falleció en su residencia de ladrillo rojo junto al castillo real de Amboise, en Francia. Diecisiete días antes había dictado testamento dando instrucciones precisas de lo que debía hacerse con su cuerpo. El maestro, seguro de que estaba a punto de «adentrarse en el ancho mar», quiso dejarlo todo bien atado. Era la víspera del domingo de Pascua. Según una leyenda acuñada por Giorgio Vasari, su primer biógrafo, el genio expiró en brazos del joven rey Francisco I. Ahora sabemos que no fue así. El 3 de mayo, Francisco estaba firmando Par le Roy un edicto en Saint-Germain-en-Laye, a dos días de camino de su admirado pintor. Le fue, pues, imposible estar junto al genio y sostener su cabeza mientras entregaba el alma a Dios. Y no es este el único equívoco que rodea a su biografía. La vida y la muerte de Leonardo llevan cinco siglos sumidas en contradicciones que no hacen sino acrecentar su fama.

En Vinci, un pequeño pueblo toscano de apenas 14.000 habitantes rodeado de olivos y suaves colinas, lo saben bien. Precisamente este jueves, en su modesta Biblioteca Leonardiana, dos expertos internacionales en su obra sorprendieron al mundo con una curiosa revelación. Al primero, Alessandro Vezzosi, lo conocí en el verano de 2006. Por aquel entonces dirigía una novísima atracción local dedicada a Leonardo -el Museo Ideale- y no dudó en compartir conmigo su fascinación por las huellas dactilares dejadas accidentalmente por éste en sus cuadernos y pinturas. «Tenemos inventariadas nueve de las diez», me dijo orgulloso mientras se acariciaba un anillo con una extraña piedra piramidal engastada. «Es un diseño del maestro», sonrió.

A la historiadora Agnese Sabato le sigo la pista desde hace dos años. En abril de 2016, junto a Vezzosi, hizo pública una investigación genealógica que le permitió identificar a 35 descendientes modernos de la familia Da Vinci. Su anuncio causó sensación. «Obviamente no vienen por línea directa de Leonardo. Él no tuvo hijos. Proceden de su medio hermano Domenico, hijo de su padre notario, Ser Piero da Vinci», aclaró entonces a los medios mientras señalaba que el más notable de esos herederos era el cineasta florentino Franco Zeffirelli.

Pero lo que ambos han hecho esta semana empequeñece sus antecedentes. Frente a una sala llena de periodistas, Vezzosi y Sabato presentaron una reliquia que podría confirmar -aunque también dar al traste- sus esfuerzos por marcar a los sucesores genéticos de Da Vinci y situar su rastro... incluso en España.

La prueba, adherida a un cartón enmarcado en bronce del tamaño de una billetera, ha resultado ser un manojo de cheveux (cabellos) de Leonardo da Vinci, etiqueta bajo la que los recibieron hace poco más de un año de un discreto coleccionista de los Estados Unidos. Creen que esa veintena de pelos claros les servirán para cotejar su ADN con el de su selección de presuntos descendientes, pero también para resolver de una vez por todas si los huesos que hoy descansan en la pequeña capilla gótica de Saint-Hubert, junto al castillo real de Amboise, son o no del toscano más famoso de la Historia.

Fue en 2004, meses antes de que se publicara en España mi novela La cena secreta, cuando me acerqué hasta allí para presentarle el manuscrito. Si, lo sé, dicho así suena extraño. Pero aquel viaje estuvo motivado por la imperiosa necesidad que tenía de «pedir permiso» a Leonardo antes de darlo a imprenta. El paseo hasta Saint-Hubert me abocó entonces a un hallazgo inesperado. Situada en los terrenos del majestuoso castillo de Francisco I, las indicaciones sobre el lugar de descanso del maestro eran muy escasas. Daba la impresión de que los conservadores del recinto no estaban cómodos con su ilustre difunto. Y pronto supe por qué.

Un guía me contó que la tumba había sido profanada en tiempos de la revolución francesa. «Aquello fue un desastre», me dijo. «Leonardo había dispuesto en sus últimas voluntades que lo enterrasen en otra capilla, la de Saint-Florentin, pero de ésta no quedan ya ni los cimientos». Fue ahí donde fue inhumado originariamente el cadáver del maestro y de dónde lo sacaron abruptamente a finales del siglo XVIII. «Un jardinero llamado Goujon, al ver los huesos de Saint-Florentin por los suelos, los recogió y les dio sepultura en un rincón de estos jardines. Tal vez aprovechó para quedarse algún recuerdo, aunque eso nunca lo sabremos».

La documentación presentada por Vezzosi y Sabato despeja ahora esa vieja sospecha. Los cabellos de Da Vinci fueron en realidad obtenidos siete décadas después de Goujon. Fue en 1863 cuando un escritor llamado Arsène Houssaye rebuscó, por orden imperial, la tumba de Leonardo entre los restos de Saint-Florentin. Dio con una lápida en la que se adivinaba una inscripción, «EO[...]DUS VINC», y con un esqueleto casi completo, cráneo incluido, en las inmediaciones. Leonardus Vinci, dedujo. «Nunca habíamos visto una cabeza tan magníficamente diseñada por y para la inteligencia», escribiría.


00_1557414082_688815

El Museo Ideale, en La Toscana, tiene inventariadas nueve de las 10 huellas dactilares dejadas accidentalmente por Leonardo en sus cuadernos y pinturas.

Pero, ¿eran los huesos de Da Vinci? ¿Y qué pasó con los que inhumó el jardinero de Amboise? ¿Se trataba de los mismos? De momento, no lo sabemos. Lo que desvela la documentación hecha pública esta semana es que Houssaye se quedó con dos reliquias del cuerpo que desenterró: un puñado de cabellos y un anillo de bronce que arranco del dedo de Da Vinci... y que no se parece al que obsesionaba en 2006 a Vezzosi. Ambas reliquias, además, fueron vendidas por un bisnieto del descubridor a un coleccionista de Ohio, Harold K. Shigley, en 1925. Sus herederos las cedieron en 1985 a un tercero -anónimo-, que es quien las ha puesto en manos de Vezzosi y Sabato.

«Si el ADN de esos cabellos coincidiera con los restos recuperados por Houssaye saldríamos de dudas para siempre», dicen.

Pero esta incertidumbre palidece ante lo que estos investigadores pretenden hacer ahora con los cabellos. Según ellos, si su ADN se encuentra en condiciones óptimas de conservación, podría demostrar que la vida de Leonardo se desarrolló mas allá de los estrechos márgenes geográficos de la Toscana. «Hemos descubierto que sus raíces familiares llegan muy lejos». Su conclusión descansa en Antonio da Vinci, abuelo paterno del pintor y cabeza de familia durante los años de su infancia. Antonio fue, según Vezzosi, un comerciante con intereses en Mallorca, Barcelona y el norte de Marruecos. En el Archivo Histórico de Protocolos de Barcelona (AHPB) y el Estatal de Prato han hallado incluso pruebas de las transacciones comerciales de la familia, con notas de venta de su «valiosa lana» (sic) en Menorca. Y, junto a ellas, también cartas fechadas a principios del siglo XV y que sitúan a los Vinci con negocios de pimienta de Guinea y pieles en Fez.

Lo que proponen Vezzosi y Sabato -y lo justifican en su reciente ensayo Il DNA di Leonardo-es que esas empresas no fueron ajenas en absoluto al jovencísimo nieto de Antonio, que podría haberles acompañado a sus viajes. Carlo Vecce, profesor de literatura en la Universidad de Nápoles, los apoya y hasta sugiere que ciertos paisajes de operas primas como La Anunciación o el Bautismo de Cristo, podrían muy bien estar inspirados en esas navegaciones exóticas con su abuelo.

Esta nueva avalancha de declaraciones da sentido, de repente, a los trabajos de José Luis Espejo, un historiador barcelonés que lleva años defendiendo que Leonardo tuvo raíces familiares en Cataluña que se remontarían a dos siglos antes de su tiempo (los Da Vinci serían refugiados cátaros llegados a Italia en la primera mitad del siglo XIII). Según argumenta en sus dos obras dedicadas al tema, un hermano del bisabuelo de Leonardo, Giovanni da Vinci, incluso acogió al pintor durante un «viaje secreto» realizado a España 1504 para visitar a sus familiares. Ese año, por cierto, Leonardo dejó Florencia molesto con la Signoria de la ciudad por haberle obligado a pintar en el Palazzo Vecchio junto a Miguel Ángel.

Para Espejo quizá sea mucho más que una coincidencia que el antiguo blasón de Mallorca -tres barras rojas sobre campo amarillo- sea idéntico al de los Vinci. O incluso que en la Occitania francesa, junto a la frontera con Gerona, exista un pueblo fonéticamente tan similar al del toscano, llamado Vinçà, próximo a lugares y fortalezas que Espejo cree haber localizado en dibujos y anotaciones del maestro y cuya bandera era la misma. «¿Pretendía visitar esta villa porque quizás fuera la patria de sus antepasados? ¿Tal vez porque aún tenía intereses allí?», se pregunta.

Ahora, estas sospechas tan propias de una novela de intriga podrían resolverse si las pesquisas de Vezzosi y Sabato avanzan. Con un ADN indubitado de Leonardo da Vinci en las manos, no sería tarea imposible buscar sus trazas en esa zona, confirmar que los restos mortales de Amboise son los suyos y hasta verificar que Zeffirelli es un Da Vinci. Pero todo va a depender del estado de conservación de los cabellos, y dado el modo en el que se han presentado al mundo, son muchos los que creen que estamos ante un callejón sin salida. Otro más en la biografía del genio.


JAVIER SIERRA / elmundo.es

Javier Sierra es Premio Planeta de novela. Su novela sobre Leonardo, La cena secreta, se lee en 44 idiomas.


j.luis [ Sábado, 25 Mayo 2019, 10:41 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
La razón que explica las obras inacabadas de Leonardo Da Vinci: el genio padecía TDAH

Un nuevo estudio sugiere que el artista renacentista pudo haber sufrido a lo largo de su vida un trastorno de déficit de atención e hiperactividad.



000_1558777217_611299

El genio renacentista Leonardo Da Vinci. Wikimedia Commons

Los secretos en torno a la figura de Leonardo da Vinci siguen aflorando 500 años después de su muerte. Un nuevo estudio llevado a cabo por el profesor Marco Catani, investigador del King's College de Londres, en Reino Unido, sugiere que la mejor explicación de la incapacidad del genio renacentista para finalizar muchas de sus obras es que pudo haber tenido un trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH), según recoge Europa Press.

En un artículo en la revista BRAIN, el profesor Catani expone la evidencia que respalda su hipótesis, basándose en relatos históricos de las prácticas y el comportamiento laboral de Leonardo. Además de explicar su postergación crónica, el TDAH podría haber sido un factor en la extraordinaria creatividad y los logros de Leonardo en las artes y las ciencias.

El profesor Catani, del Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencia de King's, dice: "Aunque es imposible hacer un diagnóstico post mortem para alguien que vivió hace 500 años, confío en que el TDAH es la hipótesis más convincente y científicamente plausible para explicar la dificultad de Leonardo para terminar sus obras. Los registros históricos muestran que Leonardo pasó demasiado tiempo planificando proyectos, pero careció de perseverancia. El TDAH podría explicar aspectos del temperamento de Leonardo y su extraño genio volátil".

El TDAH es un trastorno del comportamiento caracterizado por el aplazamiento continuo, la incapacidad para completar las tareas, la confusión mental y la inquietud del cuerpo y la mente. Aunque es más comúnmente reconocido en la infancia, el TDAH se diagnostica cada vez más entre los adultos, incluidos estudiantes universitarios y personas con carreras exitosas.

Las dificultades de Leonardo para apegarse a las tareas se generalizaron desde la infancia. Los relatos de biógrafos y contemporáneos muestran que Leonardo estaba constantemente en movimiento, a menudo saltando de tarea en tarea. Como muchos de los que sufren de TDAH, dormía muy poco y trabajaba continuamente día y noche alternando ciclos rápidos de siestas cortas y tiempo despierto.


00_1558777297_809741

Vista de la sala del Louvre donde está expuesta La Gioconda, el trabajo más conocido de Leonardo. RMN-Grand Palais

Junto con los informes de comportamiento errático y proyectos incompletos de otros artistas y patrocinadores, incluido el Papa León X, hay evidencia indirecta que sugiere que el cerebro de Leonardo se organizó de manera diferente en comparación con el promedio. Era zurdo y probablemente era disléxico y dominaba el lenguaje en el lado derecho de su cerebro, todos los cuales son comunes entre las personas con TDAH.

Quizás el lado más distintivo y, sin embargo, perturbador de la mente de Leonardo fue su voraz curiosidad, que impulsó su creatividad y también lo desconcentró. El profesor Catani sugiere que el TDAH puede tener efectos positivos, por ejemplo, vagar por la mente puede alimentar la creatividad y la originalidad. Sin embargo, si bien es beneficioso en las etapas iniciales del proceso creativo, los mismos rasgos pueden ser un obstáculo cuando el interés cambia a otra cosa.

El profesor Catani, especializado en el tratamiento de afecciones del desarrollo neurológico como el autismo y el TDAH, dice: "Hay una idea errónea que prevalece sobre el hecho de que el TDAH es típico de los niños con poca inteligencia, destinados a una vida problemática. Por el contrario, la mayoría de los adultos que veo en mi clínica informan que han sido niños inteligentes e intuitivos, pero desarrollan síntomas de ansiedad y depresión más adelante en la vida por no haber logrado su potencial".

"Es increíble que Leonardo se considerara a sí mismo como alguien que había fracasado en la vida. Espero que el caso de Leonardo muestre que el TDAH no está vinculado a un bajo coeficiente intelectual o falta de creatividad, sino a la dificultad de capitalizar los talentos naturales. Espero que el legado de Leonardo nos ayude a cambiar algunos de los estigmas en torno al TDAH", concluye.


elespanol.com


j.luis [ Martes, 11 Junio 2019, 12:29 ]
Título del mensaje: Re: LEONARDO DA VINCI
¿Está el ‘Salvator Mundi’ en el yate de Mohamed Bin Salmán?

El destino del cuadro más caro del mundo toma nuevos derroteros mientras siguen las dudas sobre si es una obra de Leonardo o de su taller



000_1560252561_510328

Empleados de Christie's, frente a la obra antes de ser subastada en 2017. En vídeo, el 'Salvator Mundi', el cuadro más caro de la historia, pone en jaque el rigor del Louvre. Tolga AKMEN (afp) / epv

¿Recuerdan el valioso cuadro atribuido a Leonardo Da Vinci que un príncipe árabe compró hace dos años por la friolera de 450 millones de dólares? El Salvator Mundi iba a exponerse en el recién inaugurado Louvre Abu Dhabi, según informó el museo, en lo que muchos observadores vieron un regalo del heredero y hombre fuerte saudí, Mohamed Bin Salmán, a su homólogo y mentor emiratí, Mohamed Bin Zayed. El generoso detalle desató ríos de tinta. Luego, el silencio. Ahora, un experto en arte asegura que el cuadro cuelga en un salón del yate del príncipe Mohamed Bin Salmán, conocido como MBS.

“Aparentemente, la obra se sacó de forma subrepticia en medio de la noche en el avión de MBS y trasladada a su yate, el Serene”, revela Kenny Schachter en la web Artnet. El conocido marchante y comisario de exposiciones radicado en Londres cuenta que ha sabido de ese destino a través de “una fuente con estrechos lazos en Oriente Próximo” y luego explica que entre sus fuentes hay “dos personalidades involucradas en la transacción”. Tanto Schachter, como Artnet, una plataforma de investigación y subastas de arte con sede en Nueva York pero de propiedad alemana, están consideradas fuentes fiables en el mundo del arte.

La sorpresa por el destino poco ortodoxo del cuadro se une al debate sobre la autenticidad de la obra. Desde poco después de su venta, se ha cuestionado que el Salvator Mundi fuera realmente obra de Da Vinci y varios expertos se inclinan porque fue obra de su taller, tal vez con un retoque final del maestro.

La noticia de su traslado al yate, difícil de confirmar, une arte y política en lo que el propio Schachter califica de “escalada armamentística del arte”. La rivalidad regional que está detrás de la crisis diplomática del Golfo, que desde junio de 2017 enfrenta a Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos (EAU) con Qatar, también tiene una vertiente cultural. Desde que la familia gobernante catarí decidiera competir con el oropel de Dubái (la punta de lanza de la proyección internacional de Emiratos) a base de museos, Abu Dhabi (otro de los siete miembros de EAU) se sumó a la pugna con su propia ciudad de la cultura en la isla de Sadiyat.

Tan ambiciosos proyectos solo eran posibles gracias a las enormes riquezas que proporcionan los hidrocarburos (gas en el caso de Doha y petróleo en el de Abu Dhabi). Surgieron dudas sobre la profundidad del compromiso. Pero a pesar de los retrasos provocados por los vaivenes del mercado, los proyectos han ido saliendo adelante con razonable éxito. Así que cuando el ambicioso MBS se planteó como actualizar su país, anquilosado social y culturalmente, se fijó sin duda en sus vecinos, en especial el emiratí Mohamed Bin Zayed (MBZ), a quien el New York Times ha calificado como “el gobernante árabe más poderoso”.

MBZ se convirtió en mentor de MBS (según The New York Times, incluso maniobró para que llegara al trono desplazando a su primo Mohamed Bin Nayef) y fue quien le introdujo en la Casa Blanca. De ahí vendría el supuesto regalo del Salvator Mundi al Louvre Abu Dhabi, eje central de la ciudad de la cultura emiratí. Nunca hubo nada oficial. De hecho, la obra la compró formalmente otro príncipe, Badr Bin Abdalá Bin Mohamed Bin Farhan al Saud, pero en el mundo de las grandes subastas es habitual el uso de intermediarios.

Tras el impacto que tuvo la millonaria venta tanto en el mercado del arte como en los medios, solo ha habido rumores. Primero, había que preparar una sala especial para su exposición al público. Luego, que iba a exhibirse para el aniversario de la inauguración del Louvre Abu Dhabi. La fecha pasó sin noticias. Entonces, al anunciarse la visita del Papa para el pasado febrero volvió el runrún. Pero el Papa se fue sin que se desvelara la joya. También se esperaba que la sucursal de Abu Dhabi la prestara a la casa madre para el 500 aniversario de la muerte de Da Vinci.

La interpretación de Schachter es que MBS se habría molestado con la insistencia del Louvre de París en atribuir el cuadro “al taller de Leonardo da Vinci”. Semejante degradación en medio del debate de los expertos sobre su autenticidad significa un fiasco considerable en la cuantiosa inversión. Así que a la espera de tener listo su propio megaproyecto cultural que compita en esplendor con los de sus vecinos, habría preferido colgar el cuadro en su yate, cuya adquisición en noviembre de 2017 por 450,3 millones de dólares (unos 382 millones de euros) 500 millones de dólares también hizo arquear las cejas a más de uno.


elpais.com





¡Vaya caprichitos que tienen los multimillonarios!




Powered by Icy Phoenix