ZURBARÁN (Francisco De Zurbarán) »  Mostrar los mensajes de    a     

FORO DE XERBAR


Galería Pintores Españoles - ZURBARÁN (Francisco De Zurbarán)



j.luis [ Lunes, 19 Febrero 2007, 00:00 ]
Título del mensaje: ZURBARÁN (Francisco De Zurbarán)
Continuando con la presentación de mis pintores favoritos... Este trabajo recopilatorio está dedicado a Francisco de Zurbarán, otro grande de la pintura española, qué como los grandes maestros, marcó estilo. Un estilo muy rígido y tenebrista de luces y sombras, siempre empleando en sus obras un gran realismo. Era muy austero como los monjes para los que trabajaba.


0probable_autorretrato_de_zurbar_n_detalle_de_su_obra_san_lucas_como_pintor_ante_cristo_en_la_cruz

Probable autorretrato de Zurbarán (detalle de su obra San Lucas como pintor, ante Cristo en la Cruz).


Biografía según la enciclopedia del Museo del Prado

Francisco de Zurbarán (Fuente de Cantos, Badajoz, 1598-Madrid, 1664). Pintor español, hijo de un acomodado negociante vasco establecido en Extremadura desde 1582. Entre los años 1614 y 1617 aprendió la pintura en Sevilla con el poco conocido pintor Pedro Díaz de Villanueva. En este periodo tendría ocasión de conocer a Pacheco y Herrera, maestros famosos, y de establecer contactos con sus coetáneos Velázquez y Cano, aprendices como él en la Sevilla de la época. Al cabo de unos años de aprendizaje, seguramente más fecundos en diversas enseñanzas de lo que se ha venido considerando, Zurbarán volvió a su provincia natal sin someterse al examen gremial sevillano. Este último hecho le será reprochado posteriormente. Se estableció en Llerena durante once años (1617-1628), donde se casó dos veces y fue padre muy joven. Zurbarán recibía encargos de la ciudad de Llerena y de diversos conventos e iglesias de Extremadura.

Desgraciadamente se han perdido casi todas las obras de su primera etapa, pero la existencia de un taller en Llerena demuestra una actividad ya considerable. En 1626 los dominicos sevillanos de San Pablo contrataron a Zurbarán para pintar una serie importante de cuadros pero mal remunerada. Poco después, los mercedarios calzados de la Casa Grande de Sevilla le propusieron un sueldo tres veces superior para un encargo de ­semejante magnitud. Del conjunto de San Pablo se conservan el espléndido Crucificado (Art Institute of ­Chicago), primera obra fechada en 1627, y tres magníficas figuras completas de los padres de la Iglesia (Museo de Bellas Artes de Sevilla). En dos escenas de la Vida de santo Domingo (iglesia de la Magdalena, Sevilla), como en varios cuadros del importante ciclo de la Merced Calzada, se advierte la participación de diversos asistentes. Sin embargo, el portentoso San Serapio (1628, Wadsworth Atheneum, Hartford), indudablemente autógrafo, revela las cualidades propias del joven maestro: sorprendente plasticidad de las formas, armonía de las tonalidades y sabia distribución de las luces. El Museo del Prado conserva dos de las más bellas escenas de la vida de san Pedro Nolasco, mientras que el resto se halla disperso en museos y colecciones del mundo entero.

En 1629, por insólita proposición del Consejo Municipal, Zurbarán se instala definitivamente en Sevilla. En dicha fecha pinta cuatro lienzos importantes para el colegio franciscano de San Buenaventura (Musée du Louvre, París, y Gemäldegalerie Alte Meister, Dresde). Empieza entonces para el pintor extremeño el decenio más prestigioso de su carrera. La fuerza expresiva de su pincelada, añadida a su obediencia a la hora de satisfacer los deseos de sus comitentes, lo convierten en el mejor intérprete de la Reforma católica del siglo de oro español. Recibe encargos de todas las órdenes religiosas presentes en Andalucía y Extremadura. Pinta para los jesuitas (Visión del beato Alonso Rodríguez, 1630, Real Academia de San Fernando, Madrid), para los dominicos (Apoteosis de santo Tomás de Aquino, 1631, Museo de Bellas Artes de Sevilla) y también para los conventos sevillanos de los carmelitas, los trinitarios y los mercedarios descalzos. El éxito de Zurbarán culminó en 1634 con una invitación de la corte, quizá sugerida por Velázquez, para participar en la decoración del salón grande del Buen Retiro. Allí pintó Zurbarán los diez «Trabajos de Hércules» para las sobreventanas y dos grandes lienzos de batallas. Once de dichas pin­turas se conservan en el Museo del Prado. De retorno a Sevilla, el maestro extremeño siguió trabajando para sus comitentes monásticos. Casi todas las pinturas de dos impresionantes series, probablemente las mejores de su producción, se han conservado. El conjunto de la cartuja de Jerez de la Frontera se halla disperso entre varios museos (Metro­politan Museum of Art, Nueva York; Museo Nacional de Poznan, Polonia; Museo de Cádiz). Los cuatro grandes lienzos del retablo mayor (Anunciación, Adoración de los pastores, 1638, Circuncisión, 1639, y Ado­ración de los Reyes, todos en el ­Musée de Peinture et de Sculpture, Grenoble) son de una solemnidad casi litúrgica. El cromatismo resplandeciente de la indumentaria y la perfección técnica de estos lienzos pertenecen a lo mejor de su obra. De la misma calidad es la serie del monasterio de Guadalupe, único encargo importante del pintor conservado in situ.

Los ocho grandes cuadros de la sacristía, pintados en Sevilla en las mismas fechas (1638-1639), representan episodios poco conocidos de la vida de los monjes jerónimos, Misa del padre Cabañuelas, Aparición del Cristo al padre Salmerón, Fray Gonzalo de Illescas escribiendo, etc. En la capilla adyacente, tres episodios de la vida de san Jerónimo están pintados hacia 1645, con un estilo tenebrista que revela la fuerte influencia de Ribera. A partir de 1640, los grandes encargos van ­disminuyendo mientras que se desarrolla el mercado americano. En 1644, Zurbarán pinta, con colaboración de su obrador, un retablo para la colegiata de Zafra, y en 1655, los tres célebres lienzos apaisados de la sacristía de la cartuja sevillana de Santa María de las Cuevas (Museo de Bellas Artes de Sevilla).

A mediados del siglo, Sevilla sufrió una profunda depresión económica. Una gran epidemia de peste golpeó la ciudad en 1649, reduciendo considerablemente su población. Su hijo y colaborador, Juan, muere de este «mal de contagio». Francisco de Zurbarán aumentó entonces la producción de su obrador con series de fundadores de órdenes, de santas vírgenes o de césares para el Nuevo Mundo. En 1658, probablemente movido por las dificultades del mercado sevillano, se trasladó a Madrid donde pronto vinieron a instalarse su mujer y la única hija sobreviviente de este tercer matrimonio.

En su última época hallamos varias obras aisladas, a menudo firmadas, que no pertenecen a ningún conjunto. Se trata de lienzos de devoción privada de pequeño tamaño y ejecución refinada. Se advierte entonces una evolución de su estilo, de modelado más suave y aterciopelado. El viejo pintor tuvo al parecer una buena clientela privada pero su salud decayó pronto (su última obra firmada es de 1662), y falleció en 1664 después de una larga enfermedad que empobreció a su familia. Sin embargo, no llegó a vivir en la miseria como se ha repetido demasiadas veces. En su testamento no se encuentra deuda alguna y deja unos muebles lujosos, aunque el resto de sus posesiones en Madrid sean más bien modestas. Zurbarán es, por supuesto, el gran pintor de la vida monástica que él expresa con un realismo candoroso, y una extrema sencillez. Nadie como él ha sabido traducir con tanta precisión y exactitud los diversos hábitos conventuales. Sus retratos de monjes son de una veracidad impresionante y con escasos elementos sabe expresar los más intensos éxtasis místicos. Excluye toda grandilocuencia y toda teatralidad, incluso podemos hallar algo de torpeza en el momento de resolver los problemas técnicos de la perspectiva geométrica. Tampoco le interesan los escorzos ni la sugerencia de espacios ilusionistas a la italiana. Sus composiciones severas, rigurosamente ordenadas, alcanzan un nivel excepcional de emoción piadosa.

Con respecto al tenebrismo, Zurbarán lo practicó sobre todo en su primera época sevillana, no solo en sus conocidas series monásticas sino también en obras de devoción privada. Nadie le supera en la manera de expresar la ternura y el candor de los niños santos: virgencitas en éxtasis, inmaculadas muy jovencitas, niños de la espina o santas adolescentes, son otros aspectos encantadores de su talento. Su técnica excepcional para representar los valores táctiles de las telas y de los objetos hace de él un bodegonista de muy alto nivel. Bajo su pincel, los objetos sencillos alcanzan una trascendencia poética sublime (Bodegón, 1633, Norton Simon Foundation, Pasadena). Su sobriedad, la fuerza expresiva y la plasticidad de sus figuras, añadidas a sus evidentes dotes de colorista, lo sitúan en la cumbre de los maestros españoles del siglo de oro. Quizás es de todos ellos el que más conmueve nuestra sensibilidad moderna.

Obras de Zurbarán en el Museo del Prado

- Defensa de Cádiz frente a los ingleses, óleo sobre lienzo, 302 x 323 cm, 1634 [P656].
- Visión de san Pedro Nolasco, óleo sobre lienzo, 179 x 223 cm, firmado, 1629 [P1236].
- Aparición del apóstol san Pedro a san Pedro Nolasco, óleo sobre lienzo, 179 x 223 cm, firmado, 1629 [P1237].
- San Francisco yacente, óleo sobre lienzo, 80 x 190 cm (en dep. en el Museo de Cáceres) [P1238]. Atribución dudosa.
- Santa Isabel de Portugal, óleo sobre lienzo, 184 x 98 cm, 1635 [P1239].
- Hércules separa los montes Calpe y Abyla, óleo sobre lienzo, 136 x 167 cm, 1634 [P1241].
- Hércules vence a Gerión, óleo sobre lienzo, 136 x 167 cm, 1634 [P1242].
- Lucha de Hércules con el león de Nemea, óleo sobre lienzo, 151 x 166 cm, 1634 [P1243].
- Lucha de Hércules con el jabalí de Erimanto, óleo sobre lienzo, 132 x 153 cm, 1634 [P1244].
- Hércules y el toro de Creta, óleo sobre lienzo, 133 x 152 cm, 1634 [P1245].
- Lucha de Hércules con Anteo, óleo sobre lienzo, 136 x 153 cm, 1634 [P1246].
- Hércules y el cancerbero, óleo sobre lienzo, 132 x 151 cm, 1634 [P1247].
- Hércules detiene el curso del río Alfeo, óleo sobre lienzo, 133 x 153 cm, 1634 [P1248].
- Lucha de Hércules con la hidra de Lerna, óleo sobre lienzo, 133 x 167 cm, 1634 [P1249].
- Hércules abrasado por la túnica del centauro Neso, óleo sobre lienzo, 136 x 167 cm, 1634 [P1250].
- San Diego de Alcalá, óleo sobre lienzo, 93 x 99 cm, h. 1655 [P2442].
- San Jacobo de la Marca, óleo sobre lienzo, 291 x 165 cm, firmado, h. 1659-1660 [P2472].
- San Lucas como pintor, ante Cristo en la cruz, óleo sobre lienzo, 105 x 84 cm, h. 1630-1635 [P2594].
- Bodegón, óleo sobre lienzo, 46 x 84 cm, h. 1658-1664 [P2803].
- La Inmaculada Concepción, óleo sobre lienzo, 128 x 89 cm, 1630-1635 [P2992].
- Retrato de fray Diego de Deza y Tavera, arzobispo de Sevilla, óleo sobre lienzo, 211 x 161 cm, h. 1631 [P3009].
- San Antonio de Padua con el Niño Jesús, óleo sobre lienzo, 148 x 108 cm, 1635-1650 [P3010].
- Santa Eufemia, óleo sobre lienzo, 83 x 73 cm, h. 1635-1640 [P3148].
- San Buenaventura, óleo sobre lienzo, 291 x 165 cm (en dep. en la iglesia de San Francisco el Grande, Madrid) [P3468].
- El Salvador bendiciendo, óleo sobre lienzo, 100 x 72 cm, firmado, 1638 [P6074].
- Agnus Dei, óleo sobre lienzo, 38 x 62 cm, h. 1635-1640 [P7293].
- Martirio de Santiago, óleo sobre lienzo, 252 x 186 cm, firmado, h. 1639 [P7421].
- Cristo crucificado con donante, óleo sobre lienzo, 246 x 167 cm, firmado, 1640 [P7707].
- Alegoría de la Caridad, óleo sobre lienzo, 206 x 140 cm [P7776].


monumento_a_zurbar_n_en_llerena2

Estatua del pintor Francisco de Zurbarán en LLerena (Badajoz).


Otras obras relevantes de Zurbarán en otros centros

- San Hugo en el refectorio de los Cartujos, 1630-1635 (262 x 307 cm.), Museo de Bellas Artes Sevilla
- La Virgen de las Cuevas, 1655 (267 x 320 cm.), Museo de Bellas Artes de Sevilla
- Apoteosis de Santo Tomás de Aquino, 1631. Óleo sobre lienzo, 475 × 375 cm. Museo de Bellas Artes de Sevilla
- Inmaculada, 1632. Óleo sobre lienzo, 252 × 168. Museo Nacional de Arte de Cataluña, Barcelona
- Santa Margarita, 1631 (149 x 112 cm.), Nacional Gallery Londres
- Santa Águeda, 1630-1633, (127 x 60 cm.), Museo Fabre, Montpellier (Francia)
- Santo Domingo en Soriano. Iglesia del antiguo convento de San Pablo el Real (Sevilla)
- San Jerónimo flagelado por los ángeles, 1639 (235 x 290 cm.), Claustro de los Jerónimos Guadalupe (Cáceres)
- La tentación de San Jerónimo, 1639 (235 x 290 cm.), Claustro de los Jerónimos Guadalupe (Cáceres)
- La Anunciación, 1638, (161 x 175 cm.) Museo de Grenoble (Francia)
- San Francisco arrodillado con una calavera en las manos, 1658 (84 x 53 cm.), Alte Pinakothek, Múnich
- Exposición del cuerpo de San Buenaventura, 1629 (250 x 225 cm.), Museo del Louvre, París
- Santa Apolonia. 1636 (113 × 66 cm.), Museo del Louvre, París
- San Serapio, 1628 (120 x 103 cm.) Wadsworth Athenaeum, Connecticut. USA
- Cristo en la Cruz, 1627 (290 x 168 cm), Art Institute, Chicago. USA
- Plato con limones, cesta con naranjas y taza con una rosa, 1633 (60 x 107 cm.), Museo Norton Simon, Los Ángeles. USA
- La Inmaculada Concepción, 1661 (136 x 102 cm.), Szépmüvészeti Múzeum, Budapest (Hungría)
- San Andrés 1630-1632, (146 x 60 cm.), Magyar Szépmüvészeti Múzeum, Budapest (Hungría)
- Circuncisión, 1639 (261 × 175 cm.), Museo de Grenoble (Francia)
- Adoración de los Magos, 1639 (261 x 175 cm.), Museo de Grenoble (Francia)
- Adoración de los pastores, 1638 (261 x 175 cm.), Museo de Grenoble (Francia)
- María niña, 1660 (73,5 × 53,5 cm.), Museo del Hermitage (San Petersburgo)
- Serie de cuadros de los 12 apóstoles (Convento de San Francisco, Lima, Perú)
- Cuatro tablas pintadas por él, en la parroquia de San Martín de Tours, Bollullos de la Mitación
- San Pedro (Museu Nacional de Arte Antiga, Lisboa, Portugal)
- San Francisco de rodillas con una calavera (Colección Plácido Domingo, Madrid)
- El entierro de Santa Catalina (Colección del Conde de Ibarra, Sevilla)
- La Rendición de Sevilla (Colección del Duque de Westminster, Londres, Reino Unido)
...

Espero que esta recopilación de Francisco de Zurbarán os resulte imteresante.






Algunas obras



10_1413998576_394888

San Lucas como pintor, ante Cristo en la Cruz, (Probable autorretrato de Zurbarán como San Lucas), 1630-1639. Óleo sobre lienzo, 105 × 84 cm. Museo del Prado. Obra de Francisco de Zurbarán.

Ante un fondo oscuro se recorta la figura casi escultórica del Crucificado al que devotamente mira un pintor. Se trata de San Lucas que, además de evangelista, fue médico y artista. Tras esa referencia de carácter bíblico quizá se esconde una alusión más general al valor de la pintura como arte que alcanzaba su mayor utilidad en su condición de instrumento devocional. También se ha apuntado que puede tratarse de un autorretrato -más alegórico que literal- de Zurbarán.

El Crucificado aparece clavado a la Cruz con cuatro clavos, fórmula que deriva en última instancia de Durero y que fue muy común entre los pintores que trabajaron en Sevilla en el siglo XVII, como Pacheco, Velázquez o Alonso Cano.

Esta obra perteneció al infante don Sebastián Gabriel (1811-1875) y, posteriormente, a su hijo don Alfonso de Borbón y Braganza. Fue adquirida para el Museo del Prado en 1936 con fondos del Legado del conde de Cartagena.


3la_inmaculada_concepci_n_1630_128_x_89_museo_del_prado_madrid

La Inmaculada Concepción, 1630 (128 x 89). Museo del Prado. Obra de Francisco de Zurbarán


38_1414012008_464617

Santa Isabel de Portugal. Hacia 1635. Óleo sobre lienzo, 184 x 98 cm. Museo del Prado. Obra de Francisco de Zurbarán


6cristo_crucificado_con_un_donante_zurbar_n

Cristo crucificado con donante, 1640, óleo sobre lienzo, 244 x 167,5 cm. Museo del Prado. Obra de Francisco de Zurbarán


4defensa_de_c_diz_contra_los_ingleses

La defensa de Cádiz, 1634 (302 x 323 cm. Museo del Prado. Obra de Francisco de Zurbarán


7muerte_de_h_rcules

Muerte de Hércules, 1634. Óleo sobre lienzo, 136 × 167 cm. Museo del Prado. Obra de Francisco de Zurbarán


7_francisco_de_zurbar_n_029

Hércules lucha contra la hidra de Lerna, 1634. Óleo sobre lienzo, 133 × 167 cm. Museo del Prado. Obra de Francisco de Zurbarán


8_francisco_de_zurbar_n_030

Hércules lucha con el León de Nemea, 1634. Óleo sobre lienzo, 151 × 166 cm. Museo del Prado. Obra de Francisco de Zurbarán


1visi_n_de_san_pedro_nolasco

Visión de san Pedro NolascoVisión de san Pedro Nolasco, óleo sobre lienzo, 179 x 223 cm, firmado, 1629. Museo del Prado. Obra de Francisco de Zurbarán


2_aparici_n_del_ap_stol_san_pedro_a_san_pedro_nolasco

Aparición de San Pedro a San Pedro Nolasco, 1629 (179 x 223 cm). Museo del Prado. Obra de Francisco de Zurbarán


5_bodeg_n_de_recipientes_zurbar_n

Tazas y vasos, 1633 (46 x 84 cm). Museo del Prado. Obra de Francisco de Zurbarán


11agnus_dei

Agnus Dei, 1635-1640. Óleo sobre lienzo, 38 × 62 cm. Museo del Prado. Obra de Francisco de Zurbarán


12cristo_en_la_cruz

Cristo en la Cruz, 1627. Óleo sobre lienzo, 290 × 168 cm. Instituto de Arte de Chicago. USA. Obra de Francisco de Zurbarán


13san_serapio

San Serapio, 1628. Óleo sobre lienzo, 120 × 103 cm. Wadsworth Atheneum, Hartford, Estados Unidos. Obra de Francisco de Zurbarán


14exposici_n_del_cuerpo_de_san_buenaventura

Exposición del cuerpo de San Buenaventura, 1629. Óleo sobre lienzo, 250 × 225 cm. Museo del Louvre, París. Obra de Francisco de Zurbarán


15visi_n_de_san_alonso_rodr_guez

Visión de San Alonso Rodríguez, 1630. Óleo sobre lienzo, 266 × 167 cm. Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid. Obra de Francisco de Zurbarán


15visi_n_de_san_alonso_rodr_guez_1414001869_880142

Virgen niña en éxtasis, 1630. Óleo sobre lienzo, 117 × 94 cm. Museo Metropolitano de Arte, Nueva York, Estados Unidos. Obra de Francisco de Zurbarán


16francisco_de_zurbar_n_054

Casa de Nazareth, 1630. Óleo sobre lienzo, 165 × 230 cm. Museo de Arte de Cleveland, Cleveland, Estados Unidos. Obra de Francisco de Zurbarán


17santa_gueda

Santa Águeda. Francisco de Zurbarán, 1630-1633. Óleo sobre lienzo, 127 × 60 cm. Museo Fabre, Montpellier, Francia. Obra de Francisco de Zurbarán


18santa_margarita

Santa Margarita, 1631 - 1640. Óleo sobre lienzo, 163 × 105 cm. National Gallery de Londres, Londres, Reino Unido. Obra de Francisco de Zurbarán


20san_andr_s

San Andrés, 1630-1632. Óleo sobre lienzo, 146 × 60 cm. Museo de Bellas Artes de Budapest, Budapest, Hungría. Obra de Francisco de Zurbarán


19apoteosis_de_santo_tom_s_de_aquino

Apoteosis de Santo Tomás de Aquino, 1631. Óleo sobre lienzo, 475 × 375 cm. Museo de Bellas Artes de Sevilla. Obra de Francisco de Zurbarán


21san_hugo_en_el_refectorio

San Hugo en el refectorio de los Cartujos, 1630-1635. Óleo sobre lienzo, 267 × 320 cm. Museo de Bellas Artes de Sevilla. Obra de Francisco de Zurbarán


22inmaculada

Inmaculada, 1632. Óleo sobre lienzo, 252 × 168. Museo Nacional de Arte de Cataluña, Barcelona. Obra de Francisco de Zurbarán


23naturaleza_muerta_con_limones_naranjas_y_taza

Naturaleza muerta con limones, naranjas y taza. 1633. Óleo sobre lienzo, 60 × 107 cm. Museo Norton Simon (Los Ángeles). Estados Unidos. Obra de Francisco de Zurbarán


24_cristo_y_la_virgen_en_nazareth

Casa de Nazareth o Cristo y la Virgen de Nazareth, 1630. Óleo sobre lienzo, 165 × 230 cm. Museo de Arte de Cleveland, Cleveland, Estados Unidos. Obra de Francisco de Zurbarán


25santa_apolonia

Santa Apolonia, 1636. Óleo sobre lienzo, 113 × 66 cm. Museo del Louvre, París. Obra de Francisco de Zurbarán


26la_anunciaci_n

La Anunciación. 1638. Óleo sobre lienzo, 261 × 175 cm. Museo de Grenoble. Francia. Obra de Francisco de Zurbarán


27adoraci_n_de_los_pastores

Adoración de los pastores. 1638. Óleo sobre lienzo, 261 × 175 cm. Museo de Grenoble. Francia. Obra de Francisco de Zurbarán


28adoraci_n_de_los_magos

Adoración de los Magos. 1639. Óleo sobre lienzo, 261 × 175 cm. Museo de Grenoble. Francia. Obra de Francisco de Zurbarán


29circuncisi_n

Circuncisión. 1639. Óleo sobre lienzo, 261 × 175 cm. Museo de Grenoble. Francia. Obra de Francisco de Zurbarán


30san_jer_nimo_flagelado_por_los_ngeles

San Jerónimo flagelado por los ángeles. 1639. Óleo sobre lienzo, 235 × 290 cm. Claustro de los Jerónimos, Guadalupe (Cáceres). Obra de Francisco de Zurbarán


31la_tentaci_n_de_san_jer_nimo

La tentación de San Jerónimo. 1639. Óleo sobre lienzo, 235 × 290 cm. Claustro de los Jerónimos, Guadalupe (Cáceres). Obra de Francisco de Zurbarán


33san_francisco_de_rodillas_con_una_calavera

San Francisco de rodillas con una calavera. 1658. Óleo sobre lienzo, 64 × 53 cm. Alte Pinakothek, Múnich. Alemania. Obra de Francisco de Zurbarán


35_1414011028_344353

María niña, 1658 y 1660. Óleo sobre lienzo, 73.5 × 53.5. Museo del Hermitage, San Petersburgo. Rusia. Obra de Francisco de Zurbarán


36la_inmaculada_concepci_n

La Inmaculada Concepción. 1661. Óleo sobre lienzo, 136 x 102 cm. Szépmüvészeti Múzeum, Budapest. Hungría. Obra de Francisco de Zurbarán


32la_virgen_de_las_cuevas_1655_leo_sobre_lienzo_267_x_320_cm_museo_de_bellas_artes_de_sevilla

La Virgen de las Cuevas. 1655. Óleo sobre lienzo, 267 x 320 cm. Museo de Bellas Artes de Sevilla. Obra de Francisco de Zurbarán


37_museo_ap_stoles_de_murillo

El Apostolado. Museo de Arte Sacro de la Iglesia de Santa María, Carmona (Sevilla). Obra de Francisco de Zurbarán


39_francisco_de_zurbar_n_la_virgen_de_la_inmaculada_concepci_n_1635_1637_iglesia_de_san_juan_marchena

La Inmaculada Concepción. Óleo sobre lienzo, 183 x 107 cm. Iglesia San Juan Bautista, Marchena (Sevilla). Obra de Francisco de Zurbarán


41santodomingoensoriano

Santo Domingo en Soriano. 1626. Óleo sobre lienzo, 190 x 230 cm. Iglesia del antiguo convento de San Pablo el Real (Sevilla). Obra de Francisco de Zurbarán


40san_andr_s_1630_1632_leo_sobre_lienzo_146_60_cm_sz_pm_v_szeti_m_zeum_budapest_hungr_a

San Andrés. 1630-1632. Óleo sobre lienzo, 146 × 60 cm. Szépmüvészeti Múzeum, Budapest (Hungría). Obra de Francisco de Zurbarán


42_1414013385_155948

[url=http://ceres.mcu.es/pages/ResultSearch?Museo=MNEV&txtSimpleSearch=Santa%20Faz&simpleSearch=0&hipertextSearch=1&search=simple&MuseumsSearch=MNEV|&MuseumsRolSearch=15&listaMuseos=[Museo%20Nacional%20de%20Escultura]]El lienzo de la Verónica[/url] (Paño de la Verónica; Santa Faz). Lienzo, 105 x 83,5 cm. Museo Nacional de Escultura, Valladolid. Obra de Francisco de Zurbarán


46el_lienzo_de_la_ver_nica_nationalmuseum_estocolmo_suecia

El lienzo de la Verónica (Nationalmuseum, Estocolmo, Suecia). Obra de Francisco de Zurbarán


43santa_luc_a_museo_de_bellas_artes_chartres_francia

Santa Lucía. 1636. Óleo sobre lienzo, 115 x 68 cm. Museo de Bellas Artes, Chartres, Francia. Obra de Francisco de Zurbarán


44santa_luc_a

Santa Lucía. 1641. Parroquia de San Martín. Óleo sobre lienzo, 71 x 40 cm. Bolullos de la Mitación (Sevilla). Obra de Francisco de Zurbarán. Comparada con la Santa Lucía que Zurbarán pintara años atrás y que hoy se expone en el Museo de Chartres, esta imagen sale perdiendo. Se trata evidentemente de una obra de taller, aunque imita y emula los modelos que el maestro proponía a sus pintores. Las características principales de la obra son similares a las comentadas en la Santa Catalina que forma parte del mismo conjunto.


47_1414014755_494996

Los discípulos de Emaús (Museo de Bellas Artes, México). Obra de Francisco de Zurbarán


21adoracindesanjos

Adoración de San José. Obra de Francisco de Zurbarán. 1636. Óeo sobre lienzo, 124 x 104,5 cm. Colección Particular. Los encargos le llovían a Zurbarán en la época de esplendor artístico que constituyen las décadas de 1620' a 1640'. De hecho, era tan grande el volumen de trabajo que el maestro dirigía a varios pintores de menor rango que trabajaban a sus órdenes para cumplir las fechas de entrega. El cliente pagaba el grado de intervención del maestro, que podía abarcar la obra completa o tan sólo el boceto o el dibujo de rostros y manos. Esta obra puede achacarse a los pintores del taller de Zurbarán, dada la rigidez de las figuras y el escaso dominio de la técnica que Zurbarán exhibía a la hora de realizar rostros, tejidos, etc.


virgen_ni_a_inmaculada_concepci_n_de_jadraque_de_zurbar_n_cuadro_del_museo_diocesano_de_arte_antiguo_sig_enza_en_guadalajara
'Virgen niña (Inmaculada Concepción de Jadraque)', de Zurbarán, cuadro del Museo Diocesano de Arte Antiguo Sigüenza, en Guadalajara.



monumento_a_zurbar_n_en_llerena_badajoz

Estatua del pintor Francisco de Zurbarán en LLerena (Badajoz).



Enlaces interesantes


Biografía de Zurbarán en la Wikipedia

Biografía de Zurbarán en Artehistoria

Página dedicada a Zurbarán



0monumento_a_zurbar_n

Monumento a Zurbarán en Sevilla. Fue realizado en 1929 para la Exposición Iberoamericana de Sevilla y estuvo situado en el Parque de María Luisa hasta los años 50, cuando fue trasladado a la Plaza de Pilatos de la localidad. El pedestal está decorado con relieves: el frontal del cuadro del pintor de Santa Casilda, y los tres lados restantes con la Puerta de la Macarena de la muralla sevillana, la Torre del Oro tal y como debió ser hace siglos y el escudo de la localidad de Fuente de Cantos.



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio que he dedicado a Francisco de Zurbarán es uno de los grandes genios de la pintura de la época barroca española. Vivió durante el siglo XVII, es decir, en el primer Barroco. Fue discípulo del pintor Pedro Díaz de Villanueva, y donde conoció a Velázquez del que llegaría a ser gran amigo. Alcanzó el reconocimiento especialmente con sus cuadros de corte religioso y escenas de la vida monástica. El arte de Zurbarán aparece perfectamente definido, se aprecian en su pintura la fuerza realista propia de los mejores pintores de la época, su sentido de la ordenación y de la monumentalidad; el fondo oscuro de sus cuadros subraya ya entonces la presencia volumétrica de las figuras.


Fuentes y agradecimientos: es.wikipedia.org, artcyclopedia.com, artehistoria.jcyl.es, museodelprado.es, ceres.mcu.es, pintura.aut.org, museodelarte.blogspot.com, leyendasdesevilla.blogspot.com, 20minutos.es, mnsancarlos.com y otras de Internet.


xerbar [ Lunes, 19 Febrero 2007, 15:19 ]
Título del mensaje: Respuesta: ZURBARÁN
J.Luis muchas gracias por esta nueva galería. Zurbarán tampoco podía faltar en esta galería.

Un Saludo.


Green_woman [ Martes, 20 Febrero 2007, 19:25 ]
Título del mensaje: Respuesta: ZURBARÁN
Apoteosis de Santo Tomás de Aquino y La Anunciación son los que yo elijo :grin:


j.luis [ Martes, 20 Febrero 2007, 22:08 ]
Título del mensaje: Respuesta: ZURBARÁN
Gracias xerbar y green_woman. La obra de Zurbarán es grandiosa, como bien sabemos es uno de los grandes maestros, quizá me quedaría con cuatro obras como las más representativas:

- San Hugo en el refectorio de los Cartujos, a mí me parece que es un magnífico cuadro que nos está invitando a entrar en el decorado.
- La Defensa de Cádiz contra los ingleses en 1634, muy ilustrativo y representa con mucha naturalidad le época a la que hace referencia.
- Apoteosis de Santo Tomás de Aquino y
- el autorretrato junto a Cristo, es la última imagen, empleando la figura de San Lucas, patrón de los pintores junto a Cristo en la Cruz. Es impecable la técnica que emplea del claro oscuro.




Saludos.


j.luis [ Viernes, 02 Marzo 2007, 13:03 ]
Título del mensaje: Respuesta: ZURBARÁN
Un papelito de periódico esclarece el expolio de un lienzo de Zurbarán



48_1414016156_825642

'San Carmelo, obispo de Teruel', lienzo de Francisco de Zurbarán. El cuadro llegó a Londres en la colección del rey francés Luis Felipe procedente de un convento de Teruel

Un pequeño fragmento de un periódico escrito en inglés, adherido a un lienzo del pintor extremeño Francisco de Zurbarán (Fuente de Cantos, 1598-Madrid, 1664) fue el hilo cuyo ovillo ha seguido el restaurador José Antonio Buces, del Instituto del Patrimonio Histórico, hasta descubrir un secreto sin revelar durante un siglo y medio. El fragmento contenía solo dos palabras legibles, el artículo the, y se hallaba incrustado en el remate del lienzo del maestro extremeño, célebre por sus pinturas de trasunto religioso y por su dominio pictórico de los textiles de atuendos religiosos, que su pincel hacía casi crujir.


49_1414016175_767791

Fragmento de un texto en inglés hallado en el borde superior

El cuadro, de 2.11 de alto por 1.23, metros de anchura, se hallaba desde el año 1905 en un altar lateral situado en la sacristía de la iglesia de Santa Bárbara. El cuadro, sobre el que se ve escrita una inscripción S. Carmelo, obispo de Teruel, representa a un mercedario vestido de blanco, con tiara episcopal, con un libro en la mano izquierda y una pluma de escribir en la derecha. Su mirada se orienta hacia lontananza, donde surge una imagen de tamaño reducido de la Inmaculada Concepción sobre un globo terráqueo.

La pintura se hallaba muy deteriorada en la zona inferior del lienzo porque algunas personas tenían por costumbre frotar la parte inferior del lienzo para enlucirlo. Por ello, y a demanda eclesiástica, fue enviada al Instituto del Patrimonio Histórico Español, en la Ciudad Universitaria de Madrid, donde se encomendó su restauración al especialista José Antonio Buces. Éste comprobó que se desconocía por completo el origen y el trayecto del zurbarán hasta su llegada la iglesia madrileña, ya que el pintor extremeño había pintado en 1630 dos cuadros sobre el mismo personaje, que se hallaban en un monasterio de la Merced Calzada de Sevilla: uno de baja calidad y el otro, ante el cual Buces se hallaba, mostraba toda la magnificencia de Zurbarán.

Al examinar detenidamente el cuadro, el restaurador halló en su reborde frontal superior el fragmento de un diario británico, vestigio que expresaba de manera patente la costumbre de los marchantes ingleses de forrar los lienzos durante sus traslados. Asimismo, descubrió en el gran soporte de madera números con una grafía específica. Entonces, Buces consultó a Enriqueta Harris, tía suya, experta en pintura y le preguntó qué colección española en Inglaterra podría incluir un zurbarán así. Con las pistas facilitadas por ella, el experto llegó hasta la colección de Luis Felipe, el rey francés destronado y refugiado en Londres, donde se estableció con una extraordinaria colección que incluía el San Carmelo turolense, como probaban los documentos a los que Buces tuvo acceso tras numerosas gestiones documentales.

Supo así que el lienzo ?”procedente de un convento dominico de la ciudad de Teruel”, decía la documentación previa a la puja? fue subastado por la casa Christies and Manson en septiembre de 1853 y se pagaron por él 30 libras, a nombre de un testaferro, Mister Terry, vinculado a algún personaje desconocido pero poderoso, ya que la suma era entonces considerable. José Antonio Buces descubrió al poco que el viajero Pascual Madoz citaba un convento dominico en Teruel en el siglo XVII, que quedó destruido durante la Guerra Civil.

Por otra parte, un general de las tropas de Napoleón, Louis Gabriel Suchet, ocupó la ciudad aragonesa en 1809. José I, hermano de Bonaparte, acababa de disolver los conventos de hombres. Presumiblemente, fue el general Suchet quien se llevó el lienzo a Francia, donde recalaría en la colección del rey Luis Felipe. Aún hoy es posible ver en el museo del Ermitage de San Petersburgo otro lienzo de Zurbarán con una cartela al pie que señala su procedencia de la colección de M. Soult, apellido de uno de los generales napoleónicos, que combatió en España durante la Guerra de Independencia y que pasa por ser el más expoliador de sus conmilitones.

Uno de los interrogantes que se abre ahora es la ausencia de un santo canonizado con el nombre de Carmelo y que fuera obispo del Teruel aragonés. Como tal, no figura en el santoral cristiano. Fuentes de la Orden Mercedaria en Madrid señalan que beatos con ese nombre si fueron objeto de devoción, aunque no santos. Se sabe que Francisco de Zurbarán poseyó en Sevilla un Obrador, un taller que pintó por encargo decenas de cuadros de santos destinados a conventos y casas nobles de América.

Curiosamente, en Cali, en Colombia, hubo un importante convento mercedario que permaneció allí hasta la emancipación colonial. Y, muy cerca de la ciudad caliqueña, existe una localidad pequeña llamada Teruel. ¿El zurbarán de Santa Bárbara fue quizá un encargo fallido que quedó en España hasta su expolio napoleónico?

Cuando la restauración del zurbarán ha culminado con éxito, el eslabón que falta por casar es el de cómo retornó a Madrid desde Londres, ya que los archivos del templo de Santa Bárbara ardieron en 1915. “Por una vez, en lugar de perder obras de arte en el extranjero, un cuadro valioso regresa a España”, comenta Buces.

Fuente: El Pais





MUY INTERESANTE LA HISTORIA DE ESTE CUADRO DE ZURBARÁN.


maca [ Viernes, 02 Marzo 2007, 18:32 ]
Título del mensaje: Respuesta: ZURBARÁN
Muy curiosa la historia J.luis, y es que los cuadros hablan


j.luis [ Lunes, 15 Junio 2009, 16:51 ]
Título del mensaje: Re: ZURBARÁN
Sotheby's de Londres subastará un 'Zurbarán' entre otras obras de pintores españoles como Goya y Murillo


Un retrato de Manuel Godoy de Goya y un retrato de un clérigo segoviano Juan Martínez Serrano serán el protagonistas de la puja de pintura antigua, que se celebrará los días 8 y 9 de julio en la capital británica.


retrato_del_doctor_juan_mart_nez_serrano_pintado_por_francisco_de_zurbar_n

Retrato del Doctor Juan Martínez Serrano, pintado por Francisco de Zurbarán.

Un retrato del clérigo y profesor segoviano Juan Martínez Serrano que ha estado en una colección privada durante casi 40 años y que se estima que alcanzará entre 900.000 y 1.350.000 euros.

Una de las obras más importantes de Goya ofrecidas nunca en subasta, 'Retrato ecuestre de Manuel Godoy, Duque de Alcudia', protagonizará la próxima venta de pintura antigua de Sotheby's en Londres, en la que se incluirán cuadros de Ribera e Inglés, con un precio total estimado en unos siete millones de euros. Las obras provienen de colecciones privadas [/b]

De Francisco de Zurbarán saldrá a la venta un retrato del clérigo y profesor segoviano Juan Martínez Serrano que ha estado en una colección privada durante casi 40 años y que se estima que alcanzará entre 900.000 y 1.350.000 euros.

Este óleo sobre lienzo, que saldrá a subasta por 3,92 millones de euros, ha permanecido en la misma colección durante más de 20 años.

Una de las obras más importantes de Goya ofrecidas nunca en subasta, 'Retrato ecuestre de Manuel Godoy, Duque de Alcudia', Por ello se sabe con bastante precisión cuándo pintó el cuadro, porque Goya retrató a la duquesa de Alba en 1795 y Godoy viste el uniforme de Capitán General de la Guardia Real, rango al que había sido ascendido en mayo de 1793. Además, lleva la orden de Carlos III, que le fue concedida en 1791. A eso se suma que en marzo de 1795 el uniforme de la Guardia Real fue alterado para incluir cuello y solapas de tela roja, que no están presentes en el boceto.

Goya, que había sido nombrado pintor del rey en 1786 y primer pintor de cámara en 1789, retrata a Godoy a caballo en posición de 'levade' (levantado sobre sus patas delanteras unos 30 grados), aludiendo así al retrato de Felipe IV que hizo Velázquez, una obra que Goya había estudiado con detalle.

Otra de las obras españolas que saldrán a subasta, con un precio de entre 448.000 y 675.000 euros, es la imagen de San Jorge, atribuida recientemente a Jorge Inglés, un artista del que se conoce poco salvo que estuvo activo entre 1455 y 1485, y que trabajó en Castilla en el tercer trimestre del siglo XV.

Íñigo López de Mendoza, marqués de Santillana, se refirió a ella en un codicilo de su testamento, fechado en 1.455, en el que estipula que el retablo de Jorge Inglés debía ser colocado en el altar mayor de la iglesia del Hospital de San Salvador en Buitrago.

Tras la venta de pintura antigua, se celebrará la de la colección de obras maestras del Renacimiento de Barbara Piasecka Johnson, encabezadas por 'Prometeo' de José de Ribera, el 'Españoleto'.

La obra, un óleo sobre lienzo estimado entre 900.000 y 1.350.000 euros, es una obra maestra del alto barroco y probablemente el precursor a dos de las obras más importantes de Ribera, 'Tityus' e 'Ixion', pintadas en 1632 y que cuelgan en el Museo del Prado.

La gran mayoría de los 54 lotes que Sotheby's ofrecerá en Londres los días 8 y 9 de julio provienen de colecciones privadas y salen al mercado de subastas por primera vez. El conjunto de la oferta —que incluye obras francesas, italianas, holandesas, flamencas e inglesas— asciende a unos 29,4 millones de euros.


EL MUNDO


j.luis [ Lunes, 05 Abril 2010, 18:16 ]
Título del mensaje: Re: ZURBARÁN
Puja de primavera de la empresa Arte, Información y Gestión



Un zurbarán a subasta por 350.000 euros de precio inicial


AIG ofrece 417 lotes de pintura y escultura y 238 lotes de joyas

La postura inicial de todos los objetos alcanza los 2.323.000 euros

Un retrato del Rey a cargo de Carmen Laffón también sale a subasta



un_zurbar_n_a_subasta_por_350_000_euros_de_precio_inicial

Dos operarios cuelgan un cuadro de los que se subastarán el miércoles 14. | Carlos Márquez

Arte, Información y Gestión (AIG), empresa perteneciente a la corporación empresarial Cajasol, celebra el miércoles 14 de abril su subasta de primavera en la que destaca el lienzo 'Beato Tomás de Zumárraga', con un precio de salida de 350.000 euros, que se incluye dentro de los últimos hallazgos pertenecientes a la mano del maestro extremeño identificados en la primera década de este siglo.

La postura inicial de los 417 lotes de pintura y escultura y 238 lotes de joyas alcanza un precio total de 2.323.000 euros.

En rueda de prensa, la directora de AIG, Carmen Aranguren, calificó de pieza "estrella" este lienzo de Zurbarán, porque "no es fácil encontrar piezas de maestros antiguos, y menos últimos hallazgos del pintor de Fuente de Cantos".

Además, agregó que este cuadro -que se encontraba en una colección particular sevillana- tiene una temática "excepcional e inédita" ya que "no se conoce ninguna representación del mártir dominico Beato Fray Tomás de Zumárraga".

Asimismo, Aranguren explicó que en opinión de Enrique Valdivieso, que comparte la atribución emitida por la experta Odile Delenda -autora de la monografía de artista 'Zurbarán. Catálogo razonado y crítico' y responsable de la ficha de esta obra de Zurbarán- "esta pintura puede pertenecer a la predela del retablo que hubo en la capilla del colegio de Santo Tomás de Aquino de Sevilla".

La directora de AIG resaltó también en esta exposición la obra 'Procesión de rogativa por falta de lluvias del Santo Crucifijo de San Agustín ante el Ayuntamiento de Sevilla', una obra anónima, cuyo precio de salida es de 90.000 euros, y que, a juicio de Aranguren, "es una interesante pintura para la iconografía de esta ciudad".

También de temática sevillana se pone a la venta una obra de José María Romero titulada 'El rey Fernando III el Santo ofreciendo la mezquita-catedral de Sevilla al obispo don Remondo', que sale a puja por 15.000 euros.

La subasta cuenta también con "importantes" piezas del costumbrismo decimonónico con es el caso del lienzo pintado por Phillip Villamil del 'Patio de caballo de la plaza de toros de Sevilla' o una obra de la época parisina del artista sevillano Jiménez Aranda.

Esta subasta de primavera cuenta además con un "espléndido" 'Retrato del Rey Don Juan Carlos' de Carmen Laffón realizado en carboncillo y conté sobre papel, con un precio de salida de 5.000 euros; varios lotes de Guillermo Pérez Villalta, entre los que destaca la acuarela 'Isla', a partir de 5.500 euros; un dibujo de Luis Gordillo; y la obras de algunos miembros pertenecientes al grupo El Paso.

La exposición de las obras que salen a la venta podrá visitarse desde el 5 de abril hasta el día de la puja, 14 de abril, en el Centro Cultural Cajasol en hroario de 11 a 14 y de 17 a 20 horas de lunes a sábado, y sólo por las mañanas el domingo.


EL MUNDO


j.luis [ Jueves, 31 Marzo 2011, 15:14 ]
Título del mensaje: Re: ZURBARÁN
Una donación salva los retratos de Zurbarán en Inglaterra


Una serie de retratos del siglo XVII hechos por el pintor español Francisco de Zurbarán que están colgados en el Auckland Castle (Inglaterra), han sido salvados de una subasta tras una donación de alrededor de 17 millones de euros (15 millones de libras esterlinas).]



50_1414016826_245061

Reproducción de 'Jacob' de Zurbarán

El administrador de inversiones Jonathan Ruffer hizo la donación a través de un nuevo fideicomiso de caridad creado para beneficiar a personas en la región.

Esto significa que los Comisionados de la Iglesia Anglicana, que gestionan una cartera de inversión de unos 5.000 millones de libras para la Iglesia inglesa, no se verán obligados a vender la serie de retratos de Jacob y sus hijos, una propuesta que había recibido críticas generalizadas.

Auckland Castle ha sido el hogar de los obispos de Durham por más de 800 años y sigue siendo la residencia oficial del obispo. El castillo se abre al público durante varios meses al año. Bajo los nuevos planes, comisarios de la Iglesia están discutiendo la manera de aumentar el acceso del públicolugar.

Entre sus máximas atracciones están los lienzos de ocho metros de altura de Zurbaránque cuelgan en una alargada sala del comedor. Pintados entre 1640 y 1645, las obras representan a Jacob y sus 12 hijos.

El obispo Trevor compró las pinturas en 1756 por 124 libras, después de una historia que probablemente las llevó a Sudamérica antes de llegar a Inglaterra.

Nicholas Penny, director de la National Gallery de Londres, dijo: "Es una excelente noticia que los Zurbarán permanezcan en su casa histórica y que el castillo sea más accesible al público".

Benjamin, Zebulun y Asher, tres deloshijos de Jacob, pintados por Francisco de Zurbarán. Una serie de retratos realizados por el pintor español Francisco de Zurbarán que se encuentran en el Auckland Castle (Inglaterra), han sido salvados de una subasta gracias a una donación de alrededor de 17 millones de euros.


elmundo.es / telegraph.co.uk


j.luis [ Lunes, 25 Abril 2011, 11:46 ]
Título del mensaje: Re: ZURBARÁN
El salvador de los 'zurbarán'


Jonathan Ruffer, que frenó la subasta de la serie 'Los hijos de Jacob', quiere que estén en un nuevo museo



51_1414016981_187485

Simeón II, de Zurbarán

Algo así solo pasa en los cuentos de hadas. O en las películas de Ingmar Bergman (recordemos El rostro). La llegada de un emisario, un salvador, para rescatar del fracaso en el último momento a los protagonistas de la historia. En este caso, los protagonistas de la historia son 12 cuadros del artista español Francisco de Zurbarán (Fuente de Cantos, Badajoz, 1598-Madrid, 1664), la serie Los hijos de Jacob, pintados en torno a 1640. El peligro que se cernía sobre ellos era una subasta pública para venderlos al mejor postor, y despojar al castillo de Auckland, sede episcopal anglicana de Durham (noreste de Inglaterra), de unas joyas que atesora desde mediados del siglo XVIII. Y el salvador es Jonathan Ruffer, el hombre que ha extendido un cheque de 18 millones a la Iglesia de Inglaterra, dueña de los cuadros, para frenar la operación, con la idea de que Los hijos de Jacob sean el germen de un nuevo museo.

El cheque de Ruffer, entregado inicialmente a un patronato que velará por la aplicación escrupulosa del acuerdo, servirá también para revitalizar la zona, al convertir al castillo de Auckland en una atracción turístico-artística. "El castillo es un edifico de talla mundial, con estilos arquitectónicos que van del año 1100 al 1800. Hasta 1830 los obispos era príncipes-obispos, y Auckland fue sede del enclave más poderoso entre Escocia e Inglaterra. Tengo la esperanza de que se convierta en un centro artístico, en el que se exhiban pinturas de la National Gallery, además de los zurbarán", explica el multimillonario en un correo electrónico.

Jonathan Ruffer, de 59 años, dueño de una firma que se ocupa de inversiones de alto riesgo, conocido en la City de Londres por su gran olfato, se crió en Stokesley, un pueblecito de Yorkshire, y quiere restituir al norte de Inglaterra, empobrecido y olvidado, algo de su pasado esplendor por la vía del resurgir turístico. Una intención que le honra porque, además, es un apasionado de Zurbarán. "Soy coleccionista de arte religioso del siglo XVII. Tengo un ribera, y una copia de Zurbarán hecha por Gainsborough, algo bastante excepcional porque Zurbarán no era conocido en este país en el siglo XVIII", comenta.

El nuevo filántropo valora también la historia que rodea a estos lienzos. Llegados a Inglaterra de manera poco clara (hay quien aventura que fueron robados por piratas del barco que los transportaba a América), fueron adquiridos, en 1756, por el entonces obispo de Durham, Richard Trevor. El titular de la sede anglicana pagó 124 libras por los 12 cuadros (el 13º se perdió y tuvo que ser sustituido por una copia) propiedad de un rico comerciante judío, James Méndez, que se subastaron a su muerte. Trevor era un abanderado de la causa judía, que aplaudió la nueva legislación (Jewish Emancipation Bill) destinada a otorgar una ciudadanía plena a los hebreos. Las revueltas populares obligaron a retirar la ley. Y él optó por colgar los cuadros en la sala principal de su residencia.

"Los cuadros son un poderoso símbolo de unidad", dice Ruffer. "El noreste de Inglaterra está padeciendo una grave crisis económica, y el regalo de los zurbarán -y la apertura del castillo de Auckland- puede servir para elevar la moral". Hay además razones de índole privada en su gesto. Su mujer, la doctora Jane Sequeira, es descendiente de Isaac Henriques Sequeira, "un judío sefardí de Portugal que fue el beneficiario (y la víctima) de la Ley de Emancipación Judía, cuyo retrato, pintado por Gainsborough, se exhibe en el Prado", señala el magnate.

¿Servirá la filantropía de Ruffer para lavar la mala imagen de los especuladores financieros de la City? "No soy quien para decirlo", responde, "pero sería maravilloso que sirviera para animar a personas del mundo financiero a pensar de una forma más imaginativa".


elpais.com


j.luis [ Viernes, 04 Enero 2013, 17:09 ]
Título del mensaje: Re: ZURBARÁN
Subastan el 'Beato Tomás de Zumárraga' de Zurbarán


user_50_beato_tom_s_de_zum_rraga_leo_sobre_lienzo_obra_de_francisco_de_zurbar_n

FRANCISCO DE ZURBARÁN (Fuentedecantos, Badajoz, 1598-Madrid, 1664)

Beato Tomás de Zumárraga, óleo sobre lienzo, 122 x 99 cm. (inscripción en la cartela sobre el madero: "F. TOMAS DZV / MARAGA")

La representación del Beato Tomás de Zumárraga, misionario dominico mártir, es excepcional y por lo tanto muy interesante. Las nuevas orientaciones que llegaron a España con el espíritu de la Reforma Católica postridentina tuvieron, obviamente, importantes consecuencias en las representaciones plásticas encargadas a los artistas. Cada orden religiosa quería presentar a sus santos y mártires como el arquetipo ideal de santidad. Cuando llega a Sevilla la terrible noticia de los frailes dominicos martirizados en Japón, la Orden de los Predicadores no tardaría mucho en encargar a Francisco de Zurbarán imágenes sobre el suceso para alguno de sus conventos sevillanos. El Beato Tomás de Zumárraga quizás formaría parte de una serie hoy en día perdida de los diez presbíteros dominicos torturados con crueldad hasta la muerte en Nagasaki entre 1617 y 1627.

En los pocos contratos conservados podemos ver cómo los clientes del pintor extremeño le daban minuciosas instrucciones sobre cómo representar los cuadros que le encargaban. Así que lo que vemos en esta obra representaría con mucha exactitud y realismo, la ejecución a fuego lento del desgraciado mártir dominico. Sin embargo, a Zurbarán nunca le gusta insistir en la representación horrenda de cualquier muerte violenta con sus detalles sangrientos y prefiere mostrar en este lienzo la aceptación de los sufrimientos que padece Fray Tomás de Zumárraga. Lo pinta de un poco más de medio cuerpo, cubierto por el bello hábito blanco y negro de dominico, tratado con prodigiosa veracidad. Aparece simplemente con las manos en la espalda, atadas a un grueso palo donde un cartelino clavado lleva su nombre. El pintor utiliza aquí el mismo procedimiento que para su emocionante San Serapio, firmado y fechado en 1628 (Hartford, The Wadsworth Atheneum), pintado para la Merced Calzada. La hoguera está reproducida de forma diminuta en la parte inferior derecha del lienzo, mientras que en la parte superior se entreabren unas nubes grisáceas, dejando aparecer la luz celeste.

El joven santo martirizado muestra una expresión de resignación y ofrecimiento del sacrificio que Zurbarán logra siempre de manera muy convincente. Atado por las manos "no muy apretadas", como se escribe en los relatos de su vida, y todavia vivo, Fray Tomás no muestra las trazas de sus tremendos padecimientos. La cabeza del ajusticiado se levanta hasta el cielo con una muy lograda expresión de abandono, de aceptación y de serenidad. El rostro, seguramente un retrato, no está nada idealizado: Zurbarán consigue aquí representar con una rigurosa precisión anatómica y un increíble verismo, al fraile dominico a punto de morir, con sus ojos alzados al cielo y su boca entreabierta. Llama la atención la intensa expresión del humilde mártir que ha concluido por fin su misión terrenal, como él mismo deseaba. El Beato Tomás de Zumárraga destaca sobre un fondo de paisaje nocturno muy oscuro, solamente iluminado por la luz de la hoguera abajo a la izquierda y por una gloria dorada que se abre en el cielo encima suyo. Esta iluminación, de impronta caravaggiesca, recae sobre el santo martirizado, resaltando las calidades táctiles del hermoso hábito de los frailes predicadores. Mediante este dominio de la luz, Zurbarán ha construido una oleada de pliegues blancos debajo de la capa de un negro profundo, con la esclavina del mismo color, en armonía con el dibujo firme, que crea estos volumenes tan típicos del primer período de su carrera. Como siempre, el maestro extremeño se muestra inimitable a la hora de pintar una figura aislada, de intensa expresión, capaz de transmitir la vida interior de los personajes representados. La silueta del mártir dominico se muestra de perfil con la cabeza de tres cuartos, enrojecida por el calor de la hoguera, sin perder nada de su singular monumentalidad, tan típica en la obra del pintor. El sobrio hábito blanquinegro del monje, tratado con prodigiosa veracidad, subraya los jóvenes rasgos del fraile apasionado, de tal manera que nos hace olvidar el horrible martirio que está sufriendo.

Japón fue evangelizado por el santo jesuita español Francisco Javier entre 1549 y 1552, pero a las pocas décadas comenzó la persecución contra la naciente Iglesia. El shogunato, gobierno militar de Japón, acababa de unificar el país y sospechaba que los misioneros cristianos eran la antesala de una posible conquista militar europea. Por este motivo, comenzaron unas crueles persecuciones contra los cristianos, que nunca renunciaron a su religión. Los primeros mártires, 26 católicos casi todos franciscanos, fueron crucificados en Nagasaki en 1597. En el siglo XVII, entre 1603 y 1639, bajo el gobierno del temible shogun Tokugawa, numerosos misioneros sufrieron martirio. La desgraciada epopeya de los mártires de la Orden de Predicadores en Japón resulta curiosamente poco conocida, aunque estos religiosos figuren en la lista de los 205 mártires muertos en Japón que fueron beatificados en 1867 por Pio IX. Las representaciones de aquellos misionarios que sufrieron tremendos tormentos y muerte son muy escasas, realzando el interés de esta representación del Beato Tomás de Zumárraga.

El Beato Fray Tomás de Zumárraga Lazcano nació en Vitoria (Vizcaya) en 1577. Entró muy joven en la Orden de Santo Domingo y en 1594 hizo profesión en el convento de Salamanca bajo el nombre de Fray Tomás del Espíritu Santo. Estudió en Valladolid y en cuanto fue ordenado sacerdote, se ofreció voluntario para las misiones de Oriente y partió rumbo a Filipinas en 1602. Al año siguiente fue enviado a predicar a Japón donde se habían establecido los Dominicos el año anterior. El beato fraile no dudó en prestar ayuda a los primeros japoneses cristianos, muy afectados por las persecuciones del año 1597. Otra gran persecución comenzó en 1614 y Fray Tomás fue apresado en 1617. Le tomaron prisonero en Omura manteniéndole en terribles condiciones. Soportó esta durísima carcel con gran fortaleza de ánimo y murió en la hoguera en Nagasaki, martirizado con otros numerosos religiosos y laicos, el 10 de septiembre de 1622.

Odile Delenda.

BIBLIOGRAFÍA:

Delenda, Odile: Zurbarán. Catálogo razonado y crítico cronológico (1626-1662), vol. I, nº 41, pp. 181-2, Fundación de Apoyo para la Historia del Arte Hispánico, Madrid, 2009

"Francisco de Zurbarán: los últimos hallazgos", en Ars Magazine, nº 5, enero-marzo 2010

Salida: 350.000 €



Información tomada de arteinfo.es




------------------------------------------------------------------------




‘Virgen niña dormida’ muestra el Zurbarán más tierno y delicado


La pintura, de la colección Fundación Banco Santander, se expondrá hasta el 15 de septiembre de 2013



user_50_1373462661_979702_1373463095_noticia_normal

La pintura 'Virgen niña dormida', de Francisco de Zurbarán, expuesta en el Museo de Bellas Artes de Bilbao. / FERNANDO DOMINGO-ALDAMA

Virgen niña dormida, con la figura protagonista junto a una silla de enea, rodeada de un ambiente doméstico, es una pintura que muestra la ternura, la delicadeza y la profundidad de Francisco de Zurbarán. La pintura, perteneciente a la colección de la Fundación Banco Santander, se exhibe desde ayer en las salas dedicadas al barroco español del Museo de Bellas Artes de Bilbao. La cesión temporal se enmarca en el programa La obra invitada, que desde 2001 enriquece la colección permanente del Bellas Artes con préstamos de otras instituciones.

Virgen niña dormida es un óleo sobre lienzo de 110 por 93 centímetros. "En ese momento surge el sueño que todo parece vincularlo con el reino de los cielos", ha explicado el jefe del departamento de Colecciones del museo, Javier Novo.

Todo el cuadro de Zurbarán cuenta con la fuerte carga simbólica al uso en el barroco. Las vestimentas de la virgen niña de brillante manto rojo se refieren a la pasión de Cristo y el amor, el manto azul, es símbolo de la fidelidad y la esperanza.

La escena la completa un pequeño bodegón compuesto por una mesa rústica en la que descansa un plato de metal con un cuenco de porcelana oriental con tres flores, la rosa que simboliza el amor, la azucena, como la pureza, y el clavel, en representación de la fidelidad. El experto en la obra Alfonso Emilio Pérez Sánchez dató la obra entre los años 1630 y 1635, antes de la marcha de Zurbarán a la Corte madrileña.

Desde su puesta en marcha en 2001, el programa ha permitido contar con cerca de una cincuentena de obras invitadas, representativas del trabajo de Berruguete, Zurbarán, Van Dyck, Tintoretto, Artemisia Gentileschi, Canaletto, Fortuny, Monet, Sorolla, Picasso, Chillida, Hockney o Freud, entre otros artistas. La última fue L’appel (1944), del pintor belga Paul Delvaux.


elpais.com


j.luis [ Martes, 03 Septiembre 2013, 12:10 ]
Título del mensaje: Re: ZURBARÁN
Finaliza la restauración de 'La Porciúncula' de Zurbarán


- La obra ha sido sometida a un tratamiento intensivo en el lienzo y en el marco
- La pintura se expondrá junto con otras 50 obras en Italia y Bruselas
- El cuadro fue trasladado a las instalaciones del Instituto en Sevilla en junio




user_50_zurbaran

El cuadro viajará a Ferrara y Bruselas el próximo año.

La Consejería de Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía ha finalizado el trabajo de restauración y conservación de la obra de Zurbarán 'La Porciúncula' lo que garantiza su participación en una exposición temporal de carácter internacional llevada a cabo por la Fondazione Ferrara Arte y el Centre for Fine Arts de Bruselas.

La exposición 'Zurbarán (1598-1664)' acogerá diversas obras del pintor de Fuente de Cantos procedentes de museos de Andalucía, como: 'San Juan' y 'San Mateo', procedentes también del Museo de Cádiz; y 'El Niño de la Espina', 'San Gregorio' y 'Crucificado', del Museo de Bellas Artes de Sevilla.

'La Porciúncula' ha sido sometida a un tratamiento intensivo en el lienzo y en el marco antes de viajar a Italia y Bélgica para formar parte de la muestra. El cuadro fue trasladado a las instalaciones del Instituto en Sevilla el pasado mes de junio donde se ha trabajado bajo la supervisión del conservador del Museo de Bellas Artes de Sevilla, Ignacio Cano. Así mismo, ha contado con el asesoramiento de Gabriele Finaldi, director adjunto de Conservación e Investigación del Museo Nacional del Prado.

La muestra de 50 lienzos permitirá conocer las distintas etapas en la pintura de este maestro del Barroco. Estará disponible al público del 14 de septiembre de 2013 al 6 de enero de 2014 en la Galleria dŽarte moderna e contemporanea de Ferrara y del 29 de enero al 25 de mayo de 2014 en el Palais des Beaux-Arts de Bruselas.

La pintura, que está datada entre 1630 y 1640, representa la visión de San Francisco de Asís en la capilla de la Porciúncula. Se trata de una obra genuinamente barroca en la que el artista extremeño demuestra su capacidad para definir volúmenes, texturas o la incidencia de la luz.


elmundo.es


j.luis [ Jueves, 30 Enero 2014, 17:31 ]
Título del mensaje: Re: ZURBARÁN
Del 14.09.2013 al 06.01.2014 * Palacio de los Diamantes, acoge por primera vez en Italia al “Caravaggio español”



Europa vuelve la mirada a Zurbarán


Ferrara y Bruselas preparan una ambiciosa exposición que recorrerá la producción artística del maestro extremeño y que contará con obras procedentes de museos andaluces


user_50_la_proci_ncula_durante_la_presentaci_n_de_su_restauraci_n_2013

La Prociúncula, durante la presentación de su restauración en 2013. (Foto: Archivo)

La figura de Francisco de Zurbarán vuelve a la escena internacional para recobrar la atención que merece su obra. Un cuarto de siglo después de aquella completa muestra dedicada al maestro extremeño que se pudo ver en el Metropolitan Museum of Art de Nueva York, las Galeries Nationales du Grand Palais de París y el madrileño Museo del Prado, el creador barroco volverá a ser uno de los protagonistas de la oferta expositiva mundial. Tras el acercamiento a las Santas que pintó el artista, una cita que promueve el Ayuntamiento de Sevilla y que acogerá el Espacio Santa Clara entre mayo y julio, este retratista del fervor religioso, celebrado por su austera espiritualidad, su dominio de la luz y su virtuosismo en el trazado de rostros y ropajes, será objeto de una ambiciosa exposición que albergará a partir del otoño -del 14 de septiembre de 2013 al 6 de enero de 2014- la Gallerie d'arte moderna e contemporanea de Ferrara y en el próximo año -del 29 de enero al 25 de mayo- el Palais des Beaux-Arts (Bozar) de Bruselas. La propuesta viene a cubrir un sorprendente vacío, ya que será la primera vez que se muestre la obra de Zurbarán en Italia y en Bélgica, pero supondrá además otro hito: puede hablarse, como señala el cónsul de Bélgica en Andalucía, José Antonio Ruiz-Berdejo Dei Conti Sigurtà, de "la primera gran exposición que se organiza en Bruselas con bandera española desde la adhesión a la Unión Europea, hace 28 años".


user_50_13072_agnus_dei_de_francisco_de_zurbaran_foto_museo_del_prado

Agnus Dei, de Francisco de Zurbarán.

Entre las piezas que configurarán el catálogo de Zurbarán (1598-1664), que reunirá unos 50 óleos de los museos más importantes como el Prado, el Louvre o la National Gallery de Londres, habrá una decisiva presencia de fondos procedentes de pinacotecas andaluzas. El embajador de Bélgica en España, Jan J. H. de Bock, se reunió la pasada semana con José Antonio Griñán para tratar la participación de la Junta en el proyecto, en el que los organizadores han mostrado su interés por obras de los museos de Bellas Artes de Sevilla y Cádiz y de colecciones de otras instituciones como el Arzobispado hispalense. Aunque todavía se trabaja para completar la selección final, desde el Palazzo dei Diamanti de Ferrara se anuncia ya que se prestarán para la ocasión "obras procedentes de museos y colecciones privadas de Europa y América" que recorrerán "toda la carrera" del autor, desde su etapa más temprana y los cuadros con los que el pintor se afirmó en la escena sevillana con una mirada deudora del tenebrismo de Caravaggio, a su evolución tras su viaje a Madrid y su contacto con Velázquez. Lienzos en los que, avanzan desde el museo italiano, se traslucen las virtudes con las que Zurbarán firmaría uno de los episodios más memorables del Barroco español: su capacidad de definir los volúmenes en el espacio, la incidencia de la luz y su interés en los materiales y texturas, así como su habilidad para penetrar "profundamente en la realidad y la esencia de las cosas".

Es un andaluz, Ignacio Cano Rivero, conservador del Museo de Bellas Artes de Sevilla y un investigador especializado en el patrimonio artístico hispalense y en la pintura de Zurbarán y Velázquez, el comisario de esta exposición que ha contado también con el asesoramiento del director adjunto de Conservación del Prado Gabriele Finaldi.


user_50_santa_casilda_museo_thyssen_bornemisza_madrid

Santa Casilda de Zurbarán, procedente del Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

El itinerario por el universo zurbaranesco se contempla en diez secciones: la primera se centraría en su Consolidación de un estilo (1626-1629), que incluye las pinturas realizadas antes de su mudanza a Sevilla, apartado al que seguirá una aproximación a los bodegones, que si bien abordó de manera escasa le convirtieron en un pionero del género en España. El tercer fragmento recogerá los primeros encargos que le hacen órdenes monásticas como los franciscanos o los dominicos entre 1629 y 1632, tan determinantes para la consolidación de su trayectoria, mientras que el cuarto se detiene en las Visiones y éxtasis que representó en sus lienzos. Su etapa como pintor de la Corte en 1634, en la que se abre a la mitología y al paisaje; el misticismo de los objetos de todos los días y sus evocadoras escenas, una división en la que entraría el Agnus Dei o el paño de la Verónica, piezas en las que se refleja su talento para extraer una honda espiritualidad de los motivos cotidianos; o su iconografía mariana, en la que las estampas de la Inmaculada Concepción y las imágenes de la Virgen Niña conmueven al espectador por la serenidad y la inocencia que transmiten, son otros aspectos que repasa esta exposición. En los tramos finales, la muestra también analiza los encargos más complejos que tuvo el artista en su etapa de plenitud, entre 1636 y 1640, para el Convento de la Merced Calzada de Sevilla o la Cartuja de Jerez; las series que perfiló entre 1640 y 1650, una época en la que la crisis económica obligó a los creadores a buscar otros mercados en América y a delegar en miembros de su taller; y sus últimos trabajos, que tienen lugar en Madrid entre 1655 y 1664, cuando la paleta de Zurbarán se vuelve más delicada en la recreación de la intimidad, especialmente en las composiciones de sus Sagradas Familias.


user_50_zurbar_nsanfrancisco

San Francisco de Zurbarán.

Los promotores de Zurbarán (1598-1664) preparan un catálogo al nivel de la importancia de la cita, un volumen en el que participarán Ignacio Cano, con un ensayo introductorio y un análisis del contexto cultural en el que el pintor desarrolló su actividad; Odile Delenda, que plasmará en un texto el descubrimiento y la investigación que ha rodeado a la figura del maestro; Gabriele Finaldi, quien propondrá paralelismos entre la producción del genio español con el arte italiano; Benito Navarrete, encargado de las particularidades del taller del pintor; Flavio Bergonzi, que argumentará los vínculos de Zurbarán con la modernidad, y la directora del Bellas Artes de Sevilla, Valme Muñoz, que se adentrará en la poderosa técnica del autor. Un excelente complemento que ayudará, sin duda, a dar a conocer en toda su relevancia a una de las personalidades únicas del Siglo de Oro español.


diariodesevilla.es


j.luis [ Jueves, 30 Enero 2014, 17:47 ]
Título del mensaje: Re: ZURBARÁN
Un Zurbarán inédito emerge en Bruselas 350 años después


'Los desposorios místicos de Santa Catalina de Alejandría' fue uno de sus últimas obras

El lienzo apareció hace dos años en manos de un coleccionista privado en Suiza




user_50_1391071243_329806_1391074119_noticia_grande

'Los desposorios místicos de Santa Catalina de Alejandría', de Zurbarán.

27 de agosto de 1664. Francisco de Zurbarán muere en Madrid tras haber dejado una profunda huella religiosa en la pintura española del Siglo de Oro. En el inventario post mortem que se hace en su casa, además de lo habitual –sábanas, camas, sillas…-, aparece un cuadro de nombre sugerente: Los desposorios místicos de Santa Catalina de Alejandría. Tras ir cambiando de propietario a través de los siglos, esta obra desaparece sin dejar rastro. Hasta ahora. Los visitantes del Palacio de Bellas Artes de Bruselas serán los primeros que puedan apreciar a esta joven Virgen María sosteniendo a un niño Jesús que coloca el anillo de casada a la santa del título.

Zurbarán pintó esta escena en los últimos años de su vida, en una etapa que los críticos van apreciando cada vez más. “Su valor artístico responde a un especial interés por la producción tardía del pintor, que hace años se consideraba de decadencia. Vemos ahí una paleta más clara, un Zurbarán más íntimo”, asegura Gabriele Finaldi, director adjunto de Conservación del Museo del Prado y asesor de la exposición que se ha inaugurado hoy en la capital belga.

Tras perderle la pista, los especialistas tienen noticias de Los desposorios místicos de Santa Catalina de Alejandría por primera vez hace dos años, cuando aparece en Suiza en manos de un coleccionista francés. Pero en este tiempo no se ha mostrado en ningún lugar, ni siquiera en la exposición que hasta el pasado 6 de enero se celebró en Ferrara (Italia), análoga a la de Bruselas.

El pintor extremeño se trasladó a Sevilla muy joven. Pero el declive económico de esta ciudad en la segunda mitad del siglo XVII le obligó a mudarse a la capital del reino. La peste bubónica de 1649, la crisis de la ruta comercial con el Nuevo Mundo y las guerras europeas castigan la economía de la hasta entonces próspera Sevilla. Por si fuera poco, un joven llamado Murillo empieza a despuntar y arrebata a un Zurbarán ya en la cincuentena los pocos encargos que le hacen.

Es entonces cuando decide irse a vivir a Madrid y cuando reduce el tamaño de los cuadros frente a la época de esplendor sevillana, en la que pintaba para las boyantes órdenes religiosas. “Los artistas que han tenido éxito suelen ser buenos hombres de negocios. Tienen habilidad para adaptarse a las situaciones económicas. En esta etapa madrileña trabaja para nobles y gente con poderío económico, pero no para la Corona. Produce un gran número de obras gracias a mantener un taller de aprendices muy activo”, explica Finaldi. Es en ese momento, ya muy cerca del final de su vida, cuando pinta el matrimonio místico que ahora pueden ver hasta el próximo 25 de mayo los que vayan a la capital belga, justo ahora que se cumbre el 350 aniversario de la muerte del maestro.


elpais.com


j.luis [ Miércoles, 22 Octubre 2014, 12:50 ]
Título del mensaje: Re: ZURBARÁN
Hallan diez apóstoles españoles detrás de una estantería


Los cuadros se exponen en la muestra 'Tesoros escondidos: arte español en el condado de Durham' que se puede visitar el castillo de Auckland, cerca de la ciudad, del 15 de octubre al 30 de marzo de 2015


14139742692994

La imagen individual de diez apóstoles han sido halladas detrás de unas estanterías en la catedral de Durham, la ciudad universitaria que da nombre a un condado ex minero en el noreste de Inglaterra. Los cuadros, de grandes dimensiones, muestran a apóstoles españoles o pintados en España y, probablemente, usurpados por los ingleses en la batalla de Cádiz de 1702 en la guerra de Sucesión española. El hallazgo lo ha hecho Andrew Beresford, hispanista de la universidad, quien ha trazado también la historia del botín de guerra.

Según relata el profesor a The Art Newspaper, "encontramos a los diez apóstoles ocultos detrás de unas estanterías, donde han estado acumulando polvo a través del tiempo". Los santos apóstoles fueron capturados, probablemente, por Edward Gregory, capitán del barco Torbay, que participó en la batalla de Cádiz, y los donó a su hijo, canónigo de la catedral de Durham. Su viuda los vendió al decano de la institución religiosa en 1753 por 42 guineas. El obispado cedió los cuadros a la universidad en el siglo XIX y hasta 1949 adornaban el comedor, junto a la cocina, de los estudiantes. En 1949 los apóstoles desaparecieron y nadie sabía nada de ellos.

Los muchos años en los que las obras de arte olieron los fogones y los humos de la cantina de la universidad deterioraron profundamente su estado. Los diez apóstoles -unos más que otros- han perdido el cromatismo y son figuras descoloridas, en blanco y negro, con capas de grasa y suciedad. Tadeo, Jaime, Bartolomé y Andrés son los que se mantienen en mejores condiciones; son claramente visibles sus túnicas, rostros, símbolos e incluso el nombre que los identifica. Beresfrod y su equipo se enteraron de la existencia de los apóstoles por un artículo aparecido en 1935 en una publicación de Durham y se lanzaron a la búsqueda de las figuras religiosas contactando con la catedral. Encontraron hace poco a los diez apóstoles escondidos detrás de unas estanterías de biblioteca.


El Caravaggio español

Los santos apóstoles que se mantienen en buenas condiciones han llegado a tiempo para participar en la exposición 'Hidden Treasures: Spanish Art in County Durham' (Tesoros escondidos: arte español en el condado de Durham) que se presenta en el castillo de Auckland, cerca de la ciudad, del 15 de octubre al 30 de marzo de 2015. La muestra reúne unas 24 obras de pintores españoles entre ellas el mayor tesoro de la antigua sede del obispado de Durham: Los hijos de Jacob, de Francisco de Zurbarán (Fuente de Cantos, Badajoz, 1598-Madrid, 1664), una serie de 13 cuadros de los hijos de Jacob (el patriarca y la docena de fundadores de las tribus de Israel). Los lienzos, de grandes dimensiones como los hallados apóstoles, fueron pintados entre 1635 y 1640 por Zurbarán, maestro del claroscuro, de imágenes religiosas y bodegones, conocido como el Caravaggio español.

El hallazgo de los apóstoles ha provocado la disputa sobre la propiedad de los mismos, si pertenecen a la catedral que los compró originariamente o a la universidad a la que los cedió en el siglo XIX. Otra de las incógnitas que gravitan sobre las diez imágenes religiosas es la identidad del pintor que, seguramente, trabajaba en Cádiz hacia 1702. En el caso de los zurbaranes, el referente a Benjamín se perdió por el camino de España a Inglaterra y se le hizo una copia para completar la serie. Por lo que respecta a los diez apóstoles de detrás de las estanterías, es posible que perdieran a dos compañeros en el trayecto de Cádiz a Durham.

Todas las incógnitas sobre la pintura española en el condado de Durham intentarán resolverse, o, al menos, aclararse en lo que se pueda, en el simposio internacional que reúne en Durham estos días, del 23 al 25 de octubre, a expertos del museo del Prado y de universidades españolas con colegas británicos y de otros países para arrojar luz allá donde ven zonas de oscuridad para el conocimiento del arte español en el norte de Inglaterra, que aspira a ser el mayor centro de pintura española del Siglo de Oro después de España o del museo del Prado.

El museo Bowes, cerca también de Durham, ha reunido todo el arte español a su alcance para presentar la muestra 'Pintura española del siglo XVII: el siglo de oro', del 11 de octubre al 15 de febrero de 2015. 'Las lágrimas de San Pedro', de El Greco, destaca en esta exposición que complementa o rivaliza con la del castillo Auckland en la que además de 'Los hijos de Jacobo' se encuentran varias obras de José de Ribera (1591-1652), el pintor de las tinieblas, que como Zurbarán hizo de la religión su mayor iconografía.


CONXA RODRÍGUEZ Especial para EL MUNDO Londres


j.luis [ Viernes, 13 Febrero 2015, 10:43 ]
Título del mensaje: Re: ZURBARÁN (Francisco De Zurbarán)
Exposición de Arte Sacro en el Centro Cultural de la Villa de Madrid (Plaza de Colón), abierta hasta 12 de abril de 2015



Cien obras de arte religioso en el Fernán Gómez


Las obras expuestas abarcan un amplio periodo de tiempo -desde el siglo X al siglo XX- y han llegado desde 22 diócesis y de colecciones públicas y privadas

Las obras de grandes maestros, como Velázquez, Goya, Murillo o El Greco se podrán ver hasta el 12 de abril de 2015

La muestra está estructurada en siete partes: Creación, Antiguo y Nuevo Testamento, la Iglesia de Pedro y Pablo, Padres de la Iglesia y Juicio Final

Hasta ahora, no se había reunido en Madrid una colección de obras como la que se ofrece en esta exposición




01_1423818964_642946

El comisario explica a la reina Sofía la muestra, durante la inauguración. (EFE)

Una de las grandes exposiciones de la temporada llega al Fernán Gómez. Centro Cultural de la Villa. En la exposición A Su imagen. Arte, cultura y religión, que podrá disfrutarse hasta el 12 de abril de 2015, se han recogido algunos hitos de la historia sagrada y de la historia de la Iglesia, que forman parte de la historia de Occidente y de las referencias básicas de su cultura.


00_1423818786_325426

Su Majestad la Reina Doña Sofía ha inaugurado esta muestra, acompañada por la alcaldesa de Madrid, Ana Botella; el comisario de la exposición, Isidro Bango; Juan Miguel Villar Mir, presidente del comité organizador de la exposición, y José Tono Martínez, director del Fernán Gómez. Centro Cultural de la Villa.

La exposición presenta una selección de obras que abarcan un amplio período de tiempo -del siglo X al XX-, procedentes de 22 diócesis y de colecciones públicas (como las del Museo Nacional del Prado, Patrimonio Nacional o Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía) y privadas (Banco Santander o Colección BBVA). Estas obras reflejan la multitud de estilos con los que la Iglesia ha representado su mensaje y la gran capacidad que tiene el arte para humanizar y para narrar una historia que sigue siendo sugerente en la actualidad. Todas ellas evocan hechos que pueden ayudar al hombre de hoy -tanto por su mensaje como por su gran calidad y belleza- a conocer una parte de su historia y de sus referencias culturales.


Obras de gran valor artístico

El público podrá seguir un relato a través de más de cien obras de grandes maestros, como son Diego Velázquez, Francisco de Goya, Bartolomé Esteban Murillo, Francisco Zurbarán, El Greco, Pedro Pablo Rubens, Lucas Cranach, Tintoretto, Alonso Cano, José de Ribera, Gregorio Fernández o Pedro Berruguete, entre otros, y de piezas de orfebrería, tapices o códices, que la convierten una exposición única y diferente.

A su imagen. Arte, cultura y religión está estructura en siete partes: Creación, Antiguo y Nuevo Testamento, la Iglesia de Pedro y Pablo, Padres de la Iglesia y Juicio Final. La muestra cuenta con catorce salas dedicadas a: la creación, la Biblia, el Génesis, profetas y sibilas, jóvenes y mujeres fuertes, reyes, testigos y mensajeros, la Virgen, infancia del Mesías, muerte y resurrección de Cristo, Iglesia de Pedro y Pablo, padres y doctores, Apocalipsis y Juicio Final. Es precisamente, en la última parte de la exposición, donde se podrá ver el tríptico de Vrancke van der Sotck, realizado para el Ayuntamiento de Valencia (1494). Las tablas estaban dispersas en diversas instituciones y se han conseguido reunir excepcionalmente para esta exposición.

Ver relación de obras


Talleres familiares y educativos

Con el objetivo de tener una visión complementaria de lo expuesto, se ha recurrido a medios audiovisuales que permiten, en algunos casos, establecer un dialogo interactivo individualizado del espectador con la obra de arte.

En la exposición también se llevarán a cabo talleres para grupos escolares y habrá programas didácticos en los que se acompañará a los niños y a los adultos en un juego de exploración, que requerirá de las habilidades de todos los miembros de la familia.


Obras de procedencia muy diversa

El comisario de la muestra es Isidro G. Bango Torviso, catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid, autor de una veintena de libros y comisario de exposiciones patrocinadas por el Estado, la Iglesia y entidades privadas, como Maravillas de la España Medieval (San Isidoro de León), Remembering Sepharad (Washington National Cathedral), La Edad de un Reino. Las encrucijadas de la Corona y la Diócesis de Pamplona (Pamplona), entre otras.

En palabras del comisario: "La importancia de la muestra queda subrayada no solo por la calidad de las obras expuestas, en su mayoría obras importantes de artistas reconocidos, sino por su variada procedencia. Entre los prestadores se encuentran grandes museos, como el Museo Nacional de Prado, Patrimonio Nacional, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, el Museo Nacional de Escultura de Valladolid, el Museo de Bellas Artes de Bilbao, el Museo Histórico de Valencia, el Museu Nacional d'Art de Catalunya o el Museu Episcopal de Vic; catedrales, como las de Madrid, Granada, Sevilla, Burgos, Valencia o Mallorca; numerosas iglesias, conventos y monasterios, así como importantes colecciones y coleccionistas particulares: Colección BBVA, Colección Banco Santander o el Fondo Cultural Villar Mir."


Dos de las obras que se muestran en la exposición son de la diócesis de Sigüenza-Guadalajara: la Inmaculada Niña de Zurbarán, de Jadraque y que se conserva en el Museo Diocesano de Sigüenza, y un lienzo de la catedral seguntina, del siglo XVI: La Sibila Cumana, Amaltea, que presenta la escena de la resurrección de Lázaro.


la_inmaculada_ni_a_de_zurbar_n_de_jadraque

La Inmaculada Niña de Zurbarán, de Jadraque


la_sibila_cumana_amaltea_de_zurbar_n_que_presenta_la_escena_de_la_resurrecci_n_de_l_zaro

La Sibila Cumana, Amaltea, de Zurbarán que presenta la escena de la resurrección de Lázaro.


Una exposición única

Hasta ahora, no se había reunido en Madrid un conjunto tan completo de tema sacro, de tanta calidad, de procedencia tan diversa y con obras que abarcan tan amplio período de tiempo.

La exposición es una iniciativa de la Fundación Madrid Vivo, que ha creado a tal efecto un grupo presidido por don Juan Miguel Villar Mir. Cuenta con los auspicios de la Conferencia Episcopal Española y de la Archidiócesis de Madrid, y la colaboración del Ayuntamiento de Madrid.


000_1423819110_234239

La Reina Doña Sofía, la alcaldesa Ana Botella, la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría durante la inauguración de la exposición ‘A su imagen. Arte, cultura y religión’. Otras autoridades: la consejera de Educación de la Comunidad de Madrid, Lucía Figar, el arzobispo Carlos Osorio, el presidente del Congreso, Jesús Posada, el cardenal Antonio María Rouco Varela, el empresario Juan Miguel Villar Mir, promotor de la fundación Madrid Vivo. Formaban parte de la comitiva el jefe de la Secretaría de la Reina, Arturo Coello, el secretario de Estado de Cooperación y para Iberoamérica, Jesús Gracia y el exministro y consejero delegado de OHL Josep Piqué. Entre los patronos de la Fundación Madrid Vivo estaban el presidente del grupo Eulen, David Álvarez, el exministro y presidente de la Real Academia de Ciencias Morales y Política, Marcelino Oreja, y el diputado del PP Miguel Ángel Cortés.



Información

A Su imagen. Arte, cultura y religión

Del 19 de noviembre de 2014 al 12 de abril de 2015

Horarios

De lunes a jueves de 10:00 a 20:00 h.

De viernes a domingo y festivos de 10:00 a 21:00 h.

Año Nuevo y Navidad desde las 16:00 a 21:00 h.

Días 24 y 31 de diciembre: cerrado.

Ultimo acceso a la sala una hora antes del cierre.


Fuentes: madrid.es / siguenza-guadalajara.org / aaaaarte.com / elconfidencial.com






Sin duda debe ser una exposición excepcional. El arte sacro, no suele salir de sus templos religiosos o museo diocesanos de referencia, y son poco dados a sacarlos de sus diócesis; por tanto es muy meritorio reunir tantas obras de arte, y poderlas visualizar en su conjunto en un solo punto, aunque solo sea una exposición temporal. Trataré de verla.


j.luis [ Domingo, 01 Marzo 2015, 20:06 ]
Título del mensaje: Re: ZURBARÁN (Francisco De Zurbarán)
Hoy he visto una exposición temporal magnífica en el Palacio de Comunicaciones, en El CentroCentro Cibeles, actual ayuntamiento de Madrid. Donde desde hace tres años se están exponiendo colecciones privadas de las más importantes de España. En este caso se muestra la colección de Juan Abelló ver vídeo que cuenta con numerosas obras extraordinarias, dignas de figurar en un museo de primer orden.


familia_virgen_zurbar_n

La familia de la Virgen, Francisco de Zurbarán. Colección Abelló.

La exposición contaba con un lienzo de Francisco de Zurbarán con “La familia de la Virgen”, 1630-35, obra procedente de la colección florentina Contini-Bonacossi que antes estuvo atribuida a Velázquez. A pesar del tema religioso, -la niña y sus padres reciben la revelación de que ha de ser consagrada al templo como futura madre de Dios-, la escena rezuma cotidianeidad y esplendidez en los detalles simbólicos como en el cestillo con la labor a los pies de la Virgen niña y en el plato con frutas que le ofrece su madre.


Fuente: manuelblasdos.blogspot.com.es





Saludos.


j.luis [ Sábado, 06 Junio 2015, 14:26 ]
Título del mensaje: Re: ZURBARÁN (Francisco De Zurbarán)
Exposición de Zurbarán en el Museo Thyssen. Del 9 de junio al 13 de septiembre de 2015



La mirada cautivadora y minuciosa de Zurbarán


El Museo Thyssen plantea otra visión de la obra del pintor en una muestra con 63 óleos



6_san_serapio_de_1628

Detalle del óleo 'San Serapio pintado en 1628 por Zurbarán, que forma parte de la exposición del Museo Thyssen-Bornemisza.

Murió a manos de los piratas sarracenos, seguramente después de ser torturado, pero no hay rastro de sangre ni vestigios del horror en su hábito blanco, deslumbrante sobre el fondo negro. Tampoco hay tormento en la expresión de su rostro, sino más bien abandono ante la inminencia de la muerte. Es Serapio, el nombre de un santo fallecido en 1240 y el título de un cuadro cuya visión podría ilustrar una definición de obra maestra. Lo pintó en 1628, durante su etapa más tenebrista, Francisco de Zurbarán. Y al contemplarlo, cobra todo su sentido eso del virtuosismo técnico y de la profundidad de la mirada del creador, expresiones que, por repetidas en el mundo del arte y en artículos de prensa, suelen perder su fuerza.

Hacía más de 50 años que esta obra maestra de la etapa de juventud de Zurbarán (Fuente de Cantos, 1598-Madrid, 1664) no se veía en España (se exhibió en el Museo del Prado). Pertenece a la colección del Wadsworth Atheneum Museum of Art, de la ciudad estadounidense de Hartford, y ahora forma parte del conjunto de 63 cuadros, la mayoría de gran formato, que componen la exposición Zurbarán: una nueva mirada, que se abre al público el próximo 9 de junio en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid.

“San Serapio es un cuadro icónico de Zurbarán, una pieza excepcional, y muy delicada, que nos ha costado mucho traer”, resaltaba ayer Mara Borobia, comisaria de la muestra, junto a Odile Delenda, autora del catálogo razonado que ha relanzado el interés en el extranjero por este pintor del Siglo de Oro, cuya fama tal vez quedó un tanto oscurecida por el brillo que desprendía su coetáneo, Diego Velázquez.

La última gran exposición dedicada a Zurbarán en España se celebró en 1998 en Sevilla, ciudad en la que fue pintor oficial. La exposición del Thyssen incorpora obras nunca vista en España. Todo ello permite arrojar otra mirada sobre una obra que “llama la atención por la parte escultórica de sus cuadros”, por sus espectaculares formas volumétricas, y por la manera “de contar cada detalle, con tanta precisión: incluso un alfiler tiene su sombrita”, explica la comisaria, mientras señala el reflejo minúsculo de una fruta sobre el borde del plato en uno de los óleos de la exposición, abierta hasta el 13 de septiembre.


000_1433596449_604908

San Francisco de pie contemplando una calavera / Jaime Villanueva (EL PAÍS)


La lana del carnero viejo

Las pinturas de Zurbarán “tienes que verlas desde cerca, mientras que las de Velázquez, hay que apreciarlas “desde lejos, reconstruirlas con el ojo”, sostiene Delenda. “Bueno, en algún caso, como el cuadro de El carnero de Zurbarán, tienes que verlo también de lejos para percibir el polvo y las calvas de la lana del carnero viejo”, interviene la otra comisaria a propósito de otra de las obras más conocidas presentes en la muestra.

Llama también la atención la inclusión de siete bodegones elaborados por un hijo de Zurbarán, Juan. “Hubiera sido un pintor inmenso. No hay más que ver sus bodegones. Colaboró muy joven con su padre y seguro que le ayudó en otras de sus pinturas. Pero murió a los 30 años por culpa de la peste y su carrera se truncó”, apunta Borobia.

La exposición plantea un recorrido cronológico y diferencia en una sala las obras pintadas por el obrador del artista, como era habitual en la época, del resto. La muestra no discute el tópico de Zurbarán, como “el pintor de santos”, aunque, en realidad, lo que hacía este artista excepcional era “transformar lo cotidiano en religioso”, en palabras de su estudiosa Odelie Delenda.


Zurbarán: Una nueva mirada


2perspectiva_de_una_salas_del_museo_thyssen_con_obras_de_zurbar_n

Perspectiva de una salas del Museo Thyssen, con obras de Zurbarán.


1un_detalle_de_una_de_las_pinturas_de_la_exposici_n_dedicada_a_zurbar_n

Un detalle de una de las pinturas de la exposición del Thyssen dedicada a Zurbarán.


3la_santa_faz_seg_n_zurbar_n_en_un_detalle_del_cuadro

La Santa Faz, según Zurbarán, en un detalle del cuadro.


4dos_de_los_cuadros_de_zurbar_n_eque_se_exhiben_ene_el_museothyssen

Dos de los cuadros de Zurbarán eque se exhiben ene el MuseoThyssen.


5_cristo_muerto_en_la_cruz_de_1638_40

'Cristo muerto en la cruz', de 1638-40.


7_agnus_dei_de_1639

'Agnus dei', de 1639.


8_martirio_de_santiago_de_1636_40

'Martirio de Santiago', de 1636-40.


9_san_antonio_abad

'San Antonio Abad'.


10_san_ambrosio_y_san_francisco_de_pie_contemplando_una_calavera

'San Ambrosio' y 'San Francisco de pie contemplando una calavera'.


Jaime Villanueva (EL PAÍS)


j.luis [ Sábado, 06 Junio 2015, 14:33 ]
Título del mensaje: Re: ZURBARÁN (Francisco De Zurbarán)
Exposición de Zurbarán en el Museo Thyssen. Del 9 de junio al 13 de septiembre de 2015


Un hito excepcional

Fue el pintor que mejor decantó ese constructo cultural del arte español: combinó lo orgánico y lo mineral, el fuego y la piedra


0probable_autorretrato_de_zurbar_n_detalle_de_su_obra_san_lucas_como_pintor_ante_cristo_en_la_cruz_1433597313_915216

Probable autorretrato de Zurbarán (detalle de su obra San Lucas como pintor, ante Cristo en la Cruz).

Quizás el pintor que mejor decantó ese constructo cultural del arte español, pues combinó a la perfección lo orgánico y lo mineral, el fuego y la piedra, el Escorial y San Juan de la Cruz, sea Francisco de Zurbarán. Es por todo ello paradójicamente el más enigmático entre todos sus ilustres colegas del Siglo de Oro. No es, pues, extraño la fascinación que ha suscitado en nuestra época, tan ansiosa de darse un cobijo en la medida en que se siente con su identidad perdida. En cualquier caso, perdóneseme este preámbulo como presentación a la exposición Zurbarán. Una nueva mirada, que pronto se inaugurará en el Museo Thyssen-Bornemisza con el comisariado de Odile Delenda, hoy por hoy la máxima autoridad relación con el pintor extremeño, como así lo acredita el que esté en trance de publicación su catálogo razonado de su obra, cuyo primer tomo data de 2009, y Mar Borobio, conservadora del Museo Thyssen.

Que, por unas razones o por otras, el intenso e íntimo Zurbarán nos haya resultado refractario nos lo indica el que, hasta la fecha, se hayan sucedido investigaciones muy diversas sobre su obra, que bien se han interesado en la pintura monástica (Pierre Guimar), bien en los entresijos de su vida y su arte (María Luisa Caturla), o, en fin, en revisiones continuas de su trayectoria mediante la fórmula de las exposiciones temporales, como, entre las más recientes, las realizadas con motivo del cuarto centenario de su nacimiento, Museo del Prado, Museo Metropolitano de Nueva York y el Grand Palais de París. Yo recuerdo, en plena adolescencia, el impacto que me produjo la visión de una exposición de Zurbarán en el Casón del Buen Retiro, creo recordar que en 1964; o sea: en el tercer centenario de su muerte, la cual me encaminó a dedicarme posteriormente al estudio de historia del arte.

Sea como sea, la exposición Zurbarán. Una nueva mirada, que reúne 63 obras, la gran mayoría del maestro, media docena de su hijo Juan y el resto del taller, ha de ser considerada al margen de cualquier comentario crítico, un hito excepcional. Lo es, no sólo por el número de obras conseguidas y por su muy diversa procedencia, sino también por el “descubrimiento” de nuevos zurbaranes o por la exhibición de cuadros muy raramente vistos o porque se resuelven dudas en relación con el amplio obrador del pintor, que surtía por igual a la península ibérica y a las nuevas tierras descubiertas en América. En este sentido, hay que interpretar el rótulo de “nueva mirada” desde un punto de vista científico-académico, que, para el caso, no es una cuestión baladí, pero que, por otro lado, da al conjunto de la exhibición una tonalidad quizá demasiado ascética, primando la cronología sobre la estética y, si se quiere, hasta sobre lo antropológico-cultural. ¡Qué más da! Dividida en tres apartados, que compartimentan las edades del pintor y su trayectoria artística, la muestra tiene una poderosa enjundia de principio a fin, con aportaciones muy relevantes, como la presencia del formidable San Serapio (1628), entre otras muchas obras excepcionales.


Por Francisco Calvo Serraller / elpais.com


j.luis [ Martes, 09 Junio 2015, 11:07 ]
Título del mensaje: Re: ZURBARÁN (Francisco De Zurbarán)
La red de una gran muestra


Zurbarán: llama cuando llegues

¿Quién cubre los riesgos en una exposición como la del Museo de Bellas Artes?
¿O en una muestra, más cara y compleja, como la de Zurbarán del Thyssen?



00_1433844447_580608

Vista de varias obras de la muestra "Zurbarán: una nueva mirada" que se expone en el Museo Thyssen.

No hace ni un mes que un teletipo anunció el incendio de un camión a la puerta del Museo de Bellas Artes de Bilbao. ]. Había ocurrido a las 7.30 horas de la mañana del 20 de mayo y, a lo largo del día, hubo tiempo de ampliar la información. El camión se dirigía a recoger varios cuadros del Equipo Crónica que habían pasado la primavera en Bilbao para volver a sus propietarios. Después del susto, un alivio. Si el motor hubiese explotado con las obras de arte dentro, una fortuna se hubiese evaporado con el fuego.

¿Quién cubre los riesgos en una exposición como la del Museo de Bellas Artes? ¿O en una muestra, más cara y compleja, como la de Zurbarán que ayer inauguró el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid? "Si usted quiere asegurar un coche, seguro que tiene 50 opciones en el mercado. En el arte, en cambio, las aseguradoras que estamos más o menos especializadas las puede contar con los dedos de la mano. Y, aún así, es un mundo muy competitivo. Los últimos años de crisis han hecho que las administraciones limiten mucho su actividad, ya no viajan tantas obras como antes. Y eso lo hemos notado todos".

Gonzalo de la Puente es una de las persona designadas por la aseguradora Hiscox para dirigir su trabajo en el mercado del arte ("Suscriptor Senior de Arte y Clientes Privados" es el nombre de su puesto). La exposición del Thyssen no está dentro de su cartera pero puede explicar cuál es el procedimiento para asegurar una operación así.

-De modo que pongamos que yo soy el Thyssen, ya sé qué cuadros quiero traer a Madrid. ¿Qué es lo que tengo que hacer entonces?

-Lo primero, saber cuál es el valor total de las obras de arte y tener claro de dónde vienen, cómo de difícil va a ser traerlos. No es lo mismo llevar una pieza del Prado al Thyssen que llevarla desde Seattle".

Bien. Pero, antes, un paso para atrás: ¿Es difícil llegar a un acuerdo sobre el valor de las obras? ¿Es habitual que el señor de Seattle diga que su 'zurbarán' valga seis cuando, en realidad, vale cuatro, o que ocurra a la inversa y que el proceso se convierta en un calvario? "No, porque todo el mundo es profesional. En el mercado del arte siempre hay un margen de subjetividad sobre el valor de las obras pero, en el fondo, el museo o el coleccionista que envía la pieza también quiere que se dé el intercambio porque es un ingreso para él y no quiere poner obstáculos.".

Y ahora un pasito adelante. Las obras viajan por carretera, ¿verdad? "Sí, si vienen desde Europa. Con empresas de transportes que den una serie de garantías: dos conductores, cámara con control de temperaturas... Si vienen desde América, lo normal es usar aviones, aunque a veces sale alguna operación en la que el transporte es por vía marítima".

¿Y qué puede ir mal? "El servicio", explica De la Puente, "es 'de clavo a clavo'. Nosotros aseguramos el momento en el que se descuelga el cuadro de la casa de su dueño y no dejamos de actuar hasta que alguien vuelve a colgarlo. En ese tiempo hay operaciones delicadas: embalaje, desembalaje, transporte, paso de aduanas... Y todo en viaje de ida y vuelta. La gente tiende a pensar en las películas de ladrones de cuadros pero, en realidad, la posibilidad de que pase algo cuando el cuadro ha llegado al museo es pequeña. Siempre hay margen de que llegue un niño y rompa algo o que el personal de limpieza se equivoque y haga un destrozo [estas cosas pasan], pero a mí, lo que de verdad me preocupa es el transporte".

Bien. Hablemos por fin de dinero. ¿Cuál es la operación más cara que recuerda De la Puente desde que se dedica a este negocio? "No sé. Quizá la de Jeff Koons en Bilbao. El Guggenheim suele ser el cliente en las operaciones más grandes y, justo detrás, están el Thyssen, el Museu Picasso, la Fundación La Caixa... El Reina Sofía y el Prado pueden hacer exposiciones aún más caras, pero suelen recurrir al aval de la Garantía del Estado". O sea, que si algo se rompe, paga el Ministerio de Hacienda y si no se rompe, ese dinero que nos hemos ahorrado en seguros.

¿Cuánto dinero? Cada operación es distinta, porque no es lo mismo traer un 'zurbarán' desde Seattle que una araña de Louise Bourgeois desde París. No es lo mismo traer la pieza de un artista muerto que la de uno vivo, que, en el peor de los casos, puede dirigir las reparaciones de una pieza dañada. Pero De la Puente ofrece una referencia: "El uno por mil. Es decir: si valoramos la obra en un millón de euros, asegurarla costará mil euros". Y, a partir de ahí, hay operaciones más complicadas y caras y otras más sencillas y baratas. La tentación es echar cuentas con la exposición del Thyssen: 36 piezas, de las cuales hay que restar dos que pertenecen a la Fundación o a la familia Thyssen a un precio de... Y ahí es mejor dejar de jugar al seguro-ficción. Hay 'zurbaranes' mayores y menores en el mercado. El más caro que se haya vendido nunca costó 3,39 millones de euros (en 2011), pero también hay noticia reciente de algún lienzo suyo despachado por menos de 400.000 euros.

Última pregunta: todos nos acordamos de aquella discusión periódica sobre la posibilidad de llevar el 'Guernica' de Picasso a Gernika o a Bilbao, ¿verdad? Pues alguna vez alguien dijo que el problema no era político sino financiero, que la operación era imposible porque no había aseguradora que pudiese asegurar una obra cuyo valor de mercado es incalculable. ¿Es así? "Sería una operación muy difícil, pero no imposible. Hay fórmulas, trocear la operación entre varias aseguradoras, hacer seguros parciales, extremar las medidas de precaución...". Si alguien en el Reina Sofía cambia de opinión, que llame a su corredor de seguros.


elmundo.es


j.luis [ Sábado, 13 Junio 2015, 10:32 ]
Título del mensaje: Re: ZURBARÁN (Francisco De Zurbarán)
01_1434187216_950634

02_1434187229_430753

03francisco_de_zurbar_n_fray_pedro_de_o_a_c_1629_30_leo_sobre_lienzo_207_x_136_cm_ayuntamiento_de_sevilla_colecci_n_municipal_sevilla

Francisco de Zurbarán. FRAY PEDRO DE OÑA, C.1629-30. Óleo sobre lienzo, 207 x 136 cm. Ayuntamiento de Sevilla, Colección Municipal, Sevilla


04francisco_de_zurbar_n_san_serapio_1628_leo_sobre_lienzo_120_2_x_104_cm_hartford_wadsworth_atheneum_museum_of_art_ct_the_ella_gallup_sumner_and_mary_catlin_sumner_collection_fun

Francisco de Zurbarán. SAN SERAPIO, 1628. Óleo sobre lienzo, 120,2 x 104 cm. Hartford, Wadsworth Atheneum Museum of Art, CT. The Ella Gallup Sumner and Mary Catlin Sumner Collection Fund


05francisco_de_zurbar_n_gonzalo_bustos_de_lara_c_1640_1645_leo_sobre_lienzo_185_x_103_5_cm_colecci_n_patricia_phelps_de_cisneros

Francisco de Zurbarán. GONZALO BUSTOS DE LARA, C. 1640-1645. Óleo sobre lienzo, 185 x 103,5 cm. Colección Patricia Phelps de Cisneros


06francisco_de_zurbar_n_la_adoraci_n_de_los_magos_c_1638_39_y_santa_gueda_c_1635_40

Francisco de Zurbarán. LA ADORACIÓN DE LOS MAGOS, C. 1638-1639. Óleo sobre lienzo, 263,5 x 175 cm. Musée de Grenoble, Grenoble
Francisco de Zurbarán. SANTA ÁGUEDA, C. 1635-1640. Óleo sobre lienzo, 129 x 61 cm. Musée Fabre de Montpellier


07francisco_de_zurbar_n_cristo_muerto_en_la_cruz_c_1638_1640_leo_sobre_lienzo_271_x_177_cm_museo_de_bellas_artes_de_asturias_oviedo_colecci_n_pedro_masaveu

Francisco de Zurbarán. CRISTO MUERTO EN LA CRUZ, C. 1638-1640. Óleo sobre lienzo, 271 x 177 cm. Museo de Bellas Artes de Asturias, Oviedo. Colección Pedro Masaveu


08francisco_de_zurbar_n_santa_marina_c_1640_50_y_la_virgen_ni_a_en_xtasis_c_1640_45

Francisco de Zurbarán. SANTA MARINA, C. 1640-1650. Óleo sobre lienzo, 111 x 88 cm. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo gratuito al Museo Carmen Thyssen Málaga
Francisco de Zurbarán. LA VIRGEN NIÑA EN ÉXTASIS, C. 1640-1645. Óleo sobre lienzo, 116,8 x 94 cm. The Metropolitan Museum of Art, Fletcher Fund, 1927, Nueva York


09francisco_de_zurbar_n_bodeg_n_con_cacharros_c_1650_1655_leo_sobre_lienzo_47_x_79_cm_museu_nacional_d_art_de_catalunya_mnac_legado_de_la_coleccion_camb_barcelona

Francisco de Zurbarán. BODEGÓN CON CACHARROS, C. 1650-1655. Óleo sobre lienzo, 47 x 79 cm. Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC) Legado de la Coleccion Cambó, Barcelona


10juan_de_zurbar_n_bodeg_n_con_cesta_de_frutas_y_cardo_1643_leo_sobre_lienzo_74_5_x_106_cm_g_sta_serlachius_fine_arts_foundation_m_ntt_finlandia

Juan de Zurbarán. BODEGÓN CON CESTA DE FRUTAS Y CARDO, 1643. Óleo sobre lienzo, 74,5 x 106 cm. Gösta Serlachius Fine Arts Foundation, Mänttä (Finlandia)


11juan_de_zurbar_n_bodeg_n_con_cesto_de_manzanas_membrillos_y_granadas_c_1645_leo_sobre_lienzo_76_x_107_cm_museu_nacional_d_art_de_catalunya_mnac_barcelona

Juan de Zurbarán. BODEGÓN CON CESTO DE MANZANAS, MEMBRILLOS Y GRANADAS, C. 1645. Óleo sobre lienzo, 76 x 107 cm. Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC), Barcelona


12juan_de_zurbar_n_plato_con_membrillos_uvas_higos_y_ciruelas_c_1645_leo_sobre_lienzo_32_x_46_cm_colecci_n_privada

Juan de Zurbarán. PLATO CON MEMBRILLOS, UVAS, HIGOS Y CIRUELAS, C. 1645. Óleo sobre lienzo, 32 x 46 cm. Colección privada


13juan_de_zurbar_n_bodeg_n_con_cesto_de_manzanas_plato_de_granadas_y_florero_c_1643_1649_leo_sobre_lienzo_81_3_x_109_2_cm_colecci_n_inna_bazhenova

Juan de Zurbarán. BODEGÓN CON CESTO DE MANZANAS, PLATO DE GRANADAS Y FLORERO, C. 1643 - 1649. Óleo sobre lienzo, 81,3 x 109,2 cm. Colección Inna Bazhenova


14maestro_de_besan_on_la_presentaci_n_de_la_virgen_en_el_templo_c_1630_leo_sobre_lienzo_122_5_x_104_cm_patrimonio_nacional_real_sitio_de_san_lorenzo_de_el_escorial_madrid

Maestro de Besançon. LA PRESENTACIÓN DE LA VIRGEN EN EL TEMPLO, C. 1630. Óleo sobre lienzo, 122,5 x 104 cm. Patrimonio Nacional, Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial, Madrid


15ignacio_de_r_es_ngel_m_sico_c_1650_55_y_maestro_de_besan_on_la_huida_a_egipto_c_1640

Ignacio de Ríes. ÁNGEL MÚSICO, C. 1650-1655. Óleo sobre lienzo, 82 x 67 cm. Colección privada, Madrid
Maestro de Besançon. LA HUIDA A EGIPTO, C. 1640. Óleo sobre lienzo, 125 x 105 cm. Musée des Beaux-Arts et d’Archéologie, Besançon


16francisco_de_zurbar_n_la_virgen_ni_a_dormida_c_1655_leo_sobre_lienzo_100_x_90_cm_galerie_canesso_par_s

Francisco de Zurbarán. LA VIRGEN NIÑA DORMIDA, C. 1655. Óleo sobre lienzo, 100 x 90 cm. Galerie Canesso, París


17francisco_de_zurbar_n_cristo_atado_a_la_columna_1655_1660_y_descanso_en_la_huida_a_egipto_1659

Francisco de Zurbarán. CRISTO ATADO A LA COLUMNA, 1655-1660. Óleo sobre lienzo, 179 x 123 cm. Muzeum Narodowe We Wrocławiu, Wroclaw
Francisco de Zurbarán. DESCANSO EN LA HUIDA A EGIPTO, 1659. Óleo sobre lienzo, 121,5 x 97 cm. Szépmüvészeti Muzeum, Budapest

Más info Museo Thyssen






Sin duda es una gran retrospectiva la que le dedica el Thyssen a Francisco de Zurbarán, tengo entendido que han estado cuatro años preparando esta gran exposición, que por otra parte hace ya muchos años que no le dedicaban al maestro extremeño. Supongo que habrán intentado conseguir más préstamos. Quizá para que la muestra fuese más completa y representativa, deberían haberse implicado más los museos de Bellas Artes de Sevilla y el Prado (que solo han prestado tres cuadros cada uno) que siendo importante, me parece un poco escasa su colaboración, pues son los museos que más obra tienen en sus colecciones. Aún así esta muestra es impresionante, además de conocer un poco más a al maestro pacense de Fuente de Cantos, pues aqui observamos que además de los claro oscuros, y su clásico estilo tenebrista por el que es más conocido, también sabía manejar con gusto el colorido. Además en la exposición podemos conocer a algunos de sus colaboradores, como su hijo Juan un gran pintor de bodegones, que lamentablemente murió muy joven.

Recomiendo su visita para todo buen amante al arte. La gran exposición en el Thyssen dedicada a Zurbarán, merece la pena, pues además tengo entendido que ya hace más de 30 años que le dedicaron la última en el Prado.


j.luis [ Lunes, 15 Junio 2015, 12:26 ]
Título del mensaje: Re: ZURBARÁN (Francisco De Zurbarán)
.


Exposición de Francisco de Zurbarán en el Museo Thyssen. Del 9 de junio al 13 de septiembre de 2015


En la Exposición que el Museo Thysen está dedicando a Francisco de Zurbarán, hay un apartado dedicado a su taller o discípulos entre los que se encontraban: Juan Luis Zambrano, Inza, Joaquín, Los hermanos Polanco, el llamado Maestro de Besançon, Bernabé de Ayala y su propio hijo Juan de Zurbarán. Y en la muestra se exponían siete obras de éste, concretamente siete bodegones de los doce que tiene catalogados.

Durante los años que residío en LLerena Zurbarán tenía ya organizado un obrador con varios aprendices o ayudantes, pero lamentablemente es muy poco lo que sabemos de su producción juvenil. El taller continuó funcionando en Sevilla, donde el artista tuvo que hacer frente a una creciente demanda que requería de sus servicios. La personalidad del mestro, su estilo y la excelente cualificación del personal a su cargo fueron la esencia de ese obrador en el que se hace difícil individualizar la labor de cada uno de sus miembros.

Por primera vez se han reunido en el la exposición del Thyssen algunas pinturas de sus más estrechos colaboradores, de los que no obstante se tienen pocos datos. De Juan Luis Zambrano (1598-1639) se muestra La muerte de San Pedro Nolasto, obra realizada para el claustro de los Bojes del convento de la Merced Calzada de Sevilla; de los hermanos Polanco, Francisco (c, 1600/10-1651) y Miguel (activo en Sevilla a mediados del sigli XVII), se presentan dos obras Jacob y el ángel y Santa Teresa guiada por los ángeles, ambas del convento del Santo Ángel de Sevilla; del pintor de origen flamenco Ignaco de Ríes (c. 1616-d. 1665) se han seleccionado una Anunciación y un Ángel músico hasta ahora inéditos; del Maestro de Besançon (activo en Sevilla c. 1630-1640) se exhibe una Huida a Egipto comparable con la del maestro y una Presentación de la Virgen en el templo, y Bernabé de Ayala (c. 1625-c. 1689), está representado con dos sobresaliente lienzos de santos, San Roque y Santa Lucía, procedentes del Museo de Bellas Artes de Sevilla.

Las obras expuestas del Obrador de Francisco Zurbarán o discípulos y colaboradores son:


01la_muerte_de_san_pedro_nolasto_c_1634_leo_sobre_lienzo_165_x_209_cm_sevilla_catedral

Juan Luis Zambrano - La muerte de San Pedro Nolasto, c. 1634. Óleo sobre lienzo, 165 x 209 cm. Catedral de Sevilla.



05_ngel_m_sico_c_1646_49_leo_sobre_lienzo_183_x_142_cm_madrid_colecci_n_privada

Ignacio de Ríes - Ángel músico, c. 1646-49. Óleo sobre lienzo, 183 x 142 cm. Madrid. Colección privada


04la_anunciaci_n_c_1646_49_leo_sobre_lienzo_183_x_142_cm_villandry_colecci_n_chateau_de_villandry

Ignacio de Ríes - La Anunciación, c. 1646-49. Óleo sobre lienzo, 183 x 142 cm. Villandry. Colección Chateau de Villandry




02jacob_y_el_ngel_c_1646_49_leo_sobre_lienzo_161_x_211_cm_sevilla_convento_del_santo_ngel_carmelitas_descalzos

Francisco y Manuel Polanco - Jacob y el ángel, c. 1646-49. Óleo sobre lienzo, 161 x 211 cm. Sevilla. Convento del Santo Ángel, Carmelitas Descalzos


03santa_teresa_guiada_por_los_ngeles_c_1646_49_leo_sobre_lienzo_161_x_211_cm_sevilla_convento_del_santo_ngel_carmelitas_descalzos

Francisco y Manuel Polanco - Santa Teresa guiada por los ángeles, c. 1646-49. Óleo sobre lienzo, 161 x 211 cm. Sevilla. Convento del Santo Ángel, Carmelitas Descalzos



maestro_de_besan_on_la_huida_de_egipto_c_1640_leo_sobre_lienzo_125_x_105_cm_besan_on_mus_e_des_beaux_arts_et_d_arch_ologie

Maestro de Besançon - La huida de Egipto, c. 1640. Óleo sobre lienzo, 125 x 105 cm. Besançon. Musée des Beaux-Arts Et D' Archéologie


maestro_de_besan_on_la_presentaci_n_de_la_virgen_en_el_templo_c_1630_leo_sobre_lienzo_122_5_x_104_cm_madrid_patrimonio_nacional_real_sitio_de_san_lorenzo_del_escorial

Maestro de Besançon - La presentación de la Virgen en el templo, c. 1630. Óleo sobre lienzo, 122,5 x 104 cm. Madrid. Patrimonio Nacional. Real sitio de San Lorenzo del Escorial



06san_roque_c_1646_49_leo_sobre_lienzo_220_x_110_cm_sevilla_museo_de_bellas_artes

Bernabé de Ayala - San Roque, c. 1646-49. Óleo sobre lienzo, 220 x 110 cm. Sevilla. Museo de Bellas Artes


07santa_luc_a_c_1660_70_leo_sobre_lienzo_220_x_110_cm_sevilla_museo_de_bellas_artes_1434360896_329647

Bernabé de Ayala - Santa Lucía, c. 1660-70. Óleo sobre lienzo, 220 x 110 cm. Sevilla. Museo de Bellas Artes



Mención aparte merece destacar a Juan de Zurbarán, hijo del maestro.

Francisco de Zurbarán destacó nenormemente en el género de la naturaleza muerta. Sus composiciones ordenadas y semétricas desprenden un silencio que llena el aire de una intensa espiritualidad, como el Bogegón con cacharros, donde la maestría del pintor al representar la calidad de los objetos alcanza una de sus máximas cotas...

Juan de Zurbarán (1620-1646) se formó con su padre y fue unos de sus principales colaboradores. Aquí se presentan siete de los doce bodegones que son seguros de su mano, en los que se refleja tanto la influencia paterna como su interés por la pintura de artistas flamencos y napolitanos, como se aprecia en el Bodegón con cesta de frutas y cardo.

Sus composiciones introducen un cambio en la forma de entender el género, del que Juan es uno de los más destacados representantes en el siglo XVII.


10plato_de_uvas_c_1646_49_leo_sobre_lienzo_28_x_36cm_colecci_n_privada

Juan de Zurbarán - Plato de uvas, c. 1646-49. Óleo sobre lienzo, 28 x 36cm. Colección privada


15plato_con_membrillos_uvas_higos_y_ciruelas_c_1645_leo_sobre_lienzo_32_x_46_cm

Juan de Zurbarán - Plato con membrillos, uvas, higos y ciruelas, c. 1645. Óleo sobre lienzo, 32 x 46 cm.


11bodeg_n_con_cesta_de_frutas_y_cardo_1643_leo_sobre_lienzo_74_5_x_106_cm_m_ntt_finlandia

Juan de Zurbarán - Bodegón con cesta de frutas y cardo, 1643. Óleo sobre lienzo, 74,5 x 106 cm. Mänttä (finlandia)


11bodeg_n_con_cesta_de_manzanas_plato_de_granadas_y_florero_c_1643_49_leo_sobre_lienzo_81_3_x_109_2_cm_colecci_n_inna_bazhenova

Juan de Zurbarán - Bodegón con cesta de manzanas, plato de granadas y florero, c. 1643-49. Óleo sobre lienzo, 81,3 x 109,2 cm. Colección Inna Bazhenova


12bodeg_n_con_cest_de_manzanas_granadas_y_un_bernegal_de_porcelana_c_1644_49_leo_sobre_lienzo_71_3_x_94_cm_colecci_n_masaveu

Juan de Zurbarán - Bodegón con cest de manzanas, granadas y un bernegal de porcelana, c. 1644-49. Óleo sobre lienzo, 71,3 x 94 cm. Colección Masaveu


13bodeg_n_con_cest8_de_manzanas_plato_de_membrillos_y_granadas_c_1645_leo_sobre_lienzo_76_x_107_cm_barcelona_mnac
Juan de Zurbarán - Bodegón con cest8 de manzanas, plato de membrillos y granadas, c. 1645. Óleo sobre lienzo, 76 x 107 cm. Barcelona, MNAC


14peras_en_cuenco_de_porcelana_c_1645_leo_sobre_lienzo_82_6_x_108_6_cm_chicago_the_institte_of_chicago_ee_uu

Juan de Zurbarán - Peras en cuenco de porcelana, c. 1645. Óleo sobre lienzo, 82,6 x 108,6 cm. Chicago. The Institte of Chicago, EE UU



00_1434363712_840164

El famoso 'Bodegón con cacharros' de Francisco Zurbarán (inspirado en el del Museo del Prado de c. 1630-35, que algunos especialistas consideran que su hijo Juan colaboró con su padre) también se exponía en el Thyssen. Fue realizado hacia 1650-55, al poco de morir su hijo Juan. Se trata de un óleo sobre lienzo de 47 x 79 cm. Perteneciente a la colección del MNAC de Barcelona.


Fuentes: museothyssen.org y propias.






Este fin de semana he estado viendo la exposición de Zurbarán y es una maravilla. Recomendable 100 x 100.


j.luis [ Miércoles, 01 Julio 2015, 16:08 ]
Título del mensaje: Re: ZURBARÁN (Francisco De Zurbarán)
El empresario Plácido Arango dona al Prado 25 obras de su colección


La operación incluye óleos de los siglos XVI y XVII, entre los que hay tres lienzos de Zurbarán



00_1435755571_872860

De izquierda a derecha, Falomir, Zugaza, Pérez-Llorca y Marina Chinchilla, ante reproducciones de obras donadas por Arango.

La mayor parte de las obras que atesora el Museo del Prado, inaugurado en 1819, procede de las colecciones que durante tres siglos formaron los Habsburgo y los Borbones. El resto ha ido llegando por la vía de las adquisiciones y por desinteresadas donaciones de auténticos amantes de la pinacoteca. El último gesto de amor al Prado lo firma Plácido Arango, empresario de origen mexicano y presidente del Patronato del museo entre 2007 y 2012. Arango ha donado a la pinacoteca 25 obras de su colección de arte antiguo, con derecho a usufructo vitalicio, que reforzarán la presencia de los artistas españoles y de los que realizaron su obra en España.

En el valioso lote hay cuatro artistas que estaban inéditos en el museo: Felipe Pablo de San Leocadio, Pedro de Campaña, Francisco Barrera y Francisco López Caro. El resto enriquece su presencia en las salas: Zurbarán (con tres importantes lienzos), Luis Tristán, Eugenio Cajés, Alejandro de Loarte, Francisco Barreda, Francisco Herrero El Mozo, Francisco de Goya o Corrado Giaquinto. En total hay 15 artistas representados, de los que seis entran en el museo con más de una obra. Son pinturas y litografías que reflejan el gusto personal de Arango y que el empresario adquirió fuera de España.

Para hacer pública la noticia, el equipo directivo del Prado —con su director, Miguel Zugaza, el presidente del patronato, Jose Pedro Pérez-Llorca, y el director adjunto, Miguel Falomir— lanzó una convocatoria de prensa propia de los grandes acontecimientos del museo. Previamente, en el Casón del Buen Retiro se había celebrado una sesión plenaria con los dos nuevos vocales: el hispanista John Elliott y Álvaro Fernández-Villaverde y Silva, marqués de Santa Cruz. No asistió, sin embargo, el nuevo ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, por encontrarse en Santander; no pudo participar de la alegría que mostraron al salir miembros del patronato como Javier Solana, Carmen Giménez, Carmen Iglesias, Emilio Lledó o Rafael Moneo, el arquitecto responsable de la ampliación del edificio de Villanueva, quien calificó la sesión de “histórica”.

Pérez-Llorca arrancó con una buena noticia asegurando que el museo se autofinancia en un 70% y que el resto procederá de las aportaciones del Estado, el objetivo que se había propuesto el Patronato. Explicó que la situación es posible por el aumento de las visitas y las ventas en las tiendas del museo. Las cuentas han sido aprobadas por la intervención general del Estado. El gasto de 2014 fue de 38 millones, dos menos de lo presupuestado.


0pl_cido_arango_dona_al_museo_del_prado_25_obras_de_quince_artistas_de_su_colecci_n

Plácido Arango dona al Museo del Prado 25 obras de quince artistas de su colección.


“Muy honrado”

A Zugaza y a Falomir les correspondió hablar de la histórica donación de Plácido Arango. El conjunto de las obras donadas se irá incorporando de manera gradual a las salas y se irá viendo en exposiciones temporales, como la programada para el próximo otoño dedicada a Luis de Morales. El 7 de julio, unas diez obras serán presentadas en una sala del museo que ayer estaba aún por determinar. Arango, poco aficionado a las entrevistas, no asistió al patronato ni compareció en la conferencia de prensa, aunque hizo llegar unas palabras: “No hay mayor satisfacción para un coleccionista que ver cómo el fruto de su labor sirve para enriquecer un museo público tan mágico e irrepetible como es el Museo del Prado. Me siento muy honrado al pensar que este grupo de obras principales reunidas a lo largo de mi vida vayan a encontrar su destino final en el Prado, museo al que me encuentro tan estrechamente vinculado como agradecido”.

Zugaza recordó que no es la primera contribución de Arango al museo. En 1991 donó los 80 grabados que integran la primera edición de los Caprichos de Goya, publicada en Madrid en 1799. Contribuyó a la restauración de Las Meninas consiguiendo que viniera a Madrid John Brealey, jefe del Departamento de Restauración del Metropolitan Museum, y colaboró económicamente y medió para que retornara a España La Marquesa de Santa Cruz de Goya.

El director del Prado aseguró que el gesto de Plácido Arango es histórico. “La última donación equiparable sería la de la familia Várez-Fisa. Está en la órbita de legados tan impresionantes como el de Cambó o Pedro Fernández Durán”. Sobre la valoración económica, Zugaza prefirió no hacer estimaciones porque son obras que no están en el mercado y, hasta que no estén depositadas en el museo, las aseguradoras no pueden hacer ningún cálculo. “El valor artístico es inestimable y eso es lo importante”, concluyó el director del Prado.



Las obras donadas por Plácido Arango al Prado

Con esta donación, junto a la realizada en 1991 compuesta por ochenta grabados de la serie de "Caprichos" de Goya, Plácido Arango se une a la nómina más selecta de donantes que generosamente han contribuido a ampliar la calidad y representación histórica de las colecciones del Prado

El conjunto de obras donadas al Museo del Prado por Plácido Arango Arias se enmarca en el ámbito de la pintura española y de los artistas europeos que trabajaron para la corte española en una amplia secuencia cronológica entre los siglos XVI y XIX. Casi todas fueron adquiridas en el extranjero, lo que convierte su regreso a España en un extraordinario enriquecimiento de nuestro patrimonio histórico-artístico.

La donación incluye piezas de Pedro de Campaña, Luis Morales, Luis Tristán, Francisco de Zurbarán, Eugenio Cajés, Alejandro Loarte, Herrera el Mozo, Mateo Cerezo, Antonio del Castillo, Valdés Leal, Corrado Giaquinto y Francisco de Goya entre otros.

Cuatro de los artistas presentes en la donación actual: Felipe Pablo de San Leocadio (h. 1480-1547), Pedro de Campaña (1503-h. 1580), Francisco López Caro (1598-1661) y Francisco Barrera (1595-1658) permanecían inéditos en el Prado, siendo particularmente reseñable la incorporación de las exquisitas pinturas del flamenco afincado en Sevilla Pieter van Kempeneer (Pedro de Campaña): Camino del Calvario y Descendimiento, por su decisiva contribución al desarrollo de la pintura española del Renacimiento. También destacan los tres lienzos de Francisco de Zurbarán (1598-1664): Inmaculada Concepción, Inmaculada niña y el hamletiano San Francisco en oración, que permiten al Prado zanjar, por fin, su deuda con el pintor extremeño.

Por otro lado, la donación de Toros de Burdeos de Francisco de Goya (1746-1828), unidos a la donación previa del mismo Arango de los Caprichos, culmina la magnífica colección de la obra impresa del aragonés en el Prado.


21el_descendimiento

El Descendimiento, Pedro de Campaña. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


13camino_del_calvario_h_1547_pedro_de_campa_a_1503_hacia_1580_leo_sobre_tabla_de_roble_de_73_5_cm_de_di_metro_1435759578_991253

Camino del Calvario, Pedro de Campaña (h. 1547). Óleo sobre tabla de roble, de 73,5 cm de diámetro. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


1_la_crucifixi_n_de_luis_de_morales_1509_10_1586_leo_de_aproximadamente_1566_es_una_de_las_25_obras_que_el_empresario_pl_cido_arango_ha_donado_de_su_colecci_n_al_museo_del_prado

La Crucifixión, de Luis de Morales (h. 1566). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


24la_resurrecci_n_de_luis_de_morales_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

La Resurrección, de Luis de Morales. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


25san_juan_bautista_antonio_del_castillo_y_saavedra_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

San Juan Bautista, Antonio del Castillo y Saavedra. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


2_calvario_de_luis_trist_n_1585_90_1624_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

'Calvario', de Luis Tristán. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


inmaculada_concepci_n_de_francisco_de_zurbar_n_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

'Inmaculada Concepción', de Francisco de Zurbarán (1625-30). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


inmaculada_ni_a

'Inmaculada Niña', de Francisco de Zurbarán (1656). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


23san_francisco_en_oraci_n_de_francisco_de_zurbar_n_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

San Francisco en oración, de Francisco de Zurbarán. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


5_el_sue_o_de_san_jos_1662_de_francisco_de_herrera_el_mozo_1627_1685

'El Sueño de San José', de Francisco de Herrera el Mozo (1662) .Óleo sobre lienzo, 208,3 x 195,5 cm. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


12_p_caro_de_cocina_de_francisco_l_pez_caro_1620_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

'Pícaro de cocina', de Francisco López Caro (1620). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


22febrero_bodeg_n_de_invierno_francisco_barrera_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

Febrero, Bodegón de Invierno, Francisco Barrera. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


17bodeg_n_con_cesta_de_uvas_y_otras_frutas_de_alejandro_loarte_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

Bodegón con cesta de uvas y otras frutas, de Alejandro Loarte. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


15adoraci_n_de_los_pastores_de_felipe_pablo_de_san_leocadio_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

Adoración de los pastores, de Felipe Pablo de San Leocadio. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


16la_inmaculada_concepci_n_de_mateo_cerezo_b_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

La Inmaculada Concepción, de Mateo Cerezo. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


14la_natividad_de_eugenio_caj_s_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

La Natividad, de Eugenio Cajés. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


6_san_juan_bautista_de_juan_de_vald_s_leal_1622_1685

'San Juan Bautista', de Juan de Valdés Leal. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


7_inmaculada_concepci_n_1682_de_juan_de_vald_s_leal_1622_1690

'Inmaculada Concepción', de Juan de Valdés Leal (1682). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


8_el_famoso_americano_mariano_ceballos_1825_de_francisco_de_goya_1746_1828

'El famoso americano Mariano Ceballos', de Francisco de Goya (1825). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


9_plaza_partida_1825_de_francisco_de_goya

'[Plaza partida]', de Francisco de Goya (1825). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


19_bravo_toro_de_francisco_de_goya_1825_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

'[Bravo toro]', de Francisco de Goya (1825). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


20diversi_n_de_espa_a

Diversión de España, de Francisco de Goya (1825). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


18piedad_de_corrado_giaquinto_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

Piedad, de Corrado Giaquinto. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


10_la_serpiente_de_bronce_1743_de_corrado_giaquinto

'La Serpiente de Bronce', de Corrado Giaquinto (1743). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


11_el_milagro_del_agua_1743_de_corrado_giaquinto

'El milagro del Agua', de Corrado Giaquinto (1743). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.

Ficha del Museo del Prado sobre la donación de Plácido Arango



Fuente: elpais.com / elimparcial.es / museodelprado.es / abc.es


j.luis [ Jueves, 09 Junio 2016, 10:27 ]
Título del mensaje: Re: ZURBARÁN (Francisco De Zurbarán)
Un cuadro de Zurbarán, en estado crítico tras el temporal en Francia

'San Jerónimo penitente' es una de las 3.000 obras del Museo Girodet, en Montargis, afectadas por las lluvias



00_1465464412_447045

Un técnico trata de reparar el cuadro 'San Jerónimo penitente', de Zurbarán, dañado por el temporal que azota Francia. / MUSEO GIRODET

San Jerónimo penitente, un lienzo firmado por Francisco de Zurbarán hacia 1650, es una de las casi 3.000 obras en estado crítico tras las fuertes lluvias que arreciaron sobre Francia hasta el fin de semana pasado. Todas ellas forman parte de la colección del Museo Girodet, en Montargis, a un centenar de kilómetros al sur de París. El museo, fundado en 1767, cuenta con obras de Géricault y Feuchère, que resultaron dañadas durante las inundaciones que sufrió la ciudad, una de las más perjudicadas en todo el territorio francés.

La práctica totalidad de la colección se encontraba en un subterráneo prestado por las autoridades de la ciudad durante las obras de renovación del museo, iniciadas hace siete años. Las obras se encontraban en una caja fuerte dotada de una puerta blindada, pero no hermética, por la que se terminó infiltrando el agua. Al abrir las compuertas, el pasado viernes, el personal del museo descubrió la catástrofe. “Después de bombear la cámara durante dos días, descubrimos que las obras habían pasado 48 horas sumergidas en el agua, porque la inundación había alcanzado el techo. Fue una visión apocalíptica. Apenas empezamos a recuperar el aliento”, ha explicado una portavoz del museo, Claire Hansen-Béales.
Publicidad

Solo dos centenares de obras quedaron a salvo del temporal, porque estaban siendo restauradas fuera del museo o se encontraban en préstamo a otros centros de arte. Entre otros, algunos lienzos de la pintora neoclásica que da nombre al museo, Anne-Louis Girodet, como El sueño de Endymion o Retrato del doctor Trioson, así como otras dos en préstamo al Museo Marmottan en París. El estado de las obras es crítico, pero la mayoría podrán ser restauradas, según una primera evaluación. “Por ejemplo, el cuadro de Zurbarán salió del depósito en pésimo estado, pero los restauradores nos aseguran que no habrá problema en recuperarlo. Eso sí, el coste de la restauración va a ser enorme”, afirma Hansen-Béales, que lo calcula en “cientos de miles de euros”. Para sufragar los gastos, la Sociedad de Amigos del museo ha lanzado una campaña de financiación participativa, con un objetivo inicial de 30.000 euros.

Pérdidas millonarias

Mientras tanto, el Louvre y el Museo de Orsay han reabierto sus puertas tras pasar cuatro días cerrados al público. Ninguno de los dos museos ha sufrido desperfectos y sus colecciones permanecen intactas, pero ambos han anunciado pérdidas considerables. El Louvre habría perdido 1,5 millones de euros al dejar de acoger a unos 120.000 visitantes, según datos de Le Monde, mientras que el Museo de Orsay ha estimado las pérdidas en 200.000 euros.

Otros espacios culturales pegados al Sena también se han visto perjudicados por el temporal, el mayor desde hace 30 años. La Biblioteca Nacional de Francia, cerrada desde el viernes, ha perdido unos 25.000 euros, mientras que el Grand Palais, que también cerró durante el fin de semana, dejó de ingresar unos 50.000. En el valle del Loira, por lo menos cuatro monumentos históricos se han visto perjudicados por la lluvia torrencial. Entre ellos, el castillo de Chambord, patrimonio mundial de la Unesco, que ha hecho otro llamamiento al crowdfunding para compensar las pérdidas sufridas.


elpais.com


j.luis [ Martes, 04 Octubre 2016, 08:56 ]
Título del mensaje: Re: ZURBARÁN (Francisco De Zurbarán)
El Prado reúne las ‘Inmaculadas’ donadas por Plácido Arango

Una exposición presenta seis versiones concepcionistas de Zurbarán, Mateo Cerezo, Valdés Leal y Herrera el Mozo



000_1475512923_293326

Una mujer visita la exposición de Inmaculadas en el Museo del Prado. En la imagen de la izquierda Inmaculada Concepción (1625-30) e Inmaculada Niña (1656). Ambas pintadas por Zurbarán y donadas al Museo del Prado por Plácido Arango.

La representación de la Inmaculada Concepción es uno de los grandes temas pictóricos del siglo de Oro español. No solo por su carácter devocional, sino porque los pintores eligieron el tema para dar lo mejor de sí mismos. De Francisco de Zurbarán, por ejemplo, se tienen localizadas una docena de interpretaciones. Dos de ellas forman parte de la colección donada al Museo del Prado por el coleccionista y anterior presidente del patronato, Plácido Arango, el pasado año; una colección de 26 obras en las que hay cuatro Inmaculadas: las dos de Zurbarán, otra de Mateo Cerezo y otra de Valdés Leal. El mecenas ha sumado otra de Herrera el Mozo, que, junto a la que desde 1956, firmada por Zurbarán, era propiedad del Prado, suman media docena de versiones concepcionistas que protagonizan una peculiar exposición temática en la sala 10 A del edificio Villanueva de la pinacoteca. La muestra se podrá visitar hasta el 19 de febrero. Aprovechando esta reunión de Inmaculadas, el museo ha editado un catálogo en el que se pormenorizan cada una de las 26 obras donadas por Arango.

Miguel Falomir, director adjunto de Conservación e Investigación del Prado, explica que esta exposición forma parte de la intención del museo de ir dando a conocer a los visitantes las 26 obras de Arango. "Estas dan idea de la finura del coleccionista. Son pinturas que confrontan inteligencias poéticas diferentes frente a un mismo tema, más allá del fervor católico de la época”.

De tema profundamente español calificó las Inmaculadas Javier Portús, el responsable del departamento de Pintura Española (hasta 1700) del museo. “Es un dogma reconocido por la Iglesia católica a mediados del XIX, pero mucho antes, su creencia fue un signo de identidad colectiva de lo hispano. De hecho, las instituciones exigían el juramento de creencia de que la Virgen nació sin pecado. Importaba no solo a los pintores, sino también a los ensayistas que, en ese tiempo, publicaron centenares de libros”.

Las seis representaciones de la Inmaculada que ahora se confrontan en el Prado tienen un aire en común (mantos azules, grupos de angelotes a sus pies, paisajes en miniatura en la base de los cuadros y pequeños objetos diseminados por algunas de las telas), pero de cerca se perciben grandes diferencias.

Como ejemplo, Portús señala los cuadros de Zurbarán, en los que la Virgen es representada como una preciosa niña de apenas 12 años. “Esa era la tendencia impuesta por Pacheco, el suegro de Velázquez. En cambio, Mateo Cerezo la representa como una mujer adulta, seguramente inspirada en una modelo real. La atenta observación de todas ellas ayuda a descubrir la evolución del ideal de belleza femenina”.
La selección de estas obras, añade Portús, fechadas entre 1630 y 1680, permite certificar cómo la representación de la Inmaculada ha oscilado entre dos opciones bien definidas. “En una se subraya la intimidad, el recogimiento y la concentración. La otra recurre a fórmulas barrocas, en las que predominan composiciones dinámicas y coloristas”.

Respecto a la nueva incorporación a la donación de Arango —la Inmaculada realizada por Francisco Herrera el Mozo hacia 1670—, Portús recordó que este pintor es el autor de otra de las obras maestras de la donación, El sueño de San José, una aportación muy importante para el museo, por cuanto no se conoce ninguna otra obra de Herrera de tema concepcionista, el asunto más tratado por otros pintores españoles de su generación. “En esta obra”, señala Portús, “Herrera ofrece una alternativa a los modelos más conocidos de la iconografía mariana en la segunda mitad del XVII". "Plantea una contención formal y emotiva, rara para la época, pero que también podemos ver algunas Inmaculadas, como la de Valdés Leal, dentro de esta misma colección”.


elpais.com


j.luis [ Sábado, 16 Septiembre 2017, 12:38 ]
Título del mensaje: Re: ZURBARÁN (Francisco De Zurbarán)
Dallas exhibe los cuadros de Zurbarán que apresaron los piratas

Una serie completa del pintor, 'Jacob y sus 12 hijos', se expone por vez primera en Estados Unidos



00_1505561664_732710

'Reuben', de Zurbarán, realizado entre 1640 y 1645. Robert Laprelle Auckland Castle Trust/Zurbarán Trust

Francisco de Zurbarán (1598–1664) pintó los 13 cuadros que integran la serie Jacob y sus doce hijos hacia 1640, en su taller sevillano. De grandes dimensiones, 1,98 por 1,02 metros, se narra la historia de las bendiciones que imparte Jacob a cada uno de sus hijos desde el lecho de muerte y predice el destino de sus tribus. No se sabe quien fue el cliente que encargó esta serie al artista extremeño, aunque todo apunta a que el destino era América. Se cree que en el viaje desde Sevilla a través del Atlántico el barco que trasladaba las pinturas fue interceptado por piratas. No se vuelven a tener noticias hasta 1720, en Londres, cuando una familia judía pone a la venta los 13 cuadros. Richard Trevor, obispo de Durham adquiere 12 cuadros (el presupuesto no le llega para más) y los instala en el comedor de Auckland Castle, al noroeste de Inglaterra, para transmitir al mundo un mensaje de la comprensión entre judíos y cristianos en el Reino Unido. La serie al completo es la base de la exposición que desde hoy sábado y hasta el próximo 7 de enero se puede ver el Meadows Museum de Dallas, una pinacoteca privada especializada en arte español que recibe al año alrededor de 60.000 visitantes. La muestra se verá en la Frick Collection de Nueva York a partir del 31 de enero y volverán a su sede permanente, Auckland, en mayo de 2018.


01_1505561676_281526

La llegada de la obra del artista extremeño a lo que se considera como un pequeño museo del Prado en Texas ha revolucionado las vísperas de la apertura una ciudad famosa por muchas cosas (ganado, petróleo, vaqueros), por ser el escenario del asesinato del presidente Kennedy y porque durante los últimos años los arquitectos más conocidos están dejando su sello en espectaculares edificios. Además de Renzo Piano, I. M. Pei o Rem Koolhaas, el valenciano Santiago Calatrava se encontraba ayer en la ciudad para negociar sobre una nueva obra que se añadirá al puente que ya inauguró en 2012.


02_1505561648_900274

Mark A. Roglán, director del Meadows Museum.

Pero, espectáculos arquitectónicos aparte, el acontecimiento de la temporada es la llegada de Zurbarán con todas las leyendas posibles en torno a su famosísima serie. Mark A. Roglán, director del Meadows recuerda que de Zurbarán solo se conserva una serie completa, en la sacristía del Monasterio de Guadalupe. Allí se guarda, en la misma ubicación y rodeada del mismo mobiliario y accesorios desde que fue pintada. “La serie que aquí exponemos completa (a los 12 cuadros de Auckland Castle se ha conseguido añadir el préstamo de la pieza que faltaba) se puede ver fuera de Inglaterra gracias a las obras de restauración que están haciendo en el castillo. A mediados de los noventa se mostró en el Prado, pero difícilmente volverán a salir de su sede”. Roglán explica que el significado de diálogo religioso que contiene la serie le da un valor añadido especial a la contemplación de Jacob y sus 12 hijos. “No tengo dudas de que el arzobispo compró los cuadros porque creía que el mundo no se entendía sin el judaísmo”, añade el director del museo. "En el comedor en el que los ubicó, por el que pasaban los representantes de todos los poderes de Inglaterra, él enfatizaba su postura mostrando los cuadros. El mensaje era claro”.


05_1505561838_734624

Roglán reconoce que no hay certezas definitivas de que esta serie fuera un encargo americano hecho a Zurbarán. “Trabajaba para América y para Europa. Yo quiero creer que es cierto que estas pinturas viajaban a Buenos Aires o a Lima. De ser así, ahora se estaría produciendo un importante reencuentro con América".


06_1505561824_701398

04_1505561869_267628

03_1505561876_753392

Las 13 pinturas se muestran en una gran sala en la que se ha querido reproducir el comedor original del castillo de Auckland, con las mismas paredes verdes y la misma disposición. Junto a las pinturas se exhiben también las principales conclusiones de los análisis que a lo largo de un año se han hecho sobre esta tanda de pinturas. El resultado logrado a base de radiografías de rayos X, reflectografía infrarroja y análisis bajo luz natural y ultravioleta han permitido conocer con exactitud el tipo de lienzo que utilizaba, la tierra arcillosa sevillana de las dobles capas que usaba para preparar la superficie o los múltiples arrepentimientos y cambios de idea que surgían durante la ejecución de la obra. Claire Barry, directora de Conservación del Kimbell Art Museum y coordinadora de esta investigación explicaba ayer que durante el proceso se ha podido determinan que Zurbarán participó activamente en la creación de las obras, en lugar de limitarse a delegar su realización a su taller, como hacían muchos otros artistas. “Estas obras hablan ahora incluso con mayor claridad acerca de su creatividad e ingenuidad como artista, desde la manera en que transmitió las cualidades táctiles de los ropajes de las figuras hasta la expresividad del carácter y de la pose de cada personaje”.


7_1505561807_729267

De izquierda a derecha: Ian Wardropper, director de la Frick Collection; Jonathan Ruffer, chair, Auckland Castle Trust; Mark A. Roglán, director del Meadows Museum.


De la mano de El Prado

Desde su fundación en abril de 1965 gracias al filántropo tejano encaprichado con el Prado Algur H. Meadows (1899- 1978), el museo no ha parado de crecer en obras expuestas y en número de visitantes. A las más de 200 piezas de primer orden donadas por el fundador General American Oil Company de Texas se han ido añadiendo otras vertidas más en el arte contemporáneo. Su director, Mark A. Roglán, ha logrado que a base de exposiciones de tirón popular (Las colecciones de Abelló y Koplovich, Ribera, Picasso o ahora Zurbarán) el público estadounidense se deje seducir por el arte español. “En el Prado tenemos nuestro principal modelo y colaborador. Hemos colaborado con ellos en muchas exposiciones y ellos nos ayudan a nosotros en todo lo posible. La relación no puede ser mejor”.


Fuente: elpais.com
Fotos: Hillsman Jackson


j.luis [ Jueves, 24 Mayo 2018, 09:30 ]
Título del mensaje: Re: ZURBARÁN (Francisco De Zurbarán)
Jacob y sus 12 hijos reunidos por primera vez en la tierra prometida

La serie de Zurbarán conocida como 'Las 12 tribus de Israel' se exhibe desde hoy en Jerusalén



00_1527150592_855553

Varios de los cuadros de la serie 'Las 12 tribus de Israel', de Zurbarán, en el museo de Israel de Jerusalén. L. B.

Jacob y sus doce hijos regresan estos días a la tierra prometida de la mano del pintor extremeño Francisco de Zurbarán (1598–1664). Los doce lienzos del maestro del barroco español afincado en Sevilla, más una copia de gran calidad de Benjamín —el pequeño de los hermanos— ocupan, desde hoy y hasta el próximo mes de octubre, una sala del Museo de Israel en Jerusalén.

Rodeada de la atmósfera intimista que la importancia de la escena requiere, Jacob, en su lecho de muerte, reúne a sus vástagos para darles su bendición y hablarles sobre el futuro que les espera. Zurbarán retrata al anciano patriarca, visiblemente cansado y a sus hijos tal y como los describe la profecía narrada en el Génesis. Una serie pintada alrededor de 1.640 que estuvo casi un siglo desaparecida antes de ser adquirida —prácticamente en su totalidad— a mediados del siglo XVIII, por Richard Trevor, el obispo de Durham.

Poco se sabe sobre el origen de estos cuadros de grandes dimensiones (1,98X1,02cm): quién los encargó, con qué propósito y por qué reaparecieron ocho décadas después se ser pintados en Inglaterra. “La teoría más extendida dice que, probablemente, estaban destinados a evangelizar a los indígenas del Nuevo Mundo y el barco en el que los trasladaban fue atacado por piratas, algo muy común en aquella época”, explica Shlomit Steinberg, Conservadora de arte Europeo y Comisaria de la exposición “El Jacob de Zurbarán y sus 12 hijos: pinturas del Castillo de Aukland”.

El prelado compró 12 de los 13 cuadros a la familia de un comerciante judío, James Mendez, y los trasladó al Castillo de Auckland. El último de la colección, el que representa a Benjamín, fue adquirido por otro coleccionista privado pero el obispo se hizo con una copia de gran calidad para completar la serie conocida como “Las 12 tribus de Israel”. Durante casi tres siglos los trece lienzos vistieron los muros del comedor del castillo inglés, sede episcopal de la iglesia anglicana, sin que apenas se supiese de su existencia. “Fue su manera de tender puentes y hermanarse con los judíos en una Inglaterra donde no eran muy bien vistos”, explica Steinberg.

La primera vez que salieron de allí fue en 1.994 para ser expuestos en Londres y posteriormente en el Madrid, pero su ausencia más larga, comenzó el año pasado cuando iniciaron un largo viaje a Estados Unidos. Una singladura que los mantendría alejados del polvo y bien conservados mientras se realizaban las obras de restauración en el castillo. Según los expertos, también fue una oportunidad única para estudiarlos a fondo. “Hasta ahora, la poca información que había procedía de un artículo en inglés de cuando fueron expuestos en la National Gallery de Londres y del catálogo en español de la exposición que se hizo en 1.995, en el Museo del Prado”, cuenta Steinberg. “Ahora sabemos que Zurbarán participó activamente en su ejecución. Yo creo que dio instrucciones a sus asistentes para pintar los cielos, las piedras de tipo romano con el nombre de cada hijo de Jacob, pero no hay duda de que el sello del maestro está en las figuras. Eso es evidente en la delicadeza de los trazos en la comida que porta Aser, mi cuadro favorito”, dice la comisaria.

La influencia de las culturas del nuevo mundo también se hace patente en algunos de los lienzos. “El retrato de Rubén lleva como una especie de poncho, más típico de las américas. También el color del pantalón de Zabulón para mí es un signo de la influencia de la cultura del nuevo mundo en el viejo mundo”, apunta Yvonne Fleitman, Conservadora Principal de Arte de las Américas del museo.

Steinberg admite que durante los últimos cuatro meses ha trabajado a destajo para lograr que la colección pisase la tierra del patriarca bíblico. Finalmente la semana pasada llegaron a Israel acompañados de Linda Sail, la Registradora Jefe de la colección y de Susan Galassi, la conservadora que ha estado a cargo de la muestra durante su exhibición en la Frick Collection de Nueva York, desde enero hasta el pasado mes de abril. “Está claro que Zurbarán estudió muy bien los personajes conforme a lo descrito en el Génesis. Es una lástima que el Benjamín original no haya podido acompañar al resto de la familia pero la dueña, una anciana de 86 años, ya prescindió de él cerca de un año y es comprensible que quisiera tenerlo de vuelta en casa”, concluye. La muestra será inaugurada hoy por Manuel Gómez-Acebo, el embajador de España en Israel.

elpais.com




Powered by Icy Phoenix